Bebé rechaza la leche de fórmula

Mi bebé rechaza el biberón: algunos consejos

Bebé rechaza la leche de fórmula

Existen diversos motivos por los que se elija dar el biberón a un bebé, entre los que se encuentran la hipogalactia (que es muy rara pero sí es real), la presencia de problemas durante la lactancia o que la madre deba volver al trabajo una vez terminada su baja maternal.

Sea cual sea la razón por la que debamos darle biberón a nuestro bebé, en ocasiones podemos encontrarnos con un problema que no esperábamos: que lo rechace. ¿Qué podemos hacer ante esto? Te compartimos algunos consejos para facilitar la adaptación al biberón.

Actualmente encontramos en el mercado distintas marcas de biberones de las que podemos elegir la que mejor nos acomode a nosotros y a nuestro bebé. Y una de las ventajas es que existen tetinas que intentan ser lo más parecido posible al pecho de mamá, justamente para facilitar la lactancia mixta o la transición del pecho al biberón y así evitar que el bebé se confunda o tenga dificultades.

Elegir la tetina ideal es clave para que nuestro bebé acepte con mayor facilidad el biberón. Lo recomendable es probar durante varios días con una y si no funciona entonces buscamos otra, para dar oportunidad a que se adapte y no estar cambiando constantemente sin que pueda acostumbrarse a una en particular.

Aliméntalo como si le estuvieras dando el pecho

Si bien una de las ventajas de dar el biberón es que prácticamente cualquiera puede dárselo y es una gran oportunidad para que papá alimente al bebé, en ocasiones el rechazo puede surgir al sentir la diferencia entre la persona y la forma en cómo se lo den.

Lo mejor que podemos hacer es organizarlo todo para que sea lo más parecido posible a la teta. Además de los biberones que te comentaba para imitar el pecho materno, debemos prepararnos para que las condiciones sean casi idénticas a como si estuviera siendo amamantado.

En este caso para esas primeras veces, lo recomendable es que sea mamá quien se lo dé. Llévatelo a un lugar tranquilo, tómale en brazos, relájate y mírale a los ojos.

Haz que ese momento sea uno especial y que no por el hecho de darle biberón se pierda ese vínculo entre madre e hijo.

Con el tiempo, una vez que el bebé esté acostumbrado al biberón, ya podemos turnarnos mamá y papá para dárselo.

Que le dé el biberón alguien más

Sí, esto es lo opuesto al punto anterior, ya que como cada bebé es diferente, no funcionará lo mismo para todos. Por ejemplo, es posible que tu bebé, en lugar de sentirse cómodo porque eres tú quien lo está alimentando, se pregunte por qué ahora no le estás dando el pecho.

En esta situación lo mejor es que el primer biberón se lo dé alguien más e incluso de ser posible, que no estés tú cerca o en casa, para que tu bebé no pueda olerte y rechazar el biberón porque sabe que estás ahí.

Otros consejos

Existen cosas no tan planeadas o elaboradas que puedes hacer y que son pequeños cambios que quizás faciliten la transición la biberón.

  • Prueba con otras posiciones. Quizás a tu bebé le molesta tomar el biberón de la misma manera en la que toma el pecho. Prueba acomodándolo distinto para ver si eso es lo que le molesta.
  • Roza sus labios o toca su mejilla. Cuando hacemos esto, el bebé gira por instinto hacia donde fue tocado y abre la boca. Debemos aprovechar ese momento para acercas el biberón a su boca para que empiece a comer.
  • Si usa chupete, busca una tetina del mismo material. De este modo estará más familiarizado con la textura y la sensación.
  • Calienta la tetina un poco. Esto es para que no sienta repentinamente un objeto frío cuando está acostumbrado a la teta tibia de mamá. Bastará con colocar la tetina unos segundos bajo el chorro de agua caliente para que tenga una temperatura similar a la del pecho.
  • Sé paciente. Quizás tu bebé no tiene hambre o quizás no está de humor. Si en el momento no lo logras, no desesperes y vuelve a intentarlo después de unos minutos. Recuerda que los bebés son capaces de percibir cómo nos sentimos, así que lo mejor es mantener la calma para transmitírsela a ellos.

Una vez que tu bebé se haya adaptado a usarlo, recuerda que al igual que el pecho, el biberón debe darse a demanda.

¿Tuviste algún problema al alimentar a tu bebé con biberón? ¿Cómo lo solucionaste?

Fotos | iStock
En Bebés y más | Cinco consejos para dar el biberón del mejor modo posible, El método Kassing, una forma de dar biberón que perjudica menos la lactancia

Источник: https://www.bebesymas.com/lactancia/mi-bebe-rechaza-el-biberon-consejos

¿Qué puedo hacer si mi bebé rechaza el pecho?

Bebé rechaza la leche de fórmula

Los bebés nacen para mamar, ellos esperan una teta y biológicamente la necesitan, como mínimo, durante su primer año de vida. Para sobrevivir hay que mamar y no hay razón para dejar la teta. Pero hay bebés que de un día para otro (normalmente entre los 8 meses y el año) dejan de mamar, y no quieren saber nada del pecho, lo rechazan.

Para las madres es una sensación terrible que un bebé se niegue a mamar.

Cuando no queremos que dejen el pecho, y la idea del destete no nos apetece, evidentemente nos angustiamos y lo que hacemos es intentar poner más al bebé en el pecho, ofrecerle más veces e insistir para que mame.

Es una desesperación total que lleva a ser demasiado insistente y que puede ser contraproducente si lo que queremos es que el bebé vuelva a mamar.

Vamos por partes. En primer lugar, si el bebé rechaza el pecho a esa edad, podemos considerar que esta reacción se parece más a una “pausa” que al fin de la lactancia ya que el destete natural suele producirse a partir de los dos años y medio, y no tan pronto. Por lo tanto, podríamos hablar de “huelga de lactancia” y necesitamos saber porqué el bebé ha iniciado una huelga a esta edad.

Las opciones más habituales por las que un bebé rechaza el pecho son:

Enfermedad o malestar de la bebé

  • Dolor en un oído o en ambos: el movimiento que debe hacer el para succionar le puede resultar tremendamente doloroso y que deje de mamar para no sentir este dolor.
  • Malestar en la garganta o aftas en la boca: cualquier lesión en la boca resulta dolorosa cuando la leche materna, llena de componentes antibacerianos, cae sobre las heridas. El bebé siente una molesta picazón que hace que rechace el pecho.
  • Mocos / congestión nasal: cuando un bebé mama respira a la vez. Si tiene la nariz tapada no puede hacerlo y no puede mamar con facilidad, lo que hace que se desespere y pueda rechazar el pecho.

Todas estas situaciones, una vez superadas, pueden seguir causando rechazo al bebé, que por miedo al dolor no quiere ni intentar mamar.

Situaciones relacionadas con la madre o con la situación familiar:

  • Un grito de la madre, por ejemplo por un mordisco: en muchas ocasiones, los bebés reaccionan así después de un mordisco si la madre se asusta, hace un grito o hace mala cara. Parece imposible que bebés tan pequeñas puedan darse cuenta de estas cosas pero se dan cuenta y reaccionan evitando la situación.
  • La vuelta al trabajo: también la separación de la madre, cuando vuelve a trabajar o por otras causas, puede producir que el bebé deje de mamar temporalmente, que reaccione con desprecio cuando la madre regresa y no quiera mamar bajo ningún concepto.
  • Confusión tetina / pezón

Por lo tanto, en primer lugar, habría que pasar por el pediatra y hacer una revisión completa al bebé* para asegurarnos de que no hay nada físico que dificulte la lactancia, así como valorar nuestra situación y si ha habido algún cambio significativo.

¿Cómo conseguimos que nuestro bebé vuelva a mamar?

Bueno, una vez se ha producido la situación de huelga o rechazo y si no queremos acabar con la lactancia, nos ponemos manos a la obra.

Como os decía, no conviene, bajo ningún concepto, forzar al bebé o quererlo ganar por hambre. Hay que seguir ofreciendo alimentación complementaria, si toma, y extraerse leche y ofrecérsela como sea. Jamás debemos dejar al bebé sin comer, porque eso no hará que vuelva a mamar. ¡El pecho es una opción para los bebés, no una obligación!

Podemos invitar al bebé a mamar, lo importante es que el bebé se acerque al pecho porque quiere.

Nos enfocamos en 2 cosas: la proximidad con el pecho y buscar la risa del bebé.

Tenemos varias “técnicas de seducción”, se pueden ir realizando todas o elegir una, o ir probando cuál es la que mejor os hace sentir.

La técnica de la bañera

Hay que preparar la escena: luz suave, agua calentita, música de fondo (cita romántica total)… Y meterse con el bebé en la bañera, no para que mame (repito), sino para que se “enamore”, para que disfrute, se ría, para que se deleite con la situación del placer de jugar contigo… Intenta que se ría mucho, muchísimo.

Con un único remojón no suele bastar, así que habrá que repetirlo tantas veces como sea posible.

La técnica de la cama

El piel con piel de madre y bebé es siempre un gran recurso en estas situaciones. ¡Tiene que ser divertido! Hacer cosquillas, besos en la barriga, perseguirse, reír… Y todo con el mismo propósito: ¡DISFRUTAR!

Muchos bebés ríen tanto que se olvidan de la huelga de teta y se lanzan alborozados el pecho. OJO: a veces lo hacen unos segundos para volver a rechazar el pecho, por lo tanto, ¡hay que seguir jugando!

La técnica del sofá

Para hacer esta técnica hay que ponerse al bebé piel con piel, leer cuentos o jugar… Hay que crear también el ambiente cálido y tenue como el de la bañera y resistir la tentación de ofrecer el pecho.

Hay que tener mucha paciencia y repetir las veces que la madre crea necesarias. Las situaciones de rechazo pueden ser largas y hay que tener MUCHA paciencia ¡a veces, duran un mes! Por lo tanto, hay que perseverar.

*Existen otras razones por las que el bebé podría rechazar el pecho, desde el embarazo de la madre a la manera en la que ofrecemos alimentación complementaria. En este enlace puedes encontrar más información.

Источник: https://blog.lactapp.es/rechaza-pecho-lactancia/

Preguntas frecuentes sobre la alimentación con fórmula: Cómo comenzar la alimentación con sólidos y leche

Bebé rechaza la leche de fórmula

  • Tamaño de texto más grande

Ya sea que haya decidido alimentar a su bebé con fórmula desde un principio, que esté dándole suplementos de fórmula además de amamantarlo o que esté pasando de amamantarlo a darle fórmula, seguramente tendrá muchas preguntas. Aquí encontrará las respuestas a algunas preguntas comunes sobre la alimentación con fórmula.

¿Cuándo debo comenzar a darle alimentos sólidos y jugos?

El mejor momento para incorporar alimentos sólidos es una vez que su bebé ha desarrollado las habilidades necesarias para comer. Esto suele ocurrir entre los 4 y los 6 meses de edad. ¿Cómo saber si el bebé está preparado?

Los bebés que están preparados para comer alimentos sólidos:

  • están interesados en los alimentos (por ejemplo, miran cómo comen los demás, tratan de tomar la comida y abren la boca cuando se acerca la comida)
  • sostienen correctamente la cabeza y se sientan sin ayuda o con poca ayuda
  • tienen las habilidades motrices orales necesarias para comer (es decir que no escupen la comida sino que la envían a la garganta y la tragan)
  • suelen pesar el doble de lo que pesaban al nacer, o tener un peso cercano a este

Espere hasta que su bebé tenga al menos cuatro meses y muestre estos signos de estar preparado para introducir los alimentos sólidos en su dieta.

Los bebés que empiezan a comer alimentos sólidos antes de los cuatro meses de edad presentan un mayor riesgo de obesidad y otros problemas en el futuro.

Además, no son lo suficientemente coordinados como para comer alimentos sólidos sin peligro y podrían atragantarse o aspirar la comida (la cual podría llegar a los pulmones).

Cuando sea el momento adecuado, empiece a darle un solo cereal enriquecido con hierro (el primer cereal que se introducía tradicionalmente era el arroz, pero puede empezar con el cereal que usted prefiera).

Empiece con 1 o 2 cucharadas de cereal mezcladas con leche  materna, fórmula o agua. Otra opción es darle carne rica en hierro tamizada o en puré.

Alimente a su bebé con una cuchara pequeña para bebés y nunca le añada cereales al biberón, a menos que el médico se lo recomiende.

En esta etapa, los alimentos sólidos se deben dar después de amamantar al bebé, no antes. Así, su bebé se llenará con la leche materna, que debe ser su principal fuente de nutrición hasta que cumpla un año.

Cuando su bebé se acostumbre a comer el primer alimento, introduzca otros alimentos como frutas, verduras, carnes en puré, frijoles, lentejas o yogurt. Espere unos cuantos días antes de introducir nuevos alimentos para asegurarse de que su bebé no presenta una reacción alérgica.

Los expertos recomiendan comenzar a darles a los bebés de 4 a 6 meses de edad alimentos que muchas veces pueden producir alergia Se debe incluir a los bebés que tienen una historia familiar de alergias alimenticias.

En el pasado, se pensaba que a estos bebés no había que darles dichos alimentos (como huevos, maní o pescado) hasta que cumplieran un año de vida.

Pero los estudios más recientes sobre el tema confirman que esperar hasta el año podría hacer más probable que el niño desarrollara una alergia a estos alimentos.

Ofrézcale estos alimentos a su bebé en cuanto su pequeño comience a comer alimentos sólidos. Asegúrese de dárselos de una manera que sean fáciles de tragar. Puede darle pequeñas cantidades de manteca de maní mezclada con puré de frutas o yogur, o incluso huevos revueltos.

Nota: No es conveniente ofrecerles jugo de frutas, ni siquiera a los bebés de mayor edad. El jugo puede llenarlos y dejar poco lugar para alimentos más nutritivos, favorecer la obesidad, causar diarrea o, incluso, hacer que su bebé tenga más riesgo de desarrollar caries cuando le salgan los dientes.

¿Cuándo puedo comenzar a darle leche de vaca a mi bebé?

Antes de cumplir un año, los bebés continúan necesitando los nutrientes presentes en la leche materna o la fórmula. Pero cuando tenga un año de edad, su bebé puede probar la leche de vaca entera.

¿Por qué no debe darle leche descremada o parcialmente descremada (2%)? Porque los bebés necesitan la grasa de la leche entera para crecer normalmente y desarrollar el cerebro cuando comienzan a caminar.

Puede pasar de la fórmula a la leche entera reemplazando los biberones con fórmula por biberones (o vasos con pajilla) de leche. Al llegar al año de edad, su bebé debe estar comiendo una variedad de otros alimentos y debe tomar solo entre 2 y 3 tazas (480 a 720 ml) de leche por día.

Si su bebé toma fórmula de soja o hipoalergénica debido a que tiene una alergia a la leche, hable con su médico antes de introducir leche en la dieta.

¿Cuándo puedo comenzar a darle agua a mi bebé?

Durante los primeros meses de vida, los bebés no suelen necesitar tomar agua. Durante los días de mucho calor, la mayoría de los bebés estarán bien alimentándose más veces. Pero es posible que desee ofrecerle agua a su bebé, en especial si la orina del bebé es oscura o si su bebé orina con menos frecuencia de la habitual.

Una vez que su bebé esté comiendo alimentos sólidos, puede ofrecerle unas cuantas onzas de agua entre cada alimentación, pero no lo fuerce. El agua fortificada con flúor ayudará a su bebé a desarrollar dientes y encías sanos. Si vive en una zona en la que el agua no está fortificada con flúor, es posible que el médico o el dentista le receten gotas de flúor.

Revisado por: Elana Pearl Ben-Joseph, MD

Fecha de revisión: junio de 2018

Источник: https://kidshealth.org/es/Parents/formulafeed-solids-esp.html

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: