Antibióticos y lactancia, ¿qué puedo tomar dando el pecho?

Mitos sobre la lactancia materna:

Antibióticos y lactancia, ¿qué puedo tomar dando el pecho?

Durante varios años miles de mujeres lactantes han sufrido en sus carnes el no poder tomar prácticamente medicamentos por culpa de estar dando el pecho.

De hecho, aún las hay que se van a casa del médico con una triste receta de paracetamol o con un «vuelve cuando hayas destetado», por culpa de lo extendido que está el mito sobre la lactancia materna que dice que «si das el pecho no puedes tomar casi medicamentos».

Por suerte, muchas madres están ya informadas de que se trata de un mito y son capaces de explicar a los médicos los medicamentos que pueden tomar.

Es triste, a muchos médicos incluso les molesta («¿qué dices, que lo has leído en internet?»), pero es la única opción si quieren poder tratarse de algún problema o enfermedad con un medicamento que los médicos que no saben de lactancia no le recetarán.

Uno de los mayores problemas para las madres es que muchos prospectos de medicamentos hablan de «Embarazo y Lactancia», cuando una cosa no tiene nada que ver con la otra.

Durante un embarazo la transferencia de un medicamento al bebé es directa. Lo que toma la madre, lo toma el bebé.

Por eso durante el embarazo hay que vigilar muchísimo qué tomar y valorar siempre el coste y el beneficio de tomar algo.

Durante la lactancia, en cambio, lo que toma la madre no pasa al bebé del mismo modo.

La madre se toma un medicamento, va a su estómago, se absorbe por el organismo, algunos en gran cantidad y otros en cantidades ínfimas, pasa a la sangre, a la leche, el bebé se toma la leche, ésta pasa a su estómago, que la digiere, y la molécula del medicamento se absorbe para pasar a la sangre del bebé.

En todo este proceso hay medicamentos que ni llegan al bebé, y otros que llegan en tan poca cantidad que es absurdo no dárselo a la madre. Otros, en cambio, sí llegan en gran cantidad y pueden ser peligrosos, pero son una minoría y, precisamente por eso, es necesario que los prospectos cambien.

En EE.UU. están a punto de hacer ese cambio.

A instancias de un informe realizado por la Academia Americana de Peditría, la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) tiene previsto cambiar el etiquetado de los fármacos para que haya un apartado titulado «Lactancia» en el que madres y profesionales puedan leer información detallada de la transferencia de un medicamento a la leche materna y de cuál es el riesgo potencial para el bebé. Para ello, los fabricantes se verán obligados a hacer estudios con sus fármacos para saber cómo pueden afectar a la lactancia materna.

Lactmed y E-lactancia

Para tratar de ayudar a los médicos a recetar medicamentos a las madres lactantes se creó en EE.UU. una base de datos, administrada por la Biblioteca Nacional de Medicina, llamada Lactmed.

En ella cualquier médico y cualquier persona, pues también las madres pueden acceder, pueden buscar un medicamento y leer la información relacionada para saber si es adecuado o no para una madre lactante.

En España tenemos E-lactancia, una página web creada por el Hospital Marina Alta, que tiene la misma función informativa para madres y médicos, a la que recurren siempre las madres cuando van al médico: «Mire, por favor, si puedo tomar este medicamento en e-lactancia».

Muchos médicos hacen uso de ella, para bien de las madres, y muchos otros se resisten, supongo que por orgullo (o por miedo o inseguridad), perjudicando de manera más o menos seria a una madre: no es lo mismo que no te den algo para el dolor de cabeza, que no te den algo para una tuberculosis o una depresión, o una reacción alérgica, como le pasó a Mamá(contra)corriente.

Otras maneras de saber si un bebé puede tomar algo

Los médicos tienen estas herramientas a su disposición, pero además tienen otras herramientas muy útiles que pueden utilizar: la ciencia y la lógica.

Los médicos son personas de ciencia, y son expertos en aplicar la lógica, así que combinando ambas cosas pueden ser capaces de saber si una mujer puede tomar o no un medicamento. Cada fármaco tiene unas características determinadas (peso molecular, grado de unión a proteína plasmática, tiempo máximo de concentración, etc.

), que dicen, sin necesidad de estudios, si una mujer que amamanta puede tomar o no un medicamento (bueno, no sirve para todos los fármacos, claro, pero en algunos la cosa está muy clara).

Estos datos son útiles cuando un fármaco concreto no aparece en los listados de las bases de datos antes comentadas, o si no se tiene acceso a ellas. Hay que buscar entonces las características de los fármacos y aplicar la lógica.

Moléculas con un tamaño muy grande no pueden pasar a la leche, así que por más que una mujer tome ese fármaco, al bebé no le pasará nada.

De igual modo hay que tener en cuenta cuánto de ese fármaco pasa a la sangre, cuándo alcanza la concentración máxima, cuándo deja de hacer efecto, cuánto va a tomar la madre, durante cuánto tiempo, etc.

Aparte de estos factores hay dos que ayudan, y mucho, y que no tienen que ver con el fármaco: la edad del bebé y si es un medicamento que los bebés también toman. No es lo mismo dar una medicación a una madre que amamanta a un bebé de una semana que a una madre que amamanta a un niño de 18 meses.

El primero se alimenta exclusivamente de leche y tiene sólo una semana de vida (pesa poco y hay fármacos que podrían afectarle mucho) y el segundo se alimenta de leche y de mil cosas más (la leche no es su alimento principal), y además pesa ya unos cuantos kilos, por lo que la misma cantidad de un fármaco que podría afectar al bebé, a él podría no hacerle nada.

Lo otro a tener en cuenta es que muchos de los medicamentos que se recetan a las madres los toman también los bebés.

Imaginad la cara que se le puede quedar a una madre cuando le dicen «no tomes ibuprofeno, mejor paracetamol» y a su hijo le da ibuprofeno para la fiebre.

O «no te puedo dar amoxicilina si no destetas» y luego resulta que en la primera otitis del bebé, con 2 meses, le dan amoxicilina.

En definitiva, es un mito

Las mujeres lactantes pueden tomar casi cualquier fármaco. Ahora sólo faltan que los médicos lo sepan para que no tenga que acabar pasando lo que muchas madres hacen y hemos explicado ya alguna vez en el blog: mentir. Muchas madres van al médico, explican lo que les pasa y omiten el hecho de que están dando de mamar a un bebé.

Entonces se van con la receta de la consulta, encienden el móvil, miran en e-lactancia si pueden tomarlo y, en caso de no ser compatible con la lactancia, dan marcha atrás y le explican al médico que han olvidado decir que dan el pecho, y que a ver si les puede recetar el fármaco «x», que saben que pueden tomarlo.

En ese momento cruzan los dedos para ver si tienen la suerte de dar con una persona que sabe del tema o con la suficiente profesionalidad como para, no sabiendo, buscar la información por el bien de la madre y por el bien del bebé.

Foto | Raphael Goetter, Coatl28 en FlickrEn Bebés y más | ¿Cuál es el médico al que deben ir las madres que dan el pecho?, ¿Qué críticas pueden llegar a hacer los pediatras hacia la lactancia prolongada? (I) y (II), “Es un mito decir que la mujer que amamanta no puede tomar medicamentos”. Entrevista a José María Paricio (I) y (II)

Источник: https://www.bebesymas.com/lactancia/mitos-sobre-la-lactancia-materna-si-das-el-pecho-no-puedes-tomar-casi-medicamentos

Antibióticos y lactancia, ¿qué puedo tomar dando el pecho?

Antibióticos y lactancia, ¿qué puedo tomar dando el pecho?

En los prospectos de los medicamentos siempre están relacionados el embarazo y la lactancia, pero lo cierto es que no tiene nada que ver.

A la hora de tomar medicamentos durante el embarazo, el bebé lo recibe de forma directa.

Sin embargo, en la lactancia el medicamento es absorbido por el organismo y en pequeñísimas cantidades pasa a la sangre y a la leche. Al ser cantidades mínimas no suele afectar al bebé.

Asimismo, los efectos secundarios de las medicinas en los bebés y niños suelen ser los mismos que en los adultos. Lo único que se diferencia es que la capacidad para expulsarlas es menor.

No obstante, una minoría de medicamentos pueden ser peligrosos porque llegan en gran cantidad a la sangre, pero en este tipo no entran los antibióticos. Los únicos que tienen riesgo son los antivirales, que no es común utilizarlos, los empleados para tratar el VIH y los antiparasitarios.

Antibióticos en la lactancia

La penicilina, amoxicilina, eritromicina, cefalosporina, antitubercoloso, metronizadol y tinidazol se pueden tomar y no afectan a tu bebé. El único que puede presentar controversia es la quinolina.

Puedes consultar el consumo de cualquier medicamento en la página de E-Lactancia, elaborada por los pediatras y expertos de la Asociación para la Promoción e Investigación científica y cultural de la Lactancia Materna (APILAM).

Otra opción, ante cualquier duda, es visitar al ginecólogo o al pediatra de tu bebé para evitar cualquier problema futuro.

No obstante, como decíamos, durante la lactancia se pueden tomar la mayoría de lso antibióticos, aunque siempre debes consultarlo antes para evitar posibles interacciones o efectos secundarios en el bebé.

Lactancia y enfermedades crónicas

Hablando de las enfermedades crónicas más comunes nos encontramos con:

-anemia: aunque son inocuos para el niño, los suplementos de hierro podrían provocarle trastornos en la barriga.

-diabetes: la madre lactante puede administrarse la insulina con total tranquilidad. Esta, aunque pasa a la leche materna, el bebé la destruye en su tracto intestinal.

-epilepsia: muchos de los fármacos antiepilépticos pueden consumirse con tranquilidad durante la lactancia ya que no tienen efectos secundarios peligrosos para el bebé. Si en cambio las dosis de medicamento son muy elevadas, tendrás que interrumpir la lactancia o pedir un reajuste de la medicación (esto en el caso de que fuese posible).

Lactancia y enfermedades puntuales

Se tendrá que confirmar con el pediatra siempre que la madre esté lactando y tenga una enfermedad que quiera tratar con medicación. Existen unas indicaciones generales que seguir.

– Resfriado o gripe: se puede tomar paracetamol con total tranquilidad o ácido acetilsalicílico en dosis bajas y en un periodo de tiempo breve.

-Infecciones bacterianas: los antibióticos de uso común se pueden utilizar bajo prescripción médica con total tranquilidad.

Se deben evitar todo medicamento que contenga las tetraciclinas, el cloramfenicol, las sulfamidas, los quinolónicos de nueva generación, la clemastina, las sales de oro, los corticoides y la ergotamina.

¿Qué medicamentos están contraindicados en la lactancia?

Los medicamentos que los médicos no aconsejan tomar durante la lactancia son fármacos los cuales contienen sustancias que estudios han demostrado que son perjudiciales para el bebé.

Aunque no son muy numerosos es importante que si se tienen que tomar se suspenda la lactancia materna. En ocasiones especiales de forma definitiva, pero normalmente se hará por un periodo de tiempo concreto.

Estos fármacos son:

– los psicotrópicos (para psicosis agudas): esto se debe a que los principios activos de estos medicamentos son el plomo y el litio. Estos elementos si pasan a la leche, podrían interferir en el sistema nervioso del bebé y alterar su comportamiento.

– los antitumorales: estos fármacos contienen radioisótopos, es decir, sustancias que aportan radiación en el organismo. Estos medicamentos hacen imposible la lactancia.

– los anticonceptivos a base de estrógenos: estos, aunque se pasasen en pequeñas cantidades a la leche materna podrían interferir en el crecimiento del bebé y producir en el una “feminización”. Los anticonceptivos seguros durante la lactancia con los que tienen base de progestínicos.

– los antidepresivos y los antiepilépticos en dosis elevadas: si se toman en cantidades elevadas puede ser necesario que se suspenda la lactancia ya que podrían interferir en los ritmos fisiológicos del pequeño produciendo sueño, inapetencia, etc.

Los efectos de algunos de estos medicamentos no se conocen totalmente por lo que no pueden catalogarse ni como seguros ni como peligrosos al cien por cien. Por lo que el médico tendrá que recetar estos con cautela. Un ejemplo de esto son los fármacos psicoactivos que actúan sobre el sistema nervioso (los antiepilépticos, los antidepresivos y los tranquilizantes).

Otros casos en los que se tiene duda sobre interrumpir la lactancia

– Anestesia: en el caso de que sea imprescindible someterse a un procedimiento quirúrgico que implique tanto la anestesia local como la general, no habría que interrumpir las tomas. Estas sustancias anestésicas no pasan a la leche. Antiguamente se creía que era necesaria la extracción de la primera leche tras una operación con anestesia general, hoy en día se sabe que no.

– Radiografía: la madre se puede realizar radiografías sin ningún problema ya que la radiación no pasa a la leche. Tampoco la calidad de la misma se ve afectada, incluso aun cuando los rayos X se apliquen cerca del pecho.

– Escintografía: aquí las sustancias radioactivas inyectadas en la madre sí pueden pasar a la leche. Hay que resaltar que es algo que sólo afecta de forma temporal. El médico estipulará cuánto tiempo deberá estar sin dar el pecho en función de tu caso.

– Prótesis mamaria: en el caso de que te hayas sometido a una operación con fines estéticos donde el tejido glandular no está afectado se puede dar el pecho. En cambio, si la intervención ha alterado la estructura glandular de la mama (esto normalmente se da después de una mastectomía parcial o total), no se podrá ofrecer la lactancia al bebé.

Epilepsia

Definición:

Trastorno cerebral que se caracteriza por convulsiones y ataques repentinos.

Síntomas:

Convulsiones Pérdida del conocimiento

Tratamiento:

El tratamiento dependerá de la causa que origine la epilepsia, desde medicamentos hasta operación.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/lactancia/antibioticos-y-lactancia-que-puedo-tomar-dando-el-pecho-7279

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: