Bebés con legionelosis tras un parto casero en el agua

¿Cómo se cura una bronquitis?

Bebés con legionelosis tras un parto casero en el agua

La bronquitis aguda es una inflamación de la pared interna de los bronquios.

Estos son los conductos por los que el aire llega a los pulmones para alcanzar la parte más profunda del pulmón (zona alveolar), que es donde realmente se establece el intercambio de oxígeno entre el pulmón y la sangre.

Su principal síntoma es la tos, que puede producir o no expectoración acompañada de mayor o menor dificultad respiratoria y presión en el pecho.

Junto a la variedad crónica, la aguda es uno de los principales tipos de bronquitis. Se trata de una enfermedad muy frecuente, pero raramente causa la muerte. En general, no suele durar más de dos semanas, aunque la tos puede prolongarse en el tiempo, después de que la infección haya remitido.

Al igual que otras infecciones agudas de las vías respiratorias, se presenta principalmente durante el invierno y a principios de la primavera, cuando se combinan factores como bajas temperaturas y humedad elevada.

¿Quién puede sufrir bronquitis aguda

La bronquitis aguda es una enfermedad muy común de las vías respiratorias inferiores, ya que cada año se producen millones de casos. Puede afectar a cualquier grupo de edad, pero bebés, niños pequeños y ancianos son más propensos a padecer esta dolencia.

¿Qué causa la bronquitis aguda?

Los virus respiratorios son los agentes infecciosos responsables de la mayoría de casos de bronquitis aguda (entre el 85% y el 90%). Los más comunes son:

  • Virus del resfriado común: rinovirus y coronavirus.
  • Virus del tracto respiratorio inferior: virus influenza, parainfluenza (más frecuente en niños) y adenovirus.

Estos virus se transmiten por el aire cuando las personas infectadas tosen, además de por el contacto físico, si, por ejemplo, las manos sucias tocan la boca, la nariz o los ojos después de estar en contacto con los flujos respiratorios de una persona enferma.

En los niños, la bronquitis aguda puede estar causada también por las bacterias Mycoplbronquitis aguda pneumoniae y Chlamidia pneumoniae, vinculadas igualmente a la neumonía. La bacteria Bordetella pertussis es otro agente infeccioso que puede causar bronquitis aguda.

Por último, la exposición intensa a algunas sustancias irritantes puede provocar una irritación bronquial (bronquitis no infecciosa):

  • El humo de tabaco, incluido el que otras personas producen al fumar.
  • El polvo.
  • Gases químicos y vapores.
  • La contaminación del aire.

¿Qué factores aumentan el riesgo de padecer bronquitis aguda?

Aumentan el riesgo de sufrir bronquitis aguda los siguientes factores:

  • La edad. Ancianos, niños pequeños y bebés son más vulnerables al contagio.
  • Ser fumador. El humo del tabaco irrita e inflama el recubrimiento interno de los bronquios, tanto en el caso de fumadores activos como pasivos.
  • Padecer enfermedades pulmonares crónicas.
  • Padecer enfermedad de reflujo gastroesofágico (GERD).
  • Tener el sistema inmunitario debilitado o tomar fármacos que lo debiliten.
  •  Vivir o trabajar en un área contaminada.
  • Puestos de trabajo que impliquen exposición al polvo, sustancias químicas, gases o vapores, como puede suceder en sectores como la explotación de carbón, la manufactura textil, la manipulación de cereales o la producción de animales de cría.
  • Estar en contacto con una persona que padece bronquitis aguda.

¿Cuáles son sus síntomas?

Los síntomas más habituales de la bronquitis aguda son:

  • Tos. Aparece temprano y, aunque al inicio no produce expectoración, posteriormente progresa y provoca flemas, que pueden ser transparentes, de color blanco, amarillo o verdoso. La tos puede durar hasta tres o más semanas y en los niños puede causar náuseas y vómitos.
  • Sibilancias. Son pitos o pitidos en el pecho que se producen al pasar el aire por los bronquios, estrechados por la inflamación.
  • Dificultad respiratoria.
  • Sensación de “ronroneo” en el pecho.
  • Indisposición general (malestar general).
  • Fiebre ligera.
  • Cosquilleo en la parte posterior de la garganta que lleva a que se presente dolor.
  • Dolor en el pecho y sensación de opresión en el tórax.
  • Sueño deficiente.
  •  Escalofríos (poco comunes).

Si la persona no padece enfermedad pulmonar crónica, estos síntomas generalmente desaparecen en un plazo de entre una semana y 14 días. Sin embargo, en algunos pacientes, el alivio completo de la tos puede demorarse mucho más.

En muy raras ocasiones la bronquitis aguda resulta una enfermedad mortal, aunque puede complicarse con patologías como la neumonía y a veces acompañarse de sinusitis.

Por su parte, aquellas personas que sufren asma u otra afección pulmonar sí que pueden presentar un empeoramiento de los síntomas.

¿Cómo se diagnostica la bronquitis aguda?

El diagnóstico es clínico, lo que significa que el médico diagnostica la bronquitis en base a los signos y síntomas que manifiesta el paciente, tras un examen físico y la auscultación del tórax.

En algunas ocasiones, pueden realizarse pruebas como:

  • Evaluación del esputo o mucosidad para valorar si existe infección bacteriana.
  • Radiografía del tórax o pulso-oximetría para descartar neumonía.
  • Pruebas de función pulmonar como la espirometría, que, tal como explicamos en el contenido de Asma, es una prueba que permite conocer la capacidad pulmonar de una persona. Consiste en respirar por la boca a través de un pequeño tubo, y forzar la respiración al máximo para medir la cantidad de aire expulsado en el primer segundo y averiguar el grado de obstrucción de las vías aéreas.

¿Cómo se trata la bronquitis aguda?

El tratamiento de la bronquitis aguda es sintomático y de apoyo. Según la Sociedad Española de Farmacología Hospitalaria (SEFH), se basa sobre todo en el reposo y la administración de analgésicos o antipiréticos para aliviar el malestar y la fiebre. Estos pueden ser:

  • Analgésicos. Ayudan a reducir la inflamación, aliviar el dolor y reducir la fiebre.
  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINEs) como el ibuprofeno, el naproxeno Contribuyen a reducir el dolor y la inflamación.
  • Los antitusivos solo se recomiendan en caso de tos seca.
  • Los broncodilatadores inhalados pueden ser necesarios para abrir las vías respiratorias en caso de jadeo o sibilancias, pero siempre será el médico quien los prescriba.
  • Los antibióticos no suelen ser efectivos para las bronquitis, que generalmente no están causadas por bacterias, sino por virus. En todo caso, es el profesional sanitario quien debe valorarlo y, en su caso, prescribirlos.

Además, se recomienda descansar, ingerir líquidos sin cafeína con frecuencia para hacer más fluidas las secreciones y aumentar la humedad del ambiente con humificadores.

Si a pesar del tratamiento los síntomas se alargan durante más de dos semanas, si el paciente presenta dificultad para respirar o sibilancias en el pecho, o si la expectoración es con sangre, se consultar con el médico.

La bronquitis aguda es una enfermedad  infecciosa que puede prevenirse y aliviarse siguiendo las siguientes recomendaciones:

  • 1. Lávate las manos con frecuencia.Hazlo cuidadosamente con agua tibia y jabón o, en su defecto, con alguna solución a base de alcohol, durante al menos quince segundos. Si has estado en contacto con alguna persona enferma, esta precaución es especialmente importante.
  • 2. No fumes y aléjate de los ambientes con humo.El tabaco inflama e irrita los conductos bronquiales, lo que puede desencadenar una bronquitis aguda, además de producir, a largo plazo, una crónica. Por tanto, no fumes y tampoco permitas que lo hagan en tu presencia.
  • 3. Toma precauciones en tu puesto de trabajo.Si debes desempeñar labores en ambientes contaminados por gases, polvos o sustancias químicas, protege tu sistema respiratorio empleando una mascarilla u otras medidas de seguridad a tu alcance.
  • 4. Tu mejor aliado, el humificador.Evitar los ambientes secos es fundamental en caso de bronquitis. Colocar uno en la habitación donde te encuentres contribuirá a mantener cierto grado de humedad que favorece la expulsión del moco. Además, también sirven para favorecer que el aire que respiramos en una estancia sea menos agresivo para las vías respiratorias.
  • 5. Protégete del frío.Evita a toda costa los cambios bruscos de temperatura y abrígate bien.
  • 6. Vacúnate contra la gripe.Si perteneces a un grupo de riesgo –tienes más de 64 años, estás embarazada o padeces alguna enfermedad pulmonar crónica-, consulta a tu médico la necesidad de vacunarte contra los virus de la gripe que, a menudo, son también los responsables de la bronquitis aguda.
  • 7. Bebe muchos líquidos.Si padeces bronquitis, además de hidratarte, los líquidos te ayudarán a diluir los mocos y a mantener las membranas bronquiales húmedas. Ingiere bebidas sin cafeína, por ejemplo, agua, zumos de frutas e infusiones, o toma caldos y sopas. Además, si quieres prevenirla, una dieta rica en vitaminas y minerales te ayudará a mantener tu sistema inmunitario fuerte.
  • 8. Atención a los jarabes para la tos.No están recomendados si la tos produce expectoración, debido a que este tipo de tos ayuda a limpiar la mucosidad del árbol bronquial de manera más rápida, por lo que no conviene cortarla.
  • 9. Consulta al profesional sanitario y evita la automedicación.Si los síntomas no desaparecen en unas semanas o aparece fiebre alta y mantenida, dolor en un costado que impide respirar, escalofríos y tiritona, acude a tu médico para que prescriba el tratamiento adecuado.
  • 10. Solo el médico sabrá cuando darte antibiótico.La mayoría de las bronquitis son de origen vírico y el antibiótico no solo no te ayuda, sino que te puede producir efectos negativos. Pero también en algunos casos la infección se da por bacterias y es el médico quien debe valorar que se ha producido ese cambio.

Descargar PDF Consejos para aliviar los síntomas de la bronquitis

Источник: https://cinfasalud.cinfa.com/p/bronquitis-aguda/

Desaconsejan el parto en el agua por riesgo para la salud de los recién nacidos

Bebés con legionelosis tras un parto casero en el agua

Hace menos de un mes os respondimos en una entrada a la pregunta «El parto en el agua, ¿sí o no?», explicando que los partos en el agua eran recomendables por ser menos dolorosos y por, en consecuencia, hacer menos uso de la anestesia epidural y la oxitocina sintética.

En los estudios que comentamos se vio que el riesgo para los bebés no era mayor que en un parto fuera del agua.

Sin embargo, una nueva revisión de estudios realizada por la AAP (Academia Americana de Pediatría) y la ACOG (Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos) concluye que el parto en el agua está desaconsejado por el riesgo que supone para la vida de los recién nacidos.

Como comentamos en su día y tal y como explican en el estudio que comentamos, la inmersión en el agua durante la dilatación se ha mostrado beneficiosa cuando se realiza a partir de los 5 cm de dilatación, ya que hacerlo antes no hace sino retrasar el proceso y disminuir los beneficios del agua (más epidural y más oxitocina).

Por esta razón son cada vez más los centros que ofrecen la posibilidad de realizar inmersión en el agua para dilatar, hasta el punto que el Real Colegio de Matronas y el Real Colegio de Obstetras y Ginecólogos (ambos de EE.UU.) hicieron un comunicado apoyando el parto en el agua para mujeres sanas con embarazos sin complicaciones.

Dilatar sí, parir no

Según explican, al revisar los estudios relativos a los partos en agua vieron que no todos diferencian el trabajo de parto del mismo parto y que, en consecuencia, los resultados positivos que se producían durante la dilatación no podían ni debían extrapolarse al momento del nacimiento.

Además, en los diferentes estudios la inmersión en agua no es siempre igual, ya que hay variaciones en la duración de la inmersión, la profundidad de la bañera o piscina, la temperatura del agua e incluso en el uso o no de chorros de hidromasaje.

A esto suman que la mayoría de estudios realizados contaban con muestras pequeñas de sujetos (pocas madres) y que las posibilidades de sesgo eran altas.

Aún así, consideran que a falta de mayor evidencia la dilatación en agua puede considerarse positiva, por la disminución del dolor y por la mejor experiencia por parte de las madres.

Ahora bien, a la hora de dar a luz en el agua, a la hora del expulsivo, recomiendan el exterior porque, aunque se suele pensar que puede ser positivo para los bebés, por ser un nacimiento más suave, una transición menos traumática del interior líquido al exterior líquido, hay riesgos que no deben obviarse.

Estas dos asociaciones han analizado informes de casos individuales y grupales donde se han visto complicaciones para la madre y el bebé.

Hablan de mayor riesgo de infección materna y neonatal, sobre todo si ha habido rotura de membranas, de dificultades en la termorregulación neonatal, de avulsión y ruptura del cordón al sacar al bebé de debajo del agua o maniobrar desde arriba, dentro de la piscina, produciéndose hemorragia y shock, dificultad respiratoria, hiponatremia por aspiración de agua, convulsiones y asfixia neonatal.

¿Cómo puede ahogarse un bebé, si al nacer no respira?

Esto mismo me preguntaba yo al leer el estudio. Los bebés al nacer no respiran, no jadean y no tienen aún el reflejo de inmersión. Están recibiendo el oxígeno por la placenta a través del cordón umbilical y por eso no pueden ahogarse.

Sin embargo, estudios con animales muestran que cuando hablamos de bebés o fetos comprometidos (que pudieran tener alguna dificultad) el reflejo de inmersión puede estar presente, produciéndose algún jadeo o aspiración de lo que rodee al bebé. Muestra de ello es que algunos bebés nacen con el síndrome de aspiración de meconio.

Esto podría dar explicación a los casos descritos de bebés que han sufrido dificultad respiratoria grave tras nacer en agua, o los casos de ahogamientos o casi ahogamientos.

Hablamos de pocos casos, de muy pocos casos, pero de casos potencialmente graves, con riesgos evidentes para la vida (con un caso incluso de fallo multiorgánico por sepsis tras aspirar agua en el parto), que podrían evitarse, según sugieren, promoviendo el parto fuera del agua.

De hecho, aseveran que no se ha demostrado aún ningún beneficio para el bebé o la madre por realizar el expulsivo dentro del agua, así que sugieren la revisión de las recomendaciones para que tener al bebé en el agua no se convierta en una norma, ni en los casos en que las mujeres quieran dar a luz en casa ni cuando los partos sucedan en los hospitales.

Más información | Estudio en Obstetrics & Ginecology, Medline PlusFotos | ThinkstockEn Bebés y más | Y Transi Álvarez dio a luz a su pequeña Ana, Precioso vídeo de un parto en el agua, Dilatación en el agua y parto vertical en el Hospital Costa del Sol (vídeo)

Источник: https://www.bebesymas.com/parto/desaconsejan-el-parto-en-el-agua-por-el-riesgo-para-los-recien-nacidos

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: