¿A partir de cuándo ven los bebés?

¿En qué semana un bebé puede ver?

¿A partir de cuándo ven los bebés?

Antes de nacer, cuando todavía están dentro del útero, el feto está la mayor parte del tiempo con los ojos cerrados. Abre y cierra los párpados de forma intermitente a partir del séptimo mes, cuando ya es capaz, además, de abrirlos por completo, aunque se cree que su campo visual es todavía muy limitado.

El problema es que el ambiente intrauterino es tan oscuro como silencioso, pero si un fuerte estímulo atraviesa la pared uterina, el bebé reacciona cambiando de posición para protegerse de la luz y será entre la semana 30 y 34 cuando el bebé ya sepa distinguir de dónde procede esta, puesto que reacciona si el ecografista pone un foco junto a la tripa de la madre y cambia de posición.

Si los padres están cerca del bebé, verá bien. Sin embargo, a medida que se alejan ya no.

Lo intentan solucionar moviendo sus pequeños ojos y al hacerlo se ponen bizcos, pero ante eso los padres no deben preocuparse pues es algo normal al intentar enfocar las cosas de manera separada con cada ojo.

Después, a medida que el bebé va creciendo y que la visión también va mejorando, será capaz de aprender a enfocar a un mismo punto con los dos ojos a la vez por lo que dejan de ponerlos asimétricos.

Y, a pesar de que algunas personas piensen que los bebés ven en blanco y negro, en realidad se equivocan, pues ven en color, pero no son capaces de diferenciar todos los colores perfectamente.

En diferentes pruebas que se han realizado a niños se ha descubierto que cuando les ponen juntos el blanco y el negro, son capaces de diferenciarlos a la perfección, al igual que cuando le colocan el color amarillo al lado del rojo.

Sin embargo, si colocamos colores de una gama parecida no les llama en absoluto la atención y podrían estar viendo esos colores igual o tan parecido que apenas lo diferencian. No obstante, los padres deben ser conscientes de que a medida que las semanas y los meses van pasando, se amplía la gama de colores y ven cada vez mejor, algo fundamental.

Una vez nacen, los bebés al final del primer mes de su nacimiento son capaces de hacer contacto visual y enfocarse en objetos que estén a 30 centímetros aproximadamente (unas 12 pulgadas) de distancia. Después, una vez cumplen los primeros tres y cuatro meses los bebés ya podrán comenzar a distinguir colores y enfocarse en objetos más pequeños.

La vista es uno de los cinco sentidos que tenemos los seres humanos, y a pesar de que los recién nacidos nacen con los ojos prácticamente desarrollados, no verán claramente hasta pasado el primer año de vida.

En el caso de, por ejemplo, los bebés prematuros puede que tarden un poco más. La visión en sí es la capacidad de interpretar el entorno gracias a los rayos de luz que alcanza el ojo.

Asimismo, la visión es una de las principales capacidades sensoriales de los humanos y de muchos otros animales también.

Pero ¿cómo es posible el sentido de la vista? Gracias en primer lugar al órgano receptor, el ojo, y uno de los órganos más importantes que recibe las impresiones luminosas y las transforma en señales eléctricas que transmite al cerebro por las vías ópticas. Los ojos están situados en la cavidad orbitaria y están protegidos por los párpados y por la secreción de la glándula lagrimal, lo que hace posible el movimiento de dicho órgano hacia otras direcciones gracias también a los músculos extrínsecos del globo ocular.

Cuando la luz penetra en el ojo, pasa a través de la córnea, la pupila y el cristalino para llegar a la retina, donde la energía electromagnética de la luz se convierte en impulsos nerviosos que a través del nervio óptico son enviados hacia el cerebro para su procesamiento por la corteza visual.

Es aquí, en el cerebro, donde tiene lugar el complicado proceso de la percepción visual gracias al cual somos capaces, además, de ir percibiendo la forma de los objetos, la medición de las distancias, la detección de los colores y el movimiento.

Pero la lesión de cualquiera de estas estructuras del sistema visual puede causar ceguera, aunque el resto no presente ninguna alteración.

Es posible también que algunos bebés nazcan ciegos o con pérdida de visión, que puede ser causado por muchas cosas diferentes, incluyendo algún tipo de anormalidad en el desarrollo del ojo o lesiones a sus estructuras como la retinopatía o algunas relacionadas con la prematuridad.

Posibles factores de la presencia de la ceguera al nacer

– La prematuridad, el bajo peso al nacer, la necesidad de ser tratados con oxígeno nada más nacer o el sangrado en el cerebro.

– La historia familiar de la retinoblastoma, las cataratas congénitas o bien las enfermedades metabólicas y congénitas.

– La infección de la madre durante el embarazo, y algunas infecciones de transmisión sexual.

– Los problemas con el sistema nervioso central, la parálisis cerebral, las convulsiones o la hidrocefalia.

La retinopatía, el problema más común

Quizás, uno de los problemas más comunes en los bebés al nacer sea la retinopatía del prematuro (ROP, por sus siglas en inglés). La retinopatía es un problema ocular que se presenta principalmente en los bebés nacidos antes de las 31 semanas de embarazo.

Alrededor del noventa por ciento de todos los recién nacidos con ROP están en la categoría más leve y no necesitan tratamiento. Sin embargo, los bebés con una enfermedad más grave sí pueden desarrollar problemas de visión e incluso ceguera.

Las diferencias que existen entre un bebé ciego y el que ve al observar a su alrededor son claras, ya que el bebé que no es ciego estará en condiciones de utilizar todos sus sentidos: conocer distancias, relacionar o diferenciar objetos, es decir, tendrá una amplia gama de posibilidades para descubrir a diario.

Además, también es importante saber que la ceguera de nacimiento es diferente a la ceguera posterior.

¿Por qué? Pues bien, los adultos ciegos ya conocen su entorno, saben cómo son los colores, la forma exacta de los objetos o la apariencia de una persona, pero, por desgracia, los bebés ciegos necesitan ser estimulados con técnicas sencillas para que puedan ir poco a poco relacionando situaciones.

Es fundamental, por tanto, en estos casos que en las familias en las que existan niños ciegos haya un convencimiento total de compromiso por parte de todos ellos para enseñarles a interactuar con el resto a pesar de su incapacidad física. No obstante, serán los médicos especializados quienes mejor puedan dar las pautas para orientar su función dentro del núcleo familiar. 

El control del peso del bebé permite de una manera rápida y precisa si el bebé está creciendo adecuadamente en relación a otros de su misma edad.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/meses-del-bebe/en-que-semana-un-bebe-puede-ver-9887

La vista, el oído y otros sentidos de su bebé: 1 mes

¿A partir de cuándo ven los bebés?

  • Tamaño de texto más grande

Cada minuto que pasan despiertos y alerta, los bebés incorporan imágenes, sonidos, olores y sensaciones táctiles del mundo que los rodea.

Aunque puede costar bastante hacerse una idea de qué significa toda esta información, su bebé puede encontrar alegría y consuelo en los rostros, las voces y las sensaciones familiares de la vida cotidiana.

¿Qué puede ver mi bebé?

Los bebés de esta edad pueden enfocar cosas cercanas, pero ven borrosos los objetos distantes porque son miopes. Conforme los bebés van creciendo, va mejorando su vista.

Hacia el final de los tres meses, son capaces de seguir un objeto en movimiento, se interesan más por las formas y los patrones, y pueden identificar caras familiares, incluso a cierta distancia.

Los rostros humanos son uno de sus elementos favoritos, sobre todo el suyo propio o el de sus padres. Coloque un espejo de cuna seguro para bebés a la altura de los ojos de su pequeño y fíjese en cómo se observa.

La visión en color de su bebé también se está desarrollando, de modo que los juguetes y los adornos que cuelguen de las paredes que sean de colores vivos ayudarán a desarrollar la habilidad de su pequeño para distinguir colores. Por el contrario, a los bebés les cuesta apreciar los colores suaves y pastel, algo a tener en cuenta al comprarles juguetes y libros.

¿Qué puede oír mi bebé?

Su bebé ha estado oyendo sonidos desde que estaba en el vientre materno. El latido del corazón de la madre, los gorgoteos de su sistema digestivo y hasta el sonido de su voz y de las voces de los demás miembros de la familia forman parte del mundo del bebé antes de que nazca.

Tras el nacimiento del bebé, los ruidos del mundo exterior se vuelven más fuertes y más nítidos. Su bebé se puede asustar ante el ladrido inesperado de un perro cercano o calmarse con el suave murmullo de la secadora de ropa o el zumbido de la aspiradora.

A su bebé le encanta oír su voz, de modo que háblele, balbucéele, cántele y arrúllele. Aproveche el «habla» especial del bebé para tener una «conversación» con él. Si oye que su bebé emite un sonido, repítalo y espere a que le conteste con otro sonido. Está enseñando a su bebé valiosas lecciones sobre el tono, las pausas, el ritmo y la alternancia de turnos cuando se habla con alguien.

Los bebés de esta edad parecen responder mejor a voces agudas; por eso, la mayoría de las personas suben el tono de la voz y exageran cuando hablan con un bebé.

Está muy bien; los estudios han mostrado que el hecho de que los adultos utilicen esta forma de hablar no retrasa el desarrollo del habla del bebé. De hecho, responderle al bebé favorece el habla del pequeño.

Siéntase libre para mezclar el tono y algunas palabras propias del lenguaje adulto con el habla infantil. Aunque pueda parecer que es muy pronto, estará sentando las bases para las primeras palabras de su bebé.

Aparte de las voces, a su bebé le gustará escuchar música (póngale una amplia variedad de estilos musicales) y también se sentirá fascinado por los sonidos de la vida cotidiana.

Mantenga cerca a su bebé mientras traquetea con los utensilios de cocina para preparar la cena, y déjelo sentado en su sillita en un lugar donde oiga las risas de sus hermanos mayores mientras juegan.

Los sonajeros y los móviles musicales son otras buenas formas de estimular el oído de su bebé.

Lo más probable es que a su recién nacido le hayan hecho una prueba de cribado auditivo antes de recibir el alta hospitalaria (en la mayoría de los estados es obligatoria).

Si no se la hicieron, o si su bebé nació en casa o en un centro de maternidad, es importante que le hagan esa prueba lo antes posible.

La mayoría de los niños que nacen con pérdidas auditivas pueden recibir un diagnóstico a través de una prueba de cribado auditivo.

¿Qué puede oler y saborear mi bebé?

Su bebé puede oler y saborear, y preferirá los sabores dulces a los amargos. Por ejemplo, un bebé preferirá succionar de un biberón de agua azucarada pero se apartará o llorará si le dan a probar algo amargo o ácido. Así mismo, los bebés se orientarán hacia olores que les gusten y se apartarán de los que les disgusten.

Aunque al principio preferirán lo dulce, las preferencias gustativas se seguirán desarrollando a lo largo de su primer año de vida. De hecho, los estudios indican que la dieta de la madre puede afectar el sabor de la leche materna.

Los primeros sabores a que se expone un bebé pueden modular sus preferencias gustativas más adelante.

Por ejemplo, es más probable que una madre que comió alimentos picantes mientras daba el pecho al bebé tenga un hijo que crezca prefiriendo este tipo de alimentos.

Por ahora, la leche materna o la fórmula satisface completamente las necesidades nutricionales de su bebé.

¿Por qué es importante el tacto?

No falta mucho para que su bebé empiece a alcanzar y a tocarlo todo. Pero, por ahora, su bebé depende de usted para desarrollar el tacto. Los bebés saben que los quieren y que los cuidan cuando los llevan en brazos, los abrazan y los besan.

Hágalo divertido, también. Su bebé responderá alegremente a canciones y juegos infantiles, sobre todo cuando vayan acompañados o seguidos de caricias. Introdúzcale texturas y temperaturas diferentes: la suavidad de una pluma, la dureza de un trozo de madera, el tacto frío de una ventana en invierno. Cuando los niños palpan y notan táctilmente el mundo que los rodea, aprenden sobre la vida.

Si está preocupado

Si quiere estar un poco más seguro de que los sentidos de su bebé están funcionando bien, puede hacer algunas pruebas no científicas por sí mismo.

Por ejemplo, si le preocupa la vista de su bebé, fíjese en si observa su rostro atentamente. ¿Observa su bebé los objetos en movimiento? Es posible que su bebé parezca ponerse bizco cuando intente observar algo que está muy cerca. Se suele tratar de algo normal en los primeros meses de vida. Informe al médico de su hijo si los ojos de su bebé están desviados hacia adentro o hacia afuera.

Si le preocupa la capacidad de su hijo para oír, hágase a sí mismo estas preguntas:

  • ¿Se asusta el bebé ante ruidos inesperados?
  • ¿Reacciona el bebé al sonido de la voz de su madre o de su padre aunque no los pueda ver? (La respuesta del bebé podría ser orientarse hacia el lugar de donde viene la voz, dejar de llorar, sonreír o activarse y empezar a mover los brazos y las piernas).
  • ¿Reacciona el bebé a la música y otros sonidos ambientales?

Si sigue estando preocupado por el oído o la vista de su pequeño, hable con su médico. Cuanto antes se detectan los problemas en la vista o el oído, mejor se pueden tratar.

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/sense13m-esp.html

La vista en bebés de 0 a 6 meses

¿A partir de cuándo ven los bebés?

En el nuevo mundo de tu bebé, sólo hay tres cosas importantes a lo largo de sus primeros de días de vida: tú, tú y la leche. Aunque tú te fijes en cada detalle de la cara y el cuerpo de tu hijo, él observará atentamente una forma grande, curva, ligeramente móvil y básicamente borrosa, que flota sobre él. Se trata de ti, mamá. Cuanto más vea el bebé tu cara, más deseará estar contigo.

Exactamente lo mismo que sientes tú con respecto a él

El bebé establece contacto visual con su madre desde el mismo momento de su nacimiento. Al principio es breve, porque al recién nacido le resulta difícil mantenerse alerta y concentrado. También puede que bizquee, debido al empeño que pone en observar tu cara.

Las caras satisfacen muchas necesidades de la limitada percepción del bebé: los ojos brillantes y la boca oscura crean un contraste, mientras que el cabello que enmarca la cara estimula su visión periférica.

Tu cara no sólo tiene todos los rasgos visuales que le gustan al bebé, sino que además se mueve y emite sonidos. El niño ve los bordes de las cosas mejor que la parte central o los detalles. Mantiene sus ojos fijos en ti y recibe la misma respuesta.

Este intercambio de miradas marca el comienzo de un vínculo creciente.

El sentido de la visión del bebé, aunque algo borroso al nacer, está perfectamente en sintonía con su necesidad de ver a la persona más importante para él. Un recién nacido puede concentrarse en objetos situados a 20 ó 30 cm de sus ojos (justo la distancia a la que se encuentra la cara de mamá cuando le alimenta) y especialmente los contrastes blanco-negro.

Primeros planos

Los bebés nacen programados para prestar atención a las personas, porque es de ellas de quienes más aprenden. La evolución ha equipado a los recién nacidos con el tipo de visión más adecuada para ellos: cercana y personal.

De este modo, la visión borrosa del bebé a larga distancia actúa como una especie de protección contra la ansiedad, ya que es capaz de identificar muy precozmente los rasgos de la cara humana, evitando con su proximidad que no se sienta abrumado por cosas que no puede utilizar o comprender.

Ya hay suficiente luz y sonido a su alrededor para comenzar a conocer a su familia y el mundo que le rodea.

Imitación

Los científicos concuerdan en que los bebés no sólo pueden distinguir caras y mostrar preferencias entre ellas, sino que además parecen reconocer el parecido que tienen las caras de los demás con la suya propia.

Este fenómeno de “igual que yo” resulta bastante asombroso, porque un recién nacido nunca ha visto su propia cara. Los estudios también apuntan a que aprendemos acerca de nuestras propias mentes observando a los demás y comparándolos con nosotros mismos.

Esto es lo que convierte a la imitación en una herramienta de aprendizaje tan importante.

Tu bebé ve su cara en la tuya. Esto se llama “reflejarse” y se considera un instrumento importante para que el bebé sea consciente de sí mismo.

Estimular la vista

Más adelante, el bebé utilizará un verdadero espejo (uno especial para bebés, que garantice su seguridad) colgado del costado de su cuna a modo de juguete, incluso antes de que pueda desplazarse por la casa. Le encantará observar esa imagen tan interesante que refleja el espejo durante mucho tiempo antes de darse cuenta de que está mirando su propia cara.

Esta es sólo una de las muchas formas de estimular la visión del bebé. Es importante porque la visión necesita estímulo para enfocarse y mejorar. La visión es el único sentido que no se ha practicado antes de nacer y llega en un estado primitivo.

Cada experiencia de visión ayuda al bebé a perfeccionar su capacidad de observación, su percepción espacial y su coordinación de ojos y manos. Cuanto mayor sea la variedad de cosas que ve el bebé para fomentar su desarrollo visual (caras y contrastes  entre blanco y negro marcados en principio, detalles y colores poco después), mejor será después en las cosas que requieran capacidad visual.

A los dos meses, los bebés comienzan a detectar diferencias entre las caras. Pero el cambio más notable que sufre la visión del bebé en esta época es su creciente capacidad para detectar los detalles.

También es aproximadamente a los dos meses cuando el bebé comienza a concentrar su vista en el interior de las cosas. Observa con frecuencia sus propias manos, así como los labios y la incipiente barba de domingo de papá.

A esta edad, ya ha aprendido a esperar movimiento y reacciones en los rasgos de la cara de mamá. Puede incluso que se queje si observa que tu cara no cambia, porque creerá que no le haces caso.

Es ahora cuando empieza a fijarse en el móvil que has colgado sobre su cuna, por ejemplo. A los bebés les gusta mirar las cosas que presentan contrastes marcados, como el blanco y el negro, y formas como las dianas, las rayas y los círculos. Ahora el bebé mira el móvil o las fotos que hay sobre el cambiador con creciente atención, porque las ve mejor.

No se trata de mirar por mirar, sino que la visión del bebé se estimula con los detalles. No obstante, recuerda que perderá interés en (dejará de mirar) el móvil o foto pasado un rato, lo cual indica que está preparado para un cambio.

Los bebés se aburren viendo las mismas cosas todo el tiempo (salvo, por supuesto, a las personas que les quieren). Al igual que los adultos, desestiman lo viejo hasta que algo nuevo toma su lugar.

Por ahora, te corresponde a ti administrar alguna variedad en la capacidad visual de tu bebé, evitando el exceso de estímulos, tanto visuales como de otro tipo.

Controlar el tiempo

A los dos o tres meses de edad, la visión del bebé sufre otra maravillosa evolución: sus ojos comienzan a coordinar, a trabajar juntos para moverse y enfocar al mismo tiempo.

Aunque su vista todavía es borrosa, las imágenes que reciben sus dos retinas se funden en una sola imagen tridimensional. Aunque podía seguir objetos desde que nació, lo hacía de forma irregular.

Ahora ya puede seguir perfectamente un objeto que atraviese un semicírculo delante de él.

Esta mejora de la coordinación comienza a darle la percepción de profundidad que necesita para seguir objetos (y a ti) a medida que se acercan o se alejan de él. Entre los tres y los seis meses, el bebé será capaz de anticiparse a la trayectoria de un objeto además de seguirlo. Esto significa que cuando te vea entrar en la habitación, se excitará porque esperará que te acerques a él.

Apuntar

La visión del bebé nunca funciona en el vacío: corre pareja con su desarrollo motor.

De este modo, alrededor de los tres meses tiene suficiente control de sus manos y brazos para golpear las cosas que tiene a su alcance. Su puntería no es perfecta, pero lo intenta.

Aunque ya era sensible al brillo o intensidad de un color al mes de vida, a los cuatro meses responde ya a todo el espectro de colores.

El borroso mundo del bebé adquiere nitidez rápidamente durante los tres primeros meses. Los ha pasado cerca de ti y cuenta con seguir así. Nunca se cansa de ver tu cara familiar y tranquilizadora.

Así que mantenlo cerca de ti cuando le lleves a ver el mundo exterior. Para ti, un cambio de panorama resulta agradable; para el bebé, es algo asombroso.

Así es el desarrollo de la vista en bebés de 0 a 6 meses.

Artículos relacionados:

  • ¿Cuándo se desarrolla completamente la vista de un recién nacido?
  • ¿Cuándo se define el color de los ojos de los bebés?

Источник: https://www.dodot.es/recien-nacido/crecimiento-y-desarrollo/articulo/la-vista-en-bebes-de-0-a-6-meses

Cuánto y cómo ve el recién nacido durante los primeros meses

¿A partir de cuándo ven los bebés?

Los bebés al nacer tienen los ojos muy abiertos, como si quisieran captar todo el mundo nuevo que acaba de aparecer ante sus ojos por primera vez. Sin embargo, no ven prácticamente nada. Vamos a analizar cuánto ven los recién nacidos, y cuál es la evolución de su capacidad visual durante los primeros meses de vida.

Tras esos primeros instantes de vida con los ojos tremendamente abiertos, es habitual que los bebés recién nacidos mantienen los ojos cerrados la mayor parte del tiempo. No debemos alarmarnos, pues no tiene relación con defectos de visión. Desde el primer momento el bebé puede ver, aunque la zona central de la retina no está todavía desarrollada y su visión sea limitada.

El recién nacido puede percibir cambios en la intensidad de la luz. Percibe destellos, reflejos, cuando una luz se enciende desde la oscuridad total, y puede fijar puntos de contraste.

Podemos ver su reflejo de orientación: el bebé girará la cabeza hacia el foco de luminosidad (excepto si es tan intenso que le molesta, como nos molestaría a los adultos).

También el reflejo fotomotor, que consiste en que las pupilas se contraen cuando son iluminadas.

El recién nacido es capaz de ver objetos en una extensión de 20 a 30 centímetros y probablemente en una escala de blanco, negro y grises.

Qué ve el bebé en las primeras semanas de vida

Uno de los primeros estímulos visuales que el neonato será capaz de interpretar es el rostro de la madre. Además, comenzará a asociar ese rostro a una serie de sensaciones que le podemos hacer placenteras: la voz, el tacto, las caricias, el calor, la saciedad del hambre.

A las dos semanas de edad muestra interés por los objetos alargados y contrastados con el fondo, es decir, diferenciados en cuanto a color y luminosidad. El rostro humano reúne estas características, por ello se fijará especialmente en las caras de los que le rodean. Y, dentro del rostro humano, el bebé tiende a fijarse más en la zona que rodea a los ojos.

Se piensa que uno de los colores que más le atrae en estas primeras semanas de vida, tal vez porque sea de los primeros que empieza a discernir, es el rojo. Como en estos momentos no alcanza a ver con claridad, es habitual que cruce los ojos en una mirada estrábica que viene y desaparece enseguida, ya que no puede enfocar los dos ojos al tiempo en el mismo lugar.

Qué ve en el primer mes de vida

Hacia el final del primer mes de vida, el bebé comenzará a mostrar un cierto interés por el entorno, aunque su atención se circunscribe a un radio muy limitado y durante muy cortos periodos de tiempo.

En este gif podemos ver como evoluciona la visión del bebé desde que nace hasta el primer año de vida.

Qué ve en el segundo mes de vida

Hacia los dos meses de vida (8-10 semanas) puede seguir un objeto en lento movimiento a una distancia de 30-60 centímetros en un arco de 180 grados. Si antes se podían centrar en objetos difusos, ahora podrán percibir el contorno de los mismos. Además este progreso se acompaña de un mayor control de la cabeza asociado a un fortalecimiento muscular.

A partir de las 10 semanas se produce un avance notable en la capacidad visual del bebé que fácilmente pueden comprobar sus padres: descubre sus manos. Es porque ahora es capaz de percibir bastante bien los detalles más pequeños, y puede enfocar casi a cualquier distancia.

Además ya puede abrir y cerrar las manos, dirigirlas hacia un objeto y golpearlo, y se inicia el perfeccionamiento de la coordinación ojo-mano. Por ello puede pasar largos ratos moviendo y observando sus manos. Pronto descubrirá su utilidad para manipular su entorno.

Qué ve a partir de los tres meses

Entre los tres y los cuatro meses el aumento del control muscular del ojo le permite al bebé seguir objetos, y el incremento en la agudeza visual le permite discriminar los objetos a partir de fondos con un mínimo contraste (como un botón en una blusa del mismo color).

Qué ve a partir de los cuatro meses

Entre los cuatro y seis meses la visión del color se desarrolla. Reconoce objetos y los busca con la mirada, es capaz de ver a más distancia.

Qué ve a partir de los siete meses

A partir de los siete meses, puede mirar fijamente objetos pequeños y empieza a tener una percepción de la profundidad. Puede ver todos los colores y poco a poco será capaz de seguir objetos que se mueven a mayor velocidad.

En definitiva, a través de la mirada se establece el principal intercambio entre el bebé y su entorno, empezando por los padres, pero la visión es el sentido menos desarrollado en el recién nacido. Por ello requiere un proceso de adaptación y aprendizaje que hemos intentado resumir.

En Bebés y más| Mantener contacto visual con tu bebé facilita la comunicación entre ambos

Источник: https://www.bebesymas.com/recien-nacido/cuanto-como-ve-recien-nacido-durante-primeros-meses

¿Cuándo empiezan a ver los bebés? | Visión de los bebés

¿A partir de cuándo ven los bebés?

Una de las preguntas más frecuentes que hacen los papás y las mamás en la primera consulta del pediatra es cuándo empiezan a ver los bebés recién nacidos.

 Especialmente los padres primerizos no tienen muy claro si el bebé es capaz de ver con claridad y percibir información del exterior durante sus primeros días de vida, ya que hay un mito que dice que los bebés nacen ciegos.

Esto no es realmente así, ya que los ojos y, con ello, la visión de los bebés se terminan de formar a partir de la semana 26 del embarazo, por lo que es desde este momento cuando los ojos del bebé ya están preparados para empezar a ver. 

Entonces, ¿qué ven los bebés cuando nacen? Los pediatras aseguran que los recién nacidos pueden ver a una distancia de entre 20 y 30 centímetros, que es precisamente la distancia que separa los ojos del bebé con los de la madre cuando le amamanta. Curioso, ¿verdad?

Entonces, ¿en qué momento empiezan a ver los bebés?

Para determinar a partir de qué edad empiezan a ver los bebés, es importante tener en cuenta que a medida que el niño vaya creciendo, la visión irá mejorando.

Durante los primeros días de vida, es habitual que se pongan bizcos cuando no ven con claridad todo cuanto les rodea, pero poco a poco, aprenden a enfocar a un mismo punto los dos ojos al mismo tiempo.

Esto suele suceder a partir del segundo o tercer mes de vida, aproximadamente.

Más tarde, cuando el bebé cumpla el cuarto mes de vida, comenzará a adquirir las siguientes capacidades: 

  • Distinguir colores con mayor precisión.
  • Seguir rostros y objetos con la mirada.
  • Ver más lejos conforme pasen las semanas.

Con ello, se puede afirmar que la vista del bebé alcanza su desarrollo pleno cerca de los siete meses, aunque por supuesto, esto no es un parámetro común a todos los pequeños, ya que cada bebé lleva su propio ritmo de maduración y crecimiento.

No obstante, si transcurrido este tiempo (4-6 meses) seguimos viendo que los ojos de nuestro bebé se mueven de forma asimétrica, es aconsejable consultar con el pediatra por si fuera un caso de estrabismo.

¿Y cuándo empieza un bebé a ver bien los colores?

Otra de las dudas más habituales de los padres primerizos es la siguiente: ¿los bebés recién nacidos ven en color o en blanco y negro? Al nacer, los bebés no son capaces de ver bien los colores.

Diversas investigaciones han señalado que pueden diferenciar correctamente los colores contrastados, como el blanco y el negro, o el amarillo y el rojo.

Esto se trata de un reflejo innato que le ayuda a diferenciar el pezón del pecho materno facilitando así la lactancia No obstante, no pueden reconocer colores de gamas parecidas, al menos durante los tres primeros meses de vida.

Recordad que los bebés ven cada vez mejor conforme crecen y pasan los meses. No dudéis en preguntar al pediatra cualquier duda que tengáis sobre la visión de los bebés y su desarrollo.

Consejos para estimular la visión de los bebés

Conocer cómo ven los bebés nos ayuda a saber exactamente cómo podemos estimularles y qué tipo de colores y objetos elegir para hacerlo. Las psicólogas infantiles y expertas en Atención Temprana, Miriam Lara y Elvira López-Mántaras, nos desvelan en este artículo algunas actividades para estimular la visión de los más pequeños:

  • Colocar un móvil en su habitación o encima de su cuna a una distancia no superior de 50 cm
  • Jugar con luces y sombras con ayuda de una lámpara o linterna y con una luz no muy intensa
  • Emplear juguetes con colores en contrastes, como blanco/negro (sonajeros, libros,…)
  • Hacer botar una pelota de pin-pon delante de tu campo visual
  • Enseñarle un espejo para que se mire mientras repetimos su nombre
  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • SíNo
  • Lara, M. y López-Mántaras, E. El sentido de la vista en los primeros meses de vida. [Artículo en línea] CuidadoInfantil, enero de 2016. Disponible en: https://blog.cuidadoinfantil.com/articulos/el-sentido-de-la-vista-en-los-primeros-meses-de-vida
  • VV.AA. Guía práctica para padres. Desde el nacimiento hasta los 3 años. Asociación Española de Pediatría (AEPED). Disponible en: https://enfamilia.aeped.es/sites/enfamilia.aeped.es/files/guia_practica_padres_aep_1.pdf

Estudié Periodismo porque lo mío era contar historias y formo parte del equipo de redacción de Elembarazo.net desde 2015. Ahora, dedico una parte de mi vida profesional a investigar y escribir sobre todo lo que envuelve al mundo de la maternidad, la dulce espera y la llegada del recién nacido.

Además, cuento con más de cinco años de experiencia en la redacción de contenidos digitales y el diseño e implementación de estrategias de comunicación. En la actualidad, encabezo el área de Comunicación y Relaciones Externas de Elembarazo.net.

Источник: https://elembarazo.net/dudas/cuando-empiezan-a-ver-los-bebes

¿Cuándo empiezan a ver los bebés? Todo sobre la vista del recién nacido

¿A partir de cuándo ven los bebés?

Si alguna vez te has preguntado cuándo empiezan a ver los bebés, cómo ven durante los primeros meses o si ven bien los colores, ¡sigue leyendo! Resolvemos las dudas más frecuentes en torno a la vista de los recién nacidos.

La llegada de un recién nacido a casa genera muchas preguntas y curiosidades, especialmente en los padres primerizos. Desde dudas más generales acerca de su alimentación, su peso o la calidad de su sueño, hasta otras más específicas como la que planteamos en este artículo.

¿Cuándo empiezan a ver los bebés? Si te lo has preguntado alguna vez, la respuesta corta es que ven desde su nacimiento. Pero la respuesta no tan corta, y que desarrollaremos a continuación, es que no ven como los adultos porque su vista no está completamente desarrollada.

De hecho, se trata de uno de los sentidos más inmaduros de los bebés al nacer.

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

Video por Patricia Álvarez

Los ojos del feto comienzan a formarse en las primeras semanas del embarazo. En torno a la semana ocho los párpados ya están formados sobre las cavidades oculares. Todavía no ve y no será hasta el sexto mes de embarazo cuando empiece a abrir los ojos poco a poco.

Lo hará de forma total en el séptimo mes, cuando el globo ocular ya ha alcanzado la estructura definitiva.

En cuánto a lo que ve o no, los estudios han demostrado que sus ojos empiezan a mostrar cierta sensibilidad a la luz en torno al cuarto mes de embarazo ante un estímulo luminoso potente.

En el tercer trimestre, entre la semana 30 y 34 las pupilas del feto ya se dilatan y se contraen, además es capaz de identificar de dónde procede la luz. De esta forma, puede reaccionar cambiando de postura para «protegerse» de ella.

Además, al final del embarazo la pared abdominal de la futura mamá se ha estirado bastante, por lo que la luz penetra mejor y el feto la percibe como un suave resplandor rojizo.

¿Cómo ve el recién nacido?

Como podrás imaginar a partir de lo anterior, cuando el bebé nace es capaz de percibir las variaciones en la intensidad de la luz. Las pupilas ya se contraen cuando son iluminadas y nota cuando una luz se enciende o se apaga, si hay algún destello o reflejos. También fija puntos de contraste.

Esto permite que vaya desarrollando su reflejo de orientación y es frecuente que gire su cabeza hacia el foco de luz o la aparte de él si este es muy molesto. Puede ver objetos no muy grandes y a distancias cortas de entre 20 y 30 centímetros.

Curiosamente, esta distancia es la que hay, aproximadamente, entre los ojos del bebé y de la madre cuando está tomando el pecho. De esta forma, el rostro de la madre es uno de los primeros que aprende a reconocer.

En cuanto a los colores, en este momento todavía no es capaz de distinguir todos, su escala principal es en blancos, negros y grises. No obstante, también suelen reaccionar a colores potentes como el rojo o el amarillo, pero no a las gamas más suaves.

La visión del bebé en las primeras semanas de vida

En las primeras semanas de vida el bebé comienza a mostrar interés por las formas alargadas que contrastan con el fondo en color y luminosidad.

Esta característica es propia del rostro humano, por lo que el recién nacido suele fijarse en las caras de las personas que lo rodean. Especialmente en las de sus papás, a los que suele asociar sensaciones placenteras como la saciedad del hambre, el calor o el tacto.

Sigue sin ver con claridad y necesita que el objeto esté cerca para poder verlo. Tanto es así que si intenta mirar más allá de los 30 cm, intenta adaptar el enfoque separando los ojos y pudiendo llegar a ponerse bizco.

Cuando esto se produce muchos padres se asustan, pero en general es un proceso normal que desaparece entre el segundo y tercer mes cuando el bebé logra enfocar en un mismo punto con los dos ojos.

En este momento, el bebé es capaz de seguir un objeto con movimiento lento a una distancia de entre 30 y 60 centímetros, gracias en parte a que tiene un mayor control de su cabeza. Ahora ya es capaz de distinguir el contorno de los objetos difusos.

De las 10 semanas en adelante, el bebé empieza a percibir mejor los detalles pequeños y puede enfocar prácticamente a cualquier distancia.

En esta etapa suele descubrir sus propias manos y comienza el desarrollo de la coordinación ojo-mano que le permitirá dirigirlas hacia objetos, golpearlos y, más adelante, manipularlos.

¿Cuándo empiezan a percibir los colores los bebés?

Poco a poco aumenta el control muscular del ojo, lo que permite que también aumente la agudeza visual y que el bebé pueda seguir objetos en movimiento. El desarrollo continua mes a mes y aunque es progresivo, también es bastante lento.

No es hasta los 6 o 7 meses cuando empieza a percibir los colores y la profundidad, momento en el que se considera que la vista del bebé ha alcanzado un punto de maduración importante.

No obstante, el proceso no ha finalizado y continuará hasta mucho más adelante, entre los 4 o 6 años de vida.

Debido a que el desarrollo de este sentido es bastante largo, es importante vigilarlo para garantizar que sea correcto. Por eso, es recomendable hacer la primera revisión visual del niño en torno a su primer año de vida y continuar haciéndolas de forma periódica.

Descubre: Nombres de bebé inspirados en el cine clásico © Unsplash

Источник: https://www.enfemenino.com/bebes/cuando-empiezan-a-ver-los-bebes-s4007169.html

¿A qué edad empieza a ver un bebé con claridad?

¿A partir de cuándo ven los bebés?

Una de las preguntas que se hacen los padres, tras el parto, es cuándo comenzará a ver su bebé. Muchos de ellos piensan que sus hijos todavía no ven y que nacen sin ningún tipo de visión, pero esto no es así. Es en la semana 26 de gestación cuando los ojos están listos para comenzar a ver.

Por tanto, cuando damos la bienvenida a nuestro pequeño este ya puede ver correctamente. Obviamente no lo hará cómo lo hace una persona adulta, todavía le quedará mucho por desarrollar. Eso sí, verán todo, relativamente bien, que no esté a mucha distancia, como a una distancia entre 20,3 y 30,5 centímetros.

Esta será, curiosamente, la distancia que hay entre los ojos del bebé que está tomando el pecho y la madre que amamanta.

También, esta puede ser una solución para reclamar atención. Cuando sus cuidadores se alejen es normal que el bebé no los vea y no note su presencia y comience a llorar.

Cuando le cogen en brazos, el pequeño verá con más exactitud la cara de sus familiares y se sentirá más aliviado. Lo que sí tienes que saber es que tu bebé te verá cuando estés cerca, en el momento en el que te alejes comenzará a buscarte con los ojos.

Por eso, muchos bebés llegan, incluso, a ponerse bizcos, tratando de enfocar las cosas de manera separada con cada ojo. En estos casos, muchos padres suelen asustarse.

Pero cabe destacar que no habrá que preocuparse en exceso y que será algo totalmente normal. Si esto persiste en el tiempo sí que habrá que consultarlo con un profesional.

¿Ven en color o en blanco y negro?

Durante sus primeros meses, verán en color, aunque no verán bien todos.divinity.es

A medida que el niño va creciendo y que su visión va mejorando, aprenden a enfocar en un mismo punto los dos ojos a la vez. Así, estos dejarán de colocarse asimétricamente.

Esto sucede a partir del segundo o tercer mes desde su nacimiento.

Eso sí, como ya hemos comentado, si seguimos viendo que los ojos funcionan de forma independiente habrá que consultarlo con un especialista porque puede tener estrabismo.

Respecto a si los bebés ven en color o en blanco y negro, lo cierto es que lo hacen en color, aunque no ven bien todos.

En algunas pruebas realizadas a niños se ha comprobado que cuando les pones colores contrastados, como el blanco y el negro, los saben diferenciar bien.

No sucede lo mismo con aquellos tonos de una gama parecida, ya que apenas los diferencian. Eso sí, cada vez que pasan las semanas suelen verlos mejor.

¿Verá algo un recién nacido?

Un recién nacido podrá percibir los cambios de intensidad de la luz. Así, será consciente de los destellos, reflejos y podrá fijar puntos de contraste.

Podemos comprobarlo con los movimientos que el bebé hará, ya que girará la cabeza hasta los focos de luminosidad. También, sus pupilas se contraerán cuando sean iluminadas.

Además, el recién nacido será capaz de ver objetos en una extensión de veinte a treinta centímetros y, probablemente, en una escala de blancos a grises, pasando por el negro.

Será a los dos meses de edad cuando realmente muestre interés por aquellos objetos alargados y diferenciados en cuanto a color y luminosidad. Se piensa que uno de los colores que más les atrae, durante esas primeras semanas de vida, es el rojo.

Un recién nacido podrá percibir los cambios de luz.divinity.es

Ya en el segundo mes de vida seguirá con un movimiento lento de los ojos y, ahora, podrá percibir el contorno de los objetos. Además, esto se añadirá a un mejor manejo de la cabeza, ya que ya se habrán fortalecido esos músculos.

Es a partir de las diez semanas cuando se ha producido un avance notable en la capacidad visual del bebé y que se materializará al descubrir sus manos. Eso es así porque ahora será capaz de percibir correctamente los detalles más pequeños y podrá enfocar a casi cualquier distancia.

Entre los tres y los cuatro meses se produce un aumento del control muscular del ojo que le permite al bebé seguir los objetos. Además, le permitirá diferenciar los objetos que tengan un fondo con un mínimo contraste.

¿Cuándo se desarrolla la visión del color?

La visión del color se desarrollará entre los cuatro y los seis meses.divinity.es

Entre los cuatro y los seis meses, la visión del color se desarrolla. Así, reconoce los objetos y los busca con la mirada y es capaz de ver con más distancia.

A partir de los siete meses ya podrá mirar fijamente los objetos pequeños y tendrá una percepción de profundidad. Ya podrá observar todos los colores y poco a poco será capaz de seguir aquellos objetos que se mueven con más rapidez.

A través de la mirada se producirá el principal intercambio entre el bebé y su entorno.

MÁS

Источник: https://www.divinity.es/mamas/vision-bebes-be5m_18_2969145081.html

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: