Cómo actuar ante una reacción anafiláctica

¿Cómo actuar ante una reacción alérgica?

Cómo actuar ante una reacción anafiláctica

Con la llegada de la primavera, comienzan los síntomas de las alergias más comunes hoy en día en nuestro entorno, como la alergia al polen.

Pero no por ello suele ser la más grave ni la que más sintomatología puede provocar.

Vamos a resumir los diferentes tipos de alérgenos y cómo debemos actuar frente a una reacción alérgica, para aprender también cuándo debemos acudir a un centro sanitario.

Una reacción alérgica podemos definirla de una forma sencilla como una respuesta del cuerpo ante una sustancia inofensiva (que denominaremos alérgeno) que entra en contacto con el organismo.

Al ser tomada como una amenaza por este, ataca la sustancia con distintos mecanismos de defensa, de una forma más o menos intensa, produciendo una serie de signos y síntomas que pueden llegar a ser incluso letales para el propio organismo.

Una reacción anafiláctica es una reacción alérgica grave que puede comprometer la vida.

El alérgeno tiene que entrar en contacto con el cuerpo, de una forma u otra, por ejemplo:

  • De contacto: aquellas en las que el alérgeno entra en contacto con nuestra piel, ojos o mucosas. Un ejemplo es la alergia al látex.
  • Digestivos:alergias alimentarias. Los alimentos que más frecuentemente producen reacciones alérgicas son los frutos secos, el gluten (hay que diferenciarlo de la intolerancia), el marisco, el pescado (también al anisakis), el huevo, la soja o las proteínas de la leche.
  • Inhalatorios: alergias estacionales a distintos pólenes, como las gramíneas, las cupresáceas u otros, y las alergias a los ácaros.
  • Medicamentos: cualquier fármaco por cualquier vía de administración puede causar una reacción alérgica. Los medicamentos más comunes que causan reacciones alérgicas son los antibióticos (como la penicilina), los antiinflamatorios, el paracetamol, el metamizol (nolotil).
  • Picaduras de insectos: abejas, avispas, arañas,chinches, garrapatas…

Síntomas de reacción alérgica

  • Prurito (picor) leve en zona de la boca, paladar u ojos.
  • Síntomas de piel: habones o ronchas, eritema.
  • Síntomas digestivos: Vómitos y/o diarrea.
  • Síntomas respiratorios: leve dificultad para respirar, sensación de falta de aire, aumento de la frecuencia respiratoria…

Tratamiento

  • La primera medida y más eficaz es evitar el contacto con el alérgeno.
  • Antihistamínicos en colirios, gotas nasales, pastillas o inyectados. Siempre por orden médica.
  • Corticoides tópicos inhalados por boca o nariz, o bien en forma de comprimidos o inyectados. Siempre por orden médica.

El shock anafiláctico:

Es una reacción grave, considerada urgencia médica vital, cuyos síntomas debemos conocer y detectar con rapidez para solicitar asistencia sanitaria urgente. En caso de tener acceso a una inyección de adrenalina precargada debe inyectarse con la mayor rapidez posible, una vez identificados los signos y síntomas:

  • Picor intenso en palmas de las manos, plantas de los pies y cuero cabelludo.
  • Enrojecimiento de la piel generalizado que progresa rápidamente.
  • Dificultad para respirar
  • Hinchazón rápida de labios, paladar, úvula o garganta.
  • Hipotensión.
  • Pérdida de conocimiento.

Ante una reacción alérgica grave, es necesario acudir siempre a un centro sanitario.

Patricia Carrera Martín
Enfermera. Servicio de Urgencias Rurales (SUR) de Isaba.

Ismael Bravo Tejedor
Enfermero. Servicio de Urgencias Generales. Complejo Hospitalario de Navarra.


Fuentes

  • Cardona V. Guía de actuación en anafilaxia: Galaxia 2016. Fundación SEAIC. Esmon Publicidad S.A.. 2016.
  • AEPNAA: Asociación Española de Personas con Alergia a Alimentos y Látex
  • Asociación Española de Pediatría.
  • https://www.seaic.org/. Sociedad Española de Alergología e inmunología clínica.
  • GALAXIA 2016: actualización de la guía consensuada española sobre actuación en anafilaxia. (Posibilidad de descargarla online, para pacientes.)

Источник: http://www.palabraenfermera.enfermerianavarra.com/blog/2021/03/16/como-actuar-ante-una-reaccion-alergica/

Reacciones alérgicas graves (anafilaxia)

Cómo actuar ante una reacción anafiláctica

  • Tamaño de texto más grande

La anafilaxia es una reacción alérgica muy grave. Las cosas o las sustancias que pueden causar reacciones alérgicas se llaman alérgenos.

Las anafilaxias suelen ocurrir durante reacciones alérgicas a:

  • los alimentos
  • las picaduras de insectos
  • los medicamentos
  • el látex

La anafilaxia puede asustar mucho. Pero, si está preparado, podrá tratar esta reacción alérgica rápidamente.

¿Cuáles son los signos y los síntomas de la anafilaxia?

Las reacciones alérgicas pueden causar:

  • dificultades para respirar
  • opresión de garganta o notar que la garganta o las vías respiratorias se están estrechando
  • ronquera o dificultades para hablar
  • resuello o respiración sibilante
  • nariz tapada (congestión nasal) o tos
  • náuseas, dolor abdominal, vómitos, o diarrea
  • problemas para tragar
  • pulso o ritmo cardíaco rápido
  • picores en la piel, hormigueo, cosquilleo, enrojecimiento o inflamación
  • urticaria
  • sensación de que va a ocurrir algo malo
  • palidez
  • desmayo (pérdida de la conciencia)

La anafilaxia puede causar síntomas diferentes en momentos diferentes. Se considera que una persona está teniendo una reacción anafiláctica (o anafilaxia) cuando tiene:

  • cualquier síntoma grave, como dificultades para respirar, vómitos repetidos, pérdida de la conciencia u opresión de garganta o bien
  • dos o más síntomas leves, como urticaria sumada a vómitos o tos con dolor abdominal

Una persona con anafilaxia necesita tratamiento inmediato.

¿Cómo se trata la anafilaxia?

Cuando una persona tiene una reacción anafiláctica, necesita recibir ayuda inmediata. La reacción puede empeorar rápidamente. Por eso, los médicos suelen preferir que las personas con alergias graves lleven encima un medicamento inyectable llamado adrenalina o epinefrina. La adrenalina entra en el torrente sanguíneo y funciona rápidamente contra los síntomas graves.

Los médicos recetan auto-inyectables de adrenalina. Los niños con alergias siempre deben tener a mano estos inyectables: en las clases, el deporte, el trabajo y otras actividades. Estos auto-inyectables son pequeños y fáciles de usar.

Si el médico le receta adrenalina a su hijo, le enseñará cómo se la debe poner. Su hijo siempre debe disponer de dos auto-inyectables por si el primer inyectable no funcionara bien o el niño necesitara una segunda dosis.

Es posible que el médico de su hijo también le enseñe a darle medicamentos antihistamínicos en ciertos casos. Pero trate siempre las reacciones alérgicas graves con adrenalina. No use nunca un antihistamínico en vez de la adrenalina ante una anafilaxia.

¿Qué debo hacer si mi hijo tiene una anafilaxia?

Los segundos importan mucho en las anafilaxias. Si su hijo presenta signos de una reacción alérgica grave:

  1. Póngale el auto-inyectable de adrenalina de inmediato. Si está solo con su hijo, póngale antes la adrenalina y luego llame al teléfono de emergencias (el 911 en Estado Unidos). Si hay más gente con ustedes, haga que la otra persona llame al 911 mientras usted le pone la adrenalina.
  2. Acueste a su hijo con las piernas en alto mientras espera la llegada de la ambulancia.
  3. Diríjanse al servicio de urgencias de un hospital, incluso aunque los síntomas de su hijo mejoren después de haberle puesto el inyectable de adrenalina. Su hijo debería estar bajo supervisión médica durante varias horas. Esto se debe a que suele haber una segunda oleada de síntomas graves (llamada «reacción bifásica»). Su hijo podrá recibir tratamiento complementario en el servicio de urgencias de un hospital, si fuera necesario.

¿Qué más debería saber?

Las alergias graves son un motivo de alarma. Pero usted puede mantener a su hijo sano y seguro, siguiendo estas recomendaciones:

  • Ayudarle a evitar sus alérgenos
  • Asegurase de que su hijo siempre tiene dos auto-inyectables de adrenalina a mano.
  • Informar a todos los cuidadores, profesores, monitores o entrenadores sobre la alergia de su hijo y asegurarse de que saben cómo actuar en caso de emergencia.
  • Ir comprobando que los auto-inyectables de su hijo no han caducado y asegurarse de que no se ponen demasiado fríos ni demasiado calientes.
  • Haga que su hijo lleve una pulsera de identificación y alerta médica para que los demás sepan que deben usar un inyectable de adrenalina en caso de emergencia.

Revisado por: Larissa Hirsch, MD

Fecha de revisión: noviembre de 2019

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/anaphylaxis-esp.html

4. Anafilaxia: Tratamiento inicial en el punto de vacunación

Cómo actuar ante una reacción anafiláctica

Tabla 4.1. Criterios clínicos para el diagnóstico de anafilaxia
Tabla 4.2. Diagnóstico diferencial de la anafilaxia
Tabla 4.3. Diferenciación clínica entre síncope y anafilaxia
Tabla 4.4.

Dosificación aproximada de la adrenalina 1/1000 en función de la edad y el peso
Tabla 4.5. Medicación y equipamiento necesarios para el tratamiento inicial de una anafilaxia
Figura 4.1.

Algoritmo de actuación en anafilaxia en pediatría

Sugerencia para la citación: Comité Asesor de Vacunas (CAV-AEP). Anafilaxia: preparación del material y tratamiento inicial en el punto de vacunación. Manual de vacunas en línea de la AEP [Internet]. Madrid: AEP; dic/2020. [consultado el dd/mmm/aaaa]. Disponible en: http://vacunasaep.org/documentos/manual/cap-4

1. Puntos clave

  • La anafilaxia es una reacción alérgica grave de instauración rápida y potencialmente mortal.
  • Suele manifestarse con síntomas cutáneos como urticaria y angioedema, junto con la afectación de otros sistemas como el respiratorio, el cardiovascular o el digestivo.
  • Su relación con la vacunación es muy poco probable (menos de 1,3 casos/1 000 000 dosis), aunque la posibilidad de su presentación debe ser considerada en todo acto vacunal.
  • El diagnóstico de la anafilaxia es clínico y debe diferenciarse de otras entidades más frecuentes, como el síncope vasovagal o el espasmo del sollozo.
  • La adrenalina intramuscular es el tratamiento de elección y debe administrarse precozmente, aunque el diagnóstico no sea de certeza.
  • En todo punto de vacunación no hospitalario es obligado disponer de adrenalina y de material de reanimación cardiopulmonar pediátrica para atender una eventual anafilaxia.
  • El pronóstico depende del reconocimiento rápido y del tratamiento precoz y agresivo y, por lo tanto, de la formación del equipo sanitario.
  • Todo paciente que haya sufrido una reacción anafiláctica o tenga riesgo de sufrirla debería llevar consigo autoinyectores de adrenalina para su administración IM.

2. Introducción

La anafilaxia es una reacción alérgica sistémica, de comienzo brusco y que puede llegar a ser mortal. Suele manifestarse con síntomas cutáneos como urticaria y angioedema, junto con la afectación de otros sistemas como el respiratorio, el cardiovascular o el digestivo.

Aunque muy poco frecuente, la anafilaxia en relación con la vacunación es un efecto adverso posible, que debe estar previsto en cualquier acto vacunal. Su frecuencia global es de un 1,3 casos por cada millón de dosis administradas, aunque el riesgo vital por anafilaxia tras la vacunación se considera extremadamente bajo.

La mayoría de los episodios acontecen en los primeros 10 minutos que siguen a la administración, pero 30 minutos es el intervalo más seguro de observación posvacunación. 

El mejor abordaje de la anafilaxia es la prevención. Antes de administrar una vacuna se debe preguntar por la posible alergia a cualquier componente del producto para comprobar que no está contraindicado. (Ir al anexo II: Vacunas y alérgenos).

En todo punto de vacunación es obligatorio disponer de adrenalina y de material de reanimación cardiopulmonar pediátrica para atender una eventual anafilaxia.

3. Sospecha clínica y diagnóstico diferencial

El diagnóstico de la anafilaxia se establece mediante criterios clínicos, cuando aparece bruscamente un síndrome rápidamente progresivo que afecta a piel o mucosas, con compromiso respiratorio o circulatorio. Pueden asociarse síntomas digestivos como dolor abdominal, cólico, vómitos o diarrea.

En los niños, la afectación cardiovascular es muy tardía por ser dependiente de la hipoxia cerebral, por lo que suele ser más frecuente la afectación cutánea (presente en el 80% de los casos), con síntomas respiratorios o digestivos asociados. La presencia de manifestaciones digestivas se asocia a una mayor gravedad.

En los lactantes, la anafilaxia puede presentarse como un cuadro brusco de hipotonía y letargia, lo que dificulta su diagnóstico.

El shock anafiláctico, definido por la existencia de afectación cardiovascular con hipotensión, puede ser la única manifestación de la anafilaxia.

La variedad de estos cuadros han sido recogidos por la Guia GALAXIA (última actualización en 2016), realizada por diversos grupos de trabajo y sociedades científicas, que establecen los tres cuadros clínicos diferenciales para el diagnóstico de anafilaxia (tabla 4.1) que abarcan el 95 % de las presentaciones en todas las edades.

Tabla 4.1.Criterios clínicos para el diagnóstico de anafilaxia (adaptado de Guía de actuación en anafilaxia: GALAXIA 2016)

Se considera que la anafilaxia es muy probable cuando se cumple uno de los tres criterios siguientes:
Piel/mucosas + 1 (respiratorio o cardiovascular)Inicio agudo de lesiones en piel o mucosas (por ejemplo, urticaria generalizada, prurito, eritema, flushing o sofoco, edema de labios, úvula o lengua, junto con al menos uno de los siguientes:a. Compromiso respiratorio (por ejemplo, disnea, sibilancias, estridor, disminución del pico flujo espiratorio, hipoxemia)b. Descenso de la presión arterial o síntomas asociados de disfunción orgánica (por ejemplo, hipotonía, síncope, incontinencia)80 % de las presentaciones
Dos sistemas tras exposición inmediataAparición rápida de dos o más de los siguientes síntomas tras la exposición a un alérgeno potencial para ese paciente:a. Afectación de piel o mucosasb. Compromiso respiratorioc. Descenso de la presión arterial o síntomas asociados de disfunción orgánicad. Síntomas gastrointestinales persistentes (por ejemplo, dolor abdominal cólico, vómitos)15 % de las presentaciones
Hipotensión tras alérgeno conocidoDescenso de la presión arterial en minutos o algunas horas tras la exposición a un alérgeno conocido para ese paciente:a. Lactantes y niños: presión arterial baja o descenso superior al 30 % de la sistólica*b. Adultos: presión arterial sistólica inferior a 90 mmHg o descenso superior al 30 % respecto a la basal  

* Presión arterial sistólica baja en la infancia:

Источник: https://vacunasaep.org/documentos/manual/cap-4

Cómo actuar ante una reacción anafiláctica

Cómo actuar ante una reacción anafiláctica

Las alergias pueden manifestarse en forma de diferentes síntomas, la mayoría de ellos afectan a la parte del cuerpo que ha estado en contacto con el alérgeno (boca, nariz, vías respiratorias, ojos, piel, aparato digestivo, etc.), y su gravedad, aunque varía en función de la persona aquejada, no suele ser muy alta, pudiendo controlarse, por lo general, con prevención y/o medicamentos.

Ahora bien, el principal peligro de los procesos alérgicos reside en la aparición de una reacción muy seria y potencialmente mortal: la anafilaxia.

Los datos epidemiológicos indican que los casos de anafilaxia, así como los de alergia, están aumentando en nuestro país.

La mayoría de estas situaciones ocurren lejos de un medio sanitario, donde se puede aplicar un tratamiento médico rápido y adecuado, por lo que saber detectar y actuar de manera precoz y eficaz ante un shock anafiláctico es clave para salvar la vida de quien lo sufre. El éxito del tratamiento depende, en gran medida, de la celeridad con la que se actúe.

¿Cómo detectar la anafilaxia?

La mayor parte de los episodios anafilácticos tienen unas características comunes que lo hacen reconocible: Aparece de manera repentina, aguda y rápida (en pocos minutos o pocas horas), afecta progresivamente a las mucosas y a la piel y compromete el sistema respiratorio, cardiovascular, gastrointestinal y/o neurológico. Además, concurre con la exposición previa a un alérgeno potencial o conocido.

Lo más significativo es que tanto la aparición de los síntomas como la intensidad de éstos aumentan gradual y velozmente.

Los signos que evidencian una situación de anafilaxia dependen de la edad de la persona y de la gravedad del cuadro, pero en términos generales comprenden:

– En la piel: (Alrededor del 80% de los casos cursan con síntomas cutáneos) Urticaria, angioedema (inflamación debajo de la piel), eritema, prurito generalizado.

– En otros órganos: Sibilancias (sonido agudo al respirar), dificultad para respirar, pulso rápido, hipotonía, síncope, opresiónenelpecho, tos, ronquera, dolor abdominal, cólico, náuseas, vómitos, diarrea, mareos, sudoración

Los casos más graves pueden presentar cianosis (coloración azulada de piel, mucosas o uñas), disminución de la tensión arterial, pérdida de consciencia, confusión o desorientación, incontinencia

En lactantes o niños menores de 24 meses también es habitual el sollozo y el decaimiento, especialmente tras los espasmos del llanto.

Problemas a la hora de detectar una anafilaxia

La identificación de un choque anafiláctico parece sencilla cuando los signos se manifiestan en la piel, ya que son muy llamativos, pero no siempre sucede así. La dificultad está cuando los síntomas cutáneos no se producen, o cuando se trata de niños, por razones obvias de limitación en la comunicación.

Por lo tanto, más que al tipo de síntoma, conviene prestar especial atención a la rápida progresión en la gravedad de los mismos. La mayor parte de ellos aparecen en la primera hora tras la exposición al alérgeno, y normalmente, cuanto más tiempo tardan en aparecer menos grave suele ser la reacción.

En el caso de los niños, si hay urticaria e hinchazón de la piel, no hay duda de que hay anafilaxia. Además se considera grave la situación cuando presenta fiebre, exantema y palidez.

¿Cómo actuar en un medio no sanitario?

Ante un caso de anafilaxia reconocible no debe dudarse en aplicar el tratamiento inmediatamente.

La adrenalina intramuscular será el tratamiento de elecciónen cualquier ámbito, ya que es capaz de revertir el broncoespasmo y el colapso cardiovascular.

No existen contraindicaciones absolutas en el uso de ésta, por lo que ante la duda de no saber si estamos o no ante un shock anafiláctico siempre es preferible administrar el auto-inyector de adrenalina que no hacerlo.

Estos son los pasos a seguir ante un episodio de anafilaxia:

1. Administrar adrenalina intramuscular auto-inyectable en el muslo (a través de la ropa si fuera necesario). En adultos la primera dosis recomendada de adrenalina es de 0,3 a 0,5 mg en dosis única. En lactantes y niños, la dosis aconsejada es 0,01 mg por kilogramo, con un máximo 0,3 mg.

2. Llamar al servicio de Emergencias y solicitar ayuda.

3. Eliminar la exposición al alérgeno (fármaco, alimento, picadura…). Si la reacción ha sido causada por un alimento, no debe provocarse el vómito, pero sí han de quitarse los restos de la boca.

4. Adoptar la postura Trendelenburg: postura cómoda, tumbado boca arriba con las piernas elevadas, para favorecer el flujo sanguíneo. Esta postura no es aconsejable si hay vómitos, dificultad respiratoria o el paciente está inconsciente.

5. Si en 5 o 15 minutos no se observa mejoría, repetir la dosis de adrenalina.   

Más consejos

Toda persona que padezca una alergia con riesgo de sufrir anafilaxia debería llevar siempre consigo adrenalina intramuscular auto-inyectable.

Los familiares, educadores, acompañantes o allegados del niño alérgico deben conocer la situación y haber recibido entrenamiento o al menos saber cómo actuar ante un caso de anafilaxia, así como saber usar el dispositivo de la adrenalina correctamente.

Después de la aplicación de adrenalina por un shock anafiláctico debe acudirse a Urgencias.

Tras un caso de anafilaxia, el paciente debería ser valorado por un alergólogo.

Se aconseja que toda aquella persona afectada de una alergia, en especial los niños y los que han sufrido un shock anafiláctico, lleven consigo una distinción (etiqueta, pulsera, placa…) que lo indique.

Cianosis

Definición:

Coloración azul violáceo de la piel y las mucosas, sobre todo los labios, las manos y los pies. Se debe a enfermedades cardíacas o respiratorias graves. En los recién nacidos se produce a veces simplemente si tienen frío.

Síntomas:

Color azulado de la piel, los labios, las manos y los pies.

Tratamiento:

Dependerá de la causa de la cianosis.

Shock anafiláctico

Definición:

Reacción alérgica ante una picadura de mosquito, una inyección, la ingestión de un alimento…

Tratamiento:

Acudir o llamar al médico. Mientras se espera, mantener al niño acostado, con la cabeza un poco incorporada. Aflojar sus ropas y cubrirlo con una manta. Si está consciente, colocarlo en la posición lateral de seguridad. Si no, llevar a cabo las maniobras de reanimación.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/ninos/salud-infantil/como-actuar-ante-una-reaccion-anafilactica-6082

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: