¿A qué edad puede comer un bebé naranja?

¿A qué edad puede comer un bebé naranja?

¿A qué edad puede comer un bebé naranja?

La naranja es una fruta ácida que procede de varios tipos de árboles frutales, aunque la naranja común que nos encontramos en nuestros mercados procede del naranjo dulce, el tipo de naranjo más cultivado y de donde procede uno de los cítricos más consumidos en el planeta. Todos, niños y adultos, debemos consumirla como cualquier otra fruta y verdura, pero ¿a partir de qué edad pueden empezar a tomarla los bebés?

Índice

Naranja desde los 6 meses

Tal y como afirman desde la Asociación Española de Pediatría (AEP), se recomienda mantener la lactancia materna de forma exclusiva hasta los seis primeros meses de edad como mínimo y, a partir de aquí, comenzar con la alimentación complementaria de forma paulatina y manteniendo, claro, la lactancia materna hasta los dos años (que sería lo más ideal según los expertos).

Una vez se llega a este momento, es decir, a la alimentación complementaria, se debe tener en cuenta siempre que las pautas van a variar mucho entre regiones y culturas. Como tal, no deberían darse instrucciones rígidas ya que no hay alimentos mejores que otros para empezar, aunque sí existen, por ejemplo, determinadas frutas y verduras más aconsejables al principio que otras.

Las frutas son fundamentales en la nutrición infantil y, por ello, a partir de los seis meses se pueden introducir sin problema en la dieta del niño.

Si al bebé se le ofrece leche artificial entre los cuatro y los seis meses de edad ya podrían empezar a tomar fruta en su dieta y sí, de cualquiera variedad siempre y cuando se ofrezcan de manera paulatina. Sin embargo, hay algunas más recomendables que otras a partir de los seis meses de edad.

Las más dulces se pueden reservar para cuando el bebé cumpla el primer año de vida, y los plátanos, las manzanas, las peras y las naranjas mejor a partir de los seis meses.

 

¿Cómo ofrecer naranja a los más pequeños?

La forma más habitual en la que los niños toman naranja y mandarina es al natural. Durante los primeros meses se ofrecen trituradas, solas o combinadas con otras frutas, aunque deben introducirse mejor solas por separado espaciando en la semana por posibles reacciones alérgicas y así saber cuanto antes cuál es la fruta que ha provocado dicha reacción.

También pueden ofrecerse en gajos, aunque sin semillas para que las puedan comer con sus propias manos. Eso sí, ni trituradas ni en zumo de naranja se debe añadir azúcar y a partir de los dieciocho meses en forma de mermeladas, postres o cremas y alguna mousse.

Y ahora que estamos en pleno verano no te olvides de prepararlas en batidos y helados caseros ¡les encantarán!
 

Naranja: propiedades y beneficios para la salud

No cabe duda de que la naranja es uno de los cítricos más consumidos en todo el planeta gracias especialmente a su extraordinario aroma, sabor y también por sus propiedades nutricionales tan beneficiosas para la salud.

Esta fruta se caracteriza principalmente por ser un alimento rico en vitamina C, flavonoides, fibra y aceites esenciales, previniendo el estreñimiento.

Además, su consumo previene infecciones, resfriados y gripes; y es la encargada de aumentar la absorción de hierro, calcio y fósforo también porque posee un buen número de propiedades antioxidantes, por lo que debe formar parte de nuestra nutrición.
 

Alergias alimenticias. ¿Cuándo se deben introducir los alimentos potencialmente alergénicos?

Lo cierto es que actualmente no existe ninguna evidencia en medicina de que haya que retrasar como tal los alimentos potencialmente alergénicos más allá de los seis meses porque así se va a prevenir el desarrollo de alergia.

Sin embargo, lo que sí existe son algunos estudios que aseguran que la introducción precoz de determinados alimentos (al menos en pequeñas cantidades) si podría disminuir la aparición posterior de alergia.

Y, en cuanto a las frutas más concretamente, sí se aconseja introducir de manera progresiva toda la variedad de frutas y verduras disponible y en cualquier de las comidas diarias, aunque siempre, eso sí, variando la forma de presentación.

También es importante aquí tener en cuenta que la introducción a la alimentación complementaria es un proceso gradual.

Al inicio, las porciones han de ser pequeñas y aumentan de manera progresiva conforme va creciendo el niño, mientras se mantiene, claro, la lactancia materna y la cantidad puede ser diferente en función de la densidad energética del alimento ofrecido.

De hecho, lo ideal es aumentar progresivamente la consistencia de los alimentos y comenzar siempre con texturas grumosas y semisólidas lo antes posible y nunca más tarde los ocho o nueve meses.

Y, por supuesto, teniendo siempre en cuenta el marco afectivo, súper importante para desarrollar las habilidades relacionadas con la alimentación y fomentar la autorregulación del hambre y/o la saciedad evitando a toda costa obligar, presionar o premiar ya que se trata de estrategias que interfieren en la percepción del niño y pueden también aumentar el riesgo de sobrepeso.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/alimentacion-bebe/a-que-edad-puede-comer-un-bebe-naranja-11569

¿Por qué algunos pediatras siguen recomendando dar zumo de naranja a un bebé?

¿A qué edad puede comer un bebé naranja?

¿Es correcto dar zumo de naranja a un bebé menor de 6 meses? ¿Y si está estreñido? ¿Se le debe dar zumo a un bebé mayor de 6 meses?

Hoy toca un tema que trae grandes quebraderos de cabeza y que a día de hoy no he conseguido entender.

Sí, entiendo que la naranja debido a la fibra que tiene y a que es principalmente ácida, puede tener un efecto sobre nuestro sistema digestivo que nos ayude a hacer una deposición o que incluso, en ocasiones, te pueda provocar una diarrea.

Lo que no puedo entender es que un pediatra, a día de hoy, con todos los estudios que existen siga recomendando esto a unos padres y menos aún para que lo hagan con un bebé.

¿No sería mejor, antes de nada, hacernos estas preguntas?

¿Acaso realmente está estreñido?

¿Cuándo se considera estreñimiento?

¿Un bebé, menor de 6 meses, puede tomar algo distinto que la leche?

¿Qué efectos puede tener el zumo de naranja?

Vamos a explicarlo por partes para que sea más sencillo de entender.

Para empezar, hay unas ideas que no podemos olvidar:

Que no haga caca todos los días no es estreñimiento

El estreñimiento no se mide por la cantidad de deposiciones que hacemos, sino por la consistencia de las deposiciones.

No importa si el bebé está 1,3 o 5 días sin hacer caca lo que importa es que cuando haga caca está sea blanda y no le cueste o le duela.

Hay bebés que pueden hacer caca todos los días, pero si está es dura, como en bolitas y le cuesta mucho, es más posible que eso sí sea estreñimiento.

No tenemos que olvidar que cada bebé tiene un ritmo distinto y que las deposiciones dependen mucho de la leche que tome el bebé.

Deposiciones del bebé dependiendo de la alimentación:

Si toma leche materna lo normal es que haga varias deposiciones, casi líquidas, al día.

Pero es muy posible que a partir de las 3 semanas de vida o el mes esto cambie y el bebé pueda pasar días (hasta 10 he visto) sin hacer deposición y luego hacer una deposición muy abundante, pero blanda y el bebé estar perfectamente.

Si toma leche artificial, es posible que le cueste un poco más hacer la deposición, pero no tiene porqué ser así y lo que hay que valorar es cómo se encuentra el niño.

Con lo cual hay que valorar varios aspectos:

  • La alimentación del bebé, tanto el tipo de leche como la cantidad.
  • La edad del bebé: un bebé recién nacido o en sus primera semanas, debería hacer mínimo 1-2 deposiciones al día, para asegurarnos de que come correctamente.
  • El estado del bebé, cómo se encuentra, si está contento, si sigue comiendo normal, si está molesto, si no quiere comer, etc.
  • Cómo son las deposiciones: líquidas, pastosas, duras, semiduras y si le cuesta mucho hacer deposición o no.

Todo esto nos ayudará más a entender y poder ver si hay un estreñimiento real en el bebé, cuál es su ritmo normal y cómo podemos ayudarle, si lo necesita.

Los bebés hasta los 6 meses sólo deben tomar leche

Y nada más.

Lo dice la OMS, lo dice la Asociación Española de Pediatría (AEPED), lo dice la Sociedad Europea de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición pediátrica (ESPGHAN), la Academia Américana de Pediatría y así un sinfín más de organismos oficiales.

Sólo leche, ni agua, ni cereales, ni infusiones, ni mucho menos zumos.

  • Recomendaciones de la AEPED.
  • Recomendaciones de la OMS.

Los zumos son ricos en azúcar y muy bajos en calorías

Los zumos, aunque sea un zumo hecho en casa, tiene más azúcar que otro nutriente.

Lo que va a pasar es que vamos a ocupar el pequeño estómago del bebé con un “alimento” que sólo le va a aportar azúcar, pero que le va a llenar y le va a impedir tomar la leche, que es lo que realmente le nutre.

Esto parece una tontería, pero los estómagos de los bebés y los niños no son de nuestro tamaño, son mucho más pequeños y cualquier cosa, incluso el agua, les puede impedir tomar nada más.

¿Y un/a niño/a mayor de 6 meses?

Igual, el zumo sólo le aporta azúcar y no se recomienda ofrecerle más de 1/2 vaso al día.

Siempre es mejor ofrecerlo la naranja entera que le aporta muchos más nutrientes y conserva la fibra, que es lo que queremos si está estreñido.

Si tiene menos de 6 meses:

  • Lo mejor es observar cómo se encuentra el bebé.
  • Cómo realiza las tomas.
  • Intentar realizar algún masaje abdominal.
  • Consultar a un especialista, si la situación no se resuelve.

Si el bebé ya tiene más de 6 meses y ha comenzado a tomar otros alimentos:

  • Lo mejor será ofrecerle gajos de naranja enteros o de mandarina o de cualquier verdura, ya que son ricos en fibra y sólo comerá lo que realmente necesite.

Quizá también te interese leer:

Источник: https://www.cuidadosycaricias.es/se-dar-zumo-de-naranja-a-un-bebe/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: