Claves para educar emocionalmente a tus hijos

Contents
  1. 6 claves para educar con amor a tus hijos
  2. 1. Regálale compartir la grandeza de la vida
  3. 2. Ayúdale a expresar verbalmente sus propias emociones 
  4. 3. Enséñale a cuidarse y tener conciencia de las personas que le rodean
  5. 4. Muéstrale su creatividad
  6. 5. Crea un ejemplo constante a su alrededor
  7. 6. Enséñale a dar las gracias y ser agradecido
  8. 5 consejos para nutrir con inteligencia emocional a tu hijo
  9. Inteligencia emocional y bienestar futuro
  10. 1. Reconoce la perspectiva de tu hijo y empatiza con él
  11. 2. Deja que se exprese
  12. 3. Escucha activamente a tu hijo
  13. 4. Enséñale a resolver problemas
  14. 5. Juega a ser emocionalmente inteligente
  15. Consejos clave para educar en Inteligencia emocional a tus hijos
  16. La importancia de educar en emociones
  17. Coeficiente intelecual vs. inteligencia emocional
  18. Las emociones como función adaptativa
  19. ¿cómo podemos los padres educar a nuestros hijos en el aprendizaje de su área emocional?
  20. Empieza tomando conciencia de tus propias emociones
  21. Cuando notes que tu hijo experimenta una emoción, atiéndela
  22. Escúchalo activamente
  23. Evita castigos
  24. Una marioneta de trapo que expresa lo que siente
  25. Bibliografía emocional
  26. Tres claves sencillas para educar a tus hijos en inteligencia emocional
  27. Niños conocedores de sus emociones gracias a sus padres
  28. Los niños sabios con sus emociones son más equilibrados
  29. Claves para educar niños felices con inteligencia emocional
  30. ¿Que es la inteligencia emocional?
  31. Conocer las emociones propias
  32. Manejar las emociones
  33. Autodominio y contentamiento
  34. La empatía
  35. ¿Cómo educar a los hijos con inteligencia emocional?

6 claves para educar con amor a tus hijos

Claves para educar emocionalmente a tus hijos

Una de las tareas que más responsabilidad implica en nuestra vida es ser capaces de criar con plenitud a nuestros hijos. Para formar a un verdadero ser humano y contribuir en su vida de una forma plena, enseñarle a ser capaz de amar y ser amado es necesario. Pero, para ello, los padres debemos aprender a educar con amor.

Es importante recordar qué tienes que exigirte a ti mismo sanamente,buscando desarrollar en él lo mejor que hay en tu persona. Con este artículo me encantará compartirte 7claves para educar con amor a tus hijos los cuales podrás emplear para conseguir su bienestar presente y futuro.

“No podemos modelar a nuestros hijos según nuestros deseos, debemos estar con ellos y amarlos como Dios nos los ha entregado”

-Goethe-

1. Regálale compartir la grandeza de la vida

La vida nos permite ser vulnerables, y a la vez nos facilita el amor como medio para no sentirnos inseguros ante lo desconocido. Lo que nos permite aprender. Compartir con tu hijo esa forma de entender y disfrutar la vida le facilita tener herramientas cuando sienta miedo, angustia o dolor.

Además, sabrá que todas estas emociones pertenecen a su crecimiento. Un crecimiento donde podemos gozar del potencial que nos permite no sentirnos desconectados con nuestro verdadero YO, y por ende, nunca pensar que estamos solos ante el mundo.

2. Ayúdale a expresar verbalmente sus propias emociones 

El niño debe poder experimentar cada una de las emociones con las que vivimos los seres humanos, tanto positivas como las que tenemos concebidas socialmente como “menos buenas”.

En este punto es esencial recordar que las emociones en nuestro día a día son tesoros, por lo que explicarle que todas son normales y que a veces se apoderan del cuerpo es necesario para su crecimiento emocional. De esta forma, el niño sabrá que lo que siente en muchas ocasiones es normal.

Tanto cuando está feliz como cuando siente ira. Enseñarle a identificar y ponerle nombre a sus emociones será, sin duda, un aspecto clave para un buen desarrollo personal.

Habla y comparte con el niño acerca de sus propias emociones. Al desarrollarse de esta forma, a medida que vaya creciendo será capaz de  diferenciar entre la ira y la desesperación, entre la decepción y la tristeza. Habrá aprendido a controlar y gestionar sus emociones, expresándolas de manera adecuada.

Pensar que las emociones de los niños no tienen importancia es un error. Por ello, es importante que desde pequeños se les enseñe a conocerse a sí mismos a nivel emocional. Esto es, desarrollar la inteligencia emocional en los niños será un factor clave para un futuro bienestar psicológico.

Educar con amor a los hijos parte de enseñarles a expresar sus emociones y gestionarlas, no enseñarles a reprimirlas

3. Enséñale a cuidarse y tener conciencia de las personas que le rodean

Es estupendo que forme parte activa a la hora de realizar las tareas cotidianas del hogar. De esa forma podrá comenzar a sentirse responsable y, a su modo, autosuficiente. Se sentirá valido y que se respeta tanto así mismo como a las personas que le rodean.

Podemos compartir con él la importancia del cuidado corporal y el saber tener consciencia de su cuerpo como un instrumento a cuidar. Cuando asumimos desde pequeños que nuestro cuerpo es algo más que un medio físico, logramos sacar a la luz todo nuestro potencial. Y estar en equilibrio con nuestro todo cuando comenzamos a rozar la madurez.

4. Muéstrale su creatividad

Vivimos en una era donde hace tiempo tomamos la determinación de aislar en gran medida el fascinante poder del arte en nuestro día a día. Muchos estudios demuestran que la música, la música, el ritmo y la danza son lenguajes universales, y nos permiten desarrollar el control en nuestro cuerpo de forma consciente y equilibrada.

La práctica de cualquier actividad artística en la rutina de tu hijo le permitirá un sano desarrollo psicomotriz.

Para que coja gusto a la actividad y se fortalezca aún más vuestro vínculo. Anímale a sentirse libre en cada movimiento.

 Que no tenga miedo a hacerlo mal y lo más importante, que se sienta él mismo allá donde esté llevando a cabo su arte. Así podrás educar con amor.

En muchas ocasiones, los padres prefieren que sus hijos se dediquen solo al estudio o practicar algún deporte, descuidando la parte artística.

Sin embargo, desde la Teoría de las Inteligencias Múltiples de Howard Gardner, no solo existe una inteligencia, sino varias. Entre ellas, por ejemplo, se encuentra la inteligencia musical.

Así pues, si nuestro hijo siente inquietud por algún campo determinado que le permita expandir su mente, es recomendable apoyarle.

5. Crea un ejemplo constante a su alrededor

Facilítale un entorno donde él mismo comparta momentos y experiencias con personas inteligentes, valientes, fuertes, talentosas y honradas, le ayudará a crecer como persona, inculcando valores primordiales en su vida.

Si quieres educar con amor, empieza a dar ejemplo

Comparte con él la vida y los momentos de grandes personajes de la historia: cómo vivieron, como llegaron a ser lo que son y la importancia de su belleza interior para conseguir todo ello. Que el verdadero talento y grandeza está en el interior de nosotros, no el exterior.

6. Enséñale a dar las gracias y ser agradecido

Los seres humanos nos caracterizamos por ser sociables, y en consecuencia disponer de todas las herramientas posibles para ayudar al prójimo buscando nuestro y su bienestar incondicional.

Decir “gracias” y “por favor” es un regalo en nuestro día a día. Enseñar a dar las gracias hará que nuestro hijo aprecie mucho más todo lo que le ofrecen los demás.

De esta forma, aprenderá a valorar el esfuerzo propio y el ajeno.

A la hora de educar a tu hijo, compartir con él la importancia de ayudar es vital para poder fomentar su lado humano, en definitiva su esencia y grandeza como persona. Aprenderá también la importancia de la cooperación y el lado amargo del egoísmo, o la necesidad de complacer de forma autómata para sentirse realizado en un futuro.

¿Te animas a educar con amor?

“No le evitéis a vuestros hijos las dificultades de la vida, enseñadles más bien a superarlas”.

-Louis Pasteur-

Источник: https://lamenteesmaravillosa.com/7-claves-educar-amor-tus-hijos/

5 consejos para nutrir con inteligencia emocional a tu hijo

Claves para educar emocionalmente a tus hijos

La inteligencia emocional influye decisivamente en nuestra vida. Educar correctamente a un hijo en inteligencia emocional puede aportarle beneficios futuros en muchos ámbitos de su vida: bienestar personal, ámbito académico, trabajo, relaciones interpersonales, etc.

Inteligencia emocional y bienestar futuro

La capacidad manejar los sentimientos propios y de otras personas es la base de la inteligencia emocional, una herramienta importante que se puede aprender desde pequeño.

Siempre se había pensado que el Cociente Intelectual (CI) era un predictor de éxito en la vida, pero los estudios han demostrado que las capacidades y habilidades necesarias para tener una vida exitosa son otras, y el CI solo, no puede predecir el desarrollo personal correcto.

Las personas con una habilidad alta en inteligencia emocional son más felices, más creativas, toman mejores decisiones, son espontáneas y conocen y expresan mejor sus propias emociones

Pero, ¿cómo se puede educar a un hijo en inteligencia emocional? Pese a que educar a un hijo en inteligencia emocional es tarea tanto de padres como de maestros, si eres padre, aquí te dejamos algunos consejos para que puedas ayudar a tu hijo a conocer y regular mejor sus propias emociones, y para que pueda mejorar sus relaciones interpersonales en el futuro.

1. Reconoce la perspectiva de tu hijo y empatiza con él

Pese a que a veces no puedas hacer nada para que tu hijo no se sienta triste un día, empatiza con él. Ser entendido ayuda a los seres humanos a aceptar las emociones negativas.

Si la respuesta emocional de tu hijo te parece desproporcionada respecto a la situación, entiende que cada uno vive la vida a su manera y, en muchas ocasiones, es necesario experimentar el dolor para seguir creciendo.

Pero empatizar no significa que tengas que estar de acuerdo, sino que significa que entiendes su punto de vista.

Sentir que alguien entiende nuestro punto de vista puede ayudarnos a pasar el mal momento en vez de quedarnos anclados en una experiencia negativa.

Los niños aprenden la empatía a través de la experiencia, y ya que tú puedes ser un buen modelo para él, enséñale a empatizar y hazle saber que entiendes su punto de vista.

Te puede interesar: «10 estrategias para mejorar la autoestima de tu hijo»

2. Deja que se exprese

Acepta las emociones de tu hijo en vez de minimizarlas o rechazarlas, de lo contrario, le das el mensaje de que algunas emociones son inaceptables y vergonzosas.

No aprobar ni validar sus emociones negativas (por ejemplo, su rabia) no va a provocar que deje de sentir esas emociones, y puede causarle represión emocional.

La represión de las emociones causa que éstas no desaparezcan, pues tienen necesidad de expresarse, incluso sin control. En vez de eso, enséñale la gran variedad de emociones que existen y ayúdale a aceptar que son parte de la condición humana.

Eso no quiere decir que para vivir en armonía con otros individuos es necesario controlar algunas emociones (controlar es conocer el sentido de la emoción). Si aceptas sus emociones le enseñas que la vida emocional no es peligrosa, sino que es universal y manejable.

Esto es beneficioso ya que le ayuda a aceptarse a sí mismo tal y como es.

3. Escucha activamente a tu hijo

La escucha activa se trata de escuchar a los niños intentando comprender lo que nos dicen y lo que sienten. Es decir, se atiende primero el componente emocional (sentimientos, emociones, sensaciones, etc) antes que el racional (ideas, creencias, conocimientos, etc).

Presta atención a lo que tu hijo te está intentando decir cuando te confiesa sus pensamientos y emociones, y después hazle saber que le has entendido.

Por ejemplo, si sospechas que tu hijo puede estar herido porque has pasado mucho tiempo con un nuevo hijo, invítale a que te abra su corazón y te lo cuente. Después puedes usar ejemplos de tu propia vida para demostrarle que le entiendes.

Esto puede ayudarle a entender que todos sentimos emociones placenteras y emociones dolorosas.

4. Enséñale a resolver problemas

Ya que las emociones son mensajes con un significado, enséñale a tu hijo a entenderlas, sentirlas y tolerarlas sin necesidad de actuar sobre ellas, así se reduce su intensidad. Una vez que se han aceptado éstas, ya puede pasar a la resolución de problemas.

Cuando las emociones se aceptan, su nivel de intensidad desciende y la mente está en mejores condiciones para resolver problemas. Enséñale a ser paciente, a entender y regular sus propias emociones. De esta manera, mejorará su autocontrol emocional.

Los estudios en este campo han demostrado que la empatía no es suficiente para enseñarle a manejar sus propias emociones, porque para el control emocional es necesario dominar otras habilidades de la inteligencia emocional. Enseña a tu hijo a identificar, etiquetar, entender y regular las emociones, pues va a favorecer el empoderamiento en su vida, y le dará la oportunidad de resolver los problemas que puedan ir surgiendo en su día a día.

5. Juega a ser emocionalmente inteligente

A través del juego los niños aprenden habilidades, y éste es un elemento básico en la vida de un niño, que además de divertido resulta necesario para su desarrollo. El juego puede aportarle muchos beneficios, no solamente nivel psicomotor, sino que puede ayudarle a comprender mejor sus emociones. 

Por tanto, el juego es útil para ayudar a experimentar emociones como la sorpresa, la expectación, la incertidumbre o alegría; y puede favorecer el desarrollo de la habilidad solución de conflictos emocionales (personales e interpersonales).

En este video puedes ver un ejemplo de la importancia del juego para ayudar a desarrollar la inteligencia emocional.

Источник: https://psicologiaymente.com/desarrollo/consejos-inteligencia-emocional-hijo

Consejos clave para educar en Inteligencia emocional a tus hijos

Claves para educar emocionalmente a tus hijos

Todos los padres tenemos grandes retos en la educación de nuestros hijos. Perseguimos una educación en la cual adquieran valores, conocimientos culturales, técnicos, deportivos y un sinfín de destrezas y habilidades que pensamos les ayudarán a convertirse en personas felices y competentes.

La importancia de educar en emociones

Sin embargo por mi profesión y como madre, me doy cuenta de la importancia de educar sobre todo en emociones. El psicólogo americano D. Goleman en la década de los 90 empezó a hablar por aquel entonces de un concepto novedoso: empezó a mirar a las emociones, esas reacciones a las que la ciencia las había marginado hasta ese momento.

Actualmente en nuestra sociedad, la inteligencia emocional es ya un concepto que resuena.

Coeficiente intelecual vs. inteligencia emocional

Hasta el siglo pasado el coeficiente intelectual era utilizado como un predictor de éxito, sin embargo en el presente está demostrado que personas con un coeficiente intelectual más modesto, pero con mayor capacidad emocional tienen una vida exitosa tanto en lo laboral como en lo personal, respecto a aquellos con un C.I. más elevado pero menos inteligentes emocionalmente.

Hoy en día incluso las empresas en su selección de personal empiezan a tener esto claro y abogan por elegir candidatos que además de logros académicos, tengan mejores habilidades para influir positivamente en un equipo de trabajo.

Las emociones como función adaptativa

Cuando un ser humano nace, ya viene de serie con la capacidad de experimentar emociones, es algo que está en nuestra biología. Las emociones tienen una función adaptativa y nos preparan para una acción en concreto.

Aquí puedes encontrar un entretenido video sobre inteligencia emocional:

Sin embargo el aprendizaje en cuanto reconocer nuestras emociones en el momento en que aparecen y la regulación de éstas, es algo que hay aprender. Pero,

¿cómo podemos los padres educar a nuestros hijos en el aprendizaje de su área emocional?

Aquí tienes algunas claves que te ayudarán a empezar:

Empieza tomando conciencia de tus propias emociones

Para ello te animo a que durante esta semana empieces por las 4 básicas: alegría, tristeza, miedo y enfado. Bastará con que te pongas un par de alarmas en tu móvil en dos momentos del día y en cuanto suenen, pares unos minutos, y mires hacia dentro.

¿Lo que sea que estés sintiendo en ese momento, con qué emoción de las 4 anteriores conecta?. Te darás cuenta que en función de lo que sientas experimentarás sensaciones físicas diferentes.

Si notas alguna emoción relacionada con la alegría, te sentirás con energía, si te notas más cerca del enfado sentirás tensión muscular y calor entre otras, si notas miedo, ansiedad o preocupación, podrías notar taquicardia, presión pecho, sensaciones en tu estómago, etc..

y si notas tristeza te sentirás cansado, apático y sin energía.

Tomando un poco de conciencia de tus propias emociones, podrás conectar mejor con las emociones de tu hijo. ¿Empiezas?

Cuando notes que tu hijo experimenta una emoción, atiéndela

En muchas ocasiones los padres hemos acabado centrados en la situación donde aparece la emoción y no en su emoción en sí. Por ejemplo, imagina que tu hijo empieza a jugar a un nuevo juego y poco a poco se empieza a frustrar y enfadar porque no le sale y como consecuencia se pone a llorar.

¿Qué hacemos como padres?.

A) Le intentas enseñar cómo se hace, en repetidas ocasiones, pero tu hijo no lo consigue, así que insistes en cómo lo tiene que hacer hasta que finalmente también te enfadas y acabáis los dos alterados, enfadados y terminando el juego.

B) Le explicas cómo hacerlo mejor, pero ante su frustración, decides dejar de lado el asunto del juego y le dices que entiendes que este molesto porque algo no le sale, que todos nos enfadamos a veces. A continuación le ayudas a sobreponerse de su enfado y cuando a está más calmado, volvéis a intentarlo.

La opción B es la más adecuada, ya que priorizas ocuparte de los sentimientos de tu hijo y de esta forma le estas enseñando a reconocer sus propias emociones y a sentirse comprendido. Esta pauta con el tiempo le hace sentirse amado, además de enseñarle a autorregular sus emociones.

Escúchalo activamente

La escucha activa se refiere a atender la parte emocional del mensaje en un primer momento de la comunicación, en vez de priorizar la parte racional.

Por ejemplo; tu hijo llega del cole y te dice -“no pienso quedarme a comer otro día en el comedor”. ¿Qué le contestarías?. La escucha activa implicaría contestarle -“pareces enfadado, ¿te ha pasado algo en el comedor hoy?, ¿quieres contármelo?”. Si tu hijo se siente comprendido estará más dispuesto a negociar.

Evita castigos

Evita castigarlo o criticarlo cuando muestre sus emociones, en su lugar enséñale a regularlas. Expresar nuestras emociones es saludable, somos seres emocionales y expresarlas es fundamental para sentirnos saludables.

Sin embargo nuestros hijos tienen que aprender sobre lo que sienten y qué estrategias les ayudarán a regularlas.

Así que a priori dale su espacio para que pueda calmarse, exprésale que es normal sentir emociones como la rabia, el enfado, el miedo en ocasiones, pero que podemos aprender a mostrarlas de forma más adecuada.

Cuando tu hijo esté más calmado, pregúntale si reconoce que hizo algo inadecuado (si gritó, insultó, pegó…) y una vez lo haya reconocido, explícale lo importante que es reconocer nuestros errores. Una vez lo haya reconocido y si ha pedido perdón, zanja el tema dándoos un beso, y confía que con este entrenamiento cada vez irá haciéndolo mejor.

Una marioneta de trapo que expresa lo que siente

Cuando mis hijos eran pequeños llegó Gogo unas Navidades. Era una marioneta de esas que te pones en el brazo.

Gogo aparecía por las noches contando qué cosas le habían pasado en el cole, en su casa y como se había sentido.

Esto hacia que mis hijos conversaran animadamente y de forma fluida con él, contándole a Gogo sus propias experiencias. Te animo a que lo pruebes: no pudo dar mejor resultado.

Bibliografía emocional

Hoy en día en el mercado hay un sinfín de bibliografía sobre inteligencia emocional en niños y adolescentes. Qué preciado recurso es un buen libro para antes de ir a dormir para pasar un buen rato con tus hijos mientras habláis de vuestras emociones.

También te dejo un interesantísimo vídeo sobre cómo aprender a gestionar las emociones, del programa Redes, de Eduard Punset.

Educa a tus hijos en Inteligencia Emocional y dales uno de los mejores regalos que podemos ofrecer como padres.

“Educa a tu hijo en su camino y cuando sea viejo no se apartará de él”. Proverbio bíblico.

Источник: https://www.silviavillares.com/claves-trucos-consejos-educar-inteligencia-emocional-hijos-ninos/

Tres claves sencillas para educar a tus hijos en inteligencia emocional

Claves para educar emocionalmente a tus hijos

¿Conocen nuestros hijos sus emociones? ¿Saben cuándo están enfadados, frustrados, nostálgicos, alegres? ¿Entienden cómo afectan las emociones en su vida y la manera de gestionarlas? Según los expertos, el sistema educativo concede escasa importancia y espacio al conocimiento de las emociones como parte de la formación de los niños y en casa tampoco solemos fomentar el desarrollo del conocimiento emocional en nuestros hijos. “En general, vivimos en una sociedad que no está orientada a tener en cuenta el mundo emocional, sino todo lo contrario, hacia el logro externo, la productividad o la imagen. Y esto es algo que también se fomenta desde el sistema educativo”, comenta Tristana Suárez, psicóloga clínica e infantil y terapeuta Gestalt. La enseñanza escolar se centra en las materias que tienen que ver con los conocimientos lógicos, el mundo externo y el lenguaje formal, pero se concede muy poco espacio al autoconocimiento, a pesar de que las emociones constituyen una fuente única de orientación, porque nos guían e informan sobre lo que nos sucede.

Niños conocedores de sus emociones gracias a sus padres

Aunque la sociedad y el entorno escolar no ofrecen modelos a los niños sobre el conocimiento de sus emociones, desde casa los progenitores pueden convertirse en un ejemplo sobre el conocimiento y la gestión emocional, con comportamientos como los que señala la psicóloga infantil, Tristana Suárez:

  1. Hacernos responsables de nuestras propias reacciones y comprenderlas para dar ejemplo. Como en el caso de cuando nos enfadamos y mostramos ira, saber qué tipo de emoción expresamos y por qué. Comunicar lo que sentimos de manera honesta, ayuda a los niños a desarrollar la capacidad para atender y reconocer lo que sienten, lo que se traduce en un comportamiento más equilibrado.
  2. Ofrecer un entorno flexible para hablar cada día de cómo nos sentimos con las acontecimientos cotidianos, con nuestras alegrías, dudas, miedos, fracasos y frustraciones y de cómo resolvemos los conflictos que surgen con los amigos o los familiares.
  3. Evitar las sentencias y consejos condicionados por la educación que hemos recibido. Con frases como: ¿pero, vas a llorar por esas tonterías? Hay que compartir las cosas. Pórtate bien, Esto se hace, porque lo digo yo. No me hagas esto. Todo este tipo de mensajes llevan implícito el niégate a ti mismo, para adaptarte y los niños adoptan estos modelos que se les inculcan, lo que les acarrea infelicidad por no ser fieles a su propia esencia.

Los niños sabios con sus emociones son más equilibrados

Un niño que crece rodeado de respeto hacia su mundo emocional tiene más probabilidades de ser una persona equilibrada.

Quien conoce y tiene en cuenta sus emociones es alguien que funciona desde dentro, hacia afuera, con mayor coherencia entre los distintos centros: corporal, mental y emocional.

Si un niño se escucha a sí mismo, elegirá mejor a sus amigos, disfrutará de sus juegos, se defenderá antes y mejor en los conflictos, soportará las frustraciones con menos estrés, será más solidario, empático y menos manipulable.

La forma en la que los niños gestionan, conocen y expresan sus emociones está condicionada por cuestiones como: el sexo, la educación, la cultura o la religión. En general, las niñas son más verbales y conocedoras de sus emociones.

Asimismo, algunas religiones orientan hacia el autoconocimiento y otras hacia el cumplimiento de dogmas externos.

Del mismo modo, a través de la cultura o la educación se puede colocar el acento en el conocimiento emocional o restarle importancia e ignorarlo.

El tiempo libre es un factor importante a la hora de que los niños conozcan sus emociones. Es la semilla de la que surge el autoconocimiento, para comprender lo que sentimos y cómo gestionarlo, pero “ni la sociedad ni el sistema educativo permiten espacio libre ni tiempo para la reflexión sosegada sobre nuestras emociones.

Estoy cansado de ver niño/as con una agenda tan llena y ocupada de deberes y actividades extraescolares, que no les queda tiempo para jugar y mucho menos para reflexionar”, explica Javier Andrés Blumenfeld, pediatra del hospital de El Escorial en Madrid.

Y todo ello, a pesar de que “una adecuada formación emocional en los niños y en cualquier persona ayuda con más probabilidad a encontrar sentido a nuestros actos, aunque no hay que confundirlo con llenar la vida de actividades, como cursos o museos, sino con tener un espacio de reflexión para observar, encontrar e identificar nuestras emociones y para lograrlo necesitamos aprendizaje, tiempo y reflexión”, añade el doctor Blumenfeld.

Puedes seguir De mamas & de papas en , o suscribirte aquí a la Newsletter.

Источник: https://elpais.com/elpais/2018/06/13/mamas_papas/1528902014_778903.html

Claves para educar niños felices con inteligencia emocional

Claves para educar emocionalmente a tus hijos

A lo largo de mi vida he leído cientos de experiencias de personas que han dejado vicios como el alcohol, las drogas o el tabaco, pero que aseguran que en su camino hacia ser mejores personas, lo que más les ha costado es cambiar rasgos de personalidad y controlar sus emociones.

Y es que controlar las emociones es una de las cosas más difíciles que existe en la vida. Y todos estamos de acuerdo en que no es agradable estar cerca de alguien que no sabe controlarlas. Como queremos que nuestros hijos sean seres maravillosos a los que todo el mundo adore y que dejen huella en la vida, vamos a hablarte de cómo puedes educarlos con inteligencia emocional.

¿Que es la inteligencia emocional?

La inteligencia emocional es la capacidad de percibir, asimilar y controlar nuestras propias emociones o las de otros desarrollando nuestro intelecto y estado emocional. Luego, usando esa información que hemos recibido, podremos utilizarla para canalizar nuestro comportamiento hacia el camino debido.

Conocer las emociones propias

Es vital que sepamos reconocer nuestras emociones, pues de ese modo podremos saber qué sentimos y cómo afrontarlo. Esto nos ayudará a tomar buenas decisiones.

Manejar las emociones

Todos sentimos ira, amor, frustración y otras emociones. Sean positivas o negativas, todas las emociones tienen ambos lados de la moneda.

Por ejemplo: el amor es una bella cualidad, pero mal manejado nos puede llevar a la obsesión y a romper buenas relaciones con otros.

Para controlar las emociones, o eliminar los aspectos negativos de estas, es vital serenarse, calmarse y pensar antes de hablar o actuar. Ahí entra en juego la inteligencia emocional.

Autodominio y contentamiento

Es indispensable controlar los impulsos y saber esperar por aquello que con nuestro esfuerzo hemos ganado. Aun si el premio es inferior a lo que creíamos, conformarse es una buena señal de la inteligencia emocional.

La empatía

La empatía es la capacidad de ponerse en el lugar de otro, por lo que ello implica percibir sus sentimientos y necesidades y con ello, actuar para ayudarles.

¿Cómo educar a los hijos con inteligencia emocional?

Como hemos dicho siempre: “las palabras mueven, pero el ejemplo arrastra”. Por tanto, debes dar el ejemplo. Si quieres que tu hijo tenga inteligencia emocional, sepa controlar las emociones y sea un adulto al que todos quieran, respeten y admiren, primero deberás tú aprender a controlarte.

Recuerda que los niños son como esponjas que absorben todo sin importar si es bueno o malo, ya que ni siquiera tienen criterio para juzgarlo. Por tanto, si te dejas llevar por las emociones y eres impulsiva, es muy probable que tus hijos copien ese ejemplo.

Pero hay otras formas en que los puedes ayudar:

  • Hazle entender. No importa que se enfade, que grite o cualquier otra cosa. Siéntate cuando todo se enfríe y hazle saber qué es lo que ha sentido, qué lo ha llevado a eso y por qué dar rienda suelta a ese sentimiento es malo. Luego ayúdalo a encontrar una solución para actuar de distinta forma la próxima vez que se vea en una misma situación.
  • Ayúdalo a controlarse. Ponle casos hipotéticos parecidos a situaciones reales que él haya vivido y haz que él mismo llegue a la conclusión sobre cuáles serían las consecuencias. Eso lo hará meditar y pensará antes de actuar de una manera u otra.
  • Haz que tenga metas. Enséñalo a ser disciplinado y perseverante, a asumir sus responsabilidades.
  • Enséñalo a sensibilizarse con los demás. Ayuda a que desarrolle su empatía haciéndole entender cómo se sentiría él en la misma situación por la que está pasando la otra persona. Ayúdalo a aprender a sentir el dolor de otros en su corazón.
  • Es esencial que desarrolle sus habilidades sociales. Debe aprender por sí mismo a relacionarse con otros y a darse cuenta de qué hace mal y resolver sus problemas. Si siempre le sacas las castañas del fuego, nunca sabrá afrontar las consecuencias de sus actos.

La inteligencia emocional es vital para que nuestros hijos sean adultos de bien, pero como todo, la educación en esto también debe empezar en el hogar y desde que son pequeñitos.

Источник: https://eresmama.com/claves-educar-ninos-felices-inteligencia-emocional/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: