¿Cómo afecta el ruido a nuestra salud?

Efectos negativos del ruido

¿Cómo afecta el ruido a nuestra salud?

El ruido puede llegar a parecer un agente contaminante inofensivo, puesto que solo se percibe por uno de los sentidos, el oído, salvo que la presión sonora sea alta y pueda percibirse también por el tacto.

Sus efectos son acumulativos y mediatos y pueden clasificarse en los dos grandes grupos siguientes.{«type»:»block»,»srcIndex»:0,»srcClientId»:»02aa378b-67cc-440e-95d5-b295fd372aa3″,»srcRootClientId»:»»}

Efectos fisiológicos

Este efecto puede dividirse a su vez en:

#Efectos auditivos

Son aquellos recuperables cuando cesa un ruido intenso pero con el paso del tiempo pueden llegar a producir sordera, siendo irreversible. Esta sordera es simétrica y de percepción, lo que implica que afecta a ambos oídos por igual, con idéntica intensidad.

#Efectos no auditivos

El ruido no afecta únicamente a nuestros oídos sino que además puede dañar nuestro organismo, siendo solo necesarios entre 50 y 60 dB para que aparezcan enfermedades relacionadas con el estímulo sonoro. Sin embargo, cuando los decibelios suben hasta 95 o 100, pueden provocar los subsiguientes efectos:

  • Alteraciones en el cerebro
  • Cambios en la regulación del sistema nervioso central
  • Variaciones en el procedimiento digestivo
  • Trastornos cólicos e intestinales
  • Incremento de la tensión arterial y la presión muscular
  • Modificación del pulso en el electroencefalograma

Efectos psicológicos

Dentro de este grupo encontramos la memoria, la conducta, el sueño, la atención y el procesamiento de la información.

Efectos en la memoria

En actividades en las que utilizamos la memoria, se advierte un mayor rendimiento en aquellos sujetos que no están sometidos a un excesivo ruido, puesto que, con ruido, se ocasiona un descenso en el rendimiento debido a la sobre activación en el sujeto.

Efectos sobre la conducta

La manifestación repentina de un ruido puede llegar a provocar alteraciones momentáneas en la conducta y pueden hacerla más agresiva, o pueden provocar en el sujeto un estado de mayor irritabilidad.

Efectos del sueño

El sueño puede verse alterado si nos vemos expuestos a un ruido incluso puede provocar que nos despertemos. Está estudiado que sonidos de aproximadamente los 60 dB merman la profundidad del sueño.

Efectos en la atención

El ruido puede repercutir en la atención que prestemos en una actividad, haciendo que pongamos mayor interés en algunos aspectos de la tarea y dejando los considerados como de mejor importancia.

Otros efectos del ruido

El ruido también puede influir sobre los niños, las mujeres embarazadas y el ecosistema.

Efectos sobre los niños

El ruido es perjudicial para la salud de los más pequeños y se convierte en un factor negativo que influye en su aprendizaje. Criados en ambientes ruidosos, muchos niños pierden capacidad auditiva, sufren perturbaciones en la escucha, retraso en el aprendizaje mínimo y dificultades al comunicarse favoreciendo el aumento del estrés.

Efectos en el embarazo

Se ha advertido que mujeres embarazadas que han estado sometidas desde un principio a ruidos constantes, tienen niños normales que no sufren ningún tipo de alteración.

Sin embargo, si se han sometido a dichos ruidos pasados los 5 meses de gestación, donde el oído se hace funcional, se percibe que los niños no soportan el ruido, incluso lloran cuando lo perciben y su el tamaño al nacer es inferior.

Según estudios de la OMS, en los países europeos aproximadamente el 40% de la población se ve expuesta a lo largo del día, debido al tráfico, a una presión sonora que sobrepasa los 55 dB.

Si tenemos en cuenta la exposición al ruido ocasionado por el tráfico, se deduce que alrededor del 50% de los europeos vive en lugares de enorme contaminación sonora.

Por la noche, más o menos el 30% de la población vive expuesta a valores de ruido que superan los 55 dB, lo que puede ocasionar trastornos en el sueño.

Efectos medioambientales

Además de los distintos efectos que el ruido provoca en los seres humanos, este también influye en los ecosistemas, pudiendo alterar el hábitat de aves y animales.

¿Cuál podría ser la solución ante toda esta problemática? Contactar con Aistec, una empresa de aislamiento acústico que ofrece sus servicios en las provincias de Málaga, Córdoba, Barcelona, Sevilla, Cádiz, Madrid, Granada, Huelva, Jaén y Almería.

Contacte con nosotros sin compromiso.

Источник: https://aistec.com/blog/efectos-negativos-ruido-salud/

Contaminación acústica: estas son las consecuencias del ruido para nuestra salud

¿Cómo afecta el ruido a nuestra salud?

Cada vez más la población se concentra en las grandes ciudades y menos en los pequeños municipios y pueblos. Es un fenómeno global, del cual nuestro país no está exento. De hecho, aquí tiene nombre propio: la España vaciada.

Además de los problemas socioeconómicos que esto acarrea, también deja consecuencias sobre la salud, pues cuanto mayores son las aglomeraciones urbanas, más altas resultan también las tasas de contaminación. Entre ellas, la contaminación acústica: demasiado ruido.

Alumbrado urbano LED y salud: ¿un binomio imposible?

Una de cada cinco personas en Europa está expuesta todos los días a niveles de ruidos que son nocivos para su salud.

Lo asegura un informe titulado Ruido en Europa, elaborado por la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) y difundido en marzo.

La Unión Europea establece que 55 dB (decibelios) es el umbral de ruido que no se debe superar durante mucho tiempo para evitar sufrir sus perjuicios.

El tráfico urbano, la principal fuente de contaminación acústica

De acuerdo con el documento de AEMA, al menos 113 millones de personas sufren –en toda la región– niveles de ruido superiores a ese umbral a causa del tráfico en las ciudades, mientras que 22 millones lo padecen a causa del ferrocarril y otras cuatro millones como consecuencia de los aviones. La cifra es bastante más baja (menos de un millón) cuando se trata de ruidos provocados por fábricas e industrias.

En el continente, el ruido es el segundo factor de estrés ambiental más dañino, solo superado por la contaminación del aire por partículas finas.

El 76% de la población española afirma que la contaminación acústica afecta a su vida de forma significativa. Para el 30%, tal contaminación resulta «muy frecuente y molesta».

Son datos que surgen del Estudio del Ruido, publicado en 2018 por la organización ECODES, con el apoyo del Instituto DKV y la empresa GAES.

Aunque a menudo se cree que las consecuencias negativas del ruido solo se relacionan con el oído, lo cierto es que tienen un alcance mucho mayor. Estar expuestos a volúmenes de sonido elevados durante mucho tiempo puede provocar una pérdida –parcial o total– de la audición.

Pero además la AEMA calcula que, cada año, el ruido ambiental produce en España al menos 1.100 muertes prematuras y 4.100 hospitalizaciones. Y estima que, a causa del ruido, 2,3 millones de personas (casi el 5% de la población) tienen problemas para dormir.

Problemas de audición causados por el ruido

La Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL) explica que las pérdidas auditivas ocasionadas por el ruido pueden ser de dos tipos.

Por un lado, se puede producir un trauma acústico agudo, ante un sonido intenso e impulsivo, como el de una explosión. Por el otro, el trauma acústico crónico, que se desarrolla de forma gradual por la exposición continua a sonidos fuertes.

En ambos casos, el daño puede ser irreversible.

Según la SEORL, una persona que se expone a 80 dB o más durante al menos ocho horas diarias debe usar protección auditiva para evitar daños.

Y de unos 80-85 dB, detalla el organismo, es el ruido que provoca el tráfico rodado en la ciudad.

En el interior de una discoteca o durante un concierto, el volumen alcanza los 110-120 dB, una exposición que, para no ser nociva, no debería durar más de un minuto.

El corazón sufre por los ruidos

Sin embargo, como ya se ha mencionado, el exceso de ruido tiene muchas consecuencias que van más allá de lo auditivo. Una de las más importantes es el aumento del riesgo de sufrir ataques cardiacos. Son numerosos los estudios que han comprobado la relación entre ambos hechos.

En 2012, científicos de Dinamarca concluyeron que las probabilidades de padecer un infarto de miocardio aumentan significativamente cuanto mayor sea la exposición al ruido del tráfico urbano. En concreto, con datos de más de 57.000 personas, estimaron que ese riesgo aumenta un 12% por cada 10 dB que se incremente el ruido de la calle.

A comienzos de este año, por otra parte, investigadores de la Universidad de Harvard, Estados Unidos, publicaron los resultados de un trabajo en el que mencionan un porcentaje mayor: el riesgo de padecer «ataques al corazón, ictus y otros serios problemas coronarios» aumentaría en un 34% por cada 5 dB más en la contaminación acústica.

Los científicos de Harvard observaron, además, que la exposición a altos niveles de ruido está asociada a un incremento de la actividad en la amígdala, una zona del cerebro involucrada en los procesos de estrés, miedo y ansiedad.

La aparición de estas sensaciones es otro efecto de estar sometido a ruidos intensos, así como también irritabilidad, una mayor tendencia a actitudes agresivas, síntomas depresivos, problemas de concentración y un menor rendimiento académico y laboral.

La digestión, el sueño y otros procesos que el ruido altera

Otros estudios han hallado también otros efectos negativos del exceso de ruido.

Se ha observado una disminución del peristaltismo, las contracciones musculares gracias a las cuales los alimentos ingeridos avanzan a través del sistema digestivo.

Como consecuencia, es más frecuente la aparición de problemas como gastritis, colitis, úlceras, acidez, pérdida del apetito, diarrea y estreñimiento.

Por supuesto, el ruido del tráfico urbano también provoca problemas para conciliar el sueño e insomnio. También existen estudios que lo han comprobado. No dormir de forma apropiada, tanto en cantidad como en calidad, tiene a su vez sus consecuencias: mal humor, fatiga, dolores de cabeza, falta de deseo sexual.

Y también aparecen contracturas y dolores musculares, como resultado del estado de tensión con el cual el cuerpo reacciona a situaciones de mucho ruido, incluso aunque la propia persona sea inconsciente de ello.

Dieta contra el ruido

Los expertos de la SEORL reclaman a las autoridades, desde hace tiempo, medidas más rotundas y eficaces para reducir la contaminación acústica. A la población general le recomiendan una serie de medidas de prevención a la que llaman dieta contra el ruido, y que se puede resumir en una serie de consejos:

  • Disminuir el ruido que generamos, tanto para el cuidado propio como para los demás.
  • Adquirir, en lo posible, electrodomésticos silenciosos.
  • Reducir al máximo la velocidad al conducir en entornos urbanos.
  • Reducir el volumen y el tiempo de escucha de música, sobre todo con auriculares.
  • Evitar ruidos impulsivos, como explosiones o disparos.
  • Alejarse de las fuentes de ruido más estridentes, como los altavoces en los conciertos o en las discotecas.

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

En ConsumoClaro estamos centrados en informarte de aquello que te interesa y, por tanto, queremos abrir un canal para que puedas comunicarte con nosotros y orientarnos sobre tus preferencias. Si quieres que investiguemos o hablemos de algún tema en especial, puedes escribirnos a redaccion@consumoclaro.es

Источник: https://www.eldiario.es/consumoclaro/cuidarse/contaminacion-acustica-son-consecuencias-ruido-salud_1_6201376.html

El ruido en la salud: ¿Qué es la contaminación acústica?

¿Cómo afecta el ruido a nuestra salud?

⌚ 6 Min de lectura | La contaminación acústica hace referencia a la presencia de ruido cuando éste se considera como un contaminante, es decir, un sonido molesto que puede ocasionar efectos fisiológicos y psicológicos nocivos sobre las personas. Se considera ruido todo aquel sonido (molesto e indeseable) que interfiere en la actividad habitual o el descanso.

La contaminación acústica es un problema medioambiental importante cada vez más presente en la sociedad moderna y que viene dado por el desarrollo de actividades industriales, el transporte, la construcción y las actividades lúdicas o recreativas.

¿Qué es y como afecta la contaminación acústica?

La presencia de contaminación acústica tiene una serie de efectos sobre las actividades habituales interfiriendo en la comunicación hablada y alternando el sueño, el descanso y la relajación, impidiendo la concentración y generando estados que pueden facilitar enfermedades auditivas, de tipo nervioso y cardiovascular.

Los efectos que produce la contaminación acústica están en función de la intensidad, las frecuencias emitidas y el tiempo de exposición al que nos sometemos.

Causas y fuentes de contaminación acústica

Existen diversas fuentes generadoras de ruido en las ciudades. Las principales son el tráfico, la actividad humana, la actividad industrial, la construcción de edificios, actividades lúdicas (locales de música y diversión), aviones y animales.

De entre todos ellos destaca el tráfico como la primera fuente, debido entre otras cosas al aumento del parque automovilístico y a que las ciudades en gran parte no están concebidas ni adaptadas para soportar los medios de transporte.

El ruido se mide en decibelios (dB).

Niveles de ruido:

  • Muy  bajo: 10 y 30 dB (bibliotecas).
  • Bajo: entre 30 y 55 dB. Un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), considera los 50 dB como el límite superior deseable.
  • Ruidoso: a partir de 65 dB, el nivel se considera ruidoso. Los 80 dB se consiguen, por ejemplo, con una calle ruidosa, un bar animado, una cadena de montaje, el motor de un autobús…

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera los 65 dB como el límite superior deseable.

Algunos datos sobre contaminación acústica facilitados por informes de la Unión Europea:

  • La cuarta parte de la población comunitaria se expone a niveles de ruido superiores al límite de tolerancia, 65 decibelios (dB). Como referente, sirva reseñar que en una conversación normal se registran entre 50 dB y 60 dB, mientras que el motor de un autobús son 70 dB.
  • España, detrás de Japón, es el segundo país con más índice de población expuesta a altos niveles de ruido.

Efectos del ruido sobre la salud

El oído humano está constituido de tal manera que sólo puede soportar sin daño una carga acústica que se encuentre dentro de unos parámetros muy determinados.

Uno de los problemas de la contaminación acústica es que cuando detectamos los primeros síntomas de daños, ya se han producido trastornos en nuestro organismo.

Algunas señas de alarma de que el ruido de alrededor es demasiado alto pueden ser si se tiene que gritar para ser escuchado por encima del ruido o si no puede entender a alguien que está hablando a una distancia corta.

La sordera o hipoacusia aparece con niveles de 90 dB y superiores mantenidos. Una razón por la cual la gente no nota el daño que el ruido produce es porque la exposición excesiva al ruido causa pocos síntomas.

La pérdida de la audición rara vez es dolorosa.

Algunas señales que pueden indicar pérdida de audición incluirían: sensación de pesadez en los oídos o taponamiento, zumbidos, escuchar los ruidos amortiguados y sobretodo no oír los ruidos de timbre alto, cuando se está entre una multitud o en un lugar con mucho ruido de fondo. Si el daño continúa, la audición disminuye aún más y los sonidos de tono bajo se vuelven difíciles de entender.

Otros efectos o consecuencias que produce el ruido sobre la salud además de los auditivos incluyen: trastornos psicológicos como conductas de irritabilidad y agresividad, estrés; fisiológicos (aumento de la frecuencia cardíaca, la presión arterial y la frecuencia respiratoria); alteraciones del sueño y del descanso lo que conduce a la falta de atención y aprendizaje, somnolencia diurna, cansancio y bajo rendimiento. La perturbación del sueño con sus consecuencias notables en la actividad diaria es una de las principales consecuencias de este problema.

Soluciones y medidas preventivas de la contaminación acústica

Por un lado, la protección y la prevención de la contaminación acústica compete a los organismos y directivas oficiales quienes establecen límites de exposición al ruido. Las normativas municipales deben velar frente al cumplimiento de la legislación vigente.

Por otra parte, se puede romper el hábito del ruido e intentar protegernos del mismo.

En la vivienda

  • Excepto que se viva en zonas rurales, pequeñas ciudades con poco tráfico o lugares aislados no es fácil protegerse de la contaminación acústica.
  • Sin embargo, sí que se pueden optimizar las condiciones de la vivienda para proteger en lo posible el hogar de las agresiones por el ruido y disfrutar del sueño nocturno.
  • A la hora de construir las casas se ha de tener un cuenta un buen aislamiento acústico. Algunas precauciones o medidas para conseguir un mejor aislamiento acústico incluyen utilizan materiales que absorban el ruido (como tapetes de goma) bajo  artefactos de cocina ruidosos, ordenadores y aparatos electrónicos que generan ruido. La presencia de cortinas y las alfombras  ayudan a disminuir el ruido dentro de la casa así como las ventanas de panel doble.
  • Las paredes recubiertas por papel rugoso o pintado absorbe mejor el ruido.
  • Elegir preferentemente viviendas alejadas de fábricas, zonas de tráfico denso y optar por viviendas cerca de parques, zonas verdes o peatonales.

En la vida diaria

  • Intentar disminuir la exposición al ruido, siempre que sea posible.
  • Elegir actividades de ocio en lugares no ruidos.
  • Utilizar orejeras especiales si la exposición es especialmente de riesgo (trabajar con maquinaria pesada) o tapones en los oídos cuando se vaya a exponer al ruido durante periodos de tiempos largos.
  • No utilizar varias máquinas ruidosas al mismo tiempo o por ejemplo una costumbre habitual que es tener encendido en casa varios aparatos a volumen alto (televisión, radio, etc).
  • No tratar de evitar ruidos molestos con otros sonidos fuertes. En ese caso, utilizar tapones en los oídos.

En el tráfico

Mantener el vehículo en buenas condiciones, sobretodo, el silenciador. Respetar los límites de velocidad y sólo utilizar el claxon en aquellos casos que sea necesario. Hacer uso del transporte público y utilizar medios de transporte ecológicos como la bicicleta.

Dispositivos de música

Debido a su generalización y uso habitual existe preocupación sobre el efecto que pueden tener los reproductores de MP3 sobre la audición. Éste está básicamente relacionado con el volumen y la duración del sonido.

Uno de los problemas es que, con estos dispositivos, el volumen es con frecuencia alto y además se recibe directamente sobre el oído.

Además, debido también a su comodidad y facilidad de uso se puede escuchar música durante un largo período de tiempo al día.

Las medidas para utilizarlos correctamente y evitar efectos indeseables sobre la audición incluyen fundamentalmente el ajuste adecuado del volumen en casa o en un lugar sin ruido, sino tendemos a ponerlo muy alto para bloquear el ruido del exterior. El volumen debe permitirnos escuchar los sonidos de fuera. También intentar limitar su uso diario y no sobrepasar las 2-3 horas diarias.

En el trabajo

El trabajo es un lugar de riesgo donde la exposición al ruido puede ser muy importante pues hay importantes fuentes de agresiones auditivas.

La prevención de riesgos laborales pretende contemplar estos riesgos, aunque no siempre se llevan a cabo o se evitan, educando a los empleados medidas de prevención (como orejeras, tapones, realizar descansos periódicos, etc).

Hay que tener en cuenta además que el riesgo de pérdida de capacidad auditiva se incrementa tanto con el nivel de decibelios soportados como con la cantidad de años durante los que permanecemos expuestos al ruido debido a la contaminación acústica.

La sordera está reconocida incluso como «enfermedad profesional«, para ciertas actividades laborales, siempre que se constate la relación causa-efecto.

Por último, las recomendaciones médicas incluyen exámenes periódicos de audición en la población general y en especial en grupo con riesgo de perder audición (revisiones anuales), por ejemplo, aquellos expuestos de forma rutinaria o con cierta frecuencia a un ruido alto en el trabajo. Con los seguros de MAPFRE Salud tendrás la atención especializada que necesitas para cuidar tus oídos y evitar el estrés.

Dra. Eva Ormaechea Alegre

Especialista en Medicina Intensiva

Medico consultor de Advance Medical

Источник: https://www.salud.mapfre.es/cuerpo-y-mente/habitos-saludables/ruido-y-salud/

El ruido afecta a nuestra salud: 5 consecuencias — Mejor con Salud

¿Cómo afecta el ruido a nuestra salud?

La contaminación acústica está en todos lados. Aunque parezca inofensivo, el ruido de las bocinas, la exposición a sonidos elevados y el volumen en que escuchamos música pueden tener una influencia negativa en nuestra calidad de vida. Por eso, es importante que sepamos cómo afecta el ruido nuestro bienestar.

¿Qué es el ruido?

El ruido y la contaminación acústica pueden ocasionar graves problemas de salud.

Día a día convivimos con estímulos auditivos, ¿pero cuándo comienzan a ser dañinos para nuestra salud? El ruido es un sonido exterior no deseado y peligroso para la salud.

Una investigación realizada por tres importantes organizaciones europeas describe el ruido como “una emisión de energía originada por un fenómeno vibratorio que es detectado por el oído y genera una sensación de molestia”. Esta sensación se experimenta, sobre todo, cuando el ruido es ajeno a nuestro contexto al momento de percibirlo, o no estamos acostumbrados a él.

Ya tenemos entonces el panorama más claro en cuanto a lo que marca la diferencia entre el sonido y el ruido. El límite de sanidad termina cuando comienza a sentirse incomodidad y cuando el volumen resulta nocivo.

¿Lo sabías? ¿Qué significan los zumbidos en los oídos?

El ruido: un problema mundial

En la actualidad, el ruido constituye una importante preocupación ambiental a nivel de salud pública. Tanto, que una de las metas de La Unión Europea para el año 2020 es reducir la contaminación acústica hasta niveles aproximados a los recomendados por la Organización Mundial de la Salud. Es decir, de menos de 85 dB por 8 horas al día durante horas de trabajo.

Según la Organización Mundial de la Salud, algunas de las causas adquiridas de la sordera pueden ser la exposición a sonidos muy altos en actividades recreativas: discotecas, conciertos, eventos y el uso de aparatos de audio a un volumen elevado durante largos períodos de tiempo. Por eso es tan importante escuchar sonidos en el volumen adecuado.

Sin embargo, los efectos del ruido van mucho más allá de la sordera. De hecho, estos estímulos influyen en nuestro bienestar físico y emocional mucho más de lo que piensas. Aquí te contaremos cómo afecta el ruido nuestra salud.

1. Hipoacusia

Este es quizás el efecto más preocupante, pero no es el único. La exposición laboral al ruido por largos períodos de tiempo es una de las principales causas de la de la pérdida de la audición. Esto ocurre porque el ruido daña las células sensoriales del oído interno.

A su vez, la pérdida de la audición podría generar ansiedad, depresión, discriminación, disminución del rendimiento académico o aislamiento, entre otras consecuencias. Por eso es importante no someter a nuestro cuerpo a estos estímulos estresantes.

2. Aumenta los trastornos de sueño

El ruido altera nuestro ciclo del sueño.

El ruido ambiental es una de las principales causas de la interrupción del sueño. Sus efectos pueden producir insomnio, evitar que tengas descansos reparadores y alterar las etapas del sueño.

Si la interrupción del sueño se vuelve crónica, incide en los cambios de humor, la concentración y el rendimiento. Además, tiene efectos importantes en el estado de alerta.

3. Afecta el sistema circulatorio

Estar expuestos a ruidos constantes aumenta el riesgo de tener enfermedades cardiovasculares. Es decir, incrementa las posibilidades de padecer una angina de pecho o un infarto de miocardio, y también de sufrir de hipertensión arterial.

Los niveles de audio superiores a 65 dB o las exposiciones agudas mayores a los 80-85 dB pueden generar alteraciones cardíacas a largo plazo.

Esto ocurre porque el alto volumen actúa como un estresante biológico que hace que el organismo active las hormonas nerviosas, aumente la tensión arterial y la frecuencia cardíaca.

4. Causa estrés o irritación

El estrés es una respuesta de nuestro cuerpo ante un desafío externo. Sin embargo, si dura mucho tiempo, afecta nuestra salud. A su vez, el estrés causado por altos volúmenes está relacionado con trastornos del sistema endocrino e inmunitario.

Como efectos secundarios de este proceso, la contaminación acústica afecta los procesos de aprendizaje, la memoria e interfiere en la resolución de problemas. Además, hace que aumenten la irritabilidad y las agresiones.

Lee: Descubre cómo las pequeñas rutinas pueden ayudarte a liberar el estrés

5. Alteración del sistema inmunitario

El ruido afecta gravemente a nuestras defensas.

El sistema inmunitario necesita de mucha energía para funcionar. Por su parte, el estrés genera un estado de alerta que también requiere mucho esfuerzo para el organismo. Cuando el cuerpo se ve sometido a un estrés crónico se genera una suerte de bajón inmunitario.

Como ves, una cosa lleva a la otra, pues la afectación del sistema inmunitario abre espacio para que las bacterias y virus entren en el organismo y lo ataquen al verse indefenso. De esta manera, es más fácil que el organismo contraiga enfermedades víricas.

¿Cómo evitar los efectos del ruido?

Una vez aclarado cómo afecta el ruido a nuestra salud, es importante saber cómo reducir su efecto. A continuación, compartiremos contigo algunas medidas que puedes tomar.

  • En primer lugar, por más que te emocione tu canción favorita, evita escucharla a un volumen alto. Tus oídos lo agradecerán.
  • Por otro lado, si vas a un concierto, evento o fiesta, aléjate varios metros de las fuentes de sonido.
  • Asimismo, si en el lugar donde vives o en tu trabajo estás expuesto continuamente a sonidos altos, usa protectores auditivos si es necesario.
  • A su vez, no superes los 100 dB.
  • También debes evitar usar electrodomésticos ruidosos.
  • Por último, no oigas música con auriculares por más de 60 minutos.

Sigue estos simples consejos y mantendrás una buena salud auditiva. Sin embargo, si sientes que tu audición está fallando, acude rápidamente a un médico especialista para que revise tu caso.

Источник: https://mejorconsalud.as.com/ruido-afecta-nuestra-salud-consecuencias/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: