Causas más frecuentes de la anafilaxia en niños

Anafilaxia y shock anafiláctico en niños: por qué se produce, qué síntomas presenta y cómo debemos actuar

Causas más frecuentes de la anafilaxia en niños

Las alergias son muy comunes entre la población infantil. De hecho, según cifras de la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP), se estima que hasta un 35% de los niños de países desarrollados presenta alguna alergia; dato que podría aumentar hasta un 50% en las próximas décadas.

Aunque afortunadamente, en la mayoría de los casos los síntomas de alergia no llegan a comprometer la vida del paciente, existen dos situaciones graves que deben ser reconocidas y atendidas de inmediato: la reacción anafiláctica (anafilaxia) y el shock.

Te explicamos en qué consisten, qué alérgenos pueden desencadenarla y cómo debemos actuar si se presentan.

La alergia es una respuesta exagerada del organismo ante una sustancia inofensiva para la mayoría de las personas, pero que el sistema inmunitario del alérgico identifica como un «enemigo» contra el que hay que defenderse.

Las alergias pueden tener diversos desencadenantes. En la infancia son más comunes las alergias alimentarias, siendo la alergia a la leche, al huevo y a los frutos secos las mas habituales, y las alergias a sustancias como pólenes, pelo de animales y picaduras de insectos.

Los síntomas de una alergia son muy diversos y varían de una persona a otra, pudiendo llegar a ser muy graves. Entre los síntomas más comunes destacan:

  • Síntomas respiratorios (rinitis, estornudos, picor de nariz, mocos, congestión, dificultad para respirar, tos, presión en el pecho…)
  • Síntomas cutáneos (urticaria, granos, picor, dermatitis, enrojecimiento, hinchazón…)
  • Síntomas digestivos (diarrea, vómitos, malestar…)
  • Otros síntomas (conjuntivitis, hormigueo en la boca, lengua y labios…)

Anafilaxia y el shock: qué son y qué puede provocarlos

La anafilaxia es una reacción alérgica que afecta a dos o más sistemas del organismo. Puede ser potencialmente grave, y si los síntomas evolucionan podría desencadenar un shock anafiláctico, que implica la afectación del sistema circulatorio y supone riesgo de muerte

Casi cualquier sustancia que provoque una alergia también puede acabar desencadenando una anafilaxia, aunque en el caso de los niños, los alérgenos con mayor frecuencia implicados son:

  • Los alimentos, especialmente la leche, el pescado y marisco, ciertas frutas, frutos secos y legumbres
  • Veneno de himenópteros, especialmente abejas y avispas
  • Ciertos medicamentos, como antibióticos, antiinflamatorios, anestésicos generales, vacunas antiinfecciosas y vacunas antialérgicas

Síntomas de una anafilaxia

Según podemos leer en la web de AEPNAA, los síntomas de una anafilaxia se presentan poco tiempo después que el organismo entre en contacto con el alérgeno (aunque excepcionalmente pueden demorarse unas horas) y van evolucionando de forma rápida en poco tiempo.

  • Los síntomas iniciales más característicos son el picor en palmas y plantas de las manos y pies, en los pabellones auriculares y en la nariz, los estornudos, sensación de hormigueo, intranquilidad y malestar general.
  • Después pueden ir apareciendo otros síntomas más graves como picor o sensación de opresión en la garganta, dificultad para tragar, cambios en la voz o ronquera, tos, sensación de ahogo, presión en el pecho, picor e hinchazón en lengua, labios y paladar, dolor abdominal, vómitos…
  • Cuando el sistema cardiovascular se ve afectado, los síntomas que se presentan son de extrema gravedad, y se caracterizan por dolor torácico, desmayo, palpitaciones, bajada de la tensión arterial y pérdida del conocimiento (shock).

Según datos de AEPNAA, la mortalidad como consecuencia de una reacción alérgica grave se sitúa entre el 0'05 y el 2%, y si bien son tasas bajas, se trata de muertes que podrían evitarse reconociendo los síntomas a tiempo y sabiendo cómo actuar.

Ante una anafilaxia, cada segundo cuenta: así debes actuar

Si el niño sufre una reacción alérgica grave, lo primero y principal es que los adultos que le acompañen sepan reconocer de inmediato los síntomas, pues ello permitirá una actuación temprana.

Según SEICAPP, una de cada cinco reacciones anafilácticas en niños tienen lugar fuera de la vivienda, por lo que es fundamental que tanto el colegio, como los familiares y amigos sepan reaccionar

Esto es lo que debes hacer, según la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAPP):

  • Jamás dejes al niño solo. Busca ayuda en personas que estén cerca y avisa por teléfono a los servicios de emergencia
  • Es frecuente que las personas que tienen una alergia diagnosticada lleven siempre encima por indicación médica un autoinyector de adrenalina. En este sentido, si tu hijo es alérgico jamás debes olvidar esta medicación en casa, y ante la sospecha de estar sufriendo una reacción alérgica grave debe aplicarse lo antes posible. Se ha demostrado que cuanto más retraso haya en la administración de adrenalina, más resistente será la anafilaxia al tratamiento.

La adrenalina autoinyectable tiene forma de bolígrafo y su aplicación es muy sencilla. Debe administrarse la inyección en la cara externa del muslo, teniendo en cuenta que la aguja es capaz de penetrar la ropa, por lo que no será necesario perder tiempo desvistiendo al niño para inyectársela.

Una vez inyectada la adrenalina, desde la web de Mayo Clinic nos recomiendan acostar al niño de lado (y así evitaremos que se atragante si vomita) y aflojarle las prendas de ropa que pueda tener más ajustadas. En todo momento hemos de vigilar que esté respirando bien y si no es así proceder a practicarle la reanimación cardiopulmonar hasta que lleguen los servicios de emergencia.

Ante una reacción anafiláctica hay que tener muy presente estas premisas básicas:

  • Después de la reacción los síntomas pueden volver a aparecer. Por ello, aunque creamos que el paciente ha mejorado tras administrarle la adrenalina, es imprescindible llevarle de inmediato a un hospital, donde permanecerá en observación durante varias horas
  • Ante una reacción alérgica jamás debemos esperar a ver qué ocurre, o creer que los síntomas podrían acabar desapareciendo pos sí solos
  • Los corticoides y antihistamínicos son medicamentos a menudo utilizados para aliviar los síntomas de alergia, pero en ningún caso deben sustituir a la administración de adrenalina, pues su efecto es más lento

¿Qué debes tener en cuenta si tu hijo es alérgico?

Si tu hijo sufre alguna de las alergias que con mayor frecuencia se asocian a la anafilaxia, debes saber que:

  • Aunque las reacciones sufridas con anterioridad hayan sido leves, eso no garantiza que en un futuro vayan a seguir siéndolo, por lo que jamás debemos confiarnos o bajar la guardia
  • La cantidad de alérgeno que hace falta para desencadenar una anafilaxia puede variar de una persona a otra. Por ejemplo, hay personas con alergias alimentarias que reaccionan incluso con las cantidades más pequeñas de alimento
  • Los valores IgE no guardan relación con los síntomas: hay niños con valores IgE bajos que pueden experimentar reacciones alérgicas muy graves
  • Si tu hijo ha padecido ya una anafilaxia, el riesgo de volver a sufrirla aumenta
  • Si tu hijo tiene una alergia alimentaria y además ha sido diagnosticado de asma, el riesgo de sufrir reacciones graves al alimento que le provoca alergia es mayor

Prevalencia de anafilaxia en niños

Un estudio llevado a cabo en EEUU confirma un aumento en los últimos años de las cifras de anafilaxia provocada por alimentos, especialmente frutos secos. Según esta investigación, las visitas a urgencias por este motivo aumentaron un 214% entre los años 2005 y 2014, sobre todo en niños menores de dos años.

La Academia Europea de Alergia e Inmunología Clínica también ha constatado este aumento. Según sus estimaciones, los ingresos hospitalarios por reacciones alérgicas graves se ha multiplicado por siete en los últimos diez años.

En nuestro país, un estudio realizado por el Hospital Fundación Alcorcón (Madrid), alertó de que unas 113 personas por cada 100.000 habitantes sufren al año una anafilaxia, aumentando en un 50% el número de casos resgitrados entre 2005 y 2011.

Si bien existen pocos datos sobre su frecuencia, desde AEPNAA alertan de que las reacciones graves por alimentos afectan principalmente a adolescentes y jóvenes, y que la incidencia en niños está creciendo

Fotos | iStock

Más información | SEICAPP, AEPNAA

En Bebés y Más | Cómo saber si mi bebé podría tener alergia a las proteínas de leche de vaca, Nueve consejos para afrontar la vuelta al cole cuando hay alergias alimentarias

Источник: https://www.bebesymas.com/salud-infantil/shock-anafilactico-anafilaxia-ninos-que-se-produce-que-sintomas-presenta-como-debemos-actuar

Anafilaxia en niños: Causas, tratamiento y cómo prevenirla

Causas más frecuentes de la anafilaxia en niños

La anafilaxia es una enfermedad alérgica que afecta a varios órganos. Sus causas varían dependiendo de la edad. Por ello, puede ser difícil identificar la anafilaxia en niños, ya que no se saben cuáles son los síntomas o se confunden. Puesto que se trata de una afección grave, es de gran importancia que los reconozcas de forma rápida.

¿En qué consiste la anafilaxia?

Es una reacción alérgica en todo el cuerpo bastante peligrosa, que afecta a más de dos sistemas u órganos al mismo tiempo. El termino fue acuñado por Charles R. Richet, Premio Nobel en Medicina. También se le conoce como shock anafiláctico, reacción alérgica, anafilaxis y reacción anafiláctica.

Después de estar expuesto a ciertas sustancias, el sistema inmunitario de un niño se vuelve sensible a ella. En el momento que se expone de nuevo a ese alérgeno, se puede presentar una reacción anafiláctica.

¿Cómo identificar si tu hijo tiene un shock anafiláctico?

Comúnmente, de forma aparatosa, pueden presentarse los siguientes síntomas:

  • Aparición de urticaria o lesión rojiza en la piel con mucho picor.
  • Problemas respiratorios severos.
  • Congestión nasal o tos.
  • Opresión de garganta.
  • Labios y lengua bastante hinchados.
  • Trastornos de tipo gastrointestinal como dolor abdominal, cólicos, diarrea, náuseas o vómito.
  • Alteraciones o pérdida del conocimiento.
  • Tensión baja.
  • Ronquera o dificultad para hablar.
  • Frecuencia cardíaca acelerada.

Potenciales detonantes de la anafilaxia en niños

Los principales desencadenantes de esta condición son:

Medicamentos

Entre los medicamentos que pueden ocasionar una reacción anafiláctica están los antinflamatorios no esteroides y los antibióticos, como la amoxicilina. Las vacunas y las inmunoterapias específicas muy pocas veces causan reacciones alérgicas graves.

Alimentos

Estos van a variar de acuerdo al país y sus hábitos alimenticios, el nivel de exposición y la forma de prepararlos. Los que con frecuencia causan anafilaxia en niños son el huevo, el pescado, la leche, los cereales, las legumbres y los frutos secos.

Otros factores desencadenantes

Entre las situaciones que la favorecen, podemos destacar el esfuerzo físico asociado a una alteración genética. Asimismo, la picadura de insectos himenópteros como avispas, hormigas de fuego o abejas.

Por otro lado, también puede surgir de la exposición a ambientes fríos, húmedos o cálidos, además de situaciones específicas como el período menstrual y los arreglos dentales.

La anafilaxia idiopática

Este tipo de anafilaxia es el que, después de realizar estudios completos de alergia, no se logra identificar el agente o factor que la ocasiona. En estos casos, en los que no se encuentra una causa conocida, no solo se da en niños, sino también en lactantes.

4 maneras de prevenir la anafilaxia en niños

Puedes prevenir las reacciones anafilácticas de tu hijo, si tomas en consideración estos cuatro puntos:

  • Si tu hijo es alérgico a determinados alimentos, dale uno nuevo en pequeñas cantidades. Así, podrás reconocer si presenta alergia a ese en particular.
  • Evita los desencadenantes que la hayan causado anteriormente. Examina con mucho cuidado las etiquetas de los ingredientes o componentes de alimentos o medicamentos. Si comen fuera de casa, cerciórate de los ingredientes que contienen las comidas que van a consumir.
  • De acuerdo con lo que indique su médico, lleva siempre contigo medicamentos de emergencia. También es útil llevar un equipo para las picaduras de abeja.
  • Coloca los problemas alérgicos que ha presentado tu niño en su tarjeta o identificación médica.

“Los alimentos que con frecuencia causan anafilaxia en niños son el huevo, el pescado, la leche, los cereales, las legumbres y los frutos secos”

La anafilaxia puede empeorar deprisa, por lo que demanda un tratamiento inmediato. Si tu hijo sufre este tipo de alergias, carga siempre contigo epinefrina, mejor conocida como adrenalina.

Los médicos prescriben la administración autoinyectable, que se aproxima al tamaño de un bolígrafo grande. De esta forma, resulta fácil de aplicar y lo mejor es que no asustará al niño. La adrenalina vía intramuscular es la forma más eficaz de tratar la anafilaxia, ya que previene el colapso cardiovascular y el broncoespasmo.

Es posible que el pediatra te sugiera administrarle antihistamínicos como sustitutos de la adrenalina, aunque estos actúan combinados con otros fármacos.

Después que le administres la adrenalina a tu niño al presentar una alergia grave, aunque se haya calmado, llama a emergencias. A veces, la anafilaxia en niños presenta una segunda oleada de síntomas o reacción bifásica.

En el hospital, lo observarán por unas cuatro horas o hasta que se encuentre fuera de peligro. Incluso, en caso de ser necesario, le administrarán un tratamiento adicional.

La anafilaxia en niños sin el debido tratamiento es potencialmente mortal, por lo que debes actuar de forma inmediata. Sin embargo, no debes obsesionarte; solo aprende a actuar en caso de que tu hijo lo necesite y continúen con sus vidas normales.

Te podría interesar…

Источник: https://eresmama.com/anafilaxia-en-ninos-causas-tratamiento/

Reacciones alérgicas graves (anafilaxia)

Causas más frecuentes de la anafilaxia en niños

  • Tamaño de texto más grande

La anafilaxia es una reacción alérgica muy grave. Las cosas o las sustancias que pueden causar reacciones alérgicas se llaman alérgenos.

Las anafilaxias suelen ocurrir durante reacciones alérgicas a:

  • los alimentos
  • las picaduras de insectos
  • los medicamentos
  • el látex

La anafilaxia puede asustar mucho. Pero, si está preparado, podrá tratar esta reacción alérgica rápidamente.

¿Cuáles son los signos y los síntomas de la anafilaxia?

Las reacciones alérgicas pueden causar:

  • dificultades para respirar
  • opresión de garganta o notar que la garganta o las vías respiratorias se están estrechando
  • ronquera o dificultades para hablar
  • resuello o respiración sibilante
  • nariz tapada (congestión nasal) o tos
  • náuseas, dolor abdominal, vómitos, o diarrea
  • problemas para tragar
  • pulso o ritmo cardíaco rápido
  • picores en la piel, hormigueo, cosquilleo, enrojecimiento o inflamación
  • urticaria
  • sensación de que va a ocurrir algo malo
  • palidez
  • desmayo (pérdida de la conciencia)

La anafilaxia puede causar síntomas diferentes en momentos diferentes. Se considera que una persona está teniendo una reacción anafiláctica (o anafilaxia) cuando tiene:

  • cualquier síntoma grave, como dificultades para respirar, vómitos repetidos, pérdida de la conciencia u opresión de garganta
    o bien
  • dos o más síntomas leves, como urticaria sumada a vómitos o tos con dolor abdominal

Una persona con anafilaxia necesita tratamiento inmediato.

¿Cómo se trata la anafilaxia?

Cuando una persona tiene una reacción anafiláctica, necesita recibir ayuda inmediata. La reacción puede empeorar rápidamente. Por eso, los médicos suelen preferir que las personas con alergias graves lleven encima un medicamento inyectable llamado adrenalina o epinefrina. La adrenalina entra en el torrente sanguíneo y funciona rápidamente contra los síntomas graves.

Los médicos recetan auto-inyectables de adrenalina. Los niños con alergias siempre deben tener a mano estos inyectables: en las clases, el deporte, el trabajo y otras actividades. Estos auto-inyectables son pequeños y fáciles de usar.

Si el médico le receta adrenalina a su hijo, le enseñará cómo se la debe poner. Su hijo siempre debe disponer de dos auto-inyectables por si el primer inyectable no funcionara bien o el niño necesitara una segunda dosis.

Es posible que el médico de su hijo también le enseñe a darle medicamentos antihistamínicos en ciertos casos. Pero trate siempre las reacciones alérgicas graves con adrenalina. No use nunca un antihistamínico en vez de la adrenalina ante una anafilaxia.

¿Qué debo hacer si mi hijo tiene una anafilaxia?

Los segundos importan mucho en las anafilaxias. Si su hijo presenta signos de una reacción alérgica grave:

  1. Póngale el auto-inyectable de adrenalina de inmediato. Si está solo con su hijo, póngale antes la adrenalina y luego llame al teléfono de emergencias (el 911 en Estado Unidos). Si hay más gente con ustedes, haga que la otra persona llame al 911 mientras usted le pone la adrenalina.
  2. Acueste a su hijo con las piernas en alto mientras espera la llegada de la ambulancia.
  3. Diríjanse al servicio de urgencias de un hospital, incluso aunque los síntomas de su hijo mejoren después de haberle puesto el inyectable de adrenalina. Su hijo debería estar bajo supervisión médica durante varias horas. Esto se debe a que suele haber una segunda oleada de síntomas graves (llamada «reacción bifásica»). Su hijo podrá recibir tratamiento complementario en el servicio de urgencias de un hospital, si fuera necesario.

¿Qué más debería saber?

Las alergias graves son un motivo de alarma. Pero usted puede mantener a su hijo sano y seguro, siguiendo estas recomendaciones:

  • Ayudarle a evitar sus alérgenos
  • Asegurase de que su hijo siempre tiene dos auto-inyectables de adrenalina a mano.
  • Informar a todos los cuidadores, profesores, monitores o entrenadores sobre la alergia de su hijo y asegurarse de que saben cómo actuar en caso de emergencia.
  • Ir comprobando que los auto-inyectables de su hijo no han caducado y asegurarse de que no se ponen demasiado fríos ni demasiado calientes.
  • Haga que su hijo lleve una pulsera de identificación y alerta médica para que los demás sepan que deben usar un inyectable de adrenalina en caso de emergencia.

Revisado por: Larissa Hirsch, MD

Fecha de revisión: noviembre de 2019

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/anaphylaxis-esp.html

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: