¿Cómo ayudar a mi hijo ante una decepción amorosa?

5 pasos para superar una decepción amorosa

¿Cómo ayudar a mi hijo ante una decepción amorosa?

Algunas personas creen que el momento en el que su corazón está roto es lo peor que le han pasado en la vida y que nunca llegarán a sobreponerse de esa situación. Desde eDarling le aconsejamos que qo se desanime, el sentimiento de dolor intenso es momentáneo y el vivirlo forma parte de sus circunstancias.

Es importante saber lidiar con esta situación. Piense que este momento duele tanto porque es muy reciente, sin embargo, puede hacer un esfuerzo para intentar superarlo cuanto antes, aunque el tiempo es lo que más valorará cuando haya terminado de superarlo.

Como dice el dicho, el tiempo lo cura todo. Aún así es importante tener en cuenta algunos consejos que le ayudarán a pasar su situación de una manera más positiva.

Hágase la idea de que para recuperarse de una situación de desamor, le hará falta su fuerza de voluntad y poner mucho de su parte.

5 Consejos para superar una decepción amorosa

Hable con alguien sobre su situación

Todos necesitamos escuchar una voz de aliento en los momentos más difíciles de nuestra vida y saber que contamos con personas que están dispuestas a ayudarnos para salir de esta pena. Los buenos consejos de los amigos e incluso de personas que han pasado por la misma situación pueden ser muy útiles y tranquilizadores para usted.

No reprima sus sentimientos, si siente ganas de llorar, hágalo, comparta sus sentimientos con alguien más y no se guarde las cosas para usted mismo, muchos están dispuestos a brindarle una mano amiga en estos momentos de decepción amorosa. Pero si ninguno de ellos conoce la situación por la que está pasando, no se sentirá comprendido.

Nunca descuide su salud, que es lo más importante

Si bien es cierto que cuando sufrimos una decepción en el amor estamos tan desmotivados que no podemos continuar con el mismo ritmo de vida que llevamos normalmente, tampoco se puede descuidar la salud pues con esto no sólo terminará sufriendo por una pena amorosa sino también por un susto de salud. Debe saber y entender que ese desengaño amoroso no tiene porque acabar con usted.

Piense en todas las cosas positivas que usted tiene

Valore todo eso positivo que le caracteriza y sea consciente de que otra persona vendrá. Es muy importante que la persona no se culpe todo el tiempo por lo ocurrido, cuando algo no funciona es porque ambas partes cometieron errores.

Intente mantenerse ocupado

Es importante que se llene de actividades para realizar durante todo el día y tantos días como le sea posible.

Verá que con su mente ocupada en otras cosas no tendrá tiempo de pensar cuánto le duele aquella decepción amorosa, ni recordar constantemente a esa persona que le rompió el corazón. Intente hacer algún viaje, muévase, trate de no quedarse parado.

Además, las nuevas actividades le pueden llevar a conocer otros ambientes, nuevas personas que podrán ayudarle a cambiar ese ambiente social que le recuerda constantemente esa pena de amor.

Dele tiempo a la situación para curarse mejor

No espere a que la pena se vaya en un solo día o en dos. No se precipite y no se ponga límites. Usted simplemente siga con su ritmo de vida normal, tal vez incrementando sus actividades y vida social no notará el tiempo en el que este proceso tuvo lugar. Todo desaparece y usted podrá reponerse.

Superar una decepción amorosa depende en gran medida de su voluntad

Es necesario que las emociones sanen en una situación de decepción amorosa. La rapidez con la que esto suceda es diferente en cada casos pero usted mismo puede ayudar a agilizar o hacer mucho más fácil este proceso, así que la solución está sólo en sus manos y en las de nadie más.

Dicho de otro modo, de usted depende que su recuperación de una decepción amorosa sea un horrible viaje o una experiencia pasajera y medianamente fácil de superar. No olvide intentar no caer en los errores del pasado, piense de una manera positiva y clara para su bienestar.

¿Curar la ruptura con otro amor?

Posiblemente pensará que si encuentra a otra persona, todo ese dolor se irá olvidando, de aquí el dicho, un clavo saca otro clavo. Quizás esto sea una buena opción en un principio, pero probablemente no acabará de sanar la ruptura de su relación pasada. Dése un tiempo y piense en lo que siente y en sus necesidades.

Lo mejor es que se sienta agusto consigo mismo para poder empezar una nueva etapa en el amor. Si se siente agusto y con ganas de encontrar una relación entonces láncese a por ella, pero no intente olvidarse de una relación pasada buscando otra. Todas las relaciones son diferentes, pero el que tiene que curarse de una decepción amorosa es usted.

¿Alguna vez ha tenido un mal de amores? ¿Le ha sido difícil superarlo? Déjenos su mensaje.

¿Tiene alguna pregunta? Consulte a nuestro equipo en: [email protected]

Sobre el autor: redaccionedarling Descubre más artículos escritos por redaccionedarling

Источник: https://www.edarling.es/consejos/vida-de-soltero-y-busqueda-de-pareja/como-superar-una-decepcion-amorosa

Ayuda a tu hijo o hija a superar su primera ruptura con una pareja

¿Cómo ayudar a mi hijo ante una decepción amorosa?
Debemos escucharles y apoyarles, no recriminarles nada

La adolescencia es la etapa de la vida que incluye el momento en el que empieza a desarrollarse nuestro cuerpo en la pubertad hasta su culminación con el inicio de la adultez.

Si pensamos en un adolescente lo primero que se nos viene a la mente es un montón de hormonas revoloteando alrededor de nuestro hijo.

En el fondo no estamos muy alejados de la realidad porque las hormonas tienen un papel clave en la adolescencia y son las responsables en parte de los altibajos emocionales de ellos.

Todos hemos sido adolescentes y sabemos que a esas edades los sentimientos están a flor de piel. Es una etapa muy delicada porque psicológicamente son todavía niños pero en un cuerpo casi adulto. Es la etapa de experimentar, ganar independencia, vivir los primeros romances y divertirse con los amigos.

A esas edades los adolescentes (o al menos en su gran mayoría) creen que se van a comer el mundo y que nada malo les va a pasar nunca, eso solo les ocurre a otras personas. Desgraciadamente sabemos que eso no es así, pero ellos no. Por eso, cuando se dan un golpe contra la realidad el dolor es mucho mayor.

¿Cómo podemos ayudar a nuestro hijo tras una ruptura con la pareja?

Hay que ser realistas, como padres poco podemos hacer. Ahora mismo la mayor fuente de apoyo para superar el dolor del adolescente son los amigos.

La mayoría ni querrán hablar del tema con los padres, los esquivarán o simplemente negarán que les pasa algo, aunque nosotros sabremos que no es así.

Otros sin embargo, pueden confiarles sus sentimientos a uno de los progenitores. Esto ocurre más frecuentemente en una relación madre-hija.

De todos modos, tampoco podemos pretender cambiar mucho la situación, nuestros consejos serán escuchados a medias y tenderán a hacer más caso a los amigos, aunque lo que les digan no sea nada nuevo y ya se lo hayamos dicho nosotros mil veces.

Un ejemplo típico: una pareja lo deja y uno de los miembros lo está pasando muy mal («¡Voy a estar sola/o el resto de mi vida!»), el padre le anima diciendo que hay muchos peces en el mar y que pronto encontrará a alguien que le quiera más y le trate mejor.

¿El resultado? El adolescente en el mejor de los casos solo se creerá a medias sus palabras («¡claro! ¿qué me vas a decir tú? ¡si eres mi padre!»).

Ellos creen que los padres no somos objetivos por no hacerles daño, y en el fondo tienen razón, nunca diríamos nada que les hiciese sufrir o si lo hacemos intentamos «maquillar» un poco la realidad.

Con esto no decimos que no haya nada que podamos hacer para ayudarles en una ruptura, ¡claro que si! ¡Los padres podemos hacer mucho! Pero no debemos esperar milagros de un día para otro, es un proceso lento que dependerá de cómo sea la personalidad tu hijo, el ámbito social en el que se mueva, su madurez emocional y sobre todo de su autoestima.

1. No le presiones

Aunque veas que tu hijo lleva encerrado en la habitación días y no quiere hablar con nadie no le agobies. Déjale algo de tiempo para que supere el dolor.

Tiene que pasar por un periodo de duelo, piensa que los adolescentes viven las emociones con mayor intensidad. Solo dile que puede contar contigo para lo que sea y que quieres ayudarle en todo lo que puedas. Nada más.

Si le intentas sacar las palabras con sacacorchos solo se cerrará más en banda.

Una ruptura sentimental es dura a cualquier edad, y hay que dejar que pase el duelo

2. Tan solo escúchale

Si tu hijo confía lo suficientemente en ti acabará acudiendo a tu lado para contarte lo sucedido. Llegado ese momento debes escucharle sin juzgar, ahora mismo necesita desahogarse no una persona que le haga reproches, le juzgue o le diga lo que hacer.

¿En serio es necesario un «ya te lo dije», «¡es un aprovechado!» o «mejor sola que mal acompañada»? Tan solo escúchale, abrázale y estate a su lado, recuérdale que siempre vas a estar ahí y nunca le digas lo que hacer a no ser que te lo pida él/la expresamente.

Por último, si «la culpa» fue de él/la no le digas lo que hizo mal, solo conseguirás que en un futuro no vuelva a contarte nada porque sabrá que tu primera reacción será criticarle a ella o a su ex pareja.

3. Ayúdale a ganar confianza

Tras una ruptura la autoestima de la persona cae por los suelos, sobre todo si fue la pareja quien dio el primer paso al romper.

Si ese es el caso de tu hijo tienes que recordarle lo mucho que vale y animarle a que se dedique más tiempo a sí mismo.

Por ejemplo, puedes decirle que todo ese tiempo que dedicaba a la pareja lo dedique ahora a estar con los amigos, que retome sus hobbies ahora que está más libre, que se centre más en las cosas que le gusta, etc.

También refuérzale cada poco, no se trata de que estés todo el día detrás echándole piropos pero uno o dos al día de manera sutil nunca vienen mal. Si ha dejado de arreglarse proponle un cambio de estilo, en el corte, peinado, ropa…

O mucho mejor ¡pídele consejo!, dile que quieres comprar algo que necesitas y que él/la como está más al día puede ayudarte (unos zapatos, una falda, un cámara de fotos, un ordenador…).

Haz que se sienta útil, que vea que valoras su consejo.

4. Ayúdale a centrarse en el presente y futuro

Todos sabemos que dar vueltas al pasado solo hace que suframos más.

Hazle saber que comprendes que se sienta mal, que es totalmente normal y que vas a dejarle tiempo, pero que vas a estar ahí siempre que lo necesite, dándole apoyo incondicional, ¡y no le vuelvas a sacar el tema de conversación a no ser que sea tu hijo quien lo haga! En vez de eso proponle planes nuevos para los fines de semana (¿qué tal una fiesta de pijamas con las amigas?) o se algo más flexible con los horarios de regreso a casa, en estos momentos es preferible que no esté mucho tiempo a solas para evitar el dolor.

En la adolescencia las emociones se viven más intensamente

5. ¿Y si vuelven juntos?

Su novia/o le ha tratado mal, sabemos que no le conviene y que lo van a volver a dejar en un futuro. Sin embargo, nuestro hija/o no lo ve así y apuesta por una segunda oportunidad.

En estos casos no podemos hacer absolutamente nada, solo observar de lejos y rezar para que el golpe futuro no sea muy grave.

Decirle que no vuelva o que hace mal es una medida desesperada que alejará a nuestro hija/o de nosotros, porque en el caso de que duren nuestro hijo nos lo echará en cara, y si lo vuelven a dejar no nos pedirán ayuda por miedo a que se lo reprochemos.

Por último, mucho ánimo y paciencia a todos los padres que estén pasando por una situación así. Verlo como una oportunidad de practicar la empatía y poneros en el lugar de vuestro hijo, pensad en que os hubiese gustado que os dijesen a vosotros vuestros padres.

Источник: https://www.bekiapadres.com/articulos/ayuda-hijo-superar-primera-ruptura-pareja/

Superar una ruptura sentimental

¿Cómo ayudar a mi hijo ante una decepción amorosa?

  • Tamaño de texto más grande

Si acabas de romper con tu pareja y tienes la moral por los suelos, no estás solo. Casi todo el mundo tiene una ruptura sentimental en algún momento de su vida, y muchas de esas personas deben afrontar que le rompan el corazón: una mezcla de tristeza, enfado, confusión, baja autoestima y, hasta celos, todo junto al mismo tiempo.

¿Qué es exactamente «que te rompan el corazón»?

Hay muchas cosas que te pueden partir el corazón. Hay gente que da por terminada una relación romántica sin estar preparada para eso. Otra gente siente unas emociones muy fuertes hacia alguien que no le corresponde. Y hay otra que se siente triste o enfadada cuando un amigo íntimo lo deja de ser y rompe la amistad para siempre.

Aunque las causas pueden ser distintas, el sentimiento de pérdida es el mismo; independientemente de que se trate de algo real o de algo que uno desearía alcanzar. La gente describe las rupturas sentimentales como una sensación de peso, de vacío y de profunda tristeza.

¿Cómo puedo abordar cómo me siento?

La mayoría de la gente te dirá que lo acabarás superando y/o que ya conocerás a otra persona pero, cuando te esté pasando a ti, te sentirás como si no hubiera nadie en todo el mundo que se sintiera tan mal como te sientes tú. Si experimentas este tipo de sentimientos, hay algunas cosas que puedes hacer para aliviar tu dolor.

He aquí varios consejos que te podrían ayudar.

Desahógate

  • Comparte tus sentimientos. Hay gente que comprueba que compartir lo que siente con alguien de confianza, alguien que sepa por lo que está pasando, la ayuda a sentirse mejor. Esto puede significar hablar sobre todo lo que sientes y hasta llorar en el hombro de un buen amigo o de un familiar en busca de consuelo. Si te parece que la persona que has elegido no entiende por lo que estás pasando o es despectiva con tus sentimientos, busca a otra persona más empática y habla con ella.
  • No temas llorar. Vivir una ruptura sentimental puede ser muy duro, y llorar puede ser un gran alivio. Si no quieres que nadie te vea hacerlo, basta con que busques un lugar donde puedas estar solo, como llorar sobre tu almohada por la noche o mientras te duchas cuando te preparas para empezar el día.

Trátate bien

  • Recuerda cuáles son tus puntos fuertes. A veces, la gente que tiene una ruptura sentimental se culpa a sí misma por lo que le ha pasado. Puede ser muy dura consigo misma. Si compruebas que eso es lo que te está pasando a ti, recuérdate cuáles son tus cualidades. Si no se te ocurre ninguna porque la ruptura sentimental te ofusca la mente, pide a tus amigos que te las recuerden.
  • Cuida bien de ti mismo. Duerme mucho, sigue una dieta saludable y haz ejercicio físico con regularidad para minimizar el estrés y sentirte mejor contigo mismo.
  • Haz cosas con las que sueles disfrutar. Se trate de ir al cine o de asistir a un concierto, haz actividades divertidas para poder desconectar de los sentimientos negativos durante un rato.
  • Mantente ocupado. A veces, es difícil mantenerte ocupado cuando te está enfrentando a la tristeza y al dolor, pero es algo que ayuda mucho. Este es un buen momento para redecorar tu habitación o para probar una nueva afición. Esto no significa que no debas pensar en lo que te ha pasado, porque elaborar mentalmente las cosas forma parte del proceso de curación. Solo significa que deberías hacer también otras cosas.
  • Date tiempo. La tristeza tarda tiempo en desaparecer. Casi todo el mundo cree que no volverá a ser feliz nunca más, pero las rupturas sentimentales casi siempre se pueden superar al cabo de un tiempo. Pero, ¿cuánto tiempo te durará la tuya? Depende de qué haya sido lo que la ha provocado, de cómo afrontas las pérdidas y de con qué rapidez tiendes a recuperarte de las cosas. Superar una ruptura sentimental puede durar de un par de días a muchas semanas, o más tiempo.

A veces la tristeza es tan intensa y tan profunda, o dura tanto, que la persona puede necesitar ayuda profesional.

Si estás deprimido, no te empiezas a encontrar mejor al cabo de pocas semanas, te refugias en el alcohol o a las drogas para encontrarte mejor o quieres hacerte daño a ti mismo o a otras personas, habla con un médico, un adulto de confianza, un psicólogo y/o un terapeuta.

Revisado por: Mary L. Gavin, MD

Fecha de revisión: agosto de 2018

Источник: https://kidshealth.org/es/teens/broken-heart-esp.html

Una ruptura amorosa en la adolescencia puede dejarle huella: cómo ayudar a tu hijo o a tu hija a superarlo

¿Cómo ayudar a mi hijo ante una decepción amorosa?

Puede parecerte que un desengaño amoroso en la adolescencia sea algo sin importancia, algo que pasará fácilmente, pero cuando ves a tu hijo destrozado por esa relación que no funcionó, por ese ex que le dejó, a quien se le parte el corazón es a ti. Tener claro qué puedes hacer para ayudarle y qué no debes hacer si no quieres que se cierre en banda no es fácil, por eso aquí te dejamos algunos consejos.

1. Escúchale

Si tu hijo adolescente viene a ti con intención de hablar, de contarte algo, de sí mismo o del ex en cuestión, por favor, escúchale, en el momento, porque es importante.

Nos pasamos toda la infancia de nuestros hijos queriendo forjar una relación de confianza, ahora no podemos fallar en un momento tan delicado para ellos.

Puede que te parezca que se trata de algo que pasará rápido y listo, puede que los motivos de la ruptura te parezcan una chorrada, puede que no entiendas ni por qué estaban juntos… pero eso no importa ahora mismo, lo que importa es que tu hijo ha recurrido a ti, así que tienes que estar disponible.

Y si no se acerca a ti para hablar, busca momentos a solas, sin presión y sin forzarlo, e intenta fortalecer el marco de confianza entre ambos para que, si lo necesita, recurra a ti.

2. Respeta sus emociones, no cuestiones el impacto de lo sucedido

Cuando nos convertimos en adultos de pronto filtramos todo lo que sucede en edades anteriores a la nuestra y nos parecen nimiedades, cositas sin importancia. Pero la realidad es que cuando tienes esa edad, lo son, y mucho.

Para un niño de 4 años que su robot nuevo se rompa puede ser un verdadero drama, para uno de 12 que sus amigos no le inviten a un cumple puede significar un mundo… y un adolescente puede vivir una ruptura de pareja como el fin del suyo, de su mundo.

Así que vamos a intentar no ver las cosas con los ojos de “adulto con hipoteca y un montón de problemas de los de verdad”, si no con los ojos de un padre, de una madre, que solo quiere que su hijo sea feliz.

3. Ayúdale a fortalecer todos los ámbitos de su vida para reflotarla

La tristeza lleva a la inactividad, a encerrarse en su cuarto y no querer hacer nada, y eso no puede ser. Las personas para estar bien necesitamos hacer cosas que nos proporcionen satisfacción, que nos hagan sentir útiles, que nos den vidilla.

No podemos “dejar que deje de hacer” porque entonces su estado de ánimo se resentirá cada vez más: cuando menos hacemos, menos nos apetece hacer… y entonces entramos en un bucle que no nos interesa.

Quedar con amigos, mantener las relaciones sociales, ir a sus clases, hacer y practicar sus hobbies o cuidarse físicamente son cosas que seguramente deje de hacer en un primer momento, pero que conviene que poco a poco vaya retomando.

Puede que le cueste, pero cuéntale que aunque de una tarde entera con sus amigos solo desconecte del dolor 15 minutos, ya son 15 minutos ganados, ya es un ratito “no malo”. Además, cuanto más haga mejor se va a sentir, y esos 15 minutos pasarán un día a ser 25, 45…

4. Redes sociales

Antes de la era de Internet ante una ruptura uno sufría al pensar en el ser amado que le abandonó, al ver alguna de sus pertenencias, al oler su perfume… Hoy en día además de todo eso podemos ver las redes sociales del ex en cuestión, qué hace, qué dice… y con quién lo hace.

Imagina la tortura para tu hijo. Por eso es recomendable, para ellos y para cualquiera que tenga una ruptura en estos tiempos, es darse una pausita en redes sociales o por lo menos reducir «el consumo/presencia» (a muchos adolescentes si le dices que dejen las redes, les da un patatús, así que nada de prohibir), y/o bloquear al ex en cuestión.

¿Por qué? Porque cuando están dolidos (cuando estamos dolidos) queremos saber del otro, y el riesgo de que tu hijo se pase el día mirando “el ” de su ex, sus vídeos en Musica.ly o analizando sus fotos en Instagram, es alto, y no le sirve para nada bueno… más bien para obsesionarse.

Pasado un tiempo, cuando la cosa haya reposado, no habrá problema en retomarlo, en desbloquearle e incluso puede que lleguen a ser buenos amigos… pero eso ahora mismo no es especialmente factible, de manera que hoy, ahora, el 2.0 “del otro” solo le aportará malestar.

Intenta evitar..

Cuando alguien que nos importa nos cuenta un problema o algo que le hace sentir mal tendemos, con buena intención, claro, a decirle qué tiene que hacer, cuál es la solución al problema y/o a contarle nuestras experiencias al respecto (con detalle, además).

Lo hacemos con ánimo de ayudar, pero la realidad es que en muchas ocasiones el que nos habla solo quiere que le escuchemos y, a poder ser, con un poco de empatía.

¿No te ha pasado alguna vez ser tú la que necesita que la escuchen y abracen, y en cambio te han dicho qué tendrías que hacer? Seguramente lo veas claro si piensas en tu relación de pareja (es algo que veo a menudo en consulta, así que no, no te pasa solo a ti).

Si tu hijo adolescente viene a hablarte de cómo se siente, de su ex, o de lo que sea, por favor, evita:

  • Restarle importancia: las rupturas amorosas en estas edades pueden llevar a un verdadero malestar emocional, favorece el desarrollo de trastornos del estado de ánimo como la depresión y también aumenta, según diversos estudios, el riesgo de suicidio, hasta en un 9,9%, así que nada de “son cosas de adolescentes” como si eso no tuviera importancia, por favor.
  • La tentación de contarle tu Top 3 de decepciones y dolores amorosos es grande, pero recuerda que este es su momento. Si te pregunta, si ves que encaja, bueno, habla de ello, pero no te vengas arriba y monopolices el discurso porque entonces perderás su atención y además sentirá que no le escuchas y que solo quieres hablar.
  • Criticar a su ex. Esto vale tanto para hijos adolescentes como para cuando se separen unos amigos tuyos. Repite conmigo: No criticaré al otro. No criticaré al otro. Por mucho que se haya acabado la relación probablemente los afectos seguirán ahí, así que le va a doler en el alma oírte hablar mal de su ex. Además, y esto te habrá pasado, cuando critican a alguien que nos importa tendemos a ponernos a la defensiva y a polarizarnos, y eso es justo lo contrario de lo que pretendemos con los hijos, ¿cierto? Por otra parte, si de pronto ve que criticas a su ex, que no te gustaba, sentirá que no apruebas sus decisiones, que le has estado engañando todo este tiempo, y por tanto dejará de confiar en ti. Desastre total.

Si el tiempo pasa y el ánimo no mejora..

Una ruptura, tengas 16 o 36 años, es, a nivel emocional, un proceso muy similar al de un duelo: a fin de cuentas estás despidiéndote tanto de un ser querido como de un proyecto de vida (común), y eso no es poco.

Como duelo es preciso pasar por una serie de fases que requieren “hacer” y no abandonarse, hablar, salir, quererse… Pero además de todo eso, una ruptura requiere tiempo, así que no esperes que tu hijo esté como unas castañuelas al día siguiente (pero si lo está, fenomenal).

Ahora bien, si pasan las semanas, si vemos que cada vez hace menos, que no cesa el llanto, que hay apatía, tristeza… que no sale, ni quiere salir, que abandona esas cosas que antes le llenaban, y no hay mejora alguna, acudid a un profesional, seguro que puede ayudaros.

El amor es maravilloso, y las rupturas… dolorosas, a todas las edades. A nadie le gusta ver a sus hijos sufrir, pero piensa que es una experiencia más en la vida, que le ayudará a madurar, a conocerse… y a conocer al tipo de personas con las que no quiere estar, por ejemplo.

Escúchale, apóyale, acompáñale, sin críticas, sin juicios, sin presión: no hay nada más delicado que el corazón de un adolescente. ¡Ánimo!

Fotos: Pixabay.com

Источник: https://www.bebesymas.com/ser-padres/ruptura-amorosa-adolescencia-puede-dejarle-huella-como-ayudar-a-tu-hijo-a-tu-hija-a-superarlo

Ayuda a tu hijo adolescente a superar una ruptura sentimental

¿Cómo ayudar a mi hijo ante una decepción amorosa?

Para un adolescente una ruptura sentimental es un dolor muy profundo que siente que nunca podrá superar. Sentirá mucha angustia emocional que no sabrá cómo canalizar correctamente.

En realidad, como padre o madre, una ruptura sentimental en tu hijo adolescente te da la oportunidad para enseñarle a cómo enfrentarse a este dolor, al rechazo, a la decepción y a esta oleada de emociones negativas.

Es importante enseñarle a afrontar este tipo de rupturas para evitar que se sienta aún peor a medida que pasen los días.

Valida las emociones

El primer paso es validar las emociones de tu hijo/a adolescente… aunque tú sabías que no sería una relación para toda la vida, quizá tu adolescente pensó que sí lo era. Respeta sus emociones y hazle ver que entiendes que es difícil para él o ella, que es normal que se sienta triste. Evita frases del tipo: ‘esto no es un problema grave realmente’.

Apoya sus decisiones

Quizá sea tu hijo/a adolescente quien haya decidido dejar la relación con su pareja, pero esto no significa que no vaya a sufrir también. Aunque te guste su pareja no intentes disuadirle de su decisión, deja que sea su elección.

Encontrad el punto medio

Quizá tu primera reacción es decirle frases tranquilizadoras, pero estas frases ‘clichés’ no siempre son la mejor opción. Frases del tipo: ‘hay muchos peces en el mar’, es mejor dejarlas apartadas.

Como adulto sabes que la vida continúa cuando acaba una relación, pero tu hijo/a adolescente no tiene esta visión retrospectiva.

Necesita tu esperanza hacia el futuro para saber que no se sentirá así para siempre, aunque es necesario que acepte sus emociones incómodas, debe pasar por el proceso de duelo.

Escucha todo lo que tiene que decirte

Cuando tu hijo/a adolescente te hable, no le interrumpas con tus opiniones. Necesita tiempo para expresar su frustración, la confusión y todas esas emociones intensas… sin que nadie enturbie sus pensamientos.

Anímale a que se abra a ti, pero recuerda que es normal que quizá no quiera hablar contigo de su vida amorosa. Por lo que, también puedes animarle a invitar a sus amigos a casa para que tenga a alguien de confianza con quien pueda compartir sus pensamientos de una forma cómoda.

La tecnología…

Estamos en la era de las redes sociales por lo que los adolescentes se apresuran para actualizar su estado sentimental.

Es importante mantener una conversación sobre el tiempo que debe esperar (unas semanas como mínimo) después de la separación para que no publique nada de lo que quizá después se pueda arrepentir.

Es necesario explicarle cómo se maneja de forma respetuosa la ruptura sentimental y necesitará tu guía para tomar las decisiones correctas respecto a la información que quiera compartir con los demás.

Distracciones y rutina

No hay nada mejor para estar bien que tener una distracción que evite que tu hijo/a adolescente tenga pensamientos no deseados.

Podéis salir a pasear, ir al cine, salir a cenar, ir de compras… Piensa cuáles son las actividades que más disfruta y después prográmalas para hacerlas en familia.

Aleja a tu hijo/a de las redes sociales y que recuerde que tiene una gran vida aunque no tenga novio/a.

Las rutinas también son imprescindibles después de las distracciones. Las tareas académicas, las tareas domésticas, las salidas familiares y el deporte deben seguir sus horarios. Quizá se deban hacer algunas modificaciones pero por lo general, es necesario mantener la vida lo más normal posible.

Montaña rusa de emociones

Después de los primeros días de dramas, es normal que tu hijo/a comience a calmarse aunque de vez en cuando tenga un mal día. Tu hijo adolescente podrá pasar por fases en la que se sentirá mejor al final del día y otras en las que llorará desconsoladamente. No te sorprendas si pasa por diferentes fases antes de que su ánimo se calme del todo.

Busca ayuda

Si ves que las cosas comienzan a ponerse demasiado complicadas, entonces no dudes en acudir a un profesional para que ayude a tu hijo/a adolescente a lidiar con la separación.

Un terapeuta puede ser una gran idea en las semanas posteriores a la ruptura.

Esto es especialmente importante si notas señales de depresión, si muestra problemas para comer o si tiene dificultades para dormir con normalidad. 

Источник: https://www.etapainfantil.com/ayuda-hijo-adolescente-superar-ruptura-sentimental

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: