Análisis tercer trimestre de embarazo

Pruebas en el tercer trimestre

Análisis tercer trimestre de embarazo

En pro de poder llevar adelante un embarazo lo más controlado, sano y tranquilo posible, es necesario que la mujer se someta durante el mismo a distintos exámenes y análisis.

En artículos anteriores, te hemos dado a conocer los que son imprescindibles durante el primer trimestre y también en el segundo.

Pues bien, ahora lo que vamos a hacer es exponerte las pruebas en el tercer trimestre que son vitales en pro del bienestar de la mamá y de su bebé.

Toma nota y así sabrás, si estás esperando un hijo, a qué nuevos exámenes deberás someterte, como así te lo indicará tu doctor.

Análisis de sangre

Durante los nueve meses las embarazadas tienen que realizarse distintos análisis de sangre para poder tener bajo control un sinfín de parámetros y circunstancias. En la recta final de la gestación el correspondiente, que se establecerá para el periodo comprendido entre las semanas 35 y 37, se sustentará en los siguientes pilares:

  • Hemograma. Se volverá a repetir este con el claro objetivo de poder saber si la paciente en cuestión tiene anemia o no.
  • En el caso de féminas que estén en grupos de riesgo, se aprovechará esta otra analítica para volver a analizar si sufren sífilis, hepatitis B o incluso VIH.
  • De la misma manera, este examen también puede incluir lo que se da en llamar valores de coagulación. Como su propio nombre indican, son los que vienen a establecer el tiempo que tarda la sangre de la mujer en formar coágulos. De esta manera, se podrá saber si hay algún problema para ponerle la anestesia e incluso si se corre el riesgo de que durante el parto pueda tener una hemorragia.

Análisis de orina en el tercer trimestre

También será necesario examinar a fondo la orina de la futura mamá, como se realiza ya en los dos primeros trimestres. Al igual que en esos el objetivo final de la prueba es poder detectar si presenta algún tipo de infección.

Cultivo durante el embarazo

Exudado vagino-rectal

En torno a las semanas 35 – 37 es cuando se somete a la mujer embarazada a esta otra prueba.

Básicamente se trata de un cultivo con el que lo que se intenta es poder saber si, al atravesar el canal de parto, su bebé tiene el riesgo de contagiarse de una bacteria que responde al nombre de estreptococo del grupo B (streptococcus agalactiae). Este hay que subrayar que se encuentra tanto en el recto como en la vagina y que la mujer puede tenerlo sin darse cuenta.

Precisamente porque puede no saber que lo posee, es necesario realizar esta prueba y así poder prevenir que el recién nacido se infecte al venir al mundo.

En el caso de que se descubra que sí la posee, el doctor establecerá las medidas adecuadas.

Precisamente entre estas puede estar el suministrarle a la mujer un antibiótico profiláctico en el momento que da comienzo el alumbramiento. Y es que este fármaco evitará que el bebé se vea afectado.

Hay que tener en cuenta que si se realiza en el citado periodo es porque sus resultados solo tienen una duración de cinco semanas.

Monitorización fetal

En esta lista de pruebas que se llevan a cabo en el tercer trimestre no podíamos pasar por alto la que responde al nombre de monitorización fetal.

Como ya te dimos a conocer a fondo en un artículo específico, se trata de un examen que tiene como objetivo tener bajo control lo que es el bienestar del feto.

Ese control se realiza mediante unas tiras o correas que se colocan en el vientre de la mujer y que proceden a medir tanto la frecuencia cardíaca del pequeño como incluso si existen contracciones uterinas o no.

Controlar el estado del bebé antes del parto

La prueba viene a durar una media hora aproximadamente, no genera ningún tipo de dolor y se desarrolla estando la mujer sentada o bien tumbada en la camilla. Tiempo durante el cual las mediciones obtenidas se irán reflejando en un monitor y, al mismo tiempo, irán quedando impresas en un gráfico.

Además de todo lo indicado hasta el momento, hay que tener en cuenta que a la mujer que esté llevando a cabo un embarazo de riesgo se le puede realizar la citada monitorización en varias ocasiones antes de dar a luz. De esta manera, se tendrá bajo absoluto seguimiento el estado del pequeño para poder actuar rápidamente si fuese necesario.

¿Tomaste nota de todas las pruebas que son fundamentales durante los nueve meses de gestación?

Síguenos en y conocerás más datos importantes sobre el embarazo y cómo llevarlo adelante de manera controlada.

Источник: https://okdiario.com/bebes/pruebas-tercer-trimestre-55213

Las pruebas médicas que tendrás durante el embarazo

Análisis tercer trimestre de embarazo

El test de embarazo ha dado positivo. ¿Y a partir de ahora, qué? Es el momento de que la mujer empiece a cuidarse especialmente, si no lo ha hecho ya, y a realizarse una serie de pruebas médicas.

El objetivo de estas es comprobar que la mujer y el feto se encuentran en perfecto estado, y de esta forma poder prevenir o solventar a tiempo cualquier problema.

Al menos habrá una ecografía en cada trimestre, con un mínimo de tres a lo largo de la gestación. Desgranamos estos exámenes trimestre a trimestre.

Pruebas en el primer trimestre

Cuando el embarazo se encuentra entre las 8-10 semanas, suele producirse la primera consulta. En ella, el especialista realiza una historia clínica completa de la gestante para saber detalles sobre su salud -enfermedades, alergias, si fuma-, si ha tenido embarazos anteriores y otras cuestiones.

Una primera ecografía, efectuada entre la 8-12ª semana, permite determinar el tamaño del feto y su situación, confirmar la edad gestacional, conocer si el embarazo es único o múltiple, y también diagnosticar complicaciones prematuras como el aborto espontáneo.

En estas primeras semanas se realizan también los análisis de sangre y orina para ver, entre otros parámetros, la función tiroidea y detectar posibles enfermedades infecciosas, como la hepatitis B, la sífilis, la toxoplasmosis o el VIH.

En este trimestre, las principales preocupaciones de las embarazadas tienen que ver con las pruebas que determinan la posible existencia de alteraciones cromosómicas en el feto.

Hacia finales del primer trimestre, alrededor de la semana 12, se indica a todas las embarazadas la realización de la ecografía del pliegue nucal.

Se trata de una prueba de detección de, entre otros, el síndrome de Down, que suele ofrecerse a las 11-14 semanas y que mide el espesor de la capa de líquido en la nuca del bebé (translucencia nucal).

Esta capa es más gruesa en los bebés con síndrome de Down.

El resultado de esta medición se combina con otra prueba prenatal que se realiza en este primer trimestre de embarazo, el Triple Screening, para detectar posibles anomalías cromosómicas relacionadas con la trisomía 21 (síndrome de Down), trisomía 18 (síndrome de Edwards) y trisomía 13 (síndrome de Patau). Es una prueba no invasiva que consiste en tomar una muestra de sangre de la madre.

Finalmente, todos estos valores se comparan con otros datos relevantes como la edad de la madre, la raza, el peso, y se determina el porcentaje de probabilidades de que existan anomalías cromosómicas. Si el riesgo es alto, se propone a la mujer la realización de una amniocentesis para confirmar el diagnóstico.

La amniocentesis solo se aconseja cuando la mujer tiene un riesgo alto por el resultado del diagnóstico prenatal, por la edad o cuando hay antecedentes de enfermedades hereditarias. Es una prueba invasiva que consiste en extraer una pequeña cantidad de líquido amniótico para analizar las células fetales que flotan en él, por lo que no está exenta de riesgos.

Pruebas en el segundo trimestre

Pasados los miedos y las náuseas habituales de los tres primeros meses, el segundo trimestre suele ser la etapa más dulce del embarazo. La mujer ya siente los movimientos del bebé y se estrecha el vínculo afectivo entre madre, padre e hijo a través de sencillos gestos como las caricias en el vientre, el poner música agradable o hablar al bebé.

A la segunda analítica de rutina del embarazo, se une la prueba de tolerancia a la glucosa (Test de O’Sullivan), en que la embarazada toma 50 gramos de glucosa y se observa cómo su organismo la absorbe. Si la prueba sale alterada, hay que realizar otra más completa.

En la semana 20, tiene lugar otra importante ecografía en la que se estudian los órganos fetales y extremidades, y se buscan posibles malformaciones.

Se observa la circulación uterina para comprobar el funcionamiento de la placenta, los riesgos de hipertensión de la madre y el posible retraso en el crecimiento fetal.

Además, se mide el cuello uterino para evaluar el riesgo de parto prematuro.

Pruebas en el tercer trimestre

En esta fase, la cercanía del parto despierta nuevos miedos y aparecen molestias derivadas del volumen del vientre que hacen difícil el descanso de la gestante.

La analítica del tercer trimestre incluye los controles habituales de bioquímica y hematología, serología de hepatitis y toxoplasmosis (si no había defensas), y analítica de coagulación. Se busca la presencia de infecciones como la hepatitis y el VIH. Si hay anemia, bastante común en esta etapa, se indicará probablemente un suplemento de hierro.

En la semana 34 se realiza la denominada ecografía de nacimiento, en la que se evalúa cómo se coloca el feto, si su crecimiento es el adecuado y se realiza un estudio del líquido amniótico y la placenta.

Unas dos semanas después, en la número 36, se lleva a cabo un cultivo vaginal para detectar la posible presencia del estreptococo agalactiae, un germen que puede producir infección al bebé. En caso de estar presente, se le administrarán antibióticos a la madre durante el parto.

La semana 40 es la de los registros cardiotocográficos, los denominados monitores, para controlar la frecuencia cardíaca fetal y las contracciones uterinas, mediante unas correas que se atan alrededor de la tripa de la madre. En la semana 42ª se suele inducir el parto si no se desencadena solo.

En resumen, se trata de una aproximación, puesto que el número y tipo de pruebas pueden variar en función de cada caso particular. De entre todas ellas, la ecografía sigue siendo la prueba más importante, pues permite verificar si marcha bien ese proceso complejo y maravilloso que es la gestación y que comienza con el positivo en el test de embarazo.

Источник: https://muysaludable.sanitas.es/padres/las-pruebas-medicas-tendras-embarazo/

El embarazo y el recién nacido

Análisis tercer trimestre de embarazo

(Prenatal Tests: Third Trimester)

Durante el embarazo, usted seguramente quiera saber cómo está creciendo el bebé. También querrá saber si lo que está sintiendo es normal. Los exámenes prenatales pueden ofrecerle información valiosa sobre su salud y la salud de su bebé.

Si su médico recomienda una evaluación o un examen, asegúrese de saber cuáles son los riesgos y los beneficios. La mayoría de los padres están de acuerdo en que los exámenes prenatales ofrecen la tranquilidad de poder prepararse para la llegada del bebé. Pero depende de usted, aceptar o rechazar un examen.

Los exámenes de evaluación identifican afecciones médicas existentes que pasan desapercibidas dado que no hay síntomas; un ejemplo es la preeclampsia.

También pueden identificar los riesgos de una mujer de tener un niño con ciertas afecciones (como el síndrome de Down).

Si el examen de evaluación revela un riesgo elevado para contraer una afección, es posible hacer un examen de diagnóstico para confirmar la existencia de esta afección.

Continúe leyendo para saber cuáles son los exámenes de los que dispone durante el primer trimestre de embarazo.

Exámenes y evaluaciones del obstetra

Su primera visita al obstetra debería haber incluido un examen físico integral, un análisis de orina y de sangre para determinar lo siguiente:

  • Su grupo sanguíneo y el factor Rh. Si usted es Rh negativo y el padre del bebé es Rh positivo, usted puede crear anticuerpos que pondrán en peligro al bebé. Ésto se puede evitar con una serie de inyecciones.
  • Anemia: bajo recuento de glóbulos rojos
  • Hepatitis B, sífilis y VIH
  • Inmunidad a la rubéola y la varicela
  • Fibrosis quística: los proveedores del cuidado de la salud ahora ofrecen este examen de manera rutinaria, aún cuando no existan antecedentes de esta afección en la familia

Después de la primera visita, se hará un análisis de orina y se medirá la presión arterial y el peso en cada visita hasta que llegue el momento del parto. Esto se hace para identificar afecciones como la diabetes gestacional o la preeclampsia.

Entre las semanas 35 y 37 de su embarazo, el médico controlará que no tenga una infección por Streptococcus grupo B. La bacteria del Streptococcus grupo B se encuentra de forma natural en la vagina de muchas mujeres, pero puede causar infecciones graves en los bebés que todavía no han nacido.

En este exámen se hace un hisopado de la vagina y del ano.

Cuando el resultado de este exámen da positivo, la mujer debe dirigirse al hospital en cuanto comienza el trabajo de parto, de manera que se le pueda dar antibióticos en forma intravenosa y de esta manera reducir las posibilidades de que el bebé se infecte con esta enfermedad.

A lo largo del tercer trimestre, se le ofrecerán más exámenes, dependiendo de su edad, de su salud, de la historia médica de su familia, y de otros factores.

¿Por qué se lleva a cabo este examen?

La evaluación de la glucosa se utiliza para detectar la diabetes gestacional, una forma de diabetes temporal que se produce en algunas mujeres durante el embarazo. La diabetes gestacional puede causar problemas de salud al bebé, especialmente si no se la diagnostica o trata.

¿Debo hacerme éste examen?

A la mayoría de las mujeres se les hace este examen, y si se determina que existe una diabetes gestacional, se las trata con el fin de reducir el riesgo de afectar al bebé.

¿Cuándo debo hacerme este examen?

La evaluación para la diabetes gestacional se hace entre las semanas 24 y 28 de embarazo. Es posible hacer la evaluación antes, en el caso de las mujeres que tengan un riesgo mayor de contraer diabetes, como por ejemplo aquellas que:

  • ya han tenido un bebé de más de 9 libras (4,1 kilos)
  • tienen antecedentes familiares de diabetes
  • son obesas
  • son mayores de 25 años de edad
  • tienen azúcar en la orina durante los exámenes de rutina
  • tienen hipertensión
  • padecen el síndrome del ovario poliquístico

¿Cómo se lleva a cabo el examen?

Este examen consiste en beber un líquido azucarado y extraer sangre una hora más tarde. Si los niveles de azúcar en la sangre son elevados, se hará un examen de tolerancia a la glucosa, lo cual significa que deberá beber una solución de glucosa con el estómago vacío y le extraerán sangre cada hora durante las siguientes tres horas.

¿Cuándo estarán listos los resultados?

Los resultados suelen estar listos en 1 o 2 días. Pregúntele al proveedor de salud si sólo la llamarán para darle los resultados si éstos son normales, o si también la llamarán si los resultados son elevados y tiene que hacerse otro examen.

¿Debo hacerme éste exámen?

Su proveedor del cuidado de la salud recomendará hacer este examen si su embarazo es de alto riesgo, si existen preocupaciones durante su embarazo, o si su embarazo no es riesgoso pero ya ha pasado la fecha oficial de parto.

¿Cuándo debo hacerme éste exámen?

Se recomienza hacer el examen de bienestar fetal en cualquier momento entre la semana 26 y 28 de embarazo, dependiendo de la razón por la cual se necesita.

¿Por qué se lleva a cabo éste exámen?

En el pasado, las ecografías se usaban solamente en las mujeres con embarazos de alto riego, pero ahora se llevan a cabo como parte del cuidado prenatal de rutina.

Durante la ecografía, se envían ondas sonoras que rebotan en los huesos y el tejido del bebé para formar una imagen de la forma del bebé y de la posición en el útero. La ecografía también se denomina “sonograma” o “ultrasonido” y se lleva a cabo para:

  • corroborar la fecha de parto
  • detectar embarazos fuera del útero
  • determinar si se trata de un embarazo múltiple
  • determinar si el feto está creciendo a un ritmo normal
  • registrar el ritmo cardíaco del feto y sus movimientos respiratorios
  • verificar la cantidad de líquido amniótico en el útero
  • indicar la posición de la placenta en los últimos meses del embarazo (que a veces puede bloquear el paso de salida del bebé del útero)
  • guiar a los médicos durante otros exámenes como la amniocentesis
  • encontrar defectos estructurales que puedan indicar la presencia del síndrome de Down, la espina bífida, o la anencefalia
  • detectar otros problemas como los defectos cardíacos congénitos, el labio leporino y fisura palatina, y las malformaciones gastrointestinales o de riñón

Tercer trimestre

Análisis tercer trimestre de embarazo

Es el último trimestre de la gestación y comienza en la semana 28 del embarazo. Los cambios físicos se aceleran en la futura mamá y le hacen ver la realidad del parto mucho más próxima. Los cambios corporales son cada vez más evidentes.

El útero se encuentra en la semana 28 unos tres dedos por encima del ombligo.

Son comunes las molestiasabdominales (contracciones de Braxton Hicks), dificultades para dormir, aumento de la frecuencia urinaria, hinchazón de manos, tobillos y pies…

Los controles médicos seran más frecuentes para conocer el correcto bienestar del feto y de la futura mamá. Recuerda que tu obstetra está preparado para responder a todas las dudas que tengas acerca de los últimos meses del embarazo, el parto y el periodo post-natal.

Seguimiento en el tercer trimestre

Las pruebas que realizaremos durante el segundo trimestre de gestación son:

  • Exploración física: peso, TA, medición altura uterina
  • Analítica sanguínea del tercer trimestre
  • Analisis de orina: para descartar cualquier posible infección de vías urinarias
  • Si la mujer es Rh negativo, se le suele poner una dosis de gammaglobulina en la semana 28.
  • Cultivo vaginal y rectal: permite conocer si la embarazada es portadora del Estreptococo Agalactiae. Aunque no produzca síntomas en la madre, puede ser causa de infección en el bebé recien nacido. En caso de que el cultivo fuera positivo, se tratará con antibiótico a la madre en el momento del parto.
  • Ecografía de tercer trimestre
  • Evaluación pélvica: Reconocimiento a través del tacto de la pelvis materna cuyos diámetros y forma son importantes para el parto
  • Electrocardiograma (ECG) : forma parte de las pruebas necesarias para la valoración anestésica.
  • Se aclaran las dudas de cara al parto y se informa sobre la lactancia materna.
  • Registro cardiotocográfico

Analítica sanguinea de Tercer Trimestre

La analítica del tercer trimestre se solicita de cara al parto y la anestesia obstétrica. Se suelen realizar las siguientes determinaciones:

  • Hemograma completo y coagulación: permite descartar alteraciones del número, proporción y variaciones de los elementos sanguíneos y de la hemostasia.
  • Serologías: Toxoplasmosi. Si en la analítica de primer/segundo trimestre se comprobó la ausencia de inmunidad frente a esta enfermedad, se volverá a repetir su determinación para descartar un contacto reciente con el agente infeccioso.
  • Otras pruebas pueden ser solicitadas por su especialista obstetra si asi lo considera necesario: perfil hepático, renal, proteinuria…

Ecografía de Tercer Trimestre

Se suele realizar por vía abdominal aunque puede complementarse por via transvaginal. Su principal aportación es la valoración del peso fetal y su posicionamiento.

La ecografía nos permite:

– Confirmación de la vitalidad fetal.

– Medición de las biometrías fetales: permite datar la gestación, estimar el peso fetal (PFE) y valorar el crecimiento del feto.

– Descartar malformaciones de las estructuras anatómicas fetales ecograficamente visibles.

– Valoración de la estática fetal: se refiere a la posición que adopta tu bebé en relación a tu cuerpo y al canal del parto (cefálica, podálica, transversa).

– Localización placentaria y grado de inserción.

– Valoración cuantitativa del volumen de líquido amniótico

– Estudio Doppler ecográfico del flujo sanguíneo de las arterias uterinas y sistema circulatorio fetal. Permite cuantificar el flujo sanguíneo que llega desde la sangre materna a la sangre fetal a traves de la placenta y en el interior del sistema circulatorio fetal.

– Valoración de la longitud cervical: medición del cuello uterino que se encuentra en relación con la amenaza de parto prematuro (APP).

Se debe tener en cuenta que existe una serie de circunstancias (obesidad, baja cantidad de líquido amniótico, posición fetal, etc.) que pueden impedir detectar alguna malformación. Algunas malformaciones no son detectables en estas semanas de gestación o se producen en etapas más tardías.

Registro Cardiotocográfico

Popularmente conocido como «las correas», consiste en la monitorización simultánea de la frecuencia cardíaca fetal y la actividad uterina mediante la aplicación de transductores externos aplicados al abdomen de la madre.

La frecuencia cardíaca fetal (FCF) se refiere al número de latidos por minuto del feto y la actividad uterina al número e intensidad de las contracciones uterinas.

Nos proporciona información de la capacidad placentaria para el transporte de oxígeno al feto y de los mecanismo de defensa del feto frente a los cambios. Se trata de una prueba indolora e inocua para el feto y la madre.

Источник: http://gine3.com/es/index.php/obstetricia-inicio/seguimiento-del-embarazo/140-tercer-trimestre

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: