¿A qué edad aparece la ecolalia en niños?

Trastornos del espectro autista: Problemas de comunicación en los niños

¿A qué edad aparece la ecolalia en niños?

Los trastornos del espectro autista (Autism spectrum disorder, ASD) son una discapacidad del desarrollo. Pueden causar problemas sociales, de comunicación y de comportamiento significativos. El término “espectro” se refiere a una variedad de síntomas, habilidades y niveles de discapacidad que pueden tener las personas con estos trastornos.

Los trastornos del espectro autista afectan a cada persona de manera diferente y pueden ser desde muy leves hasta muy graves.

Las personas con estos trastornos tienen ciertos síntomas en común como, por ejemplo, dificultad para relacionarse socialmente.

Sin embargo, existen diferencias en cuanto al comienzo de los síntomas, qué tan graves son, cuántos síntomas se presentan y si se tienen otros problemas. Tanto los síntomas como su gravedad pueden cambiar con el tiempo.

Las señales de comportamiento del trastorno del espectro autista a menudo aparecen temprano en el desarrollo. Muchos niños muestran síntomas entre los 12 y los 18 meses de edad o antes.

¿A quiénes afectan los trastornos del espectro autista?

Los trastornos del espectro autista se presentan en todos los grupo raciales, étnicos y socioeconómicos, y son casi cuatro veces más comunes en los niños que en las niñas. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC*) calculan que uno de cada 54 niños en los Estados Unidos ha sido identificado con algún trastorno del espectro autista.

¿Qué efectos tienen los trastornos del espectro autista sobre la comunicación?

La palabra “autismo” viene del término griego “autos”, que significa “por sí mismo”.

Los niños con un trastorno del espectro autista generalmente están ensimismados y parecen vivir en un mundo privado en el que tienen una habilidad limitada de comunicarse y de interactuar bien con los demás.

Quizás tengan dificultades en el desarrollo del lenguaje y para entender lo que otros les dicen. A menudo también tienen problemas con la comunicación no verbal, como los gestos con las manos, el contacto visual y las expresiones faciales.

En los niños con estos trastornos, la habilidad para comunicarse varía, y su uso de lenguaje depende de su desarrollo intelectual y social. Algunos niños con estos trastornos no pueden comunicarse usando el habla o lenguaje, y algunos podrían tener habilidades muy limitadas de lenguaje.

Otros tienen un vocabulario amplio y pueden hablar sobre temas específicos con mucho detalle. Muchos tienen problemas con el significado y el ritmo de las palabras y frases. Además, es posible que no puedan entender el lenguaje corporal y el significado de los diferentes tonos de voz.

En conjunto, estas dificultades afectan la capacidad de los niños con estos trastornos de interactuar con los demás, especialmente con los niños de su misma edad.

A continuación, se describen ciertos patrones del lenguaje del comportamiento que a menudo tienen los niños con trastornos del espectro autista.

  • Lenguaje repetitivo o rígido. Es común ver que los niños con un trastorno del espectro autista hablan y dicen cosas sin sentido o que no se relaciona con la conversación que están teniendo. Por ejemplo, el niño cuenta del uno al cinco repetitivamente en una conversación que no se trata de números. O puede repetir continuamente las palabras que ha escuchado, lo que se conoce como ecolalia. En la ecolalia inmediata, el niño repite las palabras que alguien acaba de decir. Por ejemplo, el niño responde a una pregunta con la misma pregunta. En la ecolalia tardía, el niño repite las palabras que escuchó antes. El niño puede decir “¿Quieres tomar algo?” cuando pide algo para beber. Algunos niños con un trastorno del espectro autista hablan en un tono de voz más alto o con una voz musical o una voz mecánica como de robot. Otros usan frases hechas para iniciar una conversación. Por ejemplo, el niño dice «Me llamo Tomás», aunque esté hablando con familiares y amigos. Otros pueden repetir lo que escuchan en los programas o anuncios de televisión.
  • Intereses específicos y habilidades excepcionales. Algunos niños pueden iniciar un monólogo muy profundo sobre un tema que les interesa, aunque no puedan tener un diálogo sobre el mismo tema. Otros quizás tengan talento musical o una habilidad avanzada para contar y hacer cálculos matemáticos. Aproximadamente el 10 por ciento de los niños que tienen un trastorno del espectro autista presentan habilidades de «sabio» o son excepcionalmente hábiles en áreas específicas como la memorización, fechas del calendario, música o matemáticas.
  • Desarrollo desigual del lenguaje. Muchos niños con estos trastornos desarrollan ciertas habilidades del habla y del lenguaje que no corresponden al nivel normal y su progreso generalmente es desigual. Por ejemplo, pueden desarrollar rápidamente un gran vocabulario en una determinada área de interés. Muchos niños tienen buena memoria para la información que acaban de escuchar o ver. Algunos pueden leer palabras antes de los 5 años, pero quizás no entiendan lo que leen. A menudo no contestan cuando los demás les hablan ni tampoco cuando los llaman por su propio nombre. Por esto, a veces se cree equivocadamente que los niños con el trastorno del espectro autista tienen un problema de audición.
  • Poca habilidad para la comunicación no verbal. Es común que los niños con un trastorno del espectro autista no puedan hacer gestos (como señalar un objeto, por ejemplo) para dar significado a lo que dicen. Por lo general, evitan el contacto visual, lo que los hace parecer maleducados, desinteresados o distraídos. Sin la posibilidad de hacer gestos o usar otras habilidades no verbales para mejorar sus habilidades de lenguaje oral, muchos niños con estos trastornos se frustran al no poder expresar sus emociones, pensamientos y necesidades. Es posible que demuestren esa frustración con arrebatos verbales u otros comportamientos inapropiados.

¿Cuál es el tratamiento indicado para los problemas del habla y del lenguaje causados por los trastornos del espectro autista?

Si el médico sospecha que el niño tiene un trastorno del espectro autista o un problema de desarrollo, por lo general le dirá que vea a una serie de especialistas, entre ellos, un patólogo del habla-lenguaje (fonoaudiólogo).

Este profesional de la salud está capacitado para tratar a las personas con trastornos de la voz, el habla y el lenguaje. El patólogo del habla-lenguaje hace una evaluación completa de la habilidad del niño para comunicarse y diseña un programa de tratamiento adecuado.

Además, puede solicitar pruebas de audición para asegurar que la audición del niño es normal.

Es fundamental enseñarles a los niños con trastornos del espectro autista cómo mejorar sus habilidades de comunicación para que puedan alcanzar su máximo potencial.

Existen muchas maneras para mejorar las habilidades de comunicación, pero el mejor programa de tratamiento comienza temprano, durante los años preescolares, y está adaptado a la edad y los intereses del niño.

Este tipo de programa también debe ayudar con los problemas de comportamiento y con las habilidades de comunicación del niño y debe reforzar regularmente las acciones positivas.

En su mayoría, los niños que tienen trastornos del espectro autista responden bien a los programas especializados y bien estructurados. Los padres o quienes estén a cargo del cuidado del niño, al igual que otros familiares, deben involucrarse en el programa de tratamiento para que éste forme parte de la vida diaria del niño.

Para algunos niños más pequeños con estos trastornos, una meta realista del tratamiento es mejorar las habilidades del habla y del lenguaje.

Los padres y otras personas encargadas del cuidado del niño pueden aumentar su posibilidad de alcanzar esta meta si ponen atención al desarrollo del lenguaje desde un comienzo.

Así como los niños aprenden a gatear antes de caminar, también desarrollan habilidades previas al lenguaje antes de comenzar a usar palabras.

Estas habilidades incluyen uso del contacto visual, gestos, movimientos del cuerpo, imitación de otras personas y balbuceo y otras vocalizaciones como ayuda para su comunicación. Los niños que no tienen estas habilidades pueden ser evaluados y tratados por el patólogo del habla-lenguaje para así evitar mayores retrasos en el desarrollo.

Para los niños un poco mayores con trastornos del espectro autista, la instrucción en comunicación les enseña habilidades básicas del habla y del leguaje, como palabras solas y frases.

La instrucción avanzada se enfoca en la manera en el que el lenguaje puede servir un propósito, como aprender a mantener una conversación con otra persona, lo cual incluye mantenerse dentro del tema y esperar el turno para hablar.

Algunos niños con estos trastornos quizá nunca lleguen a desarrollar habilidades del habla y del lenguaje verbal. Para ellos, la meta puede ser aprender a comunicarse usando gestos, como con el lenguaje de señas.

Otros tienen como meta comunicarse mediante un sistema de símbolos donde se usan dibujos para comunicar ideas.

Los sistemas de símbolos incorporan, entre otras cosas, pizarras para dibujar, tarjetas y hasta aparatos electrónicos sofisticados que generan el lenguaje a través de botones que representan las acciones o cosas comunes.

¿Qué investigaciones se están llevando a cabo para mejorar la comunicación en los niños con trastornos del espectro autista?

La ley federal del 2014 para combatir el autismo (Autism CARES Act) puso especial atención a la necesidad de ampliar la investigación y mejorar la coordinación entre todos los componentes de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) encargados de financiar las investigaciones sobre estos trastornos. Estos institutos incluyen el Instituto Nacional de la Salud Mental (NIMH*), junto con el Instituto Nacional de la Sordera y Otros Trastornos de la Comunicación (NIDCD*), el Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano Eunice Kennedy Shriver (NICHD*), el Instituto Nacional de Ciencias de la Salud Ambiental (NIEHS*), el Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares (NINDS*), el Instituto Nacional de Investigación en Enfermería (NINR*) y el Centro Nacional de Salud Complementaria e Integral (NCCIH*).

Hay cinco institutos dentro de los NIH (NIMH, NIDCD, NICHD, NIEHS y NINDS) que juntos apoyan los Centros de Excelencia en Autismo (ACE*, en inglés), un programa de centros de investigación y redes universitarias en los Estados Unidos.

Allí, los científicos estudian una gran variedad de temas que van desde las investigaciones en ciencias básicas que exploran los componentes moleculares y genéticos del autismo, hasta los estudios de investigación clínica traslacional que evalúan nuevos tipos de terapias de comportamiento.

En algunos de estos estudios participan niños con trastornos del espectro autista que tienen habilidades limitadas del habla y del lenguaje, y podrían llevar a evaluar nuevos tratamientos o terapias.

Para obtener información acerca de los ensayos clínicos que se están llevando a cabo, visite el sitio web de los NIH sobre ensayos clínicos y use el término “autism” (autismo) en la búsqueda. Encontrará dónde están localizados y quiénes pueden participar.

El NIDCD además apoya las investigaciones que mejoran la vida de las personas con trastornos del espectro autista y sus familias (enlace en inglés).

Un taller en inglés dirigido por el NIDCD se enfocó en los niños con trastornos del espectro autista que tienen habilidades limitadas del habla y del lenguaje, lo que resultó en dos artículos innovadores.

1 Otro taller en inglés del NIDCD sobre la medición del lenguaje en niños con estos trastornos resultó en una serie de recomendaciones para estandarizar la evaluación de las habilidades del lenguaje. Los puntos de referencia facilitarán y harán más precisa la comparación de la eficacia de los diferentes tratamientos y terapias.

Los investigadores financiados por el NIDCD en universidades y organizaciones del país también están estudiando:

  • Formas de evaluar de manera confiable los retrasos en el desarrollo del habla y el lenguaje en el primer año de vida, con el objetivo de desarrollar tratamientos eficaces para abordar los desafíos de comunicación que enfrentan muchas personas con trastornos del espectro autista.
  • Cómo los padres pueden afectar los resultados de los diferentes tipos de terapias de lenguaje para niños con trastornos del espectro autista.
  • Mejores maneras para desarrollar la comunicación entre niños con y sin los trastornos del espectro autista. Esto podría incluir un tablero de comunicación con símbolos e imágenes, o incluso una aplicación para teléfonos celulares inteligentes.
  • Técnicas para ayudar a los investigadores a comprender mejor cómo los niños muy pequeños con trastornos del espectro autista perciben las palabras, así como los problemas que tienen con las palabras.
  • Maneras rentables de prevenir o reducir el impacto de los problemas médicos o de salud que afectan el habla, el lenguaje y las habilidades sociales en niños que tienen un alto riesgo (por ejemplo, los hermanos menores de niños con trastornos del espectro autista).
  • El desarrollo de software para ayudar a las personas con los trastornos del espectro autista que tienen dificultad con el habla a comunicar pensamientos complejos e interactuar de manera más eficaz en la sociedad.

*Son las siglas del nombre del instituto o programa en inglés.

¿Dónde puedo obtener más información sobre los trastornos del espectro autista?

Hay información de otros Institutos y Centros de los NIH que participan en la investigación sobre los trastornos del espectro autista en la página de información de salud de los NIH. Para su búsqueda, haga clic en el término “autismo”.

El NIDCD mantiene un directorio de organizaciones que ofrecen información sobre los procesos normales y los trastornos de la audición, el equilibrio, el gusto, el olfato, la voz, el habla y el lenguaje. Actualmente, el directorio está disponible solamente en inglés.

Para más información, comuníquese con nosotros al:

Centro de Información del NIDCD1 Communication AvenueBethesda, MD 20892-3456Número de teléfono gratuito: (800) 241-1044Número gratuito TTY: (800) 241-1055

Correo electrónico: nidcdinfo@nidcd.nih.gov

Publicación de NIH núm. 97-4315 S
Abril de 2020

Источник: https://www.nidcd.nih.gov/es/espanol/problemas-de-comunicacion-en-los-ninos-con-trastornos-del-espectro-autista

Ecolalia: qué es, causas y trastornos relacionados

¿A qué edad aparece la ecolalia en niños?

Las alteraciones y lesiones que afectan a las estructuras cerebrales implicadas en el lenguaje, en las conductas imitativas y en la inhibición de la conducta pueden provocar los síntomas que conocemos como ecofenómenos, consistentes en repetir movimientos o palabras que la persona ha visto u oído previamente.

Uno de estos síntomas es la ecolalia, en que se imitan palabras o frases. En este artículo describiremos qué es la ecolalia, cuáles son sus causas más habituales y a qué trastornos psicológicos y médicos se asocia normalmente.

  • Quizás te interese: «Los 16 trastornos mentales más comunes»

¿Qué es la ecolalia?

El término “ecolalia” se utiliza para denominar la repetición involuntaria de palabras dichas por otras personas. Es un síntoma característico de distintos trastornos psicológicos, tanto orgánicos como funcionales, como el autismo, la afasia y la esquizofrenia.

La repetición puede consistir en una sola palabra o, por el contrario, en mensajes muy prolongados; en ocasiones no sólo se repiten palabras o frases, sino monólogos, conversaciones o canciones enteras. Cuando la persona se imita a ella misma en lugar de a otras hablamos de palilalia.

La ecolalia es un ecofenómeno, es decir, una conducta imitativa que se produce sin control consciente. Otros dos ecofenómenos muy habituales son la ecopraxia, en que se repiten acciones o gestos de otros, y la ecomimia, consistente en la imitación de expresiones faciales.

Tipos de ecolalia

Los síntomas de ecolalia se clasifican en función de dos criterios: la latencia de la respuesta (es decir, el tiempo que tarda en aparecer la repetición) y la intencionalidad de la conducta. Así, podemos hablar de ecolalia inmediata o retardada y de ecolalia funcional o no funcional.

La ecolalia inmediata, como su nombre indica, se produce justo después de que la persona escuche la vocalización. La ecolalia retardada puede darse en cualquier momento, existiendo en ocasiones una distancia temporal de años entre la verbalización original y la imitación.

Siguiendo el criterio de intencionalidad, dividimos las manifestaciones ecolálicas en funcionales, cuando la persona tiene una intención comunicativa o de autorregulación, y no funcionales, si no se dan las condiciones anteriores.

Causas de este fenómeno

La conducta imitativa, incluyendo la ecolalia, es normal y adaptativa en niños y niñas, puesto que la utilizan para adquirir e interiorizar nuevos comportamientos. Sin embargo, a medida que el lenguaje se desarrolla y el pequeño aprende habilidades de autorregulación cognitiva este fenómeno se vuelve menos habitual.

A partir de los 3 años la ecolalia puede ser un signo de que existe un trastorno subyacente que afecta al progreso del lenguaje o de la inhibición conductual; de este modo, es frecuente que aparezca ecolalia en niños ciegos, con dificultades de aprendizaje o con un trastorno generalizado del desarrollo.

La ecolalia en adultos por lo general es considerada patológica porque tiende a ser una manifestación de lesiones en el cerebro; se asocia particularmente a daños en el lóbulo frontal del hemisferio izquierdo provocados por factores genéticos, traumatismos, accidentes cerebrovasculares u otras causas.

En este sentido parecen tener especial relevancia el área motora suplementaria y la parte medial del lóbulo frontal. También se ha destacado el papel de las llamadas “neuronas espejo”, que se disparan cuando imitamos la conducta de otros, tanto externamente como en la imaginación.

Trastornos relacionados

Existen muchos trastornos que alteran el funcionamiento del lenguaje y de la inhibición conductual y que por tanto son susceptibles de provocar ecolalia. A continuación describiremos brevemente las alteraciones que se asocian de forma más habitual con este fenómeno.

1. Espectro autista

El concepto “trastornos del espectro autista”, que se introdujo en el DSM-5, engloba el síndrome de Asperger, el trastorno desintegrativo de la infancia y el síndrome de Rett, además del propio autismo de Kanner y de otros trastornos generalizados del desarrollo.

Este conjunto de síndromes se deben probablemente a disfunciones en las neuronas espejo derivadas de causas genéticas. Los trastornos del espectro autista afectan a la comunicación, a la interacción social y a la amplitud del repertorio conductual, y en muchos casos cursan con déficits intelectuales.

En el marco del autismo el tipo de ecolalia puede variar en función de la intensidad de las alteraciones y de la situación concreta. Así, es más probable que se dé ecolalia no funcional en autistas que no comprenden el habla, mientras que la funcional puede usarse para compensar las dificultades lingüísticas. En estos casos es habitual la ecolalia inmediata.

2. Síndrome de Tourette

El síndrome de Tourette se caracteriza por la presencia crónica y simultánea de tics motores y vocales. Uno de los síntomas más conocidos del síndrome de Tourette es la coprolalia, que consiste en la emisión impulsiva de palabras obscenas o socialmente incorrectas, si bien sólo se da en un 10% de los casos aproximadamente.

De modo similar, y aunque resultan menos frecuentes que la coprolalia, también se producen ecofenómenos como la ecolalia y la ecopraxia en el contexto de este trastorno. La palilalia es otro de los posibles síntomas del síndrome de Tourette.

3. Afasia

Las lesiones debidas a accidentes cerebrovasculares o a traumatismos craneoencefálicos a menudo provocan afasia, un conjunto de trastornos del lenguaje asociados con el daño cerebral. En estos casos la ecolalia suele tener un carácter compulsivo y no funcional.

La ecolalia es particularmente frecuente en la afasia transcortical sensorial, que se produce como consecuencia de lesiones en el lóbulo temporal. Además de la ecolalia, otras características de este tipo de afasia son la presencia de parafasias (sustitución de palabras por otras incorrectas) y el mantenimiento de la comprensión verbal.

4. Demencia

Las demencias son enfermedades neurodegenerativas que provocan una pérdida progresiva de las facultades cognitivas, especialmente la memoria. Cuando las lesiones afectan a las regiones cerebrales implicadas en el lenguaje y en la autorregulación pueden provocar síntomas de ecolalia similares a los de la afasia.

La ecolalia es especialmente habitual en las demencias frontotemporales, sobre todo en la enfermedad de Pick. Los trastornos degenerativos que afectan a los ganglios basales, como la enfermedad de Parkinson, la de Huntington y la parálisis supranuclear progresiva, también provocan ecofenómenos con frecuencia.

  • Quizás te interese: «Tipos de demencias: formas de pérdida de cognición»

5. Esquizofrenia

El DSM-IV define la esquizofrenia como un trastorno crónico caracterizado por la presencia de alucinaciones, ideas delirantes, lenguaje desorganizado y/o aplanamiento afectivo, entre otros síntomas.

Uno de los subtipos de esquizofrenia es la catatónica, que implica alteraciones por exceso o por defecto en el movimiento. La ecolalia y la ecopraxia son habituales en la esquizofrenia catatónica.

Источник: https://psicologiaymente.com/clinica/ecolalia

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: