¿Cómo ayudar a iniciar el trabajo de parto?

Contents
  1. Cómo adelantar el parto con métodos naturales
  2. 6 Técnicas naturales para adelantar el parto
  3. 1. Hacer el amor con frecuencia
  4. 2. Caminar dos horas al día
  5. 3. Esperar al cambio de ciclo lunar
  6. 4. Comer especias y picante
  7. 5. Baños de agua caliente y relajación
  8. 6. Estimular los pezones puede adelantar el parto
  9. 4 Juegos para ayudar a dar a luz
  10. 1. Con la espalda apoyada en la pelota
  11. 2. Basculación de la pelvis
  12. 3. De cuclillas
  13. 4. De rodillas
  14. 1. Con la pelota de pilates
  15. 2. Tonificación del suelo pélvico
  16. 3. Hacer la mariposa
  17. Parto: Ejercicios y trucos para provocar la dilatación
  18. Provoca que el bebé coloque la cabeza en tu pelvis
  19. Ejercicios para provocar la dilatación uterina
  20. Ejercicios con pelota suiza para dilatar
  21. Cómo utilizar la pelota de cara al parto
  22. Relaciones sexuales, beneficiosas para dilatar
  23.  Remedios naturales para que dilates mejor
  24. Cómo inducir el parto en casa (ejercicios que ayudan)
  25. Ejercicios para inducir el parto desde casa
  26. Ejercicio 1: Coloca tus pies adecuadamente
  27. Ejercicio 2: mantén una buena alineación del cuerpo
  28. Ejercicio 3: siéntate sobre una pelota de parto o de Pilates
  29. Ejercicio 4: realiza la postura de la mariposa
  30. Ejercicio 5: camina todos los días
  31. Ejercicio 6: realiza inclinaciones pélvicas
  32. Quién no debería realizar ejercicios de inducción al parto
  33. ¿Cómo ayudar a iniciar el trabajo de parto?
  34. Señales del trabajo de parto
  35. ¿Por qué se necesita inducir el parto?
  36. Alimentos que ayudan a que el parto se adelante
  37. Inducción del parto
  38. ¿En qué consiste?
  39. ¿Por qué se practica?
  40. ¿Cómo se lleva a cabo?
  41. ¿Qué sentiré?
  42. Riesgos y precauciones

Cómo adelantar el parto con métodos naturales

¿Cómo ayudar a iniciar el trabajo de parto?

  • Mi bebé y yo
  • Parto
  • Síntomas
  • Cómo adelantar el parto con métodos naturales

Mi bebé y yo

​​Cuando el embarazo llega a las 38 semanas, se dice que es un embarazo a término.

Es decir, que el feto ya está completamente formado y maduro para nacer sin necesidad de tratamientos específicos ni estancia en la incubadora.

Sin embargo, el embarazo dura 40 semanas de media, aunque también puede alargarse hasta la semana 42, como máximo, antes de que los médicos decidan provocar el parto de manera artificial.

Cuando la mamá llega a la semana 40 de gestación, ya se encuentra muy pesada y con ganas de tener al bebé entre sus brazos.

Por ello, muchas verían con buenos ojos el adelanto del parto, siempre que ello no comporte ningún riesgo, ni para el bebé ni para la mamá.

¿Existen técnicas para conseguir una dilatación para facilitar el parto? ¿Hay que tener en cuenta algunos consejos para parir?

El parto tiene lugar justo en el momento en el que la mamá y el bebé están en el mejor momento para vivir esa experiencia. Por eso, siempre es mejor dejar a la naturaleza que siga su curso natural. Sin embargo, podemos intentar adelantarlo con las siguientes 'técnicas':

(Te interesa: Los beneficios del parto a término)

6 Técnicas naturales para adelantar el parto

Seguidamente, os ofrecemos algunas de las técnicas naturales más utilizadas para conseguir adelantar el parto; lo que vendrían a ser unos consejos para parir de forma más rápida.

1. Hacer el amor con frecuencia

Tener relaciones sexuales de forma frecuente durante la última semana de embarazo es uno de los mejores métodos, si se quiere facilitar el parto de una manera natural y agradable.

Esto es así, ya que la actividadsexual estimula mecánicamente el cuello del útero, lo cual favorece su dilatación. Asimismo, al igual que el ejercicio físico, el sexo aumenta los niveles de oxitocina.

Por otro lado, el líquido seminal masculino contiene cantidades elevadas de prostaglandinas. Por su acción, dichas sustancias pueden dar lugar al inicio de las contracciones.

Si hacer el amor es un poco difícil cuando el embarazo llega a sus últimas semanas, puedes recurrir a la estimulación de las zonas erógenas y los juegos eróticos que más os apetezcan.

2. Caminar dos horas al día

El ejercicio físico es un remedio natural y efectivo para adelantar el parto. Los ejercicios de respiración, el yoga, los paseos, las tareas domésticas y cualquier actividad contraria al sedentarismo estimularán la producción de oxitocina, el correcto posicionamiento del bebé, así como la relajación y apertura del canal del parto.

Durante todo el embarazo, es recomendable andar, al menos, dos horas. Sin embargo, probar a caminar especialmente durante la última semana de gestación puede resultar muy útil para ayudar a que se produzca el parto. Y es que, con el movimiento de todas las partes del cuerpo que se emplea para andar, puedes ayudar a propiciar el parto de forma natural.

Además de caminar, podría ser útil que subas escaleras o que te sientes encima de una pelota. La ideal es la que se utiliza para practicar pilates y de goma.

Es importante no excederse con el ejercicio físico para evitar lesiones, agotamiento y el efecto contrario: la producción de adrenalina y el retraso del parto.

(Te interesa: ¡Prepárate para el parto con Chi Kung y Taichi!)

3. Esperar al cambio de ciclo lunar

Otro consejo se basa en esperar al cambio de ciclo lunar. Como también se oye a menudo, los días y las noches en los que hay luna llena, nacen muchos más niños.

Pero se trata de otro dato que no se ha podido demostrar científicamente.

(Te interesa: La influencia de la luna en el parto)

4. Comer especias y picante

También suele aconsejarse el consumo de ciertos alimentos. Las especias y la comida picante pueden provocar acidez o ardor de estómago. Sin embargo, también se dice que estimulan el movimiento de los intestinos y, con él, la llegada del parto.

La piña, el jengibre, la albahaca o el orégano son otros de los alimentos que también se asocian con la inducción del parto.

Sin embargo, científicamente no se ha demostrado que ninguno de los alimentos mencionados provoquen el parto de forma más o menos directa.

5. Baños de agua caliente y relajación

Por otro lado, la relajación también podría ser clave para adelantar el parto. En este sentido, conviene saber que los nervios y el estrés provocan la producción de adrenalina, una sustancia que dificulta o impide la aparición de contracciones.

Por tanto, prepararse un baño de agua caliente con infusión de hierba luisa o practicar meditación son muy útiles para agilizar el inicio del parto. Estas técnicas te ayudan a suavizar la tensión de tus músculos y, por tanto, pueden propiciar el inicio de las contracciones y del parto.

6. Estimular los pezones puede adelantar el parto

Por último, podrías probar con la estimulación de los pezones para provocar la secreción de oxitocina, la encargada que provoca las contracciones uterinas. Podrías tocarlos o pellizcarlos. De hecho, podrías ver cómo, incluso, te sale un poco de calostro. Es algo totalmente normal.

De todos modos y, como te explicábamos anteriormente, es mejor dejar que la naturaleza siga su curso y que el bebé nazca cuando realmente está preparado. De lo contrario, si alguno de los dos corre peligro, tu ginecólogo ya te indicará cómo proceder.

4 Juegos para ayudar a dar a luz

¿Has pensado en practicar algunos ejercicios o juegos para favorecer el parto? A continuación, te detallamos algunos juegos para hacer con la pelota de dilatación, muy focalizados a ayudar a la mamá a dar a luz:

1. Con la espalda apoyada en la pelota

Este ejercicio resulta muy útil ponerlo en práctica para favorecer la dilatación.

Además, es una técnica que permite que la mamá pueda relajarse y eso la ayudará a sobrellevar mejor los dolores y el nerviosismo de los días o momentos previos al parto.

Básicamente, consiste en que te sientas en el suelo con las piernas dobladas en posición de «indio» y con la espalda apoyada en el balón. Así de simple y efectivo. 

2. Basculación de la pelvis

Este ejercicio consiste en realizar la siguiente postura sobre la pelota: sentarse encima de ella con las piernas abiertas. La espalda debe mantenerse recta. A continuación, como si de un juego se tratara, deberás mover la pelvis hacia delante y hacia atrás. Así, se logra favorecer la dilatación, aliviar los dolores de espalda y relajar la zona vaginal. 

3. De cuclillas

La posición de cuclillas también es muy aconsejable para ayudar a dar a luz. Para hacer bien esta posición, deberás colocar las manos apoyadas en la pelota de dilatación. Y permanecer así un ratito; sin más. Esta posición facilita la apertura de la pelvis. 

4. De rodillas

Otro ejercicio muy beneficioso es el de sentarse de rodillas en el suelo separando los muslos, con los brazos colocados sobre la pelota de dilatación y el tronco apoyado en ella. Así, lograrás reducir el estrés, relajar la musculatura y liberar tensiones. 

1. Con la pelota de pilates

La pelota de pilates es muy útil durante todo el embarazo, pero especialmente durante el último trimestre.

Si quieres favorecer el tener un parto rápido e indoloro, es aconsejable que realices a diario ejercicios con la pelota de pilates: solamente por sentarte encima ya liberas tensión de los huesos de la pelvis.

Además, llegado el momento del parto, inclinarte sobre una pelota de pilates aliviará la presión de tu espalda baja y de los músculos de la pelvis, y facilitará el descenso del bebé por el canal de parto.

2. Tonificación del suelo pélvico

Tonificar el suelo pélvico es la mejor manera de vivir un parto seguro, evitando desgarros. Así pues, es muy recomendable que te concentres en esta parte del cuerpo, realizando ejercicios de contracción y tonificación de la zona a diario. Además de prevenir la incontinencia, este ejercicio es muy efectivo para inducir el parto. Repítelo de 10 a 15 minutos por día.

3. Hacer la mariposa

¿Sabías que el clásico ejercicio de hacer la mariposa es ideal para estirar y fortalecer los músculos de la espalda y de la pelvis? Al mantener flexibles los músculos de la pelvis, facilitas el flujo sanguíneo a la parte inferior del cuerpo y, de esta manera, ayudas a facilitar las labores de alumbramiento. Para realizar este ejercicio puedes ayudarte de los codos, si prefieres, pero no te exijas demasiado: lo importante es que sientas el estiramiento en los músculos de los muslos y de la pelvis.

(Te interesa: Parto sin dolor: técnicas naturales para conseguirlo)

Источник: https://mibebeyyo.elmundo.es/parto/sintomas/metodos-naturales-adelanto-parto-3681

Parto: Ejercicios y trucos para provocar la dilatación

¿Cómo ayudar a iniciar el trabajo de parto?

 Para que el final del embarazo no se nos haga muy cuesta arriba existen algunos ejercicios y actividades que nos pueden ayudar a que nuestro bebé se anime a nacer sin tener que esperar a que nos induzcan el parto.

Provoca que el bebé coloque la cabeza en tu pelvis

  • ¿Cuánto «duran» los 10 centímetros del parto? La media es 1 cm a la hora…

Ejercicios para provocar la dilatación uterina

Ya hemos visto que existen muchos tipos de ejercicios para provocar la dilatación. Entre ellos, caminar o bajar escaleras (mejor que subirlas) y ponerse de cuclillas, si se puede.  Parece ser que la posición y la presión de la cabeza del bebé contra el cuello del útero estimulan la producción de oxitocina, lo cual podría provocar el parto.

Si el bebé no se ha encajado en la pelvis o todavía está muy alto, las caminatas lo pueden ayudar a situarse en una mejor posición, aumentando así las posibilidades de que el parto comience por sí solo. 

«Las caminatas son buenas para antes, durante y después del embarazo. No se requiere estar en forma para comenzar con ellas», recomienda el jefe de servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Infanta Elena de Valdemoro.

Ejercicios con pelota suiza para dilatar

 Durante el embarazo los ejercicios con pelota de Pilates son muy beneficiosos para las gestantes, fortalecen los músculos de la espalda y el abdomen sin forzar ni causar lesiones en estas zonas, así como en la pelvis y las rodillas, facilitando, también, el descenso de la cabeza del bebé. 

  • ¿Cómo saber si estás dilatando realmente? Te ayudamos a descubrirlo.

Cómo utilizar la pelota de cara al parto

Los ejercicios sobre una pelota de goma (de las de Pilates) fortalecen los músculos de la espalda y el abdomen sin esforzar ni causar daño en estas partes, así como en la pelvis y las rodillas, facilitando el descenso de la cabeza fetal.

Esta pelota también se utiliza durante la dilatación para no cargar excesivamente las piernas sentándose la gestante sobre ella.  La esferodinamia o gimnasia con pelotas gigantes proviene de Suiza.

Esta técnica, conocida como «swiss ball» o «fitball», está indicada para tonificar el suelo pélvico, aumentar la capacidad respiratoria y estimular la circulación.

Todo ello muy apropiado para la fase de la dilatación.

Los ejercicios se pueden realizar en casa de forma sencilla. Son movimientos suaves y de contracción del suelo pélvico cuando estás sentada sobre la pelota (normalmente se realizan en clases de yoga para embarazadas).

La pelota suiza alivia los dolores cuando se utiliza en la sala de dilatación y durante el parto. Esta pelota se comercializa en distintos tamaños. Debes elegir en función de tu estatura.

Las mujeres con una altura inferior a los 1,50 metros una de 45 centímetros; entre 1,50 y 1,60 metros, una de 55 centímetros; entre 1,60 y 1,70 metros la de 65 centímetros; para las que miden entre 1,70 y 1,80 metros la adecuada es la de 75 centímetros.

Las de más de 1,80 metros deben escoger una de 85 centímetros.

Relaciones sexuales, beneficiosas para dilatar

«El acto sexual funciona de dos maneras. Puede estimular la producción de la hormona llamada oxitócica que es la hormona de las contracciones y esto puede aumentar la frecuencia de las contracciones de Braxton-Hicks.

Además, el semen contiene unas sustancias llamadas prostaglandinas, que pueden ayudar a madurar el cuello del útero», afirma el jefe de servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Infanta Elena de Valdemoro. Tener relaciones sexuales sólo está contraindicado si te lo prohíbe tu ginecólogo por alguna causa médica.

Y para el bebé tampoco resulta peligroso. En resumen: una buena dilatación suele ser sinónimo de un buen parto.

 Remedios naturales para que dilates mejor

Los remedios naturales y caseros para adelantar el parto tienen como objetivo la producción de oxitocina, que es la hormona encargada de dar la señal para empezar el parto.  Las hojas de frambuesa ayudan a llegar al parto con el útero blando y ayudan en la fase de la dilatación. Las hojas de frambuesa se compran en los herbolarios.

 Debe tomar una infusión al día durante las últimas tres semanas antes de la fecha prevista para el nacimiento. Se prepara como cualquier otra infusión: se deja hervir el agua, se echan unas pocas hojas y se deja reposar diez minutos antes de tomarlo.

Aunque el ginecólogo Juan Miguel Rodríguez Candía afirma que «los remedios caseros puede que no sean eficaces mientras el bebé no esté preparado». 

  • Algunos productos de homeopatía, según los expertos consultados, facilitan la dilatación y no tienen ninguna contraindicación ni para la embarazada ni para el bebé. Los gránulos de Actea Racemosa a la 7CH (antes conocida como cimicífuga) tomados dos semanas antes del parto vienen muy bien en el proceso de dilatación y además alivia los dolores y relaja a la embarazada, explica la doctora Carmen Pico, especialista en Naturopatía.
  • «La homeopatía también es útil, siempre y «cuando se utilice de forma responsable por profesionales que tienen experiencia en este tipo de tratamientos», explica Juan Miguel Rodríguez Candía.
  • «Los tratamientos de acupuntura también pueden ayudar, ponte en manos de un buen especialista en el tema y recuerda que siempre debes consultar antes con tu médico para ver si en tu caso existe alguna contraindicación», explica la matrona Natividad García.  
  • «La osteopatía, mediante una serie de técnicas manuales o tratamientos no invasivos se intenta, al final del embarazo, devolver la flexibilidad a la columna vertebral y la correcta movilidad a la pelvis materna. Aliviar tensiones musculares en la zona, de forma que la madre se sienta más relajada y confortable, y el bebé se pueda colocar de la forma más correcta, de forma que puede ayudarnos a que el parto se inicie o a que la dilatación se acorte», indica esta especialista.

Cualquiera de estos métodos requiere de la profesionalidad y experiencia de un profesional correctamente formado. Consulta con tu matrona antes de decidirte por alguno de estos métodos y consulta las contraindicaciones que puedan existir en tu caso particular. 

Artículos Relacionados Si hay alguna parte del cuerpo de la mujer que se puede ver afectado durante el parto -periodo expulsivo- es, sin duda, el suelo pélvico. Por ello, hay que cuidarlo y protegerlo para prevenir su lesión como podrían ser desgarros espontáneos de distintos grados o aplicación de cortes… “Cuello permeable uno o dos dedos…”, ¿sabes qué significan estas frases? Las matronas y los ginecólogos tienen su propio lenguaje, que utilizan habitualmente en el paritorio. Y cuando estés dilatando es muy probable que no tengas ganas de preguntar que han querido decir en su argot… Acelerar la dilatación hará que el parto sea más corto, ya que es la fase más larga. Es un proceso fisiológico en el que las hormonas desempeñan un papel fundamental para lo bueno y para lo malo. Por ejemplo, la oxitocina va a ser la hormona encargada de iniciar la dilatación del cuello… La dilatación es la primera fase del parto. Se inicia cuando el cuello del útero ya ha borrado y se ha expulsado el tapón mucoso que tapaba el útero para proteger al feto. En un tiempo que varía con cada gestante (puede ser en unas horas o en unos días), con la dilatación el útero se…

Источник: https://www.natalben.com/parto/fase-de-dilatacion/ejercicios-para-provocar-la-dilatacion

Cómo inducir el parto en casa (ejercicios que ayudan)

¿Cómo ayudar a iniciar el trabajo de parto?

En las últimas semanas del tercer trimestre, muchas mujeres se muestran no solo incómodas ante el volumen de la tripa y el peso del bebé, sino ansiosas ante la inminencia del parto.

Generalmente, todas las mujeres tienen una fecha estimada de parto en función del inicio del embarazo y las diferentes ecografías y pruebas que realizan los especialistas.

Es por ello que, si ha pasado la fecha propuesta y todavía no se ha iniciado el parto, muchas mujeres optan por realizar determinadas actividades y ejercicios que pueden favorecer que se desencadene. 

Si es tu caso, te explicamos cómo inducir el parto desde casa con una serie de sencillos ejercicios.

Ejercicios para inducir el parto desde casa

Antes de nada, es importante que hables con tu médico sobre la idoneidad de realizar estos ejercicios en tu casa, si cuando llegue la fecha propuesta para dar a luz, no has roto aguas, ni tienes contraccioneso no sientes que el parto está cerca.

En caso de que tengas un parto normal y tu obstetra considere adecuadas estas practicas naturales, puedes favorecer la colocación del bebé y la alineación del cuerpo de la madre a través del ejercicio físico.

Son ejercicios de bajo impacto que ayudan a que el bebé se coloque en una posición óptima, es decir, con la cabeza hacia abajo y mirando hacia tu espalda.

Ejercicio 1: Coloca tus pies adecuadamente

Debido a la posición que se suele adoptar durante el embarazo, muchas mujeres tienden a separar las piernas al sentarse, andar, etc.

y a colocar los pies en una posición menos natural, situándolos a las diez menos diez.

Sin embargo, el simple hecho de colocar los pies en paralelo puede ayudar a separar los huesos del pubis, esto hace que haya más espacio en la zona lumbar y favorece el trabajo de parto.

Ejercicio 2: mantén una buena alineación del cuerpo

Es frecuente que muchas mujeres cambien de postura al caminar para aguantar el peso de la barriga, empujando el vientre hacia delante cuando están de pie o caminan. En lugar de esto, intenta mantenerte alineada con las caderas a la altura de los tobillos evitando encorvarte más de la cuenta.

Ejercicio 3: siéntate sobre una pelota de parto o de Pilates

Muchas matronas y obstetras recomiendan trabajar sobre una pelota de parto o de Pilatesen la recta final del embarazo. Sentarse sobre ella adoptando una posición neutral, con las piernas bien abiertas y anchas para no caerse, prepara el cuerpo para el parto.

Puedes sentarte sobre ella para trabajar mejorando así el flujo sanguíneo, favoreciendo la dilatación y ayudando a abrir la pelvis.

Incluso puedes realizar sencilos ejercicios que ayudan a que el bebé descienda por el canal del parto si has comenzado con las contracciones, como realizar rotaciones de cadera, hacer un cierto balanceo y rebotes suaves sobre la pelota.

Ejercicio 4: realiza la postura de la mariposa

Para realizar esta postura, siéntate en el suelo, coloca la espalda recta y flexionas rodillas para lograr que las plantas de los pies se toquen.

A continuación, tira de los pies hacia tu cuerpo para estirar suavemente la caderas.

Realiza estos movimientos de forma controlada y lenta y no olvides realizar una inspiración lenta al tirar de los pies, y una espiración controlada al soltarlos.

Ejercicio 5: camina todos los días

Caminar es uno de los ejercicios más recomendados por los expertos para inducir el parto.

Es una actividad beneficiosa durante toda la gestación que también se puede realizar  si has salido de cuentas ya que ayuda a iniciar la dilatación cervical, ayuda a que el bebé se coloque boca abajo y presione la pelvis y además te puede ayudar a sobrellevar la ansiedad que provoca no solo la proximidad del parto, sino el inicio del trabajo de parto. 

Ejercicio 6: realiza inclinaciones pélvicas

Durante el parto, los huesos de la pelvis se separan para adaptarse a la cabeza de su bebé.

Para ayudar en este proceso puedes acostate de espaldas colocando los pies apoyados en el suelo y las rodillas dobladas. Levanta lentamente la pelvis hasta que quede paralela al torso.

Aguanta durante 10 segundos y regresa a la posición inicial de forma controlada. Repite este ejercicio varias veces.

Quién no debería realizar ejercicios de inducción al parto

Si bien muchos ginecólogos recomiendan realizar estos y otros ejercicios a las mamás embarazadas para inducir el trabajo de parto, no es una práctica apta para todas las mujeres. No se debe practicar en caso de: 

  • Sangrado vaginal
  • Dolor abdominal
  • Contracciones dolorosas
  • Mareos
  • Debilidad muscular
  • Pérdida de líquido amniótico
  • Dificultad para respirar.

Consulta con tu médico la posibilidad de realizar ejercicio tanto en la recta final de tu embarazo como una vez pasada la fecha de parto e incluso durante el inicio de las contracciones. 

Источник: https://www.conmishijos.com/embarazo/parto/como-inducir-el-parto-en-casa-ejercicios-que-ayudan/

¿Cómo ayudar a iniciar el trabajo de parto?

¿Cómo ayudar a iniciar el trabajo de parto?

El trabajo de parto en sí es una serie de contracciones progresivas y continuas del útero que tienen lugar antes de dar a luz. Dichas contracciones lo que hacen es ayudar a que se abra y se afine el cuello para permitir que el bebé pase por el canal de parto.

El canal de parto es el conducto por el que circula el niño durante el parto. Este se extiende desde el estrecho superior de la pelvis hasta el orificio vaginal y está integrado por la pelvis, el cuello uterino, la vagina y el útero.

Una vez se acerca el momento del parto, es decir, del nacimiento del bebé, para las madres empieza siendo una situación algo tensa sobre todo si son primíparas (madres que paren por primera vez) porque no saben cómo se va a desarrollar. Pero como cada parto es distinto, no se pueden establecer unas pautas como tal. Desde el punto de vista médico (y a pesar de que cada nacimiento es único) en el trabajo de parto se producen tres etapas:

Dilatación. Esta primera fase va desde el inicio hasta la dilatación completa del útero. Esta fase se llama completa porque en ese momento el cuello del útero se ha dilatado tanto que forma solo un conducto con la vagina, que es por donde el feto saldrá. La dilatación completa será de unos diez centímetros aproximadamente, amplitud que le permitirá al feto salir.

Expulsivo. Esta segunda fase comienza cuando se alcanza la dilatación completa y terminan cuando el feto sale. Será en esta fase en la que la mamá comenzará a notar una necesidad de apretar, algo similar a la de hacer de vientre.

Los pujos en el trabajo de parto son fundamentales, ya que de hecho es una manera muy buena para lograr que el bebé salga mucho mejor. En los partos normales, lo más habitual es que el bebé salga mirando hacia la espalda de la madre.

Esto es debido a la forma ovalada de la última parte estrecha que tiene que atravesar en la pelvis, entre el pubis y el coxis.

Alumbramiento.

Es habitual confundir el alumbramiento con el parto en sí, pero lo cierto es que esta fase hace referencia a la salida de la placenta, pues, de hecho, el parto no ha acabado hasta que no salen la placenta y las membranas ovulares. Aquí, una vez se ha vaciado ya el útero, se ponen en marcha una serie de señales que hacen que la placenta se desprenda y se expulse.

Señales del trabajo de parto

A pesar de que las señales del trabajo de parto son diferentes en cada mujer, pues cada una de ellas lo experimenta de manera distinta, algunas de las más comunes son las siguientes:

Pérdida del tapón mucoso: es posible que se expulse de la vagina una pequeña cantidad de mucosidad mezclada con algo de sangre.

Contracciones: las contracciones o espasmos musculares uterinos que se presentan en intervalos inferiores a diez minutos son otra indicación de que comenzó el trabajo de parto. Estas pueden volverse más frecuentes e intensas a medida que el trabajo de parto progresa.

Ruptura del saco amniótico: el trabajo de parto suele comenzar normalmente cuando sale el fluido amniótico de la vagina. Una vez la futura mamá haya experimentado la ruptura del saco amniótico debe de ir de inmediato al hospital. La mayoría de las mujeres comienzan este trabajo de parto dentro de varias horas después de romper el saco amniótico.

Uno de los medicamentos que más se utiliza para acelerar las contracciones, iniciarlas o hacerlas más fuertes es la oxitocina. Una pequeña cantidad de esta ingresa en el cuerpo de la madre a través de la vena y a un ritmo constante.

Cuando se comience con ello, es decir, cuando se le ponga oxitocina a la mamá será necesario vigilar la frecuencia cardiaca del bebé y la fuerza de las contracciones con el objetivo de verificar que estas no sean tan fuertes que acaben haciéndole daño al bebé.

¿Por qué se necesita inducir el parto?

Existen muchas razones por las que se puede inducir el trabajo de parto, y es probable que esta inducción comience antes de que se presente cualquier signo cuando:

– Las membranas o las bolsas de agua se rompen, pero el trabajo no ha comenzado.

– Se pase de la fecha probable de parto (casi siempre entre la semana 41 y 42).

– Se haya tenido un mortinato en el pasado (aborto espontáneo o pérdida fetal que se produce en el útero durante las últimas veinte semanas de embarazo).

– Exista una determinada afección, como la presión arterial alta y la diabetes, durante el embarazo que pueda poner en peligro la salud del bebé.

Alimentos que ayudan a que el parto se adelante

Sin duda, antes de comenzar a leer los alimentos que algunos estudios afirman que ayudan a favorecer el trabajo de parto, debes preguntar antes siempre a tu médico, sobre todo si se trata de alimentos o determinados nutrientes que nunca consumes en tu día a día porque podrían ser perjudiciales.

Es habitual escuchar a muchas futuras mamás hablar sobre los alimentos que tienen o no prohibidos durante el embarazo y el parto como algunos alimentos sólidos o líquidos, pero debemos saber que esto podría llegar a representar un problema. Es cierto que existen muchas mujeres que no desean comer ni beber durante la fase activa del parto.

El problema que aquí se presenta es que forzar al ayuno a aquellas que sí quieren comer podría ser algo desagradable y perjudicial.

Para la OMS, la ingesta de líquidos y sólidos no se debería impedir a las mujeres de bajo riesgo, misma organización que recomienda “no restringir líquidos durante el trabajo de parto y permitir a las mujeres con trabajos de parto que progresan con normalidad ingerir comidas livianas en caso de necesitarlas”. Algunos de los alimentos que pueden ayudar a inducir el parto de forma más rápida son:

– Regaliz

– Ajo

– Té de comino

– Chocolate

– Jengibre

Si el médico te lo ha permitido, tú has pasado de la semana 41, y el pequeñajo nada de nada todavía, prueba con alguno de estos alimentos en desayunos, comidas o cenas. Es posible que tengan un efecto positivo en cuanto a la inducción del parto.

También existen otros remedios caseros que se supone que ayudan a iniciar el trabajo de parto y, aunque no hay estudios concluyentes al respecto, no pierdes nada por intentarlo, como subir y bajar escaleras, andar mucho, practicar sexo o comer alimentos picantes.…

La fecha probable de parto se calcula sumando 280 días(40 semanas) desde el primer día de la última menstruación. El resultado es aproximado y puede que luego la fecha vaya variando en función de cómo se desarrolle el embarazo.

Mortinato

Definición:

Se presenta cuando un feto que se esperaba que sobreviviera muere durante el nacimiento o durante la segunda mitad del embarazo.

Los mortinatos se están volviendo menos comunes a medida que mejoran los cuidados durante el embarazo.

Si usted tiene un mortinato, el médico puede solicitar que se evalúe y examine cuidadosamente al feto para determinar la causa de la muerte fetal. Esto puede ayudar a planear los cuidados médicos para cualquier embarazo futuro.

Síntomas:

Dolor abdominal fuerte, hemorragias, detención de los latidos cardíacos (paro cardíaco) en la madre o el feto, etc.

Tratamiento:

Ninguno.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/parto/como-ayudar-a-iniciar-el-trabajo-de-parto-9897

Inducción del parto

¿Cómo ayudar a iniciar el trabajo de parto?

  • Tamaño de texto más grande

Es habitual que muchas mujeres embarazas, sobre todo las que van a ser madres primerizas, vean pasar su fecha probable de parto sin tener ni una sola contracción. Y cuanto más se alejan de esa fecha (también conocida como FPP), más nerviosas se ponen. Es posible que hasta empiecen a dudar de que su bebé vaya a nacer algún día.

La última etapa del embarazo puede resultar difícil de sobrellevar: usted se sentirá enorme, le dolerán los pies y la espalda, le faltará energía para hacer cualquier cosa y estará más que preparada para conocer al bebé que ha estado alimentando y cuidando durante todo este tiempo. Por eso, esperar un poco más de lo que usted pensaba puede resultarle bastante difícil.

De todos modos, el hecho de que ya haya pasado su fecha probable de parto no implica que su médico (u otro profesional de la salud que lleve su embarazo) vaya a hacer algo para provocarle (o iniciar de forma artificial) el parto; por lo menos, no de inmediato.

¿En qué consiste?

La inducción o provocación del parto es lo que hacen los médicos para iniciar el parto utilizando medicamentos u otras técnicas médicas. Años atrás, algunos médicos inducían el parto por costumbre.

Pero ahora no se sigue esta práctica a menos que exista una necesidad médica real. Se suele permitir que el parto siga su curso natural.

Sin embargo, en algunas situaciones, es posible que el profesional de la salud recomiende inducirlo.

¿Por qué se practica?

Es posible que su médico sugiera inducirle el parto si:

  • ha roto bolsa de aguas pero no tiene contracciones
  • su bebé todavía no ha nacido dos semanas después de la fecha probable de parto (un embarazo se considera postérmino cuando han pasado más de 42 semanas de gestación)
  • tiene una infección en el útero (denominada «corioamnionitis»)
  • cumple ciertos factores de riesgo (por ejemplo, presenta diabetes del embarazo o hipertensión)
  • no tiene suficiente cantidad de líquido amniótico
  • tiene un problema en la placenta
  • su bebé no está creciendo como debería

La inducción del parto puede ser recomendable en determinadas circunstancias, como cuando el embarazo ya está a término y la madre tiene antecedentes de partos rápidos y/o vive lejos del hospital.

Algunas madres solicitan que les provoquen el parto por pura conveniencia, pero ésta opción implica asumir algunos riesgos. Los médicos tratan de evitar este tipo de inducciones porque es posible que la fecha probable de parto no sea la correcta y/o que el cuello uterino de la mujer no esté preparado todavía.

¿Cómo se lleva a cabo?

Algunos métodos para inducir el parto son menos agresivos y se asocian a menos riesgos que otros. Entre las formas con que los médicos pueden intentar provocar un parto favoreciendo el inicio de las contracciones, se incluyen las siguientes:

  • Ruptura de membranas. El médico se pone guantes e introduce un dedo en la vagina de la mujer hasta atravesar el cuello uterino (la abertura que conecta la vagina con el útero). El médico mueve el dedo hacia delante y hacia atrás para separar la fina membrana que conecta el saco amniótico (que alberga al bebé y al líquido amniótico) a la pared del útero. Al romper esta membrana, el cuerpo libera unas hormonas denominadas prostaglandinas, que ayudan a preparar el cuello uterino para el parto y que es posible que desencadenen las primeras contracciones. Este método funciona en algunas mujeres, pero no en todas.
  • Ruptura de la bolsa de aguas (también denominada amniotomía). El médico rompe el saco amniótico durante la exploración vaginal, utilizando un pequeño gancho de plástico para romper las membranas. Si el cuello uterino está preparado para el parto, la amniotomía lo suele desencadenar en cuestión de horas.
  • Administración de la hormona prostaglandina para favorecer la maduración del cuello uterino. Se introduce en la vagina un óvulo vaginal o un gel que contiene prostaglandina o bien se administra un comprimido que contiene dicha hormona por vía oral. Generalmente, esto se lleva a cabo en el hospital, donde pernoctará la mujer, y se espera que por la noche vaya «madurando» su cuello uterino (se ablande y se afinen sus paredes), preparándose para el parto. Si se administra sola, la prostaglandina puede desencadenar el parto, pero también se puede utilizar antes de administrar la hormona oxitocina.
  • Administración de la hormona oxitocina para favorecer las contracciones. Se administra esta hormona (generalmente el medicamento Pitocina) de forma continua por vía intravenosa, primero a dosis reducidas, y luego se va incrementando la dosis hasta que el parto evoluciona sin complicaciones. Después de administrar el medicamento, se debe monitorizar atentamente el estado del feto y del útero. La oxitocina también se utiliza a menudo para acelerar los partos lentos o estancados.

¿Qué sentiré?

La ruptura de membranas puede resultar un poco dolorosa o molesta, pero solo suele durar alrededor de un minuto. También es posible que sienta fuertes espasmos (o contracciones) y pequeñas pérdidas de sangre durante el día o los dos días siguientes.

La ruptura de la bolsa de aguas también puede resultar algo molesta. Es posible que sienta un tirón seguido de una pérdida de líquido tibio, sea en forma de hilillo o de chorro.

Si le administran prostaglandina, es posible que sienta fuertes espasmos (o contracciones). Con la oxitocina, las contracciones suelen ser más frecuentes y regulares que en los partos naturales.

Riesgos y precauciones

Inducir un parto no es lo mismo que «abrir un grifo». Si el organismo de la madre no está preparado, la inducción puede fracasar y es posible que, después de intentarlo durante horas o días, se deba practicar una cesárea. Esto es mucho más probable cuando el cuello uterino todavía no está maduro.

Si el médico rompe el saco amniótico pero no logra que se inicie el parto, puede ser necesario utilizar otro método de inducción del parto. Esto es debido a que, si el saco amniótico permanece abierto durante mucho tiempo antes de que nazca el bebé, existe riesgo de infección, tanto para este último como para la madre.

Cuando se utilizan la prostaglandina o la oxitocina, existe el riesgo de que se desarrollen contracciones anómalas. En tales casos, el médico retirará el óvulo vaginal o reducirá la dosis de oxitocina.

Aunque se trata de algo muy poco frecuente, también aumenta el riesgo de desgarro uterino (o rotura uterina) cuando se utilizan estos medicamentos.

Otras complicaciones asociadas al uso de la oxitocina son la hipotensión y la reducción de la concentración de sodio en sangre (que puede ocasionar problemas como las convulsiones).

Otro posible riesgo de la inducción del parto es la posibilidad de dar a luz a un bebé ligeramente prematuro (nacido después de la semana 34 y antes de la 37). ¿Por qué? Debido a que la fecha probable de parto podría ser errónea. Su FPP se calcula sumando 40 semanas al primer día de su último periodo menstrual.

Los bebés ligeramente prematuros suelen estar sanos, pero pueden presentar problemas de carácter temporal, como ictericia y dificultades para alimentarse, respirar y/o mantener la temperatura corporal. También son más proclives que los bebés a término a presentar problemas evolutivos o en el ámbito escolar más adelante.

A pesar de que los partos inducidos conllevan sus riesgos, alargar el embarazo más allá de la semana 42 también puede ser arriesgado. Muchos bebés que nacen después de la FPP no presentan ninguna complicación, pero los partos postérmino se pueden asociar a los siguientes problemas:

  • El parto vaginal resulta más complicado debido a que el bebé es de mayor tamaño. Cuanto más grande sea el bebé, mayores serán las probabilidades de que sufra lesiones durante el parto, como las fracturas.
  • La placenta, encargada de proporcionar alimento al bebé, se empieza a deteriorar.
  • El líquido amniótico puede ser demasiado escaso o contener un exceso de meconio (las primeras deposiciones del bebé). Si el bebé inhala meconio, puede tener problemas para respirar.

Existen muchas supersticiones sobre procedimientos para provocar el parto, como el uso de aceite de ricino. No es seguro tratar de inducir el parto de forma artificial tomando aceite de ricino, que puede provocar náuseas, diarrea y deshidratación.

Y tanto la toma de plantas medicinales como de suplementos elaborados con estas plantas para inducir el parto pueden ser perjudiciales. La estimulación de las mamas puede provocar contracciones uterinas al desencadenar la liberación de oxitocina.

De todos modos, algunos estudios han sugerido que el bebé puede tener latidos cardíacos anómalos tras la estimulación mamaria de su madre.

Algunas mujeres tienen la sensación de que el hecho de mantener relaciones sexuales al final del embarazo puede inducir el parto, pero todavía no se han llegado a ninguna conclusión al respecto.

Hable con su médico antes de probar cualquier cosa para intentar favorecer el nacimiento de su bebé. La inducción del parto debe estar en manos de los profesionales de la medicina; las personas ajenas a éste campo pueden causar más mal que bien.

Por frustrante que le pueda resultar esperar a que su bebé se decida a nacer, es importante que deje que la naturaleza siga su curso, a menos que su médico le indique lo contrario. ¡Antes de que se de cuenta, se encontrará demasiado ocupada como para recordar que su hijo tardó en nacer!

Revisado por: Elana Pearl Ben-Joseph, MD

Fecha de revisión: junio de 2018

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/inductions-esp.html

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: