¿Cómo conseguir que al bebé se le quite el hipo?

Cómo quitar el hipo a los niños

¿Cómo conseguir que al bebé se le quite el hipo?

«¿Tienes hipo? ¡Entonces estás creciendo!». Seguro que en algún momento de tu infacia, una persona cercana te dijo algo similar. Y, a continuación, procuró darte el clásico susto para que terminase (sin mucho éxito).

Aunque no es peligroso, el hipo puede llegar a resultar muy molesto para quien lo sufre.

Más si se trata de niños pequeños, puesto que no comprenden qué sucede, y si aparece de forma habitual, los padres también llegan a preocuparse. 

La pediatra Nerea Sarrión, más conocida como nerea_pediatra en redes sociales, nos explica qué es, qué lo provoca e insiste en que los progenitores tienen que mantener la calma, dado que ni es peligroso ni provoca ningún daño al niño.

Relacionado: ¿Sudamina o dermatitis? Descubre cuál es la diferencia

¿Qué es el hipo?

Se trata de una contracción repentina, brusca e involuntaria del diafragma, el músculo que separa los pulmones del abdomen, que, junto al cierre de las cuerdas vocales, favorece ese ruido tan característico. 

En la infancia, las crisis de hipo son relativamente frecuentes, suponiendo, en muchos casos, un motivo de preocupación para los padres. Pero no es señal de ningún tipo de enfermedad o problema de salud importante ni es doloroso para los pequeños. En definitiva, no es peligroso, así que envía un mensaje de tranquilidad a los padres.

Relacionado: Causas y soluciones al cólico del lactante

¿Por qué aparece?

La pediatra comenta que se considera normal que los recién nacidos y los bebés tengan hipo.

Es más, pueden estar hasta media hora con estas crisis, y se ha demostrado que el feto puede tener hipo desde las 8 semanas del comienzo de la gestación.

El motivo por el que es tan frecuente en los más pequeños se debe a la inmadurez que les caracteriza en todos los sentidos, tanto en el sistema nervioso como el digestivo.

Aunque no se conoce exactamente el motivo que lo provoca, se piensa que cualquier 'irritante' en el diafragma genera como respuesta este hipo, como, por ejemplo:

  • Tragar aire.
  • Cambios de temperatura ambiental.
  • Exceso de alimento.
  • Reflujo.
  • O comer muy rápido.

Por otro lado, en los niños más mayores existen otras situaciones que pueden desencadenar la crisis de hipo:

  • El estrés y la ansiedad.
  • Las comidas copiosas o ingerir los alimentos muy rápido.
  • Beber refrescos.
  • Tragar aire, comidas copiosas.
  • La fiebre.

Relacionado: ¿Cuáles son los problemas de salud más comunes en los niños?

Cómo podemos aliviarlo

En la mayoría de los episodios, no suelen necesitar ningún tipo de tratamiento, ya que son transitorios y autolimitados, resolviéndose de forma espontánea. En el caso de los bebés, también, con el paso del tiempo irán disminuyendo la frecuencia e intensidad de los episodios de hipo

Existe una gran variedad de remedios caseros y tradicionales para aliviarlo. Por ejemplo, apretarse los oídos, beber agua, tumbarse de espaldas…

pero con dudosa evidencia demostrada. La pediatra afirma que no existen remedios milagrosos.

En cambio, lo que sí podemos lograr es prevenirlo, y nos da los siguientes consejos para aliviarlo en los bebés:

  • Asegurarnos de que comen despacio. Recomienda alimentar al bebé en un ambiente relajado y cuando éste se encuentre tranquilo, antes de que tenga hambre para que la succión sea más relajada. Además, se puede hacer alguna interrupción para que descanse.
  • Durante el episodio de hipo, se puede intentar ayudar al pequeño ofreciéndole el chupete o la toma (tanto de lactancia materna como de fórmula artificial) para que se regule su respiración con la succión. 
  • Asimismo, se le puede ayudar a eructar, colocando al bebé en el hombre y masajeando su espalda. 
  • Si el hipo aparece durante la comida, se puede esperar unos minutos, cambiarle de posición y ofrecerle, de nuevo, la toma.

Con respecto a los de edad más avanzada, además de comer a un ritmo más pausado, señala:

  • Evitar aquellas situaciones que les produzcan estrés.
  • Se puede probar a detener temporalmente la respiración (apnea) durante 15 segundos

Aunque es muy poco común en los niños, los padres deben estar atentos de que el hipo no sea persistente o incoercible.

Es decir, que dure más de 24-48 horas, y afecte a sus actividades diarias: alteraciones de alimentación y sueño, o que provoque cansancio o malestar.

En estos supuestos, los progenitores tendrán que acudir a la consulta del pediatra para que éste valore si puede existir alguna causa médica que lo cause.

Relacionado: ¿Qué es el ruido blanco? ¿De verdad ayuda a dormir a los niños?

Источник: https://www.hola.com/ninos/20200702171402/como-quitar-el-hipo-ninos/

Cómo quitar el hipo a un bebé

¿Cómo conseguir que al bebé se le quite el hipo?

A pesar de que nos preocupe, el hipo del bebé es más habitual de lo que parece. Aun así, a menudo, las mamás y los papás no sabemos cómo tratar el hipo del recién nacido.

En este sentido, es necesario señalar que el hecho de que un bebé tenga hipo no es preocupante.

Eso sí, es importante saber cómo quitar el hipo a un bebé, ya que hay que ponerle solución en la medida de lo posible.

En este artículo te explicamos algunos de los mejores métodos para saber qué hacer si tu bebé tiene hipo y cómo quitarlo.

¿Cómo quitar el hipo al bebé?

El hipo del bebé sucede por una repentina contracción del diafragma que empuja el aire de los pulmones causando el cierre de las cuerdas vocales y produciendo ese sonido característico. 

¿Por qué se da en los bebés más que en los adultos? Pues porque, por el momento, tu bebé tiene un sistema digestivo y nervioso en proceso de maduración. Aún tiene algunos desajustes que provocan que a menudo se produzca el hipo. Una vez se haya completado el periodo de maduración, podrás comprobar que el hipo no aparece tan a menudo.

Algunos métodos para quitarle el hipo

No existe una ciencia cierta para quitarle el hipo a un bebé. De todas formas, existen algunos métodos que pueden ayudarle a deshacerse de esa situación incómoda que tanto le está perturbando y son los siguientes:

  • Si el hipo aparece durante la toma, es suficiente con seguir dando el pecho o el biberón al pequeño. Al comer, el bebé regulará su respiración y hará que el hipo acabe.
  • Otra de las formas que permiten quitar el hipo al bebé es dándole una cucharadita de agua o de leche materna en el caso de lactancia exclusiva.
  • También puedes ayudarlo a eructar para que se le pase el hipo. Tan solo tienes que colocar al bebé en tu hombro y dar unas palmaditas en la espalda. Así conseguirás que expulse los gases, que son también posibles causantes del hipo, y que pueda volver a la normalidad.

¿Por qué mi bebé tiene hipo?

En la mayoría de ocasiones, el hipo aparece sin un motivo concreto, aunque existen algunas causas probables que pueden explicar por qué tu bebé tiene hipo:

  • Por tragar aire en el momento en el que está comiendo.
  • Por una indigestión.
  • Por haber comido demasiada cantidad de comida.
  • Tras una crisis de llanto.
  • Después de regurgitar.

En gran parte de estas situaciones en las que se plantean las causas del hipo en bebés, el resultado es que el bebé ha tragado mucho aire, por lo que siempre habrá que prestar mucha atención a esto y evitar que a tu bebé le ocurra, especialmente a la hora de comer que es cuando más le afecta.

Qué hacer para quitar el hipo a un recién nacido

A pesar de que cada bebé es un mundo, existen ciertos trucos que te ayudarán a aliviar el hipo de tu bebé recién nacido. Así pues, si te preguntas qué hacer si tu bebé tiene hipo, sigue estos pasos:

  1. Masajea su espalda. Para ello, tendrás que recostarlo lateralmente sobre uno de tus hombros y practicar un masaje suave. El masaje ayudará a relajar su estómago y su diafragma, lo que significa que expulsará gases acumulados y eliminará el molesto hipo.
  2. Dale pequeños sorbos, que pueden ser o bien de leche materna o bien de agua, dependiendo de la alimentación de tu bebé. Esto le ayudará a controlar la respiración y a deshacerse del hipo.
  3. Cambia de postura: uno de los métodos que más ayudan a sincronizar el diafragma con la respiración del bebé es el cambio de postura. Prueba hasta que el hipo desaparezca.

Es posible que, después de probar estos trucos, tu bebé siga teniendo hipo. ¿Qué hacer en estos casos? Tener paciencia.

Qué NO hacer para quitarle el hipo

Existen algunos métodos para quitar el hipo que se han extendido pero que, realmente, ni funcionan ni son beneficiosos para el bebé. Los remedios más contraproducentes y que no deberás utilizar para intentar quitar el hipo de tu bebé son:

  1. Tapar la nariz del bebé: jamás debes tapar la nariz del bebé para eliminar el hipo, ya que no servirá de nada. Solo provocará que el bebé llore y se asuste.
  2. Gotas de limón en el agua: el limón es una fruta demasiado ácida para el bebé, incluso cuando ya ha comenzado con la alimentación complementaria.
  3. Bebidas con gas: al igual que el agua con limón, no es recomendable ofrecerle al pequeño bebidas con gas.

Cómo prevenir que el bebé coja hipo

Puedes intentar que el bebé no coja hipo con los siguientes consejos:

  • Dale siempre la toma cuando esté relajado.
  • No dejes que llore desconsoladamente.
  • No lo obligues a comer.
  • No intentes excitar al bebé porque tragará mucho aire.

Cuándo ir al pediatra

Como siempre, si vemos que somos incapaces de controlar la situación, debemos acudir al pediatra. En este caso, debemos esperar un tiempo tras haber probado los métodos anteriores. Aproximadamente, si tras unas tres horas aproximadamente, el bebé sigue con hipo, debemos acudir al pediatra inmediatamente para buscar una solución.

¿Te ha resultado útil este artículo? Descubre mucha más información y consejos sobre el embarazo, el parto y el crecimiento de tu bebé formando parte de nuestro Club Enfamamá. ¡Únete ahora y empieza a disfrutar de todos sus beneficios!

Advertencia importante: la lactancia materna proporciona la mejor nutrición a los bebés. El pediatra es el que mejor te puede asesorar sobe el cuidado y la alimentación de tu hijo, y sobre los alimentos que debes añadir a la dieta conforme va creciendo.

Источник: https://www.enfamil.es/blogs/desarrollo-de-mi-bebe/como-quitar-el-hipo-a-un-bebe

Cómo QUITAR el HIPO a un bebé – 14 Trucos

¿Cómo conseguir que al bebé se le quite el hipo?

El hipo es un fenómeno que se produce en el diafragma, un movimiento reflejo involuntario que muestran todas las personas incluso antes del nacimiento.

Cuando todavía están desarrollándose en el útero materno, es habitual sentir el hipo del feto como un movimiento rítmico que dura varios minutos y que se repite varias veces al día.

Una vez que nacen, los padres y madres se preguntan si será molesto para ellos y, por eso, en este artículo de paraBebés vamos a ver cómo quitar el hipo a un bebé con 14 trucos, qué es el hipo, a qué se debe y qué hacer para evitarlo.

¿Alguna vez te has preguntado qué es el hipo y qué partes de tu cuerpo están implicadas en él? El diafragma es un músculo que se encuentra en la parte inferior del pecho y se encarga de ayudar a los pulmones a llenarse de aire. Si entra mucho aire de golpe por la boca, el diafragma no puede procesarlo correctamente y, como resultado, experimenta contracciones involuntarias y bloquea las cuerdas vocales.

Esas contracciones del diafragma son lo que popularmente conocemos como hipo con su característico sonido de “hip”. Siempre y cuando el hipo no dure más de 48 horas seguidas (en adultos), no causará mayor problema que la incomodidad que se pueda sentir al tenerlo cada pocos segundos.

Causas del hipo

Las causas más frecuentes por las que se produce el hipo son las siguientes:

  • Comer en abundancia: si el estómago se llena mucho de comida o de alimentos líquidos, se activará el nervio frénico, que es el encargado de contraer y relajar el diafragma.
  • Comer rápido: al ingerir alimentos con gran rapidez, al igual que en el caso anterior, el estómago se llenará demasiado deprisa teniendo el mismo resultado.
  • La ansiedad: una de las cosas por las que se caracteriza es la respiración acelerada, que propicia el coger aire de forma brusca sin que el diafragma pueda procesarlo correctamente.
  • Tragar mucho aire:provocará un descenso del diafragma que comenzará a contraerse.
  • Emociones como sorpresa, llanto o risa exagerada que impliquen tragar aire, también lo provocarán.
  • El consumo de bebidas gaseosas.

Estos casos no se suelen dar en los bebés ni en los recién nacidos pero entonces, ¿por qué tienen hipo varias veces al día? Vamos a verlo a continuación.

Partimos de la base de que los bebés tienen un sistema digestivo y un sistema nervioso aún muy inmaduro y, es por ello, por lo que es más frecuente que se produzca en ellos este fenómeno más que en los adultos.

Los bebés tienen hipo desde las 8 semanas de gestación más o menos.

Es un signo de bienestar fetal, ya que el diafragma está trabajando correctamente y hace prácticas para cuando llegue el momento de poner en marcha la entrada de aire a los pulmones.

Como sabemos, los bebés dentro del útero están en un medio líquido y, cuando nacen, es cuando empiezan a respirar por sí mismos y a poner en marcha el diafragma en su totalidad.

Los lactantes tienen hipo bastante a menudo ya que su alimentación se basa principalmente en leche (los 6 primeros meses debería ser su único alimento de forma exclusiva).

Al succionar y tragar leche con rapidez, su estómago se dilata y provoca hipo, el cuál puede durar hasta 30 minutos.

No es ningún signo de alarma ni de enfermedad, ni produce ningún daño a nuestro bebé, por lo que podemos estar tranquilos. Vamos a ver cómo podemos quitarle el hipo a un recién nacido.

Aunque a los adultos nos parezca algo molesto, los bebés no parecen mostrar signos de estar incómodos durante los minutos que se desarrolla el hipo. Como hemos mencionado antes, es un proceso totalmente benigno que suele producirse siempre después de realizar su toma de leche. Si aún así queremos cortarlo, debemos hacer lo siguiente:

1. Cambiar de posición

Si está comiendo en ese momento, debemos cambiar al bebé de posición con el fin de que trague menos aire, sobre todo si se está alimentando a través de biberón ya que la tetina se adapta a su boca menos que el pezón de la madre.

2. Hacer pausas

Hacer pequeñas interrupciones durante la toma para que coma más despacio es otra solución para quitar el hipo en bebés recién nacidos.

3. Ofrecer el chupete

En caso de que el hipo aparezca después de comer, ofrecerle el chupete hará que su hipo se corte de manera rápido. El uso del chupete, aunque está extendido, no es recomendable usarlo en los bebés. En el siguiente artículo abordamos en profundidad la relación entre el chupete y los gases.

4. Dar el pecho

Si das lactancia materna a tu bebé, ofrecerle el pecho puede ayudar a quitar el hipo a un bebé recién nacido. Aunque haya sido el factor desencadenante, también hará que su hipo se pare gracias a la succión.

5. Cuestionar los métodos populares

Existen otros métodos populares extendidos por la gente mayor, que aseguran que colocándole un hilo de la ropa o de su mantita en la frente, frenará el hipo.

Por el contrario, siguiendo con las creencias populares, existen métodos usados por muchas personas que bajo ninguna circunstancia debemos poner en práctica con nuestros hijos o hijas.

Es el caso del método de taparles la nariz o de darles un susto, utilizado en los adultos para cortar de golpe el hipo, no está recomendado en bebés ya que se alterarán, llorarán desconsoladamente y pueden desarrollar miedo a ciertas situaciones.

Al igual que los recién nacidos, los bebés sufrirán hipo en mayor o menor medida. Los trucos que deberemos seguir para quitárselo de manera rápida, son muy similares a las anteriores. Además de seguir esos consejos, apunta los siguientes:

6. Darle una cucharadita

Que puede ser de leche materna o leche de fórmula. Al tragar de esta manera, seguramente su hipo desaparezca. A partir de los 6 meses de edad, puede usarse una cucharadita de agua en lugar de la de leche.

7. Hacer que eructe

Al igual que se saca el gas a los bebés después de alimentarles, debemos poner al bebé en posición vertical con la cabeza apoyada sobre nuestro hombro y darle unas palmaditas suaves en su espalda. Aquí encontrarás detallado cómo hacer eructar a un bebé.

8. Provocar su estornudo

para ello pasaremos un paño limpio suavemente por su nariz, con el objetivo de provocar el reflejo del estornudo que corte su hipo.

Los niños mas mayores que ya saben identificar el hipo, pueden usar diversos trucos Que les ayudarán a deshacerse de él. Además, muchos de ellos les resultarán bastante divertidos y les gustará llevarlos a cabo.

9. Aguantar la respiración

Durante unos segundos, tapándose la nariz, aguantar la respiración. Se trata de coger aire por la boca y taparse la nariz por un breve espacio de tiempo con el objetivo de que el diafragma se recupere.

10. Beber de un vaso al revés

Al beber agua de un vaso por el lado contrario al que lo hace habitualmente, cambiará la entrada de aire y se cortará el hipo.

11. Taparse los oídos

Hay que hacerlo después de coger aire para estimular el nervio vago. Con la relajación que se produce, seguramente que el hipo pare.

12. Recordar algo

Un truco muy utilizado con los niños y niñas para quitar el hipo es pedirles que piensen y digan en voz alta todo lo que han comido y cenado el día anterior. Su atención se centrará en otra cosa y, en lo que están pensado en el menú, se les habrá pasado el hipo.

13. Realizar respiraciones profundas

Ayudarán a relajar todos los músculos del cuerpo, entre ellos el diafragma.

14. Pasar algo frío por el abdomen

Esto hará que el ritmo de la respiración cambie y, como consecuencia, que el hipo desaparezca. Puede ser una botella fría, por ejemplo.

Muchos de estos trucos funcionan porque se activan o desactivan músculos y nervios que intervienen en el proceso del hipo, pero otros muchos, lo paran por el tiempo que se invierte en hacerlo, ya que tardarán más en realizarse que en irse el hipo por sí solo.

A lo largo de todo el artículo hemos visto cómo el hipo se produce de forma involuntaria ante ciertas circunstancias. Es prácticamente imposible evitar que nuestro hijo o hija tenga hipo en momentos determinados, pero hay ciertos aspectos que podemos tener en cuenta para intentar que las ocasiones en las que se produzca sean las mínimas. ¡Toma nota!

  • Darle de comer o de lactar en un momento de tranquilidad, priorizando la calma en el bebé
  • Anticiparse a las señales de hambre ya que, si no tiene un hambre voraz, comerá más despacio disminuyendo la entrada de aire a su estómago.
  • Evitar sobre estimularle y emocionarle mucho para que trague el mínimo aire posible.
  • Los bebés, niños y niñas son capaces de autorregular su alimentación, por lo que deberemos evitar obligarle a comer. Podemos ofrecer alimentos o leche y que ellos decidan cuándo y cuánto comer.
  • No dejarle llorar. Además de evitar que trague aire en exceso, responder a su llanto dándole de forma inmediata la atención y los cuidados que necesita, ayudara a su desarrollo fortaleciendo su personalidad y la seguridad en sí mismos, siendo niños y niñas más felices y estableciendo mayores vínculos con sus progenitores.

Lo más importante y lo que debemos tener en cuenta es que el hipo es un estado transitorio que, aunque se repita varias veces a lo largo del día, no causa ningún daño ni malestar en nuestro bebé siempre y cuando no supere las 3 horas de duración o provoque llanto y dolor a nuestro hijo o hija.

Ante cualquier duda sobre el estado de nuestro hijo e hija, ya sea por el tipo de hipo o por su duración, desde paraBebés te recomendamos que lo comentes con su pediatra.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo quitar el hipo a un bebé, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Salud del bebé.

Bibliografía

  • Ferrer, J. (2 de julio de 2015). El hipo en recién nacidos: ¿debe evitarse?
  • Fleta Zaragozano, J. (12 de noviembre de 2017). El hipo, ¿un signo inane en pediatría?

Источник: https://www.parabebes.com/como-quitar-el-hipo-a-un-bebe-4721.html

¿por qué se produce y cómo quitar el hipo al bebé recién nacido?

¿Cómo conseguir que al bebé se le quite el hipo?

El hipo no causa ningún daño, ni dolor al recién nacido. Muchos bebés siguen durmiendo durante un ataque de hipo sin problema. El hipo rara vez afecta a la respiración del bebé.

Se trata más de una preocupación de los padres que de una molestia para el bebé que suele desaparecer por sí solo.

Los bebés suelen tener hipo incluso antes de nacer.

Algunas embarazadas sienten hipar al feto dentro de su vientre. De hecho, el feto puede tener hipo desde los 2 meses de vida en el útero.

Existen muchas teorías sobre la razón por la que se produce el hipo, pero ninguna es del todo clara.

Para algunos científicos, el hipo está relacionado con la evolución del hombre y con su adaptación al medio. Nuestros antepasados vivían en el agua.

El hipo se da en muchos mamíferos, siendo más frecuente en lactantes. Su mecanismo es muy similar al que utilizan los renacuajos.

De ahí que se piense que es una forma de preparar a los músculos respiratorios para respirar tras el nacimiento. Otra teoría señala que se produce como consecuencia de tragar líquido amniótico.

Tras el nacimiento, prácticamente todos los bebés tienen hipo, siendo más frecuente durante los primeros 6 meses de vida. Por lo general en bebés suele durar más que en adultos y suele desaparecer tras 10-15 minutos.

Se trata de un fenómeno natural, seguramente mucho más molesto para los padres que para el propio bebé. No es señal de ningún tipo de enfermedad o afección.

En este artículo sobre el hipo del bebé:

¿Qué es el hipo?

El hipo o singulto (del latín singultos, que significa jadeo, suspiro) se produce cuando el diafragma se contrae de forma repetida, involuntaria y brusca.

El diafragma es un músculo que separa los pulmones del abdomen. Gracias a él, podemos respirar. Cuando respiramos se mueve hacia arriba y hacia abajo lo que permite vaciar y llenar los pulmones.

Cuando se produce el hipo, en lugar de inhalar aire, lo exhalamos. Al mismo tiempo también se cierren las cuerdas vocales (la glotis), favoreciendo el «hip», sonido característico del hipo.

Normalmente el hipo desaparece pronto y el bebé recupera la respiración normal.

¿Por qué se produce el hipo en los bebés?

Los expertos no saben con seguridad por qué se produce el hipo, aunque existen muchas teorías. La más aceptada para los bebés de pocos meses está relacionada con la inmadurez del sistema nervioso y digestivo.

Se piensa que la alimentación en ocasiones puede provocar espasmos en el diafragma del bebé, sobre todo cuando come demasiado rápido o demasiada cantidad o si traga mucho aire.

Estas situaciones pueden hacer que el estómago del bebé se expanda, empujándolo contra el diafragma y desencadenando espasmos que terminan en hipo.

1. Hipo provocado por la inmadurez del sistema nervioso del bebé

El sistema nervioso controla cualquier músculo de nuestro cuerpo. Las irritaciones del nervio frénico y nervio vago pueden causar movimientos no deseados del diafragma.

Los bebés prematuros, cuyos órganos son más inmaduros, tienen más hipo que los bebés nacidos a término. Y los bebés recién nacidos tienen más hipo que los bebés de 6 meses de edad.

2. Hipo provocado por la inmadurez del sistema digestivo del bebé

Además de la inmadurez del sistema nervioso del bebé, el hipo puede producirse por causas relacionadas con la inmadurez del sistema digestivo, como:

  • Distensión del estómago. El hipo es natural, pues la ingestión de alimentos por succión propicia la entrada de aire en el estómago. Cuando los bebés están muy hambrientos tienden a comer con ansia, tragando en ocasiones más aire que leche.
  • Problemas para agarrar el pezón. Los bebés lactantes pueden engancharse mal al pezón de la madre mientras maman, favoreciendo la entrada de aire.
  • Tetinas inadecuadas. También las tetinas de los biberones pueden tener agujeros muy grandes o muy pequeños, dificultando la lactancia.
  • Algunos chupetes. Un chupete con una forma fisiológica inadecuada puede favorecer la aparición de hipo.
  • Reflujo gastroesofágico. El reflujo gastroesofágico, muy frecuente en bebés, puede irritar el diafragma.
  • Cambios en la temperatura gástrica y corporal.
  • Ansiedad o estrés emocional.

Aunque al hipar hagan movimientos bastante bruscos, los bebés llegan a quedarse dormidos antes de que se les pase y rara vez lloran por el hipo.

¿Cómo quitar el hipo al bebé recién nacido?

Para prevenir el hipo, se recomienda alimentar al bebé cuando esté tranquilo y antes de que tenga demasiada hambre. De ese modo comerá más despacio y no tragará tanto aire.

Si el hipo aparece cuando el bebé está aún comiendo, deberemos cambiarle de posición e intentar que eructe o que se relaje. La postura ideal es en posición vertical.

Conviene esperar hasta que el hipo se pase para volver a darle de comer.

Si el ataque de hipo no se pasa solo al cabo de 5-10 minutos, dale unas cucharadas de agua. Este truco suele quitarlo.

Otro remedio es darle el chupete para que al succionar se relaje y de esta forma también se relaje el diafragma.

Déjale reposar después de comer y evita los movimientos bruscos. No le convienen juegos como rebotar sobre las rodillas o lanzarle hacia arriba.  

El hipo es un fenómeno totalmente natural que no conlleva ningún riesgo para el bebé. Solo en caso de que el hipo dure más de 48 horas, deberá consultarlo con su pediatra.

¿Qué no debemos hacer para quitarle el hipo al bebé?

Existen algunos remedios caseros para el hipo que no tienen ninguna base científica y que no sirven para quitar el hipo. Además pueden angustiar al bebé y hacerle llorar.

Por ejemplo, darle un susto al bebé, tirarle de la lengua, hacer que beba agua estando boca abajo, hacer que aguante la respiración.

Vídeo sobre el hipo del bebé

Источник: https://www.elbebe.com/bebe-recien-nacido/hipo-del-bebe-recien-nacido

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: