Ciática en el embarazo

Cómo aliviar la ciática en el embarazo

Ciática en el embarazo

La ciática es una afectación muy común durante el periodo de gestación. La causa es la sobrecarga que sufre la espalda como consecuencia del aumento de peso en el organismo, lo que puede comprimir el nervio ciático y provocar molestias.

Aunque la ciática puede llegar a producir dolores muy intensos, lo cierto es que existe toda una serie de recomendaciones que podemos seguir para prevenir o suavizar sus efectos.

¿Qué provoca la ciática?

Tal y como hemos indicado, la ciática es un dolor que se produce debido a la compresión, inflamación del nervio ciático. Este dolor se inicia en la parte inferior de la espalda, pudiendo descender desde la parte superior de las piernas hasta llegar al mismo pie por la parte trasera.

El tipo de dolor puede variar; se pueden sentir punzadas más localizadas o incluso una sensación de ardor más amplia que irradie toda un área que incluye glúteo, muslo y pantorrilla. Además, el dolor puede ir acompañado de debilidad y parálisis en algunos músculos, o incluso de alteraciones de la sensibilidad (sensación de adormecimiento y calambres).

Los cambios que el embarazo provoca en el cuerpo de la mujer hacen que la ciática haga acto de presencia con más frecuencia. La espalda sufre una sobrecarga y, como resultado, se contractura.

La curvatura natural de la columna tiende a acentuarse y, además, el tamaño del útero expande la pelvis, por lo que los nervios espinal, lumbar y sacro de la columna, que alimentan el nervio ciático, se pueden comprimir.

A pesar de que la ciática es bastante común en las mujeres embarazadas, tiende a aparecer con mayor frecuencia en las mujeres que llevan una vida sedentaria. Permanecer mucho tiempo en una misma posición, tener una actividad muy reducida o experimentar un aumento de peso considerable son factores que pueden agravar el dolor.

¿Qué hacer si tienes ciática?

En la mayoría de los casos, la ciática permanece a lo largo de todo el periodo de gestación. Es por esta razón que resulta muy necesario seguir toda una serie de consejos para sobrellevar las molestias de la mejor manera posible.

El primer paso es consultar con tu médico/a de confianza, quien te recomendará el mejor tratamiento según tu estado y las semanas de gestación, entre otros factores.

Además, puedes tomar ciertas medidas que seguro te ayudarán a aliviar el dolor de la ciática:

  • Utiliza una faja especial para embarazadas. Esta prenda es muy útil para ayudar a soportar el peso del abdomen sin sobrecargar tanto los músculos y los nervios.
  • Acude al fisioterapeuta. Si los dolores son muy acentuados, siempre puedes acudir a un especialista para que te ayude a aliviar el dolor. Además de las técnicas que pueda aplicarte para reducir el malestar, también puede sugerirte diversos ejercicios a realizar durante las épocas sin dolor para así fortalecer los músculos de la espalda.
  • Vigila tu postura. La forma que empleas para sentarte o incluso tumbarte puede resultar esencial para aliviar la ciática. También, es muy importante que te acostumbres a realizar determinados gestos de forma correcta.
  • Trata de no aumentar excesivamente de peso. Los kilos de más durante el embarazo incrementan la posibilidad de que el nervio ciático se comprima.
  • Evita el sedentarismo. A menos que sea algo totalmente necesario por recomendación médica, procura no pasar el día sentada. Apuesta por realizar ejercicios moderados como el yoga de forma regular, al menos tres veces por semana. Incluye ejercicios que te ayuden a fortalecer los músculos de la espalda y las piernas, como por ejemplo la natación.
  • Calza zapatos cómodos y sin tacón. Trata de que tu calzado no incremente las molestias de la espalda durante este periodo.
  • Apuesta por los masajes. Los masajes en la zona dolorida son recomendables siempre y cuando los aplique un especialista. Un masaje mal dado puede provocar más dolor. Además, es importante evitar los masajes en la región lumbar, ya que estos pueden dar pie a contracciones uterinas.
  • Pásate a la acupuntura. Esta técnica puede suponer un alivio a los síntomas de la ciática, sobre todo cuando se aplica en conjunto a otros tratamientos.
  • Pasea con moderación. Los paseos son un excelente ejercicio durante el embarazo, pero con problemas de ciática resulta aconsejable reducir su duración.
  • Haz estiramientos. Existe toda una serie de estiramientos específicos para la zona de espalda, piernas y glúteos que puede ayudarte a disminuir la compresión del nervio ciático.
  • Aplica calor. El calor seco aplicado en la zona de dolor puede ayudar a aliviar los episodios más agudos, ya que relaja los músculos y ayuda a disminuir los espasmos musculares.

Además de estos consejos, mantener una vida activa, tanto antes, como durante el embarazo, te ayudará en gran medida a evitar la ciática. Sea como sea, en ningún caso optes por automedicarte; tu médico te dará el tratamiento más adecuado para que disfrutes de tu embarazo sin molestias.

Fuentes:

Pinheiro, Marcelle. ¿Cómo combatir la ciática en el embarazo? Tua Saude. Recuperado de  https://www.tuasaude.com/es/ciatica-embarazo/

Zorrilla, Francisco. Dolor de espalda y ciática en el embarazo. Consulta con tu ginecólogo. Recuperado de http://www.consultatuginecologo.com/ciatica-embarazo/

Источник: https://www.clubfamilias.com/es/ciatica-embarazo

Ciática en el embarazo: por qué se produce y cómo aliviar el dolor

Ciática en el embarazo

Una de las molestias más comunes que puede afectar a las embarazadas es un dolor en la parte baja de la espalda que se extiende a la cadera y las piernas, impidiendo que la mujer se mueva con comodidad: la ciática en el embarazo. ¿Por qué se produce? ¿Es posible aliviarla? Os lo contamos todo a continuación.

El útero es la parte del cuerpo que sufre los cambios más significativos durante el embarazo, pasando a aumentar unas 20 veces su tamaño conforme crece el bebé. Este aumento de tamaño provoca que el útero cada vez más voluminoso ejerza más presión a su alrededor. Cuando alcanza al nervio ciático, se produce un dolor en las zona inferior de la espalda, glúteos, caderas y piernas.

El nervio ciático (también llamado nervio isquiático) es el nervio más grueso del cuerpo, terminación del plexo sacro, que se distribuye en los músculos posteriores del muslo, en los de la pierna y en la piel de esta y del pie.

El término «ciática» se refiere a dolor, debilidad, entumecimiento u hormigueo en la pierna, síntoma de un problema de salud que en el caso de la mujer embarazada es, como hemos visto, la presión sobre el nervio ciático (también puede ser fruto de una lesión).

Según la investigaciones al respecto, la ciática aparece casi en un 50% de las embarazadas y se da más frecuentemente en las mujeres más jóvenes, las que han padecido o padecen dolores lumbares, las que duermen pocas horas y las que sufren depresión durante esta etapa.

Síntomas de ciática

El dolor ciático puede variar ampliamente como acabamos de mencionar. Puede sentirse algo parecido a un hormigueo leve, unas punzadas, un dolor sordo o una sensación de ardor. En algunos casos, el dolor es tan intenso que imposibilita el movimiento de la persona. Suele ocurrir más frecuentemente en un costado (a mí me sucedió en el lado derecho).

Algunas mujeres presentan dolor agudo en una parte de la pierna o la cadera y en otras partes hay entumecimiento. Tanto el dolor como el entumecimiento también podría extenderse a la parte posterior de la pantorrilla o en la planta del pie. El dolor de la parte inferior de la espalda no es tan grave como cuando el dolor se extiende a la pierna y dificulta el caminar.

Cuando afecta la ciática a la pierna, esta puede sentirse débil e incluso algunas veces el pie queda inmovilizado al caminar si el dolor es intenso e impide a la mujer moverse con normalidad, en los casos más graves y difíciles de sobrellevar.

La evolución del dolor también es variable, puede empezar siendo leve y empeorar debido a varias razones: después de pararse o sentarse, por las noches, al hacer algún movimiento brusco como toser, reír, al doblar el cuerpo hacia a tras o tener una mala postura, si se camina mucho…

Si los síntomas de la ciática siguen empeorando en vez de mejorar, se agravan de manera súbita o se producen asociados a dolores intensos de cabeza, fiebre, debilidad, dolor en las dos piernas… hay que consultar al médico inmediatamente.

¿Cómo aliviar la ciática en el embarazo?

El reposo y aplicar calor sobre la zona de la espalda puede aliviar el dolor de la ciática, al igual que los ejercicios suaves de balanceo pélvico que se realizan de pie, en posición erguida (para la segunda mitad del embarazo). Los ejercicios que mejoran la flexibilidad de la columna vertebral también son recomendables.

La práctica de otros ejercicios como la natación, yoga o pilates también puede aliviar la presión sobre el nervio ciático. Muchas veces la realización de estos consejos calmará el dolor producido por la ciática en el embarazo, otras veces será el simple cambio de postura del bebé en el útero el que nos devuelva bienestar.

No obstante, tras un ataque de ciática es mejor suspender el ejercicio momentáneamente hasta empezar lentamente las actividades físicas moderadas. El reposo en cama, en principio, no se recomienda y hay que evitar levantar objetos pesados y torcer la espalda durante unas semanas después de que haya comenzado el dolor.

En ocasiones, si los síntomas son muy graves, el médico recomienda reposo de la futura mamá durante algunos días, junto a la realización de ejercicios específicos y tal vez algún analgésico adecuado. Existen tratamientos complementarios (quiropráctica, masaje terapéutico…) que también pueden ser beneficiosos si son realizados profesionalmente.

En las estaciones cálidas el dolor suele disminuir, en mi caso la llegada del buen tiempo fue una bendición y el dolor de la ciática en el embarazo (que por suerte era bastante leve) desapareció.

Para prevenir la ciática en el embarazo recuerda las recomendaciones de higiene postural, intentando que la columna cargue con el menor peso posible, manteniendo la espalda recta con asiduidad, durmiendo de lado, evitando el sedentarismo y el aumento excesivo de peso…

Como la mayoría de molestias derivadas del embarazo, si no se ha logrado combatir antes (la pueden llegar a sufrir una de cada dos embarazadas) la ciática desaparece tras el parto. Mientras tanto, si está imposibilitando tu vida normal, acude al médico para que te aconseje la mejor manera de superar este incómodo dolor.

Foto | iStockPhoto
Imagen | Medline Plus
En Bebés y más | Ciática y embarazo: qué es y cómo combatirla, Consejos para una buena postura en el embarazo

Источник: https://www.bebesymas.com/embarazo/como-se-produce-se-puede-prevenir-o-aliviar-todo-sobre-la-ciatica-en-el-embarazo

¿Estás embarazada y quieres prevenir la lumbalgia y la ciática?

Ciática en el embarazo

El embarazo es uno de los periodos más especiales en la vida de una mujer, pero a menudo también causa múltiples molestiasen distintas zonas del cuerpo, como náuseas y vómitos, pesadez e hinchazón en las piernas, varices, incontinencia urinaria, así como lumbalgia y episodios de ciática, entre otras. De hecho, los problemas en la columna lumbar son una de las complicaciones más habituales durante la gestación, especialmente entre el segundo y tercer trimestre, cuando el feto es más grande. Puesto que estas molestias tienen un impacto significativo en la calidad de vida de la mujer embarazada, es muy importante adoptar una buena actitud postural para no cargar aún más esta zona y evitar que los dolores lumbares y de ciática se agudicen.

Lumbalgia y ciática: ¿sabes qué son exactamente y por qué se producen?

La lumbalgia es el dolor de espalda centrado en la columna lumbar, es decir, en la parte baja de la espalda. Afecta a más de dos tercios de las mujeres embarazadas y, generalmente, se debe a dos factores: el factor mecánico y el hormonal.

Examinemos primero el factor mecánico (es decir, la manera de trabajar de la espalda): conforme aumenta el peso del cuerpo y el volumen del vientre, el centro de gravedad se desplaza hacia adelante y los músculos de la parte inferior del dorso deben trabajar con más intensidad para sostener la columna.

Para compensar el desplazamiento del centro de gravedad, las mujeres gestantes acentúan la lordosis lumbar (que es la curvatura fisiológica de la parte baja de la espalda), colocándose en hiperlordosis.

Es este exceso de curvatura en el tramo bajo del dorso lo que provoca lumbalgia y causa dolor.

El otro factor causante del dolor lumbar durante el embarazo es el factor hormonal: la acción de los estrógenos, la progesterona y la relaxina provoca el reblandecimiento de cartílagos y ligamentos, especialmente de la cintura pélvica, y esto se traduce en mayor presión en la zona lumbar

Los episodios de ciática son otra dolencia muy común entre las mujeres embarazadas, sobre todo durante las fases más avanzadas de la gestación. El crecimiento del útero y del feto ejerce presión sobre el nervio ciático, que es el nervio que parte de la médula espinal y se ramifica por las piernas y los pies, provocando dolor, inflamación, hormigueo e irritación.

La ciática se caracteriza por un dolor punzante que se irradia desde los glúteos, baja por la pierna y puede incluso llegar hasta el pie y los dedos del pie, hecho que puede llegar a dificultar la movilidad de la mujer gestante.

En menor medida, la ciática también puede deberse a una hernia discal (es decir, a un disco deslizado de su posición habitual en la columna vertebral) o a un espasmo del músculo piriforme en las nalgas, que puede irritar el nervio ciático y causar dolor, como se observa en la ilustración.


¿Es posible prevenir la lumbalgia y el dolor de ciática?

Tal como hemos comentado anteriormente, ambas dolencias son muy comunes durante el embarazo y por ello la prevenciónes esencial. Por ello, si estás esperando un bebé es muy importante que sigas estas recomendaciones:

  • Adopta una buena higiene postural.
  • Haz ejercicio físico moderado de forma regular, como caminar a paso ligero, practicar bicicleta estática, yoga y natación (los ejercicios en el medio acuático son especialmente beneficiosos para aliviar los dolores lumbares, ya que la flotabilidad en el agua alivia la presión en las articulaciones y en los músculos).
  • No realices, en la medida de lo posible, trabajos estresantes.
  • Evita ganar un exceso de peso, ya que sobrecargará aún más tu espalda.

Entre estas medidas preventivas, adquirir unos buenos hábitos posturales es clavepara fortalecer la musculatura abdominal y de la espalda, especialmente de cara al segundo y tercer trimestre del embarazo, cuando el cuerpo (y la espalda) deben soportar más peso. A continuación, te mostramos algunas recomendaciones posturales que puedes aplicar diariamente, ya que son muy sencillas y no requieren ningún material para ponerlas en práctica, solo hace falta disciplina y constancia:

  • Al caminar: camina erguida, con la espalda recta, los glúteos duros, la tripa hacia adentro, la cabeza alta y los brazos balanceándose rítmicamente a los lados.

  • Al subir escaleras: mantén recta la espalda, sin doblarla hacia delante, y apoya toda la planta del pie en cada peldaño, no sólo la punta. Ayúdate del pasamanos para no perder el equilibrio.

  • Recuerda dormir sobre el lado izquierdo. Para levantarte apoya el codo izquierdo y haz fuerza con la mano derecha sobre el colchón hasta que logres incorporarte. Libera las piernas del colchón hasta quedar sentada con ellas fuera de la cama, tocando el suelo, y levántate.

  • Al sentarte: lleva los glúteos hasta el final del asiento para mantener recta la espalda. Si la parte lumbar no queda bien apoyada, utiliza un almohadón.

  • Al trabajar con ordenador: si el tamaño de la tripa te impide acercarte a la mesa, baja un poco la silla o sube la altura de la mesa para que se pueda «meter» la tripa dentro del hueco entre mesa y silla.

  • Al montarte en el coche: siéntate en el asiento con los pies fuera del coche, gírate introduciendo primero una pierna y después la otra haciendo fuerza con las manos sobre el asiento.

Ya sufro de dolores lumbares y de ciática: ¿qué puedo hacer para aliviar los síntomas?

Si, a pesar de haber puesto en práctica las medidas preventivas que hemos descrito anteriormente, sufres lumbalgia y dolor de ciática por tu embarazo, hay varias opciones que pueden ayudarte a disminuir el dolor e impedir que los problemas de espalda empeoren.

En los últimos meses de gestación (y/o justo después del parto), muchas mujeres utilizan un cinturón pélvico con refuerzo lumbar para combatir los dolores en la parte baja de la espalda. Se trata de una solución de terapia elástica que sujeta y descarga la columna, da estabilidad a la zona dolorida y eleva el abdomen sin oprimirlo.

Estos cinturones disponen de refuerzos laterales para que cada mujer pueda ajustárselo a su medida y no molestan, ya que están elaborados con un tejido suave y costuras muy sutiles. Además, el uso de estas soluciones durante mientras se espera un bebé protege el suelo pélvico de hipertensiones, una zona que ya sufre mucho con el embarazo y el parto.

Consulta con tu farmacéutico de confianza para que te asesore sobre el producto más adecuado para ti.

Otras soluciones para aliviar los dolores lumbares y de ciática son los estiramientos, los masajes suaves, así como las sesiones de fisioterapia, osteopatía y acupuntura. Todas estas técnicas te ayudarán a relajar la zona dolorida y a reducir la inflamación, y mejorarán sustancialmente tu calidad de vida.

Recapitulando, si estás embarazada debes saber que el dolor lumbar y de ciática es una de las complicaciones más frecuentes en la gestación, especialmente en las fases más avanzadas. Estas dolencias se deben a los cambios físicos (tanto hormonales como mecánicos) que experimenta el cuerpo y, sobre todo, la espalda.

La columna debe soportar mucho más peso y el centro de gravedad se desplaza hacia adelante, hecho que puede provocar lumbalgia.

Durante el embarazo, también puede que sufras episodios de ciática (un dolor punzante que se irradia desde los glúteos hacia las piernas y pies) a causa del aumento de volumen del útero y del feto, que pinza el nervio ciático.

Sin embargo, puedes intentar prevenir estos dolores siguiendo unas sencillas recomendaciones cada día o, si ya los sufres, el uso de un cinturón pélvico con refuerzo lumbar sujetará y descargará la zona dolorida.

Los estiramientos y masajes, la gimnasia acuática y el ejercicio regular moderado pueden serte también de gran ayuda, así como la fisioterapia, la acupuntura y la osteopatía. A veces, los dolores lumbares y de ciática pueden ser tan intensos y limitantes que quizás sólo te apetezca quedarte tumbada en el sofá sin moverte, pero precisamente lo mejor para combatir estas molestias es activarse y plantarle cara al dolor. ¿Estás lista para deshacerte de la lumbalgia y la ciática?

Источник: https://farmalastic.cinfa.com/blog/estas-embarazada-y-quieres-prevenir-la-lumbalgia-y-la-ciatica

Embarazo, dolor de espalda y ciática

Ciática en el embarazo

¡Ah, las maravillas del embarazo! Ya sea que se trate de su primer bebé o del quinto, muchas son las previsiones a tener en cuenta y para las que hay que prepararse. Desafortunadamente, la emoción de convertirse en madre puede verse ensombrecida por el dolor de espalda y la ciática.

Tres de cada cuatro embarazadas experimentan dolor de espalda.

¡Algunas de ellas bastante tiempo antes de perder su cintura!
Para ayudarla a prevenir o a aliviar el dolor de espalda causado por la ciática, le explicamos por qué se desarrollan ciertos síntomas y le mostramos lo que puede hacer para que los meses que tiene por delante sean más fáciles.

¿Cómo provoca el embarazo dolor de espalda y ciática?

¡Los cambios en su cuerpo a lo largo del embarazo afectan más que la apariencia física!

1. Lo que la mayoría de las mujeres ya conoce es el aumento de peso: unas 25 libras o más. El aumento en el peso corporal y la presión al inclinarse, ejercen presión sobre un disco herniado o abultado en la parte baja de la espalda. El dolor de espalda y de pierna (ciática) son consultas comunes.

2. El aumento de peso puede provocar síndrome piriforme y ciática. Los músculos piriformes, ubicados en las nalgas, ayudan al movimiento del muslo. El síndrome piriforme puede desarrollarse cuando el músculo comprime el nervio ciático, que pasa a través de la nalga hacia el muslo.

3. Lo que podría no ser inmediatamente obvio es que, a medida que el útero crece más (¡y más!), el centro de gravedad del cuerpo cambia de lugar.

Algunas veces, a medida que el útero se expande dentro de la pelvis, los nervios espinales en las regiones lumbar y sacra de la columna (parte baja de la espalda) que alimentan el nervio ciático se comprimen e irritan. Esta es otra causa de dolor de espalda y ciática.

4. Además, las hormonas están trabajando. En particular, la relaxina, una hormona que relaja los ligamentos pélvicos y ayuda a preparar el cuerpo de la madre para el parto.

La relaxina también afloja los ligamentos en otras partes del cuerpo, pero especialmente las articulaciones de la pelvis, la espalda baja y las rodillas.

Es importante que sepa cuándo hacer ejercicio o levantar objetos, porque es fácil distenderse durante el embarazo. Muévase lentamente y evite los movimientos bruscos.

Qué hacer

1. Trabaje con su médico, quiropráctico, partera o profesional de la salud para mantener el peso de su cuerpo controlado.

2. Si desarrolla dolor de espalda, hable con su doctor, quiropráctico, partera o profesional de la salud.

3. ¡Préstele atención a su postura! Párese derecha, con los hombros hacia atrás, las nalgas contraídas y evite inclinarse hacia adelante.

4. Pruebe con una almohada, de tamaño común o una para todo el cuerpo, para ayudarla a dormir cómodamente. Puede colocar una almohada entre las rodillas y debajo del abdomen para darle soporte.

5. El yoga prenatal ayuda a estirar y tonificar los músculos, mantiene la flexibilidad, mejora el equilibrio y la circulación y alivia la tensión. La respiración profunda es una parte enorme del yoga y constituye un beneficio agregado para las futuras madres.

Aprender a respirar profundamente y relajarse también puede ayudar durante el trabajo de parto. En combinación con ejercicios cardiovasculares simples tales como caminar y/o nadar, estas actividades pueden ayudar a mantener su peso controlado y su cuerpo en forma.

Pregúntele a su médico o a su profesional de la salud si estos ejercicios son los adecuados para usted.

6. El masaje prenatal puede ayudar a aliviar el dolor y la tensión. Los masajistas entrenados en masaje prenatal pueden constituir una fuente de alivio durante el embarazo y el trabajo de parto.

Este tipo de masajes calman la ansiedad (ayuda a estabilizar los niveles hormonales), el dolor de espalda, el dolor en pelvis y caderas, mejora la circulación y la digestión y le ayuda a reducir la fatiga.

7. Una ducha o un baño calientes ayudan a aliviar el dolor de espalda. Sin embargo, las madres embarazadas deben evitar ciertos aceites aromáticos (aromoterapia, velas) tales como albahaca, enebro, menta, romero y anís estrellado. Algunos aceites pueden causar contracciones.

8. La acupuntura es una terapia alternativa para tratar el dolor de espalda y la ciática. Se insertan agujas estériles del grosor de un cabello en determinados puntos del cuerpo llamados meridianos, canales de energía. Se supone que las agujas trabajan para liberar el flujo de qi (se pronuncia chi) para ayudar a que el cuerpo sane.

Sugerencias ergonómicas: en el trabajo, en el hogar, en los momentos de ocio.

Las futuras madres deben evitar posturas incómodas, esfuerzos extremos tales como levantar objetos pesados y tareas repetitivas, especialmente durante el tercer trimestre. En la última parte del embarazo, el cuerpo de la mujer está ante su mayor desafío, ergonómicamente hablando.

1. Los músculos de la parte baja de la espalda y las piernas trabajan más duramente para mantener el equilibrio. Simplemente estar de pie o caminar puede resultar un desafío. Es común la hinchazón de las extremidades. Es de gran utilidad hacer reposo y descansos frecuentes (elevando los pies).

2. Una silla diseñada ergonómicamente y ajustable, con apoyo para la zona lumbar y para los pies, puede hacer que el trabajo en escritorio resulte más cómodo. Cambie de postura sentándose y poniéndose de pie frecuentemente.

3. Si su tarea requiere que esté sentada, tome descansos periódicos para caminar. Caminar ayuda a reducir la hinchazón al incrementar la circulación.

Con suerte, usted será una de las pocas futuras mamás cuyo embarazo avanza sin dolores de espalda ni ciática. Pero recuerde que si comienza el dolor de espalda, debe hablar con su doctor, quiropráctico, partera o profesional de la salud.

Updated on: 01/31/20

Источник: https://www.spineuniverse.com/espanol/ciatica/embarazo-dolor-espalda-ciatica

Cómo prevenir la ciática en el embarazo

Ciática en el embarazo

  • La ciática en la embarazada se debe a la inflamación del nervio ciático, el más largo de nuestro cuerpo.
  • Nace de la columna vertebral, en la parte baja de la espalda, baja por el glúteo, la parte posterior del muslo y a la altura de la rodilla se divide en dos «ramas», que llegan hasta los dedos del pie.
  • El nervio ciçático tiene diferente grosor según la zona, pero el calibre máximo viene a ser como el dedo pulgar de un adulto.
  • Al ser un nervio con un recorrido muy amplio es muy fácil que cualquier alteración en la columna o los huesos y músculos de la pelvis le afecten, provocando su inflamación y dolor.

Durante el embarazo, a medida que el útero aumenta de tamaño, la postura de la columna cambia, nuestro centro de gravedad se desplaza hacia delante y para compensar la columna se arquea hacia delante, echando los hombros y la cabeza hacia atrás.

Esto hace que la alineación de las vértebras no sea la correcta y se favorece la presión sobre el nervio ciático.

Cuando una mujer tiene problemas de ciática o lumbalgia previos al embarazo normalmente, este problema aparece antes y suele ser más intenso que cuando no se da esta circunstancia.

 Pero también existen otras causas que favorecen la aparición de ciática o empeorar los síntomas: la relajación de los músculos abdominales, obesidad o sobrepeso, sedentarismo, debilidad en los glúteos o un embarazo de gemelos.

Evitar la ciática es posible

Aunque el «factor embarazo” es el que más peso tiene en la aparición de la ciática, podemos intentar evitar el resto de factores para que su aparición sea más tardía, menos intensa o incluso que no aparezca:

  • Mantén una buena postura: intenta no forzar la posición de los hombros y no utilices calzado ni demasiado plano ni con demasiado tacón, un zapato de 4 o 5 centímetros de tacón o cuña ayuda a mantener mejor la postura.
  • Evita la vida excesivamente sedentaria y haz ejercicio. Siempre que no exista ningún problema en el embarazo que lo impida mantente activa, pasea a diario, o practica natación. El yoga o Pilates para embarazadas mejoran la flexibilidad.
  • Evita pasar mucho tiempo de pie o sentada sin cambiar de postura.
  • Cuidado con la ganancia de peso. Cuida tu alimentación.
  • Evita cargar o levantar pesos. Si tienes que hacer un esfuerzo no flexiones la espalda: flexiona las rodillas con la espalda recta y sube utilizando los glúteos. Si tienes que transportar algún peso utiliza un carrito o ruedas, mejor empujar el peso que tirar de él.Cuando estés sentada utiliza sillas firmes, con buen apoyo en la espalda, olvídate de los sillones blandos que se hunden con tu peso.
  • En la cama utiliza almohadas para mejorar la postura. Si duermes de lado coloca una almohada entre las piernas y si lo haces recostada con la espalda semiincorporada (nunca tumbada boca arriba) siempre con una almohada bajo las rodillas. Esto hace que disminuya la tensión en los músculos y el nervio ciático.

 

Artículos Relacionados Embarazada con lumbago, todo un clásico. Más de la mitad de las gestantes sufre este dolor persistente -lumbago o lumbalgia- en la parte más baja de la espalda.

Lo normal es que la zona lumbar duela a partir del séptimo mes de embarazo, incluso antes, y no se calme hasta después del parto…

Como la opción de los «spa» está muy limitada para las embarazadas, algunos centros optan por ofrecer tratamientos alternativos para ellas basados en el masaje con productos hidratantes para la piel. De esta manera, mientras su pareja está en el «spa», ellas pueden relajarse en manos de…

Tu ejercicio en el embarazo El ejercicio físico es saludable para todas las embarazadas con una gestación de bajo riesgo. Aun así, deben considerarse algunas situaciones especiales antes de comenzar a practicar ejercicio físico durante el embarazo: • Llevar ropa adecuada y calzado cómodo. • Evitar el ejercicio.

.. Tu ejercicio en el embarazo La recomendación habitual para mujeres con un embarazo de bajo riesgo es la realización de ejercicio moderado durante 30 minutos al día. La práctica de ejercicio físico durante la gestación consigue mejorar la condición cardiovascular, y muscular, favorece adoptar una correcta postura…

Источник: https://www.natalben.com/embarazo-ciatica-lumbago-prevenir-consejos

Ciática en el embarazo

Ciática en el embarazo

Las hormonas son responsables de la ciática en el embarazo. La relaxina ayuda a reblandecer la zona del pubis y la matriz para facilitar la salida del feto por el canal del parto, haciendo que la relajación de los ligamentos provoque este dolor.

¿Qué es la ciática?

El nervio ciático es posiblemente el nervio más grueso del cuerpo. Forma parte del plexo sacro, y se encuentra entre los músculos posteriores del muslo, la pierna y el pie. La ciática se manifiesta con dolor, debilidad y sensación de adormecimiento a lo largo de esa región.

 El dolor ciático, ciatalgia o lumbociática se produce al inflamarse el nervio ciático, el más largo y ancho del cuerpo. Comienza en la pelvis, continúa por la parte trasera de los muslos y se ramifica detrás de las rodillas llegando hasta los pies.

Además del dolor puede haber entumecimiento, debilidad muscular, sensación de hormigueo, de ardor y dificultad en el movimiento o el control de la pierna y el pie. Típicamente, los síntomas sólo se sienten en un lado del cuerpo. La pierna afectada puede sentirse débil.

El dolor ciático a menudo comienza de manera lenta y puede empeorar después de pararse o sentarse, durante la noche, al realizar movimientos como estornudar, toser o reír… en otras ocasiones incluso al doblarse hacia atrás o caminar.

¿Por qué es común tener ciática en el embarazo?

Es debido a que el nervio ciático es especialmente sensible a los fenómenos de compresión, por eso la sobrecarga del embarazo puede ocasionar el dolor del nervio. Conforme crece el útero los nervios espinales que alimentan al nervio ciático en la parte baja de la espalda se comprimen e irritan.

Cómo se manifiesta la ciática

El dolor de la ciática en el embarazo puede ir desde un simple hormigueo hasta la sensación de pinchazos intermitentes, incluso puede llegar a ser un dolor agudo y sordo muy amargo. A veces imposibilita el correcto movimiento de la extremidad, incluso la deambulación.

Por lo general, el dolor aparece de forma leve, pero puede ir incrementándose y llegar a empeorar con el movimiento, o al pararse, sentarse… incluso ser más intenso por la noche. El dolor se irradia desde la región del glúteo, baja por la cara posterior de la pierna, puede llegar al pie e incluso a los dedos del pie.

La ciática es una de las molestias más comunes durante la gestación. La mujer embarazada lo describe como un dolor que le baja por la espalda a la cadera y que le recorre la pierna. En ocasiones le impide andar con normalidad.

Se trata de una patología mecánica, que está provocada por compresión. El útero, al aumentar de tamaño y peso, empuja y contacta con estructuras cercanas, y en este caso, toca con el nervio y lo irrita y lo comprime.

Esta patología es más frecuente que se produzca a lo largo del segundo o del tercer trimestre, y menos en el primero.

Diagnóstico y tratamiento de la ciática

Para diferenciar el origen de los síntomas es preciso realizar una serie de exploraciones como comprobar la debilidad de la extremidad explorada al flexionar la rodilla o mover el pie, dificultad al doblar el pie hacia dentro o hacia abajo, reflejos anormales o débiles, pérdida de la sensibilidad o entumecimiento y dolor al levantar la pierna estirada.

Cómo se trata

La primera medida que deberán tomarse para evitar la ciática en el embarazo es intentar no ganar excesivo peso a lo largo del mismo. Otra buena medida es la de realizar ejercicio moderado, sobre todo practicar yoga, natación y caminar. Estos movimientos fortalecen la musculatura abdominal.

El tratamiento de la ciática está orientado a aliviar la inflamación de la región del nervio y a liberar la compresión que ejercen los órganos pélvicos.

  • La aplicación de calor local será beneficioso: se puede colocar una bolsa de agua caliente o la manta eléctrica sobre la espalda, mejor en periodos cortos de tiempo que muchos minutos, de forma intermitente.
  • La realización de ciertos movimientos o ejercicios también hará que mejore la patología. Los movimientos de balanceo pélvico mejoran la flexibilidad de la columna y de la cadera.
  • Otros ejercicios como nadar, hacer Pilates o yoga ayudan a mejorar el funcionamiento de las articulaciones y a liberar los atrapamientos nerviosos. De la misma manera, no sólo mejoran la sintomatología ciática, sino que también contribuyen a prevenirla.
  • De todas formas, cuando el cuadro es tan agudo que no hay posibilidad de hacer este tipo de tratamientos, e incluso la gestante se ve obligada a permanecer en reposo en la cama, una opción puede ser la administración de corticoides, que son unos potentes antiinflamatorios, vía intramuscular. Poco a poco la inflamación mejorará y el dolor irá desapareciendo. A la vez se suele recomendar el tratamiento con masajes mediante fisioterapeuta. Así pues, a parte de tratar la patología lo que se consigue es evitar que suceda un segundo ataque.

Asimismo, hemos de prestar atención a los cambios posturales: evitar estar sentada mucho tiempo, no cruzar las piernas al sentarse, agacharse siempre doblando las rodillas, mantener la espalda recta y caminar erguida.

También se trata de utilizar un calzado adecuado, uno que no sea plano totalmente, es mejor lo que tienen un poco de tacón, entre 3 y 5 cm. Para dormir, podemos colocar una almohada entre las piernas para aliviar el dolor si dormimos de lado o colocar una almohada debajo de las piernas si lo hacemos boca arriba.

Cuando aparece el dolor, colocaremos calor seco en la zona varias veces al día pues también produce algo de alivio.

Deporte como tratamiento para la ciática en el embarazo

La mejor recomendación es prevenir la ciática durante el embarazo. Para ello se recomienda a la gestante que haga ejercicio de forma regular, no es necesario hacer algo extremo.

Con mantener unos mínimos es suficiente.

Hacer gimnasia de mantenimiento, estiramientos, clases de espalda sana, Pilates o yoga y nadar o dar buenos paseos, siempre y cuando no haya una contraindicación, suele ser más que suficiente para tener un embarazo sano.

Источник: https://quierocuidarme.dkvsalud.es/salud-para-mujeres/ciatica-en-el-embarazo

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: