Baby Blues

Contents
  1. The Baby Blues
  2. ¿Con qué frecuencia las mujeres experimentan los “baby blues?”
  3. ¿Cuándo ocurren los “baby blues”?
  4. ¿Cuáles son los síntomas de la “melancolía de la maternidad?”
  5. ¿Qué hace que los “baby blues?”
  6. ¿Cuánto tiempo los “baby blues” duran?
  7. ¿Cómo puede cuidarse a sí mismo?
  8. Sus siguientes pasos:
  9. Baby blues y depresión postparto
  10. Síntomas
  11. Causas
  12. Tratamiento
  13. Diagnóstico
  14. ¿Qué opciones terapéuticas existen en el caso de la depresión postparto?
  15. ¿Existen métodos de prevención?
  16. ¿Pueden los padres también tener baby blues o depresión postparto?
  17. Baby blues o leve depresión postparto: ¿por qué estoy triste?
  18. Baby blues o leve depresión postparto
  19. ¿Qué hacemos ante ello?
  20. Pero atenta si los síntomas no mejoran o desaparecen
  21. Tú también importas
  22. ¿Qué es el Blues de postparto? | Todos los detalles en PequeSalus
  23. Blues de postparto o baby blues… ¿sabes lo qué es?
  24. Depresión postparto diferencia con Blues de postparto
  25. Factores de riesgo para la depresión postparto
  26. ¿En qué consiste la depresión postparto?
  27. ¿Cuál es la frecuencia?
  28. ¿Cuáles son sus síntomas?
  29. Pero…¿No se sienten todas las mujeres un poco así tras tener un hijo?
  30. ¿Cuando ocurre el Blues de postparto?
  31. ¿Por qué ocurre?
  32. ¿Qué pasa con las hormonas?
  33. Psicosis puerperal
  34. Factores de riesgo de la psicosis puerperal
  35. ​Baby blues: la tristeza después del parto
  36. ¿Qué es el baby blues?
  37. ¿Cómo se manifiesta?
  38. Las causas del baby blues
  39. La versión leve de la depresión postparto
  40. Cómo lidiar con el baby blues
  41. 1. Comprende que es algo hormonal
  42. 2. Encuentra momentos para descansar
  43. 3. Sigue rutinas
  44. 4. Acepta la ayuda de los demás

The Baby Blues

Baby Blues

Columpios Cambios de humor después del nacimiento de un bebé no son infrecuentes. Mientras que los “baby blues” son la forma menos severa de postpartum depresión, es importante no ignorar los cambios que están sucediendo en su cuerpo.

Muchas mujeres se sienten confundidos sobre luchando con tristeza después del evento gozoso de la adición de un nuevo bebé a la familia y, a menudo no hablan de ello. Pero hablar de estas emociones, cambios y desafíos es una de las mejores maneras de lidiar con los “baby blues”.

Encuentre un consejero en su área

¿Con qué frecuencia las mujeres experimentan los “baby blues?”

Aproximadamente 70-80% de todas las nuevas madres experimentan algunos sentimientos negativos o cambios de humor después del nacimiento de su hijo.

¿Cuándo ocurren los “baby blues”?

A menudo, los síntomas de “baby blues” golpearán con fuerza dentro de cuatro o cinco días después del nacimiento del bebé, aunque dependiendo de cómo el nacimiento del bebé se fue, pueden notarse antes.

¿Cuáles son los síntomas de la “melancolía de la maternidad?”

Los síntomas de “baby blues” incluyen:

  • llanto, ni clamor, sin razón aparente
  • La impaciencia
  • Irritabilidad
  • Inquietud
  • Ansiedad
  • Fatiga
  • Insomnio (incluso cuando el bebé está durmiendo)
  • Tristeza
  • Cambios de humor
  • Falta de concentración

¿Qué hace que los “baby blues?”

La causa exacta de los “baby blues” se desconoce en este momento. Se cree que está relacionada con los cambios hormonales que se producen durante el embarazo y de nuevo después de que nazca el bebé.

Estos cambios hormonales pueden producir cambios químicos en el cerebro que resultan en depression.

Además, la cantidad de ajuste que viene después del nacimiento de un bebé, junto con alteraciones del sueño, la alteración de “rutina”, y las emociones de la experiencia del parto en sí todos pueden contribuir a cómo se siente una nueva mamá.

¿Cuánto tiempo los “baby blues” duran?

Los síntomas de los “baby blues” normalmente ocurren durante unos minutos hasta unas pocas horas cada día. Estos síntomas deben disminuir y desaparecer dentro de los catorce días después de la entrega.

¿Cómo puede cuidarse a sí mismo?

El cuidado de la madre es la mejor manera de disminuir los síntomas de los “baby blues”. Hay varias maneras diferentes que usted puede cuidar de sí mismo si tiene los “baby blues”.

  • Hablar con alguien de confianza acerca de cómo se siente.
  • Mantenga una dieta bien equilibrada. Tener un nuevo bebé puede hacer que usted no come correctamente y demasiados carbohidratos simples puede hacer cambios de humor más pronunciada.
  • Mantenga un diario de todos sus pensamientos y sentimientos.
  • Sal a la calle para disfrutar del aire fresco y la vida fuera de los confines de pañales, alimentación, y escupir para arriba. A veces, sólo una visión diferente por unos momentos puede hacer una gran diferencia.
  • Pida ayuda -. ayudar con las comidas, otros niños, entrar en una “rutina”, o cualquier ayuda que le permite centrarse en la alegría de tener un nuevo bebé y no sólo la presión de los malabares todo
  • No hay que esperar la perfección en las primeras semanas. Dése tiempo para sanar desde el nacimiento, para adaptarse a su nuevo “trabajo”, y para las rutinas de alimentación y de sueño para establecerse en.

Es importante recordar que usted no está solo en sus sentimientos. Si sus síntomas duran más de catorce días que podría ser un indicio de una enfermedad más grave, como la depresión posparto.

Sea honesto con su proveedor de atención en todas sus citas de seguimiento. Recuerde que usted no va a sorprender con sus sentimientos.

Hablan con las mujeres después del parto todo el tiempo y pueden evaluar cómo se está haciendo si usted es honesto sobre el lugar donde se encuentra.

Sus siguientes pasos:

  • Encuentre un consejero en su área.
  • Contratar a un posparto Doula.
  • Tener un calendario comida establecido para su familia.
  • Tenga una lista publicado con cosas que la gente puede hacer para ayudar. Cualquier persona que se acerca a ver al bebé también puede hacer algo fuera de la lista.

Última actualización: 08/2015

Compilado utilizando la información de la siguiente fuente:
Postpartum.net, https://www.postpartum.

net
Clínica Mayo

Источник: https://americanpregnancy.org/es/healthy-pregnancy/first-year-of-life/baby-blues-71032/

Baby blues y depresión postparto

Baby Blues

Si unos días después del nacimiento irrumpe un estado de ánimo depresivo y desaparece por sí solo después de unos ocho a diez días, simplemente se trata del baby blues. Los médicos suponen que el cambio hormonal después del parto es el que provoca este bajón anímico.

Tan pronto como el cuerpo femenino recupera su equilibrio hormonal, los estados depresivos desaparecen por sí solos.

Una depresión postparto, por otra parte, puede comenzar unos pocos días, semanas o incluso hasta dos años después del nacimiento del bebé, durar varias semanas o incluso meses y en el peor de los casos puede volverse crónica.

Síntomas

Aproximadamente el 50 por ciento de todas las mujeres que dan a luz muestran las siguientes anomalías al segundo o tercer día del nacimiento:

  • Sensibilidad psíquica
  • Pérdida de energía
  • Problemas de concentración
  • Cambios de humor
  • Irritabilidad pronunciada
  • Insomnio
  • Inapetencia

A medida que pasa el tiempo, las mujeres experimentan un sentimiento de fracaso combinado con un agobio total. El baby blues alcanza su punto álgido entre cuatro y seis días después de dar a luz y luego desaparece aproximadamente al décimo día.

Causas

Los médicos atribuyen esta reacción a la caída repentina de la progesterona y el estrógeno, las hormonas del embarazo, inmediatamente después del parto. Además, la flamante mamá está sometida a esfuerzos físicos.

Las heridas provocadas por el parto sanan y los procesos de recuperación física requieren energía. La producción de leche comienza y los ovarios retoman su función, lo que provoca un nuevo cambio en el equilibrio hormonal.

Tratamiento

Por lo general, no es necesario el tratamiento médico del baby blues. La mayoría de las mujeres reciben ayuda del ginecólogo o la comadrona. La pareja u otras personas cercanas deben tratar a la madre con delicadeza y ofrecerle ayuda.

La práctica demuestra que el apoyo emocional, el ánimo y la compañía ayudan a la mayoría de las mujeres a experimentar su tristeza temporal con menor dramatismo y a superarla más rápidamente.

Diagnóstico

Existe un cuestionario desarrollado científicamente, la «Escala de Depresión Posparto de Edimburgo» (EDPP) que está especialmente diseñado para el período postnatal y plantea diez preguntas sobre el bienestar emocional de las mujeres. Después de evaluar las respuestas, un psicólogo puede concluir si existe una depresión postparto.

¿Qué opciones terapéuticas existen en el caso de la depresión postparto?

A diferencia del baby blues, la depresión postparto prolongada se asocia al riesgo de que el niño sufra trastornos en el desarrollo a consecuencia de la mala relación con su madre.

Por lo tanto, no sólo la madre es la única que debe ser tratada, sino también la deficiente relación maternofilial. Dependiendo de la gravedad y los síntomas, existen las siguientes opciones de tratamiento:

  • Tratamiento psicoterapéutico sin medicación (psicoterapia, terapia corporal, terapia de grupo).
  • Tratamiento psicoterapéutico en combinación con medicamentos, los llamados antidepresivos (sin embargo, se debe tener en cuenta que estos medicamentos pasan a la leche materna y, en determinadas circunstancias, será preciso para ello abandonar la lactancia. Por lo tanto, el médico llevará a cabo un análisis exhaustivo de riesgos y beneficios antes de iniciar la terapia y asesorará convenientemente a los padres).
  • Participación de la pareja y otros familiares (aprender a tratar a la persona enferma, desarrollar comprensión y apoyo).
  • Grupos de autoayuda.

Si se requiere terapia hospitalaria, existen tratamientos especiales para la madre y el niño.

El primer punto de contacto para las mujeres afectadas y sus familiares es, sin duda, el ginecólogo o la comadrona.

Si la propia madre o su pareja no desean expresar «públicamente» sus preocupaciones sobre la posibilidad de sufrir una depresión postparto, también pueden dirigirse a los centros de asesoramiento de su región, donde los afectados no sólo reciben asesoramiento psicológico, sino que también se les pueden facilitar el contacto con los psicoterapeutas adecuados.

¿Existen métodos de prevención?

Es imposible prevenir completamente el baby blues. Para suavizar los síntomas acompañantes, las mujeres no deben exagerar sus expectativas de «maternidad» durante las últimas semanas del embarazo.

La imagen que se transmite socialmente de la madre, sin agobios y siempre alegre, rara vez coincide con la realidad. También es muy importante que tenga un buen apoyo social. Un compañero psicológicamente fuerte y la familia pueden ayudar a superar con mayor rapidez los estados de ánimo depresivos.

El transcurso de una depresión postparto depende en gran medida de cuándo se detecta. Al principio es difícil distinguir entre la depresión postparto y el baby blues. Muchas mujeres también tratan de ocultar su situación y sufren demasiado tiempo en silencio. Es mejor enfrentarse a los problemas y las molestias existentes y, de ser necesario, buscar ayuda profesional cuanto antes.

¿Pueden los padres también tener baby blues o depresión postparto?

Lo que en principio parece absurdo, puede realmente ocurrir. Obviamente los padres primerizos no experimentan cambios hormonales. Sin embargo, los estudios muestran que cerca del 10 por ciento de todos los padres jóvenes tienen sentimientos de tristeza, ansiedad flotante, ningún interés por el sexo o trastornos del sueño después del nacimiento de sus hijos.

Los síntomas son a menudo sorprendentemente similares a los de las madres que sufren depresión postparto.

Los científicos sospechan que muchos hombres creen que el nacimiento de sus bebés es un cambio radical en sus vidas. Algunos sienten miedo al futuro.

Como resultado, literalmente pierden su equilibrio mental y emocional. Sin embargo, no hay ayuda para los hombres en esta etapa como la hay para las mujeres.

Источник: https://www.bebitus.com/magazine/bebe/la-vida-con-un-bebe/baby-blues-y-depresion-postparto.html

Baby blues o leve depresión postparto: ¿por qué estoy triste?

Baby Blues

Durante el parto, las mujeres pasamos por una enorme transformación en cuestión de horas, en la que no solamente ocurren esos notorios cambios en nuestro cuerpo, sino también, en nuestra mente.

Quizás imaginabas los primeros días como madre de forma diferente o notas que el sentimiento que ahora en invade no es el que esperabas, lo que hace que te preguntes, ¿por qué estoy triste? Te contamos todo acerca del famoso «baby blues» o leve depresión postparto.

Durante el embarazo, probablemente al igual que millones de mujeres en el mundo, imaginaste el día de tu parto como un día lleno de emoción y alegría. ¿Y cómo no hacerlo? ¡Por fin vas a tener a tu bebé en tus brazos tras una larga espera! Finalmente ha llegado la fecha en la que no has dejado de pensar los últimos meses.

Y aunque desde luego es un día muy emocionante y lleno de felicidad por la llegada del nuevo miembro de la familia, es posible que tus sentimientos no sean exactamente de alegría. De hecho, aunque muchas mujeres sienten el flechazo en el momento en el que ven a su bebé o se sienten extasiadas al escucharle llorar por primera vez, no siempre es así.

Pero no te preocupes, esto que sientes es muy normal. Acabas de pasar por uno de los momentos más importantes, trascendentales y transformadores de tu vida como mujer: has dado una nueva vida. Y eso no es cualquier cosa.

Baby blues o leve depresión postparto

Una vez que el parto ha terminado, tu mente y tu cuerpo se encuentran en un estado muy sensible, frágil y emocional. Las hormonas continúan haciendo su trabajo y aunque tu cuerpo ha terminado de gestar a tu bebé, poco a poco seguirás transformándote y recuperándote.

Todos esos cambios hormonales que vives durante y después del parto, pueden generar cierto desorden en tu organismo. Tus niveles de estrógeno y progesterona aumentaron de manera excesiva después de nacer tu bebé y desde luego, estos influyen en tus emociones, provocando estado de ánimo inesperados.

En algunos casos, muchas mujeres experimentan una serie de sentimientos negativos o de tristeza durante los primeros días después de su parto, como:

  • Irritabilidad
  • Fatiga
  • Accesos de llanto sin razón
  • Pérdida del apetito
  • Dificultades para conciliar el sueño
  • Aumento de la susceptibilidad

Si te identificas con todos o la mayoría de estos durante los tres o cinco días posteriores a tu parto, no te preocupes. Estás experimentando una leve depresión post parto, o lo que se conoce como “baby blues”.

Este puede desaparecer en cuestión de horas o de 10 a 15 días después de tu parto y es algo muy normal debido a todo el proceso por el qué pasó tu cuerpo. De hecho, se considera un síntoma muy normal del postparto en el caso de las madres primerizas.

¿Qué hacemos ante ello?

Si presentas baby blues o una leve depresión postparto no te alarmes ni te sientas culpable por no estar radiante o llena de felicidad esas primeras semanas. Sé amable contigo misma y piensa en todo el trabajo y esfuerzo por el qué pasó tu cuerpo para crear y dar vida a tu bebé.

Como lo mencionaba, estos sentimientos son normales y con el paso de los días, mientras te vayas reconociendo y sintiendo más cómoda contigo misma y con tu bebé, tendrás mayor seguridad y esto hará que el baby blues vaya desapareciendo.

Algo que puede ayudarte mucho durante esta etapa para que te sientas un poco mejor, es contar con el apoyo de tu pareja, familia y amigos, y especialmente, pedir ayuda. Pasar esas primeras semanas en un entorno de amor, comprensión y respeto hará que la adaptación a tu nuevo papel de madre sea más ligero.

Dale tiempo al tiempo y trata de descansar lo más que puedas durante esas primeras semanas, pues mucho influye también cómo se sienta tu cuerpo en tu estado de ánimo. Sé que es difícil dormir suficiente los primeros meses con el bebé, pero haz lo posible por ponerte como prioridad. Tú también importas y para poder cuidar, tienes que atenderte a ti también.

Pero atenta si los síntomas no mejoran o desaparecen

Ahora, mientras que una leve depresión o baby blues después del parto es normal, si los días transcurren y tu estado de ánimo no mejora, entonces estamos hablando de una posible depresión postparto, como la que hemos mencionado en otras ocasiones.

Además de presentar los síntomas del baby blues, otras señales de alerta que nos dicen que podemos estar viviendo una depresión postparto son las siguientes:

  • No sientes un vínculo o conexión con tu bebé.
  • Has perdido el interés en aquellas cosas que te hacían feliz o te agradaban.
  • Todo el tiempo estás triste.
  • Presentas episodios de llanto incontrolable.
  • Tienes un enorme sentimiento de culpa.
  • Tus hábitos alimenticios cambian de forma drástica y se van a los extremos: comes en exceso o pierdes totalmente el apetito.
  • Te sientes nerviosa la mayor parte del tiempo.
  • Te da miedo quedarte a solas con tu bebé.
  • Tienes mucha dificultad para dormir, o por el contrario, duermes en exceso.
  • No sientes interés por tu bebé, pareja, familia o amigos (aislamiento social).
  • Has pensado en hacerte daño a ti o a tu bebé.
  • Tienes la sensación de tener «pensamientos muy rápidos» que no puedes controlar ni parar.
  • Presentas cambios exagerados en tu estado de ánimo (te sientes muy muy mal o muy muy enfadada).
  • Sientes que no eres o no serás una buena madre.
  • Tienes ideas de arrepentimiento sobre haber sido madre.

Aunque los síntomas pueden variar de mujer a mujer, si presentas varios o la mayoría de estos síntomas pide ayuda de inmediato. La depresión postparto tiene solución, no estás sola y asistiendo a terapia psicológica y con el apoyo de tu familia podrás superarla.

Tú también importas

Recuerda que durante el postparto, y el resto de tu vida como madre, aunque tus hijos ahora sean una de tus prioridades, tú también debes seguir siéndolo. Date tiempo para ti, cuídate, ámate, deja de lado las culpas y no tengas miedo de pedir ayuda.

El baby blues o leve depresión postparto es una pequeña etapa natural de todo tu proceso de readaptación después del parto, por lo que no debes sentirte culpable si las primeras semanas no estás radiante de alegría. Estás aprendiendo a ser mamá, sé amable y gentil contigo misma.

Fotos | iStock

Источник: https://www.bebesymas.com/postparto/baby-blues-leve-depresion-post-parto-que-estoy-triste

¿Qué es el Blues de postparto? | Todos los detalles en PequeSalus

Baby Blues

El Blues de postparto es considerado un síntoma normal de la madre primeriza, que puede durar unas horas o desaparecer entre diez y quince días después.

  • Hace referencia a un trastorno transitivo caracterizado por cambios rápidos en el estado de ánimo al igual que ansiedad, disminución de nivel de concentración, insomnio y facilidad para el llanto.
  • Los cambios hormonales probablemente juegan un papel importante.
  • A pesar de que todas las mujeres experimentan fluctuaciones hormonales, algunas de ellas van a ser más sensible al cambio que otras. Y si a esto le sumamos el sueño interrumpido del bebé, el desgaste fisiológico que representa amamantar y el cambio en el ritmo de vida, resulta fácil determinar por qué este trastorno es tan común.
  • Las mujeres que experimentan el blues del postparto y manifiestan síntomas más intensos y duraderos tienen un riesgo incrementado de desarrollar una depresión postparto.

Blues de postparto o baby blues… ¿sabes lo qué es?

Después del sentimiento de felicidad viene la tristeza. Nace el bebé tan esperado. Normalmente la madre debería estar alegre y disfrutar esta etapa tan maravillosa junto a su bebé. Desafortunadamente, no todas las mujeres se sienten completamente felices y a veces aparece el Blues de postparto.

Porque los primeros días tras el parto son unos de los más intensos de sus vidas. La alegría por la llegada del nuevo bebé, el cansancio, la tensión, la falta de sueño,… Todas estas sensaciones son normales pero también es normal que se produzcan trastornos en el estado de ánimo. Uno de los más comunes es lo que se conoce como

El baby blues (o también llamado blues postnatal) es una alteración emocional que aparece en los primeros 2 – 3 días tras el nacimiento de un bebé. Usualmente, no perdura más de dos semanas y se trata de un cuadro de melancolía maternal muy común en el puerperio.

Se estima que entre el 30 – 80% de las madres lo padecen tras el parto y aunque sea un cuadro leve, puede afectar a la vida de la mamá y a la de su recién nacido. Un cuadro de tristeza o melancolía puerperal se caracteriza por:

  • Sentimientos de desánimo, apatía, tristeza.
  • Irritabilidad
  • Ganas de llorar sin motivo aparente
  • Cambios en el estado emocional
  • Dificultad para conciliar el sueño
  • Ansiedad leve

Depresión postparto diferencia con Blues de postparto

  •  A diferencia del Blues del postparto si esta etapa se extiende más allá de las 2 semanas puede ser un indicio de depresión postparto. Alrededor de 20% de las mamás pueden experimentar este estado clínico de depresión que puede durar hasta un año.
  • Puede provocar sentimientos de angustia, ansiedad, fatiga o baja autoestima. Pueden dejar de comer, y tener dificultades para dormir.
  • Otro signo de alarma seria la pérdida de peso. Una mujer también puede estar sufriendo la depresión cuando ella no puede dormir a pesar de que el bebe está durmiendo.

Factores de riesgo para la depresión postparto

  1.  Problemas con la pareja
  2.  Situación de estrés durante los 12 meses previos
  3.  Falta de apoyo de parejas, familiares y amigos
  4.  Vivir sin pareja
  5.  Gestación no planeada
  6.  Falta de empleo
  7.  Estrés relacionados con el cuidado del niño
  8.  Niños con malformaciones congénitas

¿En qué consiste la depresión postparto?

La depresión postparto consiste en el desarrollo de una depresión en la madre tras el nacimiento de su hijo. A veces, esta depresión puede tener una fácil explicación, bien porque el hijo no ha sido deseado o porque no es normal.

Sin embargo, en la mayoría de las ocasiones la depresión parece no tener sentido: « Deseaba tanto tener este hijo y ahora que lo tengo me siento completamente desdichada«, «¿Qué me está pasando?», «El parto fue magnífico, mucho mejor de lo que esperaba, y todo el mundo se portó maravillosamente no lo estoy disfrutando?, Quizás no valgo para ser madre».

Estas mujeres no son unas desagradecidas o unas malas madres sino que están experimentando una de las complicaciones más frecuentes del parto, la depresión postparto, un trastorno que todavía sufren en silencio un gran número de mujeres.

¿Cuál es la frecuencia?

La depresión postparto es una de las enfermedades más frecuentes tras el parto ya que afecta a una de cada diez parturientas. Si no se trata adecuadamente puede persistir durante meses e incluso años a diferencia del Blues de postparto que es de corta duración.

¿Cuáles son sus síntomas?

La tristeza es desde luego el síntoma más frecuente de la depresión postparto. Las pacientes se sienten bajas de ánimo, infelices y desgraciadas la mayor parte del tiempo, aunque estos síntomas pueden empeorar en algún momento particular del día, como por las mañanas o por las tardes.

En ocasiones, las pacientes pasan días malos y días buenos, siendo estos últimos realmente frustrantes ya que el día bueno previo hizo que se albergaran esperanzas de mejorar.

A veces, a las pacientes les parece que no merece la pena vivir, precisamente en unos momentos en que deberían sentirse muy alegres.

La irritabilidad con frecuencia acompaña a la sensación de tristeza. La paciente puede estar irritable con sus otros hijos y ocasionalmente incluso con el recién nacido, aunque la mayoría de las veces lo está con su marido quien no suele comprender qué es lo que está pasando.

Todas las nuevas madres se sienten un poco abrumadas y fatigadas, pero la madre con depresión postparto se siente tan agotada que llega a pensar que padece alguna enfermedad física.

Cuando por fin la madre se va a la cama puede que tenga dificultad para conciliar el sueño; o si duerme, puede que se despierte muy pronto, incluso aunque su pareja sea quien se ocupe de alimentar al bebé durante la noche.

Las madres deprimidas generalmente no tienen ni tiempo ni ganas de comer lo cual contribuye a que se sientan malhumoradas y agotadas. Algunas madres deprimidas comen en exceso para aliviar su malestar psicológico y luego se sienten culpables y molestas con su gordura

  • Incapacidad para disfrutar

Lo que antes era un placer ahora no apetece y lo que antes interesaba ahora se convierte en aburrido. Esto es especialmente cierto en el caso de las relaciones sexuales.

Algunas mujeres recuperan el interés por el sexo (si es que en algún momento lo perdieron) antes de que transcurran 6 semanas del parto, pero las madres con depresión postparto suelen rechazar cualquier contacto sexual, lo que puede generar tensión en la pareja.

Las madres con depresión postparto tienen la sensación de no disponer de tiempo para nada, de no hacer nada bien y de no poder hacer nada para remediarlo. A estas pacientes les resulta realmente difícil el establecer nuevas rutinas para poder hacer frente al bebé y a la nueva situación que viven.

Suele ser aguda y se puede presentar en forma de temor a quedarse sola con el bebé por miedo a que este grite, no quiera comer, se ahogue, se caiga o se haga daño de cualquier otra forma. Algunas madres deprimidas perciben a su bebé como un objeto.

En vez de sentir que han dado a luz a la criatura más cariñosa y adorable del mundo se sienten distantes de su hijo, al cual perciben como un pequeño ser misterioso y extraño, cuyos pensamientos (de tener alguno) son insondables y cuyas necesidades y emociones deben ser en algún modo satisfechas.

La tarea de la nueva madre deprimida que todavía no se ha «enamorado» de su hijo es realmente dura. No obstante, el amor surge al final, cuando el niño es mayor y más interesante. Sin embargo, la depresión postparto puede desarrollarse aún cuando el amor por el recién nacido sea intenso.

En estos casos, la madre teme desesperadamente perder a su precioso bebé por no cuidarlo bien, porque no se desarrolle adecuadamente, por una infección o bien teme que muera súbitamente. Un simple catarro puede causar una gran preocupación.

La madre puede obsesionarse con el peso del bebé y alarmarse si llora demasiado o incluso si pasa mucho tiempo en silencio, llegando a pensar: ¿habrá dejado de respirar? Es frecuente que la paciente desee ser constantemente tranquilizada por su pareja, su familia, su médico o cualquier otra persona.

La ansiedad también puede hacer a la madre preocuparse por su propia salud.

Puede sentir pánico cuando su pulso se acelera o si tiene alguna palpitación, llegando incluso a pensar que tiene algo malo en el corazón o que está al borde de un accidente cerebro vascular.

En ocasiones, se siente tan debilitada que piensa que tiene alguna enfermedad terrible y que nunca volverá a tener energía de nuevo. Estas sensaciones extrañas e inusuales le harán plantearse la pregunta ¿Me estoy volviendo loca? (La respuesta es NO).

El temor de quedarse sola con todas estas preocupaciones puede dar lugar a que incluso la mujer más capaz se sienta tan indefensa que no desee que su marido vaya al trabajo.

Pero…¿No se sienten todas las mujeres un poco así tras tener un hijo?

Gracias a Dios, no. Muchas mujeres, aproximadamente una de cada dos, se sienten un poco llorosas, desanimadas e inseguras en el tercer o cuarto día tras el parto.

Es el conocido «maternity blues» o depresión del tercer día que dura de unas horas a un par de días y que pronto desaparece.

Desde luego, muchas mujeres se sienten cansadas y un poco desorganizadas cuando regresan a casa del hospital, pero generalmente controlan perfectamente la situación cuando pasa más o menos una semana. Sin embargo, para las madres con una depresión postparto las cosas empeoran día tras día.

¿Cuando ocurre el Blues de postparto?

La mayoría de los casos de depresión postparto surgen en el primer mes tras el parto, aunque en ocasiones este trastorno puede dar la cara 6 meses más tarde.

¿Por qué ocurre?

Todavía no sabemos lo suficiente sobre por qué las mujeres desarrollan depresiones postparto como para poder estar seguros de quien la desarrollará y quién no. Probablemente no existe una causa única sino más bien diferentes tipos de estrés que pueden tener la misma consecuencia o que pueden actuar conjuntamente.

Sabemos que entre esos «factores de riesgo» están:

  •  Una historia previa de depresión (especialmente de depresión postparto)
  •  Una falta de apoyo por parte de la pareja
  •  Un bebé prematuro o con cualquier tipo de enfermedad
  •  El que la nueva madre hubiera perdido a su madre cuando era niña.

Una acumulación de acontecimientos vitales adversos, como el fallecimiento de un ser querido, la pérdida del empleo de la paciente o de su pareja, problemas económicos, problemas de vivienda, etc.

Sin embargo, una mujer puede sufrir una depresión postparto sin que se aprecie ninguna razón obvia para la misma.

¿Qué pasa con las hormonas?

Parece probable que la depresión postparto esté relacionada con los importantes cambios hormonales que tienen lugar en el momento del nacimiento de su hijo, aunque todavía no dispongamos de evidencias al respecto.

Aunque los niveles de estrógenos, progesterona y otras hormonas relacionadas con la reproducción que pueden afectar a las emociones, descienden bruscamente tras el parto, no se han encontrado diferencias entre las hormonas de las madres que desarrollan una depresión postparto y las de las que no.

Una posible explicación es que probablemente algunas mujeres puedan ser más sensibles que otras a tales cambios.

Psicosis puerperal

– Es una patología rara, pero grave que puede poner en peligro la viva de la madre y del recién nacido; a menudo será manifestado en un trastorno psiquiátrico oculto.

– Esta problemática tiene algunos puntos del contacto con el Transtorno bipolar y puede  presentarse síntomas como; manía, depresión severa, alucinaciones, confusión, y cambios drásticos de humor.

– La psicosis puerperal generalmente se aprecia una historia familiar de trastornos psicóticos o una vivencia anterior en la propia persona, el riesgo de desarrollar una psicosis crece conforme aumenta la edad de las mujeres. Así, las féminas que sobrepasan los 35 años tienen el doble de probabilidades de presentar un cuadro psicótico que las mujeres más jóvenes. Ser madres primíparas también aumenta el riesgo.

– Se suele presentar dentro de las dos primeras semanas postparto con síntomas como insomnio severo, rápidos cambios de humor, ansiedad, agitación psicomotora, y fundamentalmente alucinaciones y delirios. Muchas veces, como consecuencia del delirio, pueden negarse a comer.

Factores de riesgo de la psicosis puerperal

  •  Historia de psicosis puerperal (tasa de caída del 70%)
  •  Historia de trastornos bipolar (tasa de recaída del 20 al 50%)
  •  Historia familiar de psicosis puerperal

No te olvides de que en PequeSalus puedes contratar Salus en Madrid y en el resto de provincias de España para que cuiden de tu bebé enfermeras profesionales con amplia experiencia en pediatría.

Источник: https://www.pequesalus.com/que-es-el-blues-de-postparto/

​Baby blues: la tristeza después del parto

Baby Blues

Hay algunas mujeres que, después de dar a luz, entran en un estado de tristeza inexplicable. Aparece la irritabilidad, el decaimiento emocional, los cambios bruscos de humor, el cansancio y, en algunos casos, aparecen llantos espontáneos.

Este fenómeno no tiene por qué ser siempre un caso de depresión postparto; también podría ser algo que se conoce como baby blues y que, de hecho, es muy frecuente.

¿Qué es el baby blues?

El baby blues es un fenómeno psicológico que implica la entrada en un estado de tristeza que puede durar entre unas horas, unos días y las dos semanas siguientes al parto.

Se considera que es especialmente frecuente en las madres primerizas, y sus síntomas no llegan a ser tan intensos como para interferir significativamente en los quehaceres de la persona que ha dado a luz.

Eso significa que aunque el baby blues resulta molesto y genera malestar (o, más bien, es el propio malestar en sí mismo) no vuelve a las mujeres incapaces de llevar a cabo sus tareas diarias y no les resta autonomía.

El baby blues es, más que nada, un fenómeno que afecta a la subjetividad de la persona, y que más allá del propio malestar no tiene unas plasmaciones objetivas muy claras y evidentes. Desde un punto de vista clínico, no tiene mucha importancia.

En definitiva, el baby blues no es un trastorno psicológico, sino un conjunto de síntomas poco intensos y que, sumados, no llegan a comprometer la salud mental de la madre.

¿Cómo se manifiesta?

Entre los síntomas del baby blues más frecuentes se encuentran estos:

  • Pérdida del apetito
  • Problemas para dormir
  • Irritabilidad
  • Sensación de malestar y tristeza en general
  • Fatiga
  • Llanto espontáneo cuyas causas son difíciles de determinar

Las causas del baby blues

¿A qué se debe la aparición del baby blues? No es fácil saberlo, pero los especialistas lo atribuyen a los cambios hormonales bruscos que se producen en la madre después del nacimiento. Concretamente, las hormonas y sustancias que intervienen en estos cambios son los estrógenos, la serotonina, la progesterona y la prolactina.

Sin embargo, no todas las causas están aisladas en el interior de la biología de la madre: el modo en el que es afectada por el entorno también produce efectos importantes. En concreto, la necesidad de atender al bebé durante las primeras dos semanas produce un desgaste físico y psicológico importante que, muchas veces, se traduce en falta de sueño.

A su vez, los efectos que produce el entorno en el organismo se mezclan con los cambios hormonales generados por el parto, y de ese torbellino neuroquímico nace el baby blues.

La versión leve de la depresión postparto

Es muy frecuente confundir el baby blues con la depresión post parto, ya que ambos fenómenos están relacionados con la tristeza. Sin embargo, las diferencias entre ambos fenómenos son notables. De hecho, el baby blues a veces es llamado tristeza postparto para diferenciarlo de esta otra.

El baby blues es un conjunto de síntomas, mientras que la depresión postparto sí es una amenaza para la salud mental y es motivo de tratamiento clínico psicológico y psiquiátrico que en ocasiones requiere el uso de psicofármacos. Además, el primero desaparece solo, pero la segunda debe ser tratada por especialistas de la salud.

Además, mientras que el baby blues puede durar un máximo de dos semanas y solo puede aparecer durante los siguientes días después del nacimiento, la depresión postparto puede durar un año y aparecer en una etapa más adelantada, semanas después del momento de dar a luz.

Por otro lado, el baby blues es mucho más frecuente, ya que puede llegar a aparecer hasta en un 80% de los casos de parto, mientras que la depresión postparto en cualquiera de sus grados de intensidad no supera el 15%.

  • Quizás te interese: «Las 6 diferencias entre tristeza y depresión»

Cómo lidiar con el baby blues

Para saber gestionar el baby blues, es recomendable seguir estas sencilla pautas:

1. Comprende que es algo hormonal

Es inútil tratar de racionalizar tus emociones y tu malestar, culpando a los demás. Es preferible tener presente que ese malestar se debe a un desajuste hormonal muy común, y que pasará solo.

2. Encuentra momentos para descansar

Si puedes tener la oportunidad de descansar y dormir bien, gran parte del malestar si irá pronto.

3. Sigue rutinas

No te expongas a dinámicas de comportamiento muy caóticas e imprevisibles: sigue hábitos bien definidos para facilitar que tus niveles de hormonas vuelvan a equilibrarse.

4. Acepta la ayuda de los demás

Tener un parto no es fácil, y los demás lo saben. El baby blues no es más que una de las muchas pruebas de eso. Por eso mismo, es buena idea aceptar la ayuda de aquellos que estén en situación de poder prestar ayuda en las tareas.

Источник: https://psicologiaymente.com/clinica/baby-blues-tristeza-parto

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: