¿A qué edad se nota la dislexia?

¿A qué edad se nota la dislexia?

¿A qué edad se nota la dislexia?

Las mantitas de sueño, los peluches o los doudou (dúdú), son un recurso que se utiliza frecuentemente en los niños para ayudarles a dormir, por eso también se les puede llamar “mantitas o trapitos de apego”, “mantitas de seguridad” o “juguetes de apego”, entre otras variedades. El bebé siente seguridad cuando tiene esta mantita porque le recuerda a casa, a lo seguro, a sus padres, a su vida feliz y a que le cuidan y le protegen.

Y tambien:

Indice

  • ¿Qué es la dislexia?
  • Identificando la dislexia

¿Qué es la dislexia?

A veces los papás podemos ignorar detalles en la vida de nuestros hijos que pueden ser señales de algún problema que estén teniendo en su desarrollo.

La dislexia suele causar problemas académicos, por lo que las calificaciones que ha estado obteniendo últimamente tu hijo pueden estarse viendo más bajas que el promedio de su grupo.

Situaciones como la anterior nos hace darnos cuenta que hay un problema con nuestro hijo, pero puede ser algo confuso y difícil descifrar qué tipo de problema, puesto que la evaluación académica puede verse afectada por problemas sociales, familiares o hasta psicológicos, totalmente distintos a un trastorno del aprendizaje.

Para identificar este trastorno de manera eficaz, necesitamos saber cuándo y cómo se puede presentar en nuestros hijos. Además, necesitas entender qué es la dislexia en niños.

La dislexia es un trastorno del aprendizaje que tiene cerca del 10% de la población mundial, además de que afecta a la lectura y la escritura. Debes saber que la dislexia no afecta la inteligencia de tu hijo, puesto que es sólo una afección para aprender a leer o escribir, pero no de su capacidad intelectual.

Este trastorno afecta a todos los individuos en la misma área, pero cambia su presentación con respecto a la edad del niño y la etapa de desarrollo en la que se encuentra. Además, afecta al sexo masculino en mayor parte.

No se sabe con exactitud qué es lo que causa que un niño desarrolle este trastorno, aunque se ha comprobado que tiene un importante componente hereditario, por lo que si tu pareja o tú tuvisteis dislexia, es muy probable que tu hijo también la pueda tener.

Identificando la dislexia

Este trastorno parece inofensivo a simple vista, puesto que se cree que simplemente se tiene dificultad por la lectura y la escritura, pero además de eso también tu hijo puede tener problemas en la coordinación motora, haciendo cálculos mentales, concentrándose y en su organización personal.

Los fonemas son algo totalmente genético, puesto que por esto es que nos comunicamos y hemos evolucionado hasta este punto. En cambio, los símbolos para representar los fonemas son un invento hecho por el hombre, con el motivo de poder impregnar e interpretar los fonemas, por ello entendemos que la dislexia tiene un factor genético.

Es necesario que identifiques a tiempo este trastorno ya que tu hijo va a tener ciertas dificultades desde corta edad, que pueden hacerse más serias al crecer.

Los especialistas recomiendan que, ante la primera señal que te haga dudar de si tu hijo tiene dislexia, no dudes en llevarlo a una revisión para que puedan tratarlo de manera eficaz.

La dislexia no suele identificarse hasta que el niño es expuesto ante las situaciones que el mismo trastorno afecta, es decir, hasta que comienza el aprendizaje de la lectura o la escritura.

La edad aconsejable para que un niño comience su desarrollo de aprendizaje en este tema es a los 3 años, puesto que es cuando tiene la capacidad motora necesaria para poder utilizar sus manos para la escritura, además de tener la comprensión de lo que es la lectura.

Algunas señales de que tu hijo puede presentar dislexia son:

– Su lectura es lenta

– Se equivoca mucho leyendo y le cuesta trabajo

– Su ortografía es deficiente

– Une o separa las palabras incorrectamente

– Se le olvida fácilmente lo que ya había aprendido

Que tu hijo tenga dislexia no quiere decir que no vaya a poder aprender a leer, claro que le va a tomar un poco más de trabajo que a otros niños, pero simplemente tiene que intentar otro método de aprendizaje adaptativo para lograrlo

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/ninos/desarrollo-infantil/a-que-edad-se-nota-la-dislexia-8391

Comprensión de la dislexia

¿A qué edad se nota la dislexia?

  • Tamaño de texto más grande

La dislexia es un tipo de trastorno del aprendizaje. Un niño con un trastorno del aprendizaje tiene problemas para procesar las palabras y/o los números. Hay varios tipos de trastornos del aprendizaje, la dislexia es el término que se usa cuando una persona tiene dificultades para aprender a leer, a pesar de ser inteligente y de querer aprender.

¿Cuál es la causa de la dislexia?

La dislexia no es una enfermedad. Se trata de una afección con la que se nace y que se suele dar por familias. La gente con dislexia no es tonta ni holgazana. La mayoría de los disléxicos tiene una inteligencia normal o por encima de lo normal, y se esfuerza mucho en superar sus problemas de aprendizaje.

Las investigaciones indican que la dislexia ocurre por la forma en que el cerebro procesa la información.

Las imágenes cerebrales muestran que, cuando la gente con dislexia lee, usa partes del cerebro distintas a las que usa la gente sin dislexia.

Estas imágenes también indican que el cerebro de la gente con dislexia no funciona eficazmente mientras lee. Por eso, su lectura parece tan lenta y costosa.

¿Qué ocurre en la dislexia?

La mayoría de los niños inician el aprendizaje de la lectura al percibir que las palabras están formadas por los sonidos del habla (lo que recibe el nombre de «conciencia fonológica«) y, luego, al conectar esos sonidos con las letras del abecedario (correspondencia entre fonemas y grafemas). Luego, aprenden a combinar esos sonidos (y letras) para formar palabras y, a la larga, acaban reconociendo de forma automática las palabras que han visto muchas veces.

Leer es un poco como montar en bicicleta: requiere hacer muchas cosas a la vez y de forma coordinada, es decir, cada cosa en su momento preciso. Con la práctica, los lectores típicos aprenden progresivamente a leer las palabras de forma automática, de modo que pueden centrar su energía mental en entender y recordar lo que acaban de leer.

Los niños con dislexia, sin embargo, presentan problemas tanto de conciencia fonológica como para establecer correspondencias entre grafemas y fonemas.

Por este motivo, la lectura no se acaba convirtiendo en un proceso automático sino que sigue siendo una tarea lenta y que requiere un gran esfuerzo.

Cuando el niño encuentra dificultades en los primeros pasos del aprendizaje de la lectura, está destinado a tener problemas de comprensión y lo más probable es que a esto le siga la frustración.

Una suposición habitual consiste en creer que la dislexia implica invertir el orden de las letras dentro de las palabras, por ejemplo, leer «eva» en vez de «ave».

Este tipo de problema puede formar parte de la dislexia, pero las inversiones son muy habituales hasta el primer o segundo curso de primaria en todos los niños, no solo en los que tienen dislexia.

Los principales problemas de los niños con dislexia son los que afectan a la conciencia fonológica, la correspondencia fonema-grafema y el reconocimiento rápido de las palabras.

¿Cuáles son los signos de la dislexia?

En los niños de preescolar y de la escuela primaria, algunos de los signos de la dislexia incluyen las dificultades en las siguientes tareas:

  • aprender a hablar
  • pronunciar bien palabras largas
  • hacer rimas y captar rimas
  • aprenderse la secuencia del alfabeto, los días de la semana, los colores, las formas y los números
  • aprenderse los nombres de las letras y sus sonidos
  • aprender a leer y escribir su nombre propio
  • aprender a separar las palabras en sílabas (vaquero en va-que-ro) y a identificar los sonidos del habla (o fonemas: ave en a-v-e) que componen las palabras
  • pronunciar separadamente los sonidos que componen palabras simples
  • leer y escribir palabras con la secuencia de letras correcta («los» en vez de «sol»)
  • caligrafía y coordinación motora fina

Los niños mayores, los adolescentes y los adultos es posible que presenten los anteriores signos de dislexia y es probable que también presenten los siguientes:

  • leer y escribir muy por debajo de su nivel de estudios
  • evitar leer y escribir
  • lentitud al realizar tareas escolares que implican leer y/o escribir y al hacer exámenes
  • dificultades en el aprendizaje de un idioma extranjero

¿Cómo se diagnostica la dislexia?

La dislexia se suele diagnosticar durante la enseñanza primaria. En algunos casos, no es evidente hasta que el niño es mayor y se espera de él que lea y entienda materiales escritos más extensos y complejos.

Que un adolescente inteligente siga teniendo problemas con este tipo de materiales de lectura, así como problemas de ortografía y en el aprendizaje de un idioma extranjero pueden ser signos de que tiene una dislexia.

La dislexia solo se puede diagnosticar mediante una evaluación exhaustiva e integral hecha por un especialista en lectura o psicólogo, sea en el ámbito escolar o en otros ámbitos. Los pediatras suelen conocer los signos de la dislexia y pueden orientar a las familias para que reciban la ayuda adecuada.

El retraso en la identificación de la dislexia puede crear problemas de mayor importancia en la lectura, así como una bajada en la autoestima. Por eso, es tan importante reconocer los síntomas de la dislexia cuanto antes en la enseñanza primaria e iniciar una instrucción especializada en la lectura de inmediato.

¿Cómo se trata la dislexia?

Afortunadamente, con la ayuda y el apoyo adecuados, la mayoría de niños con dislexia aprenden a leer y a desarrollar estrategias que les permitan seguir el ritmo de las clases ordinarias.

Los niños con dislexia suelen trabajan con un profesor de apoyo, tutor o educador psicopedagógico especializado en la lectura que les enseña a leer y escribir, así como a gestionar sus dificultades de aprendizaje.

Es posible que el tutor, el psicólogo, o el pediatra de su hijo les recomiende un educador psicopedagógico (también conocido como terapeuta educacional), un terapeuta del lenguaje o un logopeda, profesionales formados específicamente para trabajar con niños disléxicos.

En EE.UU.

, las leyes federales otorgan a los niños con problemas de lectura y otros tipos de problemas de aprendizaje relacionados con el lenguaje, conocidos conjuntamente como «trastornos específicos del aprendizaje» el derecho a recibir una ayuda especial en las escuelas públicas, como una instrucción especializada, tiempo adicional para hacer exámenes y/o deberes, o ayuda para tomar apuntes. Los estados varían en la forma de aplicar estas leyes. Los padres de niños diagnosticados de dislexia deberían hablar sobre estas leyes y sobre las adaptaciones al medio escolar con el personal del centro de estudios de sus hijos.

¿Qué más debería saber?

Los niños con dislexia pueden sentir que no son tan listos como sus compañeros porque les resulta difícil seguir el ritmo. A medida que van avanzando en la enseñanza primaria, los problemas pueden empeorar, porque la lectura desempeña un papel cada vez más importante en el aprendizaje.

Los niños con dificultades lectoras suelen evitar la lectura porque es una tarea que les supone un gran esfuerzo y que les resulta muy estresante. Por eso, desaprovechan las valiosas oportunidades para practicar la lectura y se van quedando cada vez más atrás en comparación con sus compañeros de clase.

Es importante que usted apoye los esfuerzos de su hijo fomentando la lectura y ayudándolo a leer cuando estén en casa.

Así mismo, trate de dar a su hijo oportunidades para que desarrolle la confianza en sí mismo y tenga éxito en otras áreas, como los deportes, sus aficiones, las actividades artísticas y/o el teatro.

Hay artistas, atletas, científicos, emprendedores, médicos, abogados y estadistas que han logrado grandes cosas a pesar de sus problemas con la lectura.

Si usted sospecha que su hijo podría tener dislexia, hable con su médico, su tutor o un especialista en lectura. Cuanto antes se aborden los problemas de lectura de su hijo, antes podrá recibir la ayuda que necesita.

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/dyslexia-esp.html

Dislexia en adultos. INFOGRAFIA

¿A qué edad se nota la dislexia?

La dislexia es un trastorno en el aprendizaje de la lectoescritura, cuyo origen parece estar en un problema del desarrollo neuronal. Es más común en niños y con la edad puede mejorar.

Pero en ocasiones la dislexia se descubre en adultos.

¿Sabes cuáles son los síntomas de la dislexia en adultos y cómo tratarlo?

En AXA Health Keeper podrás diagnosticarte con un profesional que te ayudará a superarlo. Puedes registrarte aquí.

Que es la dislexia

Es un trastorno en el aprendizaje de la lectura. Los niños que sufren dislexia tienen problemas en leer con precisión y fluidez y como consecuencia, tienen menor compresión lectora.

La dislexia, además, podría crear problemas en el desarrollo de otras habilidades como la ortografía, la escritura y las matemáticas.

No es un problema de visión, aunque los pacientes, en ocasiones, invierten las letras o escriben al revés, y tampoco tiene relación alguna con la inteligencia o la capacidad cognitiva.

Tipos de dislexia

Se puede hablar de:

  • Dislexia fonológica, si la persona realiza una lectura visual de las palabras. Las palabras conocidas no sufren errores, pero sí las compuestas, y no se utilizan bien las terminaciones o las preposiciones.
  • Dislexia superficial, la más habitual en niños, en la que el niño lee por fonemas y sílabas, de forma que si no se pronuncia igual que se escribe no es capaz de decirlo bien.
  • Dislexia profunda, cuando existen dificultades para conocer el significado de las palabras, leer pseudopalabras, o palabras abstractas.

Señales y síntomas de la dislexia

No siempre los síntomas son claros a la hora de hacer un diagnóstico de dislexia. Por eso es importante vigilar:

  • Si a la persona les cuesta realizar el sonido final de una palabra.
  • Tiene dificultad para rimar.
  • Le cuesta reconocer las letras y articular el sonido que les corresponde.
  • Le cuesta aprender palabras nuevas.
  • Olvida escribir palabras.
  • Comente muchos errores de ortografía.
  • Lee lento.
  • No entiende lo que leen.

Síntomas de dislexia en adultos

La dislexia siempre se identifica por la dificultar para leer correctamente.
Se considera dislexia evolutiva si ha acompañado a la persona durante todo el desarrollo de la persona.

Se llama dislexia adquirida, si, como consecuencia de una lesión cerebral se pierde la capacidad de lectura.

Un adulto disléxico puede no haber sido diagnosticado de pequeño, haber tenido dificultades siempre en los estudios, pero ser una persona competente en otras áreas. Serían señales de alerta a tener en cuenta en un adulto:

  • La dificultad para memorizar datos y fechas.
  • Acordarse mejor de las caras que de los nombres.
  • Confundir izquierda y derecha.
  • Mala visión espacial.
  • La dificultad para encontrar las palabras adecuadas.
  • Ser despistado y desordenado
  • No mantener la atención durante mucho rato.

Para realizar un diagnóstico de dislexia en adultos:

  • Se estudia la historia personal del sujeto.
  • Se realizan escalas, test y pruebas para valorar las dificultades en lectoescritura y descartar problemas cognitivos.

Tratamiento de la dislexia

Los niños disléxicos necesitan un apoyo para mejorar su lectura y su escritura. El tratamiento siempre es personalizado, según las características de cada niño y será más efectivo en niños menores de 10 años.

Los más pequeños, que aún no escriben, debe reforzar su conciencia fonológica, mediante ejercicios para rimar palabras, dividir palabra en sílabas, relacionar palabras y sonidos…Cuando aprenden a leer, el trabajo debe centrarse en lectura en voz alta, siempre tratando de despertar su interés. Y según vayan creciendo se dirigirá hacia la comprensión lectora, tan importante para el posterior aprendizaje.

Un 33% de los niños disléxicos presentan también TDAH (trastorno por déficit de atención e hiperactividad) y un porcentaje superior al 10% de los niños con TDAH son además disléxicos. Por eso es fundamental descartar un TDAH en todo niño disléxico y viceversa.

En los adultos, la dislexia puede provocar inseguridad y angustia. Por ello el tratamiento, además de reforzar la lectura, la escritura, la ortografía y la comprensión, deberá reforzar laautoestima y la cultura del esfuerzo y la recompensa.
Consulta con tu médico si crees que puede tener algún grado de dislexia y déjate ayudar. La mejora en la lectura y la escritura se traducirá en muchos ámbitos de tu vida. En AXA Health Keeper te acompañaremos siempre que lo necesites.
 

Источник: https://www.axahealthkeeper.com/blog/dislexia-en-adultos-infografia/

SÍNTOMAS DE LA DISLEXIA POR EDADES

¿A qué edad se nota la dislexia?

Cada niño tiene un ritmo diferente de aprendizaje, y esto no es necesariamente algo sobre lo que preocuparse. Sin embargo, problemas recurrentes en la lectura y en la escritura nos proporcionan posibles indicios de dislexia, que se manifestarán de un modo diferente según el momento del desarrollo.

La dislexia es un trastorno del desarrollo que normalmente aparece en edades tempranas y persiste en la edad adulta, atenuado gracias a las estrategias de compensación.

A pesar de que no tiene nada que ver con la inteligencia, suele dificultar el aprendizaje, pues confunden letras, sílabas y sonidos; y esto les supone un reto para escribir, leer, comprender y expresarse. Hasta un 40% del fracaso escolar es debido a la dislexia.

Una vez diagnosticada, existen herramientas y ejercicios para llevar una vida normal. Cuanto antes se diagnostique, más se podrán evitar los problemas derivados como el fracaso escolar o problemas conductuales.

Las manifestaciones de la dislexia son diferentes según la edad.

Te recomendamos que estés atento/a y lleves un registro de estas manifestaciones para cuando llegue el momento de hablar con los profesionales.

No todos los niños manifiestan todos los síntomas, pero es importante observar si se presentan varios de ellos y, sobre todo, si existe algún problema de adaptación. Vamos a conocer estas manifestaciones:

En Preescolar (antes de los 6 años):  

Los signos de alerta de dislexia pueden aparecer mucho antes de empezar a leer, puesto que dicho trastorno afecta a una variedad de habilidades que serán los cimientos de la lectura.

  • Habla como un niño más pequeño: Pronuncia mal las palabras, por ejemplo patola en vez de pelota, no habla mucho o parece conocer menos palabras que sus contemporáneos. Se da un desarrollo tardío del lenguaje
  • Tiene problemas para llamar a las cosas por su nombre: confunde objetos y tiene dificultad para aprender y nombres números, colores y letras.
  • Tiene dificultad para rimar: le cuesta encontrar la rima correcta en canciones infantiles porque a menudo tienen problemas aislando y dividiendo las palabras en sonidos individuales.
  • Problemas para seguir instrucciones y aprender rutinas.
  • Dificultades para tener equilibrio.
  • Torpes a nivel motriz: torpeza al correr, saltar o brincar. Falta de control y manejo del lápiz y las tijeras. Dificultad para abotonar y abrochar o subir un cierre o cremallera.
  • Confusión en el vocabulario de la orientación especial.
  • Problemas conductuales, debido a la frustración que siente o a la discriminación: falta de atención y aumento de la actividad e impulsividad. Problemas en habilidades sociales.

En Primaria (6-12 años)

En esta etapa los signos de dislexia serán más evidentes, pues se espera que los niños lean y escriban más en cada curso escolar.

  • Tiene problemas vocalizando palabras nuevas. Dificultad para conectar letras y sonidos y para descifrar las palabras aprendidas: no está seguro de qué sonido tienen las letras y le cuesta vocalizar palabras que no conoce.
  • Parece confundido o aburrido con los libros: no le interesan los libros de sus personajes favoritos, tiene problemas en la comprensión de oraciones largas.
  • No puede recordar los detalles de lo que leyó: tiene que concentrarse tanto para leer que a menudo desconecta la comprensión y la relación con lo que ya conoce, dificultando su memorización.
  • Mezcla el orden de las letras. Invierte letras, números y palabras: larampa en vez de mampara, flan en vez de plan en vez de Estas dificultades se dan en la lectura, y a menudo también en la escritura y el habla.
  • Gramática y ortografía deficitarias.
  • No completa una serie de instrucciones verbales.
  • No toma o agarra bien el lápiz. Esto le genera mala letra y pobre caligrafía.
  • Su coordinación motora es pobre, se confunde con facilidad y es propenso a accidentes.
  • Problemas de conducta más grave, debido a la desmotivación, por ejemplo el déficit de atención.
  • Desorganización de las tareas a realizar tanto en casa como en la escuela.

En Educación Secundaria (12-16 años):

Las manifestaciones de dislexia pueden empezar a aparecer en esta etapa porque es más difícil ocultarlas, debido al creciente aumento de la demanda a nivel escolar.

  • Lee muy lentamente: le toma tiempo terminar la lectura y evita leer en voz alta.
  • No encuentra la palabra correcta: balbucea o utiliza muletillas, le cuesta encontrar la palabra correcta y dice una que se parece, como por ejemplo distinguido en vez de extinguido.
  • Se le dificultan los proyectos escritos: le cuesta expresar ideas de manera organizada y comete muchos errores en gramática y ortografía.
  • Problemas de concentración cuando lee o escribe.
  • Le cuesta mucho pertenecer al grupo: afecta al lenguaje corporal y la comunicación, le cuesta sentirse integrado.
  • Las malas conductas aumentan: autoestima baja y problemas para socializarse.
  • Se adapta mal a ambientes nuevos: fallan sus estrategias de compensación.
  • Mala orientación.
  • Enorme reto para aprender lenguas extranjeras.

En Bachillerato (16-20 años):

Algunos adolescentes pueden sentirse fuera de lugar o sin motivación porque tienen dislexia, dado que ésta puede afectar a un diverso número de destrezas:

  • No entiende los chistes: chistes, juegos de palabras y refranes son más difíciles de comprender para ellos.
  • Le cuesta expresar ideas: titubea, no encuentra las palabras adecuadas o le cuesta expresar lo que sabe.
  • Le falta el sentido de la dirección: confunde izquierda con derecha, tiene dificultad en leer mapas o gráficos y presenta dificultades para conducir.
  • Le cuesta aprender otro idioma: las mismas dificultades en su propio idioma se hacen aún más fuertes al aprender otro idioma.

Dislexia en las personas adultas:

Si se detecta en la edad adulta será más complicado tratarla, pero igualmente se recomienda acudir a especialistas. Tal vez no se detectó porque no fue a la escuela o no terminó sus estudios.

  • Problemas para concentrarse y memorizar cosas: dificultades para hallar la palabra que quiere expresar, problemas entre izquierda y derecha, etc.
  • Problemas de autoestima.

PRUEBA EL TEST GRATUITO DE DISLEXIA

Источник: https://blog.changedyslexia.org/sintomas-de-la-dislexia-por-edades/

Señales de la dislexia a diferentes edades

¿A qué edad se nota la dislexia?

Muchas personas saben que la dislexia es un desafío de la lectura. Pero es más que eso. La dislexia es un desafío del lenguaje, y por eso puede dificultar su detección. Por ejemplo, la dificultad para hacer rimas puede ser una señal. 

La dislexia también puede causar problemas con la ortografía, el habla y la escritura. Por lo tanto, las señales pueden manifestarse en varias áreas y no solo en la lectura. 

No todas las personas con dislexia tienen el mismo tipo de dificultades. Algunas tienen dificultad con las habilidades lectoras básicas, como pronunciar palabras (decodificación). Otras pueden leer palabras y oraciones perfectamente, pero tienen dificultad para entender lo que leen.

La dislexia también puede lucir diferente a medida que los niños crecen. Conozca las señales comunes de la dislexia a diferentes edades y cómo ayudar.

¿Prefiere escuchar este artículo? Vea la versión en video. 

Nota: Este y algunos de los videos de pueden ser configurados con subtítulos en español. En la parte inferior de la pantalla del video localice “CC”, “Captions” y haga clic. Seleccione “ON” y luego la opción “Translate”. Busque “Spanish-Español”, seleccione y haga clic en “OK”. Ahora podrá reproducir el video con subtítulos en español.

  • Pronunciar incorrectamente palabras como murciégalo en lugar de murciélago.
  • Dificultad para nombrar objetos comunes y en su lugar usar palabras generales como cosa y eso.
  • Dificultad para aprender rimas infantiles o la letra de canciones que riman.
  • Dificultad para recordar secuencias, como decir o cantar las letras del alfabeto.
  • Contar historias que resultan difíciles de comprender o dificultad para hablar sobre un evento en un orden lógico.
  • Dificultad para recordar y seguir instrucciones de varios pasos.

Señales en los grados K-2

  • Dificultad para aprender los nombres de las letras y los sonidos que producen.
  • Confundir con frecuencia letras que se ven parecidas (como b/d, p/q) o que tienen sonidos similares (como d/t).
  • Dificultad para pronunciar palabras comunes como gato, en especial si no hay imágenes.
  • Sustituir palabras al leer en voz alta, como decir casa cuando el texto dice hogar.
  • Dificultad para separar los sonidos individuales de las palabras y combinarlos para formar una palabra.
  • Dificultad para deletrear palabras y aplicar las reglas ortográficas al escribir.

Señales en los grados 3–5

  • Confundir u omitir palabras cortas como para y del al leer en voz alta.
  • Dificultad para pronunciar palabras nuevas.
  • Dificultad para reconocer rápidamente palabras comunes (también llamadas “palabras a simple vista”).
  • Dificultad para explicar lo que ocurrió en una historia o responder preguntas acerca de detalles importantes.
  • Cometer con frecuencia el mismo tipo de errores, como invertir las letras.
  • Tener una ortografía irregular, como escribir la misma palabra de manera correcta e incorrecta en un mismo ejercicio.
  • Evitar la lectura cuando es posible y frustrarse y enojarse al leer.

Señales en preadolescentes, adolescentes y adultos

  • Leer lentamente u omitir palabras cortas y partes de palabras más largas al leer en voz alta.
  • Dificultad para recordar abreviaturas comunes, incluidas las que se usan en las redes sociales.
  • Dificultad para encontrar la palabra que quieren decir o uso frecuente de sustitutos como reja en lugar de verja.
  • Dificultad para entender chistes, modismos y juegos de palabras.
  • Tardar mucho tiempo en completar las tareas de lectura.
  • Mayor facilidad para responder preguntas acerca de un texto cuando es leído en voz alta. 

Tener estos desafíos puede ser difícil tanto para niños como para adultos. Podrían pensar que no son inteligentes porque tienen dificultades que la mayoría de las personas no tienen. Pero tener problemas con la lectura no significa no ser inteligente. Ese es uno de los muchos mitos sobre la dislexia.

Las personas que tienen dificultades con la lectura a menudo piensan que son los únicos. Sin embargo, la dislexia es una diferencia del aprendizaje muy común, y muchos niños y adultos necesitan ayuda adicional para aprender a leer. La buena noticia es que hay muchas maneras de enseñar a quienes tienen dificultades lectoras, y que las habilidades pueden mejorar. 

Comparta esta página con maestros, amigos y familiares.

Email

Print

Sms

Share

El equipo de Understood está integrado por entusiastas escritores, editores y moderadores de la comunidad en línea. Muchos de ellos tienen hijos que piensan y aprenden de manera diferente.

Margie B. Gillis (EdD) es la fundadora y presidenta de Literacy How, el cual ofrece capacitación profesional a maestros en métodos de lectura para el aula respaldados por estudios científicos.

Источник: https://www.understood.org/es-mx/learning-thinking-differences/signs-symptoms/could-your-child-have/checklist-signs-of-dyslexia-at-different-ages

7 pasos útiles para detectar la dislexia

¿A qué edad se nota la dislexia?

La dislexia es un trastorno específico del aprendizaje de la lectura, de origen neurobiológico, crónico y con un componente hereditario significativo. Es decir, perdura durante toda la vida, si bien es en la etapa escolar donde el impacto es mayor.

Estudios en lengua inglesa estiman su prevalencia aproximadamente en un 10% de la población.

Si bien en los años 80 se establecían diferentes tipos de dislexia, las investigaciones actuales reafirman y concluyen que el origen es una afectación del procesamiento fonológico, es decir, el niño tiene muchas dificultades en asociar el sonido con la letra que le corresponde, desencadenando errores al leer y al escribir.

Los primeros síntomas se detectan ya en etapa infantil, si bien se diagnostica una vez finalizado 2º de primaria. Ello no significa, que debamos esperar para intervenir hasta tener un diagnóstico, sino que la intervención debe ser lo más pronta posible, una vez detectadas las dificultades en conciencia fonológica.

La detección precoz, por tanto, es esencial tanto para la reducción de la gravedad del trastorno como para evitar las consecuencias emocionales que comporta tener una dificultad de aprendizaje en un área que es tan esencial a nivel académico.

Así mismo, el desconocimiento de lo que les pasa como niños, afecta directamente su autoestima y deteriora su estado anímico de forma progresiva, interfiere en la interacción con otros niños y su sensación de incapacidad es mayor cuanto más tardemos en detectarlo.

No hay persona con dislexia que no haya pensado que la causade su problema de aprendizaje era su baja inteligencia, creencia totalmente errónea pero que les determina su relación con el mundo.

Detrás de muchos fracasos escolares y vitales podemos encontrar un trastorno de aprendizaje no detectado.

Ante esta necesidad de respuesta inmediata a las necesidades de un niño con dislexia nos preguntamos ¿cómo la podemos detectar? Aquí se exponen 7 indicadores que nos pueden hacer sospechar que nuestro hijo/alumno presenta este tipo de dificultad:

1. Buena capacidad intelectual

El primer indicador es que el niño muestra un desarrollo normal y una inteligencia propia de su edad, pero que tiene una dificultad muy importante para aprender a leer y a escribir, en contraposición a otros aprendizajes generales y vitales, que ha integrado sin dificultad. Nos extraña que le cueste tanto este aprendizaje y que manifieste tanto malestar a la hora de enfrentarse a las letras y los textos.

2. Dificultades en el área de lectura

El primer signo lo encontramos en etapa infantil, cuando el niño empieza a jugar con los sonidos, las sílabas y las palabras (a través de rimas, ritmos, desglose en sílabas por ejemplo, todo a nivel oral) y luego a asociar esos sonidos con las letras que le corresponden, integrando ya la grafía.

Esta dificultad en la conciencia fonológica desencadena en el desarrollo del aprendizaje de la lectura múltiples errores como omisiones de letra (no lectura), sustituciones de letra (cambio) adiciones (añadir letras), Inversiones (leer /al/ en vez de /la/), rotaciones (leer /b/ en vez de /d/).

La lectura no es fluida, muchas veces silábica (en edad no inicial), es vacilante, con repeticiones, la velocidad es baja y tiene dificultades para comprender lo que ha leído.

3. Dificultades en el área de escritura

Esta dificultad en la conciencia fonológica también desencadena errores en la escritura. Omite, sustituye, hace adiciones, invierte rota, une y fragmenta palabras, etc. También tiene mucha dificultad para integrar la norma ortográfica y suele cometer errores de cambios de consonantes que suenan igual (/g/, /j/, /y/, /ll/, etc.

), omite los acentos y los signos de puntuación, así como las mayúsculas. Le cuesta expresar sus ideas por escrito, negocia las líneas que tiene que tener un texto, y suelen tener tendencia a enumerar ideas con una pobre sintaxis.

La letra a veces puede estar afectada, sobre todo en el trazo ligado que precisa más dominio de coordinación que la letra mayúscula.

4. Pensamiento con predominio visual

Un niño con dislexia suele tener un pensamiento de claro predominio visual por encima del lingüístico, integrando mucho mejor la información a través de las imágenes que a través de las palabras.

Aprende de forma más satisfactoria con estrategias y técnicas de estudio que reduzcan el contenido verbal y se apoyen en lo visual, tales como mapas mentales, mapas conceptuales, esquemas, fichas.

Tienen dificultades para hacer resúmenes y sintetizar ideas, discerniendo lo principal de lo secundario.

5. Dificultades en funciones ejecutivas

Además de las dificultades lectoras y escritoras un niño con dislexia suele tener dificultades de acceso al léxico (encontrar palabras por ejemplo que empiecen por una letra determinada) o presenta un vocabulario más bajo de lo esperable, dificultades en la secuenciación (por ejemplo, aprender tablas de multiplicar, días de la semana, horas del reloj), en la planificación y organización de tareas y suelen ser desordenados. Tienen muy buena memoria a largo plazo, pero baja memoria de trabajo, pudiendo presentar olvidos de información fácilmente. Pueden tener baja flexibilidad y dificultades para adaptarse a los cambios.

6. Dificultades de lenguaje y/o motrices y/o atencionales

Dado que la dislexia es un trastorno de neurodesarrollo con bases cognitivas compartidas con otros, podrían presentar asociada a esta dificultad problemas de lenguaje oral importantes (tanto expresivos como comprensivos, que nos harían sospechar de la presencia de un trastorno del lenguaje primario), dificultades en motricidad fina y gruesa y en la coordinación de movimientos y equilibrio (dispraxia) y/o problemas atencionales significativos que van más allá al simple hecho de enfrentarse a material escrito, con facilidad para distraerse, dificultades para seguir órdenes complejas, para mantener la atención sostenida en un periodo de tiempo, malestar ante el esfuerzo mental o en la atención a detalles y la concentración (déficit atencional).

7. Afectación emocional y/o comportamental

Cualquier niño con dislexia, presenta afectación emocional secundaria al estrés vivencial que supone enfrentarse de forma continuada con tareas donde se pone en evidencia su problema de aprendizaje.

El desconocimiento de los que les pasa, hace que lo achaquen a la inteligencia, se sienten inferiores a los iguales, mermando autoestima y generando problemas emocionales como ansiedad, depresión, trastornos de conducta, problemas alimentarios y de sueño, somatizaciones (malestar físico fruto de la tensión psíquica), etc. Suele estar irritable, fácilmente pierde el control o llora, se repliega en sí mismo o dejan de comunicarse y cuando lo hace frecuentemente explota. Para evitar esta angustia pueden mostrar mecanismos de evitación, como no querer hacer las tareas, esconder información e incluso mentir ante notas y deberes, para salvaguardar su estado emocional y no confirmar su sospecha “soy tonto”. 

Por tanto, si tienes cerca un niño que presente un importante número de síntomas, informa a la escuela y busca un especialista en neurodesarrollo que descarte o diagnostique la dislexia. Es esencial la detección precoz para la compensación de su aprendizaje y para evitar secuelas emocionales que, en muchos casos, acaban perdurando y afectando hasta la edad adulta.

Helena Alvarado es psicóloga, pedagoga terapeuta y logopeda habilitada y profesora de dificultades específicas de aprendizaje en la Universidad de las Islas Baleares.  

Cursos Online

Dislexia: diagnóstico e intervención

Adquirirás una visión integradora que permita identificar e intervenir a niños y adolescentes con este perfil para favorecer su desarrollo. ¡EMPIEZA HOY MISMO! Finalización: 31 de julio de 2021

Источник: https://integratek.es/blog/2016/07/04/7-pasos-para-detectar-la-dislexia/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: