Alimentación del bebé de 7 meses

Un menú para cada edad del niño

Alimentación del bebé de 7 meses

En la actualidad no hay ninguna necesidad de precipitarse en diversificar la alimentación de un bebé. Sigue nuestros consejos para ayudar a tu hijo a alimentarse poco a poco como un mayor.

Te proponemos varios menús con una alimentación adecuada para niños de 5 meses, 12 meses y 18 meses de edad.

A cada etapa le corresponde una dieta que debe ser completa y adecuada a las necesidades de crecimiento del bebé.

Entre los 5 y los 7 meses el bebé duplica el peso que tenía al nacer. El niño comienza a mantenerse sentado e intenta tocar con las manos todo lo que lo rodea. Ha alcanzado en parte su madurez digestiva: es capaz de descubrir poco a poco nuevas ?sensaciones alimenticias?. Solo hay una regla de oro: no tener prisa.

Proponle nuevas recetas

Durante sus primeros seis meses de vida, al bebé le basta con una alimentación basada en la leche. Para evitar problemas de alergias, que en la actualidad afectan al 15 ó 20% de la población, se desaconseja una diversificación nutritiva demasiado precoz.

Lo ideal sigue siendo la lactancia materna, pero no debes culparte si no quieres o no puedes amamantarle: las leches industriales son un sustituto eficaz.

Existe leche maternizada para cada edad de crecimiento del bebé: leche de inicio hasta la diversificación de la alimentación, y leche de continuación hasta el primer año.

La diversificación de la alimentación comienza por la introducción de harinas sin glúten, luego fruta como complemento de la leche, luego hortalizas y prosigue con la incorporación de la carne.

El periodo comprendido entre los 5 y los 7 meses es el de la introducción de las verduras, empezando por las de sabor ligeramente azucarado, como las zanahorias o los puerros.

No conviene mezclar diferentes hortalizas a la vez para poder detectar más fácilmente, si se diera el caso, el alimento al que el niño puede ser alérgico.

Enseguida se puede comenzar con la carne, más adelante con el pescado y después, con los huevos.

En el caso de niños con padres alérgicos, conviene retrasar la incorporación de alimentos como los huevos, el pescado, las frutas exóticas o los frutos secos (cacahuetes, nueces, etc.) y sus derivados hasta que el bebé cumpla el año y, si es posible, hasta los dos.

Si no tienes suficiente tiempo para cocinar, puedes recurrir a los potitos, irreprochables desde el punto de vista nutricional.

Cómo dárselo

Ha llegado el momento de las primeras cucharadas (es preferible una cucharilla de silicona, ya que es menos irritante para las encías que una de metal), pero a esta edad la cucharilla debe ser, además de un medio para la alimentación, un juego. Conviene empezar utilizándola en una de las cuatro comidas, pero sin forzar al niño. Tiene tiempo de sobra para acostumbrarse.

El menú

· Desayuno: dale el pecho o un biberón de alrededor de 210 ml sin forzarlo para que lo termine.· Comida: entre 100 y 200 g de puré de verduras mezclado con 10 ó 15 g de carne y un chorrito de aceite.

De postre puede tomar compota, frutas en puré o un yogur.· Merienda: compota y/o yogur. De vez en cuando, un biberón o el pecho. Los lácteos son indispensables si no ha tomado al mediodía.

· Cena: puré de verduras con un chorrito de aceite, seguido de leche.

Consejos– No añadas sal ni azúcar a los alimentos.- Comprueba siempre la temperatura de los alimentos antes de dárselos a probar al niño.

– El niño debe tomar al día medio litro de leche (leche, lácteos).

Hacia los 12 meses su peso de nacimiento se ha triplicado. Empieza a masticar tenga o no dientes, aunque a esta edad la mayoría de los niños ya tiene. El bebé está ya preparado para descubrir sabores más consistentes.

Proponle nuevas recetas Ya no es preciso mezclar todos los alimentos, pero sí machacarlos con un tenedor cuando su consistencia lo permita. El bebé ya puede alimentarse exclusivamente con la cuchara y beber en vaso. Lo que no significa que no tome biberones de leche: debe tomar al menos dos al día.

Al pequeño gourmet le gusta la sémola, los fideos… que espesan sus platos. Es también el momento de añadir legumbres (lentejas, judías, …) en puré y mezcladas con su puré de verduras. Los fabricantes de potitos rivalizan en imaginación en sus propuestas de productos variados y equilibrados en el plano nutricional.

No hay que privar al bebé de estos preparados tan prácticos.

Cómo dar la comida al bebé
No descartes los congelados de verduras y de frutas.

Muy frescos y sin sal o azúcar añadidas, representan una solución a la vez sana y muy práctica para sus primeras comidas de verdad.

Esta etapa en la diversificación de su alimentación es primordial para ir acostumbrando al bebe a ingerir algo más que líquidos, de manera que acabe aceptando todos los alimentos sólidos necesarios para su desarrollo.

El menú para el bebé de 12 meses· Desayuno: 240 ml de leche de continuación.· Comida: 200 g de verduras con un chorrito de aceite, 25 g de proteínas (carne o pescado), fruta cruda o compota como postre.

· Merienda: 240 ml de leche o el equivalente (yogur u otros postres lácteos), compota y galletas.

· Cena: un puré de verduras y/o cereales con mantequilla o un chorrito de aceite, leche o postre lácteo, fruta fresca o compota.

Consejos de alimentación– No dejes nunca que tu bebé coma solo sin vigilancia.- No le des a tu bebé otra bebida que no sea agua o zumo de fruta.

– Come en su compañía cuantas veces sea posible.

El bebé ha crecido. Tiene una decena de dientes, ya anda. Utiliza las manos para comer solo, a veces con éxito. Ya hay alimentos que le gustan y otros que rechaza.

Recetas para unbebé de 18 meses
A esta edad, al pequeño le gusta mezclar alimentos conocidos con otros nuevos. Los crujientes le encantan. Es el momento de proponerle harinas con cacao, que le encantarán. Comienzan también a gustarle los quesos, que empezará a probar en pequeños trozos. También puede empezar a probar la tapioca y otros cereales en la papilla de la cena.

Dar la comida a un niño de 18 meses
A partir de los 15 meses puede empezar a tomar verduras crudas en pequeñas cantidades, con un chorrito de aceite y limón, finamente cortadas.

Ya no hace falta servirle la carne mezclada con el puré, sino cortada en pequeños trocitos.

Aunque resulte algo impropio al principio, hay que dejarle toquetear su plato porque le encanta comer con los dedos: poco a poco irá utilizando los cubiertos y, mejor o peor, acabará comiendo casi correctamente.

Atención a los rechazos: el niño está entrando en el periodo, normal, del 'no'. No hay que ceder, ni caer en su juego, sustituyendo los alimentos que rechaza por otros.

Está comprobado que cuando a un niño se le pone varias veces delante el mismo alimento, en cada ocasión come un poco más del mismo. Por lo tanto, no conviene desistir demasiado pronto con aquellos que no parecen gustarle.

Con paciencia y buen humor, conseguiremos que coma de todo.

El menú para el bebé· Desayuno: papilla de cacao o de cereales.· Comida: verduras crudas de temporada con un chorrito de aceite y limón y entre 40 y 50 g de carne o de pescado, o un huevo entero (dos veces a la semana).

El almuerzo también puede consistir en jamón y 200 g de verduras en puré y fruta.· Merienda: un vaso de leche con galletas; o un yogur o un petit suisse o fruta.

· Cena: 200 g de puré: verduras con fideos. Postre: compota o queso o yogur.

Consejos para la comida del niño– Si el niño juega con su comida, es mejor que le dejes… A su edad es algo completamente normal.

– Impedir que entre comidas tome chucherías.

Preocupaciones de los padres con la alimentación

· Que coma demasiado o muy poco

Como los adultos, los niños pueden tener mucho o poco apetito. ¿Por qué vamos a limitar al tragón o forzar al que come poco? Es mejor que el niño coma lo que le apetezca. Él sabe regular perfectamente su apetito.

· La dieta cuando el niño está enfermo

Con frecuencia los niños pierden el apetito cuando están enfermos… como los adultos. No hay que insistir, pero conviene asegurarse de que bebe lo suficiente, para evitar riesgos de deshidratación. Se le pueden preparar bebidas nutritivas a base de leche o caldos de pollo o verduras. Además, a sus platos preferidos se le puede añadir un plátano machacado.

Mitos y aciertos sobre la alimentación de los niños

El calcio es indispensable para el crecimiento.
VERDADERO. Gracias a este mineral los huesos crecen y se fortalecen.

Las verduras aportan más vitaminas que las frutas.
FALSO. La fruta y las verduras aportan vitaminas diferentes. Algunas son más ricas que otras, eso es todo.

No hace falta comer carne para tomar hierro.
VERDADERO.

Sobre todo en el caso de los bebés, que toman gran cantidad de leche de inicio y continuación, en la que encuentran la cantidad de hierro indispensable para su crecimiento.

Por el contrario, cuando el consumo de leche de continuación disminuye o es reemplazada por la leche de vaca, la carne se convierte en la principal fuente de hierro.

Dos huevos equivalen a un filete
VERDADERO. En términos de proteínas, un filete de 100g equivale a dos huevos. Esa misma cantidad de carne equivale a 100g. de pescado o a 80g. de jamón.

Sofía Amor.

Источник: https://www.conmishijos.com/salud/alimentacion/un-menu-para-cada-edad-del-nino/

Recomendaciones para la elaboración del menú infantil: de seis meses a un año

Alimentación del bebé de 7 meses

Hasta los seis meses, lo más recomendable es que los bebés tomen leche materna en exclusiva y, a partir de los seis meses, que empiecen a tomar otras cosas, poco a poco, sin prisa, pero sin pausa.

Vamos a centrarnos en esos primeros meses de la alimentación del bebé, de los seis meses a los 12 meses, y ofreceros recursos, herramientas y un poco de teoría para poder elaborar el menú de los niños, lo que deben comer cada día.

Si el niño no toma leche materna lo lógico es seguir la misma recomendación: leche de fórmula hasta los seis meses y a partir de ese momento empezar a ofrecer comida.

Hace unos años esto no se hacía así, pero había una razón de peso para ello.

La leche de fórmula de hace unos años carecía de muchas cosas y alimentar exclusivamente a un bebé de esta manera hasta los seis meses podría ser peligroso.

De hecho, como hasta el 2001 la OMS no empezó a recomendar la lactancia materna hasta los seis meses, lo raro sería que la leche artificial se hubiera dado hasta ese momento.

Muchas madres actuales, y sobretodo las abuelas, que en su momento lo hicieron diferente, se extrañan cuando les dices que no hace falta dar comida a un niño hasta los seis meses, precisamente porque nuestra generación, cuando éramos niños, estábamos comiendo ya a los tres o cuatro meses.

Recomendaciones para ofrecer la alimentación complementaria a los seis meses

Una vez que el bebé cumple seis meses empieza a necesitar más comida. Se suele decir que es porque en ese momento la leche, materna o no, ya no es suficiente para proveer energía y porque el bebé necesita más nutrientes, sin embargo sólo la segunda parte es cierta.

La leche, materna o no, sigue teniendo más calorías que muchos alimentos y si un niño tomara suficiente leche podría tener energía suficiente para vivir y crecer (de igual modo que un adulto podría hacer una dieta exclusiva con leche logrando las calorías necesarias).

La segunda parte, sin embargo, sí es cierta. A partir de los seis meses muchos niños empiezan a necesitar hierro, básicamente porque en el momento de nacer se les cortó el cordón demasiado rápido. Si en el momento de nacer el cordón latió unos minutitos, lo más probable es que el bebé tenga reservas de hierro suficientes para más tiempo, quizás hasta el año.

También a partir de los seis meses necesitan más cantidad de zinc, pero a esto se le suele hacer menos caso porque se suele desconocer qué produce un déficit de zinc y, de hecho, se suele desconocer qué alimentos contienen zinc (no conozco a ningún adulto que vigile su dieta para que sea rica en zinc).

Entonces, teniendo en cuenta que el bebé tiene ya seis meses y que puede empezar a comer, debemos explicar qué alimentos puede empezar a comer. Como no ha probado bocado hasta ahora lo ideal es que empecemos poco a poco. A esta edad pueden comer prácticamente de todo.

Ofreciendo la comida para evitar sustos inesperados

Lo ideal es ir controlando los nuevos alimentos que se introducen para que, en caso de que aparezca alguna reacción, sepamos con casi total certeza qué alimento es el causante. Para ello lo recomendable es dar los alimentos de uno en uno, esperando al menos uno o dos días para dar el siguiente.

Se empieza por el que se quiera y se le ofrece sólo ese alimento, siempre a mediodía y siempre tratando de que haya más personas en casa que la persona que da de comer al niño.

Digo a mediodía porque si lo damos por la noche y el niño sufre una reacción alérgica mientras duerme, igual no nos enteramos, y digo que la madre, o la abuela, o quien de la comida no esté solo con el niño, por si hay que salir corriendo al hospital.

Por qué alimento empezar

El alimento por el que empezar es indiferente. Hay gente que se empecina en decir que lo primero en ofrecer es la fruta, otros que los cereales y otros dirán que la verdura. Repito, es totalmente indiferente.

Los cereales a partir de los seis meses

Los cereales deben darse, al principio, sin gluten. Sé que en los de sin gluten pone “a partir de 4 meses”, pero como los estamos dando a los seis meses, pues lo ideal es ofrecerlos primero sin gluten y pasados unos días con gluten.

Como a los seis meses son capaces de estar sentados y de comer mejor que cuando tienen cuatro meses, puede hacerse una papilla de arroz un poco pasado, o de sémola de arroz, si se quiere, para no tener que comprar cereales industriales (y ahorrar un poco de dinero, que la cosa no está para demasiadas alegrías).

Pasados unos días, deberemos empezar a ofrecer el gluten, momento en el que mezclaremos la papilla de cereales sin gluten con la que lleva gluten.

Si estamos dando arroz, pues lo más fácil suele ser dar al bebé un trozo de pan para que lo chupe y rechupe. Cuando ya no lo quiera por estar demasiado blando y lleno de babas, pues se lo cogemos.

Recomendaciones para dar la fruta a los niños de seis meses

Otro alimento que empiezan a tomar los bebés a los seis meses es la fruta. La más recomendable es la más típica: naranja, manzana, pera y plátano. Normalmente se dice que se empiece por la pera, porque es la más jugosa, pero pueden introducirse poco a poco todas las frutas a partir de los seis meses.

Una vez ha probado todas las frutas se pueden hacer combinaciones con varias, o se puede simplemente ofrecer una fruta cada día.

Yo, como he comentado en otras ocasiones, soy más amigo de hacerlo de este modo (hoy plátano, mañana manzana, pasado pera,…

), porque así los bebés conocen el sabor concreto de la fruta (y no el sabor multifruta) y porque así no tienes que abrir varias frutas cada día, sobrando luego casi todo.

Recomendaciones para dar la verdura, la carne y el pescado a los niños de seis meses

Como os he dicho antes, la gente suele centrarse en los cereales y la fruta para empezar a ofrecer comida a los bebés, sin embargo, si tenemos en cuenta que lo que más necesita añadir a la dieta un bebé es el hierro, lo más lógico es que no tardemos demasiado tiempo en darle pollo, pescado y huevo (aunque los cereales de hoy en día vienen suplementados con hierro).

Por eso suelo ser más amigo de empezar con patata hervida chafadita o en trozos, con un chorrito de aceite y enseguida añadir pollo a la mezcla, empezando después con algo de cereal para luego añadir el gluten.

Luego hay que ir añadiendo verduras poco a poco: judías, un poco de zanahoria, brócoli, cebolla, tomate, etc., evitando básicamente todas las verduras que sean de hoja como las acelgas y las espinacas como plato único, que no se recomiendan hasta los doce meses.

Con respecto a la carne, la más recomendada para empezar es el pollo, aunque también nos serviría el pavo.

La cantidad de verduras que un bebé debe tomar es indiferente, sin embargo la cantidad de carne sí está limitada a 20-30 gramos (tirando más a 20), porque si nos pasamos nuestro hijo tomará demasiadas proteínas, algo que no es recomendable para su salud (ni para la salud de sus riñones, que tendrán que trabajar horas extras, sin estar preparados todavía para ello).

Por eso mismo la cantidad de pescado se limita también a 30-40 gramos diarios (puede ser pescado blanco o azul), y en caso de dar huevo, que también se puede introducir a partir de los seis meses, que sea uno de talla pequeña.

Una vez el bebé haya probado, más o menos, todos estos alimentos, se puede empezar a ofrecer más variedad en cuanto a carnes y pescado. Normalmente se digiere mejor la carne de animales pequeñitos, así que la más recomendable es la de conejo (y pollo y pavo), seguidas de las de cordero y ternera, que mejor si la comen una o dos veces a la semana como mucho.

¿A qué hora le doy cada cosa?

Una vez hemos explicado todos los alimentos que un bebé de seis meses puede empezar a tomar hasta el año de vida sólo queda comentar la organización a la hora de ofrecer la comida.

Se suele decir que lo más recomendable es ofrecer el cereal por la mañana, la verdura y la carne para comer (si damos pescado, sustituir carne por pescado un par de veces a la semana) y la fruta para merendar.

Esto sin embargo no es inamovible, ni mucho menos y de hecho no es lo más recomendable, porque como mejor se absorben los alimentos no es ofreciéndolos aislados, sino mezclándolos con otros.

Los adultos lo tenemos bastante claro y por eso sabemos que una comida consta de un plato de verdura con algo de patata, o bien legumbres acompañadas de cereal (pan o arroz), para mejorar la absorción de la proteína, sabemos (sin saberlo) que tenemos que tomar algo de fruta antes o después de la comida, que si es rica en vitamina C, como lo es casi toda la fruta, ayuda a absorber mejor el hierro de la comida y así con otras muchas mezclas que hacemos habitualmente que ayudan a equilibrar la dieta.

Con los bebés pasa lo mismo, lo más recomendable sería darles varias cosas cada vez que coman, un poco de verdura, un poco de carne, un poco de pan y un poco de fruta, por ejemplo, y así en cada comida.

De este modo comerían más sano, aunque sería más engorroso a la hora de prepararlo, claro, y quizás ese es el motivo de hacer la alimentación de los bebés de manera aislada.

Ahora, gracias a que muchos padres hacen Baby-led Weaning, comiendo muy parecido a lo que comen los papás, se puede ahorrar tiempo al cocinar solo una vez.

La leche sigue siendo lo más importante

Para acabar, por si lo comentado fuera poco, decir que la leche, hasta el año de vida, sigue siendo el alimento más importante y que hay que tratar de asegurar que tomen unos 500 ml de leche diarios. Con los bebés que toman leche artificial no suele haber mucho problema, porque les puedes dar un biberón de 250 ml por la mañana (y parte de esa cantidad con cereales) y otro por la noche.

Con los que toman leche materna, sin embargo, suele haber más dificultades, básicamente porque casi nadie explica bien la alimentación complementaria y en vez de decir «siga dando el pecho a demanda y entre medio le va ofreciendo comida», se suele decir «vaya quitándole tomas de leche materna y que coma», consiguiendo que los bebés que toman el pecho puedan llegar a tomar menos leche de la que necesitan.

Las madres no tienen 250 ml de leche materna en sus pechos por la mañana para dar a sus bebés y otros 250 ml por la noche (y si los tuvieran seguro que sufrirían más de una mastitis por pasar tantas horas sin dar leche a sus hijos), así que la única manera de dar 500 ml de leche materna a un bebé es explicando a la madre que tiene que seguir mamando a demanda, haciendo varias tomas al día y que entre medio, digamos cuando nosotros nos sentemos a comer, haya mamado o no, ofrezcamos comida al niño.

Resumiendo

A modo de resumen, para que quede todo claro, decir que es más fácil de lo que parece, porque como hay que ofrecer un alimento cada 1-2 días, tenemos tiempo de ir aprendiendo sobre la marcha con nuestro hijo. Pasados esos días se añade un nuevo alimento a la dieta del bebé y así vamos haciendo hasta que prueba todos los que pueden comer hasta los doce meses.

El horario es indiferente, como lo es para los adultos, que comemos fruta por la mañana, a mediodía, por la tarde y/o por la noche, así como verdura y carne tanto a mediodía como de noche (los bebés deben elegir, o a mediodía o de noche, pero no ambas, porque tomarían demasiadas proteínas).

La preparación queda en manos de cada madre y padre: hay quien lo tritura todo haciendo papillas y hay quien prefiere dejar que los niños experimenten con la comida y la prueben tal y como es. Todo depende del niño y de su capacidad para aceptar los alimentos de uno u otro modo (y de las ganas de los padres de limpiar la cocina después, claro).

En cualquier caso, lo hagáis como lo hagáis tened clara una cosa: por mal que se haga los niños acabarán comiendo sí o sí, como lo hacemos todos los adultos del mundo.

Por cierto, antes de acabar os ofrezco un último consejo: a la fuerza, nunca.

En Bebés y más | Por qué no hay que añadir ni una pizca de sal ni de azúcar a los alimentos de los bebés, Bebidas recomendadas (y no recomendadas) para niños menores de cinco años: expertos en salud y nutrición publican guía actualizada, Calendario de incorporación de alimentos: cuándo debe el bebé empezar a comer cada uno

Источник: https://www.bebesymas.com/alimentacion-para-bebes-y-ninos/recomendaciones-para-elaboracion-menu-infantil-seis-meses-a-ano

¿Qué puede comer un bebé de 7 meses?

Alimentación del bebé de 7 meses

Cuando pasan siete meses, el bebé puede combinar la leche materna con alimentos nuevos complementarios que sean semisólidos, como los purés y las papillas. Estas comidas deben incluir cereales, frutas, verdura y carne.

Indice

¿Cómo alimentar a un bebé de 7 meses?

La alimentación de un bebé de cinco o seis meses –inicio de la ingesta de alimentos sólidos– es muy similar a la de un niño de siete meses. Lo único en que se diferencian es que a esta edad ya han empezado a comer diferentes alimentos como frutas y verduras.

Además, tienes que tener en cuenta que a la hora de elegir la comida tienes que intentar que cada día pruebe un alimento nuevo, porque después desarrollará sus gustos de acuerdo a estos alimentos.

Es decir, la comida favorita de tu bebé de siete meses dependerá de lo que le proporciones y, por esta razón, deberás enseñarle a que elija los alimentos más sanos y nutritivos.

Por otro lado, no se puede olvidar la ingesta de leche materna o de fórmula aproximadamente cinco veces al día. Igualmente, puede tomar lácteos en pequeñas cantidades, como los yogures naturales sin azúcar o queso de soja y, por supuesto, no le des leche de vaca hasta que tenga un año aproximadamente.

Los cereales también los pueden tomar, pero preferiblemente los de avena y arroz porque están enriquecidos en hierro.

La fruta en papilla les encanta a los más pequeños, sobre todo si llevan plátanos, melocotones, peras y manzana.

Las verduras son esenciales para el desarrollo de los niños y, para ello, hay que inculcárselo desde que son muy pequeños. Las más recomendadas son la zanahoria, judías verdes, calabaza y calabacín.

Respecto a la carne, para empezar es mejor escoger la de pollo o pavo, pero en pequeñas porciones. Hay que prestar atención a que el bebé no consuma carne y pescado en el mismo día porque podría provocarle un exceso de proteína y su hígado aún no está lo suficientemente preparado.

Asimismo, no olvides evitar todos los alimentos dulces antes de su primer año de vida y cuanto más te demores mejor, así será mucho más fácil moderar su ingesta de azúcar en un futuro.

¿Por qué es importante la alimentación en la infancia?

La alimentación en la infancia es muy importante ya que sienta las bases alimentarias del resto de la vida del niño. También es muy importante para proteger al niño de posibles enfermedades. El cuerpo de los bebés está en continuo crecimiento y desarrollo, mantener una alimentación sana y equilibrada es imprescindible para su pleno desarrollo desde que el niño es concebido.

La Organización Mundial de la Salud recomienda la lactancia materna exclusiva hasta que el bebé cumpla los 6 meses y de manera complementaria hasta el año, si es posible más tiempo.

Los bebés que han sido alimentados con leche materna tienen menos posibilidades de sufrir obesidad en un futuro.

También menos posibilidades de sufrir diabetes y obtienen mejores resultados en pruebas de inteligencia.

Hay que destacar que la alimentación tiene un papel importante en la vida del niño ya desde el embarazo.

Los alimentos que come (o deja de comer) la madre embarazada, pueden repercutir en la salud futura del bebé.

Los primeros 1000 días de vida de un niño (contando desde la concepción), determinan en gran medida la salud del peque a lo largo de su vida (aunque está también condicionada por los genes).

Por eso es importante hacer que el niño coma bien desde pequeño y enseñarle a elegir su propia comida de manera equilibrada.

¿Qué pasa si no se le ofrece al niño una alimentación equilibrada?

Es importante leer las etiquetas de los alimentos para determinar el valor calórico y el nutricional de los alimentos.

– Desnutrición: no hay que hablar de los casos extremos que se conocen a través de las noticias. En España también hay niños con rasgos de desnutrición pero que no se presentan a simple vista.

La desnutrición trata de la carencia de nutrientes, un niño puede comer mucho pero de manera desequilibrada y por lo tanto faltarle nutrientes.

Esto puede llegar a afectar a su desarrollo psíquico, motor y emocional. 

– Sobrealimentación infantil: muchos padres cometen el error de obligar a sus hijos a acabarse todo lo que le habían puesto en el plato.

Los niños tienen unas necesidades nutricionales distintas a las de los adultos y se suelen autorregular a la hora de comer.

Un niño no va a elegir quedarse con hambre, solo es que hay en etapas que necesitan comer más y en otras menos (depende de la etapa de crecimiento en la que se encuentren).

– Alimentación desequilibrada: hoy en día está normalizado el consumo de alimentos sin tener en cuenta el contenido nutricional de los mismos. Las bebidas azucaradas, los snacks, los alimentos ultraprocesados, los platos congelados o los productos de pastelería, deberían consumirse con mayor moderación.

Tanto la sobrealimentación como la alimentación desequilibrada pueden llegar a generar enfermedades crónicas a edades muy tempranas, ejemplo de esto es la anemia, la diabetes, el sobrepeso, etc.

Recetas de purés para bebés de 7 meses

Crema de espinacas con carne:

– Salsa blanca

– Media taza de espinaca cocida

– Una pequeña porción de carne de pollo a la plancha, del tamaño de una cuchara sopera

– Una cucharadita de queso rallado

Para la elaboración mezcla los ingredientes en la batidora

Papilla de aguacate y pera:

– 1 rodaja de aguacate maduro

– 1 rodaja de pera muy madura pelada

Para elaborarla, aplasta el aguacate y la pera juntos para mezclarlo y que se forme una papilla.

Puré de calabacín y zanahoria:

Para hacerlo en 8 raciones, utiliza:

– 1 zanahoria mediana pelada

– 1 calabacín pequeño

Para la elaboración, corta a dados la zanahoria y el calabacín. Después, cuece la zanahoria durante 15 minutos, y cuando pase el tiempo, añade el calabacín. Finalmente, escurre las verduras y haz un puré en la batidora.

Aunque la mayoría de bebés a esta edad come papillas y purés, también puedes optar por darle trocitos de alimentos blandos que pueda ir chupando y saboreando para que se acostumbre a masticar y comer como un adulto.

Coma

Definición:

Perda de consciência prolongada com diminuição ou ausência de reflexos e de reacção perante determinados estímulos externos.

Tratamiento:

Ir urgentemente para um hospital ou chamar imediatamente o 112. Enquanto a ajuda não chega, inicie as manobras de reanimação para assegurar-se de que a criança respira.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/alimentacion-bebe/que-puede-comer-un-bebe-de-7-meses-7531

La alimentación del bebe: 7 a 9 meses

Alimentación del bebé de 7 meses
Lic. Marcela Licata – zonadiet.com
de la sección: Alimentación

A los 7 meses su bebe puede probar algunas comidas de diferentes grupos, aprender de sabores y texturas, lo que es muy importante a la hora de comer.

Si su bebe no tiene dificultades en tragar la comida, puede hacer purés con pequeños pedacitos o pisar los vegetales o frutas con un tenedor.

A la edad de 8 a 9 meses, aliente a su bebe para que coma pequeños trocitos de comidas blandas como vegetales bien cocidos o frutas bien maduras. Aún si su bebe no tiene dientes, el puede masticar con sus encías. Igualmente, siempre vigile que no se atragante con la comida.

Leche

Durante el primer año, la leche materna o la leche de fórmula enriquecida con hierro son la base de la dieta del bebe. A la edad de 6 o 7 meses, el consumo diario de leche comenzará a gradualmente disminuir ya que comienza a ingerir comidas complementaria.

Cereales

Se recomienda dar cereal para bebe enriquecido con hierro todos los días. Le puede ofrecer cereales mixtos o a base de soja.
Alrededor de los 9 meses, su bebe debería comer en el desayuno, alrededor de 125 ml de cereal (1/2 taza de cereal seco) mezclado con leche materna, de fórmula o agua. Ya no es necesario servir cereal para la cena.

Vegetales

Su bebe ya come algunos vegetales. Es un buen momento para agregar otros como coliflor, brócoli, espárragos, arvejas, papas (patatas), choclo (maíz), repollitos de Bruselas y aguacate (palta).

Trate de hacer purés de textura más gruesa (no tan molido). Para aumentar los sabores puede mezclar los distintos vegetales.

Alrededor de los 8 o 9 meses, mientras le da de comer, puede cortar en cubitos los vegetales y estimular al bebe a que coma por sí mismo.

Frutas y jugos

Agregue más frutas a la dieta del bebe como ananá (piña), pasas de ciruelas, mandarinas (tangerinas) y melocotón.
Mezcle aquellas que ya ha probado el bebe de acuerdo a su gusto.

Gradualmente, ofrézcale la frutas molidas con un tenedor y luego en cubitos (cocidas o bien maduras) para que el mismo las coma con sus dedos.

Frutas como frutillas, frambuesas, arándanos o moras deben estar en forma de puré y luego pasarlas por un colador para sacarles las semillas y piel.
Para evitar disminuir el apetito del bebe, no le de más de 60 a 90 ml de jugo al día. Si se lo da, que sea en vaso o taza. Siempre es preferible darle agua. Nunca le de jugos antes de ir a dormir (para prevenir caries de la infancia).

Yema de huevo

Trate de darle yema de huevo a su bebe luego de haber probado las carnes. Debe estar perfectamente cocida, nunca cruda o a medio punto. Para separar fácilmente la yema de la clara, es conveniente hacer un huevo duro.

Cantidad; comience con 1 cucharadita de yema (5 ml) mezclada con un poco de leche o la puede agregar al cereal o al puré de vegetales. Aumente la cantidad gradualmente hasta un máximo de 3 yemas por semana.

Espere a que tenga 1 año para darle el huevo entero, ya que la clara (la parte blanca) es más alergénica.

Legumbres y tofu

Para reemplazar a la carne, puede darle legumbres o tofu. Las lentejas rojas o verdes son las más fáciles para hacer puré. El tofu de consistencia blanda puede hacerse puré y mezclarlo con vegetales.

Pescado

El pescado es una comida muy completa. Contiene proteínas y ácidos grasos esenciales.Puede ofrecerlo luego de algunas semanas de haber probado las otras carnes.

Ahora, si el bebe tiene algunaalergia alimentaria o si algún miembro de la familia las sufre, no le de pescado hasta cumplidos los 3 años de edad.

Los mariscos (langostinos (gambas), langosta o cangrejo) tienen un alto riesgo de producir alergias. Evítelos hasta que su bebe tenga 1 año o recién a los 4 años si existen alergias en la familia.

¿Qué pescados elegir?

Puede darle una gran variedad de pescados. Pescados de agua salada como merluza, abadejo, bacalao (no en salmuera), lenguado, trucha o rabadallo. Algunas especies de pescados pueden tener contaminantes, recomendándose evitar su consumo. No consumir pez espada, tiburón o atún más de una vez al mes.

Evite lubina, pez lucio y la trucha de lago (trucha gris). Puede ser pescado fresco o congelado. Evite los pescados enlatados ya que contienen más sodio. Si se puede usar atún y salmón enlatado sin sal.

Cocine el pescado en caldo, en leche o en el microondas sin agregarle sal. Sáquele todas las espinas (hueso).

Haga un puré con el líquido de cocción.

Nunca le de pescado crudo ya que los bebes son más sensibles a los parásitos que estos puedan contener.

Continuación:

La alimentación del bebe entre los 9 y 12 meses de edad

Источник: https://www.zonadiet.com/alimentacion/alimentacion-bebe7a9meses.php

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: