Cinco consejos para continuar la lactancia después de la vuelta al trabajo

Seguir con la lactancia con la vuelta al trabajo ¿Cómo hacerlo?

Cinco consejos para continuar la lactancia después de la vuelta al trabajo

Cuando se acerca el momento de volver al trabajo tras la baja maternal por haber tenido al bebé, muchas mamás se preguntan si podrán seguir con la lactancia materna exclusiva como hasta el momento.

Además, la mayoría de mamás se plantean, a partir de los 6 meses como parte de una dieta diversificada, si seguir con la lactancia con la vuelta al trabajo por si no pueden satisfacer al bebé al no estar en casa.

Entonces, ¿qué leche dar al bebé cuando vuelva al trabajo a partir de los 6 meses dentro de una dieta diversificada?

Aquí te explicaremos cómo seguir con la lactancia con la vuelta al trabajo y qué leche dar al bebé a partir de los 6 meses y como parte de una dieta diversificada, después de agotar la baja por maternidad.

Qué hacer con la lactancia al volver al trabajo

Dentro de la alimentación del bebé, existen varias posibilidades que una mamá puede tomar con la vuelta al trabajo, y todas ellas son igual de válidas.

Tendrás la posibilidad de seguir dando el pecho a tu bebé si es lo que quieres o bien valorar el paso hacia la lactancia mixta a partir de los 6 meses como parte de una dieta diversificada.

Sea como sea, será una decisión totalmente respetable.

¿Puedo seguir dando el pecho a la vuelta al trabajo tras la baja maternal?

Si te preguntas si puedes seguir dando el pecho al volver al trabajo, la respuesta es sí. La lactancia materna exclusiva es la única recomendada hasta los 6 meses y es por ello por lo que cada vez más empresas tienen habilitadas zonas de lactancia para que puedas extraer la leche cuando sea necesario.

Si has decidido seguir con la lactancia materna, tendrás que valorar cuál será el mejor método de extracción para ti y ponerlo en práctica, tanto en casa como en la zona de lactancia habilitada en el trabajo.

Almacenar leche materna mientras estoy en el trabajo

Si tu trabajo no te permite estar cerca de tu bebé para ofrecerle su toma, puedes optar por almacenar la leche materna para que puedas seguir con la lactancia materna. Así, tu bebé podrá seguir comiendo mientras tú estás en el trabajo. No tendrá que depender de ti forzosamente para comer.

Ahora bien, ¿cómo se almacena la leche materna correctamente para el bebé? Tendrás que hacer uso de la nevera o del congelador para conservarla en frío, especialmente, si tienes mucha leche acumulada.

Ten en cuenta que si la leche extraída va a ser consumida en el mismo día, o en menos de tres días posteriores a la extracción, sí podrás guardarla en la nevera. Para más tiempo, deberás guardarla en el congelador.

A pesar de que puede parecer complicado, la conservación de la leche materna es bastante sencilla. Solo tienes que seguir las recomendaciones correctamente para garantizar el buen estado de la leche para el bebé.

¿Y a partir de los 6 meses?

Si tu baja maternal te ha durado hasta pasados los 6 meses, podrás plantearte otras alternativas al uso exclusivo de la leche materna. En estos casos, podrás, por ejemplo, optar por la lactancia mixta o empezar con la alimentación complementaria, siempre bajo la supervisión y recomendación del pediatra.

¿Qué es la lactancia mixta? Este tipo de alimentación es el término medio entre la lactancia materna exclusiva y el uso de alimento artificial, ya sea leche, cereal u otro alimento o agua. El bebé estará alimentado tanto por leche de la madre como, por ejemplo, por leche de continuación. Es el método que se suele recomendar para realizar la transición completa al biberón.

¿Qué leche dar al bebé cuando vuelva al trabajo?

Hasta que el bebé cumpla los 6 meses, la Organización Mundial de la Salud recomienda la leche materna exclusiva. Una vez el bebé cumpla los 6 meses de edad, se podrá optar por introducir una lactancia mixta o bien por comenzar con la leche de continuación, siempre como parte de una dieta diversificada del bebé.

Ahora bien, ¿cómo escoger la leche de continuación? Es importante tener en cuenta ciertos criterios a la hora de escoger una leche de continuación, ya que, aunque todas ellas sean adecuadas y cubran las necesidades nutricionales del bebé, es necesario escoger la leche que mejor se adapte a los gustos del bebé

Existe una amplia variedad en el mercado, por ello, es recomendable que, a la hora de escoger la leche de continuación que vas a dar a tu bebé, lo consultes con el pediatra y vayas viendo si tu bebé la acepta bien.

Lactancia mixta: una solución tras la baja maternal

 Al alcanzar los 6 meses, el bebé puede comenzar a tomar la lactancia mixta como parte de una dieta diversificada. Así, por ejemplo, el bebé será alimentado tanto por la leche materna como por la leche de continuación. Pero, ¿cuáles son las ventajas de este tipo de alimentación?:

  • Turnos: los papás se podrán turnar para dar la toma al bebé. Ya no será siempre la madre la que se encargue.
  • Ideal para los bebés con más hambre.
  • Te permite volver al trabajo con mayor normalidad.
  • Reforzará el vínculo paterno.

Advertencia importante: la lactancia materna proporciona la mejor nutrición a los bebés. El pediatra es el que mejor te puede asesorar sobe el cuidado y la alimentación de tu hijo, y sobre los alimentos que debes añadir a la dieta conforme va creciendo.

Источник: https://www.enfamil.es/blogs/alimentando-a-mi-bebe/seguir-con-la-lactancia-con-la-vuelta-al-trabajo-como-hacerlo

Claves para volver al trabajo y mantener la lactancia

Cinco consejos para continuar la lactancia después de la vuelta al trabajo

La vuelta al trabajo tras el permiso de maternidad supone la primera separación de tu bebé y un reto para mantener la lactancia materna. Muchas mujeres creen que esta separación representa el final de la lactancia pero tiene porque ser así, si la madre no lo desea y dispone de la información para organizar su vuelta.

Además de la información que os facilitamos en este post, os añadimos abajo el webinar que ofrecimos hace un tiempo sobre la vuelta al trabajo, que es una de las tres causas por los que las madres dejan de dar el pecho. Si tienes más dudas sobre la vuelta al trabajo, en LactApp Clinic encontrarás un taller sobre la vuelta al trabajo.

Prepararse para el momento de volver al trabajo

Muchas madres sienten la necesidad de preparar a su bebé para la separación que se aproxima inexorablemente. De esta manera, a veces, 15 días o una semana antes de volver a trabajar empiezan a sustituir tomas de pecho por biberón, ya sea con su leche o con leche artificial, para familiarizar al bebé con la nueva situación y con el método de alimentación escogido.

Pero lo que parece una buena idea no suele serlo, ya que lo único que se consigue es adelantar el estrés por la separación. El bebé suele rechazar las tomas en cualquier envase que no sea el pecho, lo que aumenta la preocupación de la madre. Si la madre se quiere prepararse para ese duro día es mejor centrarse en otras cosas más prácticas:

  • Conseguir y familiarizarse con el sacaleches y decidir qué envases de conservación/congelación va a usar
  • Preparar los métodos de suplementación, idealmente más de uno, que queramos dejar a la persona que va a cuidar al bebé en nuestra ausencia
  • Hacer un pequeño banco de leche para las emergencias, ya que un día la leche se puede derramar, la podemos olvidar en el trabajo o el bebé puede tener más hambre de lo habitual
  • Comprar una neverita para el transporte de la leche materna con sus correspondientes placas de frío

Aunque pueda parecer imposible, la mayoría de madres lactantes consiguen volver al trabajo y mantener la lactancia materna. Cada madre debe valorar cuáles son sus necesidades y las de su bebé en función de estos puntos básicos: ¿Qué es lo que ella quiere hacer?, ¿qué edad tiene el bebé?, ¿con quién se va a quedar?, ¿cuántas horas van a estar separados?.

La edad el bebé

Las recomendaciones de la OMS son mantener la lactancia materna durante 6 meses de manera exclusiva. En el caso de que no puedas mantener esta recomendación tienes diversas opciones según sea la edad del bebé:

Si el bebé tiene menos de menos de cuatro meses sólo debe tomar leche. Lo ideal es que te puedas extraer leche y dejarla lista para el bebé en tu ausencia.

 En el caso de no poder extraerte leche para mantener la lactancia materna exclusiva, solo le puedes ofrecer leche artificial.

 A partir de los 6 meses en adelante ya pueden comer alimentos en ausencia de mamá, junto a leche extraída o artificial.

Un tema que acostumbra a preocupar mucho a las madres lactantes es acertar con la cantidad de leche que va a necesitar el bebé, pero la verdad es que sólo hay una persona que sabe exactamente lo que el bebé necesita y ese no es otro que el mismo bebé.

Él va a determinar en pocos días qué cantidad de leche materna extraída necesita. Pero a modo orientativo recomendamos dejar pequeñas cantidades de leche de 50-75ml y ver los primeros días qué volumen necesita.

Porque también hay algunos bebés que deciden esperar a su madre y no comer en su ausencia y otros devoran todo lo que se les ofrece.

Con quién se va a quedar

Tanto si va a una guardería o se queda con la pareja u otro familiar puede seguir tomando leche materna.

Las escuelas infantiles públicas deben facilitar la conservación de su leche y garantizar la administración al bebé para que puedan seguir con la lactancia todo el tiempo que los dos deseen. Normalmente la leche se les administra a los bebés con biberón.

Si es así se debería procurar buscar una tetina de flujo lento y recordar a los cuidadores que el biberón se daebe ofrecer llentamente, muy despacio, a fin que pueda regular su ingesta al igual que haría en el pecho.

Si se va a quedar en casa, tenemos más opciones de suplementación que son menos proclives a causar confusión en la succión: vaso, jeringa-dedo, cuchara… Cada bebé y cada cuidador debe encontrar el que les funciona mejor.

Cuántas horas van a estar separados

No es lo mismo estar cuatro horas lejos del bebé que 12. Hay que hacer un cálculo de horas de separación, ya que eso nos va a permitir valorar mejor el volumen de leche que necesitamos. Aunque la lactancia es a demanda, el bebé va a pedir comida aproximadamente cada 2-3 horas.

De este dato podemos deducir cuántas tomas va a realizar en nuestra ausencia.

También hay que tener presente la edad, ya que los bebés pueden tomar cantidades muy dispares de leche: 50ml por toma, 75ml, 150ml o nada… Así pues, es mejor tener leche congelada e ir probando para ver con el día a día qué cantidad es la requerida.

A raíz de la pandemia del Covid-19 es posible que muchas madres se incorporen al trabajo desde su casa y tengan más facilidad para seguir en contacto con el bebé, que puede estar en casa al cuidado de otra persona. Esto puede facilitar mantener la lactancia de forma directa si así lo desea la madre y es compatible con su rutina laboral.

¿Qué sienten las madres cuando vuelven a trabajar? ¿Y los bebés?

Muchas madres sufren sólo de pensar en el día que van a tener que separarse de su bebé para volver al trabajo. La angustia es enorme y los interrogantes acerca del bienestar y la alimentación del bebé son muchos.

Las madres se pueden sentir tristes y abrumadas, nerviosas y tener sólo ganas de llorar. Las separaciones se hacen muy duras pero poco a poco y con el paso de los días todo se vive con más tranquilidad.

¡Los reencuentros a la vuelta del trabajo son lo mejor!

Cuando los bebés tiene tres o cuatro meses suelen adaptarse bien a la nueva situación. Es necesario que la persona que les cuide los conozca y sepa interpretar sus señales de hambre o cansancio a fin de poderlos atender lo mejor posible.

En niños más mayores a veces las cosas se complican y pueden estar angustiados ante la separación: estar más demandantes cuando vuelves a casa, despertarse más por la noche… También hay niños que muestran su enfado de manera muy visible cuando mamá vuelve a casa y se niegan a mamar o incluso evitan el contacto físico y visual con sus madres. Es normal, ellos también están enfadados y tristes y deben hacerlo saber.

¿Y cómo le van a dar la leche?

Hay muchos métodos de suplementación, según sea tu circunstancia puedes usar uno u otro, ¡o varios! Cuando volvemos a trabajar hace falta dejar a la persona que se va a quedar con el bebé algunos de ellos. Por muchas vueltas que de la madre, serán el cuidador y bebé quienes juntos encuentren el adecuado para ellos.

Jeringa-dedo: se debe introducir el dedo meñique del adulto (limpio y con la uña bien recortada) en la boca del bebé, la palma de la mano hacia arriba, se estimula el paladar lo que produce la succión del bebé. En la comisura de los labios se pone la jeringa y se va administrando. Ideal para tomas puntuales o para bebés pequeños.

Vaso o cuchara: se apoya el vaso o la cuchara en el labio superior del bebé y permite así que este vaya lamiendo la leche, en bebés pequeños no se debe verter la leche dentro de la boca. El único desafío de este método es que, a veces, se derrama bastante leche. Es apta para bebés de cualquier edad.

Vasito de inicio: hay dos tipos, lo que tienen una válvula antivuelco y los que no la tienen.

Si no tienen la válvula, este método es ideal para bebés mayorcitos (más de 6 meses) que pueden agarrar el vaso y tragan sin dificultad.

Si tienen la válvula antivuelco los bebés a partir de los 4 meses deben aprender a hacer el vacío, como bebiendo de una pajita para poder sacar la leche.

Botella de agua especial deportistas: para bebés mayorcitos (más 8 meses) puede ser un gran método de suplementación. Resulta económico y ellos manejan la cantidad que quieren tomar.

Biberón: el biberón es el método más utilizado para realizar la suplementación. En el caso de querer dar la leche el bebé debe estar sentadito, se debe mantener el biberón lo más horizontal posible a fin de que sea el bebé el que regule la ingesta de leche y no se estrese.

Esperamos haber aclarado todos vuestras dudas e inquietudes. Os damos acceso al “Webinar: Lactancia y vuelta al trabajo” que ofrecimos desde LactApp hace unos meses:

Más información: Este enlace

Información sobre los sacaleches y la conservación de la leche

Источник: https://blog.lactapp.es/claves-para-volver-al-trabajo-y-seguir-con-la-lactancia/

Cómo volver al trabajo y mantener la lactancia materna sin agobios

Cinco consejos para continuar la lactancia después de la vuelta al trabajo

Sabemos que la OMS recomienda lactancia materna exclusiva durante seis meses y acompañada de otros alimentos hasta los dos años o más, siempre que la madre y el bebé lo deseen. Desgraciadamente, esto a veces es difícil, pues en nuestro país de momento la baja maternal es de 16 semanas (algo menos de cuatro meses).

¿Es posible entonces hacer lactancia materna exclusiva hasta los seis meses? ¿Y es posible mantener la lactancia aunque ya nos hayamos incorporado al trabajo? ¿Podremos hacerlo sin necesidad de extraernos leche en la oficina? Os dejamos a continuación unos consejos para que esto sea más fácil.

Durante los primeros meses de vida del bebé (9 o 12 meses, dependiendo de los trabajos), las madres tienen derecho al permiso de lactancia, con el que pueden ausentarse una hora al día sin reducción del salario para la lactancia (no se distingue lactancia materna de artificial).

Podemos usarla para dar el pecho directamente o para extraernos leche, y podemos hacerlo en mitad de la jornada o bien entrar más tarde o salir antes (en estos casos suele ser sólo media hora).

En muchos casos nos ofrecen la posibilidad de agrupar la horas de lactancia y retrasar así la vuelta al trabajo 2-4 semanas (lactancia materna acumulada). También existe la posibilidad de ceder una parte o la totalidad del permiso al padre.

La lactancia materna exclusiva puede ser diferida

A veces pensamos que no podemos hacer lactancia materna exclusiva por tener que incorporarnos a trabajar antes de que nuestro bebé cumpla seis meses. Este término se refiere al tipo de leche y no al recipiente, así que podemos hacer lactancia materna diferida, darle la leche materna en biberón (o vasito, cuchara…) y estaremos hablando, igualmente, de lactancia materna exclusiva.

Aunque no es fácil, mantener la lactancia materna cuando nos incorporamos al trabajo es posible, incluso sin extraerse leche en la oficina.

Reincorporarse al trabajo no es sinónimo de dejar la lactancia

Para muchas mamás volver al trabajo equivale a finalizar al lactancia. Muchas no quieren depender del sacaleches o no pueden extraerse leche en la oficina. Algunas pasan muchas horas fuera de casa y no ven factible extraerse tantas veces. Pero la naturaleza es sabia y a todo se adapta.

Así, si no queremos extraernos en el trabajo podemos mantener sólo las tomas de la tarde y la noche cuando estemos con nuestro bebé.

O algunas mamás mantienen sólo las de la noche, o la de primera hora de la mañana.

Nuestro cuerpo y nuestro bebé se adaptarán a todo, y obtendremos más beneficios si realizamos lactancia mixta (combinando leche artificial con materna), que si dejamos la lactancia y pasamos exclusivamente a leche de fórmula.

Planear

Aunque cueste y no queramos pensar en volver a trabajar, es bueno que nos preparemos con antelación. No hace falta que lo hagamos con mucho tiempo, pero sí debemos tener claro, al menos unos días antes, cómo vamos a organizarnos.

Si nuestro bebé es menor de seis meses y queremos mantener lactancia materna exclusiva, deberemos extraernos previamente leche para realizar al menos las tomas del primer/primeros días. También debemos decidir si vamos o no a extraernos leche en el trabajo. En caso de que nuestro bebé vaya a acudir a la guardería, tendremos que informarnos sobre la posibilidad de que le den leche materna.

Haz tu propio almacén de leche

Podemos comenzar a sacarnos leche para congelar y tenerla lista en el momento de reincorporarnos al trabajo. Las primeras extracciones pueden ser decepcionantes, pero hay que tener paciencia.

El pecho, acostumbrado a amamantar sólo a un bebé (o a 2 en el caso de gemelos), tiene ahora que producir para uno más: el sacaleches. Además, el bebé extrae la leche infinitamente mejor que la más potente de las máquinas.

Por eso, paciencia y entrenamiento.

Podemos sacarnos a ratitos a lo largo del día e ir almacenándolo en diferentes recipientes en la nevera a lo largo del día. Cuando estén todos a la misma temperatura, podemos juntarlos y congelarlos (siempre que hayan pasado menos de 24h).

Y si en alguna ocasión sacamos cantidad suficiente, lo congelamos tan pronto como sea posible.

Yo recomiendo hacer bolsitas (o botes) de diferentes cantidades (por ejemplo, 50ml y 100ml), para irnos ajustando a las necesidades del bebé y desperdiciar la mínima leche posible.

Infórmate sobre cómo conservar y usar la leche materna

La leche materna aguanta un tiempo determinado en función de dónde se conserve, como podemos ver en la tabla que se muestra a continuación.

Lo ideal es usar leche fresca (no congelada), preferiblemente. No es necesario calentarla (y no conviene hacerlo en el microondas), basta con llevarla a temperatura ambiente o atemperarla sumergiéndola en un recipiente con agua caliente o bajo el chorro de agua caliente.

Una vez descongelada, puede mantenerse refrigerada hasta 24h para usarse después; no debe volver a congelarse.

Si puedes, sácate leche en el trabajo

A muchas mamás no les apetece extraerse leche en el trabajo y otras, desgraciadamente, no pueden hacerlo (aunque siempre deberíamos tener la oportunidad). Si vamos a pasar muchas horas en la oficina es un momento excelente para sacarse una o varias tomas.

Tan sólo debemos tener un espacio limpio para poder hacerlo con tranquilidad y una nevera para guardar la leche (en caso de no tenerla podemos llevarnos una nevera portátil y acumuladores de frío). Para mejorar la extracción debemos evitar estar muy pendientes del sacaleches; pensar en nuestro bebé o contemplar videos o fotografías suyas suele ayudar a extraer mayor cantidad e leche.

Atenta a las subidas de leche

Tanto si tenemos pensado extraernos leche como si nos hemos preparado para no hacerlo, podemos tener una subida de leche en el trabajo, especialmente los primeros días. Por ello conviene no olvidarse de los discos de lactancia y estar preparadas para extraerse leche en caso de necesitarlo (sacaleches o extracción manual).

A veces no quieren comer

La mayoría de los bebés que han tenido lactancia materna exclusiva son reacios a tomar biberón al principio. El problema no suele ser que no les guste la leche, sino que no les gusta el recipiente. Suelen aceptarlo mejor si se lo da otra persona y no sienten cerca a mamá.

Además, tomar biberón no es obligatorio; pueden tomar la leche en vasito, con cuchara… Y si son mayores de seis meses y ya han comenzado la alimentación complementaria, podemos aprovechar las horas que no estamos con ellos para que tomen otros alimentos.

Ánimo, lo estás haciendo muy bien

No es fácil. No es fácil separarse de un bebé tan pequeño que aún nos necesita tanto. No es fácil sacarse leche en el trabajo y tampoco es fácil tomar la decisión de no hacerlo. Pero** siempre lo hacemos lo mejor que podemos** y pensando en nuestros hijos. Lo estás haciendo muy bien.

Источник: https://www.bebesymas.com/lactancia/como-volver-al-trabajo-mantener-lactancia-materna-agobios

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: