A partir de cuándo escucha el feto

La vista, el oído y otros sentidos de su recién nacido

A partir de cuándo escucha el feto

  • Tamaño de texto más grande

Puede parecer que su recién nacido no hace nada más que comer, dormir, llorar, orinar y mover el vientre. Pero, si se fija en cómo su bebé reacciona a cosas como la luz, el ruido y el contacto, verá que sus sentidos están trabajando arduamente.

¿Qué puede ver mi bebé?

Su bebé ve las cosas mejor a una distancia de entre 8 y 12 pulgadas (entre 20,3 y 30,5 cm). Es la distancia perfecta para mirar a los ojos de mamá o de papá (¡lo que más le gusta mirar!).

Todo lo que se aleje de esa distancia, su bebé lo verá bastante borroso porque los recién nacidos son cortos de vista o miopes.

En el momento del nacimiento, la vista de un recién nacido oscila entre 20/200 y 20/400.

Sus ojos son sensibles a la luz intensa, de modo que tienden más a abrir los ojos ante una luz tenue. No se preocupe si los ojos de su bebé se cruzan o se orientan hacia fuera a veces. Es algo normal hasta que la vista de su bebé mejore y sus músculos oculares se fortalezcan.

Enséñele a su bebé muchas cosas atractivas para que las mire. Después de los rostros humanos, los colores vivos, los patrones contrastantes y el movimiento son las cosas que los recién nacidos prefieren mirar. Las imágenes y los juguetes en blanco y negro mantendrán el interés de su bebé en mayor medida que las imágenes y los objetos de muchos colores similares.

Cuando esté tranquilo y alerta, su bebé debería ser capaz de seguir el movimiento lento de su cara o de un objeto.

¿Qué puede oír mi bebé?

Su recién nacido ha estado oyendo sonidos desde que estaba en el vientre materno. El latido del corazón de la madre, los gorgoteos de su sistema digestivo y hasta el sonido de su voz y de las voces de los demás miembros de la familia forman parte del mundo del bebé antes de que nazca.

Tras el nacimiento del bebé, los ruidos del mundo exterior se vuelven más fuertes y más nítidos. Su bebé se puede asustar ante el ladrido inesperado de un perro cercano o calmarse ante el suave murmullo de la secadora de ropa o el zumbido de la aspiradora.

Fíjese en cómo su recién nacido responde a su voz. Las voces humanas, sobre todo las voces de mamá y papá, son la «música» favorita de su bebé.

Su bebé ya sabe que de ellos viene la comida, el calor y el contacto. Si su bebé está llorando en su moisés, vea lo rápidamente que la llegada de su voz hace que se tranquilice.

Vea lo atentamente que escucha su bebé cuando usted le habla o le canta en tonos suaves y dulces.

A la mayoría de los recién nacidos, les hacen una prueba de cribado auditivo antes de recibir el alta hospitalaria (en la mayoría de los estados es obligatoria).

Si no se la hicieron a su bebé, o si su hijo nació en casa o en un centro de maternidad, es importante que le hagan esa prueba durante el primer mes de vida.

La mayoría de los niños que nacen con pérdidas auditivas pueden recibir un diagnóstico a través de una prueba de cribado auditivo.

¿Mi bebé puede oler o saborear?

Los recién nacidos pueden oler y saborear, y prefieren los sabores dulces a los amargos. Por ejemplo, un recién nacido preferirá succionar de un biberón de agua azucarada pero se apartará o llorará si le dan a probar algo amargo o ácido. Así mismo, los recién nacidos se orientarán hacia olores que les gusten y se apartarán de los que les disgusten.

Aunque al principio prefieren lo dulce, las preferencias gustativas se seguirán desarrollando a lo largo de su primer año de vida. De hecho, los estudios indican que la dieta de la madre puede afectar el sabor de la leche materna.

Los primeros sabores a los que se expone un bebé pueden modular sus preferencias gustativas más adelante.

Por ejemplo, es más probable que una madre que comió alimentos picantes mientras daba el pecho al bebé tenga un hijo que crezca prefiriendo este tipo de alimentos.

Por ahora, la leche materna o la fórmula satisface completamente las necesidades nutricionales de su bebé.

¿Por qué es importante el tacto?

El tacto es muy importante para un recién nacido. Con cada contacto, su recién nacido aprende sobre la vida y sus alrededores.

Mientras están en el vientre materno, los bebés están calientes y protegidos pero, en cuanto nacen, sienten el frío por primera vez, notan el roce y la dureza de la cuna y los bordes rígidos de los pliegues y costuras de la ropa. Asegúrese de que su recién nacido encuentre en el mundo un lugar acogedor proporcionándole ropa, sábanas y mantas suaves y blandas, besos tiernos, abrazos reconfortantes y caricias llenas de amor.

Si está preocupado

Si quiere estar un poco más seguro de que los sentidos de su bebé están funcionando bien, puede hacer algunas pruebas no científicas por sí mismo.

Cuando está tranquilo y alerta sin más distracciones, ¿su bebé lo mira a la cara u observa un juguete? Si los ojos de su bebé parecen cruzarse más que brevemente, asegúrese de informar a su médico. Informe también a su médico si los ojos de su bebé parecen turbios o lechosos o si nota movimientos oculares extraños.

La mayoría de los recién nacidos se asustan ante ruidos fuertes y cercanos. Otras formas de tener la seguridad de que su bebé está oyendo bien son las siguientes: ¿Su bebé se calma cuando oye la voz de su madre? ¿Su bebé se gira hacia el sonido de un sonajero? ¿Su bebé reacciona ante nanas o canciones de cuna suaves o ante otro tipo de música?

Aunque su hijo haya pasado la prueba de cribado auditivo para recién nacidos, hable con su médico si le preocupa cómo oye su bebé. Cuanto antes se detectan los problemas potenciales, mejor se pueden tratar.

Revisado por: Steven Dowshen, MD

Fecha de revisión: diciembre de 2017

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/sensenewborn-esp.html

A partir de cuándo escucha el feto

A partir de cuándo escucha el feto

El oído es un sentido complejo y muy significativo porque nos permite escuchar y regular nuestro equilibrio corporal. Igualmente, es uno de los sentidos que más se desarrolla dentro del útero, lo que le permite al feto percibir y reconocer sonidos y voces.

Índice

¿Cómo se forman los oídos?

En la semana 6 dos hoyos a los lados de su cabeza marcan sus oídos en crecimiento. En la semana 9 los lóbulos de la oreja ya se han formado y hacia el final de la semana las funciones de su oído estarán completas.

La formación de sus oídos comienza a partir del tercer mes de embarazo y se desarrolla en su totalidad en la semana 24. Pero es en la semana 18 cuando el feto empieza a escuchar el latido de la madre, lo que le influenciará positivamente en su nacimiento porque le transmitirá paz y tranquilidad.

En esa semana los huesos del oído interno y las terminales nerviosas del cerebro se han desarrollado lo suficiente como para que pueda escuchar sonidos como sus latidos cardíacos y la sangre que pasa por el cordón umbilical.

Hay que tener en cuenta que los ruidos le llegan de forma atenuada debido al líquido amniótico que le rodea dentro del vientre de su mamá.

¿Qué es lo que oye el feto dentro de la barriga?

Como se ha mencionado, sus primeros ruidos son a partir de la semana 18. Principalmente escuchan el latido de sus mamás, los ruidos de las tripas, la palpitación de las arterias y poco a poco la voz de la madre y lo que ocurre en el exterior.

Aunque los sonidos le llegan de forma atenuada y escucha 20 decibelios menos que los de una persona normal, sabe reaccionar ante ellos. Por ejemplo, al percibir ruidos fuertes del exterior cambia su frecuencia cardiaca o se mueve mostrando que el ruido le desagrada.

¿Se les debe poner música?

La música ayuda a que el bebé reaccione ante los estímulos de forma eficaz. Lo más aconsejable es que la escuche por la tarde-noche porque es cuando el cerebro del bebé está más activo y receptivo.

En cuanto al tipo de música, la más adecuada es la que le guste a la mamá, ya sea clásica, pop o rock. Lo importante es que consiga la relajación de ambos para que el suministro sanguíneo fluya correctamente a la placenta.

Igualmente, si al bebé después del parto le pones la misma canción que cuando estabas embarazada, la recordará y le servirá para tranquilizarse. También el ritmo cardiaco le tranquiliza, porque es otro sonido que escuchaba en la tripa. 

Importancia de hablar con el bebé

Hablar con tu bebé durante el embarazo es primordial por las siguientes razones:

– Favorece su desarrollo neuronal y emocional

– Estrecha los lazos afectivos entre madre e hijo

– Elimina el estrés y la ansiedad del feto

Por último, como recomendación, te puedes comunicar con tu bebé contándole cómo te ha ido el día y a la vez darte unas palmaditas en el vientre para que sepa que se lo estás diciendo a él.
 

 ¿Le molestan los ruidos fuertes?

Como decíamos, el “filtro sonoro” materno (la combinación de piel, músculo, útero, líquido amniótico) suele suponer una disminución de 20-35 decibelios del sonido que, finalmente, llega al bebé.

No obstante, diversos estudios realizados en animales han mostrado la sensibilidad de la cóclea (el oído interno) ante posibles daños derivados de ruidos, pero los estudios realizados en humanos no muestran resultados concluyentes sobre el efecto concreto que el ruido elevado puede tener en la audición del feto.

Una de las condiciones que indican más riesgo de que el bebé sufra algún tipo de pérdida de audición es la exposición regular y prolongada. Por ejemplo, una jornada laboral de 8 horas en un espacio donde el nivel de sonido está entre los 90-100 dB o más (comparable a estar junto a un cortacésped muy sonoro, una sierra o al sonido del tráfico).

Aunque, como indican desde la Asociación Americana de Pediatría (AAP), faltan estudios concluyentes sobre el tema, se cree que una exposición continuada a ruidos elevados puede resultar en una pérdida auditiva en recién nacidos, y puede estar asociado a un riesgo de partos pretérmino y a un retardo del crecimiento intrauterino.

Por lo tanto, debes tener cuidado con los ruidos muy fuertes y prolongados. No pasa nada por ir un día a un concierto, pero evita las fuentes muy cercanas de ruido fuerte.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/semanas-embarazo/a-partir-de-cuando-escucha-el-feto-7214

Semanas de embarazo (SE) 5-8

A partir de cuándo escucha el feto

Al final del segundo mes de embarazo ya se han empezado a formar casi todos los órganos importantes, y ya se perciben los rasgos faciales del bebé. Durante esta etapa el cuerpo de la madre pasa por complejos procesos hormonales con el fin de adaptarse al embarazo.

Muchas mujeres sufren cada vez más los signos del embarazo. Algunos de ellos seguirán acompañándolas hasta el final del primer trimestre.

SE 5 – El corazón del bebé empieza a latir

Consejo: Los tests de embarazo que venden en farmacias son fiables a partir de la primera falta del período.

A principios de la SE 5, el embrión es un grupo de células redondeado que se ha convertido en un disco germinativo con tres capas germinales diferenciadas. Durante esta semana, el feto cambia hasta obtener una forma alargada de unos dos milímetros de longitud. 

En la SE 5 se forman los primeros órganos del bebé. Su corazón late por primera vez, y lo hace a un ritmo dos veces más rápido que el corazón de la madre. Hoy en día es posible escuchar los primeros latidos del bebé desde casa, gracias a productos como el Escucha Latidos Sweetbeat de Miniland.

En comparación con el tamaño de su cuerpo, el corazón es tan grande que prácticamente parece estar fuera del embrión. En esta semana se forman el hígado, los riñones y el tubo neural, a partir del cual más adelante se desarrollará el cerebro y la médula espinal.

La formación de la bolsa amniótica (o amnios) también empieza durante esta semana, pero no se completará hasta la SE 8.

A partir de la SE 5 el embrión flota en el líquido amniótico, que lo protege de la presión, del ruido y de los posibles golpes. En la ecografía solo puede verse una pequeña mancha negra, que corresponde al embrión y al saco vitelino.

A partir de ahora, el feto entra en su etapa de desarrollo más delicada. Las influencias negativas que reciba de la madre pueden derivar en graves trastornos en el desarrollo, así como dañar sus órganos y tejidos. El alcohol, la nicotina y los medicamentos que no hayan sido indicados por un médico están totalmente prohibidos.

En la SE 5 muchas mujeres tienen la sensación de que les va a bajar la regla, debido a que están cansadas, se encuentra mal y se les tensan los senos.

También es frecuente notar un tirón doloroso en la parte inferior del abdomen, que se debe al aflojamiento del tejido conjuntivo y de los ligamentos del útero.

Sin embargo, y a pesar de estos síntomas, la ausencia del sangrado menstrual es el primer signo relativamente fiable de que se está embarazada.

A partir de la SE 5 el embarazo puede detectarse mediante la presencia de la hormona HCG (gonadotropina coriónica humana) en la orina de la mujer.

SE 6 – Primeros huesos y una cola evolutiva

Consejo: La primera revisión ginecológica permite confirmar definitivamente el embarazo.

En la SE 6 el embrión consigue el oxígeno y los nutrientes necesarios a través de la placenta y del cordón umbilical. El saco vitelino, por su parte, se ocupa de las funciones metabólicas que luego serán asumidas por el hígado.

El embrión mide ahora unos 4 milímetros. La cabeza y el cuello ya son reconocibles, y se intuyen las zonas donde irán los ojos, los oídos y el cerebro. El bebé crece de arriba a abajo, de manera que su cabeza parecerá excesivamente grande durante algunas semanas.

En el transcurso de la SE 6 la médula espinal se forma allí donde irá la columna vertebral. Esta se extiende desde el cuello hasta las piernas, que por ahora presentan una estructura en forma de alas. Sorprende ver que la médula termina en una especie de cola evolutiva, que irá desapareciendo con el paso de los días.

Una gran cantidad de brotes de hueso se desarrollan a partir de la capa germinal media: se trata de las doce vértebras torácicas y de las costillas. Esto permite que el tórax del feto empiece a tomar forma. Sus brazos y piernas, sin embargo, aún parecen pequeños brotes desde los que crecen las manos y los pies en forma de paleta.

Los primeros signos de embarazo en la madre

Durante la SE 6, el cuerpo de la madre está repleto de hormonas que se encargan de proteger tanto a la madre como al bebé. La hormona HCG evita la ovulación y, por lo tanto, la menstruación. Los estrógenos preparan los senos para el momento de producir leche materna.

La progesterona relaja la musculatura del útero y lo acondiciona para el crecimiento del bebé. La relaxina hace que los tejidos del suelo pélvico y del cuello uterino sean más elásticos y los prepara para el parto.

El ginecólogo también puede ver e informarte acerca de los primeros signos de embarazo, como en lo referente a que el cuello uterino está mucho más firme e inmóvil que antes.

SE 7 – El embrión se mueve por primera vez

A partir de la SE 7, la longitud del embrión se determina en función de su distancia céfalo-caudal. Durante esta semana alcanza los cinco milímetros de longitud, y a partir de ahora crecerá aproximadamente un milímetro al día.

En estos momentos el bebé desarrolla las primeras fibras musculares y se mueve por primera vez de forma intencionada, aunque dicho movimiento apenas se percibe como una ligera sacudida del feto. En los próximos meses aprenderá a coordinar poco a poco los movimientos, y pasará por un entrenamiento intensivo que le enseñará a mover cada parte del cuerpo.

El corazón del feto bombea a unos 150 latidos por minuto, lo que le permite distribuir la sangre y el oxígeno por todo su organismo. El cerebro, los ojos, las fosas nasales, los brazos y las piernas ya se distinguen con claridad.

En la SE 7 la columna vertebral ayuda a la estabilidad del cuerpo del feto, mientras que su sistema nervioso se encuentra en una fase de desarrollo ininterrumpido. Dos pequeños bultos situados entre el pericardio y la abertura bucal recuerdan a las branquias de un pez, y son las bases sobre las cuales se formarán posteriormente la cara, el cuello y la mandíbula.

Durante esta semana la futura mamá se suele sentir cansada debido al efecto de la progesterona. Sin embargo, la madre puede tener dificultades para dormir debido a los tirones en los ligamentos del útero, a la frecuente necesidad de ir al baño y a los antojos nocturnos.

Como consecuencia de los fuertes cambios hormonales y del notable aumento de volumen sanguíneo que conlleva el embarazo, la madre también puede empezar a tener problemas circulatorios vinculados a la tensión alta o baja.

SE 8 – Ya se intuye a una personita

En la SE 8 el cuerpo del embrión mide unos 15 milímetros. Hasta principios de esta semana, su aspecto apenas le diferencia de los embriones de otros mamíferos. Al final de la misma, sin embargo, el feto ya habrá desarrollado rasgos claramente humanos.

En la imagen de la ecografía es posible intuir cómo empiezan a crecerle los dedos de las manos y de los pies.

El cráneo apenas es un cartílago transparente, a través del cual se percibe la estructura del cerebro formado por varias «burbujas» que darán lugar a las diferentes regiones cerebrales. Encima de los ojos se ha creado una piel fina que ha de convertirse en los párpados.

 Los labios y la estructura de la lengua ya se han formado. Los cartílagos empiezan a osificarse. En las extremidades van tomando forma los codos y las rodillas, por lo que el embrión pronto empezará a mover sus brazos y piernas.

Durante esta semana el bebé levanta por primera vez la cabeza, a la vez que su pequeño cuerpo se estira. Algunos órganos internos, como los riñones y el estómago, ya existen y están en funcionamiento. Los órganos restantes se irán formando durante las cuatro próximas semanas.

Es en la octava semana de embarazo cuando muchas embarazadas empiezan a sentir las náuses matutinas y un gran cansancio. A menudo creen que les falta el aliento y están agotadas después de hacer pequeños esfuerzos. Esto se debe a que una parte del oxígeno que inhala pasa ahora al embrión, lo que la madre percibe como una ligera falta de aire.

Las hormonas del embarazo también suelen afectar al estado psicológico de las embarazadas. Muchos de estos síntomas disminuirán al llegar el cuarto mes de embarazo.

La primera revisión ginecológica: a ser posible entre las SE 5 y 8

Consejo: Las revisiones ginecológicas frecuentes ayudan a descartar los factores de riesgo.

Tan pronto como se conozca o intuya el posible embarazo, es importante acudir a un ginecólogo u obstetra para pasar una primera revisión.

Esta primera revisión incluye la realización de una anamnesis detallada, con la intención de detectar posibles enfermedades previas y factores de estrés familiar o social. También se lleva a cabo una revisión general y una revisión ginecológica con ecografía. El profesional analizará los valores en sangre y orina de la madre y evaluará la posible incompatibilidad Rh de esta con su bebé.

En la primera revisión, el médico también informa a la embarazada sobre la atención médica que va a necesitar en cada momento del embarazo, así como sobre las posibilidades de diagnóstico prenatal de que dispone y de las pruebas no obligatorias a las que puede optar. Es importante tener en cuenta que algunas de ellas no están incluidas en la seguridad social. Los resultados de la primera revisión se anotan en la cartilla de embarazo, y se van completando a lo largo de las siguientes revisiones.

Cuando no se trata de un embarazo de riesgo, las revisiones se suelen realizar una vez al mes hasta la semana 32 de gestación. A partir de este momento se recomienda hacerlas cada 14 días. Las ecografías reglamentarias tienen lugar en la primera revisión y, después, una vez en cada trimestre. 

Источник: https://www.bebitus.com/magazine/embarazo/calendario-de-embarazo/semanas-de-embarazo-se-5-8.html

¿A partir de cuándo oye el bebé antes de nacer?

A partir de cuándo escucha el feto

25 Agosto 2020 – Publicado por Gabriel F. Federico

El aparato auditivo se termina de desarrollar aproximadamente al tercer mes y medio. Recién a partir de ese momento comienza a captar, en primer término los sonidos intrauterinos (aproximadamente la semana 14/15 de gestación).

El aparato auditivo se termina de desarrollar aproximadamente al tercer mes y medio. Recién a partir de ese momento comienza a captar, en primer término los sonidos intrauterinos (aproximadamente la semana 14/15 de gestación) y luego, a partir del cuarto mes, podríamos decir que está apto para captar los sonidos del exterior que comienzan a filtrarse.

Por lo tanto el feto puede comenzar a oír en cualquier momento entre el cuarto y el quinto mes, y para esa etapa ya puede ser estimulado o irritado por los diferentes sonidos.

El oído está formado por tres componentes, que tienen distinto origen en el proceso de formación. De la delgada piel del embrión se forma una vesícula a cada lado del mesencéfalo. Esta vesícula se convertirá finalmente en el oído interno, que contiene los órganos auditivos y del equilibrio (sistema vestibular). Este sistema es de vital importancia, ya que es el que nos va a dar la orientación del cuerpo en el espacio después de comenzar a caminar y durante el resto de nuestras vidas, es el que nos permitirá saber si estamos parados o acostados cuando tengamos los ojos cerrados. Muy poco después, hacia la quinta semana fetal, se desarrolla el oído externo con el canal auditivo y la cara externa del tímpano. La porción intermedia, oído medio, con los huesecillos auditorios (martillo, yunque y estribo).

Debido a la ausencia de aire en la ampolla timpánica, se creía que no había buena transmisión del sonido y que la sensibilidad auditiva estaba disminuida.

Pero se pudo comprobar que no hay tanta merma de audición, ya que hay transmisión de vibraciones a través del líquido amniótico al líquido del oído interno, sin que sea necesario, como ocurre en el medio aéreo, un cambio de presión.

Las infecciones de la madre durante las semanas críticas, cuando se está formando el oído, pueden dar lugar a malformaciones y defectos de audición.

Segundo trimestre

A medida que progresa el embarazo, el bebé puede discernir cada vez más variaciones de sonidos, y su cerebro puede interpretarlas.

Experimentos realizados con animales nos demostraron que un feto que está afectado de sordera sufre al nacer un retraso cerebral mucho más importante que el de un feto afectado de ceguera.

Esto nos plantea el papel determinante que cumple la audición, ya desde la gestación, para el desarrollo del cerebro. Lo que nos hace pensar que las estimulaciones auditivas son fundamentales; en cambio, la sensorialidad visual sería funcional recién a partir del nacimiento.

El feto responde regularmente a los sonidos con movimientos diversos de brazos, piernas y cabeza. Entre los seis y los nueve meses, estas reacciones se hacen cada vez más evidentes. Sin un monitor o un ecógrafo, resulta muy difícil evaluar la duración o el número de respuestas ante los estímulos musicales.

Pude apreciar algunos condicionamientos entre los ocho y los nueve meses. Por ejemplo, cuando escuchaban las melodías que reconocían se movían mucho y cuando se les sacaban, los movimientos cesaban. Esto se vio en muchos casos.

Tercer trimestre

Al principio del tercer trimestre de la gestación, se puede considerar que el sistema auditivo es funcional desde el punto de vista anatómico, o sea que está totalmente formado y preparado para captar una cantidad muy importante de sonidos. Los sonidos dentro del útero son diferentes a como los podemos oír nosotros, ya que son atenuados por el líquido amniótico.

Antes de llegar al feto, deben atravesar la pared abdominal y la atmósfera sonora que se encuentra dentro de la bolsa. Debemos tener en cuenta que los huesecillos del aparato auditivo no tienen tanto movimiento dentro del líquido como el que tienen fuera de él.

Además, el oído -como todo el cuerpo- está recubierto por una fina capa llamada unto sebáceo, que también participa de la amortiguación de algunas frecuencias.

Si queremos compartir una música con el bebé por nacer, no será lo mismo utilizar un equipo de música ambiental que poner un parlante pegado al abdomen de la madre, a la altura de la cabeza de él, ya que la vibración que éste recibirá será transmitida de una manera diferente. Utilizando un parlante pequeño de esa forma, el bebé oye más los sonidos agudos que los graves. De la otra forma, utilizando un equipo ambiental, percibirá una gama más amplia de sonidos, pero a la vez el volumen deberá estar un poco más fuerte que de la otra manera.

Источник: https://www.planetamama.com.ar/nota/partir-de-cuando-oye-el-bebe-antes-de-nacer

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: