Aumenta alarmantemente el número de cesáreas

El Mostrador, el primer diario digital de Chile

Aumenta alarmantemente el número de cesáreas

Preocupante e innecesaria.

Así califican doctores y expertos la decisión de cada vez más mujeres de dar a luz por cesárea en lugar de mediante parto vaginal.

Según un reciente estudio publicado en la revista médica The Lancet, el número de cesáreas casi se ha duplicado en 15 años, hasta alcanzar proporciones «alarmantes».

La cifra subió de unos 16 millones de cesáreas en 2000 (un 12% del total de partos) hasta 29,7 millones en 2015 (21%).

La nación con el número más alto de cesáreas es República Dominicana con un 58,1%.

Algunos médicos dicen que, en muchas ocasiones, el uso de esta práctica médica no se justifica.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) sugiere que cualquier índice superior al 15% es excesivo, explica el periodista de la BBC, Mal Siret.

El estudio se realizó con datos de 169 países de 2015, el año más reciente del que hay información disponible.

¿Qué dice el estudio?

La investigación constata que en más de la mitad de los países del mundo se recurre en exceso a la cesárea, cuyo objetivo en principio es resolver partos difíciles.

Los investigadores reportaron una tasa superior al 50% en República Dominicana, Brasil, Egipto y Turquía. De ellos, Brasil aplicó en 2015 una política para reducir el número de cesáreas.

El estudio también halló enormes disparidades en el recurso a esta técnica entre países más y menos desarrollados. En algunas circunstancias, en particular en África Subsahariana, la operación no está disponible en casos en los que verdaderamente se necesita.

El uso en 2015 era 10 veces más frecuente en la región de América Latina y el Caribe, con un 44% de los partos resolviéndose por cesárea, que en las regiones del centro y el oeste de África, donde solo se practica en el 4% de los casos.

El estudio urge a los profesionales de la salud, las mujeres y sus familias a elegir la cesárea solo cuando se necesite por razones médicas, y recomienda que se dé más educación y formación para despejar algunas de las inquietudes en torno al parto.

¿Cuáles son los riesgos?

Una cesárea puede salvar la vida tanto de la madre como del bebé si, por ejemplo, el feto está en una posición complicada o si el parto no se desarrolla como debiera.

Jane Sandall, profesora de ciencias sociales y salud de la mujer en el King's College de Londres, y participante en el estudio, le dice a la BBC que el riesgo para madres y bebés es a corto y largo plazo.

«En particular, las cesáreas tienen una recuperación más complicada para la madre y pueden conducir a fibrosis de la matriz», señala.

Sandall dice que es importante apuntar que los riesgos son pequeños pero serios, y que aumentan cada vez que una mujer se somete a una cesárea.

«Hay cada vez más pruebas de que los bebés que nacen por cesárea tienen exposiciones hormonales, físicas, bacterianas y médicas diferentes durante el parto, lo que puede alterar sutilmente su salud.

«Si bien los peligros a largo plazo no están bien investigados todavía, los efectos a corto plazo incluyen cambios en el desarrollo inmunológico, que pueden aumentar el riesgo de alergias y asma y alterar las bacterias en los intestinos».

Los expertos advierten que las cesáreas solo deben practicarse en los casos en que sea absolutamente necesario.

«Existe el riesgo que acompaña a toda operación», indica Sandall, y añade que múltiples cesáreas pueden conducir a un mayor riesgo de mortalidad materna cuando se compara con partos naturales.

La semana pasada, la OMS publicó unas directrices en las que destacó la necesidad de reducir intervenciones innecesarias que «no se pueden justificar médicamente».

«Es crucial que las mujeres que necesitan una cesárea sean capaces de acceder a esta intervención que les puede salvar la vida», aconsejó la OMS, pero advirtió que es igualmente importante que se eviten operaciones innecesarias «para que las mujeres y sus bebés no corran peligro».

¿Por qué se practican cesáreas innecesarias?

Sandall expone que las razones varían de país a país y que en los países más pobres, las opciones son muy limitadas.

«Globalmente, los factores que aumentan las tasas de cesáreas varían entre países. Puede ser por escasez de matronas que eviten o detecten problemas, por falta de habilidades médicas para poder asistir con confianza y competencia un parto vaginal potencialmente difícil así como por cuestiones médico-legales», enumera.

La profesora añade que, en algunos lugares, existen incentivos financieros para el doctor y el hospital en caso de partos planeados con fecha fija, especialmente en centros privados.

«En algunos casos, la tendencia la marca el propio sistema. En Brasil, por ejemplo, el sistema de salud público y gratuito es de peor calidad y a las mujeres embarazadas que no se pueden permitir un seguro privado les pueden ofrecer que se sometan a una cesárea para ir avanzando con más rapidez en la lista de espera».

«En China, la falta de matronas puede resultar en falta de pruebas previas, lo que quiere decir no solo que no se realizan todas las comprobaciones médicas necesarias, sino que falta ayuda experta para asistir durante el parto».

La OMS considera que el porcentaje de cesáreas no debe ser superior al 10-15% de los partos.

¿Qué se puede hacer para mejorar las cosas?

«El tema para las mujeres es cómo planificar», explica Sandall.

«Aquellos que responsabilizan de los altos índices de cesáreas a las madres, ya sea por su mala salud (obesidad, hipertensión) o porque demandan intervenciones médicamente innecesarias por miedo o desinterés por el parto, ignoran los problemas más profundos que llevan a esta creciente dependencia de las cesáreas.

«Las mujeres embarazadas deben tener acceso a asesoría profesional e informada para poder tomar una decisión», indica.

Añade que el foco se debe poner en colocar más personal en los centros sanitarios de países en los que el tema es más preocupante.

«Necesitamos empezar a trabajar con compañías de seguros en estos países para ayudar con la provisión de servicios y personal, así como lidiar con gobiernos locales y nacionales para que inviertan en salud».

Источник: https://m.elmostrador.cl/braga/2018/10/15/por-que-preocupa-el-aumento-de-cesareas-en-todo-el-mundo-y-en-america-latina-en-particular/

Aumenta alarmantemente el número de cesáreas

Aumenta alarmantemente el número de cesáreas

A pesar de que la OMS alerta sobre las cesáreas innecesarias, un informe reciente revela que en Estados Unidos, una de cada tres mamás tiene a su hijo mediante esta intervención quirúrgica

Indice

Estadísticas preocupantes de realización de cesáreas

Según un estudio realizado por HealthGrades, una organización que provee información para médicos, en 2002 hubo un 27% de partos por cesárea en EE UU, mientras que en 2009 fue de un 34%, es decir, su uso creció un 7%. En total, en las últimas tres décadas, aumentó el 50%.

Los investigadores analizaron los datos de nacimientos en 19 estados que históricamente han tenido los mayores y menores números de cesáreas, y comprobaron que Florida lidera la lista (38,6 por ciento), seguido de Nueva Jersey (38%). El estado en donde menos cesáreas se practican es Utah (22,4%).

La OMS establece entre un 10% y un 15% el porcentaje aceptable de cesáreas en un país, pero en EE UU un 34% de los niños nacen de esa forma. En España, el país europeo donde más cesáreas se practican, el porcentaje es del 20%, pero Estados Unidos supera ampliamente el ratio.

Los principales motivos para elegir una cesárea cuando no es necesaria son: una cesárea anterior (en vez de esperar a ver si se produce un parto vaginal normal, los médicos, para evitar posibles riesgos y por rutina, planifican una nueva, cuando está comprobado que después de una cesárea, se puede tener un parto vaginal); o por petición de la madre para planificar la fecha exacta del nacimiento del bebé o por cuestiones estéticas.

¿Por qué es peligroso?

Amnistía Internacional también ha dado la alarma sobre este hecho, ya que según sus datos, es cinco veces más probable morir en el parto en los Estados Unidos que en Grecia, cuatro veces más que en Alemania y tres veces más que en España.

Para la OMS, la cesárea expone innecesariamente a madres y niños a los riesgos de una cirugía mayor y el procedimiento no mejora en forma alguna la salud materno-infantil.

Las complicaciones de una cesárea pueden incluir: coágulos sanguíneos que provocan hemorragias, heridas en la vejiga o en el útero e infecciones. Además, la recuperación es más lenta y puede dificultar la lactancia.

Asimismo, se alerta de que muchas cesáreas se están haciendo apenas pasan las 34 semanas de gestación, lo cual es un riesgo para el bebé, que hasta las 37 semanas no está a término.

Es una técnica que debe utilizarse en casos muy específicos en donde haya peligro para la salud del bebé o de la mamá por alguna razón médica, pero no por comodidad o para minimizar el riesgo durante un parto vaginal.

¿Por qué en la privada se practican casi el doble de cesáreas que en la pública?

Los datos de este estudio vislumbran que el recurso de la cesárea en la sanidad privada es mucho mayor que en la pública. Desde la sociedad Española de Ginecología y Obstetricia indican que, en su opinión, en España no se están respetando las tasas de cesáreas recomendadas por la OMS.

En la sanidad privada los partos por cesárea alcanzan prácticamente el 41%. Es algo muy destacable que llama la atención si los comparas con los datos de la sanidad pública. Lo que se tiene muy seguro es que estos datos están muy alejados de las recomendaciones de la OMS.

Diferentes especialistas creen que los motivos de esto pueden ser:

Mayor posibilidad de elección y programación en la sanidad privada por parte del equipo médico y de la propia paciente.

Existe una creencia bastante extendida a pensar que la cesárea tiene menos riesgos que un parto natural, o bien que se trata de una opción “más rápida y fácil” que el parto por vía vaginal. Esto no es cierto, la cesárea es una intervención quirúrgica y esto conlleva riesgos y posibilidades de sufrir cualquier complicación (al igual que las otras operaciones quirúrgicas). Además, el postoperatorio y la recuperación de la cesárea suelen conllevar una carga mayor para la nueva madre.

Aumento de partos gemelares o múltiples que se ha generado a partir de los tratamientos de fertilidad. Un número considerable de estos tratamientos se realizan en la sanidad privada.

Incremento de la maternidad tardía en España, principalmente a causa de las dificultades para conciliar entre trabajo y familia. En los últimos años, se ha percibido que cada vez las madres posponen más la maternidad. Esto también hace que aumenten los embarazos de riesgo asociados a la edad de la madre, que en muchos casos terminan en una cesárea.

– La alerta de los profesionales ginecólogos y obstetras ante el aumento de las denuncias por mala praxis en el parto. Los profesionales se ven sometidos a una gran presión y esto les puede llevar a no arriesgarse a un parto vaginal que puede comportar cualquier complicación.

¿Cuál es la situación en la sanidad pública?

Por el contrario, en la sanidad pública se ha reducido el número de cesáreas. Se cree que se debe a una revisión de los protocolos, a la insistencia de la OMS de evitar las cesáreas que no estén plenamente justificadas, o incluso a la consecuencia de la crisis económica (que afecta especialmente a la sanidad en los últimos años).

Si bien en el año 2017 el porcentaje de cesáreas practicadas en la sanidad pública era aproximadamente del 25%, en 2018 este porcentaje descendió al 21%.

¿Cuáles son los riesgos de la cesárea?

Una cesárea puede salvar la vida de la madre como del bebé, pero existen ciertos riesgos a tener en cuenta antes de practicarla:

– Las cesáreas tienen una recuperación más complicada para la madre y pueden conducir a fibrosis de la matriz.

– Cada vez está más claro que los bebés que nacen por cesárea tiene exposiciones hormonales, físicas, bacterianas y médicas diferentes durante el parto, lo que puede alterar sutilmente su salud.

– No está comprobado, pero pueden incluir cambios en el desarrollo inmunológico, aumentando el riesgo de alergias y asma, también de alterar las bacterias en los intestinos.

– Mayor riesgo de mortalidad materna en comparación con los partos naturales.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/parto/aumenta-alarmantemente-el-numero-de-cesareas-4093

Alarmantes estadísticas: porcentaje de cesáreas en centros públicos versus privados

Aumenta alarmantemente el número de cesáreas

La Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que el porcentaje ideal de cesáreas no debe superar el 10-15% del total de nacimientos, y que debe limitarse a las estrictamente necesarias e justificadas, con el fin de evitar riesgos para la salud del recién nacido y de la madre.

Sin embargo, en los últimos años, este porcentaje aceptable del recurso al nacimiento mediante intervención quirúrgica ha ido aumentando exponencialmente, situándose en la actualidad en el 25% del total, si nos remitimos a datos de nuestro país.

El caso español no es ninguna excepción, si nos atenemos a los datos de otros países de nuestro entorno, aunque, en esta ocasión, nos ceñiremos a la situación que nos toca más de cerca. 

Nacimiento por cesárea 

Con el objetivo de valorar la situación actual en España sobre las características del tipo de parto, tanto en la sanidad pública como en la privada, Mi bebé y yo ha realizado una encuesta a una muestra representativa de embarazadas y madres de toda España.

A continuación, te ofrecemos los datos y las conclusiones más relevantes.

(Te interesa: Por qué las cesáreas aumentan por la noche)

Muestra y tipología de las participantes 

Los datos que te ofrecemos a continuación han sido extraídos de la encuesta de Mi bebé y yo efectuada en 2018 a una muestra de 1.847 participantes, 938 de las cuales eran embarazadas primerizas en el momento de realizar la encuesta; 284 eran embarazadas no primerizas; 473, madres primerizas; y 152, madres no primerizas.

En el caso del tema que nos ocupa, la pregunta sobre el tipo de parto de las participantes se realizó únicamente, como es lógico, a las que ya habían dado a luz a sus bebés. 

Cabe destacar que esta misma encuesta se realizó en 2017 a una muestra de 732 embarazadas y madres. 

Se reducen las cesáreas en la sanidad pública

Los datos obtenidos ponen de manifiesto que, en 2018, se revierte la tendencia del número de cesáreas totales practicadas, con respecto a 2017.

Si bien, en 2017, el porcentaje de cesáreas practicadas era del 30% (según datos obtenidos también a través de una encuesta realizada por Mi bebé y yo), en 2018 este porcentaje desciende al 25%, frente al 75% de partos vaginales.

No obstante, si desglosamos los datos entre la sanidad pública y la privada, los porcentajes varían significativamente.

En la sanidad pública, el 79% de los partos son vaginales, contra el 21% de cesáreas.

Por su parte, en la sanidad privada, los partos por cesárea alcanzan prácticamente el 41%, contra el 59% de partos vaginales. Se trata de un dato muy destacable, ya que más de uno de cada tres nacimientos acaban en cesárea en la sanidad privada. Desde luego, una cifra muy alejada de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud.

Fuente: encuesta de Mi bebé y yo 

(Te interesa: El tipo de parto altera la microbiota del bebé)

¿Por qué en la privada se practican casi el doble de cesáreas que en la pública?

Los datos confirman que el recurso a la cesárea en la sanidad privada es mucho mayor que en la pública.

En este sentido, el propio presidente de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), Txantón Martínez-Astorquiza, también es de la opinión de que en España no se están respetando las tasas de cesáreas recomendadas por la OMS, ni en la sanidad pública ni en la privada.

¿Las razones? No se especifican exactamente, pero diferentes especialistas indican que podría deberse a un conjunto de motivos:

  • La mayor posibilidad de elección y programación en la sanidad privada por parte del equipo médico y de la propia paciente.
    En este sentido, existe una tendencia más o menos generalizada a pensar que la cesárea comporta menos riesgos que un parto, o bien que se trata de una opción «más rápida y fácil» que el parto por vía vaginal.
    Lejos de ser así, los especialistas advierten de que la cesárea es una intervención quirúrgica en toda regla, con los riesgos y las posibilidades de complicación que cualquier operación entraña. Además, el posoperatorio y la recuperación de la cesárea suelen conllevar una carga mayor para la nueva mamá.
  • Elaumento de partos gemelares y múltiples, a raíz del incremento de los tratamientos de fertilidad. Un número considerable de estos tratamientos se realizan en la sanidad privada.
  • El incremento de la maternidad tardía en España, principalmente a causa de las dificultades para conciliar trabajo y familia. En los últimos años, el retraso de la maternidad cada vez resulta más evidente. Por lo tanto, también aumentan los embarazos de riesgo asociados a la edad de la madre, que en muchas ocasiones acaban en cesárea.
  • La alerta de los profesionales ginecólogos y obstetras ante el aumento de las denuncias por mala praxis en el parto. La excesiva presión a la que se ven sometidos los profesionales les llevaría a no arriesgarse a un parto vaginal que pueda comportar cualquier complicación. 

Por el contrario, respecto a 2017, se ha reducido el número de cesáreas practicadas en la sanidad pública, quizás, debido a una revisión de los protocolos, a la insistencia de la OMS de evitar las cesáreas que no estén plenamente justificadas, o incluso a las consecuencias de la crisis económica que afecta especialmente a la Sanidad en los últimos años.

Источник: https://mibebeyyo.elmundo.es/parto/tipos-de-parto/encuesta-cesareas-espana

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: