¿Cómo acelerar la recuperación tras el parto?

El embarazo y el recién nacido

¿Cómo acelerar la recuperación tras el parto?

(Recovering From Delivery)

Su bebé está finalmente aquí y usted está emocionada; sin embargo, también se siente agotada, incómoda, está en una montaña rusa emocional y preguntándose si sus pantalones le volverán a quedar alguna vez. Las clases para el parto le ayudaron a prepararse para dar a luz, ¡pero usted no estaba preparada para todo esto!

Qué esperar físicamente en las primeras semanas

Después de la llegada de su bebé, usted observará algunos cambios, tanto físicos como emocionales.

Físicamente, podría experimentar:

  • Dolor en los senos. Sus senos podrían estar dolorosamente inflamados durante varios días cuando le baja la leche, y sus pezones podrían estar adoloridos.
  • Estreñimiento. La primera evacuación posparto podría ser unos días después de dar a luz, y podría ser dolorosa debido a hemorroides sensibles, una episiotomía en cicatrización y músculos doloridos.
  • Episiotomía. Si su médico cortó su perineo (el área de piel entre la vagina y el ano), o si se desgarró durante el parto, los puntos podrían ocasionar dolor al sentarse o caminar durante unos días mientras cicatriza. También puede ser doloroso al toser o estornudar durante la cicatrización.
  • Hemorroides. Aunque son comunes, las hemorroides (vasos sanguíneos inflamados en el recto) son a menudo inesperadas.
  • Oleadas de calor y frío. El ajuste de su cuerpo a nuevos niveles de hormonas y de flujo sanguíneo puede causar estragos en su termostato interno.
  • Incontinencia urinaria o fecal. El estiramiento de sus músculos durante el parto puede ocasionar que inadvertidamente pierda orina al toser, reírse o esforzarse, o puede dificultar el control sobre sus evacuaciones, especialmente si tuvo un parto vaginal con un trabajo de parto largo.
  • Dolores posteriores al parto. Después de dar a luz, su útero continúa teniendo contracciones durante algunos días. Estas son más notorias cuando amamanta a su bebé o cuando usted recibe medicamentos para reducir el sangrado.
  • Secreción vaginal (loquios). La secreción vaginal, que inicialmente es más abundante que su periodo y a menudo contiene coágulos, gradualmente se vuelve blanca o amarilla y luego se detiene después de varias semanas.
  • Peso. Su peso después del parto será probablemente de 12 o 13 libras (el peso del bebé, la placenta y el líquido amniótico) menos que su peso justo antes de dar a luz, antes de que el peso por líquido acumulado comience a desaparecer durante la primera semana, conforme su cuerpo recupera el equilibrio.

Qué esperar emocionalmente en las primeras semanas

Emocionalmente, usted podría estar sintiendo:

  • Melancolía. Muchas primerizas madres experimentan irritabilidad, tristeza, llanto o ansiedad, comenzando en los siguientes días o semanas después del parto. Esta melancolía es muy común y puede estar relacionada con cambios físicos (incluyendo cambios hormonales, agotamiento y experiencias inesperadas durante el parto) y con la transición emocional conforme se ajusta a los papeles cambiantes y a su nuevo bebé. La melancolía generalmente desaparece en un periodo de una semana.
  • Depresión posparto (DPP). Este trastorno, más serio y de mayor duración que la melancolía, se presenta en 10% a 25% de las primerizas madres, y podría ocasionar cambios de humor, ansiedad, sentimientos de culpa y tristeza persistente. La DPP puede ser diagnosticada hasta un año después de dar a luz, y es más común en mujeres con antecedentes de depresión, múltiples factores de estrés y un historial familiar de depresión.

Además, cuando se trata de relaciones sexuales, es posible que usted y su pareja estén en páginas completamente diferentes.

Su pareja puede estar lista para reiniciar donde usted lo dejó antes de la llegada del bebé, mientras que usted podría no sentirse lo suficientemente cómoda (física o emocionalmente) y podría no desear más que una buena noche de sueño.

Los médicos a menudo les piden a las mujeres que esperen varias semanas antes de tener relaciones sexuales, para permitir la cicatrización.

El proceso de recuperación

Su cuerpo requirió meses para prepararse para dar a luz y recuperarse toma tiempo. Si se sometió a una cesárea, puede tardar aún más porque la cirugía requiere un tiempo mayor de recuperación. Si este proceso fue inesperado, también podría haber causado problemas emocionales.

El dolor es mayor los primeros días después de la cirugía y debe disminuir gradualmente. Su médico le indicará las precauciones que debe tomar después de la cirugía, y le dará instrucciones sobre cómo comenzar a hacer ejercicios suaves para acelerar la recuperación y ayudar a evitar el estreñimiento.

Cosas que debe saber:

  • Beba de 8 a 10 vasos de agua diariamente.
  • Espere tener secreción vaginal.
  • Evite las escaleras y cargar cosas pesadas hasta que su médico lo apruebe.
  • No conduzca hasta que su médico lo apruebe. Además, espere hasta que pueda realizar movimientos repentinos y utilizar un cinturón de seguridad adecuadamente sin molestias.
  • Si la incisión se ve enrojecida o se inflama, llame a su médico.

Anticoncepción

Usted puede quedar embarazada de nuevo antes de su primer periodo posparto.

A pesar de que esto es menos probable si está alimentando a su bebé exclusivamente mediante amamantamiento (día y noche, sin sólidos, sin biberones, al menos 8 veces al día y sin que pasen nunca más de 3 horas durante el día o 6 horas durante la noche sin una comida), si no ha tenido un periodo y si su bebé tiene menos de 6 meses de edad, aún es posible.

Si desea protegerse contra el embarazo, hable de sus opciones con su médico. Estas pueden incluir métodos de barrera (como los condones o los diafragmas), DIU, píldoras anticonceptivas, un parche, dispositivos implantables o inyecciones.

Amamantamiento

Usted necesita sueño, líquidos y nutrición adecuados, especialmente si está amamantando.

Una manera fácil de asegurarse de beber suficientes líquidos, es tomar un vaso de agua siempre que amamante a su bebé.

Al menos hasta que su suministro de leche esté bien establecido, intente evitar la cafeína, que causa pérdida de líquidos a través de la orina y a veces ocasiona que el bebé esté muy alerta e inquieto.

Si tiene cualquier problema para amamantar, informe a su médico, partera o especialista en lactancia.

El especialista en lactancia de su clínica u hospital puede aconsejarle acerca de cómo manejar cualquier problema al amamantar.

Alivie los conductos mamarios obstruidos masajeando los senos, amamantando con frecuencia, amamantando después de una ducha tibia y con la aplicación de compresas húmedas calientes a lo largo del día.

Si experimenta fiebre o escalofríos, o sus senos le duelen o se ven enrojecidos, podría tener una infección (mastitis) y requerir antibióticos. Llame a su médico si esto sucede. Continúe amamantando o extrayendo leche con bomba de ambos senos. Beba muchos líquidos.

Senos inflamados

Los senos inflamados mejorarán conforme se establezca su patrón de amamantamiento o, si no está amamantando, cuando su cuerpo deje de producir leche. Este cambio ocurre generalmente en un periodo de unos días.

Cuidado para la episiotomía

Continúe con baños de asiento (siéntese en solo unas pulgadas de agua que cubra las nalgas, hasta las caderas), utilizando agua fría los primeros días y agua tibia después. Apriete sus nalgas cuando se siente para evitar halar los puntos dolorosamente.

Use una botella con atomizador para lavar el área con agua después de ir al baño; séquese dando palmaditas, sin restregar. Después de una evacuación, límpiese de adelante hacia atrás para evitar una infección. Reduzca la inflamación con compresas de hielo o con almohadillas de hamamelis frías.

Hable con su médico acerca de tomar un fármaco antiinflamatorio, como ibuprofeno, para ayudarle a controlar el dolor y la inflamación.

Ejercicio físico

Reanúdelo tan pronto como su médico lo autorice para ayudar a restablecer su fuerza y su cuerpo antes del embarazo, aumentar su energía y su sensación de bienestar, y reducir el estreñimiento. Comience lentamente y auméntelo gradualmente. Caminar y nadar son excelentes opciones.

Hemorroides y estreñimiento

Alternar baños de asiento tibios y compresas de hielo puede ayudar con las hemorroides. También puede ayudar sentarse sobre un cojín inflable en forma de dona.

Pregunte a su médico acerca de un suavizante de heces. No use laxantes, supositorios ni enemas sin la aprobación de su médico. Aumente su ingesta de líquidos y de frutas y verduras ricos en fibra. Una vez que su médico lo haya autorizado, el ejercicio puede ser muy útil.

Relaciones sexuales

Su cuerpo necesita tiempo para recuperarse. Los médicos generalmente recomiendan esperar de 4 a 6 semanas antes de tener relaciones sexuales, para reducir el riesgo de infección, aumento en el sangrado o que el tejido en cicatrización se vuelva a abrir.

Comience lentamente, con besos, caricias y otras actividades íntimas. Probablemente note una reducción en la lubricación vaginal (esto se debe a las hormonas y generalmente es temporal), por lo que podría ser útil utilizar un lubricante con base de agua.

Intente encontrar las posiciones que provoquen menos presión en las zonas adoloridas y que sean más cómodas para usted. Informe a su pareja si siente dolor o si teme sentir dolor durante la actividad sexual.

Conversar al respecto puede ayudarlos a ambos a sentir menos ansiedad y a sentirse más seguros al reanudar su vida sexual.

Incontinencia

La incontinencia urinaria o fecal a menudo se resuelve gradualmente conforme su cuerpo vuelve a su estado normal previo al embarazo. Acelere el proceso con ejercicios de Kegel, que ayudan a fortalecer los músculos de la pelvis.

Para encontrar los músculos correctos, simule que está intentando detener la orina. Apriete esos músculos durante unos segundos, luego relájelos (su médico puede verificar para asegurarse de que los esté haciendo correctamente). Utilice un apósito femenino como protección.

Informe al médico acerca de cualquier incontinencia que experimente.

Qué más puede hacer para ayudarse

Usted obtendrá un mayor placer en su nuevo rol como mamá (y será mucho más fácil) si cuida tanto de sí misma como de su nuevo bebé. Por ejemplo:

  • Cuando su bebé duerma, tome una siesta. ¡Descanse un poco más!
  • Reserve tiempo todos los días para relajarse con un libro o escuchando música.
  • Dúchese o báñese todos los días.
  • Haga bastante ejercicio y obtenga aire fresco, ya sea con o sin su bebé, si cuenta con alguien que pueda cuidarlo.
  • Programe tiempo regularmente (aunque sean solo 15 minutos al día) para que usted y su pareja puedan estar solos y hablar.
  • Reserve tiempo todos los días para disfrutar a su bebé, y aliente a su pareja a hacer lo mismo también.
  • Reduzca sus estándares en cuanto a las labores domésticas y las comidas gourmet. Ya habrá tiempo para eso después. Si los visitantes la estresan, limite las visitas temporalmente.
  • Hable con otras primerizas madres (tal vez de su clase para el parto) y cree su propio grupo informal de apoyo.

Cómo obtener ayuda de otros

Recuerde, la Mujer Maravilla es ficción. Pida ayuda a su pareja, amigos y familiares. Anote cosas pequeñas y útiles que las personas pueden hacer, conforme se le ocurran. Cuando las personas se ofrezcan a ayudar, revise la lista. Por ejemplo:

  • Pida a sus amigos o familiares que le compren cosas en el mercado, que la visiten para quedarse con su bebé mientras usted da un paseo o toma un baño, o simplemente para que le ayuden. O pida a sus seres queridos que le dejen una comida.
  • Contrate a un adolescente de su vecindario (o un servicio de limpieza) para que limpie su casa ocasionalmente, si es posible.
  • Investigue la posibilidad de contratar a una doula, una compañera de apoyo capacitada profesionalmente para brindar atención posparto.

Cuándo llamar al médico

Debe llamar al médico acerca de su salud posparto si:

  • experimenta fiebre de 100.4ºF (38ºC) o más
  • satura más de un apósito femenino por hora, expulsa coágulos grandes o aumenta el sangrado
  • le hicieron una cesárea o episiotomía y la incisión se ve muy enrojecida o se inflama, o drena pus
  • tiene dolor, inflamación o molestias nuevas en las piernas
  • sus senos están calientes al tacto, enrojecidos o doloridos, o si hay agrietamiento o sangrado de los pezones o la areola (la zona con coloración oscura del seno)
  • su secreción vaginal comienza a tener mal olor
  • siente dolor al orinar o una necesidad repentina de orinar, o no puede controlar el acto de orinar
  • tiene cada vez más dolor en el área vaginal
  • experimenta tos o dolor en el pecho, náusea o vómito
  • se siente deprimida o experimenta alucinaciones, pensamientos suicidas o cualquier pensamiento sobre hacerle daño a su bebé

Si bien recuperarse del parto puede ser mucho para manejarlo, las cosas se volverán más fáciles. Antes de que se dé cuenta, será capaz de enfocarse completamente en disfrutar a su nuevo bebé.

Revisado por: Larissa Hirsch, MD
Fecha de revisión: enero de 2012

Источник: https://www.rchsd.org/health-articles/recuperacin-del-parto/

10 consejos para volver al deporte durante el posparto

¿Cómo acelerar la recuperación tras el parto?

¡Quiero volver a ponerme mi ropa de siempre y que mi cuerpo vuelva a ser el mismo de antes!

Recibo este tipo de mensajes casi a diario, y siempre respondo de la misma manera y con estas palabras que Laura me pide que refleje en este artículo, sabiendo la gran importancia e impacto que puede tener el llevar, o no, una correcta recuperación tras lo que es, sin duda, el más importante cambio en una mujer. Y mi respuesta siempre es la misma: la prevención.

Dar a luz y recuperar la silueta en tiempo récord se ha convertido en una carga muy pesada que toda mujer parece tener que cumplir tras ser madre.

Redes sociales, televisión y revistas están llenas de cándidos titulares tipo: “Fulanita de tal, recupera su figura en un mes tras dar a luz a su tercer hijo”, “Menganita de cual, fastuosa después de ser mamá”.

Y bajo ningún concepto podemos permitir este tipo de información! En primer lugar, porque no es cierto.

Todo el que me conoce sabe que soy firme defensora de la salud, y que para estar saludable es necesario crear buenos hábitos en tres importantes áreas: alimentación, deporte y descanso. Este es el triunvirato ganador. Y si uno de los tres falla, perjudicará al resto.

Soy consciente de lo que es ser madre y de lo que es el posparto; os aseguro que el mío fue largo y duro.

Soy consciente de lo que familia, sociedad y, sobre todo, nosotras mismas nos exigimos como mujeres hoy en día y soy consciente de que queremos llegar a todo.

Pero lucho y seguiré luchando por recordar la delicada etapa por la que debemos pasar y la importancia de cuidarnos durante la misma para evitar los repetidos problemas que veo a diario.

Para poder cuidar a nuestros hijos primero debemos cuidarnos a nosotras. Esto es una realidad.

“La teoría me la sé”, “¿De verdad has sido madre y hablas de descanso?” “No tengo la suerte de tener ayuda para poder dedicarme tiempo”, “Claro, ella puede porque tiene dinero”, “Soy madre soltera, no puedo”…

Como me lo sé, ya hago yo por vosotras el ejercicio de las habituales respuestas que me vais a enviar, un clásico. Y os voy a volver a responder con mi triunvirato favorito: alimentación, descanso y deporte. Cuídate para poder cuidar.

El resto es secundario, secundario… Y digo esto porque la vida, siempre, es cuestión de prioridades. Muchos necesitan desconectar con la televisión tras un día duro de trabajo, baños o peleas con los peques.

Para otros, es fundamental un ratito con el móvil que le permita evadirse… Lo dicho, prioridades (ya sabéis por dónde voy…)

Si no haces estas tres cosas (alimentación, deporte y descanso), querida Malamadre, acabarás llegando a MAMIfit con problemas que nos llevará más tiempo solucionar, que no es que no quiera, pero te aseguro que prefiero evitarlo. Mi lucha diaria es la prevención, no la recuperación de algo que podría haberse evitado.

Decálogo para tener el mejor postparto

Te voy a dejar mis 10 recomendaciones favoritas, para que tengas el mejor posparto posible, que te ayude a volver al deporte o a tu rutina diaria, de la manera mas saludable posible.

  1. Entrena durante todo tu embarazo -con profesionales, formados e informados-. Esto es clave, no tiene nada que ver un posparto preparado y trabajado durante el preparto con uno sin entrenar. La diferencia entre la recuperación de un posparto entrenado durante el embarazo y otro que no ha trabajado apenas, es de más de 6 meses.
  2. Muévete, no te quedes sentada o tumbada todo el día. Empieza por pequeños paseos en la habitación, y una vez te den el alta procura empezar con paseos por la calle. Tanto al bebé como a ti os vendrá bien tomar el aire. Al principio apenas podrás caminar unos minutos a paso lento, pero cada día que pase el paseo será mas largo.
  3. Respeta tu cuarentena. 6 semanas si el parto ha sido vaginal y 8 semanas si ha sido cesárea. Descansa siempre que tu bebé duerma. Puedes realizar ejercicios posturales y respiratorios que sean “recetados” y supervisados por un licenciado en educación física, especializado en pre y posparto.
  4. Hazte una valoración de suelo pélvico, una vez transcurrido ese tiempo, con un fisioterapeuta especializado en suelo pélvico. No son válidas las revisiones de tu ginecóloga, ni matrona. No miran tu musculatura profunda ni su funcionalidad.
  5. Elimina de tu vida, para siempre, los abdominales tradicionales. Sí, esos que sigues viendo realizar en el gym, Instagram y , los crunch de siempre. Un gran libro que recomiendo leer a mis clientas, es el de la prestigiosa doctora Bernadette de Gasquet, se titula “Detened la masacre”. Mensaje que te hace recapacitar y pensar sobre los clásicos abdominales, ¿no?
  6. Empieza tu vuelta al deporte con el wood roller –lo que Laura llama “el tronquito”- y la técnica hipopresiva. Y te recuerdo, querida Malamadre, que no vale con ver vídeos por . Son técnicas complicadas que deben ser supervisadas y corregidas por profesionales para obtener los resultados deseados.
  7. Conoce qué deportes y disciplinas puedes hacer en el momento que decidas comenzar con tu rutina y recuperación. Y recuerda que el posparto dura un año -es una media, que en función de tus condiciones y preparación previa puede ser menor-. Hasta entonces deberás tener un especial cuidado con lo que haces y cómo lo haces para evitar problemas que pueden estar presentes toda tu vida. Olvídate del running, yoga y pilates, tan de moda, hasta que estés totalmente recuperada.
  8. No te pongas excusas. Gestiona tu tiempo y prioriza tu salud y bienestar. No tener ayuda o no tener con quién dejar a tu bebé no es justificación para no hacer ejercicio. Se rumorea que hay una gran empresa, con la que puedes hacer ejercicio, en cualquier parte de tu ciudad –y desde cualquier parte del Mundo-, sea cual sea tu situación y etapa de la vida, acompañada por tu bebé e hijos, o no. MAMIfit creo que se llama…
  9. Cuida tu alimentación, hidrátate y respeta tus 8 horas de sueño, aunque sean intermitentes. Debes tener una dieta equilibrada, pon atención a todos los buenos consejos de Boticaria, no puede decir las cosas más claritas y sencillas.
  10. Escucha a tu cuerpo. Adapta el entrenamiento, el descanso y la alimentación a como te sientas cada día, y no intentes hacer más de lo que puedes.

Muévete, pero muévete bien. Si te emociona pensarlo, imagínate hacerlo.

Es tu turno, Malamadre…

Llega nuestro momento y después de leer este gran decálogo queremos empezar cuanto antes a cuidarnos y darlo todo para llevar un postparto de 10.

Para que lo hagas aún con más emoción, desde MAMIfit, que nos quieren mucho, lanzan un DESCUENTO especial para Malasmadres.

Porque todas nos lo merecemos y con la ayuda de este gran equipo lo vamos a conseguir.

Para poder aplicar el descuento es muy fácil:

  • Échale un vistazo a todo lo que tienen, ¡te encantará! Y elige lo que mejor se adapte a tus necesidades.
  • Ingresa el código MAMIfit10 en su web AQUÍ.
  • Podrás utilizar el descuento desde el 1 de febrero hasta el 31 de diciembre de 2019.

Si tienes dudas, puedes escribir a info@mamifit.es

(Para ver las condiciones pincha AQUÍ).

No te pierdas, además, el último Gin que hicimos con Raquel. En él, hablamos de suelo pélvico, un tema que a día de hoy sigue siendo tabú para muchas mujeres y puedes encontrar mucha más info sobre este gran desconocido en su libro “Tu suelo pélvico” o en este post que nos dedicó: clubdemalasmadres.com/parto-suelo-pelvico/

Источник: https://clubdemalasmadres.com/deporte-postparto/

¿Cómo acelerar la recuperación tras el parto?

¿Cómo acelerar la recuperación tras el parto?

Las primeras semanas tras dar a luz no son nada fáciles para la nueva mamá: el cansancio, las molestias físicas, adaptarse al bebé y aprender a cuidarle… Son muchos los cambios que se producen de repente. Pero con ayuda y siguiendo unos sencillos consejos, verás qué pronto te acostumbras a tu nuevo papel y qué rápido te recuperas

Indice

¿Cuánto tiempo dura la recuperación del parto?

El posparto en su totalidad comprende unas 5-6 semanas, periodo que comúnmente conocemos como “cuarentena”. Es el tiempo que la nueva mamá necesita para recuperarse físicamente de todo el proceso del embarazo y del parto. En los primeros días del posparto, la mamá experimenta cambios físicos.

Durante las primeras 48 horas después de parir, la zona perineal y genital presenta congestión y tumefacción que remitirá con la ayuda de analgésicos y/o antiinflamatorios. Simultáneamente comienza la recuperación uterina, lo que significa que el útero vuelve a la ubicación y al tamaño que tenía antes del embarazo.

En esta recuperación se producen contracciones y pérdidas sanguíneas, estas últimas conocidas como “loquios” o “manchado vaginal”. Estos “loquios” irán cambiando de aspecto, color y cantidad a lo largo de los 20 días que dura el proceso.

Si la mujer ha requerido de episiotomía o ha sufrido algún desgarro del canal del parto precisará, además, de unos días de cicatrización de los puntos de sutura.

Casi toda recién parida padece lo que se conoce como “tristeza posparto”, un periodo de unos 10 días aproximadamente de duración que se caracteriza por una cierta inestabilidad emocional donde se alternan momentos de llanto con otros de euforia.

La irritabilidad o la sensación de miedo provocada por el temor de no saber si podrá hacer frente a la maternidad son algunos de los síntomas más habituales. En la mayoría de casos, esta “tristeza posparto” remite de manera espontánea transcurridos unos días. Ahora bien, si estos síntomas se agravan en intensidad y se prolongan en el tiempo, la mamá puede entrar en una “depresión posparto” que debe ser reconocida y tratada por un especialista.

Consejos para este periodo

– Adaptándose a las nuevas circunstancias que la llegada de un bebé siempre comporta, la madre debe ir recuperando la normalidad en su día a día. Para ello deberá descansar el tiempo suficiente, seguir una alimentación equilibrada y desarrollar una actividad física ajustada al momento que vive. – La alimentación ha de ser nutritiva y equilibrada.

Si la mamá da el pecho, con mayor motivo, ya que la lactancia materna supone un consumo energético importante. En muchas ocasiones, además, la alimentación puede complementarse con hierro, calcio o algún complejo polivitamínico prescrito por el ginecólogo. – Las molestias de los puntos pueden durar hasta dos semanas.

No te quedes mucho rato de pie, no uses ropa muy ajustada y la ropa interior mejor de algodón. Lávate dos veces al día con agua y jabón de pH neutro, sin abrir los labios, siempre con agua corrida para prevenir infecciones y la maceración de la zona perineal.

Para secar los puntos se recomienda usar compresas de algodón (empapando y no frotando) o con un secador de aire frío, según la preferencia de cada mujer. A veces los puntos no se caen solos y deben ser retirados por la comadrona o el médico.

Acostúmbrate a mirar la zona de los puntos con un espejo para ver su evolución y si las molestias no disminuyen con el paso de los días, coméntaselo a tu ginecólogo. – Superada la “cuarentena” es un buen momento para iniciar la recuperación del suelo pélvico y de la faja abdominal, siempre bajo la supervisión de un especialista.

– Acudir a clases de recuperación posparto en un centro especializado es una gran ayuda. Gracias a estas sesiones, la mujer conseguirá una más rápida y eficaz recuperación física, además de orientada a sus necesidades. Es decir, el tratamiento será distinto en función de si la mujer ha tenido una cesárea o un parto vaginal.

Asimismo, estas sesiones permiten a las nuevas mamás compartir experiencias y consejos, lo cual supone un gran apoyo emocional. Las mujeres ganan en autoestima y confianza en esta importante etapa de su vida.

En el centro Llevadonas (Barcelona), por ejemplo, hacemos hincapié en la Gimnasia Hipopresiva para recuperar la faja abdominal y el suelo pélvico, previniendo posibles lesiones funcionales u orgánicas, como incontinencia urinaria o fecal, caída de la vejiga o útero, estreñimiento o disfunciones sexuales. Ponemos a punto a la mamá para que se pueda incorporar a la vida diaria, mejorando así su calidad de vida. También se imparten Cursos de masaje infantil para favorecer los vínculos emocionales, la comunicación y la afectividad entre los bebés y sus padres. Además, estos cursos ayudan a comprender los llantos, a liberar tensiones y a aliviar los cólicos. 

Ejercicios para practicar desde casa

Perder peso no es lo mismo que recuperar el tono muscular. Necesitarás ejercitar los músculos abdominales y del perineo para que vuelvan a la normalidad. Sin embargo, justo después del parto, encontrar tiempo y ganas de hacer ejercicio puede parecer un sueño imposible. Empieza suavemente y no te olvides de los músculos del suelo pélvico.

Contacta con un especialista de suelo pélvico que te dé el visto bueno para comenzar con una tabla de ejercicios.

Recuerda que tu abdomen es como una caja estanca, la tapa que se queda floja e incluso que puede ceder por el embarazo es la inferior, primero hay que reforzarla y que la caja quede bien sellada, porque cualquier aumento de presión intraabdominal repercutirá sobre ella y puede ceder si no la hemos reforzado después del parto, con los consiguientes problemas que antes hemos comentado (incontinencia urinaria o fecal, caída de la vejiga o útero, estreñimiento o disfunciones sexuales). No te olvides de calentar antes. Es mejor empezar poco a poco, por ejemplo, con dos repeticiones de cada ejercicio al día e ir subiendo hasta diez. Si algún ejercicio te provoca dolor, para.

1- Contrae los músculos del suelo pélvico y relájalos con rapidez. Repite cinco veces.

2- Arquea la espalda. Colócate a cuatro patas con las manos y las rodillas ligeramente separadas. Contrae las nalgas y arquea lentamente la espalda hacia arriba. Mantén los brazos estirados, pero sin bloquear los codos. Este ejercicio alivia el dolor de la zona lumbar.

3-Tonifica el estómago. Tumbada en el suelo, con las rodillas flexionadas y los brazos estirados junto al cuerpo. Mete la tripa y presiona la espalda contra el suelo. Aguanta cuatro segundos y repite.

4- Enróscate. Intenta este ejercicio abdominal cuando hayan pasado al menos dos semanas. Tumbada con las piernas dobladas como antes, intenta tocarte las rodillas deslizando tus manos por los muslos. Con las manos tan cerca de las rodillas como puedas, al espirar, contrae los músculos del estómago y levanta la cabeza. Cuenta hasta cuatro y relájate.

5- Levanta las piernas. Este sencillo ejercicio fortalece los muslos y músculos abdominales. Tumbada de lado, sujeta la cabeza con una mano y equilibra el cuerpo apoyando la otra mano frente a ti.

Asegúrate de que tus piernas están alineadas con la cadera y el hombro. Con la rodilla y el pie mirando de frente, levanta la pierna estirada hacia arriba hasta llegar a la altura del hombro, cuenta hasta dos y baja.

Repite unas cuantas veces, luego date la vuelta y repite con la otra pierna.

6- Flexiones laterales. De pie con las piernas separadas y los brazos a los lados, dóblate lentamente por la cintura al mismo tiempo que estiras hacia fuera. Vuelve a la posición inicial y repite el otro lado.

La OMS tiene una tabla de peso de bebés que se utiliza para calcular en qué percentil se encuentra respecto a otros bebés de su misma edad.

Depresión

Definición:

Trastorno del estado de ánimo, que se manifiesta con una tristeza profunda inmotivada, sentimientos de culpa y ansiedad.

Síntomas:

Tristeza, sentimiento de culpa, falta de concentración, imposibilidad absoluta de sentir placer, cansancio crónico, desgana…

Tratamiento:

Psicológico o psiquiátrico según el caso.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/salud-embarazo/como-acelerar-la-recuperacion-tras-el-parto-1467

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: