Aprender a ser solidário

9 formas de ser solidario durante todo el año

Aprender a ser solidário

La solidaridad no debe ser una virtud relegada sólo a la Navidad. Si bien en las fiestas navideñas proliferan las campañas solidarias, hay muchas formas de ser solidario durante todo el año. Si deseas realizar tareas de ayuda, cuentas con un amplio abanico donde elegir. 

1. Contribuye económicamente

Existen muchas formas de hacer aportaciones económicas a causas solidarias.

Lo puedes hacer de forma puntual para un proyecto concreto, o de forma más permanente asociándote o adquiriendo un compromiso de aportación fija periódica como ocurre por ejemplo con los apadrinamientos.

Además, las nuevas tecnologías han facilitado mucho las formas de pago, de tal forma que sin moverte del salón de casa, a través de internet puedes aportar tu pequeño granito de arena.

2. Comparte con quien más lo necesita

Existen un montón de opciones que te permiten ayudar a los que más lo necesitan.

Por ejemplo cuando vayas a hacer la compra semanal de tu casa, puedes hacerla por duplicado para entregar esa compra extra a alguna familia necesitada o algún albergue.

Un caso de este tipo de acciones es la iniciativa de los #cafespendientes, gracias a la cual cuando tú te tomas un café puedes dejar otro pagado para quien no pueda costeárselo.

3. Dona objetos y enseres personales

Esta es una buena fórmula si tu economía personal no es la más boyante pero quieres colaborar ofreciendo lo que tienes.

Si tienes libros que ya no lees y no sabes que hacer con ellos, puedes entregarlos a la librería solidaria Libros Melior que vende libros de segunda mano, donados por particulares y organizaciones, y destina los fondos recaudados a financiar las actividades y campañas  de la Fundación.

Por su parte, la ONG Humana, recoge ropa usada. Aproximadamente el 12% de esa ropa está en buen estado y es susceptible de ser vendida por lo que se destina a las tiendas de ropa de segunda mano de Humana España. Alrededor del 48% también se vende a pequeños comerciantes de África para reactivar la economía local.

El 32% es ropa muy desgastada, inservible, que se recicla a través de empresas especializadas. Mientras que el 8% restante es ropa no reutilizable fabricada con tejidos no reciclables que se envía directamente a los vertederos.

Con todos estos procesos, Humana consigue recursos económicos para sus proyectos de cooperación para el desarrollo.

4. Ofrece tu tiempo y afecto

Si no tienes ni dinero ni cosas materiales para ofrecer, esa no es una excusa para no ser solidario, siempre puedes ofrecer tu tiempo colaborando como voluntario en campañas eventuales, pero constantes como por ejemplo las de recogida de alimentos.

También se puede hacer de forma continuada colaborando semanalmente con alguna ONG que trabaja con niños, mayores, discapacitados o personas en riesgo de exclusión. Este tipo de proyectos suelen prestar especial atención a las necesidades afectivas además de las económicas.

Así, los voluntarios de la Asociación Infantil Oncológica de la Comunidad de Madrid (ASION) tratan de ser un pequeño oasis de diversión para los niños, que con su alegría son capaces de infundir nuevas energías a sus padres y los familiares que los acompañan en la dura lucha contra el cáncer infantil.

5. Participa en actividades de sensibilización

Esta labor es muy amplia y va desde lo que promulga el famoso refrán de “predicar con el ejemplo” hasta la labor de difundir las campañas por doquier.

Hay que compartir las campañas de sensibilización con la versión clásica del tú a tú con las personas de nuestro entorno, o  a través de las nuevas tecnologías y las redes sociales que multiplican exponencialmente la difusión y el alcance.

Así, gran parte de la labor de la Fundación Melior comienza en la sensibilización social y la promoción de un cambio de pensamiento. Utiliza su web melior.is y sus redes sociales para crear una comunidad convencida de ser motor de cambio.

Pero la sensibilización de Melior traspasa internet para materializarse al lado de los que son el futuro de esta sociedad: los niños.

Aprovecha el bagaje y la experiencia de los mayores con el grupo de cuentacuentos “Los mayores también cuentan” que imparte la unidad lúdico-didáctica sobre la solidaridad desarrollada por Melior.

Estos recursos están disponibles para que los que lo deseemos podamos utilizarlos con nuestros hijos e infundirles el espíritu solidario.

6. Organiza tu propia campaña solidaria

Si eres una persona inquieta, siempre puedes desarrollar tu propia acción solidaria, como por ejemplo encargarte de organizar un mercadillo solidario en tu vecindario para recaudar fondos para la campaña o proyecto que desees o incluso llevar a cabo tu propio proyecto si eres más osado.

7. Lánzate a la aventura

Los programas de voluntariado internacional permiten vivir una experiencia única en otros países.

Este voluntariado se suele realizar en los periodos vacacionales de los voluntarios que convierten sus días de descanso en unas vacaciones solidarias a menudo más reconfortantes que días de sol y playa en resorts de turismo y ocio.

Así, hay organizaciones específicamente especializadas en programas de voluntariado internacional, como es el caso de Cooperatour que lleva a cabo proyectos en América Latina, La India y Nepal.

8. Sé solidario con el medioambiente

Este es otro tipo de solidaridad que implica desarrollar la conciencia ecológica y la responsabilidad medioambiental. Esto se puede simplificar en estar comprometido con un correcto reciclaje por ejemplo.

Sin embargo también puede incluirse dentro de otro tipo de campañas solidarias como las mencionadas anteriormente de la donación de objetos y enseres personales que cumplen una doble función, la de ofrecer recursos para recaudar fondos y la de dar una segunda vida a las cosas que ya no utilizas, contribuyendo así a un mejor aprovechamiento de los recursos y a la conservación de nuestro planeta tierra.

9. Sé solidario con la donación de órganos

Hay personas que no necesitan recursos económicos o ayuda, lo que necesitan es salud. Para ayudar a esas personas podemos donar sangre, hacernos donantes de órganos o incluso de médula. Pero para poder practicar esta solidaridad, debemos desprendernos del miedo. El temor nos frena a la hora de participar en este tipo de acciones que sin embargo pueden salvar vidas.

Si quieres saber dónde se te necesita, no dejes de inscribirte en la Plataforma del Voluntariado de España cuenta con un buscador de voluntariado presencial, con las ofertas de ONG clasificadas por ámbito y localidad, y un mapa del voluntariado, con las organizaciones más cercanas donde poder colaborar. También hay directorios de demandas de voluntarios en voluntariado.org y hacesfalta.org.

Источник: https://fundacionmelior.org/archivado/9-formas-de-ser-solidario-durante-todo-el-ano/

Educar en valores: enseña a tus hijos e hijas el valor de la solidaridad

Aprender a ser solidário

El día 31 de agosto es el Día Internacional de la Solidaridad y tras la crisis sanitaria vivida con la COVID-19, es el momento de reflexionar sobre este valor humano tan importante y sobre cómo se puede enseñar a tus hijose hijas a ser solidarios.

Cuando vivimos momentos difíciles como una catástrofe, un desastre natural o la crisis originada por el coronavirus, nos damos cuenta de la importancia de la solidaridad y es cuando solemos ponerla en práctica, pero es un valor que debe estar siempre presente en nuestra vida para guiarnos y entender el sufrimiento de los demás y para ayudar en la medida de nuestras posibilidades. Estas son situaciones extremas, pero hay otras muchas situaciones en nuestro día a día en las que nos olvidamos de ese valor.

Se puede definir la solidaridad como la acción de una persona en beneficio de otra sin recibir nada a cambio. En este sentido es la base de la sociedad, pero en nuestros días suele pasar desapercibida debido a lo rápido que transcurre la vida cotidiana.

¿Qué beneficios aporta la solidaridad?

La solidaridad aporta diversos beneficios como los siguientes:

· Desarrolla la humanidad. La solidaridad nos hace sacar a relucir nuestra parte más humana.

Tiene un significado especial cuando ayudamos a personas que no conocemos, sin esperar nada a cambio, solo con el fin de ayudar a personas que lo necesitan.

En ese sentido, los dos aspectos de la solidaridad que se deben destacar son el hecho de ayudar a cualquiera que lo necesite y hacerlo sin contraprestación ninguna.

· Crea lazos afectivos con otras personas. Cuando desarrollamos una acción solidaria con un amigo la amistad se refuerza y se genera una gran confianza. Lo mismo ocurre con los familiares, hacer una acción solidaria con padres, abuelos, tíos u otros familiares, refuerza el afecto que sentimos y el que siente la persona que recibe la ayuda. 

· Aumenta la autoestima. La autoestima es el concepto que tenemos de nosotros mismos y aumenta cuando nos sentimos bien por un acto solidario que hemos realizado. Cuando ponemos en acción la solidaridad, nos olvidamos de nosotros mismos, dejamos de ser egoístas, para comenzar a pensar en los demás.

· Incrementa nuestra humildad. Ayudar a otras personas nos ayuda a entender que puede que algún día seamos nosotros quienes necesitemos esa ayuda, por lo que aumenta nuestra humildad.

· Mejora nuestro estado de ánimo. Ser solidario nos hace sentirnos felices, ser positivos, mejorar las relaciones con otras personas y vivir de una manera más intensa cada momento de la vida.

¿Cómo enseñar solidaridad a los niños y niñas?

La solidaridad es un valor que se debe enseñar a los niños y niñas tanto en la escuela, como en familia y en otros ámbitos. La solidaridad se puede enseñar de diversas formas:

· Dar ejemplo. Tus hijos e hijas te imitarán y aprenderán de todo lo que tú hagas, por lo que si quieres que aprendan el valor de la solidaridad, deberás ser solidario con ellos, con tus vecinos, con amigos, con familiares y con desconocidos.

· Fomentar la ayuda y la colaboración. Cuando tus hijos e hijas cumplan dos años ya empezarán a poder hacer tareas que pueden demostrar su solidaridad: compartiendo juguetes, colaborando o ayudando en la medida de sus posibilidades.

· Impulsar la comunicación fluida con tus hijos e hijas. Cuando fomentas un ambiente de comunicación con tus hijos e hijas, favoreces que te cuenten lo que les preocupa y que les puedas transmitir valores que guíen su vida, como la solidaridad.

· Educar de forma democrática. Educar es complicado, pero es importante evitar ser demasiado autoritario o permisivo. La educación democrática es la que te permitirá enseñar valores.

· Enseñar la empatía. Le puedes enseñar empatía a tu hijo o hija explicando las situaciones de las personas que sufren, leyendo cuentos, acudiendo a centros donde se ayude a otras personas. Es fundamental que les hagas entender cómo se sentirían ellos en una situación de necesidad, para que, de esa forma, puedan incrementar su empatía.

Pon en marcha tu solidaridad ayudando a otros niños y niñas con Educo

La solidaridad es el motor de toda la labor que realiza Educo con niños y niñas de todas las partes del mundo. Nuestro objetivo es proteger a los más vulnerables y poner en valor su derecho a la educación.

Si quieres colaborar con nosotros tienes varias formas de hacerlo, te contamos algunas de las que puedes utilizar:

Hazte socio. Las cuotas de los socios nos permiten desarrollar proyectos a largo plazo para que los niños y niñas de diversos lugares acudan a la escuela y prosigan su formación para poder salir de la pobreza.

Apadrina a un niño o niña. Cuando apadrinas a un niño o niña colaboras para que acceda a la educación de calidad, atención médica y alimentación.

– Colabora con las becas comedor verano COVID. Aunque solemos asociar el verano a las vacaciones, para muchos niños y niñas no es así. Existen casi 2 millones y medio de niños y niñas en riesgo de pobreza y exclusión social, que seguirán confinados por la pobreza.

Con las Becas comedor verano los niños y niñas en esa situación podrán comer durante los meses de julio y agosto.

Cuando termina el verano, puedes seguir colaborando con becas comedor para garantizar a estos niños y niñas una comida completa en el comedor escolar durante todo el año. 

Colabora con becas Ella. Muchas niñas en el mundo dejan de estudiar para ayudar a su familia, debido a la pobreza. Con las Becas Ella combatimos esta situación para que las niñas continúen su educación más allá de la primaria. El programa de Becas Ella favorece indistintamente a niñas en El Salvador, Guatemala, Burkina Faso y Bangladesh.

En definitiva, ser solidario significa pensar en los demás y ayudarles en las acciones que realizamos a diario y ser la mejor versión de nosotros mismos que sea posible.

Derechos de imagen: Céline Martin en Pixabay 

aprender a ser solidario , educar en valores , solidaridad , solidaridad niños , Valores

Источник: https://www.educo.org/Blog/Educar-en-valores-ensena-a-tus-hijos-solidaridad

Enseña a tu hijo a ser solidario

Aprender a ser solidário

Una de las principales cosas que deben hacer los padres en pro de sus hijos es educarles y transmitirles valores para que sean adultos responsables, humanos y, como se suele decir, “buena gente”. En concreto, teniendo en cuenta que vivimos en un mundo lleno de conflictos y de situaciones muy complejas, ten presente algo fundamental: enseña a tu hijo a ser solidario.

De esta manera, será humilde y altruista, sabrá cómo ayudar a los demás cuando lo necesiten. Y eso le enriquecerá personalmente.

¿Quieres saber cómo hacerlo? A continuación, te damos a conocer algunas claves fundamentales al respecto:

Trabajo en equipo

Una buena manera de comenzar a inculcarle el valor de la solidaridad es que comprenda la importancia del trabajo en equipo. Sí, que sea consciente de que todo es más fácil si se hace unidos.

Eso se le puede transmitir desde casa, desde el colegio e incluso a través de las distintas actividades extraescolares en las que participe:

  • En el hogar hay que apostar porque todos los miembros participen juntos en las tareas domésticas. De esta manera, quedará patente que el cooperar va a permitir no solo vivir en un ambiente más agradable sino también tener más tiempo libre para disfrutarlo en familia.
  • Desde la escuela también es importante que se fomente el trabajo en equipo, mediante actividades de todo tipo, las que se conocen como cooperativas, pues será enriquecedor para todos los alumnos.
  • Uno de los motivos más relevantes para inscribir a los hijos en actividades extraescolares como la danza, el fútbol o el baloncesto es que se aprende a ser un grupo. Se consigue tener la conciencia de formar parte del mismo, además de aprender a asumir las derrotas y las victorias juntos, a que trabajar por el bien común es beneficioso para todos…

Actividades extraescolares en pro de aprender a ser solidario

Dale ejemplo

Como todo en esta vida, la mejor manera de conseguir que un niño sea solidario es que sus padres lo sean, es decir, que se conviertan en sus ejemplos. Por eso, es necesario que el menor vea que sus progenitores se comportan como tal con la familia, con sus amigos, con sus compañeros de trabajo…

De esta manera, se dará cuenta in situ de lo valioso, lo enriquecedor y lo positivo que es ayudar a quien lo necesita.

Muéstrale qué significa la empatía

Por supuesto, en el proceso de inculcarle el valor que nos ocupa es necesario que aprenda que en esta vida hay que ser empático. Es decir, que hay que ponerse en el lugar del otro para poder entenderlo, para saber por lo que pasa…

Así, los padres ejercen un papel esencial a la hora de conseguir que sus hijos sean personas tolerantes, solidarias y respetuosas con el prójimo. El hecho de que aprendan a escuchar a ese y que puedan llegar a sentir por lo que está pasando, les va a hacer darse cuenta de cómo pueden ayudarle si lo necesita.

Empatía y ayuda para ser solidario

Nada de egoísmo ni dentro ni fuera de casa

Solidaridad es todo lo contrario a egoísmo. Por eso, desde temprana edad es necesario que se le enseñe ese primer valor.

Para lograrlo, nada mejor que comenzar con acciones tan sencillas como que comparta sus juguetes con sus hermanos, sus golosinas con sus papás o familiares e incluso lo que son sus pertenencias con los compañeros de clase.

Actividades solidarias

Por supuesto, otra manera de que vaya aprendiendo a ser solidario es que toda la familia unida hagáis tareas o actividades que puedan ser consideradas como tal. Propuestas hay muchas, entre las que podemos destacar las siguientes:

  • Entregar ropa que hay en casa y que no se usa a asociaciones y entidades que las necesiten para repartirla entre los más necesitados.
  • En campañas como Navidad, enviar juguetes a asociaciones que los recaben para niños que en sus familias no tienen posibilidades económicas para comprarlos.
  • Apadrinar un niño de un país del Tercer Mundo con las ONG´s seguras que existen, en pro de ofrecerle a ese un futuro mejor.
  • Colaborar en las campañas de recogidas de alimentos para los más necesitados que, de modo periódico, se organizan y que piden ayuda incluso en los supermercados.
  • Hacer donativos en campañas especiales de las que se tengan conocimiento como en pro del pueblo saharaui, de la escolarización en determinados países del Tercer Mundo…

Ayudando a los demás

Por supuesto, para que pueda ir aprendiendo a ser solidario también se puede hacer mediante sencillas tareas que irán inculcándole ese valor. Las mismas pueden pasar tanto por colaborar con los papás a cuidar de los más pequeños de la casa como a pasar tiempo con sus hermanos en pro de ayudarles a realizar las tareas escolares.

Источник: https://okdiario.com/bebes/ensena-hijo-ser-solidario-38763

Aprendiendo a ser solidario

Aprender a ser solidário

No existen dudas en cuanto a la necesidad de que los padres transmitan importantes valores a los más pequeños, puesto que éstos influirán directamente en la persona que será el niño en un futuro. Y no hay mejor época del año que la Navidad para empezar a  enseñar a tu hijo la importancia de la solidaridad

Indice

¿Qué es la solidaridad?

Los valores contribuyen positivamente al enriquecimiento personal y permiten encontrar el sentido de nuestras actuaciones, tomar decisiones y resolver determinados problemas, por lo que es muy importante su transmisión a los niños desde edades tempranas. La solidaridad es uno de los valores más importantes, uno de los valores humanos por excelencia, que consiste en ayudar, colaborar o cooperar con otros para conseguir un objetivo.

Todas las personas necesitan de los demás en algún momento, por lo que los niños deberán aprender que la solidaridad es necesaria para vivir en un mundo mejor. Hay que enseñarles que es necesario ayudar a quienes lo necesitan sin tener la obligación de ello, y explicarles que es un gesto gratuito del que lo único, y lo mejor, que se obtiene es la satisfacción interna de haberlo hecho.

La Navidad, el momento ideal para aprender solidaridad

Las luces, el árbol de Navidad, los adornos… La Navidad es perceptible en cualquier lugar al que miremos, sin embargo, los niños deben aprender que hay otras personas que no son tan afortunadas en esta época del año, niños que no sólo no reciben regalos y juguetes, sino que no tienen comida. Y es que la Navidad se vive de dos formas completamente opuestas: aquellas personas que viven unas felices fiestas rodeados de comida, regalos y de sus seres queridos, y aquéllas que no tienen ropa ni comida y tienen que buscarse la vida como malamente pueden.

Por ello, en estas fiestas es destacable la idea de solidaridad, para ayudar a la gente que no puede vivirla de la misma manera que nosotros. Así, puedes enseñarle a tu hijo que hay gente que necesita ayuda y él puede brindársela.

Proponle que vayáis juntos a alguna de las ONGs o Iglesias, existentes en tu ciudad, que recogen ropa, juguetes y comidas para los más desfavorecidos.

Probablemente, no le haga mucha gracia despedirse de algunos de los juguetes con los que pasó tanto tiempo, sin embargo, debes hacerle ponerse en el lugar del otro, de los niños que no reciben regalos en estos días tan señalados y explicarle el valor que le darían ellos a uno de sus viejos juguetes.   

La solidaridad es uno de los valores más importantes y consiste en ayudar, colaborar o cooperar con otros

Además, actualmente existen numerosos juegos y juguetes que propician la solidaridad entre los niños, por lo que puedes incluir uno de ellos en la carta de los Reyes de tu pequeño.

También es importante que, a la vez que le enseñas a ser solidario, le inculques otros valores como la generosidad, la bondad o la sinceridad, y a compartir sus juegos con los demás niños, así como la importancia de jugar con los demás y no contra ellos, para que aprenda la importancia de pasarlo bien y no de ganar exclusivamente.

¿Cómo enseñarles a ser solidarios?

La solidaridad favorece la creación de vínculos de confianza y une a los niños. Cuando es pequeño, la principal fuente de valores del niño se encuentra en el hogar, en sus padres y familiares, dependiendo de éstos su educación y desarrollo personal.

Existen muchos juguetes que propician la solidaridad. Incluye uno en la carta de los Reyes

Son muchos los padres que se preguntan cuál es la mejor forma para enseñar estos importantes valores a sus hijos, pero lo cierto es que la verdadera educación en valores consiste en una transmisión, es decir, los niños aprenden mediante modelos y no podremos pedirle que sea solidario si ve continuamente que sus padres no lo son; aprenden más de lo que hacen sus padres que de lo que dicen, estando pendientes de todas sus actuaciones. Por ello, se puede decir que los valores son una especie de hábitos que se van adquiriendo de forma inconsciente en el núcleo familiar.

Para inculcarles los valores, como la solidaridad, los padres deben pensar en qué tipo de persona le gustaría que fuera su hijo cuando creciera, sirviendo así de modelo con sus actuaciones.

Por lo tanto, si queremos fomentar la solidaridad será oportuno que un niño viva en un hogar donde siempre haya tiempo para ayudar a los demás y donde se oigan mensajes como “voy a llevar ropa a la Iglesia para los niños pobres”, “vamos a hacerle la compra a la abuela porque está enferma” , etc.

Además de enseñarle cómo se debe actuar con los demás, puedes hacerle ponerse en el lugar del otro, de manera que entienda la importancia de su ayuda cuando es realmente necesaria, teniendo siempre en cuenta que: 1.

    Hay valores realmente importantes para las personas, como la sinceridad, la lealtad, el respeto,… sin embargo, por mucho que lo intentes no conseguirás transmitirle a tu hijo valores de los que tú carezcas.

Por ello, intenta inculcarle los que consideres más importantes actuando como modelo en todo momento, ya que los niños tienen en cuenta todo lo que hacen sus progenitores. 2.    Si no quiere actuar de tal manera, no le obligues, ya que no se pueden imponer valores a la fuerza. No adoptará un valor si no quiere, por obligación, ya que en cuanto dejes de insistirle hará lo que a él le parezca correcto.

Por ello, la forma de actuar de los padres requiere de mucha paciencia y constancia para transmitir importantes valores a los niños de hoy, que serán los hombres de mañana, aquellos que podrán vivir en un mundo mejor si ahora les inculcamos ideas tan primordiales como la de la solidaridad.

Источник: https://www.todopapas.com/ninos/educacion/aprendiendo-a-ser-solidario-1216

Cómo enseñar a los niños a ser solidarios

Aprender a ser solidário

Uno de los mejores valores que puede transmitir una familia  a sus hijos es la solidaridad. Los niños que sean solidarios desde pequeños serán los adultos solidarios en el futuro. Por solidaridad se entiende la capacidad del ser humano para sentir empatía por otras personas.

En una sociedad tan individualista como la que vivimos, en la que cada persona lucha por su propio interés es bueno que nuestros hijos cultiven el valor de la solidaridad. La familia o el colegio pueden ayudar a que los niños conozcan los problemas de los demás y puedan pensar en cómo podrían ayudarles en algún momento de su vida.

Uno de los  mejores valores que pueden tener nuestros hijos desde la infancia es sean capaces de preocuparse y de ayudar a quien lo necesite. Si nuestros hijos no ven los problemas que ocurren en su entorno más cercano, serán en un futuro personas individualistas y poco solidarias.

Educar la solidaridad desde la familia 

Para que nuestros hijos sean solidarios es necesario que vean y practiquen  a solidaridad en casa. Es importante que como ocurre con otros valores vean que sus padres son solidarios. Los padres deben ejercitar la solidaridad con sus vecinos, amigos y otros familiares para que sus hijos lo vean como un valor a imitar.

Una de las nociones clave para los niños es aprender a compartir, sobretodo en esa etapa en que todo para los niños es suyo y solo suyo. Desde muy pequeños tienen que aprender a compartir por ejemplo los juguetes en el parque o en la clase.

Ser solidarios es ponerse en el lugar de otro. Desde pequeños tenemos que enseñarles a ver que los demás tienen problemas y que ellos pueden en su medida también ayudar. Por ejemplo ayudar con los deberes a los niños de clase que están enfermos o que han faltado a clase.

También es bueno que regalen a otros niños juguetes u otros objetos que ellos ya no utilizan y que acumulan en algún rincón de la habitación. Si les enseñamos que hay niños en el mundo que no tiene juguetes e incluso que no tienen comida, agua o vivienda desde pequeños pronto se solidarizarán con su situación.

Los padres tienen que hablar con sus hijos de lo que está bien y mal en su ciudad, en su país o en el mundo. Escuchar sus ideas y opiniones y ver qué pueden hacer como familia para colaborar, ayudar o cooperar y qué podría hacer el niño en concreto.

Podemos ayudar a algún amigo o vecino que esté pasando por una mala situación, colaborar en alguna recogida de los bancos de alimentos de nuestra ciudad en familia o apuntarnos a una ONG toda la familia y dedicar una pequeña parte del presupuesto familiar a ayudarles todos los meses.

También se les puede dar ejemplos a los niños de algunas personas de su alrededor que son solidarias para que vean que gente de su entorno practica la solidaridad. Se puede leer alguna noticia con ellos de personas que ayudan a los demás como la madre Teresa de Calcula, el padre Ángel o Malala, por poner algunos ejemplos.

La solidaridad desde el aula

En el colegio también los profesores pueden también fomentar la solidaridad en sus alumnos trabajando la empatía en los niños desde los primeros años. Se debe fomentar que los niños se preocupen por sus compañeros, que compartan el material escolar y que ayuden a sus compañeros enfermos cuando tienen dificultades con los deberes o las tareas.

También una buena idea es que participen en proyectos solidarios del colegio todos los años y que sientan la solidaridad como una de las prioridades en su vida. Todos los colegios promueven al año campañas solidarias ya sean contra el hambre, para ayudar a enfermos o con alguna otra buena finalidad.

La solidaridad también se fomenta en casa y en el colegio evitando que los niños tengan gestos, actitudes y conductas egoístas. Los niños tienen que ser generosos primero con los niños que componen su entorno más inmediato y luego con otros niños o personas que no conocen para que vayan adquiriendo poco a poco el valor de la solidaridad.

Si vamos logrando que nuestros hijos sean cada día más solidarios, seguro que en futuro serán adultos generosos y solidarios y se implicarán en los problemas de los que les rodean. Los niños y los jóvenes solidarios de hoy serán los adultos solidarios del mañana.

Источник: https://eresmama.com/como-ensenar-a-los-ninos-a-ser-solidarios/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: