¿A partir de qué edad se puede beber café?

¿A partir de qué edad se puede beber café?

¿A partir de qué edad se puede beber café?

¿Eres cafetero? ¿Recuerdas cuándo empezaste a beber café? ¿Cuándo se puede empezar a dar café a los niños? ¿Es malo para ellos o depende de la cantidad que se consuma?

Indice

  • Cantidad de caféina en el café
  • Entonces… ¿a qué edad dar café a un niño?

Cantidad de caféina en el café

Todos los niños se interesan por aquello que beben sus padres, ya sea una cerveza o una taza de café, por eso es normal que tu hijo te pida probar un sorbito de tu café, pero dudarás sobre si es conveniente o no, si puede hacerle mal tomar café y, sobre todo, a qué edad los chicos pueden empezar a beber café de forma habitual.

La mayoría de personas comienza a beber café en la adolescencia, es decir, entre los 14 y los 18 años, aunque hay gente a la que nunca llega a gustarle el sabor intenso del café y pasan toda su vida sin esta bebida.

El problema cuando hablamos del café es que es una bebida que puede ser perjudicial para la salud si se toma en exceso, por eso no se ofrece a los niños pequeños ni se aconseja tomar mucho durante el embarazo.

El inconveniente principal es la cafeína, así como las calorías que puede aportar si lo tomamos con leche y mucho azúcar.

En cuanto a la cafeína, una taza de café normal contiene alrededor de 95 miligramos de cafeína. Esa cantidad puede ser mucho mayor en cafés largos como los que sirven algunas marcas (tipo Starbucks).

Pero según los expertos en salud, los adultos no deben consumir más de 400 mg de cafeína al día, límite que baja a solo 45 mg si hablamos de niños de 4 a 6 años, 62.5 mg para niños de 7 a 9 años y 85 mg para niños 10 a 12. El límite recomendado para adolescentes es de 2.5 mg por kilogramo de peso corporal.

Por lo tanto, incluso una taza pequeña excedería los límites de cafeína para los niños menores de 12 años. En cuanto a los adolescentes, necesitarían pesar al menos 40 kilos para aceptar sin problemas los 95 miligramos de cafeína de una taza normal.

Por supuesto, todo eso suponiendo que los niños no tuvieran ninguna otra fuente de cafeína en un día, pero la cafeína está en todas partes. Por ejemplo, una lata de refresco contiene alrededor de 40 miligramos de cafeína, las bebidas de té pueden llegar a tener hasta 90 mg, el chocolate caliente unos 25 mg y las tabletas de chocolate unos 9 mg.

A principios de este año, saltaba la trágica noticia del fallecimiento de un niño en Estados Unidos de 16 años debido a una sobredosis de cafeína después de tomar un café con leche, un refresco y una bebida energética. Por eso, aunque una taza de café puede no parecer un gran problema, es importante recordar que nuestros hijos pueden estar tomando cafeína de otras fuentes.

Pero la cafeína no es el único problema del café. Por sí solo, una simple taza de café negro tiene alrededor de cinco calorías. Pero cada cucharada de leche entera o crema agregada a la taza suma otras 51 calorías y 5.5 gramos de grasa, mientras que una cucharada de azúcar agrega 48 calorías.

Entonces… ¿a qué edad dar café a un niño?

En muchos países se ofrece café a los niños a edades tempranas, especialmente en países de Escandinavia y Latinoamérica.

En Brasil, a los niños a menudo se les ofrece una taza de café con leche desde preescolar para que adquieran el hábito de beber una taza diaria, y no parecen sufrir ningún efecto negativo.

Y los niños noruegos, por ejemplo, crecen perfectamente sanos, y con frecuencia bastante altos, con una dieta que incluye una taza diaria.

Por lo tanto, ¿a qué edad se les debería permitir a los niños tomar café? Desde una perspectiva científica, esa respuesta varía según el peso del niño, su personalidad y la cafeína adicional en su dieta diaria.

La conclusión es que sería difícil encontrar datos que demuestren que la cafeína, y en particular el café, es bueno para los niños. Por tanto, a pesar de que la cafeína está disponible y es parte de la dieta de muchos padres, es importante recordar que es una droga que puede proporcionar efectos beneficiosos y nocivos.

Antes de usarlo para que el chico esté más despierto o estudie mejor por las noches, se debe primero evaluar su dieta y hábitos de sueño.

Naturalmente, una taza de café no es un sustituto de una dieta equilibrada y saludable y un buen horario para dormir y, dado que sus efectos nocivos son mayores que los beneficiosos, especialmente si el chico llega a convertirse en un adicto al café y toma 4 o 5 tazas al día, mejor introducirle en este hábito lo más tarde posible o incluso evitar que beba café hasta que sea mayor de edad. 

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/ninos/alimentacion-infantil/a-partir-de-que-edad-se-puede-beber-cafe-8030

▷ ¿Cómo Afecta La Cafeína A Los Niños?

¿A partir de qué edad se puede beber café?

Conozcamos los efectos de la cafeína en los niños a través de este breve artículo, porque sorprendentemente en muchas partes del mundo y numerosos sectores de la sociedad se siguen preguntando si pueden los niños tomar café, y a qué edades podrían empezar a hacerlo.

Está claro que el café es una de las bebidas naturales más consumidas y populares en todo el mundo, y tiene numerosas propiedades beneficiosas probadas… pero esto no significa que los niños puedan tomar café. Y a través de estas líneas vamos a conocer por qué.

En definitiva, esperamos que tras leer este pequeño reportaje se disipen todas tus dudas acerca de si pueden los niños tomar cafeína.

Pero entonces… ¿los niños pueden tomar cafeína?

Bueno, pues esto es como todo. Por poder, pueden, pero no es nada recomendable. También toman coca-cola antes de lo debido, y ahí siguen.

El motivo por el cual los niños no pueden tomar café es que la cafeína si se toma en exceso tiene numerosos efectos secundarios, por todos conocidos (nerviosismo, irritabilidad, insomnio, taquicardias…).

Y esos efectos, en el caso de los niños, se producen con una dosis muchísimo menor, ya que su cuerpo y su masa son mucho menores que los de una persona adulta.

Esta es también la razón por la que no se aconseja tomar café durante el embarazo.

Y, por otro lado, los efectos positivos del café no tienen ningún sentido si los aplicamos a niños pequeños, cuya principal ocupación en el mundo debería ser jugar y relacionarse con sus semejantes.

Resumiendo: las ventajas del café no se dan para niños, y sus desventajas van a manifestarse con mucha mayor fuerza que en los adultos. Ese es el motivo principal por el que los niños no deben tomar café.

Y no, en un niño ni siquiera vale el café descafeinado porque, aunque en pequeñas cantidades, esta versión también lleva cafeína. Descúbrelo aquí: ¿Cuánta cafeína tiene el café descafeinado?

Ls reconocidos beneficios del café solo son aplicables cuando se toma en dosis moderadas y en personas ya adultas. Esas mismas dosis, en un niño, pueden tener consecuencias nada deseables.

¿A qué edad pueden los niños empezar a tomar café?

Antes de nada hay que aclarar que no es obligatorio tomar café, ni mucho menos. Muchas personas adultas llegan a mayores sin haber probado el café, y no pasa nada.

Bien, para saber a qué edad se puede empezar a tomar café no existe una única regla. Depende normalmente del peso y de la cafeína que ya consuman presente en otro tipo de alimentos. Por lo general, no hay prisa para empezar a tomar café: cuanto más tarde mejor. E idealmente, cuando sean ya adultos.

Y… ¿Cómo afecta la cafeína a los adolescentes?

El café, por desgracia, se ha popularizado muchísimo como bebida “energética” en el sector estudiantil para aguantar el sueño y prolongar la concentración en esas largas noches de estudio en las jornadas previas a un examen.

No negamos que esta técnica pudiera servir de ayuda puntual a algunos estudiantes, pero el problema reside en que se tome como hábito. Los adolescentes, aunque ya tienen más cuerpo y resistencia que un niño, todavía no son adultos.

Por tanto, los efectos negativos resultantes del exceso de café pueden notarlos en mayor medida que las personas adultas. Además, no olvidemos que los adolescentes tampoco tienen la edad mínima adecuada y deseable para tomar café con frecuencia.

Pero hay otra consecuencia aún peor: pueden desarrollar más rápido de lo normal una tolerancia al café -si lo consumen a menudo- que provocará que cada vez necesiten tomarlo en mayores cantidades para observar sus beneficios. Un círculo vicioso que a edades tan tempranas no puede terminar bien.

Está muy extendida la idea de que los chicos adolescentes toleran mejor el café que las chicas, o al menos podrían empezar a consumirlo a una edad más temprana.

Esto puede ser cierto parcialmente, pero porque la tolerancia a la cafeína suele ir en función del peso de la persona, no de su sexo (como es lógico).

Y el peso sí que puede ser estadísticamente mayor en los chicos jóvenes que en las féminas.

Y no olvidemos que, en el caso de los adolescentes, a la cantidad de cafeína que lleva el café hay que sumar la que llevan los refrescos de cola, el chocolate y demás alimentos que estos jóvenes suelen consumir en grandes cantidades.

Regla básica para calibrar el efecto de la cafeína en los adolescentes

Si tienes duda, quédate con esta regla básica: los jóvenes adolescentes no deberían tomar más de 2.5 miligramos de cafeína por cada kilo de peso corporal. Una taza puede tener en promedio alrededor de 90-100 miligramos de cafeína (puede ser más o menos, porque varía mucho en función del tipo de grano de café y su preparación), así que echa tus cuentas.

Источник: https://www.comprarmicafetera.com/como-afecta-la-cafeina-a-los-ninos/

¿Pueden los niños de 7 años tomar café? Una guía para los padres

¿A partir de qué edad se puede beber café?

Muchos padres toman una taza de café para empezar la mañana, y muchos han pedido que sus hijos de 7 años también lo pidan, pero ¿puede un niño de 7 años tomar café? Le he preguntado a un pediatra sobre este tema y he investigado un poco para ayudar a proporcionarle la mejor respuesta a esta delicada pregunta.

Entonces, ¿los niños de 7 años pueden tomar café? El café contiene muchos aditivos de cafeína que son adictivos y problemáticos para la salud de un niño. La cantidad y frecuencia de café que bebe un niño puede determinar los problemas de salud que enfrenta. Por ejemplo, como hay tanta cafeína en una taza de café, no se necesita mucho para causar problemas de sueño y nerviosismo en un niño.

Ahora, muchos padres realmente se preocupan por darles café a sus hijos o hacer que se sientan excluidos al no darles café.

Sé lo difícil que puede ser decirle a mi hijo pequeño que no (ejemplo: le encanta cuando le doy un batido Chic-fil-a, y le dejo tomar un poco aunque sea sólo un bebé).

Por lo tanto, he investigado alguna información sobre el café y he recopilado algunas alternativas para ayudarle a saber cuáles son las opciones saludables para usted y su hijo.

La información médica en este artículo fue proporcionada por Monica Fisher, M.D., una pediatra licenciada.

¿Por qué mi hijo quiere café?

Honestamente, la mayoría de los niños quieren tomar café porque ven a sus padres tomándolo. Usted es el mayor modelo a seguir de su hijo, y lo que usted piensa que es genial, ellos lo pensarán. Por lo tanto, si usted no quiere que su hijo quiera tomar café, la mejor manera de prevenir esto es dejar de tomar café usted mismo.

Pero, puede que no quieras hacer eso, así que, ¿qué haces? Bueno, lo mejor que puede hacer es explicarle a su hijo que el café no es una bebida para niños. Es posible que su hijo de 7 años no entienda completamente las implicaciones de por qué no debe tomar café, pero a la mayoría de los niños les gusta que se les expliquen las cosas.

Otra razón por la que su hijo de 7 años de edad podría querer tomar café es porque ha visto a otras personas a su alrededor beberlo y siente curiosidad por saber cómo sabe.

Los niños de 7 años son muy observadores y curiosos, siempre quieren explorar las cosas que les rodean, así que es bueno ayudar a satisfacer esa curiosidad, aunque puede que no sea la mejor idea dejarles probar bebidas más fuertes como el café.

Pero, ¿es el café realmente malo para su hijo de 7 años?

¿Es el café malo para mi hijo de 7 años?

Según Mónica Fisher, pediatra licenciada, el café no se recomienda para niños de 7 años de edad debido a una variedad de razones de salud asociadas con el consumo de cafeína.

Ahora bien, permítanme que prefacie esta sección diciendo que ninguna de estas razones es fatal, pero que pueden llevar a más complicaciones de salud en el futuro. Aquí hay algunos de los que usted debe estar al tanto:

Dolores de cabeza:

Las grandes dosis de cafeína, como las que se encuentran en el café, pueden provocar dolores de cabeza en los niños pequeños. Esto es especialmente cierto si su hijo bebe café con frecuencia y luego deja de beberlo repentinamente. Los dolores de cabeza inducidos por la cafeína pueden ser dolorosos para un niño pequeño y deben ser considerados antes de permitir que su hijo beba cafeína.

Malestar estomacal:

El ácido en el café puede hacer que su niño tenga malestar estomacal, especialmente si su niño lo está tomando con frecuencia.

Interferencia con la absorción de calcio:

Aunque las opiniones varían sobre este tema en particular, la cafeína en el café (que generalmente es una dosis bastante alta), puede interferir con la absorción de calcio en los huesos. Para un niño de 7 años que todavía está creciendo, esto puede ser un problema que podría llevar a otros problemas de salud en el futuro.

Cavidades:

Mucho café tiene azúcares y edulcorantes añadidos para que sepa mejor, pero estos azúcares pueden causar caries en su hijo, que es más propenso a tenerlas a temprana edad.

Deshidratación:

El café es un diurético que hace que su cuerpo elimine los desechos a través de la orina. Beber demasiado café y no suficiente agua puede provocar deshidratación porque el cuerpo no será capaz de absorber el líquido más rápido de lo que lo expulsa.

Adicción:

La cafeína en el café es altamente adictiva, y la adicción al café puede llevar a síntomas de abstinencia si el niño no recibe una dosis de café que sea suficiente para su adicción. Algunos de los síntomas de abstinencia pueden incluir dolores de cabeza, dolores musculares e irritabilidad.

Alternativas de Café

Es posible que usted no se sienta cómodo dejando que su hijo beba café, y eso está bien. La cafeína en el café es poderosa y adictiva. Hay alternativas al café que pueden ayudar a su hijo de 7 años a satisfacer su curiosidad y antojo. Ahora, algunos de estos están cerca del café mientras que otros están lejos de él, pero depende de usted y de su hijo lo que él o ella va a beber.

  1. Un vaporizador: Estos son estupendos para darle a su hijo si realmente quiere algo parecido a lo que su mamá o su papá están bebiendo. Los vaporizadores son una bebida a base de leche que no contiene cafeína ni café, por lo que son seguros en ese departamento. También son bastante deliciosos. Usted puede tratar de hacerlos en casa, o puede pedirlos en su cafetería local, y lo más probable es que a su hijo le encantará.
  2. Chocolate caliente: Esta es una opción clásica, aunque su hijo puede reconocer que esta bebida definitivamente no es café. El chocolate caliente es una bebida rica en chocolate que puede venir con muchos sabores diferentes añadidos (mi favorito es una mezcla de cereza y chocolate).
  3. Sustitutos del café: Muchos sustitutos del café están más cerca del sabor amargo del café sin toda la cafeína. Por lo tanto, digamos que su hijo ha probado un poco de su café y que le ha gustado mucho el sabor amargo, pero usted no se siente cómodo dándoles una taza todos los días. Los sustitutos del café le ofrecen a su hijo ese sabor amargo con menos reacción.
  4. Tés de hierbas (sin cafeína): Los tés de hierbas son otra buena opción para que su hijo de 7 años los beba. Sin embargo, asegúrese de que el té no contenga cafeína antes de comprarlo o de lo contrario su hijo tendrá los mismos efectos secundarios que tendría con el café.
  5. Sidra de manzana: Ahora, esto puede ser más una bebida de temporada para usted y su familia (sé que es para mí), pero si usted está buscando algo que le guste a su hijo, esta bebida con sabor a manzana es muy parecida a un jugo de manzana caliente y condimentado, ¿y a qué niño no le gusta el jugo?
  6. Leche con sabor: A la edad de 7 años, su hijo necesitará mucho calcio para sus huesos en crecimiento, por lo que una leche con sabor podría ser una opción popular. Hoy en día, se pueden encontrar todo tipo de sabores, incluyendo chocolate, fresa e incluso plátano (sí, ya lo he probado antes).
  7. Zumos: El jugo es otra buena alternativa para el café, aunque no se parece en nada al café. El jugo es agradable y dulce y viene en una variedad de sabores que a su hijo de 7 años le encantará.

Con todas estas diferentes bebidas, sin embargo, tenga en cuenta que su hijo necesita beber alrededor de 5 tazas (o 1 litro) de agua cada día. Por lo tanto, asegúrese de darle prioridad a su hijo (y a usted mismo).

Además, tenga cuidado con la cantidad de bebidas azucaradas que bebe su hijo de 7 años. El azúcar puede causar obesidad y caries dental que podrían causar más problemas de salud para su hijo.

Preguntas Relacionadas

Típicamente, un niño no debe consumir demasiada soda, especialmente soda con cafeína. La cafeína y el azúcar en los refrescos pueden causar obesidad. Pero, un refresco ocasional, y tal vez ni siquiera una lata llena, no le hará daño a un niño de 7 años.

Se recomienda que los niños de entre 5 y 8 años de edad beban alrededor de 5 vasos (o un litro) de agua al día. Mantenerse adecuadamente hidratado mantendrá a su hijo de 7 años saludable a medida que siga creciendo.

Источник: https://www.hijosde7.com/pueden-los-ninos-de-7-anos-tomar-cafe-una-guia-para-los-padres/

¿Pueden los niños tomar café?

¿A partir de qué edad se puede beber café?

El café y el té son consideradas dos bebidas ampliamente consumidas en todo el mundo. Se estima que, cada día, se toman alrededor de mil cuatrocientos millones de tazas de café en el mundo, destacando países como Finlandia, donde se estima que cada ciudadano consume al día 3 tazas, pero ¿pueden los niños tomar café?.

Aunque pueda llegar a sorprender, parece que el consumo de cafeína no se limita a niños mayores o adolescentes.

Por ejemplo, un estudio llevado a cabo en el año 2015 sobre niños pequeños de 1 a 2 años realizado en Boston (Estados Unidos) y publicado en el ‘Journal of Human Lactation’ encontró tasas sorprendentes de consumo de café por parte de estos pequeños.

Así, entre los niños de 1 año de edad, el 2.5 por ciento tomaba café, mientras que esta cifra aumentaba al 15 por ciento cuando ya tenían dos años (el equivalente a media taza de café por día).

Mientras que, respecto al té, se calcula que cada día se consumen cerca de 1.500 millones de tazas de té. Destaca por ejemplo un país con una reconocida tradición tetera como es el caso de Reino unido, estimándose que los británicos son capaces de consumir más de 60.000 millones de tazas de té cada año.

Esto es solo una muestra, y un ejemplo claro, de lo extendido que está el consumo de ambas bebidas en todo el mundo.

Un estudio científico publicado en el año 2014 en la revista especializada ‘Pediatrics’ indicó que alrededor del 73 por ciento de los niños consumen cafeína. Mientras que el café y las bebidas a base de café se están convirtiendo en una fuente cada vez más frecuente de cafeína en la dieta de los más pequeños, la mayor parte del consumo de esta cafeína es en forma de refresco.

¿Cuáles son los efectos de la cafeína en los niños?

Aunque pensemos lo contrario, muchos médicos consideran la cafeína como «una droga socialmente aceptable», y además de fácil obtención. Y aunque existen estudios limitados sobre los efectos de la cafeína en niños en crecimiento, se sabe que es un estimulante que afecta principalmente tanto al cerebro como a otros órganos.

No debemos olvidarnos que la cafeína es un estimulante. Y la pregunta es, ¿permitirías que tus hijos tomaran pastillas estimulantes? Probablemente no. Sin embargo, el café, al tratarse de una bebida ampliamente aceptada por la sociedad, está mejor vista.

No existe un estándar respecto al consumo máximo de cafeína en los niños.

En Canadá, por ejemplo, sí existe un límite máximo de 45 mg por día, lo que equivaldría a la cantidad de cafeína que encontramos en una lata de refresco.

Por tanto, en niños pequeños y mayores es bastante fácil sobrepasar esta cantidad. Basta con tomar una taza de café con leche por la mañana y un refresco de cola por la tarde para sobrepasarla.

Y, en los niños pequeños, los síntomas asociados al exceso de cafeína aparecen incluso después de una pequeña cantidad: insomnio, nerviosismo e irritabilidad, malestar de estómago, dolor de cabeza, aumento de la frecuencia cardíaca y dificultad para concentrarse.

Además, se sabe que demasiada cafeína puede interferir con la absorción del calcio. Si tenemos en cuenta que tanto la infancia como la adolescencia son los momentos más importantes para el fortalecimiento de los huesos, esta sustancia estimulante afecta negativamente al crecimiento adecuado.

Tampoco podemos olvidarnos de algo fundamental: es evidente que los niños y adolescentes no van a tomar café solo y sin endulzar.

Por tanto, debemos añadir las cucharadas de azúcar que habitualmente se toman con la bebida. Y lo mismo ocurre si vamos a un establecimiento y le compramos un «café especial» (con un elevado contenido de calorías).

Pasa a convertirse en una bebida llena de calorías vacías en forma de azúcar añadido.

El resultado es evidente: puede provocar un aumento del peso y también de caries dental. Y el problema no es solo el café en sí, sino las «bebidas energéticas» extremadamente dulces que son consumidas diariamente por parte de muchos adolescentes.

Entonces, ¿cuándo está bien que los niños comiencen a tomar café? Posiblemente unos pocos sorbos puntualmente no tendría el mayor inconveniente.

Sin embargo, cuando esos sorbos se convierten en tazas diarias, entonces sí es otra historia.

No debemos olvidarnos que el café es una bebida estimulante y adictiva, y los síntomas de abstinencia son perfectamente reales.

Por tanto, cuando más tarde comience el niño a tomar café, mejor. ¿Lo más recomendable? Tratar de esperar hasta la edad de 18 años.

¿Pueden los niños beber café descafeinado?

¿Y qué pasa con los niños que han probado o sencillamente se sienten atraídos por el café sin haber llegado todavía a la mayoría de edad? Ante cualquier circunstancia, NUNCA des café a tus hijos si son menores de seis años, solo quizás a partir de los 12 podrías echar una gota en su leche, pero poco más o quizás hayas pensado optar por darles café descafeinado, creyendo que la ausencia de cafeína es suficiente para que el café sea inofensivo.

En realidad este no es el caso en absoluto, al contrario: el consumo de café descafeinado en los niños puede causar mucho más daño que el café tradicional.

Esto se debe a que los métodos de extracción alteran ligeramente la naturaleza del producto, haciéndolo aún más dañino para un niño en crecimiento (pero, al igual que la cafeína, el café descafeinado es completamente inofensivo para un adulto.

¿Cuáles son las alternativas al café para niños?

Muy a menudo, los padres se encuentran con dificultades, porque los niños quieren probar los platos en la mesa de sus padres y no se rinden ante el rechazo.

Entonces, ¿qué hacer si los niños quieren sentirse parte de ese ritual mágico encerrado en una taza de café cremoso y envolvente?

La mejor solución es ofrecerle un café de cebada , con un aspecto muy similar al café tradicional. De esta forma podrás prepararle una taza de café cremoso e intenso , haciéndolo sentir genial con muy poco sacrificio.

Lo importante es elegir un café de cebada que no contenga ningún porcentaje de café, es decir, que esté elaborado con cebada 100% pura y natural.

De esta forma, hasta los más pequeños podrán saborear el placer de saborear una buena taza de café, sintiéndose parte del mundo de los adultos.

Artículos de interés:

Источник: https://worldhealthdesign.com/pueden-los-ninos-tomar-cafe/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: