Causas, síntomas y tratamiento de la urolitiasis

Causas, síntomas y tratamiento de la urolitiasis

Causas, síntomas y tratamiento de la urolitiasis

Litiasis es una palabra de origen griego que significa “piedra”, por lo que las personas que padecen urolitiasis tienen “piedras” o masas duras en las vías urinarias (riñones, uréteres y vejiga) que causan dolor, obstrucción e infección.

Indice

  • ¿Qué es la urolitiasis?
  • ¿Cómo se trata la urolitiasis?

¿Qué es la urolitiasis?

Los cálculos o piedras en las vías urinarias pueden ser de 4 tipos según su composición:

1- Cálculos de calcio: son los más habituales y se forman por exceso de calcio o de oxalato en la sangre. Los niveles más altos de calcio pueden a su vez estar causados por tomar ciertas drogas o por exceso de vitamina D; mientras que los niveles elevados de oxalato pueden estar provocados por herencia familiar o una dieta rica en alimentos que contengan este tipo de sales.

2- Cálculos de ácido úrico: son más frecuentes en hombres que en mujeres y se forman cuando la orina tiene un exceso de ácido úrico, lo cual puede estar causado por enfermedades como la gota o tratamientos como la quimioterapia.

3- Cálculos de cistina: son poco frecuentes y aparecen en personas con una enfermedad metabólica que provoca que los riñones produzcan más cantidades de este tipo de aminoácidos de lo normal.

4- Cálculos de estruvita: causados por bacterias que infectan el tracto urinario. Son más habituales en mujeres.

Generalmente los cálculos o piedras aparecen en los riñones, aunque también pueden aparecer en los uréteres o la vejiga.

Cuando las piedras son muy pequeñas, más bien arenilla, hablamos de microlitiasis.

Algunas de las causas más habituales de este problema son una dieta desequilibrada rica en calcio, proteínas, oxalatos, etc. La obesidad o beber pocos líquidos también aumenta la posibilidad de tener urolitiasis, así como la vida sedentaria o la ingesta de ciertos fármacos.

En cuanto a enfermedades que pueden causar este problema, encontramos algunas endocrinas (hiperuricemia –gota-, hipertiroidismo, hiperparatiroidismo), mielomas, enfermedades inflamatorias intestinales -colitis ulcerosa y Crohn-, sarcoidosis, o infecciones urinarias de repetición.

Algunas alteraciones anatómicas congénitas, como los reflujos vesicoureterales, divertículos de vía urinaria, riñones en herradura, riñones en esponja o estenosis ureterales también aumentan las posibilidades de tener piedras en las vías urinarias.

Los síntomas más habituales de esta enfermedad son:

– Dolor abdominal

– Fiebre (si hay infección)

– Disuria (escozor al orinar)

– Y, en los casos más graves, cólico nefrítico, que provoca un dolor muy intenso que va desde la zona lumbar hacia el abdomen, acompañado de náuseas y vómitos

¿Cómo se trata la urolitiasis?

El tratamiento elegido dependerá del tamaño de las piedras y la cantidad, de su localización de la edad del paciente y de posibles enfermedades que puede presentar asociadas o no a la urolitiasis.

Se suelen administrar fármacos que ayudan regular los niveles de aquellos aminoácidos y sales que estén alterados. También se recomendará al paciente beber muchos líquidos, más de 2 litros diarios, evitar el exceso de proteínas, alimentos ricos en oxalato y ácido úrico y la sal.

En cuanto al tratamiento concreto para eliminar las piedras, se pueden extraer mediante litotricia extracorpórea por ondas de choque, que consiste en ondas de alta energía que, aplicadas sobre cuerpo, deshacen las piedras para que se expulsen por la orina. Si son grandes no es efectivo.

En ese caso se puede recurrir a la cirugía endoscópica que, sin necesidad de cortes, deshace las piedras mediante energía láser.

Otra opción es la nefrolitotomía percutánea, que rompe las piedras a través de una incisión mínima en la zona lumbar.

Por último, para las litiasis de gran tamaño o asociadas a anomalías anatómicas que impidan los tratamientos menos invasivos, habrá que recurrir a una cirugía abierta.

Colitis

Definición:

Inflamación de la porción terminal del colon (intestino grueso). Puede deberse a infecciones intestinales (la causa más frecuente), o a procesos inflamatorios diversos (colitis ulcerosa, colitis isquémica, colitis radiógena…).

Síntomas:

Diarrea. Cólicos, tenesmo y pujos. Pus. Dolor abdominal.

Tratamiento:

El tratamiento tiene por objeto disminuir la frecuencia de la crisis y atenuar los síntomas, ya que al conocer las causas del proceso no es posible aplicar un tratamiento etiológico capaz de curar la enfermedad. Es importante encontrar los factores que desencadenan esta enfermedad, como el estrés emocional o algún tipo de alimentos, como los fritos o lo vegetales crudos, para intentar controlarla.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/ninos/salud-infantil/causas-sintomas-y-tratamiento-de-la-urolitiasis--8645

Urolitiasis, uropatía obstructiva y conducción

Causas, síntomas y tratamiento de la urolitiasis

Los cálculos renales son frecuentes y recurrentes, y en reposo no originan síntomas, salvo que obstruyan la salida de la orina.

Cuando el cálculo se mueve, es típico el dolor cólico intenso con hematuria, náuseas y vómitos. Puede haber infección urinaria y obstrucción.

Las complicaciones incluyen la pielonefritis ascendente y la hidronefrosis con atrofia del parénquima renal.

El tratamiento depende de la localización del cálculo, en el riñón o en las vías urinarias, y se prescriben analgésicos, espasmolíticos, sedantes y antibióticos, para disminuir los síntomas y favorecer la expulsión.

En ocasiones, se necesita realizar una manipulación instrumental o cirugía para la extracción de los cálculos.

La litotricia (pulverizar las piedras o cálculos de la vejiga urinaria, el riñón o la vesícula biliar, a fin de que puedan salir por la uretra o las vías biliares) es una buena alternativa a la cirugía, siempre que esté indicada.

Consejos

  • El episodio agudo de cólico pieloureteral imposibilita la conducción.
  • La expulsión espontánea del cálculo que no se acompaña de fiebre o hematuria hace que el paciente pueda conducir prácticamente de inmediato.
  • Si el paciente mejora del episodio agudo, pero continúa con tratamiento analgésico-sedante, tiene que saber los efectos secundarios que la medicación le puede producir en la conducción.
  • Si el proceso de expulsión del cálculo es dificultoso o se acompaña de complicaciones, debe ser el médico quien indique cuándo el cuadro clínico ha remitido y el paciente puede volver a conducir.
  • La extirpación mecánica de los cálculos requiere la valoración directa del especialista, que informará de la evolución favorable del paciente y de la ausencia de complicaciones que pudieran limitar la conducción.
  • La litotricia requiere de un periodo de reposo y expulsión de piedras que incapacita la conducción. Será el especialista quien indique la efectividad del tratamiento y la vuelta a las actividades cotidianas, incluida la conducción.
  • La extracción quirúrgica de los cálculos es un proceso variable en su complejidad, que requiere las indicaciones precisas del urólogo en cuanto a los condicionantes para desarrollar actividades habituales como la conducción.

Uropatía obstructiva (UO)

El impedimento a la libre evacuación de la orina a cualquier nivel del tracto urinario, desde el riñón hasta la uretra, tiene unas consecuencias que dependen de la duración, la gravedad y de que la obstrucción sea unilateral o bilateral.

La UO mantenida produce un efecto deletéreo sobre el riñón con pérdida de su función, situación que puede evitarse con el adecuado tratamiento.

Las causas intrínsecas de UO son variadas, como tumores, cálculos, mieloma, coágulos, estenosis, alteraciones funcionales, entre otras.

Las extrínsecas pueden ser de origen retroperitoneal, inflamatorio, tumoral, infeccioso, vascular, ginecológico, prostático o gastrointestinal.

El dolor es variable dependiendo del sitio y de la rapidez de la obstrucción.

En casos de obstrucción ureteral bilateral completa, o unilateral en paciente con un solo riñón, se produce anuria. Si la obstrucción es parcial, puede mantenerse la diuresis, mientras que de manera gradual se va instaurando una insuficiencia renal.

La obstrucción aguda a nivel del cuello vesical o uretra producirá un cuadro de retención aguda de orina con globo vesical.

Las infecciones sobreañadidas producen sintomatología miccional.

La retención de sal y agua provoca hipertensión arterial, igual que pasa cuando se activan los mecanismos renindependientes en las obstrucciones unilaterales.

La hematuria se produce por la propia causa de la obstrucción, por la distensión del tracto urinario o ex vacuo.

Uropatía obstructiva baja

Requiere la colocación de un catéter vesical mediante sondaje retrógrado uretral o a través de punción suprapúbica. A continuación, se corrigen las alteraciones del medio interno que la UO haya podido producir.

Posteriormente, cuando la situación general del paciente lo permita, se debe realizar el estudio diagnóstico que indique el tratamiento para la causa de la obstrucción.

Uropatía obstructiva alta

Si la uropatía obstructiva es unilateral completa o incompleta, acompañada de infección o dolor importante, se impone el drenaje de la vía excretora obstruida mediante nefrostomía o cateterismo ureteral retrógrado, o cirugía, junto a los antibióticos.

En caso de obstrucción alta bilateral o unilateral con riñón único, puede ser necesaria la diálisis previa o posterior a la actuación instrumental o quirúrgica. Se recomienda derivar ambas vías excretoras.

Cálculos renales o litiasis renal: Síntomas y tratamiento – Clínica INDISA

Causas, síntomas y tratamiento de la urolitiasis

Los cálculos renales, también conocidos como litiasis renal o nefrolitiasis, son una masa dura de minerales que se forman dentro del riñón a partir de sustancias de la orina, y en ocasiones logran ser del porte de un grano de arroz o más grandes, del tamaño de la mitad de la palma de la mano.

El Dr. Andrés Silva, urólogo de Clínica INDISA, explica qué son los cálculos renales, los síntomas a los que hay que estar atentos y el tratamiento adecuado que hay que llevar a cabo en caso de que exista presencia de estos.

Síntomas a los que debes estar atento

En ocasiones, los cálculos renales pueden causar síntomas cuando recién comienzan a desplazarse por el riñón o hasta que pasan por el uréter; incluso, puede haber algunos que son asintomáticos y solo se diagnostican con exámenes de sangre u orina.

La mayoría de las veces, estas piedras se eliminan de manera espontánea, pero en ocasiones obstruyen el paso de la orina, lo cual puede causar grandes molestias.

Se estima que entre el 10 y 15% de la población puede tener cálculos renales, y existen distintos síntomas según su tamaño y ubicación, precisa el Dr. Silva.

Entre los síntomas más comunes, se encuentran:

• Dolor fuerte a los lados y debajo de las costillas

• Dolor desde la parte inferior del abdomen y hacia la ingle

• Dolor al orinar

• Orina turbia y de mal olor

• Necesidad constante de querer orinar

• Fiebre y escalofríos en caso de que exista una infección

• Orina de color rojo, rosa o café

• Orinar en pequeñas cantidades y de manera frecuente

Causas por las cuales se puede tener un cálculo

Los cálculos renales se producen cuando la cantidad de sustancias como calcio, fosfato o ácido úrico en la orina es mayor de la que pueden diluir los líquidos de esta, formando cristales.

Además, en ocasiones, en la orina pueden faltar sustancias que impidan que los cristales se adhieran a otros, lo que genera el ambiente y el entorno perfecto para que se formen cálculos renales.

“Es por esto que se recomienda que las personas tomen suficiente agua en el día, ya que de esta manera se logra impedir la formación de estos cristales”, puntualiza el doctor de Clínica INDISA.

Tipos de cálculos en el riñón

Existen diferentes tipos de cálculos renales, por lo tanto, conocer el tipo de cálculo que tienes puede ayudar a que el especialista determine la causa y evalúe de manera correcta el tratamiento a realizar, así como orientar al paciente de la manera adecuada para reducir el riesgo de tener más cálculos.

Los tipos de cálculos renales son:

Cálculos de calcio: este es el tipo de cálculo más común y suele darse con mayor frecuencia en los hombres entre los 20 y 30 años de edad.

El calcio, en ocasiones, puede combinarse con otras sustancias, como el oxalato y fosfato, para formar el cálculo.

La alimentación, el exceso de vitamina D, la cirugía de bypass intestinal y ciertos trastornos metabólicos pueden aumentar la concentración de calcio u oxalato en la orina.

Cálculos de ácido úrico: se forman cuando la orina es demasiado ácida.

Estos se pueden dar en personas que no toman suficiente cantidad de líquido o bien que tengan otros antecedentes, como sobrepeso o diabetes.

A su vez, las personas que tienen una dieta alta en proteínas son propensas a tener este tipo de cálculos. Además, hay factores genéticos que aumentan el riesgo de padecer cálculos de ácido úrico.

Cálculos de estruvita: este tipo de cálculo puede crecer de manera rápida y sin presentar síntomas. Están hechos de amonio, fosfato y magnesio. Su formación se da cuando hay infecciones del tracto urinario, donde las bacterias cambian la composición química de la orina.

Cálculos de cistina: este tipo de cálculo se origina a partir de una sustancia química que el cuerpo produce en forma natural, llamada cistina. Por lo general, estos cálculos se forman en personas con un trastorno hereditario, que causa que los riñones expulsen mucha cantidad de ciertos aminoácidos.

Factores de riesgo

Todas las personas pueden tener una piedra en el riñón, pero como toda enfermedad, algunas son más propensas que otras a tenerla.

De hecho, son los hombres quienes suelen tener cálculos renales con más frecuencia que las mujeres. También, puede ser más probable que tengas un cálculo renal si:

•Alguien de tu familia ha tenido cálculos renales: si ocurre esto o si tú has tenido antes, es más probable que nuevamente tengas uno.

•No tomas suficiente agua: se recomiendan 2 litros diarios.

•Comes una dieta alta en proteínas y sodio: el exceso de sal en la dieta incrementa la cantidad de calcio que el riñón filtra, lo que aumenta el riesgo de tener cálculos renales.

•Tener sobrepeso: un índice de masa corporal alto y el aumento de peso se pueden asociar con un incremento del riesgo de tener cálculos renales.

•En caso de tener una enfermedad renal crónica.

Tratamientos para los cálculos renales

El tratamiento para sacar los cálculos del riñón dependerá del tipo de piedra, del tamaño y si está bloqueando las vías urinarias.

Litotricia por ondas de choque: consiste en ondas de choque que rompen los cálculos que hay en el riñón en pedazos pequeños y, de esta manera, puedan pasar por el tracto urinario y salir del cuerpo a través de la orina.

Ureteroscopia: se realiza con una sonda pequeña para encontrar y poder eliminar el cálculo. Si la piedra es pequeña, el médico puede ser capaz de sacarla. Si es grande, es posible que tenga que ser rota en pedazos con el uso de tecnología láser.

Percutánea: se reserva en general para casos más complejos y piedras grandes. Consiste en introducir una cámara en el riñón por una pequeña incisión en la piel para luego fragmentar y extraer los cálculos.

Cómo puedo prevenir los cálculos renales

La mejor manera de prevenir los cálculos renales es bebiendo suficiente líquido todos los días y teniendo una dieta balanceada baja en sodio.

Es necesario que tu doctor averigüe el tipo de cálculo que tienes, ya que de esta manera te puede recomendar una dieta específica para prevenir cálculos renales a futuro.

Источник: https://www.indisa.cl/blog/calculos-renales-o-litiasis-renal-sintomas-y-tratamiento/

Urolitiasis – USC urólogos

Causas, síntomas y tratamiento de la urolitiasis

(adaptado de European Association of Urology – Patient Information)

¿Qué es un cálculo?

Un cálculo urinario o litiasis (piedra) es una masa sólida que se forma en los riñones o la vejiga. Los cálculos pueden ser de diferentes composiciones, tener diferentes causas y tratarse de forma diferente. Se forman en orina por cristalización de minerales o sales ácidas. Normalmente se expulsan por la orina pero en ocasiones se necesita tratamiento para extraerla.

Datos sobre los cálculos renales

  • Los cálculos son frecuentes: una de cada 10 personas formará un cálculo en algún momento.
  • Usted tiene entre un 5 y un 10% de posibilidades de formar un cálculo durante su vida.
  • Los hombres forman cálculos con más frecuencia que las mujeres, en proporción de 3 a 1.
  • Usted tiene más probabilidades de tener un cálculo en la edad comprendida entre los 30 y los 50 años.
  • Algunos pacientes a menudo forman cálculos más de una vez en su vida.

¿Qué provoca la formación de cálculos en el riñón?

Los cálculos renales se suelen producir en orina concentrada o por exceso de sustancias que propician su formación. Existen múltiples causas (anatómicas, congénitas, metabólicas, hereditarias…) que predisponen a la formación de cálculos.

Síntomas

Los cálculos renales o ureterales se asocian con dolor cólico pero a veces el dolor es leve o incluso no causan dolor, dependerá del tipo, tamaño, forma y localización en el tracto urinario.

– Dolor intenso (cólico renal)

Si el cálculo obstruye el flujo normal de la orina en el uréter producirá un dolor intenso que se conoce como cólico renal. Es un dolor agudo en la zona lumbar que puede irradiar a la ingle. En el varón puede llegar a doler el testículo del mismo lado.

Otros síntomas asociados pueden ser: naúseas, vómitos, sangre en la orina, dolor al orinar o fiebre.

Un cólico renal es una situación de urgencia y deberá ponerse en contacto con su médico de atención primaria o acudir a urgencias del hospital mas cercano para aliviar el dolor o en caso de fiebre.

– Dolor sordo

Los cálculos a veces se presentan con un dolor sordo en el costado que habrá de ser investigado para diferenciar de otras posibles causas.

– Ningún síntoma

A veces los cálculos cursan sin dolor y se diagnostican de forma incidental en radiografías u otras técnicas de imagen.

Diagnóstico

El médico le preguntará por sus síntomas, sus antecedentes médicos y realizará una exploración física. Después se realizarán pruebas de imagen así como otras pruebas diagnosticas si son necesarias.

– Técnicas de imagen: Ecografía, Radiografía y TC (tomografíaa computerizada) que es el método mas sensible para mostrar claramente el tamaño, forma, localización y características del cálculo

– Otras pruebas: analítica de sangre y orina en caso de cólico renal. Análisis químico del cálculo, en caso de que sea expulsado con la orina, para saber el tipo de cálculo es y escoger el mejor tratamiento y prevención posibles.

Tratamiento conservador de los cálculos

No todos los cálculos requieren tratamiento, solo si provocan dolor , molestias u obstrucción y no se expulsa naturalmente con la orina.

Si el cálculo es pequeño, no causa molestias y es probable que por su tamaño, forma y localización sea expulsado de forma natural, su médico puede recetarle medicación para controlar los síntomas y facilitar la expulsión, A esto se le llama tratamiento médico expulsivo (TME). Si se escoge esta opción necesitará visitas regulares para ver si el cálculo se desplaza y asegurarse de que no causa ninguna complicación.

Tratamiento activo se los cálculos

Los cálculos renales o ureterales deben tratarse de forma activa si provocan síntomas o complicaciones. La s formas mas frecuentes de tratar los cálculos son:

– Litotricia extracorpórea por ondas de choque (LEOC): es la menos invasiva, se realiza con una máquina de litotricia que genera ondas de choque de alta energía direccionadas al cálculo.

Las ondas pasan a través de la piel sin dañarla para concentrarse donde se encuentra el cálculo, este absorbe la energía y se fragmenta en trozos mas pequeños.

Estos fragmentos se expulsarán de forma natural en la orina en los días o semanas siguientes.

– Ureteroscopia (URS): Es un procedimiento que se realiza en quirófano bajo anestesia general o regional. Una vez anestesiado el paciente se introduce un endoscopio de un calibre muy fino por la uretra hasta la vejiga y de ahí se pasa al uréter, una vez localizado el cálculo se fragmenta y estos se retiran con una cesta especial.

Este es un procedimiento muy frecuente, las tasas de éxito son muy altas y el riesgo de complicaciones es bajo.

– Nefrolitotomía Percutánea (NLP) : Es un procedimiento que se realiza bajo anestesia general. Está diseñada para extraer cálculos grandes directamente del riñón. Se hace a través de una herida de 1cm en el flanco y se accede al riñón directamente para fragmentar y retirar los cálculos.

– Cirugía retrógrada intrarrenal (CRIR): Conocida también como RIRS por sus siglas en inglés de Retrograde intrarenal surgery. Es un procedimiento que se realiza en quirófano bajo anestesia general.

Una vez anestesiado el paciente se introduce una vaina, bajo guiado radiológico, desde la uretra hasta el riñón y por dentro se pasa un endoscopio flexible de un calibre muy fino directamente al riñón.

Una vez localizado el cálculo en uno de los cálices,se fragmenta con una fibra láser muy flexible y estos se retiran con una cesta especial.

Este es un procedimiento muy complejo que requiere instrumental muy sofisticado pero las tasas de éxito son altas y el riesgo de complicaciones es bajo. Es una cirugíaa mínimamente invasiva.

Prevención de la recurrencia de los cálculos

Si su riesgo es alto su médico le pedirá un estudio metabólico que consiste en un análisis de sangre y otro de orina de 24hr para ver si existe alguna alteración metabólica que le predisponga a la formación de cálculos. Puede necesitar un tratamiento médico específico.

Si su riesgo de recurrencia es bajo, serán suficientes cambios generales en el estilo de vida para evitar el riesgo de formar otro cálculo. El siguiente consejo es para adultos.

Consejos generales de estilo de vida para prevenir la aparición de cálculos

Estas medidas reducen el riesgo de tener otro cálculo y mejoran su salud en general. El siguiente consejo es para adultos.

Beba más

  • Asegúrese de beber entre 2,5 y 3 litros al día
  • Beba uniformemente durante todo el día
  • Elija bebidas de pH neutro, como agua o leche
  • Controle cuánto orina. Debe ser entre 2 y 2,5 litros al día
  • Controle el color de la orina: debe ser claro
  • Beba aún más si vive en un clima cálido o realiza mucho ejercicio físico. Esto le ayudará a equilibrar su pérdida de fluidos

Adapte su dieta

Dependiendo de su situación individual, su médico le puede recomendar que adapte su dieta. Es importante comentar esto primero con su médico.

  • Tenga una dieta equilibrada y variada
  • Coma muchas verduras, fibras y frutas (especialmente frutas cítricas)
  • Intente comer más alimentos bajos en oxalato como huevos, lentejas, arroz blanco, manzanas peladas, uvas, coliflor, calabacín, etc.
  • Asegúrese de que su dieta contiene una cantidad suficiente de calcio (1 gramo al día). No obstante, tenga cuidado con los suplementos de calcio y consulte siempre a su médico o personal de enfermería para que le aconsejen
  • Reduzca la cantidad de sal en su dieta (no más de 3 a 5 gramos al día).
  • No coma demasiada proteína animal, especialmente carne de animales jóvenes. En lugar de eso, coma más proteína vegetal, que se encuentra por ejemplo en el aguacate, la coliflor o los guisantes.
  • Mantenga un peso sano (su índice de masa corporal debe estar entre 18-25 kg/m2)

Hábitos saludables

Adoptar un estilo de vida saludable siempre es una buena idea.

  • Intente hacer ejercicio 2 ó 3 veces a la semana
  • Evite el estrés

Источник: https://urologosquiron.com/calculo-renal/

Urolitiasis o litiasis renal: causas, síntomas y tratamiento

Causas, síntomas y tratamiento de la urolitiasis

La urolitiasis es la presencia de cálculos (litiasis, masas duras, “piedras”) en la vía urinaria (riñones, uréteres y vejiga) capaces de provocar dolor, obstrucción, hemorragia o infección.

Se pueden presentar uno o más cálculos al mismo tiempo, y se distinguen 4 tipos, según su composición química:

  • Cálculos de calcio: son los más comunes, y se forman por exceso de calcio u oxalato en la sangre. El primero puede aparecer por tomar ciertas drogas o por exceso de vitamina D, y el segundo por genética o una dieta con alimentos ricos en oxalato (como la espinaca).
  • Cálculos de ácido úrico
  • Cálculos de cistina: son poco frecuentes, y ocurren en personas con una enfermedad hereditaria que provoca que los riñones excreten grandes cantidades de ciertos aminoácidos.
  • Cálculos de estruvita: lo causan bacterias que infectan el tracto urinario. Es más frecuente en mujeres.

Dibujo cálculos renales

Urolitiasis o litiasis renal: causas

Se producen en el interior de la vía urinaria, habitualmente riñón y en menor frecuencia en vejiga y las causas para su producción son múltiples:

  • Dietas (exceso de calcio, proteínas, oxalatos, obesidad, déficit en la ingesta de líquidos, etc)
  • Sedentarismo e inmovilización
  • Alteraciones endocrinológicas (hiperuricemia –gota-, hipertiroidismo, hiperparatiroidismo, etc)
  • Ingesta de algunos fármacos (vitamina D y C a dosis altas, antagonistas del calcio, algunos diuréticos, Indinavir, etc.)
  • Enfermedades (mielomas, enfermedades inflamatorias intestinales -colitis ulcerosa y Crohn-, sarcoidosis, etc.)
  • Infecciones urinarias de repetición (algunas bacterias son capaces de producir litiasis)
  • Alteraciones anatómicas (congénitas como los reflujos vesicoureterales, divertículos de vía urinaria, riñones en herradura, riñones en esponja, estenosis –estrecheces- ureterales y de la unión pieloureteral, etc. o secundarias a cirugías urológicas)

Urolitiasis o litiasis renal: síntomas

Pueden cursar sin producir síntomas en un porcentaje alto de las ocasiones. A veces, y como consecuencia de erosionar el interior de la vía urinaria, provocan una orina de color más oscuro e incluso sanguinolenta.

Otras veces pueden provocar dolor lumbar y abdominal, fiebre –si hay infección asociada-, disuria (escozor al orinar) o el “temido” cólico nefrítico (dolor muy intenso irradiado desde la zona lumbar hacia el abdomen y muchas veces acompañado de naúseas y vómitos)

Tratamientos para la urolitiasis o litiasis renal

Los tratamientos son múltiples y van en función del tamaño de la litiasis, su localización, la edad y patología asociada del paciente. Como medidas generales preventivas se deben considerar unas medidas dietéticas y en algunos casos utilizar tratamientos farmacológicos, o intervencionistas.

Operación cálculos renales

1. Medidas dietéticas:

  • Ingesta abundante de líquidos (conseguir orinar por encima de 2 litros al día)
  • Evitar exceso de proteínas, alimentos ricos en oxalato y ácido úrico
  • Evitar el exceso de sodio (la sal común que utilizamos en las comidas habitualmente)

2. Tratamiento farmacológico (citrato potásico, alopurinol para disminuir los niveles de ácido úrico, tiazidas –diurético que aumenta la reabsorción del calcio-, vitamina B6, antibióticos en las litiasis de origen infeccioso…).

3. Tratamiento intervencionista (se intentan realizar tratamientos mínimamente invasivos siempre que el caso lo permita).

  • Litotricia extracorpórea por ondas de choque; ondas de alta energía que, aplicadas sobre la superficie corporal, focalizan toda su energía sobre la litiasis. Si la litiasis es grande no resultan tan eficaces.
  • Cirugía endoscópica; fragmentación de la litiasis )mediante energía láser, electrohidraúlica, etc.) en el interior del organismo sin necesidad de realizar heridas externas; cistolitotricia, en el interior de la vejiga; ureterorrenoscopia, tratamiento de la litiasis en el interior del uréter y riñón.
  • Nefrolitotomía percutánea; fragmentación y tratamiento de la litiasis en el interior del riñón a través de un acceso de mínimo tamaño en la zona lumbar.
  • Cirugía abierta (para litiasis de gran tamaño o asociadas a anomalías anatómicas que impidan los tratamientos menos invasivos).

Para más información consulte con el urólogo

Источник: https://www.topdoctors.com.ar/articulos-medicos/urolitiasis-causas-sintomas-y-tratamiento/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: