Causas y tratamientos del Crecimiento Intrauterino Retardado

Contents
  1. Qué es el crecimiento intrauterino retardado
  2. ¿Cuáles son las causas del crecimiento intrauterino retardado?
  3. ¿Todos los bebes que son pequeños tienen CIR?
  4. ¿Cómo se diagnóstica un feto pequeño solamente de un CIR?
  5. ¿Qué actitud se toma ante un CIR? ¿Se debe adelantar el parto?
  6. ¿Cuál es el pronóstico de un bebé con CIR una vez que ha nacido?
  7. ¿Qué ocurrirá en próximos embarazos tras haber tenido uno previo con CIR?
  8. Crecimiento intrauterino restringido (CIR): causas y tratamiento
  9. Causas del CIR
  10. Factores de riesgo en la madre para desarrollar un CIR
  11. Factores de riesgo en el feto para desarrollar un CIR
  12. Diagnóstico
  13. Seguimiento del CIR
  14. Parto de un bebé con CIR
  15. Seguimiento de los bebés después de un CIR
  16. Restricción del crecimiento intrauterino
  17. ¿Cuáles son las causas de la restricción del crecimiento intrauterino?
  18. ¿Cómo se diagnostica la restricción del crecimiento intrauterino?
  19. ¿Cómo se trata la restricción del crecimiento intrauterino?
  20. ¿Qué problemas pueden surgir?
  21. ¿Qué puedo hacer si mi bebé tiene una restricción del crecimiento intrauterino? 
  22. Crecimiento intrauterino retardado
  23. Causas crecimiento intrauterino retardado
  24. Factores uteroplacentarios
  25. Factores Ambientales
  26. Factores maternos
  27. Factores Fetales
  28. Tratamiento y expectativas de vida del CIUR
  29. El embarazo y el recién nacido
  30. Sobre la restricción del crecimiento intrauterino
  31. Causas
  32. Factores de riesgo
  33. Si un bebé presenta una restricción del crecimiento intrauterino
  34. Pronóstico
  35. Cómo afrontar una restricción del crecimiento intrauterino

Qué es el crecimiento intrauterino retardado

Causas y tratamientos del Crecimiento Intrauterino Retardado

El crecimiento intrauterino retardado o restringido (CIR) es un término que se utiliza para definir a un feto que es más pequeño de lo normal durante el embarazo debido a un problema con el funcionamiento de su placenta. No son fetos pequeños sin más, sino que disminuye la velocidad a la que deberían crecer dentro del útero materno y por eso tienen bajo peso al nacer.

¿Cuáles son las causas del crecimiento intrauterino retardado?

La causa más frecuente es un problema en la placenta, que es el tejido que transporta el oxígeno y los nutrientes de la madre al bebé.

Otras causas que también pueden causar CIR son las alteraciones genéticas, las malformaciones fetales, infecciones de la madre durante el embarazo y la tensión arterial alta. También el tabaco, el alcohol y las drogas.

Estas causas pueden evitarse y son las madres las culpables directas de que sus bebés no crezcan correctamente. Por tanto, en la mayoría de los casos, la madre no se tiene que sentir culpable de haber causado el problema en su bebé, ya que el mal funcionamiento de la placenta, que es la causa más común de CIR, está fuera de su control.

¿Todos los bebes que son pequeños tienen CIR?

NO. Solamente una tercera parte de los bebés que son pequeños al nacer y tienen bajo peso tienen CIR. Los dos tercios restantes son bebés  más pequeños de la media normal.

Del mismo modo que hay niños y adultos de distintos tamaños, también hay bebés de pesos y tallas diferentes. Y no hay que olvidarse que hay un componente genético: los padres pequeños de baja estatura y bajo peso suelen tener bebés pequeños en todos sus embarazos.

Y por el contrario, los bebés grandes suelen ser hijos de padres también de gran envergadura.

¿Cómo se diagnóstica un feto pequeño solamente de un CIR?

Durante el embarazo, se realizan ecografías para ver si el feto está creciendo correctamente.

En las ecografías se hacen mediciones de la cabeza (a través del diámetro biparietal), del abdomen (a través del diámetro o circunferencia abdominal) y de la pierna (midiendo la longitud del fémur). Por tanto, la ecografía es la prueba principal para valorar el crecimiento del bebé y poder estimar su peso.

Además de las medidas del bebé, la ecografía también permite estudiar el funcionamiento de la placenta mediante una técnica llamada Doppler.

A través del Doppler podemos valorar cómo le está llegando la sangre el feto, que es un reflejo de cómo le llega el oxígeno y el alimento.

Tanto la ecografía como el Doppler son pruebas inocuas y no presentan ningún riesgo ni para la madre ni para el bebé. Al mismo tiempo, con la ecografía también se puede estudiar la cantidad de líquido amniótico, ya que la mayoría de los bebés con CIR, tienen el líquido amniótico disminuido.

Los movimientos que realiza el bebé dentro del útero (flexión y extensión de los miembros, etc.) también se estudian con la ecografía, ya que algunos bebés con CIR se mueven poco.

De cualquier forma, si se diagnostica un feto pequeño en la ecografía, éstas se realizarán con más frecuencia y habrá que hacer un Doppler como prueba complementaria.

Otra prueba diagnóstica de gran valor es la monitorización fetal antes del parto. Es la monitorización externa (a través de unas correas sobre el abdomen) y con ella se valoran los latidos del corazón del bebé. También controla la presencia de contracciones y la respuesta del bebé a ellas.

¿Qué actitud se toma ante un CIR? ¿Se debe adelantar el parto?

Lo más frecuente es que no se tenga que adelantar el parto, ya que hay veces que, aunque el bebé sea pequeño sigue creciendo dentro del útero materno. Pero en los casos en los que el feto no está creciendo adecuadamente, se estanca su crecimiento o tiene problemas con el funcionamiento de la placenta, deberá finalizarse el parto antes de la fecha prevista.

La vía de elección del parto dependerá de la semanas de gestación y del estado del bebé. Si es un feto muy prematuro o si tiene muy mal funcionamiento de la placenta, se hará una cesárea directamente.

Si el feto no es muy prematuro y la placenta funciona bien, puede intentarse un parto vaginal, sabiendo que los fetos pequeños pueden tener peor tolerancia al parto y al final acabar en cesárea.

En la mayoría de los casos, los bebés pequeños no prematuros, pueden tener un parto vaginal sin problemas.

¿Cuál es el pronóstico de un bebé con CIR una vez que ha nacido?

Si el bebé ha nacido antes de tiempo y es prematuro, tendrá que quedarse ingresado en el hospital. Generalmente estará en el hospital hasta que sea capaz de comer y respirar con normalidad.

El pediatra irá controlando el peso del recién nacido y cuando haya alcanzado un peso adecuado, le dará el alta hospitalaria.

Con el tiempo, el bebé crecerá adecuadamente y alcanzará el peso y la estatura normal sobre los dos años de edad, ya que, la causa que le impedía crecer correctamente era el mal funcionamiento de la placenta y ésta ya no existe fuera del útero.

En conclusión, la gran mayoría de los bebés que hicieron un CIR intraútero, con el tiempo serán niños de peso y talla normales.

¿Qué ocurrirá en próximos embarazos tras haber tenido uno previo con CIR?

Lo más frecuente es que no se vuelva a repetir el CIR, ya que el embarazo es distinto y también la placenta.

Las mujeres que tienen un enfermedad de base como hipertensión arterial, tienen más riesgo de volver a tener otro hijo con CIR. Por eso, será importante un buen control de su enfermedad antes de quedarse embarazada y durante el embarazo.

Источник: https://www.natalben.com/embarazo-riesgo/crecimiento-intrauterino-retardado

Crecimiento intrauterino restringido (CIR): causas y tratamiento

Causas y tratamientos del Crecimiento Intrauterino Retardado

Aunque la mayoría de los embarazos se desarrollan con normalidad, hay situaciones que los expertos califican como de embarazo de riesgo y que pueden ocasionar complicaciones para la futura madre y el feto.

Una de ellas es el crecimiento intrauterino restringido (CIR), que se produce cuando el crecimiento del feto se ralentiza y el feto no alcanza el percentil 3 de su edad gestacional, porque la placenta no le está nutriendo adecuadamente.

Según datos del Hospital Quirón San José, el CIR es un problema relativamente común, que afecta, en sus diferentes grados, a un 8-10% de los embarazos.

No obstante, la Dra.

Vanesa Núñez, especialista del Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Quirónsalud San José explica que “los casos de CIR deben diferenciarse de los fetos pequeños para su edad gestacional: es decir, de aquéllos con un crecimiento por debajo del percentil 10 pero superior al percentil 3 para su edad gestacional y que no tienen ningún problema por ello, pues posiblemente sean bebés normales para la talla y el peso de sus progenitores”.

De todas formas, la experta indica que a los fetos pequeños para su edad gestacional se les hace también un seguimiento estrecho de crecimiento por si en su evolución acabaran desarrollando un CIR.

Causas del CIR

La causa más común es un problema en el funcionamiento de la placenta, que transporta el alimento y el oxígeno.

En cualquier caso, según explica la experta de Quirón cuando se detecta un CIR se debe iniciar un estudio completo para causas de origen descartar materno, fetal y genético, sobre todo si el inicio del crecimiento restringido ha sido muy precoz.

Factores de riesgo en la madre para desarrollar un CIR

Hay algunos factores maternos que pueden influir en el mal funcionamiento de la placenta

Factores de riesgo en el feto para desarrollar un CIR

  • anomalías cromosómicas: como el síndrome de Down
  • síndromes genéticos complejos
  • anomalías congénitas (cardíacas, neurológicas, abdominales…)
  • embarazo múltiple
  • infecciones congénitas (toxoplasmosis, citomegalovirus, malaria, VIH, sífilis…)
  • enfermedades metabólicas.

Diagnóstico

El diagnóstico del CIR se hace por ecografía: las medidas que se realizan del feto permiten calcular un peso fetal estimado y en función de unas tablas que tienen en cuenta el sexo y la población a la que pertenece (no es igual el peso de los niños africanos que el de los caucásicos,) se puede establecer en qué percentil de crecimiento está el bebé.

  • Si está por debajo del 3 se diagnostica CIR.

El estudio de crecimiento fetal se completa con un estudio Doppler, que se hace durante la misma ecografía, y que permite estudiar el funcionamiento de la placenta y de manera indirecta el grado de oxigenación del feto

Dependiendo de la gravedad y del momento del embarazo en que se detecta la aparición del retraso de crecimiento, se pueden realizar una otras pruebas añadidas para ver si existe alguna causa materna o fetal:

  1. Amniocentesis: en los casos graves y sobre todo muy precoces, por debajo de la semana 26 de embarazo.
  2. Analítica completa para descartar y estudiar posible infecciones: como toxoplasmosis (en caso de que la embarazada no la haya pasado antes de la gestación) o citomegalovirus (si hay otros niños en casa) y también para descartar posibles alteraciones analíticas compatibles con la preeclampsia.
  3. Repetir la ecografía morfológica completa, en la Unidad de Diagnóstico Prenatal el mismo día en el que se hace el control de crecimiento y Doppler.

Seguimiento del CIR

Ante un indicio de CIR, el control del embarazo es   más exhaustivo y hay mayor control ecográfico del feto para vigilar su evolución.

A medida que se van recibiendo los resultados de las pruebas, se van valorando en la consulta, y en función de la gravedad del caso se mandan nuevos controles de crecimiento y Doppler que pueden ser cada dos semanas, una vez a la semana o incluso en situaciones muy severas con bebés muy prematuros, de manera diaria.

En todos los casos, el seguimiento y el momento de finalizar el embarazo  se decide entre todo el equipo de perinatología, que incluye a los ginecólogos, los especialistas en Diagnóstico Prenatal y el equipo de Neonatología para estar lo mejor preparados posibles de cara al parto.

Parto de un bebé con CIR

El parto de un bebé con CIR no tiene por qué ser por cesárea. Según aclara la Dra. Núñez, “la cesárea  sólo se indica en caso de bebés muy prematuros o de peso muy bajo, cuando las alteraciones que presenta la placenta hacen difícil el parto vaginal o si se detecta alguna alteración durante el parto”.

Seguimiento de los bebés después de un CIR

Nada más nacer, el bebé es atendido por el equipo de Neonatología, que hace las valoraciones iniciales y decide si es necesario mantenerle ingresado durante un tiempo en el hospital, en función de la prematuridad, el peso del bebé al nacer y la existencia o no de problemas respiratorios.

Cada vez se da más importancia al seguimiento postnatal de los bebés que han tenido un CIR durante el embarazo, porque al haber sufrido restricciones de alimento y oxígeno dentro del útero pueden tener una  mayor predisposición a desarrollar problemas de salud como diabetes, hipertensión, obesidad o dificultades de aprendizaje, entre otros.

Por ello, es fundamental que el niño siga unos hábitos de vida saludables y ofrecerle lactancia materna que tiene muchos beneficios para la madre y el bebé y ayuda a prevenir muchos de estos problemas.

Durante el seguimiento del bebé también se pueden solicitar pruebas que completen el estudio del bebé, sobre todo durante los dos primeros años de vida.

Источник: https://www.mujerymadrehoy.com/crecimiento-intrauterino-restringido-cir-causas-y-tratamiento/

Restricción del crecimiento intrauterino

Causas y tratamientos del Crecimiento Intrauterino Retardado

  • Tamaño de texto más grande

La restricción del crecimiento intrauterino es el crecimiento de un bebé en el vientre (feto) que no ocurre según lo esperado. El bebé no es tan grande como se espera para la etapa del embarazo de la madre. Esto es lo que se conoce como la «edad gestacional» del bebé por nacer.

Existen dos tipos de restricción del crecimiento intrauterino:

  • restricción del crecimiento intrauterino simétrica: todas las partes del bebé son de tamaño pequeño
  • restricción del crecimiento intrauterino asimétrica: el cerebro y la cabeza del bebé tienen el tamaño esperado, pero el resto del cuerpo del bebé es pequeño

¿Cuáles son las causas de la restricción del crecimiento intrauterino?

Con frecuencia, la restricción del crecimiento intrauterino ocurre porque el feto no recibe una cantidad suficiente de nutrientes y alimentación. Esto puede ocurrir si existe un problema con lo siguiente:

  • la placenta, el tejido que envía nutrientes y oxígeno al bebé en desarrollo
  • el flujo de sangre en el cordón umbilical, que conecta al bebé a la placenta

La restricción del crecimiento intrauterino también puede ocurrir si una mujer embarazada:

  • fuma, bebe alcohol o consume drogas
  • tiene una infección, como citomegalovirus, rubéola, toxoplasmosis o sífilis
  • toma algunos tipos de medicamentos, como algunos tratamientos para las convulsiones
  • tiene una afección, como lupus, anemia o problemas de coagulación
  • tiene presión arterial elevada (hipertensión)
  • está embarazada de un bebé con un trastorno o una malformación congénita
  • tiene un embarazo múltiple (mellizos o trillizos)

¿Cómo se diagnostica la restricción del crecimiento intrauterino?

Antes de que nazca un bebé, los médicos controlan su crecimiento midiendo el abdomen de la madre desde la punta del hueso púbico hasta la parte superior del útero. Esto recibe el nombre de altura uterina.

También hacen una ecografía prenatal y, en muchos casos, esta es la manera en la que se diagnostica la restricción del crecimiento intrauterino. Un técnico cubre el abdomen de la madre con un gel y luego mueve una sonda sobre él.

Por medio de ondas de sonido de alta frecuencia, se crean imágenes del bebé en una pantalla de computadora. Estas imágenes ayudan a los médicos a calcular el tamaño y la altura del bebé.

Si bien estos cálculos no son exactos, ayudan a los profesionales del cuidado de la salud a hacer un seguimiento del crecimiento del bebé y ver si hay un problema.

Las ecografías también pueden ayudar a encontrar otros inconvenientes, como problemas con la placenta o bajo nivel de líquido amniótico (el líquido que rodea al feto). Los médicos también le harán una ecografía para controlar el flujo de sangre hacia la placenta y a través del cordón umbilical.

Si creen que el bebé tiene una restricción del crecimiento intrauterino, es posible que los médicos hagan otras pruebas, como las siguientes:

  • monitoreo fetal para controlar la frecuencia cardíaca y los movimientos del bebé
  • análisis para descartar que la madre tenga infecciones que podrían afectar al bebé
  • amniocentesis para buscar causas genéticas de la restricción del crecimiento intrauterino (y, a veces, intentar determinar la madurez de los pulmones) 

¿Cómo se trata la restricción del crecimiento intrauterino?

El tratamiento para la restricción del crecimiento intrauterino depende de la etapa del embarazo y de cuán bien se encuentra el bebé. Los médicos observarán atentamente la restricción del crecimiento intrauterino durante las visitas de control prenatales. Harán ecografías, llevarán un registro del crecimiento y buscarán si hay otros problemas.

Si la madre del bebé tiene una afección, los médicos la ayudarán a controlarla. Esto puede incluir asegurarse de que coma alimentos saludables y nutritivos, y que aumente de peso correctamente durante el embarazo. Es posible que algunas mujeres deban hacer reposo para mejorar el flujo de sangre que recibe el bebé.

En algunos casos, los médicos recomendarán inducir el trabajo de parto y adelantar el parto. Es posible que lo hagan si parece que el bebé ha dejado de crecer o si hay un problema con la placenta o el flujo de sangre del cordón umbilical.

Tal vez, a una mujer se le haga una cesárea si se considera que el estrés de un parto vaginal sería demasiado arriesgado para el bebé.

¿Qué problemas pueden surgir?

Los bebés con restricción del crecimiento intrauterino tienen más riesgos de sufrir algunos tipos de problemas de salud. Los bebés prematuros o muy pequeños al nacer tienen más probabilidades de tener que quedar hospitalizados una mayor cantidad de tiempo. Es posible que también deban recibir atención especial en la unidad de cuidados intensivos neonatales.

Otros problemas relacionados con la restricción del crecimiento intrauterino incluyen los siguientes:

  • problemas para respirar y alimentarse
  • dificultad para mantener una temperatura estable en el cuerpo
  • recuento de glóbulos anormal
  • bajo nivel de azúcar en sangre (hipoglucemia)
  • problemas para combatir las infecciones
  • problemas neurológicos

Los efectos a largo plazo de la restricción del crecimiento intrauterino tal vez dependan de la afección que provocó el problema.

¿Qué puedo hacer si mi bebé tiene una restricción del crecimiento intrauterino? 

Si su bebé podría tener una restricción del crecimiento intrauterino, siga los consejos del médico y acuda a todas las visitas prenatales y a las citas para hacer pruebas. Esto ayudará a su médico a ver cómo se está desarrollando y creciendo su bebé.

Cuide bien de usted misma haciendo lo siguiente:

Revisado por: Larissa Hirsch, MD

Fecha de revisión: julio de 2020

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/iugr-esp.html

Crecimiento intrauterino retardado

Causas y tratamientos del Crecimiento Intrauterino Retardado

Actualizado el 12/08/2013

El crecimiento intrauterino retardado (CIUR) o la restricción del crecimiento intrauterino (RCIU), es el crecimiento deficiente de un bebé mientras está en el útero durante el embarazo. Específicamente, significa que el feto pesa menos del 90% que otros bebés de la misma edad gestacional.

Causas crecimiento intrauterino retardado

Muchos aspectos pueden provocar un retraso en el crecimiento fetal. Es posible que la placenta no reciba suficiente oxígeno y nutrientes debido a factores utero-placentarios, ambientales, maternos, y fetales:

Factores uteroplacentarios

En ocasiones la placenta no funciona con normalidad, por ejemplo cuando hay un mal desarrollo o un envejecimiento placentario prematuro, miomas o cicatrices uterinas, infarto placentario… el feto no recibe suficientes nutrientes y sufre CIUR.

Crecimiento del útero

Factores Ambientales

  • Vivir a cierta altitud: Se aprecian diferencias de crecimiento fetal entre las embarazadas que viven a nivel del mar, y las que viven en la montaña. Esto es así porque la cantidad de oxígeno que ser respira disminuye con la altura.
  • Tomar determinados medicamentos: algunos antibióticos, anticoagulantes…

Factores maternos

  • Tabaquismo: los hijos de madres fumadoras pesan entre 100-300 gramos menos que los hijos de las que no fuman. La nicotina disminuye el calibre de los vasos placentarios, por lo que le llega menos sangre al feto. También disminuye los niveles de vitaminas y otras sustancias esenciales para el feto.
  • Alcoholismo: El alcohol provoca en el feto toda una serie de malformaciones y alteraciones conocidas, entre ellas el CIUR.
  • Drogadicción: El consumo de drogas también favorece el CIUR. No se ha podido comprobar si la aparición de esta anomalía se debe al efecto de la droga en sí, o a las malas condiciones higiénicas y nutricionales que tienen las madres consumidoras de drogas.
  • Nutrición: Se ha constatado que bajo condiciones de hambruna, las mujeres que consumen menos de 1.500 kilocarías/día paren niños con talla y peso menores de lo esperado. Si el incremento de peso es de menos de 6 kilos al final de la gestación, se triplica el riesgo de crecimiento intrauterino retardado.
  • Elevado esfuerzo físico: Las embarazadas que realizan trabajos que les suponen un gran esfuerzo físico, tienen más riesgo de que sus fetos sufran CIUR.
  • Cardiopatías: Las enfermedades de corazón y de los vasos sanguíneos como la hipertensión, provocan que llegue menos sangre y oxígeno a la placenta lo que afecta al crecimiento del futuro bebé.
  • Enfermedades metabólicas: Algunas enfermedades metabólicas disminuyen el nivel de vitaminas y sustancias nutritivas necesarias para el desarrollo normal.

Factores Fetales

  • Anomalías cromosómicas y malformaciones congénitas: Ambas son causa de crecimiento intrauterino retardado. Entre las primeras está el síndrome de Down, el síndrome de Turner, el síndrome de Patau, el síndrome de Edwards y otros. Entre las malformaciones, encontramos el caso de los acondroplásicos (comúnmente conocidos como enanos), y las malformaciones cardíacas que no distribuyen bien la sangre por el cuerpo del feto.
  • Infecciones intrauterinas: Existen varios agentes infecciosos que producen infecciones en el feto que afectan al crecimiento intrauterino, como la rubeola, la sífilis, el citomegalovirus y la toxoplasmosis.

Causas CIUR

  • Embarazo múltiple: La falta de espacio en el útero en este tipo de embarazos hace que los fetos sean más pequeños, esta restricción del crecimiento hay que controlarla con medicación para prevenir complicaciones.

Tratamiento y expectativas de vida del CIUR

El CIUR aumenta el riesgo de aborto. Cuando se detecta, se hace un seguimiento cuidadoso durante el embarazo vigilando el crecimiento, los movimientos, la circulación y el líquido amniótico del bebé mediante una cardiotocografía en reposo, prueba que valora la presencia o ausencia de contracciones uterinas y el grado de bienestar fetal.

Dependiendo de los resultados de estos exámenes puede ser necesario adelantar el parto, y según la causa y gravedad del crecimiento retardado evolucionará el recién nacido. El pronóstico del bebé lo valorarán el obstetra y el pediatra.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Graduada en Biología por la Universidad de Valencia (UV) y especialista en Reproducción Asistida. Redactora de contenido científico. Más sobre Laura Rollán Guillén

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.

Источник: https://www.reproduccionasistida.org/crecimiento-intrauterino-retardado/

El embarazo y el recién nacido

Causas y tratamientos del Crecimiento Intrauterino Retardado

(Intrauterine Growth Restriction (IUGR))

Hay bebés de todos los tamaños. Algunos solo son más grandes o más pequeños que los demás por motivos naturales.

Pero en algunos casos los bebés que están dentro del vientre materno son de menor tamaño que el que les correspondería tener. Cuando esto ocurre, se denomina “restricción del crecimiento intrauterino” o “crecimiento intrauterino retardado”.

Sobre la restricción del crecimiento intrauterino

Una “restricción del crecimiento intrauterino” es cuando un bebé que todavía está dentro del vientre materno no consigue crecer al ritmo esperado durante el embarazo.

En otras palabras, en cualquier punto del embarazo, el bebé no es del tamaño que debería tener considerando el momento del embarazo en que se encuentra su madre (este momento se conoce como “la edad gestacional” del bebé no nato).

Los bebés afectados por una restricción del crecimiento intrauterino suelen tener bajo peso al nacer. Si el peso del bebé es inferior al percentil 10 para su edad gestacional (lo que significa que el 90% de los bebés de la misma edad gestacional pesan más), al bebé también se le denomina “pequeño para su edad gestacional”.

Es importante saber que no todos los bebés que son pequeños para su edad gestacional presentaban una restricción del crecimiento intrauterino cuando estaban en el vientre materno. Por ejemplo, algunos bebés sanos nacen más pequeños que el promedio simplemente porque sus padres son de baja estatura.

Hay dos tipos de restricción del crecimiento intrauterino:

  1. Restricción del crecimiento intrauterino simétrica: el cuerpo del bebé es de un tamaño proporcionalmente reducido (todas las partes del cuerpo del bebé son igual de pequeñas).
  2. Restricción del crecimiento intrauterino asimétrica: el bebé tiene una cabeza y un cerebro de tamaño normal pero el resto del cuerpo es de tamaño reducido.

Causas

En muchos casos, la restricción del crecimiento intrauterino es la consecuencia de un problema que impide que el bebé reciba suficiente oxígeno y/o suficientes nutrientes. Esta falta de nutrientes hace más lento su crecimiento.

Esto puede ocurrir por diversos motivos. Una causa habitual es la insuficiencia placentaria, donde el tejido que administra oxígeno y alimentos al bebé no está correctamente adherido al útero materno o no funciona como debería.

Entre otras causas posibles que pueden ocurrir durante el embarazo, se incluyen las siguientes:

  • ciertas conductas, como fumar, beber alcohol o consumir drogas, por parte de la futura madre
  • exposición a infecciones (contagiadas por la madre), como la infección por citomegalovirus, la rubeola, la toxoplasmosis y la sífilis
  • consumo de determinados medicamentos por parte de la futura madre
  • hipertensión en la futura madre
  • trastornos genéticos o anomalías congénitas
  • vivir a gran altitud

Factores de riesgo

La restricción del crecimiento intrauterino tiende a ocurrir en mayor medida en mujeres que están embarazadas de más de un bebé o que han tenido previamente bebés pequeños para su edad gestacional o bebés afectados por una restricción del crecimiento intrauterino.

Hay ciertas afecciones médicas, como algunas enfermedades que afectan al corazón, los pulmones, la sangre, de tipo autoinmunitario o la anemia, que aumentan el riesgo de que una mujer desarrolle una restricción del crecimiento intrauterino.

El hecho de alimentarse mal o de tener bajo peso antes o durante el embarazo también incrementa este riesgo.

Si un bebé presenta una restricción del crecimiento intrauterino

Cuando se diagnostica una restricción del crecimiento intrauterino, se decidirá su tratamiento teniendo en cuenta el estado de salud del bebé y el mes de embarazo de la futura madre. Se controlará atentamente al bebé (generalmente a través de visitas prenatales frecuentes y ecografías) para hacer un atento seguimiento de su crecimiento y detectar posibles problemas.

El tratamiento de una restricción del crecimiento intrauterino incluye controlar cualquier enfermedad que padezca la madre y asegurarse de que lleva una dieta saludable y nutritiva, con una ganancia adecuada de peso. A algunas mujeres les indican que guarden cama para descansar y mejorar la irrigación sanguínea del bebé.

En algunos casos, los profesionales de la salud recomiendan provocar el parto antes de la fecha esperada si la monitorización del bebé indica que ha dejado de crecer o que presenta otros problemas. Aunque puede ser necesario anticipar el parto, la meta siempre consistirá en mantener al bebé seguro dentro del vientre materno durante el máximo tiempo posible.

A veces puede ser necesario realizar un parto por cesárea, cuando el estrés asociado a un parto vaginal se considera demasiado arriesgado para el bebé.

Pronóstico

Lamentablemente, los bebés con una restricción del crecimiento intrauterino son más proclives a padecer problemas de salud tanto antes como después de nacer.

Los que nacen de forma prematura o con un tamaño muy reducido tienen más probabilidades de presentar problemas que requieren internamientos hospitalarios prolongados.

También es posible que necesiten recibir cuidados especiales después del parto, como ayuda respiratoria o medicamentos para prevenir posibles infecciones.

Otros problemas que se pueden asociar a la restricción del crecimiento intrauterino son los siguientes:

  • aumento de las probabilidades de parto por cesárea
  • problemas para respirar y para alimentarse
  • problemas para mantener la temperatura corporal
  • hemograma alterado
  • baja concentración de azúcar en sangre (hipoglucemia)
  • capacidad reducida de combatir las infecciones
  • problemas neurológicos
  • mayor riesgo de parto de feto muerto (el feto muere dentro del vientre materno)

Los efectos a largo plazo de una restricción del crecimiento intrauterino dependen en gran medida de la afección que provocó el problema en primer lugar.

Cómo afrontar una restricción del crecimiento intrauterino

Cuando una mujer se entera de que su bebé padece o podría padecer una restricción del crecimiento intrauterino, lo mejor que puede hacer es asistir a todas las visitas y pruebas prenatales programadas y seguir al pie de la letra las recomendaciones del profesional de la salud que controla su embarazo. También debería cuidarse, siguiendo una dieta saludable, descansando lo suficiente y evitando el consumo de alcohol, drogas y tabaco.

Revisado por: Larissa Hirsch, MD
Fecha de la revisión: julio de 2014

Источник: https://www.rchsd.org/health-articles/restriccin-del-crecimiento-intrauterino-rciu/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: