¿Cómo ayudar a mi bebé a dormir?

Cómo ayudar a los bebés a conciliar el sueño por si solos: Lo que dicen los estudios

¿Cómo ayudar a mi bebé a dormir?

La mayoría de los bebés no empiezan a dar muestras de tener un patrón de sueño regular (“despierto de día, dormido en la noche”) sino hasta los 4 meses de vida[1] Por esta razón, recomendamos que espere por lo menos hasta que su bebé cumpla los 4 meses antes de comenzar a enseñarle cómo conciliar el sueño por sí solo.

Siempre consulte a su proveedor de salud antes de enseñarle a dormir por si solo a su bebé o si su bebé tiene necesidades de cuidado de salud especiales.

Los adultos también necesitan dormir

Casi todos los padres primerizos se sienten cansados.

Los padres que padecen de falta de sueño por semanas y meses tienen más probabilidad de reportar sentirse estresados, intranquilos o deprimidos.

[2] La falta de sueño también puede contribuir a que sea más difícil superar los sentimientos y desafíos cotidianos,[3] como por ejemplo calmar a los bebés cuando están molestos.

Llorar o no llorar

El llanto es una forma normal como los bebés se calman a la hora de dormir. Hay muchas formas de ayudar a los bebés para que aprendan dormir por si solos.

Depende de los padres qué método para conciliar el sueño les dará mejor resultado a su bebé y la familia.

Dado que los bebés aprenden mediante las rutinas, es importante que los padres escojan el método que puedan utilizar regularmente, uno que no los agotará.

¿Qué significa “dejarlo llorar”?

Hay distintos modos de pensar sobre cómo ayudar a los bebés a que se duerman por sí solos.

  • Espera progresiva (comúnmente conocido como el “método Ferber”) es cuando después de la rutina de la hora de dormir (el baño, leer un libro, etc.) los padres acuestan al bebé y lo dejan solo, aunque llore. Los padres se cercioran de que el bebé esté bien y prolongan la espera para entrar a la habitación, comenzando a los 2 minutos y así, sucesivamente, hasta los 30 minutos. (Los expertos recomiendan que los padres no tomen en brazos al bebé ni le hablen cuando entren en la habitación del bebé). Esta rutina se repite hasta que el bebé se quede dormido por si solo.
  • Retraso de la hora de irse a dormir: Los padres retrasan la hora de irse a dormir del bebé, de 10 a 15 minutos cada noche hasta que el bebé esté cansado a la hora de acostarlo. Cuando el bebé llegue al punto en que se queda dormido en cuanto se le acuesta, esa hora se convierte en la “hora de dormir”.

¿Qué dicen los estudios?

  • Tanto la espera progresiva como el retraso de la hora de irse a dormir ayudó a los bebés a quedarse dormidos más rápidamente, en comparación con los bebés cuyos padres recibieron información sobre el sueño infantil (pero no métodos específicos).[4]
  • Las madres que utilizaron la espera progresiva o el retraso de la hora de irse a dormir mostraron menos estrés que las madres que solo recibieron información sobre el sueño, pero no los métodos.[5]
  • Las familias que utilizaron el método de la espera progresiva también encontraron que era menos probable que sus bebés se despertaran durante la noche.[6]
  • La elección de un método u otro para la hora de irse a dormir no influye en los vínculos del bebé con sus padres.[7] Los padres no dañan los vínculos con sus bebés cuando utilizan el método de la espera progresiva.

¿Cuál es la conclusión?

Aprender a conciliar el sueño es una nueva habilidad para los bebés. Con frecuencia, quejarse y llorar es algo común del aprendizaje en la infancia. Los períodos cortos de llanto ayudan a los bebés a aprender a calmarse, dormir y dominar la habilidad de conciliar el sueño.

Algunos bebés tienen mayor dificultad que otros para aprender a conciliar el sueño por sí solos. Para los padres primerizos, las dificultades del sueño probablemente sea uno de los aspectos más difíciles de la crianza.

Si los bebés reciben afecto y atención constante a lo largo del día, enseñarles a dormir por sí solos no perjudica a su cerebro en desarrollo ni a los vínculos afectivos con sus padres.

Notas

[1] Sheldon, S. H. (2014). Development of sleep in infants and children. In S. H. Sheldon, R. Ferber, M. H. Kryger, & D. Gozal (Eds.), Principles and practice of pediatric sleep medicine (2nd ed.), pp. 17–23. Elsevier Saunders. [2] Etherton, H., Blunden, S., & Hauck, Y. (2016). Discussion of extinction-based behavioral sleep interventions for young children and reasons why parents may find them difficult. Journal of Clinical Sleep Medicine, 12(11), 1535–1543. doi:10.5664/jcsm.6284 [3] Ibid. [4] Gradisar, M., Jackson, K., Spurrier, N. J., Gibson, J., Whitham, J., Williams, A. S., …Kennaway, D. J. (2016). Behavioral interventions for infant sleep problems: A randomized controlled trial. Pediatrics, 137(6). Retrieved from https://pediatrics.aappublications.org/content/137/6/e20151486 [5] Ibid. [6] Ibid. [7] Price, A. M. H., Wake, M., Ukoumunne, O. C., Hiscock, H. (2012). Five-year follow-up of harms and benefits of behavioral infant sleep intervention: Randomized trial. Pediatrics, 130(4).

Источник: https://www.zerotothree.org/resources/2835-como-ayudar-a-los-bebes-a-conciliar-el-sueno-por-si-solos-lo-que-dicen-los-estudios

¿Cómo ayudar a mi bebé a dormir?

¿Cómo ayudar a mi bebé a dormir?

Lo primero que un padre debe tener seguro antes de hacer nada es que realmente su hijo tiene un problema de sueño ya que, para muchos padres primerizos, algunos hábitos normales en bebés pueden no serlo por falta de conocimiento, lo que no significa que el bebé no duerma bien (para su edad).

Por ejemplo, muchos recién nacidos duermen hasta 20 horas al día durante las primeras semanas, pero pasado este tiempo comienzan a dormir menos o menos horas seguidas. Así, muchos padres se encuentran con que los primeros días tienen que despertarle para comer y, de repente, se despierta él solo cada 2 horas. Esto es algo normal que no debe preocuparte ni implica ningún problema de sueño.

Asimismo, entre los 0 y los 3 meses el porcentaje de sueño REM es mayor que en el adulto y pasa del estado de vigilia al REM sin pasar por los estadios de sueño No REM, lo que hace que pueda despertarse con mayor facilidad en los primeros 20 minutos de sueño.

Además, es normal que no duerma más de 4 horas seguidas ya que necesita comer muy a menudo, incluso de noche, aunque depende de cada niño.

En estos primeros meses son caóticos, lo que significa que duermen cuando quieren, sin seguir unos horarios fijos, aunque es bueno que desde las 4 semanas vayas introduciendo una rutina en su vida.

A partir de los 3 meses el sueño se vuelve más predecible y sigue unos horarios.

Ya es posible saber cuándo le toca dormir la siesta de la mañana o las de la tarde, ya que suele hacerlo siempre a la misma hora.

Duerme unas 15 horas, repartidas en 10 horas nocturnas y las otras 5 en varias siestas diurnas. Asimismo, ya no se duermen en fase REM, pasan por la fase NoREM.

El problema es que a esta edad el sueño del principio es más ligero y por eso pueden despertarse al pasar del sueño ligero al profundo, por lo que es normal que hagan siestas más cortas por el día y no duerman más de 40 minutos seguidos, aunque pueden volver a dormirse si los meces o los mueves.

Hacia los 6 meses van desapareciendo las tomas nocturnas y pueden dormir 8 o 9 horas del tirón, aunque duermen menos de día. También es normal que hacia los 8 meses comiencen los llantos de angustia en medio de la noche, que aparecen porque, al despertarse tras un sueño, se encuentra solo. Bastará con ir a su lado para que se calme y vuelva a dormirse.

Entre los 9 y los 12 meses las siestas diurnas se reducen a 2, una por la mañana y otra por la tarde, que se quedarán en una sola hacia el año y medio.

Con 12 meses el sueño ya tiene todas sus fases, solo necesita que su cerebro madure para dormir igual que los adultos. No obstante, sigue siendo habitual que se despierten una o más veces por la noche ya que aparecen las pesadillas, los terrores nocturnos o, simplemente, se despiertan y tienen sed, les duele algo o sienten miedo.

¿Cómo ayudar a dormir al bebé?

Todos estos son parámetros habituales, lo que no significa que todos los bebés los cumplan a rajatabla o que se den de la misma manera en todos los niños. El sueño es algo muy personal que varía muchos de unos niños a otros y que cambia incluso en el mismo niño de un día a otro.

Pero si tu niño no se mueve dentro de estas directrices y duerme muchas menos horas de lo normal, no consigue conciliar el sueño solo, se despierta más de 10 veces por la noche o se encuentra cansado por el día, hay muchas cosas que puedes hacer para mejorar y favorecer su sueño:

1. Establece una rutina para el bebé desde el principio y mantenla siempre en la misma dirección, evitando cambiarla a no ser que sea un día especial.

El reloj interno de tu hijo se ajusta más rápidamente a la rutina si esta sigue un patrón natural y constante.

Lo habitual es un baño de agua tibia (que ayuda a relajar al bebé y a conciliar el sueño), la cena y luego leerle un cuento o cantarle una nana en la cama.

2. Acuesta a tu bebé cuando esté casi dormido pero aún despierto para que se termine de dormir en la cuna y se acostumbre a hacerlo ahí. No es bueno dormirlo en el sofá y llevarlo luego a la cuna, debe dormirse donde vaya a pasar la noche.

3. Las siestas no deben hacerse muy cerca de la hora de acostarse, ya que pueden retrasar el sueño de la noche. Recuerda además que eliminar la siesta no garantiza más horas de sueño por la noche. Si llega muy cansado a la hora de irse a la cama, puede tener más problemas para conciliar el sueño y hacer que se despierten antes por la mañana.

4. Ponle ropa cómoda para dormir, y procura que no esté ni muy abrigado ni poco para que no sienta ni calor ni frío. La temperatura ideal de la habitación en invierno está entre los dieciséis y los veinte grados, y en verano no más de 25º C ni menos de 22º C si hay aire acondicionado.

5. Es mejor que el bebé se acostumbre a dormir sin luz ya que, cuando anochece, el cerebro produce una sustancia química llamada melatonina que induce al sueño. Pero si le da miedo la oscuridad o se pone nervioso, puedes dejar encendida una luz indirecta (la del pasillo, por ejemplo) o una lamparita de noche infantil.

6. A algunos bebés les ayuda a dormir que les cuenten un cuento, mientras que otros prefieren oír música relajante, como al del móvil de la cuna. Prueba a ver qué funciona mejor con tu bebé.

7. Si duerme con chupete, prueba a dejarle varios en la cuna para que los encuentre si se despierta en medio de la noche. También hay bebés que necesitan un peluche o mantita para conciliar el sueño.

8. Ten en cuenta que no todos los niños necesitan dormir siesta. Algunos, a los 18 meses, ya no necesitan la siesta de la mañana o la de la tarde con 2 años. No le obligues, si no está cansado, será suficiente para él, no todos tienen las mismas necesidades de sueño.

9. Acostarse tarde no implica dormir mejor, es otro mito sobre el sueño. Los niños que se van a dormir muy tarde están más cansados y en un estado de alerta que dificulta conciliar el sueño.

Tampoco adelantar la alimentación sólida o darle leche con cereales antes de irse a la cuna hace que el niño duerma más horas seguidas.

De hecho, cenar mucho o algo que no sea apropiado puede también dificultar el sueño.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/cuidados-bebe/como-ayudar-a-mi-bebe-a-dormir-9102

4 pasos para ayudar a dormir al bebé — Mejor con Salud

¿Cómo ayudar a mi bebé a dormir?

Ayudar a dormir al bebé es una forma de comenzar su futura independencia. El ritual que se realiza al momento de acostarlo es muy importante. Se debe quedar dormido de manera relajada y cómoda para que sea productivo en su desarrollo.

El bebé recién nacido no diferencia entre el día y la noche. Por tal razón, la actividad de dormir debe ser incluida poco a poco.

Ello se hace con la finalidad de que entienda que se duerme en la noche y en el día debe permanecer despierto.

No existen una norma para enseñar a dormir a los hijos, cada bebé aprende a descansar con una rutina particular.

Con todo, a pesar de que cada niño es diferente, puedes probar aplicando los pasos que a continuación te compartimos.

1. Cena ligera

Darle al bebé la última comida del día entre las 20:00 y 21:00 es el primer paso.

Además, los alimentos deben ser ligeros para que haga una digestión rápida, pueda acostarse temprano y descanse suficiente. De esta manera, al siguiente día se levantará con energía.

Ver también: ¿Qué alimentos debes evitar darle a tu bebé de 9 meses?

2. Baño: estrategia inequívoca para dormir al bebé

Llega el momento del baño, momento ideal para relajar al bebé con una ducha tibia.

Si lo deseas, agrega un aroma como el de manzanilla o lavanda. Ello hará que duerma mucho mejor y descanse.

3. Arreglar la habitación 

Luego de alimentar y bañar al bebé, llevarlo a la habitación donde duerme es el siguiente paso.

El área de descanso debe estar acondicionada para que el pequeño duerma plácidamente durante toda la noche.

Te recomendamos leer: 6 maneras de decorar la habitación del bebé

4. Mimos y cuentos ayudan a dormir al bebé

Ya estando en la habitación, tómalo entre tus brazos por unos minutos. Consiéntelo, acarícialo y mímalo.

Disfruta el momento, tu hijo no será un bebé toda la vida. Si ya está en la etapa en la que comprende un poco más, puedes leerle un cuento.

Cuando el bebé ya esté dormido, apaga la luz. Abrígalo para que se mantenga cálido y pase la noche feliz.

Puedes dejar encendida una pequeña lámpara para que no se asuste con la oscuridad, en el caso de que llegara a despertar en la noche.

Vístelo con una pijama cómoda

Para lograr que tu bebé duerma plácidamente, pónle una pijama cómoda. Las más usadas son las 100 % algodón. Con este tipo de tela evitarás cuadros alérgicos, se sentirá más cómodo y dormirá mejor.

Es importante que verifiques que la pijama no le quede demasiado ajustada. También, revisa que las etiquetas de su vestuario no le rocen y ni molesten.

Además, deberías asegurarte de que use el tipo de ropa adecuada para cada estación.

Mantén su dormitorio a una temperatura adecuada

El recién nacido viene de un ambiente cálido y placentero, como es el vientre de su madre.

Para simular ese lugar de donde viene, puedes controlar la temperatura de la habitación donde va a dormir.

Debes estar pendiente de que no entren corrientes de aire que puedan incomodarlo y darle frío. Sin embargo, la habitación tampoco puede estar demasiado caliente.

Para crear el ciclo de sueño del bebé se requerirá de un ambiente agradable.

Realiza aromaterapia y masajes

La aromaterapia trata de sensibilizarnos con ciertos olores o aceites. Así, al utilizar una esencia mientras le das un masaje adecuado a tu bebé, lo ayudarás a relajarse y a sentirse en disposición para dormir.

Este momento de aromaterapia debe ser un bálsamo para que concilie el sueño de forma placentera.

No debes usar olores demasiado fuertes porque le pueden provocar alergias, haciendo que estornude, le piquen los ojos o se sienta incómodo.

Además, deberíamos utilizar productos lo más naturales posible y libres de químicos. Estos podrían perjudicar al bebé.

Recuerda

Estos cuatro pasos para ayudar a tu bebé a dormir, la aromaterapia y los masajes relajantes constituyen una forma maravillosa de hacer que se sienta seguro, amado y listo para dormir.

Si notas algo irregular, debes acudir de inmediato al pediatra. Por lo general, tu bebé dormirá y se despertará tanto como necesite.

Источник: https://mejorconsalud.as.com/4-pasos-para-ayudar-a-dormir-al-bebe/

Cómo ayudar a tu bebé a dormir por las noches

¿Cómo ayudar a mi bebé a dormir?

Los patrones de sueño que presenta un bebé no son iguales a los del adulto, pues mientras nosotros pasamos por cinco fases del sueño, los bebés solo pasan por dos, lo que hace que su sueño sea más ligero y tengan múltiples despertares.

Hoy te explicamos cómo transcurre el sueño del bebé en sus primeros meses, y qué podemos hacer para facilitar su relajación y ayudarle a dormir por las noches.

Durante los primeros meses de vida, el bebé no distingue el día de la noche. Duerme y se despierta cada pocas horas, siguiendo un ritmo de vigilia-sueño llamado ultradiano, en donde se alternan dos fases de sueño: el sueño profundo y la fase REM (menos profunda).

Estos despertares continuos se producen como respuesta a una necesidad biológica y son absolutamente normales. Es decir, el bebé despierta para «avisar» de que necesita comer o ser cobijado en brazos, otra necesidad básica del recién nacido.

Mientras que el bebé duerme una media de 16 horas distribuidas a lo largo del día, los adultos concentramos las horas de sueño durante la noche, siguiendo un ritmo de vigilia-sueño circadiano, que se repite aproximadamente cada 24 horas.

Esta diferencia en los patrones del sueño entre adultos y bebés, puede hacer que los primeros meses los padres nos sintamos agotados ante sus múltiples despertares nocturnos. Pero a medida que el bebé vaya creciendo, su patrón de sueño se irá modificando para asemejarse cada vez más al nuestro.

¿Cuándo dormirá toda la noche?

Cada niño es único y tiene unas necesidades diferentes, por lo que resulta complicado saber cuándo dormirá toda la noche del tirón.

Por lo general, a partir de los seis meses muchos bebés comienzan a concentrar más horas de sueño durante la noche, asemejándose cada vez más al ritmo de los adultos. Sin embargo, esto no es una regla exacta, y casi un 40 por ciento de los bebés a esa edad continua con varios despertares nocturnos, y en ocasiones incluso pueden durar hasta los tres o cuatro años.

¿Cómo podemos ayudarle a dormir?

Comprender las necesidades del bebé durante sus primeros meses de vida resulta clave para atenderle adecuadamente, respetando su patrón natural de sueño.

Por ello, no hay nada que podamos hacer para «enseñar al bebé a dormir», puesto que el sueño es un proceso evolutivo que irá madurando con el tiempo.

Pero mientras el bebé va adaptándose de forma natural y progresiva a los ciclos de luz y oscuridad, podemos ayudarle a relajarse y a calmarse, contribuyendo de este modo a un mejor descanso.

Coloca su cuna cerca de tu cama

Tanto la Asociación Española de Pediatría como la Academia Americana de Pediatría recomiendan que el bebé duerma en su propia cuna colocada en la habitación de sus padres durante el primer año de vida, con el fin de evitar el riesgo de muerte súbita.

Pero además, esta práctica favorece el descanso del bebé (y por tanto, de los padres) ya que puede ser atendido de manera inmediata si se despierta, además de contribuir al mantenimiento de la lactancia materna.

La importancia de las tomas nocturnas

La lactancia materna debe ser a demanda, y por supuesto también durante la noche. Además, algunos estudios han confirmado que la leche materna presenta variaciones en la concentración de ciertos nutrientes como el triptófano, un aminoácido esencial y necesario para que el cerebro segregue la serotonina, un neurotransmisor cerebral que favorece el sueño.

Es por ello que la lactancia materna durante la noche, además de nutrir a nuestro bebé, favorece su descanso, pues la succión del pecho le relaja y le aporta el triptófano necesario para ayudarle a conseguir el ritmo circadiano.

En el caso de que el bebé se alimente con biberón, dáselo también a demanda y déjalos preparados por la noche antes de acostarte.

Crea rutinas de sueño

Para contribuir a un mejor descanso de nuestro bebé también es recomendable que todos los días repitamos las mismas rutinas de sueño, para crear un hábito que hará que asocie ese proceso con la hora de dormir:

  • Intenta acostarle siempre a la misma hora.
  • A la mayoría de los bebés les relaja un baño nocturno y un suave masaje después. Prueba si tu bebé también lo acepta de buen grado, y si después se queda más tranquilo.
  • Reduce el ritmo de actividades previas a la hora de dormir, para evitar que el bebé se sobreestimule y le cueste más trabajo relajarse.
  • Crea un entorno acogedor y tranquilo: luz tenue, música relajante, cuento, nanas… Estos consejos podemos mantenerlos también a medida que vayan creciendo, evitando además el uso de pantallas antes de ir a la cama.
  • Hay bebés que necesitan tener a sus padres cerca antes de irse a dormir. Necesitan que les acaricien, les den la mano, les balanceen en su cuna o simplemente se calman sintiendo cerca su olor y su respiración. Otros bebés solo consiguen dormirse en brazos.

Es importante satisfacer sus necesidades para que el bebé esté relajado, confiado y tranquilo, de manera que cada familia elegirá lo que mejor se adapte a sus circunstancias.

En definitiva, el sueño del bebé es un proceso evolutivo y cada niño seguirá sus propios ritmos. Pero los padres podemos favorecer su descanso, y por tanto su correcto desarrollo, con estos sencillos consejos.

Fotos | iStock, Pixabay
En Bebés y más | Rutina de sueño en cinco pasos para que tu bebé duerma mejor

Источник: https://www.bebesymas.com/desarrollo/como-ayudar-a-tu-bebe-a-dormir-noches

Enseñar a dormir al bebé

¿Cómo ayudar a mi bebé a dormir?

Aunque muchos no lo crean, los padres pueden ayudar al bebé a dormir muchas horas seguidas. Si no has dormido bien una sola noche desde que llegaste con tu bebé a casa y crees que la situación va a prolongarse indefinidamente, estás en un error. Enseñar a dormir al bebé es posible. Estos consejos pueden ayudarte a recuperar el sueño y la tranquilidad perdidos.

Ritmos de sueño y vigilia del recién nacido

Los recién nacidos duermen unas 16 horas al día, pero los periodos de sueño pueden durar apenas 2 horas.

Aunque las pautas de sueño/vigilia suelen ser erráticas al principio, poco a poco se va estableciendo un patrón coherente, a medida que el sistema nervioso del bebé madura y las tomas se van espaciando.

A los 3 meses, la mayoría de los bebés ya duermen unas 5 horas seguidas por la noche. A los 6 meses pueden dormir de 9 a 12 horas seguidas.

Enseña a tu bebé a distinguir entre el día y la noche

Las tomas en mitad de la noche alteran el sueño de cualquiera. Sin embargo, nunca es tarde para establecer buenas pautas de sueño.

Una forma de hacerlo es enseñando al bebé a diferenciar entre el día y la noche. Para ello, conviene mantenerlo estimulado durante el día, con los ruidos de la casa, las luces…

y evitar que los periodos de sueño diurnos no se prolonguen demasiado.

Sigue rutinas y horarios fijos con tu bebé

Baño, mimos, frases cariñosas, música pueden ser un excelente prólogo para el sueño, incluso en bebés muy pequeños, que poco a poco aprenden a asociar estas actividades con la necesidad de dormir.

(Un consejo: no varíes los cantos y música: la repetición es la clave). No acuestes al niño dormido ni demasiado estimulado. Lo mejor es que esté un poco adormilado, para que asocie la cama con el proceso de quedarse dormido.

Recuerda que debes acostarlo sobre la espalda, no boca abajo.

Da tiempo a tu bebé para dormirse

Es normal que el bebé lloriquee un poco mientras encuentra su posición y se queda dormido. Si el llanto no cesa, acércate a su cuna, háblale con voz calmada y suave y dale unas palmaditas en la espalda. Tu presencia y tu voz pueden ser todo lo que necesita para quedarse dormido.

Un chupete para tu bebé

Si tu bebé tiene dificultad para quedarse dormido, un chupete puede ser una buena idea. De hecho, el empleo del chupete reduce el riesgo del síndrome de muerte súbita en la cuna. Un solo problema: si el bebé se acostumbra al chupete, puede despertarse llorando porque éste se le ha caído durante la noche.

No atiendas a tu bebé inmediatamente

Los bebés se mueven y lloriquean durante la noche y luego vuelven a dormirse. A no ser que llore intensamente o que creas que tiene hambre o está sucio, no te levantes. Espera unos pocos minutos a ver qué ocurre.

Para no romper la noche, si tienes que levantarte durante la noche, hazlo con luces tenues, muévete con calma y habla en voz baja. El bebé tiene que aprender que es momento de dormir, no de jugar ni de hablar. Respeta sus preferencias.

Algunos bebés duermen muchas horas seguidas desde el principio y solo se despiertan para las tomas. Otros tienen dificultades para recuperar el sueño. Si tu bebé demanda atención varias veces seguidas durante la noche y tiene ya 6 meses, consulta al médico.

En cualquier caso, recuerda que cada bebé es un mundo, y que estás aprendiendo a conocerle en todas sus facetas, incluidas sus preferencias a la hora de dormir.

Pautas para padres con falta de sueño

– Desconéctate cuando el bebé duerme. Descuelga el teléfono, apaga el móvil, olvídate de la lavadora y de la plancha… Todo puede esperar menos tu necesidad de descanso.
– Respeta tu propio espacio. Durante las primeras semanas, puede ser más práctico que el bebé duerma en vuestra habitación.

Luego, si la respiración o los movimientos del bebé os despiertan, lo mejor es ponerle en su propia habitación.
– Baja el volumen del altavoz. No es fácil dormir escuchando cada respiración o movimiento del bebé. Lo mejor es ajustar el volumen a un cierto nivel de llanto.
– Reparte las tareas.

Una buena idea es establecer con la pareja tandas alternativas de biberón que os permitan descansar varias horas seguidas a ambos. Si das pecho a tu bebé, tu pareja puede ocuparse de cambiarle los pañales y de traértelo a la cama.
– Crea buenas condiciones de sueño.

Un colchón y almohada cómodos: una habitación fresca, a oscuras y silenciosa: una infusión de hierbas y evitar actividades o conversaciones estimulantes antes de dormir ayudan a conciliar el sueño.

Источник: https://www.conmishijos.com/bebes/sueno/ensenar-a-dormir-al-bebe/

5 recomendaciones para ayudar al bebé que no duerme

¿Cómo ayudar a mi bebé a dormir?

La mayoría de los bebés duermen como angelitos. Incluso se cree que no es necesario dormirlos, sino que ellos están “programados” para dormir sin complicaciones. Sin embargo, no todo el tiempo es fácil; algunos bebés no duermen el tiempo que necesitan. Para los padres del bebé que no duerme, hemos compilado algunas recomendaciones de los expertos.

Puede ser frustrante y agotador que el pequeño no termine de dormirse. Los bebés no duermen por diversas razones, pero no lo hacen por gusto. Si el bebé no duerme es porque no puede, pues en la mayoría de los casos están tan agotados como nosotros.

Uno de los principales enemigos del descanso en los padres del recién nacido, es sin duda la falta de sueño. Dormir preocupados porque el niño esté bien es agotador, pero que el bebé se despierte varias veces durante la noche es mucho peor.

No obstante, el bebé se despierta porque no podemos enseñarle nuestras rutinas de sueño de un día para otro.

Consejos para ayudar a un bebé que no duerme

La autora del libro “Soluciones dulces para dormir” (Gentle Sleep Solutions), Andrea Grace, afirma que sí es posible enseñar a dormir al bebé. Grace nos ofrece algunas recomendaciones para ayudar al bebé que no duerme, a continuación te mostramos de qué se trata.

Comprende que su tiempo de sueño es diferente al tuyo

A medida que el bebé crece, este comienza a adaptarse a nuestra rutina. Sin embargo, en sus primeros días su manera de dormir y conciliar el sueño es muy diferente a la de los adultos. Por ejemplo, si acostumbramos a no tomar la siesta para no desvelarnos por la noche, con el bebé puede ser diferente.

Cuando se trata de bebés, quizá “abusar” de la siesta puede ser beneficioso. Cuenta Andrea Grace que según la edad del bebé, a este podría favorecerle unas horas de sueño durante el día para que esté más somnoliento al llegar la noche.

No obstante, antes de tomar esta iniciativa, es recomendable observar si a tu bebé le conviene esta estrategia. Todos los bebés son diferentes, además, cuando son más grandes su ritmo cambia. Una siesta prolongada puede ayudar al bebé a dormir por las noches, pero podría ser diferente con tu bebé.

La solución puede ser, dejarlo tomar la siesta en la mañana o a tempranas horas de la tarde. Que esté cansado pero no estresado cuando toque dormir, y mucho menos, recién levantado de la siesta.

Déjalo dormir en su cuna

Imaginamos que este punto no es del todo aprobado por la mayoría, pero no hablamos de dormir en su cuna en otra habitación. Por mucho que nos parezca desalmado, al bebé no le pasará nada por dormir en su cuna, para eso la compramos, ¿no? Evitemos que se quede dormido en nuestros brazos.

“Si se quedan dormidos en tus brazos y se despiertan en un sitio diferente, eso puede alarmarles”

-Andrea Grace-

Si queremos evitar que los niños se despierten sobresaltados por la noche, es preferible que le evitemos estos choques. Cuando se queda dormido junto a nosotros y lo cambiamos de lugar despertará sintiéndose inseguro. Es normal que se despierte una o más veces durante la noche, pero es conveniente que no despierte con estrés.

Además, explica la experta que captar su atención cantándole o leyendo un cuento, a veces los desvía de su intención de dormir. Por lo tanto, cabe observar si notamos al bebé más activo cuando distraemos de esta manera. A algunos niños puede funcionarles, pero quizá al nuestro lo está perjudicando.

Acude a ellos si están llorando

No es la costumbre de muchos, pero algunos padres consideran que es conveniente dejarlos llorar solos hasta que se duermen. La experta afirma que esto es innecesario, además de doloroso y casi imposible de cumplir para la mayoría de los progenitores.

“Si tu bebé llora es porque algo le angustia, así que no le dejes solo. Si se queja un poco no pasa nada, pero si llora desconsoladamente, callará antes si nota tu presencia”

-Andrea Grace-

Grace explica que un pequeño sollozo o queja podemos dejarlo pasar, pero si se despierta llorando desconsolado es preciso acudir a él.

Lo que queremos evitar es su angustia, sin embargo, también es necesario evitar que sus berrinches nocturnos se vuelvan costumbre.

Déjalo desenvolverse solo y calmarse por su cuenta, siempre y cuando no sea un llanto desesperado y estemos cerca suyo.

Evalúa si es bueno para todos que duerma contigo

Dormir o no en nuestra cama con el bebé es una decisión personal. Sin embargo, a veces es conveniente observar si nuestra decisión está beneficiando el sueño de tu pequeño. Quizá nuestros propios hábitos de sueño pueden estar afectando al bebé si duerme contigo. Por ejemplo, si debemos levantarnos temprano es difícil conseguir que él siga durmiendo más tarde sin ti.

La especialista tampoco recomienda que lo pasemos a nuestra cama cuando despierta, pues estamos estimulándolo para que vuelva a hacerlo. Es importante que frente a los niños seamos consecuentes con nuestras decisiones.

Para ayudar al bebé que no duerme el ingrediente más importante es la paciencia. Además del amor, es recomendable la firmeza con que aplicamos nuestras estrategias para cumplir este objetivo. La recomendación es que intentes hacer cambios, sigue otras recomendaciones, solicita ayuda de los expertos y de otras madres.

No hay derecho a darnos por vencidas, sin hacer esfuerzos para que el bebé y tú duerman mejor. Enseñarlo a dormir sí se puede, no desesperes.

Te podría interesar…

Источник: https://eresmama.com/5-recomendaciones-ayudar-al-bebe-no-duerme/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: