¿Cómo ayudar a nuestros hijos a desarrollar el lenguaje a través de las actividades cotidianas?

Contents
  1. 4 consejos y ejercicios para estimular el lenguaje de los niños
  2. Ejercicios para estimular el lenguaje verbal
  3. 1. Trabajar praxias linguales y labiales (gimnasia de la boca)
  4. 2. Estimular vocabulario con onomatopeyas
  5. 3. Trabajar campos semánticos: empezar con animales, colores, transportes
  6. 4. Utilizar material donde puedan asociar imagen y palabra
  7. Algunas recomendaciones generales
  8. ¿Cómo ayudar a nuestros hijos a desarrollar el lenguaje a través de las actividades cotidianas?
  9. Interpretar y atribuir significado
  10. Respetar los turnos de palabra
  11. Detectar señales comunicativas
  12. Reparar las incomprensiones
  13. Crear rutinas interactivas
  14. Actividades para fomentar el desarrollo del habla en niños de 0 a 6 años
  15. De los 0 a los 2 años
  16. De los 2 a los 4 años
  17. De los 4 a los 6 años
  18. Cómo ayudar a los niños pequeños a desarrollar destrezas sólidas de escritura
  19. La escritura es un elemento importante de la educación de los estudiantes
  20. Escribir puede ser un elemento importante del trabajo de un empleado
  21. Escribir es una forma importante de comunicarse
  22. Escribir puede ser una manera importante de desahogo
  23. Proporcione los materiales
  24. Propongan y debatan ideas
  25. Aliente a su hijo para que dibuje y comente sus dibujos
  26. Pídale a su hijo que le cuente cuentos sencillos y escríbalos
  27. Incentive a su hijo a escribir su nombre
  28. Use juegos
  29. Haga libros con el trabajo escrito de su hijo
  30. Asegúrese de que su hijo lo vea escribir
  31. Aliente a su hijo escribir, incluso si sólo hace garabatos
  32. A medida que su hijo crece, escriban cosas juntos
  33. Propóngale que tome notas
  34. Incentive a su hijo a copiar cosas
  35. Incentive a su hijo a leer sus historias en voz alta
  36. Coloque un tablero de mensajes familiares en la cocina
  37. Ayude a su hijo escribir cartas y correos electrónicos a familiares y amigos
  38. Incentívelo para que lleve un diario
  39. Tomarse su tiempo
  40. Participe
  41. Use el elogio
  42. Trate de no escribir por su hijo
  43. Ayude a su hijo con su trabajo escrito a medida que crece
  44. Ayude a su hijo a deletrear palabras cuando esté preparado
  45. Practicar, practicar y practicar
  46. Lean juntos

4 consejos y ejercicios para estimular el lenguaje de los niños

¿Cómo ayudar a nuestros hijos a desarrollar el lenguaje a través de las actividades cotidianas?

El lenguaje verbal es una habilidad que no solo sirve para expresar necesidades y deseos; es una competencia que influye mucho en la capacidad de organizar, estructurar y asimilar mentalmente la información externa.

Es un proceso que generalmente inicia durante el primer año de edad, con sonidos y balbuceos a veces ininteligibles, y se estima que hacia los 2 años empiezan a estructurarse las primeras palabras.

Las primeras frases y las palabras más complejas se adquieren entre los 3 y los 4 años y se espera que en estas edades se desarrollan también otras habilidades de comunicación como saludar o despedirse, interactuar oralmente con sus pares, comprender órdenes, repetir temas, realizar algunas preguntas, hablar espontáneamente, mejorar la pronunciación, entre otras.

  • Artículo recomendado: «Las 4 etapas del desarrollo del lenguaje»

Ejercicios para estimular el lenguaje verbal

Puede pasar que los niños o niñas tarden un poco más en adquirir las habilidades necesarias para comunicarse verbalmente, y generalmente esta situación provoca a los cuidadores mucho estrés, sobre todo si los pequeños ya han empezado a ir la escuela.

Afortunadamente hay varios ejercicios que podemos realizar, incluso en casa, y que estimulan varias de las habilidades necesarias para desarrollar lenguaje oral.

A continuación explicamos cuatro ejercicios que pueden ser útiles y sencillos, y que además toman en consideración que el lenguaje se adquiere por medio del desarrollo sucesivo de distintas habilidades.

1. Trabajar praxias linguales y labiales (gimnasia de la boca)

Las praxias son las habilidades motoras voluntarias que adquirimos generalmente por imitación. Las praxias linguales son los movimientos que realizamos con la lengua de manera voluntaria y las praxias labiales son movimientos que realizamos con los labios.

Realizar praxias tanto linguales como labiales favorecen la articulación; es decir, son útiles porque estimulan las partes del cuerpo que nos permiten emitir sonidos y palabras. Por ejemplo, podemos sentarnos de frente al niño, mover la lengua de distintas formas que llamen su atención y pedirle que imite estos movimientos.

Asimismo podemos hacer juegos que impliquen soplar, sonreír o hacer gestos faciales que permitan mover los labios de distintas maneras. Uno de los ejercicios más atractivos para los pequeños es realizar un dado con distintas imágenes que ilustran formas diferentes de mover los labios y la lengua, y pedirle que los imite junto a nosotros.

2. Estimular vocabulario con onomatopeyas

Una onomatopeya es una palabra que imita el sonido de la acción o del objeto al que hace referencia. Por ejemplo, el sonido que hacemos al tocar una puerta, el sonido del timbre, del reloj, de un objeto al caer, el sonido que hacen los perros, las aves, las vacas, las ovejas, los trenes, los coches, las campas o las sirenas de las ambulancias.

Todos estos son sonidos atractivos y fáciles de pronunciar para los pequeños; por eso son un buen punto de partida cuando queremos estimular el lenguaje oral. Así que podemos realizar juegos como carreras con coches, imitar el sonido de las sirenas cuando vamos con ellos por la calle o si vemos un tren, o jugar a que ser distintos animales.

3. Trabajar campos semánticos: empezar con animales, colores, transportes

En línea con el punto anterior, y recordando que el lenguaje nos ayuda a estructurar y darle sentido a la información y los estímulos externos, podemos ayudar a que los niños adquieran las primeras palabras por medio de distintos campos semánticos.

Es recomendable empezar con animales, colores o transportes proque son los estímulos que generalmente están más próximos, con lo cual su adquisición es más sencilla.

Podemos presentarles no solo el sonido sino el nombre del objeto y mediante distintos juegos, por ejemplo podemos jugar a la granja, o a realizar un viaje, contar cuentos donde los protagonistas sean animales, aparear distintos objetos del mismo color, pintar y preguntar por el nombre de los colores, etc.

4. Utilizar material donde puedan asociar imagen y palabra

En las primeras etapas del desarrollo, la información que recibimos es fundamentalmente sensorial, es decir que entra a través de los sonidos, los olores, el tacto, los sabores y también los estímulos visuales.

Por eso, algunas de las herramientas que tenemos para estimular el lenguaje de los pequeños son las imágenes llamativas. Por ejemplo, podemos sentarnos con el niño y mostrarle distintas fotos o dibujos (nuevamente puede ser útil empezar con animales, medios de transporte o los objetos más cotidianos).

Una vez que han reconocido y diferenciado el sonido de cada objeto podemos decirle su nombre y pedirle que lo repita, e incluso incorporar otros objetos también cotidianos como los alimentos o los utensilios de cocina (por ejemplo, nombres de frutas o verduras, pan, taza, vaso, plato).

Hay que recordar que según la edad es más sencillo que pronuncien algunas sílabas que otras, por lo tanto es bueno iniciar con palabras de una o dos sílabas y que tengan vocales y consonantes fáciles de articular.

Algunas recomendaciones generales

Los niños aprenden por imitación y a través de la observación y la experiencia, con lo cual, no es necesario darles explicaciones extensas sobre los juegos o sobre los objetos. Es útil hacer los ejercicios nosotros mismos captando su atención, y después indicarles que lo repitan.

Además, cada niño y niña tiene su propio ritmo, debemos ser pacientes, realizar las repeticiones que sean necesarias. Y en el mismo sentido recordar que este tipo de estrategias no necesariamente aceleran el proceso en todos los niños o niñas.

Para reforzar de manera firme el lenguaje debe realizarse una evaluación profunda, así como un programa de ejercicios sistemático y adecuado a las necesidades y la zona de desarrollo próxima del pequeño.

Por ejemplo, en algunos casos es necesario iniciar la estimulación del lenguaje favoreciendo habilidades más básicas como deglutir o masticar, lo que hay que detectar a través de una orientación formal.

Источник: https://psicologiaymente.com/desarrollo/consejos-estimular-lenguaje-ninos

¿Cómo ayudar a nuestros hijos a desarrollar el lenguaje a través de las actividades cotidianas?

¿Cómo ayudar a nuestros hijos a desarrollar el lenguaje a través de las actividades cotidianas?

Indice

A continuación veremos cuáles son algunas de esas estrategias no conscientes y naturales que los padres ponemos en marcha cuando hablamos con nuestros hijos y que son totalmente favorecedoras del desarrollo del lenguaje.

Interpretar y atribuir significado

Los padres interpretamos y atribuimos significado a las primeras actividades del bebé, como los gestos, los movimientos, los llantos, los gritos, las sonrisas y las emisiones de sonidos.

Las asociamos con los sentimientos del niño: rabia, tristeza, apetito, malestar.

El bebé se va dando cuenta de que sus conductas tienen una incidencia en su entorno social porque los adultos le damos una respuesta.

El bebé sonríe mientra mira su juguete favorito y los padres nos ponemos contentos y se lo damos. Además, hacemos comentarios, como “WSué bonito, el sonajero. Te gusta, ¿verdad?. Qué colores más bonitos: rojo, azul”.

Respetar los turnos de palabra

Los adultos tienden a propiciar que el niño participe, dejándole su propio tiempo y espacio para que pueda expresarse. El adulto no suele monopolizar la conversación, sino que va dejando el turno de palabra al niño. Y es que el objetivo de estas conversaciones primitivas es que el niño pueda tomar su turno y gestionar la comunicación cuando sea más mayor.

Los padres miramos al niño, hacemos un comentario, esperamos que el niño vuelva a hacer algún gesto, vocalización, expresión facial… se están estableciendo así los futuros turnos de conversación.

Detectar señales comunicativas

Cuando hablaba de conversaciones primitivas o tempranas, me refería a los intercambios que se dan entre el bebé y sus padres y otros familiares.

El bebé hace gestos, sonidos, vocalizaciones, sonrisas, llantos, y estos son suficientes para que los adultos les atribuyamos significado y tratemos esas interacciones como verdaderas conversaciones.

Los padres repetimos sus gestos, sonidos y vocalizaciones, les damos significado, comentamos sobre el aquí y el ahora. Todo esto ayuda a los bebés y a los niños a poder ir aprendiendo cuándo se espera de ellos que hablen.

Si vemos que el niño está intentando coger un juguete y no puede, podemos comentarlo, por ejemplo así: “Quieres coger el juguete, ¿verdad? Uy, cuesta un poco” y seguir observando para ver si el niño necesita ayuda, lo cual también lo podemos comentar: “Yo te puedo ayudar. Mira, cojo la pelota… aquí está, ¡para ti!”. Todos estos comentarios son un modelo de lenguaje que les estamos dando a nuestros hijos en una situación que tiene un contexto muy definido, que es el aquí y el ahora.

Reparar las incomprensiones

En los primeros estadios del desarrollo del lenguaje los adultos nos esforzamos por reparar las incomprensiones que se dan con frecuencia.

Empleamos estrategias como la imitación idéntica del lenguaje infantil o la interpretación amplia, es decir, una sobreinterpretación de lo que el niño puede haber querido decir, aunque este no haya dicho ninguna palabra.

Solo con los gestos, expresiones y vocalizaciones del bebé, los adultos podemos expresar lo que creemos que está queriendo decir y de esta manera le damos el modelo de lenguaje de esa situación en particular.

El niño nos está pidiendo algo y le damos un juguete pero se muestra contrariado, parece que quería otra cosa.

Pues todos estos sentimientos que detectamos y nuestras acciones pueden ir acompañadas de nuestro lenguaje, como: “Ah, pensaba que querías el coche, pero me parece que quieres el autobús”, y observar su cara, qué nos quiere decir, para poder seguir con la acción, el juego y seguir agregando lenguaje.

Crear rutinas interactivas

Los bebés no hablan, pero desde el nacimiento están inmersos en un mundo lingüístico con sus padres, hermanos, otros familiares y amigos que les hablan a diario.

Y les hablan con un lenguaje adaptado a ellos, a su edad, al contexto, al momento.

Durante meses y los primeros años, el lenguaje que recibe será muy importante para poder luego empezar a usar su lenguaje expresivo (las primeras palabras y las primeras uniones de palabras).

Los niños normalmente disfrutan de las rutinas cotidianas y repetidas, como la hora del baño, las comidas, el vestirse y desvestirse, los ratos de juego y de mirar cuentos. Estas actividades tienen un alto grado de predicción y ayudan al niño a aprender las reglas de la conversación y, de este modo, a hablar.

Estas situaciones y actividades presentan una estructura siempre muy similar y un vocabulario y unas expresiones lingüísticas que se van repitiendo.

Cuando hablo de vocabulario y expresiones no olvidemos que los sustantivos o los nombres de los objetos son importantes pero también lo son los verbos, para hablar de las acciones que hacemos, y los adjetivos, para describir cómo son las cosas, cómo nos sentimos, etc.

Por ejemplo, en los momentos del baño, se puede hablar del agua, del jabón, de las diferentes temperaturas como caliente-frío, de cómo nos queda el cuerpo (de sucio a limpio), de los olores, de las acciones de enjabonarse, aclararse, secarse, la toalla y su textura (suave, áspera…).

O a la hora de vestirse y desvestirse, podemos nombrar las prendas, los colores, hablar de qué nos falta, qué hay que ponerse en función de la época del año, de las estaciones y los momentos del día, de si tenemos calor o frío, de si nos ponemos o quitamos, y de las partes del cuerpo.

A medida que el niño va creciendo, de manera natural y no consciente, los padres iremos cambiando de estrategias y procedimientos porque el niño irá adquiriendo nuevas habilidades comunicativas que nos llevarán a comunicarnos acorde con ese nuevo estadio del desarrollo.

Texto adaptado del libro “Ayudando a nuestros hijos a hablar de manera natural. Guía para padres de niños y niñas de 0 a 6 años.

También para familias bilingües y multilingües”, de la autora y logopeda infantil Estela Bayarri, www.payhip.com/vidadesaborautentic. Creadora de la página Creciendo con las Palabras www..

com/creciendoconlaspalabras sobre lenguaje infantil, crianza y otros aspectos del desarrollo infantil.

Hay algunas parejas que exploran la idea de crear nombres para el bebé. Esta práctica tiene como ventaja que hace que el nombre resulte original pero, por contra, puede que el resultado no sea muy afortunado y no guste a todo el mundo.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/estimulacion/como-ayudar-a-nuestros-hijos-a-desarrollar-el-lenguaje-a-traves-de-las-actividades-cotidianas-9797

Actividades para fomentar el desarrollo del habla en niños de 0 a 6 años

¿Cómo ayudar a nuestros hijos a desarrollar el lenguaje a través de las actividades cotidianas?

Compartir en TuitearWhatsapp

Cuando los hijos llegan al mundo los padres se preocupan por todo lo que les ocurra, es lo normal.

Cuando nos convertimos en padres queremos que nuestros hijos se desarrollen adecuadamente y que sean capaces de crecer en todos los aspectos.

Hay un ámbitos que los padres se fijan más que otros -aunque no se debe comparar porque cada niño es un mundo y tiene su propio ritmo evolutivo-, como por ejemplo en el área del lenguaje y el habla del niño.

Todos los padres quieren escuchar pronto cómo sus hijos empiezan a hablar, pero independientemente de que tarde más o menos, existen algunas actividades que puedes realizar con tus hijos para fomentar el desarrollo del habla. Si tienes un hijo entre cero y seis años que aún no ha empezado a hablar o que sí lo hace, todas las actividades que te explico a continuación serán de tu interés. 

De los 0 a los 2 años

  • Anima a tu bebé a decir vocales y consonantes motivándole para que repita sonidos como ‘ma’, ‘pa’, ‘da’, ‘ba’…
  • Refuerza los intentos de mantener el contacto visual cada vez que quieras mostrar cómo respondes al habla y a la imitación de las vocalizaciones usando diferentes patrones y énfasis. Por ejemplo, puedes elevar el tono de voz cuando vayas a hacer una pregunta.
  • Imita las risas de tu bebé y sus gestos faciales.
  • Enseña a tu bebé a imitar las acciones -palmas, tirar besos, jugar con los dedos, etc-.
  • Habla con tu bebé como si te entendiera, explícale todo lo que haces con él -cuando le bañas, cuando le alimentas, cuando le estás vistiendo, cuando salís de paseo, lo que haréis durante el día, a quién verá, etc-.
  • Pon nombre a los objetos, los colores, cuenta hasta 3, etc.
  • Utiliza los gestos con palabra de ‘hola’ y ‘adiós’.
  • Introduce los sonidos de los animales.
  • Reconoce cuando tu hijo quiera comunicarse.
  • Lee cuentos a tu hijo y enséñale las imágenes.

De los 2 a los 4 años

  • Usa un buen discurso y habla de forma clara y sencilla para ser un buen modelo de conversación.
  • Repita lo que tu hijo dice para indicar que lo entiendes.
  • Construye las frases de tu hijo y di las palabras acertadas después de que las diga él, sin necesidad de indicar lo que dice mal, él solo lo aprenderá.
  • Agrupa imágenes de familiares y enséñaselas indicando el nombre de cada uno y las características. También puedes hacer lo mismo con otras cosas para ampliar el vocabulario como imágenes de postres, frutas, cosas para jugar, cosas de la casa, etc.
  • Lee cuentos a tus hijos, enséñale las imágenes y permite que te cuente lo que considere.
  • Amplía el vocabulario de tu hijo. Por ejemplo puedes nombrar las partes del cuerpo y decir algo del estilo: ‘Esta es mi nariz, con mi nariz puedo oler las flores’.
  • Ayuda a tu hijo a comprender y hacer preguntas con juegos de sí o no. Por ejemplo: ‘¿Eres un chico?’, ‘¿Un pájaro vuela?’
  • Cantar canciones sencillas para mostrar ritmo y favorecer un patrón de expresión.
  • Colocar objetos familiares en un recipiente, haz que tu hijo saque los objetos y que diga cómo se llama y después que te diga cómo usarlo.
  • Utiliza fotografías de personas y lugares familiares.

De los 4 a los 6 años

  • Cuando tu hijo te habla préstale toda tu atención.
  • Demuestra que comprendes sus palabras o frases.
  • Haz una pausa después de hablar, así permitirás que tu hijo pueda continuar la conversación.
  • Continúa con la construcción del vocabulario.
  • Habla acerca de las relaciones espaciales -primero, segundo, derecha e izquierda- y de los opuestos -arriba, abajo, encendido, apagado…-
  • Ayuda a tu hijo a seguir instrucciones sencillas de no más de tres pasos, por ejemplo: ‘Ve a tu habitación y trae mi libro’.
  • Ofrece descripciones y pistas sobre cosas cotidianas, por ejemplo: ‘Hace frío, así que cogeré una manta para estar más calentito’.
  • Lee cuentos a tu hijo, habla sobre los personajes, la historia, etc. Permite que te haga preguntas y respóndele con frases sencillas.
  • Anima a tu hijo a decir los nombres de cosas cotidianas y a explicar sus características.

Recuerda, la forma en la que los niños mejor aprenden es jugando.

Источник: https://www.etapainfantil.com/actividades-fomentar-desarrollo-habla-ninos

Cómo ayudar a los niños pequeños a desarrollar destrezas sólidas de escritura

¿Cómo ayudar a nuestros hijos a desarrollar el lenguaje a través de las actividades cotidianas?

Este artículo fue adaptado de dos artículos escritos por el Departamento de Educación de Estados Unidos.

La escritura es una parte muy importante de nuestra vida diaria; sin embargo es una destreza que a muchos niños les cuesta aprender.

Puede adelantarse haciendo algunas actividades sencillas, y ayudar a su hijo a empezar a desarrollar sus destrezas de escritura a una edad temprana.

De esta manera, contribuirá a su éxito futuro como estudiante y como adulto al mismo tiempo que le enseñará a expresarse.

En este artículo se incluyen algunos de los motivos por los que la escritura es tan importante en nuestras vidas así como una lista de 25 sugerencias que ayudarán a su hijo a convertirse en un escritor más sólido.

Todos los días, como parte de nuestras actividades cotidianas, tenemos que escribir, ya sea para completar un formulario en el consultorio médico o para redactar una carta importante. Estas tareas nos exigen escribir con claridad y organizar la información de manera efectiva.

La escritura es un elemento importante de la educación de los estudiantes

Ya sea a mano o en la computadora, muchos trabajos y exámenes requieren que los alumnos escriban respuestas cortas o extensos ensayos como una forma de evaluar lo que han aprendido.

A medida que crecen, los niños deben demostrar destrezas de escritura más complejas y completar tareas más complejas usando la escritura.

Además, muchas universidades requieren que los estudiantes escriban ensayos como parte del proceso de admisión.

Escribir puede ser un elemento importante del trabajo de un empleado

En una gran variedad de trabajos, los empleados deben escribir a diario. Pueden tener que tomar recados telefónicos, escribir informes de investigación o artículos periodísticos.

Cualquiera sea la tarea, la capacidad de hacer bien su trabajo puede depender de sus destrezas de escritura.

Muchos candidatos a un empleo deben presentar un curriculum vitae y una carta de solicitud cuando se presentan para un trabajo.

Escribir es una forma importante de comunicarse

Escribir cartas y correos electrónicos es una forma común de mantenerse en contacto con amigos, familiares y colegas profesionales. Escribir algo suele ser la etapa final de la comunicación cuando queremos concluir algo y dejarlo bien en claro. Es por eso que escribimos y firmamos acuerdos, contratos de alquiler y tratados cuando tomamos decisiones importantes.

Escribir puede ser una manera importante de desahogo

Muchas personas encuentran en la escritura una forma de terapia, y una manera de expresar sentimientos que no resultan fáciles de expresar verbalmente.

Desafortunadamente, la escritura puede resultar una asignatura tan difícil de enseñar como de aprender. Muchos estudiantes tienen dificultad para escribir con claridad, coherencia y organizadamente, y esto puede desalentarlos para escribir y frustrarse cada vez más.

Allí es donde la participación de los padres puede ayudar enormemente. Incentivar a que los niños desarrollen sólidas destrezas de escritura y se conviertan en mejores escritores a medida que crecen puede tener un efecto muy positivo en su escritura.

Al ayudar a su hijo en su aprendizaje de escribir bien, debe recordar que el objetivo es facilitar y hacer más amena la escritura.

Para ayudarlo en esta tarea, el Departamento de Educación ofrece 25 ideas de cosas que puede hacer para apoyar las habilidades de escritura de su hijo. Si bien muchas de estas ideas se aplican a niños pequeños, también pueden adaptarse a niños más grandes.

Para obtener más información sobre cómo ayudar a sus hijos si siguen teniendo dificultades de más grandes, lea Consejos para padres de adolescentes con dificultades para escribir.

  • Lápices, colores de cera o marcadores
  • Hilo o cinta
  • Papel para escribir o anotador
  • Cartón o papel grueso
  • Cartulina de colores
  • Tijeras para niños

 

Es importante que el niño tenga un buen lugar para escribir, como un escritorio o una mesa con una superficie suave y lisa, y que tenga buena iluminación.

Proporcione los materiales

Proporcione cantidad suficiente de hojas de papel (rayadas y blancas) y elementos para escribir, como lápices, bolígrafos y ceras.

Propongan y debatan ideas

Converse con su hijo sobre sus ideas e impresiones del mundo que lo rodea y aliéntelo para que le describa a las personas y las situaciones.

Aliente a su hijo para que dibuje y comente sus dibujos

Pregúntele cosas como: «¿Qué está haciendo el niño?»; «¿Esta casa se parece a la nuestra?»; «¿Me cuentas un cuento sobre el dibujo?» Muestre interés y haga preguntas sobre lo que dice, dibuja y pueda intentar escribir su hijo.

Pídale a su hijo que le cuente cuentos sencillos y escríbalos

Pídale que le explique las cosas que usted no entiende y pregúntele si le gustaría que le lea el cuento.

Incentive a su hijo a escribir su nombre

Practiquen escribir juntos el nombre del niño y señale las letras del nombre cuando las vea en otros lugares, como carteles o tiendas. Recuerde, al principio es posible que sólo use la primera o segunda letra de su nombre, ¡pero es un buen comienzo!

Use juegos

Hay muchos juegos y acertijos que ayudan a los niños a deletrear palabras al tiempo que aumentan su vocabulario. Entre ellos se encuentran los crucigramas, juegos de palabras, anagramas y criptogramas diseñados especialmente para niños. Las tarjetas de vocabulario también pueden ser divertidas y son fáciles de hacer.

Haga libros con el trabajo escrito de su hijo

Pegue sus dibujos y escritura en trozos de cartulinas de color. Para cada libro, fabrique una tapa con papel grueso o cartón, y agregue un diseño especial, un título y el nombre del niño como autor del libro. Haga agujeros en las hojas y la tapa, y use hilo o cinta para sujetarlas y armar el libro.

Asegúrese de que su hijo lo vea escribir

Aprenderá qué es la escritura viéndolo escribir a usted. Conversen sobre lo qué usted escribe para que empiece a entender por qué es importante escribir y las distintas formas en que usamos la escritura todos los días.

Aliente a su hijo escribir, incluso si sólo hace garabatos

Haga que su hijo use su propia escritura para firmar tarjetas de cumpleaños, escribir historias y hacer listas.

A medida que su hijo crece, escriban cosas juntos

Pídale a su hijo que lo ayude a escribir cosas, como cartas, listas de compras y mensajes.

Propóngale que tome notas

Incentive a su hijo para que tome notas en viajes y salidas, y para describir lo que vio. Puede incluir una descripción de los paseos al aire libre, un paseo en bote, en automóvil u otras situaciones que puedan describirse tomando notas.

Incentive a su hijo a copiar cosas

Si a su hijo le gusta una canción en especial, sugiérale que aprenda la letra y la escriba. También aliéntelo para que copie sus poemas o citas preferidas de libros y obras de teatro.

Incentive a su hijo a leer sus historias en voz alta

A medida que su hijo crece, pídale que comparta sus historias con usted. ¡Escúchelo con atención y sin interrumpir, y haga comentarios positivos sobre sus ideas y su trabajo escrito!

Coloque un tablero de mensajes familiares en la cocina

Ofrézcase para escribir mensajes en el tablero para su hijo. Asegúrese de que encuentre mensajes dirigidos a él.

Ayude a su hijo escribir cartas y correos electrónicos a familiares y amigos

Pueden ser notas de agradecimiento o simplemente un mensaje especial de saludo. Envíe una carta o tarjeta a su hijo de vez en cuando para que él recuerde lo especial que es recibir algo por correo. Estudie la posibilidad de que su hijo tenga un amigo por correspondencia.

Incentívelo para que lleve un diario

Un diario es una excelente manera de practicar la escritura así como un buen espacio para expresar sus sentimientos.

Incentive a su hijo para que escriba sobre cosas que pasan en el hogar y la escuela, cosas que debe recordar, que quiere hacer, y sobre las personas que le agradan y le desagradan y por qué.

Si su hijo desea compartir su diario con usted, léanlo y coméntenlo juntos, y hágale saber que llevar un diario es una excelente forma de expresarse.

Tomarse su tiempo

Ayude a su hijo a tomarse su tiempo para pensar acerca de un proyecto o ejercicio de escritura.

Los buenos escritores pueden dedicar un buen tiempo a pensar, preparar e investigar antes de empezar a escribir.

Su hijo puede perder el tiempo, sacarle punta a un lápiz, acomodar sus papeles o buscar cómo se escribe una palabra. Tenga paciencia; todo esto puede ser parte de los preparativos.

Participe

Responda a las ideas que su hijo expresa verbalmente o por escrito.

Hágale saber que le interesa el contenido de lo que ha escrito; esto significa concentrarse en el «qué» más que en el «cómo» su hijo escribió algo.

Es bueno, generalmente, no prestar atención a errores menores que pueden cometer los escritores más pequeños, en especial en la etapa en que su hijo está empezando a elaborar sus ideas.

Use el elogio

Tome una actitud positiva y busque decir cosas buenas sobre la escritura de su hijo. ¿Es precisa? ¿Descriptiva? ¿Original? ¿Creativa? ¿Meditada? ¿Interesante?

Trate de no escribir por su hijo

No escriba un trabajo por su hijo que deberá entregar como propio; y no reescriba su trabajo. Cumplir con los plazos de un ejercicio escrito, preparar una tarea, responsabilizarse por el trabajo terminado y saberse el autor del trabajo también son parte importante del proceso de escritura.

Ayude a su hijo con su trabajo escrito a medida que crece

Hágale preguntas a su hijo que le ayuden a explicar los detalles de sus historias y trabajos escritos a medida que se vuelven más extensos, y ayúdelo a organizar sus pensamientos. Conversen sobre el objetivo de lo que está escribiendo y la mejor manera de alcanzar ese objetivo.

Ayude a su hijo a deletrear palabras cuando esté preparado

Cuando un niño está aprendiendo a leer y escribir, puede intentar distintas maneras de escribir y deletrear. Nuestra tarea como padres es alentar a nuestros hijos a escribir para que disfruten de poner sus pensamientos e ideas por escrito. Al principio, su hijo puede empezar a escribir palabras tal como las escucha.

Por ejemplo, podría escribir haf en lugar de have, frn en lugar de friend, y Frd en lugar de Fred. Esto es una parte importante de su desarrollo de la lectocomprensión porque está pronunciando las palabras. No se preocupe por la ortografía correcta al principio.

A medida que crece y empieza a hacer más preguntas sobre letras y ortografía, déle la ayuda que necesita.

Practicar, practicar y practicar

¡Para escribir bien se necesita mucha práctica! Asegúrese de que su hijo no se desaliente muy fácilmente. Déle numerosas oportunidades de practicar.

Lean juntos

La lectura y la escritura se apoyan la una en la otra. Cuanto más practique su hijo ambas destrezas, mejor será en las dos. La lectura también puede estimular al niño a escribir sobre su vida familiar o escolar. Si su hijo tiene un cuento o autor preferido, pregúntele por qué cree que ese estilo de escritura en particular le resulta especial.

Al leer y escribir con su hijo, está construyendo una base fundamental y haciendo lo necesario para que el niño se convierta en un mejor lector, escritor y estudiante. El esfuerzo de hoy marcará la diferencia del mañana; y esa diferencia puede ser justamente la medida que su hijo necesita para triunfar.

Источник: https://www.colorincolorado.org/es/articulo/c%C3%B3mo-ayudar-los-ni%C3%B1os-peque%C3%B1os-desarrollar-destrezas-s%C3%B3lidas-de-escritura

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: