Bebés prematuros a los seis meses

Los bebés prematuros tendrían que empezar a comer a los seis meses de edad corregida

Bebés prematuros a los seis meses

Si cuando tienes un bebé a término es difícil encontrar el consenso sobre cuál es el mejor momento para que un niño empiece a tomar otros alimentos que no sean leche, porque unos dicen que a los seis meses y otros que a los cuatro, imaginad el follón que puede llegar a ser si el bebé es prematuro, que a los seis meses es más pequeño con la corrección de edad, teniendo quizás cinco, cuatro o menos meses.

Muchas madres no tienen claro cuál es el mejor momento para que empiecen a comer, porque no es lo mismo hablar de un bebé de seis meses que nació a término que de un bebé de seis meses que nació, por poner un ejemplo, dos meses antes. La realidad es que los bebés prematuros tendrían que empezar a comer a los seis meses de edad corregida.

Los padres de hijos prematuros tenemos bastante claro qué es esto de la edad corregida, pero las personas de a pie quizás no lo tengan tan claro, así que por si acaso lo explico. Un bebé nace a término cuando ha estado gestándose 37 o más semanas.

Todo bebé que nazca antes de esas semanas se considera prematuro y, en consecuencia, debe corregirse la edad para que, a la hora de evaluar la maduración, el peso, la talla y otros factores, no haya sorpresas ni disgustos innecesarios.

Dicha corrección se hace en base a las 40 semanas (bebé a término es entre 37 y 42 semanas). De este modo, si un niño nace, por ejemplo, en la semana 32, ocho semanas antes de la 40, siempre se deberán corregir dos meses de edad: cuando cumpla dos meses será un recién nacido y cuando cumpla seis meses, tendrá en realidad cuatro meses.

Empezando a comer

Antiguamente, y dado que la mayoría de niños tomaban leche artificial y no existía la recomendación de amamantar hasta los seis meses de manera exclusiva, la mayoría de bebés tomaban ya con 3 meses zumo de frutas o empezaban a probar cereales. Como en la actualidad no hay tanta prisa porque ya se ha demostrado que lo mejor que puede tomar un bebé los primeros seis meses es leche, la mayoría de bebés no empieza a comer hasta entonces.

Imaginad por un momento que las recomendaciones siguieran igual, con los bebés tomando fruta y cereales a los 3 ó 4 meses. Un bebé prematuro podría estar comiendo ya con 1 ó 2 meses de edad corregida, algo impensable y para nada recomendable.

Si una madre compra cereales de los que dicen «a partir de los cuatro meses» y le da a su bebé prematuro de cuatro meses, quizás ni los digiera, ya que será más pequeño, y hasta esa edad, hasta los cuatro meses reales, los bebés tienen muy poca capacidad de asimilar los cereales.

Los bebés prematuros, además, necesitan el mejor alimento posible. Pesan poco, han nacido pequeños, antes de tiempo y tienen que crecer fuera lo que no han crecido dentro.

Esto quiere decir que lo que más les conviene es tomar leche materna y hacerlo igual que los demás bebés, hasta que tengan seis meses, pero no desde que nacen, sino seis meses de edad corregida, para llegar en igualdad de condiciones.

Luego, a partir de los seis meses, se les empieza a ofrecer comida igual que al resto de niños.

Pero, ¿no hará una anemia?

Una de las razones de que los bebés empiecen a comer a los seis meses es la de empezar a darles alimentos ricos en hierro, que es junto al zinc lo que a un bebé amamantado de manera exclusiva le puede empezar a faltar.

Todo depende del momento en que le cortaron al bebé el cordón umbilical. Si latió un ratito, los dos a tres minutos que se recomiendan, puede tener reservas hasta el año de vida.

Si lo cortaron enseguida, los seis meses pueden marcar ese momento.

Además, los bebés prematuros suelen tener más riego de hacer anemia que los nacidos a término y muchos ya tienen pautado un suplemento de hierro desde el nacimiento, precisamente para prevenirla.

Todo esto para decir que el modo de actuar dependerá bastante de lo que indique el pediatra de cada bebé aunque, como digo, lo más recomendable es corregir la edad, empezar a darles comida a los seis meses, y si se teme por una posible anemia seguir con el hierro pautado, o iniciarlo hasta que coma a diario alimentos ricos en hierro (carne y legumbres, básicamente).

No por darle antes la fruta, los cereales, la verdura y el pollo va a engordar más el niño (precisamente porque excepto los cereales todo tiene menos calorías que la leche materna), así que no hay razón para andar con prisas a la hora de quitar leche y dar alimento y sí hay razón para seguir dando el pecho de manera exclusiva a los bebés que más se aprovechan de sus propiedades.

En Bebés y más | La edad de los prematuros debe corregirse durante los dos primeros años, La leche materna para los bebés prematuros, Decálogo de derechos de los bebés prematuros

Источник: https://www.bebesymas.com/alimentacion-para-bebes-y-ninos/los-bebes-prematuros-tendrian-que-empezar-a-comer-a-los-seis-meses-de-edad-corregida

Bebés prematuros a los seis meses

Bebés prematuros a los seis meses

La neonatología es la parte de la pediatría que se encarga del estudio y la asistencia de los bebés que han nacido de forma prematura. Reciben el nombre de neonatos los bebés recién nacidos que tiene 28 días o menos desde su nacimiento, bien sea por parto o cesárea.

Dicha definición es importante porque representa una etapa muy corta de la vida. Sin embargo, en ella suceden cambios muy lentos que pueden derivar en consecuencias importantes para el resto de su vida.

El concepto de neonato se ajusta tanto a los bebés pretérmino (antes de la semana 37) como a los bebés nacidos a término (semana 39-40) o postérmino (más allá de la 42).

No obstante, aunque sea un bebé nacido antes de la semana 37, si este ha nacido antes de la semana 30 de gestación recibe el nombre de gran prematuro.

Alrededor de un 20% viene al mundo antes de la semana 30, y otro porcentaje, aunque más bajo, lo hace antes de las 28 semanas, pero no es lo común.

De hecho, y a pesar de que estas cifras aumentan exponencialmente en el caso de los partos múltiples, el periodo habitual de gestación en humanos gira en torno a 40 semanas, es decir, un bebé nacido a término.

El nacimiento prematuro viene definido así médicamente como el parto ocurrido antes de la semana 37, oponiéndose a la mayoría de los embarazos que duran más de 37 y que se cuentan desde el primer día de la última menstruación.

En España, según la Asociación de Padres de Niños Prematuros (APPREM), uno de cada trece bebés es prematuro, situándonos, además, como uno de los países con mayores tasas de nacimientos prematuros o pretérmino.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), pretérmino hace referencia a todo recién nacido vivo con menos de 37 semanas de gestación, cuando un embarazo normal dura al menos 40 semanas. Anteriormente la prematuridad se definía también como un peso al nacimiento de 2.500 g o menos, sin embargo, actualmente estos bebés se conocen como “recién nacidos de bajo peso al nacimiento”.

Cabe destacar, además, que según los últimos datos ofrecidos por la Sociedad Española de Neonatología (SENeo) los bebés prematuros tienen un mayor riesgo de desarrollar problemas de salud que aquellos que nacen a término, y, de hecho, estos bebés protagonizan el 75 por ciento de los ingresos hospitalarios de neonatos. Solamente en Europa, 500.000 bebés nacen prematuros cada año, de los que más de 29.000 lo hacen en España. En el caso de los grandes prematuros, estos nacimientos representan un porcentaje que oscila entre el 1,5 y el 1,8 por ciento del total de nacimientos.

Es importante diferenciar a los bebés prematuros de los grandes prematuros o el prematuro extremo, pues según el grado de prematuridad repercutirá en un mayor o menor riesgo de complicaciones graves como la parálisis cerebral, los déficits sensoriales, las enfermedades crónicas o el padecimiento de las infecciones respiratorias agudas, especialmente la bronquiolitis causada por el virus respiratorio sincitial (VRS). Asimismo, es importante saber diferenciar adecuadamente los términos porque a diferencia del bebé prematuro, el gran prematuro es el que nace antes de la semana 30 y pesa menos de 1,5 kg; y, pr su parte, el prematuro extremo es aquel que nace antes de las 28 semanas y pesa aproximadamente un kilo.

Normalmente, los problemas asociados a los bebés prematuros no suelen ser muy graves: problemas respiratorios y, quizás, alguna alteración cognitiva que suele detectarse normalmente antes de los cinco años.

Sin embargo, los problemas de los grandes prematuros o del prematuro extremo sí son bastante más relevantes y, por supuesto, complicados debido a la extrema inmadurez de los órganos del neonato, como, por ejemplo, los pulmones, que no están desarrollados por lo que la respiración asistida se hace imprescindible.

Cuidados del bebé prematuro a los seis meses

Como vemos, los bebés nacidos de una forma tan prematura atraviesan una serie de dificultades que el resto de los bebés no.

Estos bebés tan prematuros necesitan a sus padres y a sus madres, y es por ello por lo que las unidades neonatales están abiertas las 24 horas para que haya una interacción entre los papás y las mamás con sus bebés lo más estrecha posible. La vinculación es un factor altamente estimulante para el desarrollo del bebé.

Por norma general, los bebés que nacen antes de las 28 semanas de gestación tienen un aspecto muy diferente al de los bebés nacidos a término.

Su piel está arrugada y suele ser de color morado o rojizo, y es tan delgada que se puede incluso llegar a ver a través de esta los vasos sanguíneos.

Como no han tenido tiempo de acumular grasa tampoco, se ven muy delgados. Tienen los ojos cerrados y no tienen pestañas.

Además, cuando los bebés nacen antes de la semana 28 de gestación (seis meses) suelen presentar estas tres graves complicaciones:

1. El desarrollo pulmonar es inmaduro. Necesitarán ventilación artificial gracias a unas máquinas que les ayuden a expandir sus pulmones para permitir el intercambio de gases con la sangre.

Los obstetras administran cortisona a la madre para estimular el desarrollo del pulmón fetal y sulfato de magnesio para proteger el cerebro.

Los neonatólogos administran surfactante en las primeras horas de vida para facilitar la estabilidad del pulmón y así tener una menor dependencia del respirador y del oxígeno que es muy tóxico para ellos.

2.El aparato digestivo está poco desarrollado o todavía es muy inmaduro. No pueden comer por sí solos. En estos casos la disponibilidad de un banco de leche procedente de donantes y pasteurizada facilita enormemente el desarrollo de estos bebés inmaduros, unos bancos que además están cambiando drásticamente el panorama de la alimentación de estos bebés.

3. Posibles infecciones. El sistema inmune tarda bastante tiempo en desarrollarse. Además, cuando el bebé está dentro de la madre está protegido por unas membranas que le aíslan de las infecciones. Estos bebés tienen una mayor probabilidad de infectarse, algo que trae consecuencias muy graves.

Según los expertos, lo normal es esperar a que los bebés nacidos antes de los siete meses sean capaces de mantener la temperatura corporal y que, sobre todo, su sistema respiratorio madure. 

TodoPapás ha desarrollado una herramienta para calcular el color de ojos de los bebés que arroja como resultado qué porcentaje de probabilidades existen, sobre la base de las leyes mendelianas, de que un niño tenga un color de ojos determinado. En términos generales, el color de ojos de los bebés se hereda de una manera similar al color de pelo: los genes para los colores más oscuros son dominantes.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/cuidados-bebe/bebes-prematuros-a-los-seis-meses-9564

Si su bebé nace prematuro

Bebés prematuros a los seis meses

  • Tamaño de texto más grande

Cuando un bebé nace más de tres semanas antes de la fecha prevista para el parto, se dice que es un bebé prematuro. Los bebés prematuros no han crecido ni se han desarrollado tanto como se deberían haber desarrollado antes de nacer.

¿Por qué ha nacido mi hijo antes de tiempo?

La mayoría de las veces, los médicos no saben por qué los bebés nacen antes de tiempo. Cuando lo saben, suele ser porque la madre ha tenido un problema de salud durante el embarazo, como:

  • diabetes (azúcar alto en sangre)
  • hipertensión arterial (tensión arterial alta)
  • problemas cardíacos o renales
  • una infección vaginal, de las vías urinarias o de las membranas amnióticas

Entre otros motivos de que un bebé sea prematuro, también se incluyen los siguientes:

  • sangrado, debido a la posición anormal de la placenta (placenta previa) o una placenta que se separa del útero antes de tiempo (desprendimiento prematuro de placenta)
  • tener un útero de una forma anormal
  • estar embarazada de más de un bebé (gemelos, trillizos o más)
  • tener bajo peso antes de quedarse embarazada o no ganar suficiente peso durante el embarazo
  • fumar, consumir drogas, o beber alcohol durante el embarazo

¿Mi bebé necesita cuidados especiales?

Sí, los bebés prematuros tienen muchas necesidades especiales. Los bebés pequeños y que nacen con menos tiempo de gestación suelen tener más problemas de salud que los bebés que nacen a término. Por eso, se suelen tener que cuidar en una unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN). (Neonato es lo mismo que recién nacido.)

¿Por qué se tiene que mantener caliente mi bebé?

Los bebés prematuros no tienen la grasa corporal necesaria para mantener su temperatura corporal. Las incubadoras y los calentadores radiantes los mantienen calientes en la UCIN:

  • Calentadores neonatales: son unas cunitas provistas de calentadores en la parte superior para ayudar a los bebés a mantenerse calientes. Puesto que se trata de camas abiertas, permiten acceder fácilmente a los bebés.
  • Incubadoras: son unas cunitas rodeadas de paredes de plástico duro y transparente. La temperatura interior de la incubadora se controla para que la temperatura del bebé sea la que debe ser. Los médicos, los enfermeros y otras personas pueden cuidar del bebé a través de los orificios que hay a ambos lados de la incubadora.

¿Cuáles son las necesidades nutricionales de mi bebé?

La leche materna es la mejor fuente de nutrición para todos los bebés, sobre todo para los bebés prematuros. La leche materna contiene proteínas que ayudan a combatir las infecciones.

La mayoría de los bebés prematuros no se pueden alimentar directamente del pecho ni succionar de un biberón al principio.

Las madres se pueden extraer leche usando una bomba y dársela después al bebé a través de una sonda, un tubito que va desde la nariz o la boca del bebé hasta el estómago.

Si la madre no puede producir leche materna, los médicos pueden sugerir alimentar al bebé con leche materna humana pasterizada procedente de un banco de leche, lo que se considera una opción segura.

Si usted no puede o no quiere amamantar a su bebé ni se extrae leche materna, su bebé se puede alimentar de leche de fórmula.

Se pueden añadir unos nutrientes adicionales especiales llamados fortificadores a la leche materna o la leche de fórmula.

Esto se hace porque los bebés prematuros necesitan más calorías, más proteínas y otros nutrientes que los bebés que nacen a término.

Los bebés se deben alimentar lentamente porque podrían desarrollar una enterocolitis necrosante, un problema intestinal grave que suele afectar a los bebés prematuros.

Algunos bebés prematuros que son muy pequeños o que están muy enfermos se alimentan a través de una vía intravenosa (o VI), lo que se conoce como «nutrición parenteral total» (NPT). La nutrición parenteral total contiene una mezcla especial de nutrientes, como proteínas, hidratos de carbono, grasas, vitaminas y minerales.

Los médicos y los nutricionistas controlan atentamente la dieta de los bebés prematuros y hacen cambios cuando es necesario para asegurarse de que los bebés reciben los nutrientes que necesitan para crecer.

¿Qué problemas de salud podría tener mi bebé?

Debido a que sus órganos no están completamente preparados para funcionar por sí solos, los bebés prematuros se exponen a desarrollar problemas se salud. Por lo general, cuanto más prematuro sea un bebé, mayores serán las probabilidades de que tenga problemas de salud.

Entre estos problemas, se incluyen los siguientes:

  • anemia, cuando el bebé no tiene suficientes glóbulos rojos.
  • apnea, cuando el bebé deja de respirar durante un período muy breve de tiempo; la frecuencia cardíaca le puede bajar; y la piel se le puede poner pálida o azul
  • displasia broncopulmonar y síndrome de insuficiencia respiratoria (o síndrome disneico neonatal), problemas relacionados con la respiración
  • hiperbilirrubinemia, cuando los bebés tienen altas concentraciones de bilirrubina, que se genera en la descomposición normal de los glóbulos rojos. Una concentración alta de bilirrubina provoca ictericia, una coloración amarillenta de la piel y el blanco de los ojos.
  • enterocolitis necrosante, una enfermedad intestinal grave
  • conducto arterial persistente, un problema en el corazón
  • retinopatía del prematuro, un problema en la retina del ojo
  • infecciones que las madres pueden contagiar a sus bebés antes, durante y después del parto

¿Qué más debería saber?

Los bebés prematuros suelen necesitar cuidados especiales después de salir de la UCIN; a veces, en una clínica para recién nacidos de alto riesgo o en un programa de intervención precoz.

Dependiendo de su estado de salud, pueden necesitar el cuidado de especialistas, como los médicos que tratan problemas cerebrales y del sistema nervioso (neurólogos), problemas oculares (oftalmólogos), y problemas pulmonares (neumólogos).

Los bebés prematuros necesitan acudir a todas sus visitas médicas, incluyendo las revisiones ordinarias, ponerse las vacunas que necesitan todos los bebés para mantenerse sanos, y hacerse revisiones regulares de la vista y de la audición. A medida que su bebé vaya creciendo, sus médicos se irán fijando en:

  • su crecimiento
  • su desarrollo, incluyendo el habla, el lenguaje, el aprendizaje y las habilidades motoras
  • su tono muscular, su fuerza y sus reflejos

¿Cómo lo puedo afrontar?

Cuidar de un bebé prematuro puede ser mucho más exigente que cuidar de un bebé nacido a término.

Cuide de sí mismo, comiendo bien, descansando cuando pueda y haciendo ejercicio físico. Pase tiempo con sus demás hijos siempre que pueda, y reciba ayuda de otras personas. Acepte el apoyo de sus amigos, parientes y también de grupos de apoyo. Pude encontrar apoyo por internet de asociaciones como las siguientes:

Revisado por: Mary L. Gavin, MD

Fecha de revisión: enero de 2019

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/preemies-esp.html

Bebé prematuro

Bebés prematuros a los seis meses

Un bebé prematuro es aquel que nace antes o durante la semana 37 de la gestación.

Al no haberla completado suelen tener que permanecer en una incubadora hasta completar las 40 semanas, ya que de esta forma terminarán de desarrollarse sus órganos, en ocasiones con ayuda de medicamentos o aparatos que facilitarán que concluya dicho desarrollo. Por tanto, cuanto antes nazca el bebé, más tiempo tendrá que permanecer en la incubadora.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año nacen 15 millones de niños prematuros en todo el mundo, una cifra que oscila entre el 8 y el 15 por ciento, dependiendo de cada país.

Causas

La OMS explica que la mayoría de los partos prematuros ocurren de forma espontánea; los restantes, inducidos, suelen ocurrir por razones médicas. En estos casos se utiliza la inducción precoz de las contracciones uterinas o la cesárea.

Las causas para que se produzca un parto prematuro no son siempre identificables, pero existen factores que pueden provocarlo:

  • Un embarazo múltiple.  
  • Una infección o enfermedad crónica, como la diabetes o la hipertensión.  
  • Por influencia genética.  

Edad corregida

La edad corregida es la que se le asigna a un bebé prematuro si hubiera completado las 40 semanas de gestación. Es decir, si un bebé prematuro que haya nacido en la semana 37 tiene 10 semanas, su edad corregida será de 7 semanas.

Es importante tener en cuenta la edad corregida ya que el desarrollo del bebé irá ligado a esta edad: si un bebé no prematuro suele aprender a sentarse a los seis meses, el bebé prematuro lo hará a los seis meses de edad corregida, aunque su edad real sea mayor. A partir de los dos años ya no es necesario tener en cuenta la edad corregida, porque las diferencias de edad dejan de ser clave para el desarrollo.

La evolución de un bebé prematuro irá, por tanto, acorde a su edad corregida a excepción de las vacunas, para las que sí se usará su edad real.

Cuidados especiales

  • La temperatura: los niños prematuros tienen dificultad para regular su temperatura corporal, por lo que hay que prestar especial atención a las condiciones de la habitación donde se encuentren. Lo recomendable es que los bebés tengan una temperatura de entre los 36,5 y 37 grados.  
  • Infecciones: al haber pasado menos tiempo en el útero, los bebés prematuros no han recibido los anticuerpos suficientes para combatir algunas de las infecciones, o no han desarrollado su sistema de defensa lo suficiente para combatirlas. Es importante que los niños no entren en contacto con otras personas que puedan tener infecciones que, aunque para ellos no sean graves, sí lo pueden ser para el bebé, especialmente las infecciones respiratorias (los bebés prematuros suelen tener los pulmones más inmaduros al no estar completamente desarrollados).  
  • Suplementos vitamínicos: los bebés prematuros necesitan cantidades adicionales de hierro y vitamina D, las cuales no han podido adquirir en cantidad suficiente al haber salido antes de tiempo del útero.  

Lactancia

El bebé prematuro debe alimentarse de leche materna desde el momento de su nacimiento.

Es posible que durante las primeras semanas no se pueda llevar a cabo el amamantamiento, por lo que la madre tiene que extraer la leche de sus senos.

Esta leche se proporcionará al niño posteriormente, a través de una sonda hasta su estómago.

La lactancia materna de un bebé prematuro se desarrolla de forma similar a la de un recién nacido en su momento, aunque es posible que requiera más tomas de las habituales.

En otras ocasiones puede que no sean capaces de adquirir toda la leche que necesitan, para lo que es necesario administrar el resto de la leche a través de jeringuillas o biberones, una vez ha sido extraída de las mamas.

Si la madre no produce la suficiente leche se puede recurrir al método canguro. Esta técnica consiste en mantener al bebé en contacto con los senos de la madre mientras ésta cubre a ambos con la manta o con su ropa. El contacto físico puede hacer que las mamas comiencen a producir más cantidad de leche y además ayuda al desarrollo del niño.

En el caso de que la madre no pueda dar de mamar a su hijo se puede utilizar la leche artificial como principal fuente de alimento. Existen algunas  especiales que contienen más calorías para ayudarles en su desarrollo.

La familia, la mejor terapia

La implicación de los padres es un factor relevante en el desarrollo de un bebé prematuro.

Manuel Sánchez Luna, jefe del Servicio de Neonatología del Hospital Gregorio Marañón, en Madrid, destaca los “efectos positivos en los resultados clínicos” derivados del acompañamiento familiar, un acompañamiento que, como destaca, debe realizarse siguiendo las pautas recomendadas por los especialistas.

Por esta razón, son muchos los hospitales que han optado por abrir sus puertas 24 horas al día a los padres de los bebés nacidos antes de los nueve meses de gestación, como es el caso del Gregorio Marañón.

Noticias sobre bebé prematuro:

Ser prematuro eleva el riesgo de epilepsia en la edad adulta

La atención temprana limita los riesgos del prematuro

Источник: https://cuidateplus.marca.com/familia/bebe/diccionario/bebe-prematuro.html

Crecimiento Y Desarrollo En Los Bebés Prematuros Care Guide Information En Espanol

Bebés prematuros a los seis meses

This material must not be used for commercial purposes, or in any hospital or medical facility. Failure to comply may result in legal action.

¿Qué es el crecimiento y desarrollo en los bebés prematuros?

El crecimiento y desarrollo es cómo su bebé prematuro aprende, interactúa, se expresa y crece físicamente. Entre más prematuro sea el nacimiento de su bebé, más alto es su riesgo de tener problemas de salud y desarrollo.

¿Cuáles son los problemas a largo plazo a los que mi bebé está expuesto?

Es probable que su bebé corra el riesgo de problemas a largo plazo debido a que tiene un cerebro y un sistema nervioso inmaduro.

Los programas de intervención temprana pueden ayudar a su bebé desde el nacimiento hasta los 3 años con retrasos o discapacidades del desarrollo.

Pida más información al pediatra de su bebé acerca de los programas de intervención temprana. Su bebé podría estar en riesgo de cualquiera lo siguiente:

  • Podría presentar problemas con su desarrollo motor como sostener la cabeza, gatear y caminar. Su hijo también podría tener dificultad para cuidarse a sí mismo. Es posible que no pueda alimentarse y vestirse por sí solo a la edad que debería. Podría necesitar terapia física u ocupacional para ayudar a controlar estos problemas.
  • Se pueden presentar problemas incluso problemas de aprendizaje, comprensión y para prestar atención. Es posible que su hijo también tenga dificultad para hablar y comunicarse con otros. Podría necesitar educación especial o terapia de lenguaje para ayudarlo a controlar esos problemas.
  • Problemas de comportamiento incluyen la agresión, ansiedad o problemas con las habilidades sociales. Es posible que necesite consejería u otro tipo de apoyo para ayudarlo a controlar estos problemas.
  • Trastornos médicos incluyen asma, convulsiones, parálisis cerebral o autismo. Estos pueden afectar a su bebé para el resto de su vida.

¿Cómo es el desarrollo normal para un bebé en el primer año de vida?

Calcule la edad real de su bebé para decidir si ya ha alcanzado metas en su desarrollo. Por ejemplo, si su bebé tiene 10 semanas de nacido, pero nació 6 semanas antes, réstele 6 a 10.

La verdadera edad de su bebé es de 4 semanas. Los bebés prematuros podrían durar más en alcanzar sus metas de desarrollo que los bebés que nacen a tiempo.

Lo siguiente es un panorama de las metas de desarrollo que podría esperar:

  • A los 2 meses (4 semanas), su bebé puede levantar su cabeza con apoyo. Puede mover sus brazos y piernas y sostener objetos en sus manos. Puede voltear su cabeza cuando escucha ruidos y hacer sonidos de arrullo o balbuceo. Puede seguir el movimiento de los objetos con sus ojos y sonreír. Reconoce a su madre o a la persona que lo cuida principalmente.
  • A los 4 meses (16 semanas), su bebé puede alcanzar objetos y hacer movimientos de gateo cuando está sobre su estómago. Puede jalar sus manos hacia la boca, reír y comenzar a interactuar más con sus padres y otras personas.
  • A los 6 meses (24 semanas), su bebé puede sentarse por sí mismo. Puede voltearse de estar boca abajo a estar sobre su espala. Puede poner peso sobre sus pies cuando se lo sostiene de pie. Sacude objetos, responde a su nombre y reacciona de forma diferente a los extraños que a sus padres. Podría comenzar a hacer más sonidos y puede expresar su felicidad o infelicidad.
  • A los 9 meses (32 semanas), su bebé puede pararse por sí solo, gatear y caminar cuando lo sostienen de las manos. Puede imitar sonidos y decir palabras simples como mamá o papá. Puede levantar y sostener objetos, como un biberón.
  • A los 12 meses (40 semanas), su bebé puede pararse solo y podría comenzar a dar pasos. Podría comenzar a usar más palabras y combinar movimientos con sonidos. Ayuda al momento de vestirse y juega con otros niños.

¿Cómo puedo cuidar de mi recién nacido prematuro?

  • Acueste siempre al bebé sobre su espalda para dormir. Envuélvalo con una manta. Mantenga la habitación cálida y en silencio. Mantenga las luces bajas.
  • Sostenga la cabeza de su bebé recién nacido para que esté más alta que su estómago cuando lo alimenta. Busque cambios en el color de la piel mientras come. Pare de vez en cuando para permitir que respire lo suficiente entre succiones. Su bebé recién nacido puede cansarse fácilmente durante la alimentación. Pare del alimentarlo si parece cansado.
  • No use un microondas para calentar el biberón del bebé. La leche o la fórmula no se calienta uniformemente y tendrá puntos que están muy calientes. La cara o boca del bebé se pueden quemar. Puede calentar la leche o la fórmula rápidamente colocando el biberón en una olla con agua tibia por unos minutos.
  • Programe una cita con el pediatra de su bebé según se le haya indicado. Necesita vacunas y chequeos médicos regulares. Su bebé recién nacido puede contraer infecciones fácilmente debido a su débil sistema inmunitario. Es importante que el recién nacido reciba las vacunas para proteger su salud.
  • Aprenda los comportamientos y señales de su bebé recién nacido. Su bebé recién nacido llorará para avisarle que tiene hambre, está mojado o que desea su atención. Usted pronto podrá identificar las diferencias en los llantos de su recién nacido. Establezca una rutina para dormirlo y para alimentarlo. Una rutina diaria es importante para asegurarse que usted y su recién nacido descansan y duermen lo suficiente. También a su recién nacido la rutina le brinda seguridad y aprende a confiar en usted.
  • Use camas o asientos homologados correctamente. Use un asiento de coche sin un arnés de protección ya que el escudo puede ser demasiado alto para los recién nacidos pequeños. Ponga la silla en el asiento trasero del coche y de frente hacia atrás. Asegúrese de que un adulto se queda con su recién nacido en el asiento trasero. Solicite instrucciones sobre cómo poner a un recién nacido prematuro en una cama o asiento para coche.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación del cuidado de su bebé. Informarse acerca del estado de salud del bebé y la forma como puede tratarse.

Discuta las opciones de tratamiento con el médico de su bebé para decidir el cuidado que usted desea para él.Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos.

Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Associated drugs

  • Prematurity/Underweight in Infancy

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.

Medical Disclaimer

Источник: https://www.drugs.com/cg_esp/crecimiento-y-desarrollo-en-los-beb%C3%A9s-prematuros.html

Parto prematuro en la SE 24-27

Bebés prematuros a los seis meses

Los médicos hablan de parto prematuro cuando un bebé nace antes de que finalice la semana 37 del embarazo. Aproximadamente el 7% de todos los embarazos terminan en parto prematuro, pero sólo el 1% de todos los bebés nace antes de la semana 32 de embarazo.

En muchos casos, las causas del parto prematuro no pueden determinarse con exactitud. Las causas más frecuentes son las infecciones del tracto urogenital en la madre y las complicaciones durante el embarazo, como daños en la placenta, anemia o gestosis (ciertos trastornos del embarazo que antes se denominaban erróneamente «toxemia»).

El estrés crónico o la periodontitis (inflamación de las encías) también pueden convertirse en la causa de partos prematuros. Los embarazos múltiples y daños prenatales del bebé son otros factores de riesgo.

Un estudio de la Organización Mundial de la Salud ha demostrado que las prohibiciones de fumar en Europa y América del Norte han reducido significativamente el número de nacimientos prematuros en los respectivos países.

Centros perinatales: mayores posibilidades de supervivencia hasta la semana 26

El tratamiento de los bebés prematuros en caso de nacer hasta el final de la semana 26 se realiza casi exclusivamente en centros perinatales especializados y debidamente certificados en algunos países. Estudios médicos muestran que los bebés tienen muchas más probabilidades de sobrevivir y no sufren graves consecuencias a largo plazo en tales centros.

Sin embargo, no hay diferencias estadísticamente significativas entre los centros perinatales y otros hospitales de partos prematuros a partir de la semana 27.

Nacimiento en la semana 24-27: un momento crítico para los bebés prematuros

La semana 24-27 es un momento crítico para un parto prematuro. Durante este tiempo, los bebés a menudo nacen con un peso muy bajo y muchas funciones orgánicas todavía no están completamente desarrolladas. En esta fase es indispensable un tratamiento médico intensivo con asistencia respiratoria, un estricto control de la circulación y una alimentación asistida.

El riesgo de sufrir daños permanentes (daños neurológicos, problemas visuales o auditivos graves, problemas de aprendizaje graves) es en principio elevado. Sin embargo, muchos niños compensan completamente los problemas de salud iniciales y la falta de desarrollo en la edad adulta.

Los bebés que nacen muy pronto también suelen presentar diferentes complicaciones agudas. Entre ellas, problemas respiratorios, el desarrollo de una enfermedad pulmonar crónica, trastornos motrices y aumento de la tendencia a sangrar, lo que también puede conllevar una hemorragia cerebral.

Debido a que su sistema inmunológico aún no funciona correctamente, los niños son muy sensibles a las infecciones, por lo que un estricto aislamiento de gérmenes puede ser vital para la supervivencia.

SEMANA 24 de embarazo

En la semana 24 del embarazo, un bebé sano mide unos 31cm de pies a cabeza y pesa un promedio de 0,7kg. Sin embargo, estos números sólo proporcionan un marco muy general para la longitud del cuerpo y especialmente el peso al nacer en caso de parto prematuro.

Debido a la falta de suministro en el útero materno, el peso de los bebés prematuros puede ser ahora y en las semanas siguientes significativamente inferior a los valores medios respectivos. Los libros de medicina describen casos en los que nacieron bebés en la semana 24 o 25 con un peso de menos de 0,5kg y sobrevivieron, en algunos casos incluso sin problemas de desarrollo permanentes.

Los bebés prematuros, que nacen al final de la semana 24, tienen una probabilidad de supervivencia estadística del 67%, una semana antes esta cifra habría sido del 53%. En la semana 24 se han creado todos los órganos importantes, pero todavía están lejos de tener plena capacidad de funcionamiento.

La mayor preocupación es ahora y en las semanas siguientes el estado de la maduración pulmonar. El cerebro, los órganos excretores y hematopoyéticos, el sistema inmunológico y el tracto digestivo también deben experimentar un desarrollo significativo. El bebé tampoco es capaz de regular su temperatura de forma independiente.

SEMANA 25 de embarazo

En la semana 25, el bebé mide unos 33cm de largo y pesa unos 0,8kg. La probabilidad de supervivencia de los bebés prematuros ya es del 82% y, por lo tanto, ha dado un gran salto en comparación con la semana 24.

Si los defectos congénitos o adquiridos durante el nacimiento no impiden un tratamiento, los médicos en la semana 25 están obligados por primera vez a tomar todas las medidas posibles para mantener al bebé con vida, si es necesario incluso en contra de la voluntad de los padres. Durante las semanas anteriores, las terapias de cuidados intensivos todavía eran una cuestión de valoración médica.

En caso de parto prematuro en la semana 25, el corazón del bebé no late todavía a un ritmo determinado y necesita asistencia respiratoria artificial. La incubadora y una cama térmica garantizan un ambiente libre de gérmenes y la regulación del balance térmico.

Un aumento constante de peso es importante: al menos 0,085kg por día son óptimos. Un bebé nacido en la semana 25 todavía no es capaz de beber de forma autónoma. Los niños que pesan menos de 1kg y todos los bebés que requieren respiración artificial son alimentados inicialmente por vía intravenosa.

Tan pronto como el tracto digestivo del bebé funciona, recibe leche materna o alimentos especiales para bebés prematuros a través de una sonda gástrica. La alimentación por sonda se mantiene hasta que pueda respirar con seguridad y coordinar la succión, la deglución, la respiración y el reflejo faríngeo.

SEMANA 26 de embarazo

En la semana 26, el bebé mide entre 34 y 36 cm de pies a cabeza y pesa unos 0,8kg. Los bebés prematuros nacidos en esta semana de embarazo se ven beneficiados por el aumento de peso prenatal. Su probabilidad de supervivencia es ahora del 85%, y sus probabilidades de que el parto prematuro no tenga consecuencias a largo plazo para la salud han aumentado.

En la semana 26, los ojos y oídos del bebé ya están bien conectados con la corteza cerebral a través de la formación de las correspondientes vías nerviosas, lo que reduce el riesgo de problemas visuales y auditivos posteriores. Sin embargo, la asistencia de cuidados intensivos y la alimentación «artificial» también son necesarios para el parto en la semana 26.

SEMANA 27 de embarazo

En la semana 27, muchos bebés alcanzan o incluso superan la marca de peso de 1kg; su longitud corporal es ahora de unos 36cm. Las probabilidades de supervivencia de los bebés prematuros han aumentado al 95% esta semana. El riesgo de complicaciones graves y efectos tardíos causados por el parto prematuro disminuye gradualmente.

En la semana 27, el cerebro del niño da un importante salto en el desarrollo de surcos cerebrales, lo que reduce el riesgo de daño neurológico. Debido a la falta de surfactante, una sustancia tensioactiva que impide que los alvéolos se adhieran, la función pulmonar de los bebés prematuros sigue siendo problemática incluso en la semana 27.

Aunque los fármacos ayudan a fomentar la maduración pulmonar, generalmente no es posible prescindir de la asistencia respiratoria.

Al nacer en la semana 27, el niño ya percibe su entorno con todos los sentidos. El contacto físico, las caricias y las voces de sus padres son importantes para cada bebé prematuro desde el primer minuto de su vida; en la semana 27, es posible que el bebé prematuro esté tan estable físicamente que pueda salir de la incubadora durante algún tiempo y permanecer en los brazos de sus padres.

¿Y cuándo puede irse a casa?

Los bebés nacidos en la semana 24-27 deben contar con una larga estancia en el hospital.

No se les permite regresar a su hogar hasta que su toma de alimentos esté funcionando, su peso aumente constantemente y sus funciones orgánicas estén estables.

A menudo, los médicos no aceptan el alta del bebé prematuro hasta la semana 38, es decir, en términos de la fecha de nacimiento prevista, o si el bebé ha alcanzado un peso de 2,5kg.

En el caso de los niños muy prematuros y muy frágiles, sin embargo, puede tardar varias semanas más. A menudo, los médicos y enfermeras de la planta están a disposición de los padres de bebés prematuros para atender preguntas y solucionar problemas. La asistencia diaria después del alta de la clínica corre a cargo de una obstetra.

Источник: https://www.bebitus.com/magazine/embarazo/nacimiento/parto-prematuro-en-la-se-24-27.html

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: