Cómo ayudar a tu bebé a echar los gases

Contents
  1. Si tu bebé tiene dificultad para expulsar los gases, toma nota de estos consejos
  2. Tipos de gases
  3. Consejos para ayudar a que nuestro bebé expulse los gases
  4. Bebé con flatulencias: cuando duele la barriga
  5. ¿Cómo detectan los padres que su hijo tiene flatulencias?
  6. ¿Los niños que beben del biberón tienen más flatulencias que los que maman?
  7. ¿Cómo pueden los padres ayudar a su bebé a eructar?
  8. Sobre el hombro
  9. La postura del avión
  10. Sentado erguido
  11. ¿Es necesario ir al médico a causa de las flatulencias?
  12. Consejos de prevención y tratamiento
  13. Recomendados Bebitus
  14. Cómo ayudar a tu bebé a expulsar los gases — Mejor con Salud
  15. Bebés y gases
  16. Tipos de gases
  17. Cómo ayudar al bebé a expulsar los gases del estómago
  18. Una postura correcta al alimentarse
  19. Hacerle eructar
  20. ¿Cuándo hacerle eructar?
  21. Escoger bien las tetinas
  22. ¿Es siempre necesario que eructe?
  23. Cómo sacar los gases a un bebé recién nacido: trucos y técnicas
  24. Cómo sacar los gases a un bebé: algunas técnicas previas a las tomas
  25. Técnicas para eliminar gases del bebé mientras come
  26. Algunas otras técnicas para que el bebé expulse gases entre las comidas
  27. Cómo ayudar a tu bebé a expulsar los gases
  28. El eructo del bebé
  29. Algunas posturas recomendadas para que el bebé eructe
  30. Eructar a la mitad de la toma
  31. Eructar al final de la toma
  32. Otras formas de echar los gases
  33. ¿Qué hacer si tu bebé tiene gases? – Ciconea Family Club
  34.  Tipos de gases del bebé
  35. Cómo ayudar a expulsar los gases  de tu bebé recién nacido
  36. Cómono sacar los gases a un bebé recién nacido
  37. Comidas que provocan gases al bebé
  38. Por qué no debes (en principio) eliminarlos de la dieta
  39. Gases del bebé: ¿debería consultar con mi pediatra?
  40. Cómo ayudar a tu bebé a echar los gases
  41. ¿Por qué los bebés tienen gases?
  42. ¿Cómo evitar los gases en el bebé?
  43. Posturas que favorecen el alivio de gases

Si tu bebé tiene dificultad para expulsar los gases, toma nota de estos consejos

Cómo ayudar a tu bebé a echar los gases

Los gases son una molestia habitual de los bebés y es básico saber ayudarles a expulsarlos.

Cuando notamos a nuestro bebéirascible, con llanto desconsolado y con la tripa endurecida, puede que esté incómodo por tener gases.

Es importante diferenciarlo de los temidos cólicos, un trastorno que suele darse en bebés lactantes y que les puede tener durante más de dos horas llorando desconsoladamente, casi siempre al atardecer.

Mientras que los cólicos del lactante suelen requerir de ayuda profesional, hay fisioterapeutas especializados en esta inquietud del niño, los gases solo requieren de cierta destreza por parte de los padres para conseguir aliviarles su malestar, por lo general, después de las tomas.

VER GALERÍA

Tipos de gases

La inmadurez del aparato digestivo del bebé facilita la aparición de estos problemas que, en mayor o menor medida, tienen fácil solución. Hay que diferenciar entre cólicos y gases, estos también suelen ser de dos tipos: gases del estómago y gases del intestino.

Los primerossurgen del aire que el bebé ha tragado durante la tomao que ha respirado durante un momento de llanto.

Sin embargo, los del intestino suelen aparecer por una mala digestión o como consecuencia de una intolerancia alimentaria, la más común en bebés de poco tiempo de edad, a la lactosa.

Si notamos que la causa es la absorción de aire, es primordial, en caso de estar con lactancia materna exclusiva, adquirir una postura correcta para dar de mamar a nuestro bebé. En caso de no poder evitarlo, podremos hacer una parada cada cinco minutos para que expulse los gases.

Leer: Por qué se produce la intolerancia a la lactosa

Para prevenir los gases intestinales el pediatra nos dará las pautas adecuadas, entre ellas realizar un cambio de la leche de fórmula, en caso de haber optado por lactancia artificial, y en caso de que esto no funcione, optará por recetar algún medicamento adecuado a la edad del pequeño que le ayude a deshacerse de los incómodos gases. Es importante no dejarse llevar por la desesperación de ver a nuestro hijo con tantos dolores y darle por nuestra cuenta infusiones o medicamentos que nos hayan aconsejado otras madres. Lo mejor es visitar al pediatra y que él reconozca al bebé y nos de un diagnóstico y las pautas para solucionar el mal de nuestro pequeño.

VER GALERÍA

Consejos para ayudar a que nuestro bebé expulse los gases

Si reconocemos que nuestro bebé solo padece gases, es importante que intentemos masajear su tripita en la medida de lo posible, aplicándole también calor seco en la zona. Además de esto, contamos con varias posturas para ayudarle a expulsarlos.

  • Erguido con su cabecita en nuestro hombro: es la postura característica para que nuestro bebé eche los gases. Pondremos una muselina en nuestro hombro para evitar mancharnos, en caso de que regurgite, y erguido sobre nuestro pecho podremos ayudarle dándole unos suaves golpecitos en la espalda. Muchas veces el simple hecho de colocarles en esta postura es suficiente para que eructen
  • Sentado en nuestras rodillas de espaldas a nosotros: es una de las posturas más usadas por los pediatras cuando acudimos a revisión. Con nuestra mano en su pecho y los dedos índice y pulgar sujetando su barbilla recurriremos de nuevo a los golpecitos en su espalda
  • Boca abajo en nuestro regazo: Es quizá una de las posturas más cómodas y que más nos facilita la maniobra de golpear su espalda
  • Boca abajo a horcajadas sobre nuestro brazo: es la postura comúnmente conocida por las mamás como “superman”. En esta posición en la que su cabecita deberá quedar por encima de su pecho, podremos masajear la espalda y la tripita de nuestro hijo proporcionándole además algo de calor
  • ‘La bicicleta’: es también una de las posturas más utilizadas y que los papás suelen aprovechar para afianzar el vínculo con su hijo. Con el pequeño acostado boca arriba, le cogeremos de ambas piernas y las moveremos con suavidad, simulando que está pedaleando. Al igual que si juntamos sus piernecitas, las dirigimos al pecho y las abrimos poco a poco mientras las bajamos a su posición original. Son dos de los ejercicios que también se recomiendan además para facilitar el tránsito del bebé en caso de estreñimiento

Leer: ¿Puedo amamantar a mi bebé si soy vegana?

Источник: https://www.hola.com/ninos/20200217159596/aparato-digestivo-bebe-expulsion-gases-consejos-gt/

Bebé con flatulencias: cuando duele la barriga

Cómo ayudar a tu bebé a echar los gases

En el 20-30 por ciento de los neonatos sanos, esto puede desencadenar ataques repentinos de gritos continuos cuya causa aún no está clara.

Algunos expertos atribuyen esta situación tan agobiante, que muchos padres también conocen como «cólico de los tres meses» o «cólico del lactante», a una fuerte tendencia a los gases debido a que el aparato digestivo del bebé aún no está del todo desarrollado.

¿Cómo detectan los padres que su hijo tiene flatulencias?

Algunos bebés tienen muchas dificultades para eliminar el aire de la barriga y necesitan un eructo después de cada comida. Otros, en cambio, apenas tienen problemas.

Puede pasar que el lactante pare repentinamente de mamar o de beber del biberón, que tuerza el gesto y empiece a llorar.

También pasa a menudo que el bebé protesta con vehemencia retorciéndose y haciendo muecas cuando la madre lo quiere acostar después de darle el pecho.

Aunque la causa pueden ser las flatulencias, a menudo el bebé simplemente tiene pipí. Encontrarás más información sobre esto en nuestro artículo Adiós a los pañales.

¿Los niños que beben del biberón tienen más flatulencias que los que maman?

Las comadronas aseguran que el problema de las flatulencias es menos acusado con los bebés que maman que con los que llevan pocos días bebiendo del biberón. Esto está relacionado principalmente con el hecho de que los niños que maman pueden controlar el flujo de leche del pecho hasta cierto punto, por lo que, en comparación, chupan más lento y tragan menos aire.

Otro motivo es que, cuando se coloca al bebé correctamente junto al pecho, la anatomía de su boquita se adapta perfectamente al pecho, por lo que no puede entrar aire.

Un bebé de biberón traga bastante más aire debido al diseño de la tetina. Por eso, los padres deberían tener en cuenta lo siguiente durante la alimentación:

  • La inclinación del biberón es óptima cuando la leche reemplaza todo el aire de la tetina.
  • El bebé no debe comer tumbado, sino medio erguido.
  • Después de cada comida hay que darle unos golpecitos para que eructe.

Hay algunas tetinas que pueden servir de ayuda, como el biberón Calma de la empresa Medela, que está inspirado en el pezón de la mujer.

¡Atención! También los bebés que maman necesitan eructar a menudo, especialmente cuando la madre presenta un reflejo de eyección de la leche marcado y el niño bebe rápido.

¿Cómo pueden los padres ayudar a su bebé a eructar?

Los padres no deberían tener demasiado miedo a las flatulencias. Existen tres posturas para ayudar al bebé a eructar:

Sobre el hombro

Con el cultito bien asentado sobre el pliegue del codo, el bebé apoya la cabecita sobre el hombro de mamá o papá, que lo acaricia o golpea suavemente en la espalda con la mano libre.

La postura del avión

El bebé se coloca boca abajo sobre el antebrazo del adulto, que le sujeta la cabecita con la mano.

Sentado erguido

El bebé se sienta sobre el regazo del padre o de la madre, con la espalda contra el estómago del adulto. Hay que sujetar al niño por debajo de los brazos e inclinarle el tronco ligeramente hacia delante. Con la mano libre se le puede acariciar o golpear suavemente la espalda.

Lo mejor es que los padres prueben todas las posturas para ver cuál es más cómoda tanto para ellos como para el bebé. Si el eructo tarda mucho en producirse, a menudo ayuda ir cambiando de postura.

¿Es necesario ir al médico a causa de las flatulencias?

La mayoría de bebés superan esta difícil fase fácilmente. En cuanto se vuelven más ágiles y pueden moverse solos, las flatulencias causadas por un exceso de aire en la barriguita desaparecen.

No obstante, es absolutamente necesario llevar al pediatra a los neonatos que sufren fuertes flatulencias y a los bebés que desarrollan dolencias llamativas de un día para otro. Estos son algunos síntomas que requieren ir al pediatra de inmediato:

  • Flatulencias con ataques de gritos tras cada comida
  • Excrementos líquidos, espumosos o que salpican
  • Excrementos extremadamente sólidos
  • Rechazo a beber
  • El bebé no gana peso

En estos casos, detrás de las flatulencias combinadas con los demás síntomas podría esconderse una enfermedad grave que el pediatra deberá aclarar y, en caso necesario, tratar.

¡Atención! Cuanto más joven es el bebé, menos tiempo debe pasar entre la aparición de la dolencia y la visita al pediatra.

Además, los padres que tienen miedo o están sometidos a mucha tensión a causa de estos problemas también deberían ir al médico con el bebé. Especialmente los padres y madres de bebés que gritan mucho suelen necesitar asesoramiento y ayuda profesionales. Con unas pocas sesiones o con una visita a urgencias pueden quedarse bastante más tranquilos.

Consejos de prevención y tratamiento

  • Aunque a menudo se aconseja que las madres que dan el pecho eviten los alimentos flatulentos, esto no se ha demostrado con pruebas. Lo mismo pasa con el té para la lactancia. Si te gusta, puedes tomarlo sin problemas.
  • Cuando le des el biberón a tu bebé, procura que no quede espuma después de haberlo agitado.
  • A veces vale la pena «experimentar» con el tamaño del agujero de la tetina para que entre la cantidad de aire mínima posible.
  • También puedes relajar el estómago del bebé haciéndole masajes suaves circulares en la barriguita, en el sentido de las agujas del reloj (si es necesario, con aceite de comino). Un pedo sonoro indica que la flatulencia se ha disuelto literalmente.
  • Contra las flatulencias frecuentes, las comadronas también recomiendan remedios homeopáticos, como la manzanilla. Los supositorios de comino son igualmente adecuados.

Si el pediatra detecta intolerancia a algún alimento, recomendará una dieta especial.

Llegados a este punto, quedará descartado cualquier tipo de experimento y el pediatra deberá supervisar cualquier cambio de alimentación al respecto.

Recomendados Bebitus

Источник: https://www.bebitus.com/magazine/bebe/cuidado-y-salud/bebe-con-flatulencias-cuando-duele-la-barriga.html

Cómo ayudar a tu bebé a expulsar los gases — Mejor con Salud

Cómo ayudar a tu bebé a echar los gases

Los bebés necesitan expulsar los gases correctamente. Si no lo hacen, estos pueden provocarles malestar e irritación, además de una gran preocupación a los padres. Por eso, en este artículo te contamos cómo puedes ayudar a tu pequeño a expulsar los gases correctamente.

Bebés y gases

Es muy común que un bebé durante los primeros meses de vida no sepa controlar perfectamente la técnica de succión. En consecuencia, puede también tragar aire cuando se alimenta, especialmente si es con biberón.

Así, esta acumulación de gases en sus pequeños estómagos puede causarles molestias y malestar. En efecto, se sentirán incómodos, irritados y, por tanto, llorarán.

Los cólicos se producen cuando se acumulan gases en su aparato digestivo, producto de la ingestión de estos o de una mala digestión.

Esta es la razón por la que después de cada toma es importante ayudar al pequeño a expulsar los gases que ha ingerido mientras se alimentaba. De hecho, les es muy difícil hacerlo ellos mismos, por lo que necesitan de nuestra ayuda.

Por tanto, después de alimentarlos, debemos hacer que el bebé eructe y expulse los gases a fin de que no le produzcan malestar ni cólicos.

Tipos de gases

Existen dos tipos de gases que el pequeño puede acumular.

  • Gases del estómago. Los más habituales, se trata del aire que ha tragado durante la toma, como comentábamos anteriormente.
  • Gases del intestino. En este caso, se trata de gases producidos por una mala digestión o algunas intolerancias alimentarias. En estos casos, tras consultar con el pediatra, quizás se recomiende un cambio de fórmula.

Cómo ayudar al bebé a expulsar los gases del estómago

Existen diversas técnicas y trucos que podemos aplicar a fin de ayudar al pequeño a expulsar los gases correctamente:

Una postura correcta al alimentarse

La postura durante la lactancia es esencial para evitar que el bebé ingiera gases junto con la leche.

Es primordial que, al amamantar o dar el biberón, posicionemos al pequeño en una postura correcta. De este modo, podrá succionar mejor y tragar menos aire. Para ello:

  • La aureola y el pezón deben formar una tetilla dentro de la boca del bebé. Si, por el contrario, sólo succiona el pezón, es probable que mientras se alimente trague también aire.
  • Las encías del bebé no deben presionar el pezón. De esta manera, no obtendrá leche y tragará sólo aire.

Te recomendamos leer: 6 posturas para amamantar al bebé

Hacerle eructar

Provocar que eructe es la técnica más eficaz para ayudar al bebé a expulsar los gases correctamente. No obstante, existen determinadas posturas que ayudarán mejor a su eliminación. De entre ellas, las más conocidas son:

  • Poner al bebé sobre el pecho con su cabeza sobre nuestro hombro. 
  • Sentarlo sobre nuestras rodillas, de espaldas a nosotros, y colocar nuestra mano en su pecho y los dedos en su barbilla.
  • Poner al bebé boca abajo sobre un brazo. Por su propio peso, la barriguita presionará contra el brazo, facilitando la expulsión de gases. No obstante, recuerda que la cabeza del bebé debe estar un poco más alta que el resto del cuerpo. 

Mientras el bebé se encuentra en la postura adecuada para eructar, debemos realizarle un ligero masaje en la espalda o darle unas suaves palmaditas.

En efecto, debemos ayudar al pequeño a expulsar los gases de esta manera durante unos 5 o 10 minutos. No obstante, no te preocupes si a pesar de todo no escuchas el sonido característico del eructo, pues no siempre se escucha, pudiendo pasar inadvertido. Así, tras 10 minutos podemos acostar ya al pequeño sin ningún problema.

¿Cuándo hacerle eructar?

Hemos comprobado que es necesario ayudar al bebé a expulsar los gases. No obstante, seguramente te preguntarás cuándo. Normalmente, debemos hacer que el bebé eructe después de alimentarse. Sin embargo, en algunos casos, quizás debamos interrumpir la toma para hacer que expulse gases y, después, continuarla:

  • Si el bebé se muestra inquieto durante la toma, quizás esté tragando aire. Por eso, podemos parar cada cinco o diez minutos para hacerle expulsar gases y luego seguir.
  • Además, también podemos ayudarle a eliminar los gases en el cambio de pecho a pecho. 
  • En el caso de que le demos biberón, si se muestra molesto, podemos parar cada 60 mililitros a fin de ayudarle a expulsar gases y luego, seguir alimentándolo.

En cualquier caso, nada mejor que la apreciación de la madre. Además, si no se muestra inquieto y se alimenta correctamente, no es necesario interrumpirle. Basta con ayudarle a eructar después de la toma.

Escoger bien las tetinas

La tetina del biberón debe ser adaptada a su edad. Además, existen tetinas “anticólicos” que pueden sernos de interés.

Si tu bebé se alimenta mediante biberón, es imprescindible que cuides el estado de las tetinas. En efecto, quizás no sean adecuadas para la edad del pequeño y, al ser más grandes, provoquen que junto a la leche también esté tragando aire.

Por eso, es mejor que escojas tetinas adecuadas para su edad, de modo que te asegures que el aire no entrará a través de ellas. Además, por otra parte, existen tetinas especiales que evitan este problema, minimizando las cantidades de aire que salen por el extremo mientras el pequeño se alimenta.

Te recomendamos leer: Método Kassing o cómo dar el biberón sin perjudicar la lactancia materna

¿Es siempre necesario que eructe?

Algunas veces podemos llegar a creer que el bebé siempre traga aire cuando se alimenta. Por eso, creemos que debemos hacerle eructar pase lo que pase. Sin embargo, esto no es necesariamente así. Especialmente en el caso de la lactancia materna, si la postura y la técnica de succión son las correctas, puede que el bebé no trague aire.

En este sentido, si nos obsesionamos con hacerle eructar cuando en realidad no tiene necesidad, quizás estemos provocándole nosotros la molestia. Es mejor intentar ayudarle durante un tiempo prudencial (5 a diez minutos) con un suave masaje o palmaditas y, después, sencillamente, dejarle descansar.

Источник: https://mejorconsalud.as.com/como-ayudar-a-tu-bebe-a-expulsar-los-gases/

Cómo sacar los gases a un bebé recién nacido: trucos y técnicas

Cómo ayudar a tu bebé a echar los gases

Si para un adulto tener gases resulta incómodo, molesto, e incluso en ocasiones, doloroso, imaginemos cómo puede ser para un bebé. En los recién nacidos es muy habitual, y podemos prevenirlos, aunque en las tomas(ya sea biberón o pecho) algunos bebés serán más propensos a tragar gases, pero sí podemos eliminarlos y aliviarlos. 

En un post anterior vimos cómo bajar la fiebre a un bebé con algunos trucos, ahora miraremos algo más sencillo como es la eliminación de los gases. 

Cómo sacar los gases a un bebé: algunas técnicas previas a las tomas

Cuando un bebé tiene gases, se retorcerá, llorará por las molestias, y posiblemente tenga flatulencias. Lo primero que debemos hacer es ver si está molesto y llorón por causa de los gases.

 Palpando su tripita, si notamos que está dura, es porque tiene gases. Muchas veces podemos notar que tiene gases si estira y encoge las piernas para aliviar las molestias, cosa que hace de forma instintiva.

También podemos notar que está molesto y no quiere mamar, aunque es su hora, por lo que es posible que tenga gases. 

Podemos coger al bebé, ponerlo boca abajo, y sostenerlo sólo con la palma de nuestras manos, mientras le masajeamos la espalda. Esto le ayuda a relajarse, y a comer más tranquilo, y posiblemente suelte algunos eructos.

De forma también preventiva, podemos, de vez en cuando y entre toma y toma, practicarle suaves masajes en la tripita, en el sentido contrario de las agujas del reloj, para facilitar su tránsito intestinal y que vaya soltando eructos y pedetes.

Para aliviar gases al bebé, otra técnica muy efectiva consiste en tumbarle boca arriba y hacerle movimientos de bicicleta con las piernas, siempre con mucha suavidad, como si estuviera pedaleando. Estos movimientos facilitarán la expulsión de gases por abajo.

Técnicas para eliminar gases del bebé mientras come

También podemos ayudar al bebé a sacar los gases mientras come, si observamos que empieza a llorar, se retira de la toma y encoge las piernas. Eso es que empieza a tener gases, y como normalmente las tomas se producen boca arriba, en esta postura encogerá las piernas, no querrá seguir tomando, y llorará.

Si observamos que esto está pasando, no importa interrumpir la comida del bebé tantas veces como sea necesario, para que acabe expulsando todos los gases y ya pueda hacer su toma cómodamente y sin problemas.

Normalmente, y si damos pecho, entre toma de un pecho y otro, lo pondremos recto, apoyándolo en nuestro hombro, y le daremos ligeros toquecitos en la espalda hasta que el bebé eructe y suelte bien los gases, siempre antes de empezar con la toma del segundo pecho.

Si vemos que está molesto, no hay problema. Podemos hacer esta operación tantas veces como sea necesario, entre toma y toma.

Tendremos que armarnos de paciencia, pues hay bebés muy propensos a tardar en soltar los gases, y a lo mejor una toma que puede durar unos 20 minutos, dura muchísimo más porque tenemos que interrumpirla frecuentemente, pero así nos aseguraremos de que el bebé está comiendo correctamente.

Cuando le tenemos de recto apoyado sobre nuestro hombro y le vamos dando golpecitos en la espalda, notaremos que eructa y los eructos son muy fuertes. Ya estará listo para la siguiente toma.

Algunas otras técnicas para que el bebé expulse gases entre las comidas

Si hace tiempo que ha comido, ponerlo boca abajo y sostenerlo con la palma de la mano mientras es recién nacido, como decíamos antes, es muy efectivo para que haya tránsito intestinal, y pueda expulsar los gases por abajo. Hay que tener cuidado de no emplear esta técnica si el bebe acaba de comer, o bien si no ha hecho la digestión, ya que puede vomitar, al estar colocado boca abajo, y en este caso, será peor el remedio que la enfermedad.

Entre comidas, además de los masajes en la tripita en movimientos circulares, también podemos aplicarle calor suave de forma local, con nuestras propias manos o envolviéndolo bien con algún arrullo, manta o toquilla. Existen asimismo en el mercado almohadas y bandas térmicas diseñadas para bebés. Este calor atenúa el dolor que provocan los gases, y tiene un efecto analgésico. Además, les ayuda a expulsarlos.

En todo caso, hay productos en farmacias y parafarmacias que, siempre bajo la estrecha vigilancia de los pediatras, se le pueden dar al bebé para ayudarle a expulsar los gases.

Hay médicos pediatras que no son muy partidarios, aunque todo depende de la moda y también de si se lo damos en exceso, lo cual, en bebés muy pequeños puede provocar una intoxicación.

El anís estrellado en infusión es uno de los remedios caseros más eficaces de todos los tiempos, aunque como en todo, darle biberones con infusiones de maíz a nuestro bebé depende de la moda y lo que en unas épocas era muy efectivo, luego es desaconsejado por los pediatras, pero es cierto que siempre ha funcionado muy bien no dándolo en exceso. Además, a los bebés les encanta el sabor de las infusiones de anís.

El anís se compra en estrellitas. En casa, llenamos un recipiente de agua y lo ponemos a calentar.

Cuando rompa e hervir echamos un par de estrellitas de anís como mucho, para que la infusión no sea muy fuerte, y dejamos hervir unos minutos, como cualquier otra infusión.

Después colaremos en otro recipiente, esperaremos a que se enfríe, y ya podemos verter en un biberón para dárselo al bebé entre las comidas, si lo notamos incómodo y con gases.

Las infusiones de anís son muy efectivas, pero tienen un inconveniente. Como a los bebés les gusta, la tomarán sin problema, y es importante espaciar las tomas de infusión y las dediquemos su objetivo, que es la eliminación de gases, ya que, si se la ofrecemos con profusión, el bebé puede sentirse saciado, y tendrá más dificultades para hacer su toma habitual.

Источник: https://www.elespanol.com/como/sacar-gases-bebe-recien-nacido-trucos-tecnicas/430207377_0.html

Cómo ayudar a tu bebé a expulsar los gases

Cómo ayudar a tu bebé a echar los gases

Una de las grandes obsesiones que tenemos los padres de bebés recién nacidos es aliviarles los gases. Después de cada toma es conveniente ayudarlos a eructar para que eliminen el aire que han tragado al comer.

Tanto los bebés que toman pecho como los que toman biberón suelen tragar aire al succionar, siendo menos habitual en los niños que son amamantados. También tragan aire al llorar, así como al comer demasiado rápido o en una mala postura.

Al tragar la leche junto con el aire, el estómago queda distendido causando generalmente incomodidad en el bebé. Por eso, a algunos hay que ayudarles a eructar.

El eructo del bebé

Solemos obsesionarnos bastante con que expulsen los gases, pero debemos saber que no todos los bebés eructan siempre después de cada toma. A veces eructan enseguida, otros tardan más tiempo, mientras que otros no eructan por más que nos pasemos un buen rato dándoles palmaditas en la espalda.

Es decir, si el bebé se queda plácidamente dormido después de la toma es porque evidentemente no está molesto por los gases en su estómago y no necesita expulsarlos. Tal vez lo haga más tarde o simplemente no lo haga. No despertéis a vuestros bebés, no pasa nada por acostarlos sin eructar. Si lo necesitan lo harán más tarde, con o sin ayuda.

Tampoco es necesario que eructen haciendo ruido. Aunque el “burp” de nuestro bebé después de una toma suene como música para nuestros oídos, porque se supone que damos por finalizada la alimentación y se dormirá a gusto, no significa que deba eructar sonoramente. Puede expulsar el aire de forma más “discreta”, digamos, e igualmente quedarse tan a gusto.

El eructo se provoca gracias a una sencilla ley física. El colocar al bebé en una posición erecta, la leche, que es más pesada, se deposita en el fondo del estómago mientras que el aire, más liviano, se queda en la parte superior. La postura favorece que el aire se eleve sobre la leche y que al eructar el bebé expulse el aire que le sobra.

Algunas posturas recomendadas para que el bebé eructe

  • 1) Tumbar al bebé boca abajo sobre el regazo y hacerle suaves masajes en la espalda. Es una postura muy reconfortante para los bebés pero favorece la mezcla de leche y aire haciendo que en ocasiones el aire salga indefectiblemente acompañado de leche.
  • 2) Colocar al bebé en posición vertical sobre tu hombro y darle un suave masaje o pequeñas palmaditas. Es la más tradicional y la mejor posición para el eructo ya que además de facilitar la salida del aire el bebé se siente arropado, se tranquiliza. Podemos darle un paseíto y el pequeño puede observar el mundo desde los brazos de mamá (o papá). Seguramente se relajará y se quedará dormido.
  • 3) Otra postura que facilita el eructo es colocarlo sentado sobre tu regazo, pero cuando ya sea capaz de sostener por sí mismo la cabeza. De la misma forma que las anteriores, dándole un masaje o unas palmaditas echará el aire. En los bebés pequeños (de menos de 3 meses) no se recomienda esta postura pues no se mantiene erecto y se le puede plegar fácilmente el estómago dificultando la salida del aire.

Eructar a la mitad de la toma

En ocasiones, el bebé se muestra inquieto al tomar el pecho o el biberón. Deja de chupar y suelta el pezón o la tetina. Ha tragado aire y su estómago se distiende antes de que haya podido tomar la leche suficiente para saciarse. En estos casos, lo recomendable es ayudarle a echar el aire a la mitad de la toma para que luego pueda seguir alimentándose tranquilamente.

Eructar al final de la toma

Al final de la toma, si el bebé lo necesita, es conveniente que eructe. Como decíamos antes, cada bebé es un mundo y no siempre ocurre lo mismo. A veces eructan en pocos minutos mientras que otras necesitan un buen rato de palmaditas y en ocasiones ni siquiera lo hacen.

También puede que a veces les baste con echar el aire una vez mientras que otras necesiten repetirlo dos o tres veces hasta quedarse a gusto. Pero vamos, que lo habitual si el bebé se muestra inquieto después de la toma es colocarlo en alguna de las tres posiciones que hemos descrito arriba para que eructe.

Puede que en ocasiones al expulsar el aire éste vaya acompañado de un poco de leche y el bebé regurgite. Para ello es recomendable colocar un paño, una toalla o un protector para evitar manchar la ropa.

Otras formas de echar los gases

El ejercicio de la bicicleta también es efectivo para eliminar los gases del bebé del estómago, pero esta vez “por abajo”. Tumbar al bebé boca arriba y doblar sus piernas juntas y alternando de forma que éstas hagan una presión suave sobre el vientre del bebé.

Los masajes en la tripita ayudan muchísimo. Aprovecha el cambio de pañal o después del baño para realizarle unos masajes de forma circular en el sentido de las agujas del reloj para estimular el movimiento intestinal y expulsar los gases.

Como ya hemos apuntado en las posturas recomendadas para sujetar al bebé recién nacido, el colocarlo boca abajo sobre tu antebrazo es además de una posición muy beneficiosa para el bebé pues les permite ejercitar la musculatura de la espalda, se recomienda para eliminar los gases gracias a la leve presión que hace el brazo sobre la tripa del bebé. Si damos un paseíto o lo acunamos con un suave vaivén, mejor que mejor.

En Bebés y más | Mi bebé tiene gases, ¿qué puedo hacer?

Источник: https://www.bebesymas.com/recien-nacido/como-ayudar-a-tu-bebe-a-expulsar-gases

¿Qué hacer si tu bebé tiene gases? – Ciconea Family Club

Cómo ayudar a tu bebé a echar los gases
Posted at 18:26h in Blog by ciconea_admin

Ayudar al bebé a expulsar gases es fundamental. En los primeros meses de vida es muy común que los bebés traguen aire cuando comen, ya que no controlan la técnica de succión. Además, los gases son muy molestos para los bebés, por lo que es importante ayudarles a que los expulsen, pues aún no saben cómo hacerlo solos.

La incomodidad que generan los gases puede ser muy intensa y, por tanto, pueden provocar el llanto del bebé. Eso sí, no debemos confundir gases con cólicos, ya que estos últimos son más dolorosos y molestos que los gases. Si tienes dudas al respecto consúltalo con el pediatra.

 Tipos de gases del bebé

Antes de que te contemos cómo ayudar a tu bebé a expulsar los gases, debes entender qué tipos de gases puede producir tu hijo:

  • Gases del estómago: un bebé recién nacido está aprendiendo a relacionarse con el medio de manera constante. Así, suelen tragar mucho aire durante las tomas, también en los períodos de llanto.
  • Gases del intestino: son los provocados por la digestión de los alimentos y pueden tener causas concretas muy diversas.

Cómo ayudar a expulsar los gases  de tu bebé recién nacido

Te proponemos algunos consejos para sacar los gases a un bebé:

  • Colócalo sobre tu pecho: sostén al niño con la cabeza a la altura de tu hombro y dale pequeños golpecitos en la espalda. Lo ideal es que tomes la precaución de cubrirte con un paño, ya que no es nada extraño que el bebé expulse algo de comida en el proceso.
  • Siéntalo: cuando sea capaz de mantenerse sentado puedes probar a expulsar sus gases en esta postura. Sujeta su barbilla con una mano y dale los mismos golpes en la espalda.
  • Masajea su estómago: coloca al niño boca arriba sobre una superficie plana y masajea su tripa con mucha suavidad. Otra opción es –en esta misma postura- elevar sus dos piernas a la vez, también con mucha delicadeza.
  • Sujétalo boca abajo: sujeta al bebé boca abajo y sujétalo con un brazo. Con el otro puedes dar pequeños golpes en su espalda para ayudarle a expulsar los gases.

Cómo no sacar los gases a un bebé recién nacido

Se comercializan algunas soluciones milagrosas cuya efectividad es más que dudosa. Nuestro consejo al respecto es que no te fíes y acudas a tu pediatra antes de suministrar cualquier producto a tu hijo.

Comidas que provocan gases al bebé

Existe una serie de alimentos que provocan gases al bebé de manera habitual.

Esto es algo que se debe tener más en cuenta a partir de los seis meses, cuando la alimentación infantil de tu hijo se diversifique.

 Pese a que existe un mito muy extendido al respecto, no está probado que la alimentación de la madre pueda influir en los gases del bebé, ni siquiera mientras la lactancia sea su único sustento.

Estos son algunos de los alimentos quepueden provocar gases al bebé:

  • Legumbres (especialmente las alubias).
  • Familia de las coles (brócoli, coliflor etc.).
  • Algunas frutas de hueso (ciruelas, albaricoques o melocotones).
  • Cítricos (naranjas o mandarinas).

Por qué no debes (en principio) eliminarlos de la dieta

Puede parecer que solo con eliminar los alimentos citados de la dieta se soluciona el problema, pero está muy lejos de ser cierto.

 En primer lugar, hay que tener en cuenta que las causas de los gases del bebé van más allá de los alimentos que consuma, como hemos visto en el caso de los gases estomacales.

Otro ejemplo, el hecho de estar comiendo constantemente hace que su sistema digestivo, todavía tierno, esté en funcionamiento de manera casi permanente. Esto es un productor de gases muy importante.

Además, eliminar alimentos de la dieta de tu bebé prescindiendo del consejo profesional es algo que no aconsejamos. En la alimentación infantil todos los nutrientes son necesarios y cumplen una función concreta. Solo en situaciones muy específicas, que debería valorar tu pediatra, se pueden hacer ajustes que prescindan de algunos.

Gases del bebé: ¿debería consultar con mi pediatra?

Los gases del bebé son una molestia habitual en los primeros meses de vida.

En principio, no deben causar preocupación, pero si tu hijo se muestra incómodo tras cada toma de manera persistente, especialmente si aparecen otros síntomas como fiebre o vómitos, no dudes en acudir a tu  pediatra para que realice una valoración profesional de tu caso y descarte otras posibilidades, como el cólico del lactante, y así adoptar las medidas adecuadas para aliviar a tu bebé.

Источник: https://ciconea.com/es/que-hacer-si-tu-bebe-tiene-gases/

Cómo ayudar a tu bebé a echar los gases

Cómo ayudar a tu bebé a echar los gases

Cuando se alimenta a un bebé, además de tragar leche, puede tragar aire, especialmente si las tomas se hacen con biberón. Los gases pueden irritarle el estómago y causarles molestias que se convertirán en lloros y desgana al comer. Para evitar que el bebé se sienta incómodo, será necesario hacerle eructar para liberar el aire del estómago. ¿Sabes cómo?

Indice

¿Por qué los bebés tienen gases?

Generalmente no ocurre sistemáticamente que todos los recién nacidos experimenten tener gases, incluso es raro que suceda en aquellos que toman el pecho y tienen una buena técnica de succión.

Por el contrario, los bebés alimentados con biberón tienden a tragar siempre un poco de aire. Eructar les ayudará a expulsar ese aire cuando están siendo alimentados.

Si no se le anima a hacerlo frecuentemente, el exceso de aire tragado puede hacerle regurgitar, molestarle y hacer que el bebé esté inquieto e incluso provocarle el llanto.

Por eso si le das el biberón, procura hacerle eructar después de cada 60 o 90 ml, o antes de cambiar el pecho si estás amantando.

Si el niño se muestra inquieto mientras lo alimentas, detén la toma, hazle eructar y vuelve a darle de comer de nuevo, cuando haya expulsado el aire.

En ocasiones además de eructar, el bebé puede regurgitar. Que regurgite o vomite un poco de alimento es normal. Aparte de ponerle un babero o colocarte una toallita en el hombro, para que no manche demasiado, poco más se puede hacer. Alrededor de los doce meses, los bebés suelen haber superado el reflujo.

Si tu hijo es proclive a padecer muchos gases o tiene reflujo gastroesofágico o parece muy inquieto mientras lo alimentas, intenta hacerle eructar cada 5 minutos. Si el bebé no lo hace al cabo de unos pocos minutos, continúa dándole de comer. Después al finalizar cada toma, hazle eructar. Pero si al cabo de 10 o 15 minutos el ruido no se ha producido, ¡no te preocupes!

Puedes acostar a tu bebé sin temor. Tal vez el eructo haya pasado desapercibido o lo haga más tarde mientras esté dormido, o bien cuando se vuelva a poner en posición vertical.

Para reducir las regurgitaciones en el bebé, es recomendable hacerlo eructar varias veces durante y después de alimentarlo.

Durante los primeros meses, mantenle derecho, en una posición erguida durante unos 10 minutos inmediatamente después de la toma para impedir el reflujo de la leche.

Pero no te preocupes si regurgita varias veces. Es molesto, sí, pero seguramente más para ti que para el pequeño. 

¿Cómo evitar los gases en el bebé?

Los siguientes consejos pueden prevenir o ayudar a liberar el aire atrapado:

– Evita mover al bebé de forma enérgica después de haberle dado de comer. Mantenle tranquilo y reposado.

– Si el bebé come con biberón asegúrate de que la tetina sea del tamaño adecuado; es decir, ni demasiado grande para que el bebé no coma muy rápido, ni demasiado pequeña, que le impedirá succionar adecuadamente y tragará aire.

– Mientras le des el biberón o le estés amamantando colócale semisentado.

Posturas que favorecen el alivio de gases

Cada bebé prefiere expulsar el aire ingerido de una forma distinta. Prueba con alguna de estas posturas y descubre con cuál se siente más cómodo tu pequeño:

–  Siéntate erguida y apoya el cuerpo del niño en tu pecho. Sostenle la cabecita con una mano y la espalda con otra y deja que su barbilla repose sobre tu hombro. Dale ligeras palmaditas en la espalda. Mecerte o caminar mientras estás en esa postura también ayudará.

–  Siéntate y coloca al bebé tumbado boca abajo sobre tu regazo. Tus rodillas ejercerán una ligera presión sobre su tripita. Sostenle la cabeza y vigila que ésta quede más arriba que sus nalgas. También puedes darle palmaditas en la espalda.

–  Sienta al bebé sobre tus rodillas, de espaldas a ti, con su cuerpo inclinado hacia delante. Sujeta su pecho y su cabeza mientras que con una mano le frotas la espalda. La posición erguida mueve el aire hacia la parte superior del estómago y la inclinación hacia adelante hace un poco de presión sobre el estómago para expulsar el aire, ayudando al bebé a eructar.

–  De pie, coloca al bebé tumbado, apoyando su vientre en tu antebrazo. La otra mano ayudará a sujetar su cuello y cabeza, asegurándote de que ésta está más alta que el cuello. Pasea con él meciéndole suavemente.

–   Pon al bebé tumbado boca arriba y masajéale el vientre. También puedes coger sus piernas por los tobillos y movérselas suavemente haciendo círculos, como si pedaleara.

Si el bebé no se para mientras come o se encuentra cómodo, no es necesario interrumpir la toma para obligarle a eructar, ya que si todavía tiene hambre esto le alterará. Deja que siga comiendo sin interrumpirle, hasta que no quiera más. 

A veces, mientras duerme, el bebé se despertará porque se siente molesto por los gases. Trata de cogerlo en brazos y hacerle eructar en alguna de las posiciones. La mayoría de las veces esto será suficiente para hacerle encontrarse mejor y le permitirá volver a conciliar el sueño.

A medida que vaya cumpliendo meses, necesitará eructar cada vez menos después de las tomas. Esto significará que ha aprendido a comer sin tragar aire.

TodoPapás ha desarrollado una calculadora de tomas del biberón del bebé que arroja como resultado una recomendación de cuánta leche debería tomar un bebé según su edad. Se trata sólo de una recomendación ya que los últimos estudios científicos sugieren que los bebés se alimenten a demanda.

Cólicos

Definición:

Dolor abdominal que, normalmente, comienza aproximadamente a las 2-4 semanas de vida y que desaparecen hacia los tres meses de edad.

Síntomas:

Llantos intensos y continuos, hinchazón del abdomen.

Tratamiento:

Tranquilizar al bebé y darle un masaje en el abdomen.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/cuidados-bebe/como-ayudar-a-tu-bebe-a-echar-los-gases-3268

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: