¿A qué edad es recomendable dar leche de vaca al bebé?

Contents
  1. Bebés: ¿cuándo hay que dejar la leche de fórmula y pasar a la de vaca?
  2. El bebé cumple un año: ¿fórmulas lácteas o leche de vaca?
  3. Los beneficios de la leche de vaca
  4. Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines
  5. Alimentar a su hijo de 1 a 2 años de edad
  6. ¿Y qué pasa con la leche?
  7. ¿Por qué es importante el hierro?
  8. ¿Qué alimentos debería evitar mi hijo?
  9. ¿Cuánto debería comer mi hijo?
  10. Bebés y leche de vaca, ¿cuándo y cómo introducirla?
  11. ¿Qué tipo de leche debo darle?
  12. Los niños de 1 año deben beber unos 500 ml de leche al día, repartidos en dos tomas, normalmente por la mañana y por la noche. ¿Y si no hay manera de que beba leche?
  13. ¿Desde cuándo puedo dar leche de vaca a mi hijo?
  14. ¿Qué son las leches de fórmula para bebés?
  15. ¿Qué tipos de fórmula existen?
  16. ¿Desde cuándo puedo dar leche de vaca entera a mi hijo?
  17. Cuándo dar LECHE de VACA a un BEBÉ – según la OMS y AEPED
  18. ¿Es buena la leche de vaca para bebés?
  19. ¿A que edad se puede dar leche de vaca a un bebé?
  20. Leche de crecimiento o leche de vaca
  21. Pero, ¿qué dice la realidad?
  22. La educación nutricional es el principal remedio
  23. ¿Qué importancia tiene la leche para los niños pequeños?
  24. ¿Son las leches de «crecimiento» sólo marketing?
  25. ¿Qué aporta una leche de crecimiento diferente de una leche de vaca normal?
  26. Cuando se elige una leche de crecimiento debería cumplir estas características :
  27. En resumen:
  28. Lidl
  29. Lactancia materna
  30. ¿Cuándo podemos empezar con los lácteos y la leche de vaca?
  31. Leche de vaca

Bebés: ¿cuándo hay que dejar la leche de fórmula y pasar a la de vaca?

¿A qué edad es recomendable dar leche de vaca al bebé?

La leche materna es, sin ninguna duda, el alimento más perfecto para el bebé. No solo porque contiene todos los nutrientes y aportes que el niño requiere, sino porque, además, su composición se va modificando con el paso del tiempo para acompañar el desarrollo de la criatura: le da al bebé lo que necesita en el momento en que lo necesita.

Estivill o González: ¿qué método es más apropiado para dormir niños?

Por eso, la Organización Mundial de la Salud, la Asociación Española de Pediatría (AEP) y demás organismos especializados recomiendan que la lactancia materna sea la forma de alimentación exclusiva durante los primeros seis meses de vida, y que se mantenga en la dieta, combinada con otros productos, al menos hasta que el bebé cumpla un año.

El problema es que, por variadas circunstancias, muchos niños no pueden tomar leche materna. En estos casos, se debe recurrir a las llamadas leches de fórmula.

¿En qué consiste la leche de fórmula? Es una sustancia que se elabora a partir de la leche de vaca, la cual se modifica «para asemejarla a la leche materna en cuanto a contenido proteico», según explican los protocolos de la AEP en un artículo sobre la ‘Alimentación del lactante sano’.

El sistema digestivo del bebé, en sus primeros meses de vida, aún no está preparado para digerir leche de vaca normal.

Las leches de fórmula se comercializan sobre todo en tres presentaciones. La más popular es la leche en polvo; también existen las leches líquidas listas para usar y las leches líquidas concentradas. Por otra parte, no son todas iguales en cuanto a su composición. Están las fórmulas tipo 1 o de inicio, aconsejadas para los primeros seis meses de vida.

Después vienen las fórmulas tipo 2 o de continuación, para el segundo semestre. Las de este segundo grupo tienen una concentración mayor de proteínas y hierro, pero la diferencia es poco apreciable y puede compensarse muy bien con los alimentos sólidos que, a partir de los seis meses, los pediatras recomiendan introducir en la dieta del niño.

El bebé cumple un año: ¿fórmulas lácteas o leche de vaca?

Hay también un tercer tipo de leches de fórmula: las de tipo 3, también conocidas como junior o de crecimiento. Las empresas fabricantes las sugieren para bebés de un año de edad en adelante, y anuncian que estos productos aportan vitaminas, minerales, grasas modificadas y otros nutrientes necesarios para esa etapa.

El Manual práctico de nutrición en pediatría, elaborado por el Comité de Nutrición de la AEP en 2007, afirma que «es bueno mantener la leche materna o de fórmula adaptada de continuación hasta los 2 años».

Sin embargo, en un informe publicado en 2013, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria aseguraba que las fórmulas de tipo 3 no proporcionan ningún elemento que no se pueda obtener a través de una alimentación saludable y natural. 

En cambio, sí podrían incluir «componentes inadecuados» -azúcares, sobre todo- que elevaran el riesgo de ingestas excesivas por parte de los niños. Por ello, el organismo destacaba que, en vez de fórmulas de crecimiento, es preferible la leche de vaca. En consecuencia, no existe un consenso.

Los profesionales de la salud admiten que se trata de un asunto «un poco controvertido». En cualquier caso, sí coinciden en que a partir del año de vida los niños ya pueden tomar leche de vaca, y aprovechar sus numerosos beneficios.

Los beneficios de la leche de vaca

Desde que cumplen un año, entonces, los niños pueden tomar leche de vaca y demás productos lácteos, los cuales «constituyen un grupo de alimentos completo y equilibrado» cuyo consumo «mejora la calidad global de la dieta, en especial de calcio, potasio, magnesio, cinc, vitaminas A y D, riboflavina y folato».

Así lo explican José Manuel Moreno Villares, pediatra de la Unidad de Nutrición Clínica del Hospital 12 de Octubre, y María José Galiano Segovia, del Centro de Salud Montessori, ambos de Madrid, en un documento publicado por la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria.

Dado que el calcio, según los mismos especialistas, «constituye el principal componente del hueso y es esencial para el mantenimiento de una buena salud ósea», se recomiendan el consumo de dos raciones diarias en la primaria infancia. Cada ración equivale a 200-250 mililitros de leche, 125 mililitros de yogur o 40-50 gramos de queso curado. 

Otros alimentos también proporcionan calcio, como el pescado, las yemas de huevo, la espinaca y las judías verdes, pero su aporte es bastante más bajo, por no hablar de las mayores dificultades para que los niños coman estos productos.

Moreno Villares y Galiano Segovia mencionan también que, «por razones no del todo conocidas», en los últimos años ha habido «una campaña de desprestigio de la leche de vaca«, en la que se le han atribuido efectos nocivos para la salud.

Los investigadores destacan que, sin embargo, esos efectos negativos solo se han hallado de forma recurrente en casos de ferropenia (déficit de hierro), pero casi siempre en bebés que habían tomado leche de vaca antes del año de vida, y en el caso puntual de alergia a las proteínas de la leche de vaca o intolerencia a la lactosa.

Si no existen estos cuadros, disminuir o eliminar la presencia de productos lácteos en la dieta del niño «puede contribuir a que no se cubran los requerimientos de nutrientes en algunos grupos de edad», destacan estos pediatras. Los niños, de ese modo, quedarían expuestos a riesgos mayores que los que se pretenden evitar.

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

suscríbete a nuestros boletines

Según los criterios de la Sociedad Europea de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica, la existencia de un familiar directo con alergia a las proteínas de la leche de vaca implica para el niño un alto riesgo de padecerla también. Por lo tanto, la AEP recomienda extremar las precauciones.

Hay que tenerlo en cuenta especialmente durante el segundo semestre de vida del bebé, cuando se incorporan los alimentos sólidos, ya que muchas galletas y otros productos incluyen esas proteínas. En los niños con este riesgo, se deben evitar hasta que el niño cumpla un año.

En general, para prevenir la alergia a las proteínas de la leche de vaca, el Comité de Nutrición de la AEP sugiere a las mujeres una dieta equilibrada y saludable durante el embarazo, sin excluir lácteos ni ningún otro alimento considerado alergénico, como pescado o huevos. Y, como en todos los casos, la lactancia materna siempre que sea posible.

La intolerancia a la lactosa, por su parte, es excepcional en los recién nacidos, y cuando aparece suele hacerlo a partir de los 3 años de edad, y sobre todo en la edad adulta. Por ello, salvo en esos casos poco frecuentes, no debería ser un factor a considerar al momento de comenzar a dar leche de vaca al niño.

Источник: https://www.eldiario.es/consumoclaro/madres_y_padres/cuando-empezar-leche-de-vaca-bebe_1_3275011.html

Alimentar a su hijo de 1 a 2 años de edad

¿A qué edad es recomendable dar leche de vaca al bebé?

  • Tamaño de texto más grande

Los niños de esta edad están haciendo la transición hacia una dieta más parecida a la que lleva usted. Siga introduciendo nuevos sabores y nuevas texturas en la dieta de su hijo. Las preferencias alimentarias se establecen pronto en la vida de una persona; por lo tanto, deje que su hijo desarrolle una preferencia por los alimentos saludables desde el principio.

Los niños pequeños tienen estómagos pequeños, así que sirva a su hijo alimentos que contengan los nutrientes que necesita para crecer sano y fuerte, y limite los dulces y las calorías vacías.

Su hijo seguirá explorando la conducta de comer solo, primero con las manos y luego con los cubiertos, a partir de los 15 a 18 meses de edad. Dé a su hijo muchas oportunidades para practicar esas habilidades, pero échele una mano cuando surja la frustración. Mientras vaya desarrollando esas habilidades, manténgase al margen y deje que su hijo tome la iniciativa.

A los niños de esta edad les gusta afirmar su independencia, y la mesa es un lugar donde puede dar a su hijo cierto sentido de control. Recuerde: usted decide qué variedad de alimentos saludables ofrece a su hijo en cada comida y su hijo decide cuáles de esos alimentos se come, cuánto come y si se los come o no.

¿Y qué pasa con la leche?

La leche es una parte importante de la dieta de un niño durante la primera infancia porque proporciona calcio y vitamina D, que ayudan a desarrollar unos huesos fuertes.

La mayoría de los niños menores de 2 años deben beber leche entera, porque necesitan grasas para crecer y para que se les desarrolle el cerebro con normalidad.

Si su hijo tiene sobrepeso o si cuenta con antecedentes familiares de obesidad, colesterol alto o problemas de corazón, su médico es posible que le recomiende cambiar a una leche de contenido reducido en grasas (2%).

Cuando su hijo cumpla 2 años, podrá cambiar a leche semidescremada o descremada.

Entre los 12 y los 18 meses de edad, es un buen momento para hacer la transición al vaso o la taza. En vez de retirarle todos los biberones de golpe, vaya eliminándolos de forma progresiva, empezando por el de la hora de la comida. Ofrézcale un vaso o una taza de leche después de que haya empezado a comer.

A algunos niños, no les gusta la leche de vaca al principio, porque sabe diferente que la leche materna o de fórmula, a la que están acostumbrados. Si le ocurre esto a su hijo, puede empezar mezclando leche materna o de fórmula con leche de vaca entera e ir adaptando la mezcla de forma progresiva hasta que acabe tomando el 100% de leche de vaca.

¿Por qué es importante el hierro?

Es importante estar pendiente de una posible deficiencia de hierro después de que los niños hayan cumplido 1 año. Una deficiencia de hierro puede afectar el desarrollo físico, mental y conductual del niño y puede provocar anemia.

Para ayudar a prevenir una deficiencia de hierro:

  • Limite la ingesta de leche de su hijo a 16 onzas (480 ml) al día.
  • Incluya alimentos ricos en hierro en la dieta de su hijo, como la carne, el pollo, el pescado, los frijoles y los alimentos enriquecidos con hierro.
  • Siga sirviéndole cereales enriquecidos con hierro hasta que su hijo coma una variedad de alimentos ricos en hierro (cuando tenga entre 18 y 24 meses).

Hable con el médico de su hijo si le preocupa que su hijo bebe demasiada leche, no ingiere una cantidad suficiente de alimentos ricos en hierro, o si se está planteando la posibilidad de dar a su hijo un suplemento vitamínico.

¿Qué alimentos debería evitar mi hijo?

A estas alturas, su hijo debería comer una amplia variedad de alimentos. Siga estando pendiente de posibles reacciones alérgicas cuando le introduzca alimentos nuevos. Es más probable que un niño desarrolle alergias alimentarias si él o un pariente cercano tienen alergias o afecciones relacionadas con la alergia (como el eccema o el asma).

Evite los alimentos asociados a riesgo de atragantamiento y asfixia por aspiración, como las palomitas de maíz, los caramelos duros, los perritos calientes, las verduras y hortalizas crudas, las frutas duras, como las uvas enteras, las pasas y los frutos secos. Supervise a su hijo constantemente mientras come.

¿Cuánto debería comer mi hijo?

Ofrézcale a su hijo tres comidas principales y dos o tres tentempiés entre comidas cada día. Pero recuerde que es habitual que los niños de esta edad se salten comidas.

Permitir que un niño se salte una comida es difícil de aceptar para muchos padres, pero se debe dejar que los niños respondan a sus propias pistas internas sobre el hambre y la saciedad.

No obligue a comer a un niño cuando no tenga hambre.

No permita que su hijo coma cuando quiera a lo largo del día. Siga un horario regular para las comidas y los tentempiés, a fin de que su hijo sepa que la comida está disponible a ciertas horas del día.

Si tiene dudas sobre la cantidad de alimento que come o que debería comer su hijo, hable con su médico.

Revisado por: Mary L. Gavin, MD

Fecha de revisión: enero de 2018

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/feed12yr-esp.html

Bebés y leche de vaca, ¿cuándo y cómo introducirla?

¿A qué edad es recomendable dar leche de vaca al bebé?

Por diversos motivos, no se debe dar leche de vaca a los menores de 12 años, pero no eso no implica que sea obligatorio empezar a esa edad a darles leche de vaca.

De hecho, si sigues dándole el pecho y el aporte de esta es suficiente con la lactancia materna, no hace falta que introduzcas la leche de vaca en su alimentación.

Sin embargo, si le das pocas tomas, puedes empezar a darle leche entera de vaca para desayunar, por ejemplo. O en aquellas tomas que no le des tú el pecho.

Además, hay padres que optan por darle leches de crecimiento o de fórmula tipo 3 hasta los 2 años ya que están enriquecidas con nutrientes extra, como omega 3, vitaminas, minerales, etc.

No obstante, estas leches son más caras y no son necesarias siempre que el niño siga una dieta sana y variada rica en frutas, verduras, pescados, legumbres, etc.

Existen diversos motivos por los que no se debe dar este tipo de leche a menores de un año.

El principal es que es una leche con un alto nivel de proteínas (tres veces más que la leche materna), lo que podría dañar los riñones del bebé que no están preparados para asimilar tantas proteínas, por lo que podría sufrir una sobrecarga renal.

Es lógico si lo pensamos ya que las vacas son mucho mayores que los humanos, por lo que es normal que su leche contenga muchas más proteínas para satisfacer las necesidades de los terneros.

Además, la leche de vaca tiene un contenido en hierro bastante bajo para las necesidades de bebés de esta edad, por lo que si toman leche de vaca cuando su alimentación es exclusivamente la leche, podrían sufrir anemia ferropénica.

Ligado a este motivo, se encuentra que la leche de vaca puede provocar, en los menores de 12 meses, microsangrados a nivel intestinal, lo que aumentaría la anemia.

Por último, la leche de vaca es uno de los alimentos más alérgicos que existen, por lo que no es recomendable ofrecerla hasta que el sistema digestivo del bebé ha madurado lo suficiente como para que no piense que es un alérgeno.

¿Qué tipo de leche debo darle?

La leche, y los derivados lácteos, son un alimento imprescindible ya que son fuente de calcio, necesario para asegurar el correcto crecimiento y desarrollo de los huesos y dientes. Es también esencial en el proceso de coagulación de la sangre y el control de los músculos.

Además, la leche es fuente de vitamina D, que ayuda al organismo a absorber mejor el calcio. Y proporciona proteínas para el crecimiento y carbohidratos para darle energía.

Por eso, si optas por empezar con la leche de vaca, debes elegir leche entera porque los niños necesitan grasa para crecer y así se absorben mejor las vitaminas liposolubles A, D, E y K.

No se debe dar leche semidesnatada ni desnatada a niños a no ser que tengan un problema de sobrepeso y se lo recomiende el pediatra. La leche desnatada contiene un nivel demasiado alto de proteínas y minerales para los niños de esta edad.

Tampoco debes darle leche cruda o sin pasterizar ya que puede contener diversas bacterias peligrosas para el sistema inmunológico todavía inmaduro del bebé.

Sí que pueden tomar también desde los 12 meses kéfir, leche fermentada. 

Los niños de 1 año deben beber unos 500 ml de leche al día, repartidos en dos tomas, normalmente por la mañana y por la noche.

¿Y si no hay manera de que beba leche?

Si ya has dejado de darle el pecho a tu bebé y se niega  a tomar leche de vaca, puedes probar con las leches de crecimiento, cuyo sabor suele ser menos fuerte.

También puedes probar diversas marcas y a dársela caliente o fresquita, quizá lo que no le agrada es la temperatura.

Otra opción es echarle a la leche una cucharadita de cacao en polvo. Este no es malo y puede consumirse desde los 12 meses siempre que sea en cantidades pequeñas. También puedes mezclárselas con sus cereales.

Además, no te obsesiones solo con la leche, si bebe poca leche pero toma muchos yogures y queso, estará recibiendo el aporte de calcio que necesita.

No obstante, no permitas que deje de beber leche, dale todos los días un poco para que se vaya acostumbrando a su sabor y no la aparte del todo de su dieta. 

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/alimentacion-bebe/bebes-y-leche-de-vaca-cuando-y-como-introducirla-8206

¿Desde cuándo puedo dar leche de vaca a mi hijo?

¿A qué edad es recomendable dar leche de vaca al bebé?

La Organización Mundial de la Salud recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses de edad del bebé.

Pasada esta edad los requerimientos de nutrientes de los niños no se cubren solo con leche por lo que debe iniciarse la diversificación alimentaria, manteniéndose la lactancia materna hasta los 2 años o más, siempre que el niño y la madre quieran.

Estas recomendaciones han sido asumidas por todas las sociedad científicas a nivel mundial incluyendo la Asociación Española de Pediatría a través del Comité de Lactancia Materna (Link). Sin embargo, algunas madres deciden dar menos tiempo el pecho a sus hijos y cambiar antes a otro tipo de leche, en general leche de vaca.

Muchas madres nos preguntan en la consulta de pediatría sobre qué tipo de leche de fórmula pueden dar a sus hijos y cuándo cambiar a leche entera. En el post de hoy te resolvemos las dudas sobre este tipo de productos alimentarios.

¿Qué son las leches de fórmula para bebés?

La leche es el principal alimento de un bebé hasta los 6 meses y una parte muy importante hasta el año de vida.

Sin embargo, hasta esa edad, tanto el sistema digestivo como el sistema renal de los niños pequeños no está preparado para asumir la digestión de leche de vaca entera.

Por ello, la industria farmacéutica pone a disposición de las madres o padres que hayan optado por no dar o suspender la lactancia materna a sus hijos antes de esta edad una serie de leches adaptadas para que alimenten lo mejor posible a estos niños.

La base de estos preparados lácteos (conocidos como “leche de fórmula”) suele ser leche de vaca (también existe a base de leche de cabra) a la que se añaden o quitan diferente nutrientes para que se parezcan lo máximo posible a la leche humana.

Uno de los nutrientes con los que están fortificadas estas fórmulas es con hierro debido a su bajo contenido en la leche de vaca, la cual no es capaz de cubrir por si sola las necesidades de los niños.

Como os podéis imaginar, por muy conseguida que esté esa fórmula nunca conseguirá ser exactamente igual que la que toman los bebés lactados al pecho de sus madres.

¿Qué tipos de fórmula existen?

Debido a esa inmadurez del sistema digestivo y renal, las leches de fórmula se dividen en dos grandes grupos.

Las “leche de inicio” o tipo 1 es la que se recomienda desde el nacimiento hasta los 6 meses de vida, mientras que la “leche de continuación” o tipo 2 es aquella que cubriría las necesidades de un niño desde los 6 meses hasta el año de vida.

Además existe un tercer tipo de leche conocida como “leche de crecimiento” o tipo 3 que podría darse desde el año de vida en adelante.

¿Desde cuándo puedo dar leche de vaca entera a mi hijo?

La recomendación actual de la ESPGHAN (Sociedad Europea de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica) es la de no utilizar la leche de vaca entera como bebida principal de un niño por debajo de los 12 meses de vida.

Sin embargo, a partir de los 9-10 meses, los niños son capaces de digerir sin problemas pequeñas cantidades de leche de vaca entera (por debajo del 30% del aporte total, lo que representaría el volumen de un yogur en un niño que tomara 500 ml de leche al día).

Muchos os preguntareis por qué existen entonces leches tipo 3, ya que con las recomendaciones actuales no son necesarias. Este tipo de leche son similares a la leche de vaca entera aunque suelen estar fortificadas de hierro, vitamina D y ácidos polinsaturados (PUFAs) entre otros.

Quizá estas fórmulas estarían justificadas en niños muy mal comedores. Sin embargo, desde Dos Pediatras en Casa apostamos por enseñar a comer sano a los niños ya que la solución correcta pasa por ahí más que por suplementar las deficiencias de una dieta inadecuada.

Por otro lado, los niños que toman en leche de vaca en exceso (tanto de fórmula como entera) tienen ingestas excesivas de energía, proteínas y grasas, todas ellas relacionadas con obesidad, diabetes, hipertensión…. Además, estos niños suelen padecer anemia debido a la baja cantidad de hierro que acaban tomando. Por ello, nunca debería sustituirse una comida que un niño rechaza por un vaso de leche.

Estas recomendaciones que te hemos contado las hemos extraído del documento de posicionamiento de la ESPGHAN sobre la Alimentación Complementaria (que puedes consultar en este Link) y sobre las Formulas para Niños (en este otro Link), ambos están en ingles.

Источник: https://blogs.20minutos.es/dos-pediatras-en-casa/2017/12/26/desde-cuando-puedo-dar-leche-de-vaca-a-mi-hijo/

Cuándo dar LECHE de VACA a un BEBÉ – según la OMS y AEPED

¿A qué edad es recomendable dar leche de vaca al bebé?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera como lactantes a los niños y niñas menores de 24 meses de edad que se alimentan exclusivamente de leche o que esta tiene una presencia importante en su dieta diaria.

Aquellos con edades comprendidas entre los 28 días y los 12 meses son “lactantes menores” y entre los 12 y los 24 meses “lactantes mayores”.

Pero durante este período de tiempo, los bebés pueden tomar varios tipos de leche dependiendo los meses que tengan: materna, que es la más idónea, fórmula artificial o leche de otros mamíferos como la de la vaca o la de cabra.

En este artículo de paraBebés vamos a ver si la leche de vaca es buena para los bebés, cuándo puede se les puede empezar a dar y cómo introducirla.

También te puede interesar: ¿Cuándo dar yogur al bebé?

La Asociación Española de Pediatría (AEDP) y la OMS, recomiendan la lactancia exclusiva hasta los 6 meses de edad. Después, se empezará a complementar su alimentación con comida (verduras, frutas, cereales, carnes, huevos, pescado….) pero la leche seguirá siendo su alimento principal hasta los 12 meses y, en caso de la leche materna, será el complemento ideal hasta los 2 años.

¿Es buena la leche de vaca para bebés?

Si consideramos bebés a aquellos niños y niñas que tienen menos de un año de edad, la leche de vaca no es buena para ellos ni se les debería ofrecer. Una introducción temprana podría estar relacionada en algunos casos con trastornos como anemia ferropénica, intolerancia a la lactosa o alergias a la proteína de la leche de vaca, entre otras cosas.

En caso de los niños y niñas alimentados con pecho, lo ideal es seguir ofreciéndolo hasta los 2 años de edad y/o hasta cuando madre e hijo o hija quieran. La leche materna es la mejor opción y, mientras ésta dure, no hace falta introducir ninguna otra.

Muchas veces por la presión de la sociedad se deja de dar el pecho a edades muy tempranas, ya que en España no está muy extendida la visión de una madre dando el pecho a un niño o niña “mayor”, pero solo nos tenemos que parar a mirar la naturaleza.

Somos la única especie animal que deja de dar su leche a sus hijos para ofrecerles la leche de otros mamíferos.

Aquí puedes ver 50 mitos y realidades de la lactancia materna.

Por otro lado, en caso de los niños y niñas que se alimenten con leche de fórmula, deberán tomarla mínimo hasta los 12 meses de edad. Después, pueden continuar con leches de crecimiento, aunque lo más recomendable es pasar a leche de vaca entera debido a la carga de azúcar que contienen las primeras.

¿A que edad se puede dar leche de vaca a un bebé?

Se puede dar a partir de los 12 meses de edad. No obstante, la AEDP nos indica que partir de los 9-10 meses se pueden introducir derivados lácteos como queso o yogures en pequeñas cantidades.

Lo primero de todo, como hemos leído a lo largo de este artículo, debemos esperar mínimo hasta los 12 meses para introducir la leche de vaca a nuestro bebé.

Antes de esta edad, los niños y niñas ya están expuestos a las proteínas que contiene la leche, ya que estas pasan a través de la leche materna, y las leches de fórmula están hechas a partir de la leche de vaca. Pero no es lo mismo estar expuestos a las proteínas que tomar la leche directamente.

Por lo tanto, debemos tener las mismas precauciones que con cualquier alimento nuevo que introduzcamos, evitando las últimas horas del día para hacerlo y estando atentos a cualquier signo de alergia o intolerancia que pueda presentar.

Por otro lado, la composición debe ser 100% leche de vaca entera, sin añadidos ni azúcares.

Debemos evitar las leches desnatadas o semidesnatadas ya que la grasa va a aportar nutrientes necesarios para el correcto desarrollo de nuestro hijo o hija, además de vitamina D, esencial para evitar el raquitismo y ser sumamente beneficiosa para el fortalecimiento de los huesos.

La cantidad apropiada que deberían tomar a partir de esta edad es alrededor de 3 vasos al día o, lo que es lo mismo, unos 500ml más o menos. Se debe ofrecer fuera de las comidas principales ya que los lácteos son inhibidores del hierro y dificultan su absorción.

Por último, debemos tener en cuenta que puede que a nuestro hijo o hija le desagrade el sabor ya que no está acostumbrado o acostumbrada a él, por lo que debemos tener paciencia e ir ofreciéndosela poco a poco reduciendo el tipo de leche que toma habitualmente si es lo que queremos.

Como conclusión, la leche de vaca es un alimento óptimo que aporta ciertos beneficios dentro de una dieta variada y equilibrada, pero debemos respetar los tiempos de introducción para que estos beneficios no se vuelvan en nuestra contra.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cuándo dar leche de vaca a un bebé, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Alimentación del bebé.

Bibliografía

  • Galán Bertrand, L. (12 de febrero de 2018). Niños y la leche ¿es tan importante el calcio como se cree?. Recuperado de: https://www.luciamipediatra.com/ninos-leche-calcio/
  • Gomez M. (2018). Recomendaciones de la Asociación española de pediatría sobre la alimentación complementaria. Recuperado de https://www.aeped.es/comite-lactancia-materna/documentos/recomendaciones-aeped-sobre-alimentacion-complementaria
  • Organización Mundial de la Salud. Alimentación complementaria. Recuperado de: https://www.who.int/nutrition/topics/complementary_feeding/es/
  • Organización Mundial de la Salud (Julio de 2013). ¿Hasta qué edad es adecuado alimentar al bebé solo con leche materna? Recuperado de : https://www.who.int/features/qa/21/es/

Источник: https://www.parabebes.com/cuando-dar-leche-de-vaca-a-un-bebe-4542.html

Leche de crecimiento o leche de vaca

¿A qué edad es recomendable dar leche de vaca al bebé?

La respuesta a la primera pregunta es fácil: la leche más aconsejable para un niño de más de un año es la leche materna, que se puede prolongar hasta los 2-3 años o más, si la madre quiere/puede y el niño quiere (tal como recomienda la OMS y la AEP).

A la segunda pregunta, si es mejor la leche de vaca o una leche de crecimiento, es más difícil responder sin entrar en matices, porque se puede ver de dos maneras:

Una, es que si la leche materna es la más recomendable, en el niño que ya no la toma, la leche más adecuada sería aquella que se parece más a la leche materna. Entonces una leche de crecimiento (incluso una fórmula de continuación para bebés), sería lo más aconsejable.

Dos, dado que a partir del año la leche pasa a ser un alimento más (aunque importante), habría que tener en cuenta que otras cosas come el niño. Es decir, que debería ser una recomendación «personalizada».

Según un informe de la EFSA (Agencia Europea de Seguridad Alimentaria): «Las leches de crecimiento no aportan ningún valor adicional en una dieta equilibrada.»

Pero…

Pero, ¿qué dice la realidad?

Según el estudio ALSAMA los niños españoles de menos de 3 años comen demasiadas proteínas, pocos ácidos grasos poliinsaturados, poca vitamina D y poco hierro (aunque este último parámetro es bastante variable)… Más o menos parecido sucede en los demás niños europeos (EFSA).

La educación nutricional es el principal remedio

Pero la educación nutricional requiere tiempo, recursos,… y sobre todo, hay que ponerla en práctica.

La realidad es que no siempre es fácil, en un mundo acelerado, madres y padres muy ocupados, con una avalancha de información nutricional a veces contradictoria, o confusa, y muchas veces manipulada por la publicidad,… Por diversos motivos no siempre se lleva a la práctica.

¿Qué importancia tiene la leche para los niños pequeños?

La leche es un alimento completo, bastante equilibrado nutricionalmente, y es importante por su aporte en calcio, más difícil de conseguir en cantidad adecuada con otros alimentos. Aunque no es imprescindible, como explico aquí.

La leche es un buen alimento para quien no tiene ningún problema en particular con sus componentes. Y aunque está de moda acusar a la leche de vaca de muchos males, esto no está respaldado por ningún estudio científico (para saber más al respecto pincha aquí).

También hay que tener en cuenta, que aunque un niño pequeño coma variado, las cantidades de comida son pequeñas (lógico).

¿Son las leches de «crecimiento» sólo marketing?

Sí y no.

No me gustan las posturas simplistas de que todo lo que hace la industria es «malo» y solo marketing. Las leches de crecimiento son elaboradas como un paso intermedio entre la fórmula de continuación y la leche de vaca normal. Y no todas son iguales.

¿Qué aporta una leche de crecimiento diferente de una leche de vaca normal?

Para empezar no todas las leches de crecimiento son iguales.

Así como, las leches infantiles de inicio (de 0 a 6 meses) y de continuación (a partir de los 6 meses) tienen que seguir una regulación y unas recomendaciones sobre sus componentes (recomendaciones ESPGHAN, y legislación), no hay unas recomendaciones ni una normativa precisa para etiquetar un producto lácteo como «leche de crecimiento». Pero en general una leche de crecimiento debería tener diferencias importantes respecto a la leche de vaca, como las que se detallan a continuación.

Cuando se elige una leche de crecimiento debería cumplir estas características :

  • Menos cantidad de proteínas (2 g/100 ml, que es más cercana a la leche humana que a la de vaca).
  • Grasas vegetales, con más porcentaje de insaturadas.
  • Hierro
  • Vitamina D (generalmente bastante más que cualquier leche de vaca normal)
  • Algunas contienen DHA, un componente importante que está en la leche materna (y no en la de vaca), que contribuye al desarrollo cognitivo,…
  • No tener azúcar añadido (hidratos de carbono alrededor del 5-6 gr/100 ml)

Se deben evitar aquellas leches que llevan añadidos como cereales, galleta, «fruta», etc.  que suponen un aumento considerable de calorías (estás deberían estar alrededor de 60-70 Kcal/100 ml).

En resumen:

En un mundo ideal: leche materna + alimentación variada rica en fruta, verduras y hortalizas, y pescado, es lo mejor para el niño de más de un año.

En el mundo real: muchos niños no toman lactancia materna al año de edad, y en muchos de ellos la alimentación es excesiva en proteínas y escasa en varios nutrientes. En estos casos la leche de crecimiento tiene menos proteínas y aporta algunos nutrientes importantes. Tiene el inconveniente de que es más cara.

Hay quien opinará que no es correcto suplir con una leche «artificial» lo que no se consigue con una alimentación equilibrada, que hay que insistir en la educación nutricional.

Es cierto, y los padres debéis seguir educando, y dando ejemplo, en buenos hábitos nutricionales.

Y más o menos es lo que viene a decir la ESPGHAN en su último position paper al respecto:

«… Así pues, el Comité de Nutrición de la ESPGHAN sugiere que basándose en la evidencia disponible no hay necesidad de que los niños de 1 a 3 años consuman leches «de crecimiento» [traducción libre de «young child formulae»] de forma rutinaria, pero pueden utilizarse como parte de una estrategia para aumentar la ingesta de hierro, vitamina D, y ácidos grasos poliinsaturados n-3 y disminuir la ingesta de proteínas… Otras estrategias para optimizar la ingesta nutricional incluyen la promoción de una dieta variada saludable…» (Ref.: J.Pediatr Gastroenterol Nutr 2018 Jan; 66: 177-185: Young Child Formula: A Position Paper by the ESPGHAN Committee on Nutrition)

*Artículo actualizado: Marzo 2018

Otras referencias:

http://www.actapediatrica.com/index.php/secciones/revision/81-leches-de-crecimiento-en-la-alimentacion-infantil#.VlGHSb_r8nE

Sobre la importancia del calcio: https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/002412.htm

Otro punto de vista: http://scientiablog.com/2013/11/06/leches-infantiles-de-crecimiento-son-necesarias/

Источник: https://pediatragabiruiz.com/leche-de-crecimiento-ninos/

Lidl

¿A qué edad es recomendable dar leche de vaca al bebé?

Si un bebé está tomando leche materna, ¿podemos introducirle también la leche de vaca? ¿Si es así, a qué edad se recomienda hacerlo? Y si, en vez de leche materna, mi bebé toma leche adaptada en biberón, ¿podemos darle a un niño con biberón leche de vaca? Vamos a resolver éstas y otras muchas dudas sobre la leche y los bebés en este artículo.

En cualquiera de los contextos, hablar de leche y de bebés es sinónimo de hablar, en primer lugar, de lactancia materna.

Lactancia materna

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la lactancia materna desde el primer momento de vida y hasta los 6 meses de forma exclusiva y a demanda, y hasta los 2 años o más junto con otros alimentos, o hasta que madre o hijo lo deseen. En caso de que no sea posible el amamantamiento materno, se puede optar por la leche adaptada.

Los 6 meses son el momento de transición, aprendizaje o diversificación alimentaria del bebé hacia la alimentación complementaria (AC). La AC la hemos tratado en otros artículos, pero no la vamos a ver aquí. En éste nos vamos a centrar en la leche en las primeras etapas de la vida.

¿Cuándo podemos empezar con los lácteos y la leche de vaca?

La recomendación es muy sencilla y fácil de entender: la leche de vaca no se debe de ofrecer nunca antes de los 12 meses de vida.

Con lo que sí podemos empezar un poco antes es con otros lácteos como el yogur y el queso tierno. Se pueden ofrecer pequeñas cantidades de yogur y queso tierno a partir de los 9-10 meses.

La leche entera (en caso de que el niño no tome leche materna), junto con yogur y queso tierno (en más cantidad) a partir del año.

El yogur debería de ser un yogur natural, sin azúcares añadidos y sin endulzar ni edulcorar, para evitar que el niño se acostumbre a sabores demasiado dulces ya desde pequeño.

Vamos a repasarlo por franjas de edad para que sea más comprensible.

De 0 a 6 meses: lactancia materna (o, si no es posible, adaptada tipo 1) exclusiva y a demanda

La leche materna exclusiva y a demanda o, en caso de que no sea posible, la leche adaptada tipo 1, cubre todas las necesidades nutricionales del niño hasta los 6 meses.

De 6 a 12 meses: lactancia materna (o, si no es posible, adaptada tipo 2) junto con otros alimentos

A partir de esta edad, la leche tiene que seguir siendo la principal fuente nutritiva durante el primer año de vida del niño, con la incorporación y complementación de otros alimentos (AC), que hay que introducir para garantizar una salud, crecimiento y desarrollo óptimos.

Recuerda que hasta los 12 meses de vida hablamos de “lactante”, así que, en el caso de niños alimentados con leche adaptada, a partir de los 6 meses de edad se recomienda ofrecerles, al menos, unos 280-500ml/día de leche adaptada, respetando la sensación de hambre y saciedad que manifiesten.

A partir de los 12 meses: lactancia materna (o, si no es posible, leche de vaca entera)

A partir del año, como hemos visto, se puede incorporar la leche entera de vaca, en caso de que el niño no tome leche materna.

Si nuestro bebé a los 12 meses está tomando lactancia materna, la mantendremos y no le hará falta ninguna otra leche: la de su madre es infinitamente mejor y tiene una composición imposible de imitar del todo por sus componentes nutritivos e inmunológicos, además de una composición cambiante según la hora del día, el momento de la toma y la edad del bebé. Así que, si seguimos con lactancia materna, hasta que no decidamos retirarla nuestro bebé no tomará leche de vaca todavía.

Cuando introduzcamos la leche de vaca, ésta puede ser una leche de vaca entera, siempre después de los 12 meses y si el bebé no toma lactancia materna. La cantidad recomendada a partir de 1 año es de, como máximo, 500ml al día de leche de vaca entera.

En el caso de que el niño tome leche adaptada, ésta sí que podremos sustituirla ya por leche de vaca entera en vaso o taza.

Es decir, a partir del año, es recomendable abandonar paulatinamente tanto el biberón como la leche artificial o adaptada, y pasar a leche de vaca entera, yogur y queso fresco. Por otro lado, las mal denominadas “leches de crecimiento” o adaptada tipo 3, esas que nos venden para niños de 1 a 3 años, no son necesarias.

Las asociaciones de referencia a nivel mundial opinan que, a partir del año, lo aconsejable (si no hay leche materna) es darles leche de vaca igual que en los adultos.

Leche de vaca

La leche proporciona nutrientes esenciales y es una importante fuente de energía, proteínas de alta calidad y grasas. El consumo de leche contribuye a cubrir las necesidades de nutrientes esenciales como el calcio, fósforo, magnesio, selenio y vitaminas del grupo B. El componente principal de la leche es el agua en un 80-90%.

Para cubrir las necesidades recomendadas de ingesta de calcio diario se recomienda que los niños tomen de dos a tres raciones de lácteos al día, teniendo en cuenta, además, que es aconsejable diversificar el consumo de lácteos y no centrarse únicamente en la leche. En Lidl puedes encontrar una deliciosa leche de pastoreo para los peques a partir de 1 año, para ti y para toda tu familia.

Además de los lácteos, recuerda que otros alimentos como las verduras de hoja verde o los frutos secos también contribuyen al aporte de calcio en tu dieta. La clave está, como siempre, en escoger alimentos saludables para tu día a día.

Ahora ya sabes cómo y cuándo introducir la leche de vaca a tu bebé.

Laia Rovira.

Dietista-Nutricionista especializada en Alimentación Infantil.

Colegiada nºCAT000096.

Источник: https://www.lidl.es/es/lupilu-como-introducir-la-leche-de-vaca-a-los-bebes/s1785

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: