Bebés y repelentes, ¿cuál es mejor para ellos?

Repelente de mosquitos para niños, ¿cuál es mejor?

Bebés y repelentes, ¿cuál es mejor para ellos?

En verano hace calor en la mayoría de sitios, eso es obvio. Con el calor llegan diferentes insectos, entre ellos los mosquitos con sus desagradables picaduras.

Ya sabes que este blog se basa en intentar informarte con la mayor evidencia científica posible de aquellas cosas que funcionan y cuáles no. Pues hagámoslo con el repelente de mosquitos para niños.

¿Cuáles son útiles realmente y cuáles debes evitar comprar?

¿Qué tipos de repelente de mosquitos tenemos útiles en el mercado?

Lo sé, lo natural está de moda. Habrás visto en farmacias y supermercados sprays, pulseras, lociones y otras tantas formas. Pero vamos a analizar compuesto a compuesto cuáles son realmente eficaces.

  1. DEET. El N, N-dietil-3-metilbenzamida o dietiltoluamida es uno de los más ampliamente recomendados. Hay muchas formulaciones en función de la concentración (del 10% en adelante), en función de ésta así será la duración de la protección. Con una concentración media (en torno al 20%) tendrás suficiente, a no ser que os vayáis de viaje selvático. Hay bastantes estudios que confirman su eficacia y seguridad. Sin embargo, la Academia Americana de Pediatría no recomienda concentraciones mayores del 30% para niños ni su uso en niños pequeños por riesgo de toxicidad. No te asustes, esa toxicidad es por uso prolongado o ingestión, es decir, mal uso.
  2. Icaridina. También conocida como picaridina, KBR-3023 o hidroxietil-isobutil-piperidina-carboxilato. Se formula a distintas concentraciones y, al igual que la anterior, se recomienda por las distintas autoridades sanitarias ya que su toxicidad es muy baja. Quizás cosméticamente es más agradable que el anterior.
  3. Citriodiol. Puedes encontrarlo con el nombre técnico: p-mentano-3,8-diol (PMD). Es un extracto natural del eucalipto de limón o Eucaliptus Citriodora a concentraciones del 26-40%. Hay estudios de eficacia comparándolo con el DEET, que indican una protección de más del 95% durante unas 3 horas. Tanto es así que distintos sistemas sanitarios lo han incluído en su lista de repelentes de mosquitos recomendados (aquí el listado de los autorizados en España por la Agencia del Medicamento en 2018). Cuidado y no lo confundas con productos derivados de aceite de eucalipto, que no son lo mismo.
  4. IR3535. Es un compuesto a base del aminoácido beta-alanina. Es muy seguro, de protección prolongada y para el que no se han descrito efectos secundarios importantes.

Estos repelentes previenen las picaduras de los insectos que pican, como mosquitos, garrapatas, pulgas o moscas. Sin embargo, no son útiles para insectos con aguijón, como abejas o avispas. 

¿Y qué tipos de repelente de mosquitos han demostrado menor utilidad?

Vamos a los naturales. Obviamente cuanto menor es un niño más intentamos evitar los químicos. ¿Cuáles tenemos dentro de los naturales? Son derivados de extractos de citronela, malaleuca, eucalipto, leptospermum o lavanda.

Estos repelentes se formulan a distintas concentraciones, habitualmente bajas. ¿Hay evidencia de su utilidad? No mucha, pero la hay.

Lo que sí está claro es que su efecto es corto (no más de 20 minutos), así que hay que repetirlo muchas, muchas veces para que su efecto sea comparable a los anteriores.

¿Qué hay de los dispositivos electrónicos y las pulseras antimosquitos?

Pues siento decepcionarte: ni pulseras ni dispositivos de ultrasonidos han demostrado ser de utilidad.

¿Cómo los aplicamos de manera segura?

Vamos con unas recomendaciones para aplicar el repelente de mosquitos de manera segura, por favor.

  1. Sólo lo aplicaremos en la parte de fuera de la ropa y en la piel expuesta.
  2. Si alguna vez usas algún repelente en atomizador, úsalo al aire libre. Así evitarás inhalarlos.
  3. Usa la cantidad necesaria, no por poner más va a ser más eficaz. Vuelve a aplicar sólo si es necesario en función de las instrucciones del producto. Léelas siempre antes de usarlo.
  4. Sé tú quien aplica el repelente. Aunque tu hijo sea mayorcito y sepa aplicárselo, supervísalo.
  5. Al entrar a casa, lava la piel de tu hijo con agua y jabón. También lava la ropa antes de volver a usarla.
  6. Nada de pulverizar repelente directamente en la cara. Si es necesario en esta zona, te pones el las manos y lo restriegas, evitando ojos y boca.
  7. No apliques repelente de insectos en heridas o cortes. Evita también ponerlo en las manos, no vaya a ser que se las chupen.
  8. Evita los productos combinados con protector solar. La combinación de éste con DEET puede hacer que la protección solar sea menor. Recuerda que el fotoprotector se debe repetir frecuentemente y así lo que haremos será aplicar más repelente del necesario. (¿Dudas sobre fotoprotección en los más pequeños de la casa? Aquí un repaso). Sí que puedes poner primero su protector solar y encima el repelente.

Entonces, ¿cómo elegimos en función de la edad?

  • Muy chiquitines, menores de 2 meses. Nada de repelentes químicos por riesgo de toxicidad. Tendrás que usar alguno derivado de aceites esenciales, como la citronela. Ahora, ya sabes que cada 20 minutos tienes que reponer. ¿Lo mejor? Protección física. Si lo tienes que sacar a la calle, en su silleta con su mosquitera y ropa que le cubra la mayor parte del cuerpo.
  • Hasta los 2-3 años. Evitaremos en la medida de lo posible los repelentes con DEET. No está prohibido, pero sí desaconsejado según la recomendación de diferentes sociedades científicas. El IR3535 y el citriodiol podría ser una alternativa y el citriodiol también, pero en mayores de 6 meses.
  • Desde 2-3 años en adelante. Tenemos el DEET, útil en concentraciones en torno al 20%, la icaridina o el citriodiol. ¿Los naturales? Ya lo hemos dicho, cada 20 minutos reaplicar.
  • ¿Estás embarazada o lactando? No hay estudios de seguridad con respecto al DEET. Evítalo siempre, pero más aún en el primer trimestre. Estamos más o menos igual que en los más pequeñajos. Ropa tapada de arriba a abajo y, como mucho, alguna loción natural de citronela aplicada muy frecuentemente.

Y tú, ¿cómo combatís los mosquitos en casa? Espero tus comentarios. Si te ha resultado útil, compártelo, probablemente haya más gente interesada en cómo evitar molestas picaduras de mosquitos y bichos varios

Hasta la próxima,

Dra. Matilde Zornoza Moreno (Pediatra2punto0).

Copyright secured by Digiprove © 2019All Rights Reserved

Original content here is published under these license terms: X 
License Type:Read Only
License Abstract:You may read the original content in the context in which it is published (at this web address). No other copying or use is permitted without written agreement from the author.

Sígueme en:¿El post te ha resultado útil? ¡Ayúdame y puntúalo!(Votos: 0 Promedio: 0)

Posts relacionados

Источник: https://pediatra2punto0.com/repelente-de-mosquitos-ninos/

Bebés y repelentes, ¿cuál es mejor para ellos?

Bebés y repelentes, ¿cuál es mejor para ellos?

Antes de los 2 meses de edad no se debe usar ningún tipo de repelente con el bebé. Antes de esta edad lo único que se recomienda es usar una mosquitera tanto en la cuna como en la silla de paseo. Otra opción es usar aceites esenciales en el ambiente para ahuyentar a los bichos o antimosquitos eléctricos en la casa.  

A partir de los 2 meses sí se pueden usar algunos repelentes.

La Academia Americana de Pediatría (AAP), según las indicaciones de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, recomienda utilizar repelentes basados en dietil-meta-toluamida (DEET), picaridina o IR3535, pero porque en América hay zonas en las que los mosquitos pueden contagiar enfermedades graves como el dengue o el virus zika.

En España, donde este riesgo apenas existe, la Asociación Española de Pediatría aconseja, de los 2 meses a los 2 años, usar insecticidas para la ropa que lleven permetrina y repelentes para las zonas descubiertas con IR3535. Pero desaconsejan el uso de repelentes químicos con DEET a no ser que se viaje a zonas peligrosas.

Y a partir de los 2 años se pueden usar repelentes con DEET en concentraciones no superiores al 20%. Para niños mayores de 3 años también los que tengan aceite de eucalipto de limón.

¿Qué repelente escoger para un bebé?

Los repelentes son unas sustancias químicas o naturales que, aplicadas sobre la piel o la ropa, interfieren con los receptores químicos de los insectos impidiendo que detecten el olor humano y, de esta manera, no sepan dónde posarse para picar.

Por lo tanto, los repelentes sirven para insectos que están cerca de su objetivo y solo previenen las picaduras de los insectos que pican (mosquitos, garrapatas, pulgas y moscas) pero no de los insectos con aguijón (abejas, avispones y avispas). Por lo tanto, no busques uno si tu problema son las abejas o avispas.

Además, se comercializan en formas muy diversas: aerosoles, atomizadores, líquidos, cremas, etc.  Algunos están fabricados con productos químicos, y otros con ingredientes naturales. Estos últimos son más inofensivos y mejores para bebés, pero su efecto dura mucho menos tiempo con lo que hay que aplicarlos con mayor frecuencia.

Como hemos visto antes, hay varios tipos de repelentes según sus ingredientes principales:

1- Repelentes químicos con DEET. La N-Dietil-meta-toluamida es el ingrediente más habitual de los repelentes y uno de los más eficaces. Como hemos visto, no debe usarse en menores de 2 años salvo en ciertos países. Se puede aplicar sobre la piel o sobre la ropa y su efecto dura de 2 a 5 horas, según su concentración.

2- Icaridina o picaridina. KBR 3023 (hidroxietil isobutil piperidina carboxilato). Este compuesto también es muy eficaz y es menos agresivo, por lo que es mejor para bebés a partir de los 6 meses. La protección dura de 3 a 8 horas según su concentración.

3- IR3535 (3-N-butil-n-acetil aminopropionato de etilo).  Es eficaz contra los mosquitos, las garrapatas y las moscas que pican. La protección varía según el producto de una a seis horas. Su toxicidad es mínima, pero es un irritante ocular por lo que no debe usarse en menores de un año. A partir de los doce meses puede usarse con una concentración menor del 20%.

4- Repelentes con aceites esenciales de plantas (citronela, cedro, eucalipto). Estos repelentes son tan eficaces como los que tienen DEET o icaridina, pero su tiempo de protección es menor de 2 horas.

No es frecuente que causen reacciones alérgicas pero no se deben usar en menores de 2 meses. Además, el citriodiol no se debe usar en menores de 2 años ya que contiene alcohol y puede causar irritaciones.

Para bebés de entre 2 meses y un año se recomienda la citronela.

5- Repelentes con permetrina. La permetrina es eficaz contra mosquitos, piojos… pero no debe aplicarse sobre la piel, solo sobre la ropa.

¿Cómo se debe aplicar el repelente en un bebé?

– Lee bien las instrucciones del producto antes de usarlo y sus ingredientes así como la edad desde la que puede usarse para asegurarte de que es apto para tu bebé.

– Aplícalo solo en las zonas de piel que estén expuestas o sobre la ropa, nunca debajo de la ropa.

– Nunca lo eches en sus manos (ya que se las chupará) ni cerca de sus ojos o su boca.

– Aplica solo la cantidad necesaria, echar más no le protegerá más y puede ser peor.

– Cuando llegues  a casa, lávale bien para eliminar el repelente que pueda quedar sobre su piel.  Lava también su ropa.

– Si le produce alguna reacción alérgica, deja de usarlo y lleva al niño al médico.

– No uses crema de protección solar con repelente, es mejor usar ambos productos por separado.

– No eches repelente en cortes, heridas o en zonas de la piel dañadas o irritadas.

– No uses colonias o jabones que desprendan aromas dulces ya que podrían atraer a los insectos. 

Dengue

Definición:

Infección viral aguda transmitida al humano mediante la picadura del mosquito Aedes aegypti, propia de regiones de clima cálido.

Síntomas:

Se caracteriza por presentar fiebre, cefalea, dolores musculares y articulares y una erupción cutánea.

Tratamiento:

No hay un tratamiento específico. Se administrarán antipiréticos y paracetamol para paliar los dolores y la fiebre. Es conveniente también tomar muchos líquidos.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/cuidados-bebe/bebes-y-repelentes-cual-es-mejor-para-ellos-8233

Cómo elegir el mejor repelente de mosquitos

Bebés y repelentes, ¿cuál es mejor para ellos?

Las picaduras de mosquitos pueden resultar muy molestas para los más pequeños, porque aunque no son graves ni producen complicaciones, pican mucho y el rascado puede ocasionar una infección de la piel. Por eso lo mejor es prevenirlas escogiendo el repelente de mosquitos más adecuado a la edad de nuestros peques.

Cómo tratar y prevenir las picaduras

No existe ningún tratamiento específico para las picaduras porque normalmente no es necesario.

Si molesta mucho se puede usar un corticoide suave valorando bien si compensa los efectos secundarios.

Las cremas con antihistamínicos no se recomiendan porque pueden dar reacciones con el sol, y otros tipos de productos en lociones o barritas son poco efectivas. Así que es mejor prevenir.

Para evitar las picaduras se pueden usar medios físicos, como mosquiteras o repelentes. Los repelentes son sustancias naturales o sintéticas que aplicadas sobre la piel impiden que el mosquito se acerque y pique.

En los menores de 2 meses no se aconseja el uso de repelentes. Para protegerlos podemos usar mosquiteras en cuna y cochecito, puertas y ventanas. Para aumentar la eficacia de las mosquiteras, se puede impregnar el tejido con permetrina, que se puede usar también sobre la ropa donde resiste hasta 20 lavados.

A partir de los 2 meses, se puede utilizar algún repelente autorizado por el Ministerio de Sanidad, que debe tener el número de registro en la etiqueta.

Esto nos garantiza que se trata de un producto lo suficientemente seguro y efectivo.

Muchas veces, por buscar algo más natural, elegimos un producto no autorizado que no nos garantiza ningún efecto y tampoco mayor seguridad.

Tipos de repelentes de mosquitos y cómo elegirlos

El repelente de mosquitos, como decíamos antes, puede ser sintético o natural. Se diferencian en la potencia, la duración de la acción, la toxicidad, la variedad de insectos que repele, la resistencia al agua, la textura, el olor y otras características cosméticas.

Elegir un repelente de mosquitos u otro, dependerá de nuestras necesidades y preferencias:

  • El DEET es considerado el más efectivo y es el que sirve de referencia para los demás. Es seguro en embarazadas y niños mayores de 2 años. Para proteger contra el mosquito tigre tiene que tener una concentración mínima del 20%, y a esta concentración, el efecto dura entre 6 y 12h. A más concentración, mayor duración; pero también más riesgo de efectos secundarios como irritación, urticaria o erupciones.
  • El Icaridin es un derivado de la pimienta eficaz contra mosquitos, garrapatas y moscas. Al 20% tiene una eficacia y duración similares al DEET y es muy poco tóxico. No se recomienda en menores de 6 meses.
  • El IR3535 es efectivo contra mosquitos y moscas. Es poco tóxico y, como mucho, puede producir irritación leve de la piel o de los ojos. A concentraciones del 20% protege durante 1-3 horas. Puede usarse a partir de 1 año de edad.
  • El Citriodiol es eficaz contra mosquitos, piojos, pulgas, garrapatas y moscas. Para proteger contra mosquitos transmisores de enfermedades precisa una concentración superior al 30% con una duración de efecto de 4 a 6 horas. Es poco tóxico pero puede producir irritación ocular, por lo que no se recomienda en menores de 2 o 3 años.

Aprende cómo elegir la mejor protección solar, prevenir las picaduras y preparar a tu bebé para el baño con el Seminario Online «Prepárate para el verano»

¿Y para los bebés, cuál es el mejor repelente de mosquitos?

La Citronela es un aceite esencial de origen vegetal, es poco tóxico y su aplicación tópica no suele provocar reacciones adversas, pero el efecto dura poco tiempo y es necesario aplicarlo cada hora. Es el único repelente de mosquitos que se puede usar en bebés a partir de los 2 meses .

Si tu bebé tiene menos de 2 meses no se recomienda usar repelentes, solo mosquiteras.

Desde los 2 meses se puede usar la Citronela y a partir de los 6 meses, el Icaridín, que es muy eficaz y poco tóxico. Desde el año de edad el IR3535 es útil para pocas horas de exposición.

A partir de los 2 años ya se pueden usar también el Citriodiol y el DEET, que pueden proteger durante 6 horas.

Autor/a

  • Cómo elegir el mejor protector solar infantilEmpiezan los paseos con nuestros peques y los protectores solares se convierten en el producto más destacado de estos días. ¿Cómo elegir un protector solar adecuado? ¿Puedo exponer al sol a mi bebe? ¿Qué tipos…
  • Cómo elegir la mejor crema solar para niñosLa exposición al sol es muy agradable, y esto tiene una explicación. Se ha demostrado que produce un aumento de las sustancias cerebrales que se asocian al bienestar y la felicidad, por eso nos resulta…
  • Cómo elegir compresa para el postpartoUna vez que hemos repasado los tipos de compresas y sus cualidades, voy a centrarme en el postparto. En este periodo el sangrado es peculiar, los loquios tienen unas características propias: cantidad abundante los primeros…

Источник: https://www.criarconsentidocomun.com/como-elegir-el-mejor-repelente-de-mosquitos/

Prevenir las picaduras de mosquitos en niños y bebés

Bebés y repelentes, ¿cuál es mejor para ellos?
Posted at 09:09h in Blog by Inpulso

Después de las lluvias de Abril llega Mayo y el buen tiempo que marca el disfrute de la vida y, horror, la proliferación de los mosquitos hematófagos (que se alimentan de sangre) y, lo que más nos preocupa, sus picaduras a niños y bebés.

Hay algo maléfico en su taimada actividad, uno se acuerda de películas de vampiros de ultratumba y no puede, cuando oye sus estremecedores zumbidos en la noche, evitar asociar la presencia de estos insectos con esos no muertos del mundo de la ficción.

Lo peor es la indefensión del durmiente, mucho más grave en nuestros niños y, más si cabe, en los bebés.

Desde Babysalus te vamos a dar consejos y directrices para que reduzcas los ataques de los mosquitos a tus pequeños que hemos aplicado y testado en nuestra actividad de enfermeras salus en Madrid.

Conoce a tu enemigo

Los mosquitos macho se alimentan exclusivamente del néctar de las flores. Las hembras son las que pican a sus huéspedes para extraerles sangre con las que impulsar su corto ciclo de vida (unos 50 días) y esparcir sus huevos, en cantidades industriales, por medio mundo. Hasta 300 en cada puesta.

Las hembras detectan las corrientes discontinuas de CO2 que emitimos por nuestra respiración y nos buscan a través de ellas. Tienen preferencia por aquellas personas que emiten más cantidad de este gas, por lo que que casi siempre van a atacar antes a los adultos que a los niños. Triste alivio.

Hasta hace poco se pensaba que el mosquito reaccionaba sólo ante el “olor” de este gas, pero esa percepción ha cambiado. Como nos informan desde la BBC, el mosquito tiene una triple estrategia de detección:

  • A distancias de entre 10 y 50 metros usan el olfato, buscando sobre todo rastros de CO2.
  • Una vez excitados por el olor, se dirigen a lo más interesante visualmente (en un rango de entre cinco y 15 metros).
  • Y una vez a un metro de distancia de un blanco potencial, lo que los termina de enfocar es el calor corporal.

No es cierto, como se planteaba de una forma un poco ingenua desde la perspectiva tradicional, que los mosquitos eligen a aquellos que tienen la sangre más dulce.

Las lluvias activan su ciclo de crecimiento. Los hembras ponen sus huevos en entornos acuáticos, principalmente, y, hablando de las ciudades, en objetos y zonas propicias al encharcamiento como: ruedas abandonadas, cubos y recipientes de todo tipo, piscinas, fuentes…

Sus larvas, al cabo de unos 15 días, se convertirán en mosquitos. Nuevas lluvias con nuevos encharcamientos y, claro, miles de nuevos mosquitos dispuestos a amargarte la vida.

En nuestro país tenemos constancia de unas 61 especies de mosquitos hematófagos. La mayoría busca objetivos biológicos no humanos como lagartijas, aves o ranas, pero hay algunos que se especializan en chuparnos la sangre a nosotros.

En España los hematófagos que más nos fustigan son Anopheles SPP (mosquito Anopheles), Aedes albopictus (mosquito Tigre) y el Culex pipiens (mosquito común).

El mosquito tigre es el más conocido de todos. Una especie invasora procedente del sudeste asiático que ha invadido todo el planeta menos la Antártida.

Como nos informa la Wikipedia es una de las “100 de las especies exóticas invasoras más dañinas del mundo según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza” por su virulencia, su capacidad de transmitir enfermedades, su enorme expansividad y capacidad adaptativa…

Todos los hematófagos hispanos producen picaduras que pueden ser más o menos dolorosas, pueden llegar a provocar reacciones alérgicas y son vectores transmisores de varias enfermedades como la malaria, el virus chikungunya y, el caso que más preocupación genera en la actualidad, el virus Zika.

Prevenir las picaduras de mosquitos en niños y bebés. Medios físicos

Para evitar que niños y bebés sean picados por los mosquitos, os proponemos una serie de acciones y procedimientos para que estos insectos sedientos de sangre no piquen a los más pequeños de la casa.

Elegir bien la ropa en el exterior

Cuando nos vayamos acercando al atardecer es conveniente ir tapando la piel de los niños o bebés: camisetas y camisas de manga larga, pantalones largos y, por supuesto, calcetines.

La mayoría de las especies de mosquitos autóctonos atacan en horarios nocturnos aunque hay que tener en cuenta que, desde hace algunos años, en zonas preferentemente costeras, ha hecho su aparición el mosquito tigre de costumbres diurnas.

Esta elección de ropa debe ser estratégica orientando la protección a ambientes con muchos mosquitos o un alto índice de posibilidad de sufrir ataques o que los niños sufran reacciones alérgicas. Si la posibilidad de sufrir picaduras es baja no tiene mucho sentido, por ejemplo, cubrir de ropa a tus hijos con temperaturas cercanas a los 40º.

Ante todo, sentido común. Muchas veces, los sentimientos de desagrado que nos provocan estos insectos, hacen que respondamos de manera desmedida y matemos moscas a cañonazos.

Mosquiteras para el sueño

Hace tiempo no se dudaba, si los mosquitos pueden entrar dentro de la vivienda, uno de los mejores remedios posibles lo ibas a encontrar en las mosquiteras, sobre todo para proteger el sueño de los niños cuando son más vulnerables y son más activos estos hematófagos.

Hace un par de  años, IKEA retiró del mercado las mosquiteras infantiles previniendo un posible riesgo de estrangulamientos y, en la actualidad, advierte en sus modelos de mosquiteras: “NUNCA la utilices con bebés ni niños pequeños. Atención: riesgo de atrapamiento y estrangulamiento”.

La macromultinacional del hogar tomó esta decisión tras constatar varios incidentes de niños que se enredaron los cuellos accidentalmente con las mosquiteras. Parece ser que ninguno desembocó en lesiones graves o mortales.

Te recomendamos que, si tomas la decisión de usar mosquiteras con los menores, sólo lo hagas con bebés que tengan escasa movilidad y, desde su carrito, cuna o cama nunca lleguen a alcanzar la tela de la mosquitera.

Extrema las condiciones de seguridad y, ante la duda, no arriesgues.

En la actualidad se ha desarrollado un concepto de mosquitera segura: “mosquitera plegable de seguridad para bebés”. Busca este concepto en internet, puedes encontrar una buena solución.

Mosquitera para las ventanas

En verano, en gran parte de la geografía española, es difícil conciliar el sueño si no es con las ventanas abiertas.

Para no atraer a indeseados invitados puedes poner mosquiteras fijas o movibles en las puertas o ventanas de tu hogar. Ya sea con la tradicional red de mosquitera o confeccionada con materiales metálicos.

Las hay de cortina, reclinables, fijas, extensibles… incluso algunas las puedes adherir a los marcos con cómodos velcros .

En este contenido del Leroy Merlín te explican los diferentes tipos de mosquitera, cuál debes elegir y te introducen el siguiente vídeo para que aprendas a instalarlas

Prevenir las picaduras de mosquitos en niños y bebés. Repelentes

Desde que el ser humano ha poblado el planeta ha buscado todas las maneras posibles de eliminar de su lado la molesta y nociva presencia de los mosquitos hematófagos y ha encontrado en los repelentes una de las mejores formas de quitárselos de encima.

Repelentes químicos sintéticos

La química es un medio esencial donde se desenvuelven los insectos. Muchos de ellos a través de antenas, glándulas especializadas y otro tipo de receptores biológicos de sustancias químicas, se comunican entre sí, descubren aspectos de la realidad, atacan a sus presas o depredadores…

Los repelentes químicos afectan a esos receptores ahuyentando a los temidos mosquitos de nuestro alrededor.

Las moléculas más usadas en los repelentes de la actualidad son la dietiltoluamida (DEET) y el ftalato de dimetilo (DMT).

Actualmente se empieza a usar y recomendar el  hidroxietil isobutil piperidina carboxilato (Picaridin con nombre comercial Bayrepel), que tiene una eficacia similar al DEET.

Debes ser muy consciente que estas sustancias no son inocuas.

Recientemente se han puesto muchas objeciones al empleo al DMT, ya que el ftalato de dimetilo puede interferir en el desarrollo neurológico de los niños.

El DEET es el rey de los repelentes sintéticos, el más comercializado y conocido de todos.

La American Academy of Pediatrics (AAP) hace unas recomendaciones muy precisas del uso de la dietiltoluamida en niños y bebés:

  • Recomienda, para niños mayores de 2 meses de edad, productos con DEET en concentraciones de 10% a 30%. En niños menores de 2 meses, desaconseja su uso.
  • La eficacia es similar para  concentraciones de 10% a 30% de DEET, pero la duración del efecto varía. El primero dura 2 h y el segundo 5 horas.

Consejos para el uso de repelentes sintéticos en niños

  • Guardar el repelente fuera del alcance de los niños.
  • Aplícalo en tus propias manos, no en la de los niños. Ellos tienden a llevárselas a la boca y los ojos.
  • Nunca dejar que un niño se aplique el repelente a sí mismo.

  • Es preferible que elijas marcas comerciales conocidas, ya que te van a aportar un mayor grado de confianza.
  • Fundamental que tengan un etiquetado legible en el que se especifique las concentraciones del principio activo. Verifica no haya pasado la fecha de caducidad.

  • Como norma general, se aconseja aplicar los repelentes químicos en la ropa (en la superficie externa, nunca en la interna) de los niños antes que en la piel, pues son absorbidos por la vía cutánea.
  • No se debe aplicar sobre heridas abiertas y mucosas.
  • Hay que lavar el repelente a los niños cuando vuelven a un espacio interior.
  • Hay que lavar la ropa en la que se haya aplicado repelentes. Nunca reutilizarla sin lavar.

Remedios caseros para las picaduras: repelentes naturales

Los remedios caseros naturales de toda la vida son mucho menos efectivos que los sintéticos pero tienen la ventaja de su baja o nula toxicidad.

Limón y clavo. Introduce semillas de clavo en la pulpa de medio limón. La parte gruesa de las semillas debe quedar expuesta hacia el aire. Sitúa cada medio limón dentro de un recipiente en las habitaciones donde suelan estar los pequeños..

Hojas de eucaliptus. Cuécelas y rellena recipientes pequeños (tipo yogurt) con el líquido resultante y repártelos por las diferentes estancias y junto a las ventanas.

Lavanda. Mezcla un aceite o loción para niños con aceite de lavanda y aplícaselo a la piel del pequeño.

Citronela. El aceite de citronela es uno de los remedios naturales más usados contra los mosquitos. Su eficacia ha sido ampliamente demostrada. Se emplea en lociones, velas o ambientadores. Se desaconseja su aplicación en la piel de niños menores de 3 años, pues puede provocar casos de dermatitis. En niños de esa edad, ha de aplicarse sobre su ropa.

Albahaca y manzanilla. Puedes frotar ambos compuestos sobre la piel. Además, tomar infusión de manzanilla puede tener efectos repelentes sobre los mosquitos.

Plantas. Puedes colocar plantas en las ventanas con reconocidas cualidades repelentes de mosquitos como la albahaca, geranios, citronela (Pelargonium Citrosum)…

Aceite de almendras dulces y esencias de albahaca y geranio. Mezcla 100 ml del primero con 20 gotas de esencia de albahaca y 20 de geranio. Apto para bebés y niños.

Soluciones de dudosa eficacia

Emisores eléctricos de ondas antimosquitos. Numerosos estudios científicos niegan la utilidad de los REM (repelentes electrónicos de mosquitos). Son un timo.

La vitamina B1 disminuye la sensación de picor, pero no ha podido ser demostrada su eficacia como repelente. La picadura sigue estando ahí, pero el dolor es menor. En los niños, tan aficionados a frotarse las picaduras, no es en absoluto aconsejable.

Conclusiones

Te hemos propuesto un arsenal de medidas para mantener alejados a los mosquitos de tus pequeños.

Esperamos que el buen tiempo no se traduzca en picaduras en las suaves e inocentes pieles de tus hijos.

No te vuelvas loco, muchos remedios químicos tienen cierto grado de toxicidad, no generes un mal mayor de uno menor. Ante todo, ya sabes, sentido común y seguridad.

Disfruta del buen tiempo con niños y bebés sin mosquitos.

[Total: 17   Promedio: 3.7/5]

Источник: https://www.babysalus.es/picaduras-mosquitos-ninos-bebes/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: