¿Cansado de su actividad extraescolar?

Actividades extraescolares: seis claves para que sean beneficiosas y no sobrecargar a los niños

¿Cansado de su actividad extraescolar?

Con el comienzo del nuevo curso escolar también llegan las actividades extraescolares. Ballet, fútbol, taekondo, natación, patinaje, música y teatro, entre otras tantas, son algunas de las actividades que ocupan la agenda de los niños aparte de su jornada escolar.

Muchas de ellas son actividades educativas y enriquecedoras para el desarrollo de los más pequeños, siempre que les dejen tiempo para el descanso y el juego.

Sin embargo, debemos tener cuidado de no sobrecargar a los niños ya que un exceso de exigencia puede provocarles un estrés innecesario y no acorde a su edad.

Os damos seis importantes claves a tener en cuenta antes sobre las actividades extraescolares.

¿Le has preguntado a tus hijos qué quieren hacer? Parece una obviedad, pero a veces prima más el deseo de los padres por la actividad que la del propio niño. Queremos que sean los mejores al tenis o que aprendan chino, pero no tiene sentido que les forcemos.

En ocasiones simplemente decidimos por ellos, sin tener en cuenta sus verdaderos gustos e intereses. Es posible que nuestra organización familiar no nos permita que el niño o niña elija cualquier actividad (por precio, por horarios…). Pero casi siempre existen varias posibilidades.

2) Que sea acorde a sus gustos

No hay una actividad extraescolar ideal, ya que cada niño tiene sus propios intereses. La mejor actividad extraescolar para tu hijo será aquella que haga que se sienta bien, que la disfrute, que no rechace algo que debería ser una afición, un entretenimiento, aparte de que le aporte beneficios a nivel físico o intelectual.

La actividad extraescolar ideal para tu hijo es aquella que le proporcione un aprendizaje entretenido y significativo, que haga con gusto y no le provoque un estrés añadido.

No todos los niños tienen los mismos intereses. Algunos son de actividades más físicas, mientras que otros se decantan por las más artísticas.

En el caso de los deportes, fomentan la práctica de ejercicio y la participación en equipo. Son recomendables para los niños de carácter más retraído pues contribuyen a la sociabilización, favorece las relaciones y pueden hacer nuevos amigos.

Las actividades artísticas como la música, el dibujo o la pintura son más indicadas para los niños que de forma natural tienen interés por alguna de ellas o muestran una sensibilidad especial.

3) No sobrecargarlos

Las actividades extraescolares han de realizarse en su justa medida, ya que apuntar a los pequeños a más extraescolares de la cuenta puede acarrearles consecuencias negativas, haciendo que se desvanezca por completo el objetivo inicial de este tipo de actividades.

Sobrecargar la «agenda» de los niños incluso podría repercutir negativamente en ciertas habilidades cognitivas de los niños, y provocarles estrés y ansiedad por la presión de «no llegar a todo».

La medida más conveniente surgirá de observar al niño pues depende de cada niño y de sus circunstancias personales. Para un niño de 5 años una actividad extraescolar dos veces por semana puede resultar agobiante mientras que para otro puede ser la medida perfecta.

Lo importante es hablar con tu hijo y observar su comportamiento para saber si está entusiasmado, aburrido o cansado. En consecuencia, se ajustará la frecuencia de las clases a lo que sea más conveniente para el niño.

4) Dejarles tiempo libre

Las actividades extraescolares pueden ser muy enriquecedoras, pero los niños también deben disponer de tiempo libre. Algunos padres se obsesionan con ocupar su agenda sin un minuto libre, aunque en muchos casos es culpa de una deficiente conciliación.

Pero lo importante son los niños. Recordemos que tras la larga jornada escolar muchos niños traen deberes para hacer en casa, por lo que sobrecargar su agenda con extraescolares les deja sin tiempo para jugar con otros niños o disfrutar en familia, algo también necesario para su desarrollo.

5) No forzarlos

Las extraescolares son también una oportunidad para que los niños descubran su talento, pero no alarguemos una actividad que vemos que no «funciona» con nuestro niño, incluso aunque sea la en principio él había escogido.

Lo único que conseguiremos es que acabe aborreciéndola. A lo mejor no es el momento adecuado y el próximo año quiera volver a intentarlo.

6) Debe ser un disfrute y no una obligación para el pequeño

Es normal que haya días que le de pereza, pero es importante que estemos atentos a señales de que ya no disfruta de lo que hace.

Idealmente, podemos buscar actividades para hacer con ellos como por ejemplo yoga, teatro, expresión corporal, etc. De esta forma, la actividad cumple su función educativa y además compartimos con ellos un tiempo precioso, fuera de las rutinas cotidianas.

El exceso de actividades extraescolares en los niños propicia el estrés infantil que se manifiesta con dolores de cabeza, dificultad para conciliar el suelo, falta de apetito, cansancio crónico, etc. También repercute en la imposibilidad de expresar o controlar sus emociones y en preocupaciones que no son acordes a su edad.

En Bebés y más | Nueve beneficios para los niños que aporta estudiar interpretación

Источник: https://www.bebesymas.com/educacion-infantil/actividades-extraescolares-seis-claves-sean-beneficiosas-no-sobrecargar-a-ninos

Actividades extraescolares: beneficios y límites

¿Cansado de su actividad extraescolar?

Cada vez es más habitual que los colegios hagan jornadas continuas y que los niños después de comer ya tengan toda la tarde libre.

Para otros, las clases terminan alrededor de las 16 o las 17 horas y sin embargo tienen muchas cosas por hacer hasta la hora de cenar.

Los padres no siempre podemos estar con nuestros hijos cuando éstos terminan su jornada escolar y por eso las actividades extraescolares son la mejor solución para la mayoría.

¡Tus vacaciones familiares con Muchosol!

Por otra parte, los niños tienen que disfrutar del tiempo libre para hacer aquello que más les gusta: deportes, música, arte… ¿Y qué mejor forma que hacerlo cuando terminan las clases?, ¿no? Pero, ¿realmente es lo que los más pequeños quieren? ¿Nos escudamos a veces en estas actividades por no poder pasar más tiempo con ellos?

Beneficios de las actividades extraescolares

Las actividades extraescolares pueden resultar muy beneficiosas para los pequeños

Cuando terminas de trabajar seguro que llegas a casa cansado, aunque hayas estado todo el día sentado en la oficina. Pues a los niños les ocurre lo mismo.

Los adultos pensamos muchas veces que “ojalá pudiéramos volver al cole en vez de ir al trabajo”, pero para ellos son jornadas largas y agotadoras. Cada día es un reto nuevo: tienen que esforzarse, estudiar, aprender nuevos conceptos y por ello también necesitan tener al día un rato de desconexión.

Por eso, uno de los beneficios de las actividades extraescolares es que sirven para olvidarse de los pequeños conflictos que hayan tenido a lo largo del día, porque aunque sean niños también tienen sus propios problemas.

Generalmente, las actividades que realizan los niños son las que a ellos más les gusta (o eso debería ser).

Algunos se decantan más por los deportes y otro niños se inclinan más hacia el arte… Pero nunca hay que olvidar que estas actividades fuera del horario lectivo deben ser amenas y formativas, pero sobretodo deben ayudarles a desconectar.

Desde el momento en el que se conviertan en una obligación o que les absorban demasiado tiempo libre, habría que replantearse su utilidad.

La mayoría de las actividades extraescolares se realizan en grupo, por lo que la interacción con los compañeros está asegurada, de ahí que sean perfectas para que los más pequeños aprendan a socializar.

Aunque pensemos que en el colegio ya están rodeados de amigos, este tipo de actividades les sirve para ampliar círculos sociales, ser más extrovertidos, conocer niños con intereses comunes y, en definitiva, a llevar a cabo tareas en equipo.

  • Creatividad y responsabilidad

En casa o en el colegio los niños están en un entorno “conocido”, por ejemplo tienen la seguridad de tener a sus propios amigos, se respaldan en sus padres o en el profesor ante un problema… En una actividad extraescolar les toca ser más independientes, desarrollar su creatividad y ser más responsables ya que han salido de esa zona de confort. Además, al tratarse de actividades que les gusta realizar, los niños sacan lo mejor de ellos y se esfuerzan para seguir adelante con aquello que tanto les motiva.

Límites de las actividades extraescolares

Los niños deben poder aportar su opinión acerca de la actividad que va a desarrollar

Muchas veces pensamos que como son niños no tienen la más mínima capacidad de decisión, y lógicamente en muchas circunstancias es así, pero cuando hablamos de su tiempo de ocio debemos hablar con ellos. Muchos adultos se sorprenderían de lo que su hijo puede llegar a opinar si mantiene una conversación “seria” con su pequeño. No hay que subestimarles y debemos tener en cuenta que desde una edad temprana son capaces de saber qué quieren y qué no les gusta. Habrá actividades que los padres quieran que realicen para mejorar su formación (como estudiar idiomas o ir a clases de refuerzo), en ese caso se recomienda hablar con los niños sobre los beneficios de su asistencia y de ninguna manera plantearlo como una imposición.

  • ¿Extraescolares o guardería?

Te has planteado apuntar a tu hijo a una actividad extraescolar, ¿porque realmente lo necesita o porque no puedes estar ese tiempo dedicado exclusivamente a él? Si tu respuesta es la segunda opción tienes que plantearte varios aspectos.

El primero es si realmente tu hijo es feliz haciendo esa actividad, después si no hay otra solución en la que pueda aprovechar mejor ese tiempo (estar con amigos, familiares, jugar…), y por último, ¿has pensado en que pronto será adolescente y tomará sus propias decisiones? Como sabes, el tiempo con los niños vuela así que haz que su infancia sea lo más feliz que puedas y disfruta todo lo posible a su lado.

Por supuesto hay que tener en cuenta que todas las actividades extraescolares tienen un coste económico y a veces podemos ahorrarnos ese gasto.

¿Realmente le gusta al niño? ¿Hay otra forma de emplear ese tiempo en otro tipo de actividad? Puede que esté asistiendo a clases de natación durante todo el año y no le atraiga nada esa actividad.

Tú, como padre o madre, estás invirtiendo tu dinero y quizá con un campus de verano tu hijo perfeccione su técnica de natación y aproveche más el tiempo que a lo largo de la temporada escolar.

  • Insistir en una actividad

Otro grave fallo que cometen muchos padres es insistir en que sus hijos realicen lo mismo año tras año.

Si al niño le gusta y le motiva por supuesto que sí, pero, ¿qué ocurre cuando no es feliz tocando el piano y sus padres le obligan a hacerlo? ¡Que lo acaba odiando! Por eso insistimos de nuevo en el diálogo con los pequeños, y si hay una actividad que sí creemos que será útil en su futuro como hay que hacerle ver el lado positivo, pero nunca convertirlo en una imposición.También es muy común que muchos padres proyecten en sus hijos sus motivaciones y frustraciones. Si no lograste ser campeona de gimnasia rítmica, no obligues a tu hijo a entrenar todos los días de la semana para que él sí lo sea.

Y tú, ¿a qué actividades extraescolares quieres apuntar a tus hijos? Después de leer este artículo debes valorar bien los beneficios que le pueden reportar al niño, y sobre todo tener en cuenta que es necesario dialogar con él para conocer si esa actividad es la que el pequeño realmente quiere.

Источник: https://www.muchosol.es/escapes/actividades-extraescolares

Actividades extraescolares sí, pero con medida

¿Cansado de su actividad extraescolar?

Por supuesto que las actividades extraescolares son positivas para los niños. En toda su diversidad, son altamente favorables para su educación, su rendimiento académico y su propia felicidad.

Sin embargo, es importante valorar estas actividades, evaluar cuáles serán las mejores para tu hijo y decidir en familia (es decir, el niño también) qué actividades realizará.

La importancia de implicar al niño

¿Por qué es importante que tu hijo sea partícipe de la elección de las actividades extraescolares que realizará?

A priori, parece lógico que el niño pueda opinar sobre qué le gustaría hacer y qué no, aunque no siempre concuerde con sus padres.

Hay niños que no querrán hacer nada, obviamente, y es en estos casos cuando más importante es que sientan que son ellos los que deciden su actividad.

Proponedlo como un juego en el que tenéis que decidir, por ejemplo, tres o cuatro actividades que le gustaría hacer después de clases.

Después, entre todos, iréis diciendo qué cosas buenas y malas tiene cada actividad, como el horario, la exigencia, la dificultad, el desconocimiento, etc.

Al final podéis decidir hacer una o dos actividades, según un consenso general que podéis ir guiando conforme veáis las ventajas e inconvenientes de cada actividad.

Es vital que el niño tenga algo de opción, de opinión y de decisión, ya que de esto depende mucho su implicación en lo que haga, y, por supuesto, también su felicidad y su ánimo general.

Si está en una actividad extraescolar que le desagrada o le parece tediosa, se convertirá en una carga muy pesada, cuando en realidad debe ser un momento de aprendizaje, pero también de diversión.

Claves en su desarrollo y crecimiento personal

Son muchos los aspectos positivos de las actividades extraescolares.

En primer lugar, y si hemos cumplido con la tarea de implicar al niño en su decisión, y por tanto, le gusta la actividad, ya tenemos un punto positivo: el agrado de dicha actividad.

Tu hijo se sentirá más feliz, más realizado y, por tanto, con menos probabilidades de sufrir algún problema emocional.

Todas las otras cosas que haga se verán, además, reforzadas. Por tanto, las actividades extraescolares son perfectas para niños con un estado de ánimo más bajo.

Obviamente, otro punto a favor es el propio aprendizaje que haga de la actividad. Es decir, aprenderá a hablar en inglés, a tocar la guitarra, a jugar a fútbol… Aprenderá, sea lo que sea, lo cual siempre es inmejorable.

Y no sólo aprenderá la tarea en sí, sino que también se entrenará en ser más responsable, organizado, hábil, atento, puntual… Es decir, potenciará al máximo sus propias capacidades y su desarrollo personal.

Tampoco hay que olvidar el aspecto social de las actividades extraescolares.

Es en éstas donde aumentará su círculo de amistades, conocerá compañeros nuevos con los que puede surgir una amistad que los una de por vida.

Es más, desarrollará sus habilidades sociales, como su comunicación.

No sobrecarguéis a vuestro hijo

Pero igual de importante es no saturarle con múltiples actividades. Sí, es altamente positivo que realice alguna actividad extraescolar.

Es más, lo ideal sería que realizase una que supusiese un paso adelante en su educación y aprendizaje, como puede ser estudiar inglés, y otra que significase un plus en su estado de ánimo y su estado físico, como puede ser algún deporte, pero no ir añadiendo actividades por el simple hecho de sumar.

No siempre más es mejor, y en este caso tampoco. No le apuntéis a cuatro actividades con el fin de que aprenda o se divierta muchísimo, porque es probable que no haga ninguna de las dos cosas.

Y, por supuesto, no lo hagáis con la única intención de que esté distraído y no moleste en casa, porque entonces sí se podrá convertir en un completo desastre.

No olvidéis que, aunque son niños y tienen mucha energía, también necesitan descansar y pasar tiempo en casa y en familia.

Si está en el colegio desde las ocho hasta las cinco y luego se pasa hasta las nueve con actividades extraescolares, llegará a casa cansado física y mentalmente y sin tiempo ni ganas para estudiar ni hacer deberes.

Recordad que no pueden estar trabajando todos los días: necesitan descansar y divertirse, y de vez en cuando no hacer nada; en definitiva, necesitan ser niños.

¡Compartir es vivir!

Источник: http://www.elportaldelhombre.com/con-hijos/item/805-actividades-extraescolares-si-pero-con-medida

¿Cómo estudiar inglés como actividad extraescolar?

¿Cansado de su actividad extraescolar?

Apuntarse a clase de inglés es una de las cosas más típicas de la vuelta al cole. En septiembre las clases de inglés se disparan y son la materia más demandada de todo el curso. El inglés como actividad extraescolar se ha convertido algo imprescindible en la mayoría de alumnos.

El inglés es la lengua internacional y es la forma de comunicarse viajes a donde viajes. Hasta hace unos años te abría muchas puertas, hoy en día es obligatorio para la mayoría de trabajos. Por lo tanto es casi obligatorio reforzar el nivel de inglés que se imparte en los centros.

Es hora de elegir extraescolar para nuestros hijos y estas tienen muchísimos beneficios. Aunque el inglés sea una asignatura obligatoria desde la primaria a menudo no es suficiente con una hora diaria en una clase con muchos alumnos. Hace falta un refuerzo extra y con unas tres horas a la semana es más que suficiente.

Los beneficios de aprender inglés en extraescolares

El inglés que se imparte en colegios e institutos asienta las bases del idioma, normalmente los alumnos acaban hablándolo con un nivel medio. Pero si quieres seguir aprendiendo inglés y dominarlo para hablar sin problemas con un nativo hay que hacer más cosas.

Encuentra a profesor particulares para extraescolares

Hay extraescolares de inglés para todo tipo de bolsillos y necesidades, pero primero veremos ¿por qué tengo que apuntar a mi hijo a clases de inglés?

  • Mejora speaking: algo que no se suele tocar mucho en las escuelas es todo lo que tiene que ver con la conversación. A veces se tiene poco tiempo para ponerse en pequeños grupos y hablar. Esto es algo que se suele hacer en academias, con profesores particulares y en actividades específicas de conversación.
  • Vocabulario: siempre se puede enriquecer el vocabulario, por muchas palabras que sepas nunca serán suficiente. A menudo, no es que el inglés de la escuela sea malo, es que es un idioma tan extenso que nunca será suficiente. En las actividades extraescolares se refuerza el vocabulario con palabras y expresiones que no da tiempo enseñar en el cole.
  • Autoaprendizaje: las actividades extraescolares forman parte del tiempo libre y ayudan a que aquellos que la practican se organicen mejor. Intenta hacerles participe de la decisión de recibir clases de inglés y será mucho más responsable.
  • Aprenderá más y mejor: tener más horas de inglés, aunque sea en forma de juegos y actividades hará que se lo tome más en serio. Que vea el inglés como algo con de peso dentro de sus estudios y puede que hasta le acabe llamando la atención profesionalmente.
  • Es divertido: por último las clases extraescolares de inglés suelen ser muy distintas a las obligatorias, hay profesionales que se toman muy en serio su trabajo y saben que cuando un niño llega a clases de inglés por la tarde está cansado de todo el día y es imposible enseñarle nada si no es jugando. Por la mayoría de actividades son muy divertidas y suelen hacer amigos que guardan para toda la vida.

Las extraescolares tienen muchas cosas buenas, no solo las que tienen que ver con los idiomas, aunque estas son las más demandadas. Pero tenemos que tener cuidado y no sobrecargar las agendas de nuestros hijos o se volverá algo contraproducente.

Formas de aprender inglés en extraescolar

Hay muchas formas de aprender inglés. Hay muchos tipos de actividades que se pueden hacer por las tardes y que pueden aumentar el nivel de inglés de los más pequeños, veremos algunos ejemplos:

  • Academias: la forma más tradicional y popular de enseñar inglés fuera del cole. Las hay de todo tipo, la oferta es muy extensa en casi todos los lugares. Para elegir una buena academia puedes marcar unos objetivos y necesidades e ir preguntando por tu zona y dejarte seducir por lo que tengan que contarte.
  • Profesores particulares: es la forma de aprender inglés más personalizada que existe y puede que la más productiva, si de verdad quieres aprender bien inglés es la mejor opción. Aprenderás lo que necesites, al ritmo que necesites y de la forma en la que lo necesites.
  • Extraescolar de los centros: muchos centros ofrecen clases de inglés por las tardes y suelen estar a medio camino entre las clases obligatorias de por la mañana y las clases de una academia.
  • Actividades culturales: ir al teatro en inglés, ver musicales en inglés o cuentacuentos. Hay cientos de actividades en todas las ciudades que se hacen en inglés para que aprendan mientras se entretienen. Solo tienes que informarte, sobre todo en los centros cívicos y culturales sobre la agenda educativa.
  • Cine, series y videojuegos: también puedes usar la cultura, pero sin salir de casa. Puedes ver series o películas de una forma más educativa y hacerlo tomando notas y resolviendo dudas, para ello hay profesionales que implantan esta forma de aprender en sus clases.
  • Otro tipo de actividades: hay mucho tipo de actividades que puedes hacer para aprender inglés. Hay actividades de intercambio de idiomas, viajes cortos o campamentos de vacaciones en inglés. No cierres tu mente a las típicas actividades extraescolares y explora todas las posibilidades que existen.

Hay varias formas de apuntar a un niño a clases extraescolares.Ten en cuenta que los niños pueden tender a sobrecargarse y por eso debes tener mucho cuidado a la hora de elegir este tipo de actividades. Intenta que sean divertidas y entretenidas, es la mejor manera de aprender y que el inglés no se vuelva una tortura.

Источник: https://www.tusclasesparticulares.com/blog/como-estudiar-ingles-como-actividad-extraescolar

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: