Causas de la hipogalactia

Cómo tratar la hipogalactia

Causas de la hipogalactia

La hipogalactia es la falta o escasez de leche materna durante la lactancia, por tanto; no permite alimentar y satisfacer nutricionalmente al bebé.

La producción de leche materna depende de la estimulación del pecho y de su vaciado.

Así, la hipogalactia es un transtorno multifuncional y puede implicar más de un factor como un manejo deficiente de la lactancia sumado a que el bebé no succiona lo suficiente, por ejemplo y, por tanto tampoco es capaz de vaciar el pecho de la madre.

Causas de la hipogalactia

  • Patologías de la madre. Algunas enfermedades como el hipotiroidismo, la obesidad, mórbida, el síndrome de los ovarios poliquístico, la retención de la placenta durante el embarazo o el síndrome de Sheenan -hemorragia grave durante (o tras) el parto- pueden alterar la producción de leche.
  • Alteraciones del pecho. Una cirugía mamaria o torácica puede alterar la transmisión de los estímulos nerviosos a través del tejido cicatricial para que las hormonas fabriquen leche.
  • Tejido glandular insuficiente o hipoplasia. En ocasiones y normalmente a causa de las hormonas, el desarrollo de algunos pechos en insuficiente. No se refiere al tamaño, sino la glándula mamaria que no se ha desarrollado lo suficiente y su producción de leche es limitada. Los pechos con hipoplasia poseen aureolas muy grandes, bulbosas, con formas tubulares, etc.
  • Mal manejo de la lactancia. En ese caso, la producción de leche suele ser la correcta, pero no así el vaciado del pecho.
    • En algunos casos, se debe a la lactancia insuficiente o demasiado controladas por la madre con tiempo exacto por cada pecho. Con este método, el bebé no extrae toda la leche que necesita y se falsea la producción.
    • En otras ocasiones, el bebé no se agarra bien al pecho por una mala postura o por la existencia del frenillo sublingual o corto. Cuando el frenillo es más corto, la lengua se encuentra sujeta al suelo de la boca y no puede realizar los movimientos necesarios para que el bebé pueda por ello puede ocasionar hipogalactia.
    • También es posible que el bebé no sea capaz de estimular la glándula mamaria por ser demasiado dormilón y/o no ejercer demasiada presión. En este caso, al extraer poca leche, la producción de ésta baja.

Tratamiento contra la hipogalactia

Si bien la hipogalactia debe diagnosticarla un  especialista, hay dos máximas que pueden orientarte sobre si la producción de leche no es la adecuada. Por una parte, si el peso que gana el bebé es escaso y por otra si las micciones del bebé son de escasa cantidad de orina concentrada y las deposiciones son escasas, oscuras o verdosas a partir del quinto día de vida.

Si se detecta una producción insuficiente de leche, lo primero que debe hacerse es mejorar el estímulo del pecho y maximizar la succión y frecuencia de las tomas de leche.

Posiciones para dar el pecho

  • Posición de cuna. Siéntate en una silla con apoyabrazos o en una cama con almohadas. Sujeta al bebé con los brazos y colócale la boca delante del pezón haciéndole cosquillas en los labios para que se agarre. Mientras, las piernas van hacia el lado del otro pecho con las rodillas pegadas al cuerpo.
  • Posición de futbol americano. Siéntate con la espalda recta y sostén al bebé con que la mano del mismo lado del pecho con el que vas a darle de mamar. Sitúa la cara del bebé frente al pezón y el resto del cuerpo del peque quedará bajo el brazo, su estómago debe quedar a tu costado. Con esta posición se drenan los conductos de la cara externa de los pechos y prevenir posibles obstrucciones así como la mastitis.
  • Acostada de lado. Esta posición, es recomendada para aquellas mujeres que han sufrido una cesárea ya que permite descansar. Acuéstate de lado con diversas almohadas en la espalda y haz lo mismo con tu bebé. Acerca la cara del peque hasta el pecho y si ves que se da la vuelta o no logra sostenerse, sujétalo con la mano. También puedes voltear al bebé y que las piernas esté de cara a ti, en este caso sería una posición acostada de lado y a la inversa.
  • Posición sentada. En este caso, debes sentarte en una silla con la espalda recta y sentar al bebé a horcajadas en tu pierna. Coloca la cara del bebé frente al pezón e intenta que esté está hacia arriba, así el pecho descansará sobre el labio inferior del bebé. Con una mano sujeta al bebé y con la otra agarra su cabeza.

Algunas plantas y hierbas pueden ayudar con la producción de leche.

Promil de Humana Baby es un complemento alimenticio natural formulado a partir de extracto de cardo mariano .

Cuidado con la falsa hipogalactia

La inseguridad de no alimentar correctamente a su hijo, hace que muchas madres piensen que no producen suficiente leche para su bebé. La sospecha viene dada por motivos muy diversos: la madre cree que el bebé se queda con hambre porque llora, porque durante un rato sale poca leche del peso, porque al recién nacido le cuesta ganar peso…

Todas estas percepciones vienen dadas por el estrés y la fatiga tras el parto, así como por enfrentarse a una situación desconocida como es amamantar a una personita. Es importante no autodiagnosticarse hipogalactia y acudir a un especialista ya que la leche materna es el mejor alimento para los primeros meses de vida del bebé.

Toda la gama Humana para tu bebé en PromoFarma.com

Cargando…

Источник: https://www.promofarma.com/blog/bebes-y-mamas/como-tratar-la-hipogalactia/

¿Qué es la hipogalactia?: causas

Causas de la hipogalactia

  • ¿Qué es la hipogalactia?
  • Causas 
  • Tratamiento de la hipogalactia

La hipogalactia es un síndrome caracterizado por la escasez de leche.

Cuando el peso del bebé amamantado exclusivamente sea claramente insuficiente, a pesar de amamantarlo con frecuencia y a demanda.

La hipogalactia se detecta durante los primeros días, si el bebé no realiza suficientes deposiciones, orina poco y se muestra, o bien muy letárgico e inactivo, o bien demasiado inquieto, ansioso y desconsolado, sin mostrar nunca signos de saciedad. Es necesario tener en cuenta las sensaciones de las madres en relación a la lactancia; si se nota el pecho más lleno antes de las tomas y más blando después, si detecta cambios relacionados con la subida de la leche, entre otros.

Causas

En general, la producción de leche depende de la correcta estimulación del pecho y su adecuado y frecuente vaciado.

Por lo que, en la mayoría de las mujeres con baja producción, existe un problema de bajo estímulo por dificultades de succión en el bebé. En ocasiones, se trata de tan solo un problema de horas de sueño, y una succión débil y poco eficaz.

Muchos bebés que pasan demasiado tiempo durmiendo y/o que maman con poca fuerza y durante poco tiempo en cada toma, son la causa de una hipogalactia secundaria y circunstancial.

Esta causa de escasez de leche es relativamente frecuente y fácil de corregir al modificar la causa y aumentar la estimulación del pecho a base de extracciones y/o animando al bebé a hacer más tomas, más largas y más eficaces.

En otras ocasiones las causas de una hipogalactia son la dificultad de succión por motivo estructural o funcional. Los bebés encuentran dificultad para mamar porque no pueden mamar con suficiente eficacia para extraer toda la leche que necesitan y para estimular la producción de la madre.  A continuación, enumeramos algunos ejemplos:

  • Anquiloglosia (frenillo sublingual corto)
  • Retrognatia o micrognatia (mandíbula inferior muy retraída o reducida)
  • Hipotonía / hipertonía (falta del tono muscular adecuado para realizar los movimientos de succión acompasados necesarios)
  • Debilidad por inmadurez o enfermedades (prematuridad, cardiopatías, síndromes genéticos, etc)
  • Labio leporino, paladar hendido y otras malformaciones orofaciales
  • Traumas o lesiones relacionados con el nacimiento (heridas de fórceps, ventosa, etc)

Tratamiento de la hipogalactia

Si tenemos la sospecha de tener baja producción de leche, el mejor tratamiento será la de mejorar el estímulo y maximizar la succión y la frecuencia de las tomas, complementándolas con extracciones oportunas y eficaces, manuales y/o mecánicas, con el uso de instrumentos y técnicas más adecuados. Generalmente, se recomienda llevar a cabo entre 7 y 10 extracciones diarias, de ambos pechos, con una duración de entre 5 y 20 minutos dependiendo de la velocidad con que fluya la leche.

Es recomendable aumentar el tiempo de estimulación a un minuto más desde que deja de salir la leche. Pero también es importante que las sesiones no sean demasiado largas (mejor dos sesiones de 15 minutos que una sola de 30) y que no puedan dañar el pecho.

Es fundamental buscar el extractor que mejor se adapte a la madre, tanto en tamaño del embudo como en intensidad de succión. Tenemos que tener en cuenta que los masajes previos para estimular y combinar la extracción manual con la extracción mecánica son una muy buena ayuda.

Es mucho más eficaz realizar extracciones cortas y frecuentes que largas y espaciadas.

Una de las últimas posibilidades a las que poder recurrir es al uso de galactogogos, sustancias que aumentan la producción de leche.

Los de efectos más probados y fiables son los farmacológicos y en concreto la domperidona (motilum) que a dosis altas presenta como efecto secundario el incremento de prolactina (lo que aumenta la producción de leche).

En cualquier caso, el uso de medicamentos tendrá que ser supervisado por nuestro especialista en salud de la mujer. Además, existen otros galactogogos, naturales o herbales, que en general han demostrado una escasa o nula eficacia.

Posiciones que ayudan a dar el pecho:

  • Posición de cuna.
  • Posición de futbol americano.
  • Acostada de lado.
  • Posición sentada.

Источник: https://cpedrosa.com/que-es-la-hipogalactia-causas/

Hipogalactia: ¿Todas las mujeres tienen leche?

Causas de la hipogalactia

Tener leche ‘suficiente’ o no (lo que conocemos como hipogalactia) es un tema que nos preocupa a todas las mujeres cuando estamos embarazadas de nuestro primer bebé. Inevitablemente, por nuestra cabeza rondan todo tipo de dudas e inseguridades: ¿Produciré leche? ¿Será de buena calidad para alimentar a mi hijo/a?

A muchas de nuestras madres les pasó. Ellas ‘no pudieron’ dar teta, lo que nos hace pensar: «Si ella no pudo, yo tampoco podré».

Sin embargo, nuestro cuerpo de mujer mamífera está preparado fisiológicamente para alimentar a nuestra cría. Si no fuera así, el ser humano se habría extinguido hace tiempo, ya que la leche de fórmula es un invento relativamente reciente (siglo XX).

El cuerpo humano es una máquina perfecta cuyos órganos cumplen diversas funciones: el corazón bombea la sangre para distribuirla por todo el cuerpo, los riñones la filtran y depuran y los pulmones captan el oxígeno y eliminan el dióxido de carbono. Pues bien, la glándula mamaria, es el órgano que produce la leche para alimentar a la cría.

Cuando estamos embarazadas no nos planteamos que nuestro corazón no funcione, ni nuestros pulmones, ni nuestros riñones, pero sí dudamos de nuestra glándula mamaria, de nuestros pechos. ¿Por qué?

Evidentemente, existen las enfermedades. Hay mujeres y hombres con problemas cardíacos, pulmonares y renales, y al igual que eso, hay mujeres con disminución en la producción de leche (hipogalactia). Pero… ¡son la minoría! Menos de un 5% de mujeres tiene un problema real, una causa justificada de hipogalactia.

Aun así, en nuestro entorno, oímos infinidad de mujeres que no pudieron dar el pecho por eso: porque no tuvieron leche. Misteriosamente, de ese 5% pasamos al 80% por lo menos. Pero eso ¿por qué? ¿Qué está pasando? ¿Hay una epidemia de mujeres con hipogalactia?

Causas médicas de baja producción de leche

Sí. ya hemos dicho que hay un 5% de mujeres que no van a producir leche suficiente por un problema real. Vamos a ver cuáles son:

1) El problema está en la glándula mamaria

  • Hipoplasia mamaria o falta de desarrollo del tejido mamario. Las mujeres que la tienen no experimentan aumento de tamaño del pecho durante el embarazo y ni tampoco subida de leche. Estos pechos tienen formas diversas, pueden ser excesivamente pequeños, casi ausentes, o también en forma tubulares con areola muy grande y sobre todo gran espacio entre ellos. Pero lo que los caracteriza es la escasez de tejido glandular. Esto no quiere decir que un pecho por ser pequeño no produzca leche, ya que habitualmente el tamaño del pecho se relaciona con la cantidad de grasa y no de glándula, pero debemos estar atentas a las señales que comenté anteriormente: crecimiento del mismo durante el embarazo y subida de la leche.
  • Intervención quirúrgica. En general, el implante de prótesis mamaria no es un problema, siempre que la incisión no sea por la areola (se pueden cortar conductos). Lo más importante es descartar que el motivo de la intervención fuera una hipoplasia mamaria. En el caso de reducción mamaria, sí que puede haber afectación al cortar los conductos galactóforos, aunque habría que valorar cada caso de manera individual.

2) Problemas hormonales

  • Hipotiroidismo/hipertiroidismo pueden ser motivo de hipogalactia: Una vez controlado con medicación (en ambos casos son compatibles), no afectaría a la producción de leche.
  • Retraso en la ‘subida de la leche’. Diversas enfermedades pueden afectar y retrasar esta subida. No significa que las mujeres no tengan leche, sino que la leche de transición se retrasa algunos días. Durante estos días, hay que controlar muy bien el peso del bebé, micciones y deposiciones y suplementar si es necesario (la primera opción, con leche materna extraída, si no es posible, con leche de fórmula). Estas son: Diabetes, síndrome de ovario poliquístico y obesidad.
  • Retención de placenta: La retención de placenta después del parto es algo bastante raro, pero puede bloquea la hormona que produce la leche, la prolactina.
  • Déficit de prolactina: La prolactina es la hormona encargada de estimular la producción de leche. Que se produzca de forma insuficiente es algo bastante raro y no tiene tratamiento. Puede estar asociado al síndrome de sheehan que es un infarto de la glándula que produce la prolactina a consecuencia de una grave hemorragia postparto.

Otras causas más habituales de baja producción de leche

Hemos visto las enfermedades que pueden ocasionar una baja producción de leche o un retraso en la subida de la leche. Sin embargo, hay otras causas, que en nuestro medio son más habituales y que justifican la mayoría de abandonos de la lactancia materna por este motivo.

  • Horarios estrictos en las tomas: Es decir, no realizar lactancia materna a demanda. Ésta ha sido la causa principal a lo largo de muchos años ya que esta recomendación se seguía a rajatabla hasta hace relativamente poco. Sin embargo, la producción de leche está ligada a la succión del bebé: cuanto más succione el bebé, mayor será la producción de leche. Un bebé que realiza tomas regladas dentro de un horario, sin margen para poder decidir cuándo hacerlas, no tiene manera de regular esa producción, por lo que finalmente la mujer ‘se queda sin leche’. Esto ocurre sobre todo ante una crisis de crecimiento, en la que el bebé tiene que aumentar su ingesta de leche en pocos días.
  • Separación madre-bebé: O lo que es lo mismo: retraso en la primera toma. El estímulo del pecho es muy importante que ocurra cuanto antes, idealmente en la primera hora de vida. Si hay una separación y el bebé no succiona en varias horas, puede influir tanto en la subida de la leche como en la cantidad de leche que producen las madres posteriormente.
  • Dificultad de succión del bebé: Si el bebé tiene algún problema de succión: frenillo lingual, succión inmadura… no estimula bien el pecho, por lo que éste no se vacía, y el cuerpo interpreta que no necesita producir tanta leche. Por ese motivo, la producción baja.
  • Mala posición al pecho: También esto puede ser una causa, siendo de hecho una de las más frecuentes. Si la postura no es correcta, puede que el bebé no saque bien la leche del pecho igual que en el caso anterior.
  • Mastitis: El tema de la mastitis es un tema constantemente en estudio, por lo que hay cambios constantes respecto a los tipos de mastitis y sintomatología. Aun así, se sabe que la inflamación de la mama o infección puede afectar a la producción de leche, aunque nada que no sea recuperable una vez solucionado el problema.
  • Medicamentos: Hay medicamentos como la cabergolina que se utilizan con la intención de inhibir (bloquear) a la prolactina y disminuir la producción de leche. Sin embargo, hay otros, que aunque no tengan esa finalidad expresa pueden dar esos efectos secundarios, como por ejemplo, los anticoconceptivos combinados, algunos antihistamínicos, etc. Siempre que haya una hipogalactia, debe revisarse la medicación que se está tomando por si alguno de esos medicamentos puede estar influyendo.

Cómo saber si tienes suficiente leche

Para saber si tu bebé se está alimentando bien hay que tener en cuenta varios aspectos: Estado general, peso, micciones y deposiciones. Si un bebé está engordando bien, está feliz y activo y hace caca y pis con normalidad, sin duda alguna está comiendo bien.

Da igual si este bebé toma pecho cada dos horas, o cada hora, se despierta entre 3-4 veces por la noche, sólo quiere estar con su madre y si lo suelta en el carrito o en la minicuna se despierta automáticamente.

Todo esto es un comportamiento normal del bebé humano, y para nada implica que ese bebé esté pasando hambre.
Cada bebé lleva un ritmo diferente. Algunos espacian las tomas antes, otros después.

Algunos hacen la toma en 5 minutos y otros en 20.

Lo importante para saber si tienes leche no son estas cosas, sino el peso.

Si el bebé no pone ‘peso suficiente’, entonces habría que revisar las causas posibles que hemos comentado anteriormente, para lo cual lo ideal es asesorarse con un/a profesional de la lactancia materna, que busque la raíz del problema.

La mayoría de los motivos de baja producción de leche son reversibles, tienen solución si se busca la ayuda adecuada.

Tan sólo un 5% de mujeres tiene una patología que les impide una lactancia materna exclusiva.

Así que, confía en ti, en tu cuerpo y en tu glándula mamaria al igual que confías en el resto de tus órganos. Tu corazón y tus pulmones funcionan, ¡tus pechos también!

En el Seminario «Claves para iniciar la lactancia con éxito» hablé de ello, y de todo lo que se tiene que tener en cuenta para poder tener una lactancia exitosa. La inversión para verlo es de solo 9,95 euros, y como el resto de seminarios y cursos, si formas parte de la comunidad «Criar con Sentido Común», lo puedes ver sin coste añadido.

Foto | Pablo en Flickr

Autor/a

Источник: https://www.criarconsentidocomun.com/hipogalactia-todas-las-mujeres-tienen-leche/

Causas de la hipogalactia

Causas de la hipogalactia

¿Por qué a veces las mamas no producen suficiente leche para alimentar al bebé? ¿Cuáles son los verdaderos motivos de una hipogalactia? ¿Se puede tratar?

Indice

¿Qué es la hipogalactia?

La hipogalactia o agalactia es la secreción insuficiente de leche por parte de la madre tras haber dado a luz. Muchas madres piensan que no producen la cantidad adecuada porque sus bebés maman más a menudo que otros o porque les parece que no engordan lo que deberían. La mayoría de las veces es una sensación equivocada, muy común entre primerizas.

Sin embargo, otras veces nos encontramos frente a una hipogalactia real, es decir, las mamas producen muy poca cantidad de leche, insuficiente para alimentar al bebé.

– Hipotiroidismo: en mujeres que padecen este trastorno de la tiroides y no son tratadas, la producción de leche es muy baja por la alteración hormonal.

– Agenesia del tejido mamario: durante la gestación, las glándulas mamarias sufren una serie de cambios para poder producir leche una vez nazca el bebé. Sin embargo, en algunas  mujeres las glándulas no evolucionan como deberían y, por lo tanto, no se produce la subida de la leche. Es una afección muy rara.

– Síndrome de Sheehan: se llama así a la isquemia o necrosis de la hipófisis por falta de riego sanguíneo durante el parto. Ocurre cuando se produce una fuerte hemorragia al dar a luz.

Al no funcionar la hipófisis, no secreta ni prolactina ni oxitocina, las hormonas necesarias para producir la leche materna.

Se da muy pocas veces en los países desarrollados gracias a los avances médicos en Obstetricia.

– Déficit congénito de prolactina: es una alteración congénita poco habitual cuya consecuencia directa es el déficit de la hormona prolactina, con lo que la madre crea menos leche de la necesaria.

– Retención de placenta: unos 45 minutos después de nacer el bebé se expulsa la placenta, momento en el que el parto termina completamente y el organismo empieza a secretar prolactina para que se produzca la subida de la leche.

Pero si la placenta no es expulsada del todo, estos cambios hormonales no tienen lugar y las glándulas mamarias no producen la cantidad suficiente de leche.

En este caso se trata de un trastorno pasajero, ya que en cuanto se descubra el problema, la leche llegará a las mamas.

– Anorexia: las mujeres que han sufrido anorexia y no han tenido la regla durante meses o años durante la adolescencia pueden tener poco tejido mamario y sufrir hipogalactia al ser madres.

– Hipoplasia mamaria: cuando la madre ha sufrido un crecimiento imperfecto del tejido mamario en la pubertad. Puede causar, además de la hipogalactia, un crecimiento del pecho en forma tubular.

– Obesidad mórbida: las mujeres con un índice corporal de 30 IMC o superior pueden sufrir un retraso en la subida de la leche. En estos casos la hipogalactia es normalmente temporal.

– Cirugía de reducción de pecho: cuando unas mujeres se someten a esta operación en la juventud, puede que no hayan sido informadas de lo que puede suponer el acto. En la mayoría de los casos la producción de leche será insuficiente para poder mantener una lactancia materna exclusiva y se tendrá que recurrir a la lactancia mixta.
 

¿Existen signos que pueden significar que el bebé no obtiene la leche suficiente

Existen varios signos que pueden significar que el bebé no obtiene la leche suficiente, los signos en el niño son:

– no se queda satisfecho con la toma

– llora a menudo

– quiere mamar con mucha frecuencia

– hace tomas muy largas

– rechaza el pecho

– hace cacas duras, secas y verdes

– hace cacas escasas e infrecuentes Los signos relacionados con la madre son:

– tus pechos no aumentaron de tamaño durante el embarazo

– no te subió la leche tras el parto

– no te sale leche cuando se exprime

¿Cómo se diagnostica la hipogalactia?

Es muy importante diagnosticar debidamente la hipogalactia, lo debe hacer un especialista. Con frecuencia, la ansiedad de la madre porque el bebé tiene bajo peso o no para de llorar pueden hacer pensar a la madre que no produce la cantidad de leche adecuada.

En este caso puede que sólo sea una mala práctica de amamantamiento, al estrés o a la fatiga. Para descartar el amamantamiento mal practicado es importante saber cómo se hace correctamente.

Es conveniente ofrecer el pecho al niño desde que nace, mantener el contacto piel con piel muy a menudo y evitar el chupete.

¿Se puede tratar la hipogalactia?

En todos los casos de hipogalactia cuya causa principal sea una baja emisión de hormonas, se puede tratar con terapia hormonal, aunque será necesario alimentar al bebé con leche artificial mientras las glándulas mamarias no sean capaces de producir suficiente leche.

En otros casos la hipogalactia no es reversible, pero con ayuda de especialistas en lactancia materna (y a veces de fármacos) se puede llegar a una lactancia mixta.

También es cierto que, en algunos casos, la hipogalactia es tan severa que la opción de amamantar al bebé no existe por lo que se tienen que recurrir a otras soluciones. En estos casos se opta por la leche de fórmula o por la leche donada.

En el caso que la lactancia materna no sea posible, si quieres puedes consultar con un especialista en lactancia para orientarte y enseñarte otras maneras de criar a tu bebé de forma que el apego no se vea obstaculizado.

¿Qué se puede hacer si quieres tener una buena producción de leche?

– Cuando nazca el bebé ponlo en tu pecho inmediatamente y tenlo desnudo sobre ti todo el tiempo que puedas. Esto favorece los instintos de amamantar (además de muchas otras ventajas).

– Consulta con un asesor de lactancia o con algún profesional del tema para asegurar que la posición del bebé en el pecho es la adecuada.

– Asegúrate de que la evolución del peso del bebé es buena.

– Dale el pecho a demanda, esto quiere decir darle de mamar las veces que quiera y durante el tiempo que quiera.

– Consulta con un profesional si tienes dolor al amamantar.

– Si tomas algún fármaco consulta con tu médico para saber si es compatible. Muy pocos medicamentos no son compatibles con la lactancia, si el tuyo no lo es seguro que existe un sustitutivo seguro.  

La cantidad de leche para bebés debe ser definida por los propios bebés tal y como se hace con la lactancia materna, que es a demanda. De esta manera, el bebé se regula en función de las necesidades de cada momento.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/lactancia/causas-de-la-hipogalactia-4507

Hipogalactia verdadera o primaria: ¿en qué casos puede no producirse suficiente leche materna?

Causas de la hipogalactia

La mayoría de las madres experimentan, en algún momento de su embarazo o lactancia, un temor a no ser capaces de producir leche o a producir poca. En muchas culturas existen incluso rituales (descanso de la madre, alimentación, medicamentos, infusiones) a fin de garantizar una lactancia exitosa.

Pese a lo frecuente de estos temores, lo habitual es que la madre sea perfectamente capaz de amamantar a sus bebés. Es más, en el caso de tener gemelos, también sería capaz de amamantar a los dos; o en el caso de lactancia en tándem, en la que se amamanta al recién nacido y a un hermano mayor.

Sin embargo, sí existen algunas situaciones en las que las madres no son capaces de producir la leche suficiente para amamantar a su bebé en exclusiva, que es lo que se conoce como hipogalactia.

La hipogalactia es la incapacidad de una madre para producir suficiente leche materna para cubrir las necesidades nutricionales de su bebé de manera exclusiva.

Hipogalactia verdadera o primaria e hipogalactia secundaria

Podemos encontrar diferentes clasificaciones de hipogalactia; a mí me gusta hablar de hipogalactia primaria o verdadera e hipogalactia secundaria. En ambos casos existe una baja producción de leche pero el origen es diferente.

  • En la hipogalactia primaria, la madre no es capaz de producir leche, por diferentes causas que veremos a continuación. Afortunadamente esto es muy poco frecuente.
  • La hipogalactia secundaria, en cambio, es mucho más habitual y por fortuna, puede revertirse. Aquí encontramos bebés que no son capaces de realizar una buena extracción de leche materna (bebés con frenillo, mal enganche…) permaneciendo el pecho medio lleno y disminuyendo por ello el estímulo para producir más.

Nos encontramos también aquí con lactancias mal enfocadas, con horarios rígidos en vez de a demanda, saltándose alguna toma o en las que hay separación prolongada de la madre. En este caso puede corregirse cuando solucionemos el problema inicial. Podemos aumentar también (o además) la producción de leche materna mediante extracción manual o con sacaleches o realizando extracción poderosa.

Mujeres con hipoplasia mamaria y lactancia materna

Hace tiempo que desmitificamos la creencia de que los pechos pequeños no servían para amamantar: en la lactancia materna el tamaño no importa.

Sin embargo, hay una condición especial: la hipoplasia mamaria. En este caso los pechos son pequeños por tener escasa cantidad de glándula mamaria (a diferencia de las mamas formadas con normalidad pero pequeñas por tener poca cantidad de tejido graso).

Puede deberse a un desarrollo anómalo, ya durante la etapa embrionaria o bien a un estímulo hormonal insuficiente o a una respuesta inadecuada del pecho a esos estímulos. Al llegar la pubertad las mamas comienzan a desarrollarse.

Por medio de estímulos hormonales el tejido mamario empieza a crecer y también el tejido graso que da forma al pecho. Durante el embarazo termina de desarrollarse y prepararse para la etapa de la lactancia. Los pechos hipoplásicos no son sinónimo de pechos pequeños, sino que tienen determinadas características:

  • tienen una forma característica tubular o de cono
  • suelen estar muy separados entre sí
  • la areola y el pezón resultan muy grandes en comparación a la mama
  • puede existir una importante asimetría entre ellos

Si se quiere dar el pecho y se tienen unas mamas hipoplásicas, lo primero es informarse y contar con ayuda especializada. Aunque la lactancia materna en estos casos puede ser difícil, he visto madres que han logrado una lactancia materna exclusiva, y muchas otras que han realizado una lactancia mixta muy feliz. Así que merece la pena intentarlo.

Mujeres con cirugía mamaria y lactancia materna

Las intervenciones del pecho pueden ocasionar problemas en la lactancia materna.

  • Aumento de pecho. En estos casos no suele haber problema si el abordaje sea inframamario (respetando la areola). Las prótesis en sí no contraindican la lactancia. A veces nos encontramos madres que se operaron porque sus pechos eran hipoplásicos, con poco tejido glandular mamario, y en este caso sí nos encontraremos con las dificultades expuestas en el apartado anterior.
  • Reducción mamaria. Con mucha frecuencia las madres que han sufrido una reducción mamaria tienen dificultades para lactar. El abordaje quirúrgico suele hacerse a través de la areola, seccionándose conductos y nervios. Así, por un lado, los nervios no pueden trasladar el estímulo para producir leche cuando el bebé succiona; por otro, la leche no puede salir (aunque algunos conductos son capaces de buscar de nuevo salida no suele ser suficiente). En estos casos conviene conocer las limitaciones, buscar ayuda especializada y hacer un seguimiento estrecho del bebé.
  • Tras una cirugía conservadora y radioterapia por un cáncer de mama, la lactancia materna es posible con el pecho sano y a veces también con el afectado.

Alteraciones hormonales

  • Alteraciones de hormonas tiroideas no tratadas, especialmente el hipotiroidismo, podría originar una baja producción de leche. Por ello, es importante seguir los controles del embarazo y postparto. La medicación es compatible con la lactancia. Además, el yodo es fundamental durante el embarazo y la lactancia; durante la lactancia, las necesidades de yodo aumentan hasta 250-30 0microgramos al día por lo que es recomendable que la madre tome suplementos.
  • El síndrome de ovario poliquístico (SOP), que padecen hasta un 15% de las mujeres, podría conllevar un retraso en la lactogénesis (producción de la leche). Sin embargo, tener SOP no es sinónimo de baja producción de leche. Muchas mujeres no tienen ninguna dificultad para amamantar y hasta un pequeño porcentaje de casos tienen hiperproducción (hipogalactia).

Medicación y producción de leche materna

Hay ciertos medicamentos que pueden interferir con la producción de leche como los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (un tipo de antidepresivo) o agonistas de la dopamina (como la bromocriptina).

Los inhibidores de la prolactina (como la carbegolina), se administran a las mujeres que no desean dar el pecho tras el parto para inhibir la lactancia. Los anticonceptivos orales que contienen estrógenos también afectan a la producción de leche por lo que se desaconsejan especialmente durante los primeros seis meses tras el parto.

Existen otros anticonceptivos orales que tienen menor efecto sobre la producción de leche. Para consultar la compatibilidad de los medicamentos con la lactancia materna os recomiendo la web e-lactancia.

Alimentación y producción de leche materna

La creencia de que ciertos alimentos aumentan la producción de leche y otros la disminuyen no tiene base científica. En nuestro medio, la falta de alimento no es causa de hipogalactia. Sólo desnutriciones severas pueden llegar a afectar a la cantidad de leche.

Sin embargo, mujeres que hayan sufrido trastornos alimentarios en la adolescencia, ocasionando esto falta de menstruación durante meses o años, podrían ver afectada su producción de leche al no haber tenido un desarrollo mamario completo (ya que con cada menstruación el pecho sufre cambios).

Por otro lado, las mujeres con obesidad, especialmente si asocian resistencia a la insulina, pueden tener un retraso en la lactogénesis, de igual manera que sucedería en las que sufren diabetes. En estos últimos casos la hipogalactia suele ser temporal.

Otras posibles causas de hipogalactia

Incluiríamos en este grupo la retención placentaria (que impide que se desencadene la subida de la leche y sólo extraeremos calostro) o el síndrome de Sheehan (una hemorragia severa que puede afectar a la hipófisis, órgano cerebral que controla las hormonas implicadas en la producción de leche).

En Bebés y más | 11 mitos sobre la lactancia materna que debemos desterrar de una vez, La lactancia es lo mejor, pero la presión por amamantar de forma exclusiva puede dañar la salud mental de algunas madres

Источник: https://www.bebesymas.com/lactancia/hipogalactia-verdadera-primaria-que-casos-puede-no-producirse-suficiente-leche-materna

Lactancia materna deficiente o hipogalactia: ¿Qué es?

Causas de la hipogalactia

Cada 1 de agosto, y durante la primera semana de este mes, se celebra la Semana Mundial de la Lactancia Materna, para concienciar y dar poner en valor este primer alimento que todos tomamos al nacer.

Ya desde la prehistoria y hasta el siglo XIX, se tenía en cuenta a la nodriza o ama de crianza, aquella mujer que se encargaba de amamantar a un lactante que no era su hijo, ya porque su madre no quería o no podía hacerlo a causa de problemas de hipogalactia o una deficiente producción de leche.

El Dr. Pere Gascón nos explica, en la Unidad de Ginecología Integrativa de Clínica Omega Zeta, especialista en medicina integrativa en Barcelona, qué es la hipogalactia, cuáles son sus posibles síntomas y causas y cómo podemos actuar en estos casos.

¿Cuáles son los síntomas de la hipogalactia?

Como hemos comentado, la hipogalactia es un trastorno del amamantamiento muy visible, en que la madre puede percibir una producción de leche muy escasa. Sin embargo, podemos apreciar indicios también en el bebé, por ejemplo, observando si orina poco, tiene pocas deposiciones, se halla inactivo o letárgico o por el contrario, se encuentra más ansioso de lo normal.

¿Cuáles son las posibles causas de la hipogalactia?

La hipogalactia es un trastorno multifactorial, si bien, podemos identificarla como de tipo temporal o permanente. La insuficiente lactancia materna puede tener su origen en cuestiones relativas a la madre, al manejo de la lactancia o a la deficiente estimulación de la glándula mamaria. A continuación, pasamos a detallar las posibles causas de la hipogalactia temporal y permanente:

Hipogalactia temporal

Entre las causas de hipogalactia temporal por cuestiones relativas a la madre encontramos las siguientes:

  • Obesidad y diabetes
  • Cesáreas de emergencia o programadas
  • Retención de la placenta
  • Inhibición farmacológica
  • Mastitis

En lo referente al incorrecto manejo de la lactancia, podemos encontrar las siguientes causas:

  • Mal agarre del pecho por mala postura
  • Lactancia con horarios o insuficientes

En lo referente a la deficiente estimulación de la glándula mamaria, el bebé puede no succionar de forma efectiva debido a un frenillo corto o por ser dormilón.

Hipogalactia permanente

Entre las causas de la hipogalactia permanente encontramos los siguientes trastornos y causas:

  • Hipoplasia mamaria, que consiste en pechos subdesarrollados en la pubertad que no cuentan con suficiente tejido mamario para generar leche.
  • Amenorreas sostenidas a causa de trastornos alimenticios
  • Síndrome del Ovario Poliquístico
  • Alteraciones de las tiroides
  • Síndrome de Shehann, el cuál se produce cuando una hemorragia grave compromete el funcionamiento de la glándula pituitaria, que controla algunas hormonas que participan en la lactancia.
  • Cirugía de reducción de mamas

¿Cómo podemos actuar en estos casos?

Aunque siempre es recomendable, sobretodo ante cualquier signo que nos pueda hacer sospechar que la lactancia no se está llevando a cabo de manera efectiva, deberemos acudir a un experto en lactancia materna para poder encontrar la posible causa y actuar en consecuencia.

En los casos de lactancia materna deficiente de forma temporal, esta mejorará al solucionar la causa que la provocaba, mientras que en los casos permanentes, si bien, se pueden encontrar dificultades para amamantar, siempre se podrá realizar una alimentación mixta (también con biberón) u optar por la técnica de extracción, teniendo siempre muy vigilados los cambios de peso del bebé para poder observar posibles desnutriciones.

Si deseáis saber más no dudéis en poneros en contacto con nosotros sin compromiso.

  • Acerca de
  • Últimas entradas

Oncólogo y Director Médico en Clínica Omega ZetaEl Prof. Pere Gascón es en la actualidad Director del Laboratorio de Oncología Molecular y Translacional y, Consultor senior del Departamento de Hematología-Oncología en el Hospital Clínic de Barcelona.

Está certificado por la American Board of Internal Medicine en Medicina Interna, Hematología y Oncología Médica.Se formó en la New York University Medical Center (New York), en los National Institutes of Health (NIH-Bethesda), y en laWashington University (St. Louis). Actualmente es oncólogo y Director médico de la Clínica Omega Zeta.

En 1995 recibe el Laureate Award por la American College of Physicians.En 1998 es elegido entre The Best Doctors in America.

Источник: http://www.clinicaomegazeta.com/blog/lactancia-materna-hipogalactia/2020/08/04/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: