¿Cómo conseguir que tu bebé deje de chuparse el dedo?

Contents
  1. Chuparse el dedo: consejos y contraindicaciones
  2. ¿Por qué mi bebé se chupa el dedo?
  3. ¿Cuándo es normal que un bebé deje de chuparse el dedo?
  4. ¿Por qué puede ser un problema chuparse el dedo?
  5. Paladar ojival
  6. Mordida abierta
  7. Mordida cruzada
  8. Consejos para que un niño deje de chuparse el pulgar
  9. ¿A qué edad debo llevar a mi hijo a una primera revisión con el dentista?
  10. ¿Qué hago si mi hijo se chupa el dedo?
  11. Mi hijo se chupa el dedo y no sé qué hacer
  12. Conoce: Chupón o dedo: ¿qué afecta más a sus dientes?
  13. También: Prohibido castigar: corrigiendo malos hábitos
  14. ¿Qué puedes hacer si se chupa el dedo?
  15. Por otro lado: Pros y contras de que un bebé use chupón
  16. Te puede interesar: Lo que te preocupará de tu recién nacido
  17. ¿Sabías que…? Sus primeros dientes = ¿diarrea?
  18. Cómo conseguir que el bebé deje de chuparse el dedo
  19. Esparadrapo en el dedo
  20. Terapia de sustitución
  21. Terapia de distracción
  22. Sistema de recompensas
  23. Otros datos a tener en cuenta para que el bebé deje de chuparse el dedo
  24. Evitar que tu hijo se chupe el dedo: recomendaciones y consejos
  25. ¿Dedo o chupete?
  26. ¿Cómo evitar que tu hijo se chupe el dedo?
  27. 1. Identifica la causa y ofrece opciones
  28. 2. Explica las consecuencias
  29. 3. Cubre el dedo
  30. 4. Busca a un especialista
  31. Cómo Terminar Con El Hábito de Chuparse El Dedo
  32. Por Qué Los Bebés Se Chupan El Dedo
  33. Efectos Negativos De Chuparse El Dedo
  34. El adorable y al parecer inocente acto de chuparse el dedo puede causar:
  35. A Qué Edad Deben Dejar De Chuparse El Dedo Los Niños
  36. Cómo Puede Ayudarte Un Ortodoncista a Dejar de Chuparse El Dedo 
  37. 7 consejos para evitar que el niño se chupe el dedo
  38. La succión en los bebés
  39. 1. Utilizar la terapia de la sustitución
  40. 2. Buscar alternativas para calmar al niño en momentos de ansiedad
  41. 3. Proporcionarle distracciones en las que se implique el uso de sus manos
  42. 4. Utilizar técnicas de refuerzo positivo
  43. 5. Hablar con el niño
  44. 6. No ridiculizarle, ni gritarle o utilizar la violencia
  45. 7. Usar algún remedio casero para evitar que se chupe el dedo

Chuparse el dedo: consejos y contraindicaciones

¿Cómo conseguir que tu bebé deje de chuparse el dedo?

Chuparse el dedo pulgar es uno de los gestos más habituales que podemos identificar fácilmente con un bebé o un recién nacido.

Aunque, a priori, es un gesto que les puede resultar tranquilizador y resulta inocuo, es importante saber cuándo puede empezar a convertirse en un mal hábito.

Y es que, a medida que crecen, no solo comienzan a ser más independientes y a realizar un mayor número de actividades: también hay que dejar a un lado sus rutinas de bebés.

Por eso, en este artículo te contamos cuándo deberíamos evitar que nuestro bebé se chupe el dedo y qué problemas de mordida puede generar el no hacerlo.

¿Por qué mi bebé se chupa el dedo?

Aunque, como decíamos, meterse el dedo en la boca es un gesto muy frecuente en niños de corta edad, lo cierto es que los padres no siempre conocen la causa.

La principal razón que explica este movimiento involuntario está en el propio instinto del bebé de buscar la succión.

Conocido como reflejo perioral, está directamente relacionado con la alimentación, ya que el recién nacido busca el pecho de su madre.

Conforme pasan los meses, es posible que esto pase de ser un gesto que se realiza sin pensar a un hábito que el pequeño identifica con la calma y la seguridad.

Así, es normal ver a niños más mayores -de 1 o 2 años- chuparse el dedo si tienen miedo o sienten cierto nivel de estrés.

Del mismo modo, un bebé a partir de los 6 u 8 meses puede comenzar a chuparse el dedo con mayor frecuencia porque comienzan a salirle sus primeros dientes de leche.

En este etapa, conocida como dentición primaria, es normal que el niño sienta molestias y dolor en la encía debido a la presión de las piezas dentales.

Por ello, busca chupar o morder cualquier objeto cercano para intentar calmar la aflicción.

Chuparse el dedo

¿Cuándo es normal que un bebé deje de chuparse el dedo?

El desarrollo de una criatura puede variar de una a otra y lo mismo sucede con la edad a la que deja de succionar su pulgar.

Así, no todos los bebés empiezan a andar, hablar o a comer solos al mismo tiempo, aunque sí existe una fecha orientativa en la que deberían empezar a hacerlo.

Sobre el tema de meterse el dedo en la boca, no hay un consenso claro entre los pediatras.

Hay algunos niños que dejan este hábito por sí solos antes de cumplir el primer año de vida y otros que, por el contrario, continúan haciéndolo hasta que tienen cerca de 3 años.

Lo cierto es que hay ciertos factores que pueden ser perjudiciales para nuestro hijo si continúa chupándose el dedo de forma muy frecuente.

En concreto, esta rutina empieza a ser un problema cuando interfiere con el normal desarrollo de su mandíbula y sus piezas dentales.

Chuparse el dedo pulgar es un gesto muy frecuente en los bebés, pero hay que tener en cuenta las maloclusiones que origina si no se elimina la costumbre

¿Por qué puede ser un problema chuparse el dedo?

Los dientes de leche comienzan a salir a partir de los 8 meses de edad y se mantienen en la boca hasta aproximadamente los 12 años, cuando caen las últimas piezas temporales.

Durante todos estos años es crucial vigilar el crecimiento y desarrollo no solo dentario, sino también de las estructuras óseas de la cara.

Y es que en este sentido, mantener la costumbre de chuparse el dedo cuando están saliendo los primeros dientes genera a largo plazo problemas de maloclusión -mordida-.

Del mismo modo, en estas edades tan tempranas el bebé aún tiene una cavidad oral moldeable, por lo que la excesiva succión ocasiona malformaciones en el paladar.

Las tres principales complicaciones en la salud oral derivadas de chuparse el pulgar son:

Paladar ojival

Hablamos de paladar ojival o estrecho cuando esta parte de la boca no tiene la amplitud necesaria para albergar todas las piezas de la dentadura.

Al no ser lo suficientemente ancho, se generan problemas de apiñamiento, ya que los dientes no tienen el espacio que requieren para estar alineados.

Este problema puede tratarse a través del disyuntor palatino, un aparato dental que se coloca en niños de 6 o 7 años.

Mordida abierta

Este tipo de maloclusión implica una falta de contacto entre los dientes frontales -caninos y colmillos- de la arcada superior y la inferior.

Por tanto, su principal efecto es que el niño que lo padece es incapaz de cerrar la boca por completo, con los inconvenientes funcionales y estéticos que conlleva.

Lo ideal es abordar la mordida abierta durante la infancia, cuando aún no se ha concluido el desarrollo de la boca, generalmente hasta los 12 años.

Mordida abierta

Mordida cruzada

Un niño tiene mordida cruzada o invertida cuando los dientes superiores ocluyen por detrás de los inferiores.

En una mordida óptima, lo adecuado es lo contrario: las piezas de arriba deben quedar por fuera de los dientes de abajo.

Al igual que en los casos anteriores, este problema se soluciona en niños a partir de los 6 años mediante un tratamiento de ortodoncia.

Consulta con un odontopediatra

El dentista podrá valorar el estado de la boca del bebé y determinar si las etapas de dentición se están desarrollando sin inconvenientes.

Consejos para que un niño deje de chuparse el pulgar

Ahora que ya sabes que, aunque chuparse el dedo es normal, puede general problemas si interfiere con la dentición primaria del bebé.

Por ello, si ves que tu hijo continúa con este hábito durante demasiado tiempo y crees que es momento de que deje de hacerlo, te traemos algunos consejos.

Estas prácticas puedes aplicarlas también cuando sea momento de dejar de lado el uso del chupete o del biberón.

  • Utiliza un refuerzo positivoEn lugar de reñirle porque se está chupando el dedo, elogia su comportamiento cuando no lo esté haciendo.
  • Intenta distraerloA través de juegos o actividades que requieran de su atención e implicación, puedes conseguir que olvide su necesidad de meterse el dedo en la boca.
  • Respeta sus horas de sueñoComo explicábamos con anterioridad, hay bebés que se chupan el pulgar para conciliar el sueño y relajarse.Por ello, es importante que le acuestes en cuanto notes que quiere dormirse, para que no necesite este refuerzo.Bebé durmiendo sin chupete
  • Identifica la causaA pesar de que la succión del dedo es, a priori, instintiva, es posible que el bebé lo haga por miedo o ansiedad.De ser así, intenta averiguar qué genera esta sensación negativa.
  • Emplea alguna sustancia que le genere rechazoEn los casos más extremos en los que el niño no quiere dejar este hábito bajo ningún concepto, es posible recurrir a ciertas sustancias inocuas para él.Por ejemplo, existen sustancias de venta en farmacia que el pequeño puede chupar sin peligro pero que le genera mal sabor.

Revisamos los dientes de tu bebé

¿A qué edad debo llevar a mi hijo a una primera revisión con el dentista?

La manera más sencilla de tratar cualquier problema relacionado con la salud bucodental es realizar una detección temprana.

Por ello, en cuanto al bebé le empiecen a salir los primeros dientes o cuando cumpla un año, está recomendada la primera visita con el odontopediatra.

Es habitual que en estas edad no se pueda abordar aún ningún tratamiento, por ejemplo, de ortodoncia.

Sin embargo, es un buen momento para que los padres aprendan a llevar a cabo unas adecuadas rutinas de higiene, pues el cepillado infantil es vital desde el nacimiento.

Además, en esta cita es posible resolver todas las dudas relacionadas con el cuidado de los dientes de leche y los hábitos dentales en bebés, como el de chuparse el dedo.

Por ello, si es tu caso y necesitas obtener respuestas a las preguntas sobre la boca de tu hijo, te invitamos a contactar con nuestro equipo de Odontopediatría.

Puedes hacerlo llamando al 91 768 18 12 o rellenando el formulario web.

¡Os esperamos!

Te interesará »  Dientes de leche: cuándo salen y cómo hay que cuidarlos

¿Qué podemos hacer por ti? 1ª visita gratuita y presupuesto sin compromiso Estamos en Madrid

En Ferrus&Bratos cumplimos con el RGPD de la UE por lo que tus datos están seguros. Además, debes aceptar nuestra política de privacidad al enviar un formulario:

  • Responsable: Ferrus Bratos Clínica Dental S.L.
  • Finalidad: poder gestionar tu petición.
  • Legitimación: tu consentimiento expreso.
  • Destinatario: tus datos se guardarán en Raiola Networks, – nuestro proveedor de hosting -, que también cumple con el RGPD.
  • Derechos: podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión de datos en datos@clinicaferrusbratos.com

(1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Loading…

Источник: https://www.clinicaferrusbratos.com/odontopediatria/chuparse-dedo-bebes/

¿Qué hago si mi hijo se chupa el dedo?

¿Cómo conseguir que tu bebé deje de chuparse el dedo?

Todos tenemos nuestras formas de relajarnos, especialmente a la hora de irnos a dormir: leer, tomar una copa de vino, un delicioso baño de burbujas, o ver un programa de televisión.

¿Sabías que los niños también lo hacen? Puede ser a través de: abrazar una mantita, un osito de peluche, quedarse dormidos mientras les lees un cuento o llevarse el dedo a la boca.

Si tu hijo hace esto último y estás preocupado te decimos qué hacer si tu hijo se chupa el dedo.

Mi hijo se chupa el dedo y no sé qué hacer

La mayoría de los bebés lo hacen cuando aún están en el vientre materno; muchos abandonan esta conducta antes de nacer, pero algunos la conservan y la perfeccionan cuando son bebés.

De manera que, cuando un niño es pequeño, es normal que se meta el pulgar o cualquier otro dedo en la boca para relajarse, tranquilizarse o quedarse dormido. ¿Y por qué no, si siempre lo tiene a su alcance y no se le puede perder?

Aunque a una edad temprana este hábito no causa daño, es recomendable que, si notas que tu bebé lo hace, consideres sustituir el dedo por un chupón que, si bien puede causar los mismos problemas, es un hábito más fácil de romper.

Conoce: Chupón o dedo: ¿qué afecta más a sus dientes?

Afortunadamente, muchos niños abandonan el dedo de forma natural a los tres o cuatro años, cuando aún no han cambiado los dientes. Pero si tu hijo continúa haciéndolo después de esa edad, es deseable apoyarlo para que deje de hacerlo, pues se chupa el dedo  – o el chupón –  y esto le puede acarrear problemas importantes:

·      Deformaciones de la cavidad bucal

·      Deformaciones de los dientes

·      Problemas del habla – por ejemplo, sesear o dificultad para pronunciar los sonidos de consonantes fuertes (como la “d” y la “t”)

·      Problemas de la piel – al exponerse a la humedad de la boca, el dedo se lastima con más facilidad; en algunos casos, la piel se vuelve quebradiza o puede sangrar, lo cual la vuelve vulnerable a infecciones

También: Prohibido castigar: corrigiendo malos hábitos

·      El exceso de humedad deformar la uña, haciendo que se vuelva quebradiza o se entierre

·      Deformaciones en el dedo – como la formación de callos

·      Problemas sociales – cuando los niños se chupan el dedo en público, se vuelven un blanco perfecto para que los demás niños los molesten

¿Qué puedes hacer si se chupa el dedo?

Como hemos visto, es muy importante ayudar a tu hijo a abandonar el hábito del dedo o el chupón lo más temprano posible. He aquí una algunas ideas…

  • Habla con tu hijo – es más probable que tengan éxito si él quiere colaborar en el proceso y ayuda a elegir el método que van a utilizar
  • En algunos casos, no prestar atención al problema es suficiente para superarlo, especialmente si el niño lo usa para llamar la atención – y lo consigue
  • Evita castigarlo. Usa el reforzamiento positivo: elogia a tu hijo o dale pequeñas recompensas, como leerle un cuento extra antes de acostarse si consigue no chuparse el dedo durante un tiempo acordado previamente y que irán incrementando conforme tenga éxito

Por otro lado: Pros y contras de que un bebé use chupón

  • Mide el tiempo que lo consigue utilizando un reloj de cocina y ve registrando sus logros en un calendario o un tablero que tú misma diseñes, usando tu imaginación
  • Identifica cuáles son los factores que desencadenan la conducta – si, por ejemplo, se chupa el pulgar en respuesta al estrés, identifica cuál es el problema real (en otras palabras, qué le causa el estrés) y ayúdalo a desarrollar estrategias más adaptativas para lidiar con el problema
  • En muchas ocasiones, aunque el niño decide abandonar la conducta, el hábito aparece sin que se dé cuenta. En esos casos, puedes indicarle suavemente lo que está pasando y recordarle que se detenga
  • Evita regañar, criticar o ridiculizar a tu hijo. Pueden, inclusive, desarrollar una serie de señales personales de tal manera que solamente entre ustedes sepan lo que está sucediendo y el niño pueda detener su conducta sin que los demás se den cuenta
  • Limita los lugares donde el niño puede incurrir en la conducta; puedes, por ejemplo, señalarle que cuando se chupa el dedo en escuela los otros niños se burlan, por lo que sería importante que solamente lo haga en casa – después, poco a poco, pueden ir limitando los lugares en casa (por ejemplo, solamente en su habitación) o los horarios (solamente en la noche, para ayudarle a quedarse dormido)
  • Tal vez lo más importante de todo esto es que estás involucrando al niño en la solución del problema y le transmites que estás de su lado dejarse de chupar el dedo, y que juntos son más fuertes lograrlo

Te puede interesar: Lo que te preocupará de tu recién nacido

Si todas estas estrategias que has aplicado en casa no funcionan, puede ser una buena idea pedirle apoyo al dentista del niño; para algunos niños una plática con el dentista puede ser más efectiva que todos los esfuerzos de sus padres.

Existen algunos aditamentos que el dentista puede utilizar, especialmente cuando el niño desea abandonar la conducta pero no logra evitarlo, sobre todo en la noche cuando sucede de forma automática:

  • Guardas bucales – que el dentista elabora y que se ajustan especialmente a la boca del niño
  • Guardas digitales – especie de guantes que se colocan en la noche sobre el pulgar
  • Aditamentos que impiden que el niño doble el codo para impedir que el dedo llegue la boca mientras que está dormido

¿Sabías que…? Sus primeros dientes = ¿diarrea?

Muchos padres acostumbran poner alguna sustancia picante o ácida en el dedo del niño, pero en realidad los expertos consideran que no es una buena idea; recordemos que para el niño también es un problema y que está tratando de resolverlo, por lo que colocar algo que le es molesto simplemente le producirá más ansiedad.

Algunos dentistas aconsejan aplicar un poco de vinagre en el dedo – este método es menos agresivo y no es peligroso: la idea es que el sabor diferente le recuerde al niño que está en el proceso de dejar este mal hábito.

Recuerda: no se le puede quitar a un niño un hábito que le sirve para enfrentar situaciones de estrés cuando aún no está listo para hacerlo. Además, en ocasiones, esta conducta puede ser indicadora de un problema mayor: cuando el niño chupa el dedo con demasiada frecuencia o con demasiada fuerza puede ser importante la intervención de un especialista.

No estás sola. ¡Ten paciencia! Aunque puede ser frustrante que tu hijo se chupa el dedo, recuerda que le será más fácil abandonar la conducta cuando esté listo.

Источник: https://bbmundo.com/ninos-toddlers/cuatro-anios/que-hago-si-mi-hijo-se-chupa-el-dedo/

Cómo conseguir que el bebé deje de chuparse el dedo

¿Cómo conseguir que tu bebé deje de chuparse el dedo?

Bien porque nunca han querido el chupete o bien porque se les ha retirado precisamente este, son muchos los niños que no dudan en chuparse el dedo. En una manía, en un hábito adquirido ya en el vientre de su madre o incluso en una manera de conseguir dormirse se ha convertido esa acción.

Es importante que los padres hagan todo lo que está en su mano para conseguir evitar que se chupe el dedo antes de los 6 años, que es cuando aparece la dentición definitiva.

De la misma manera, como ya te contamos en un artículo anterior, no hay olvidar que es imprescindible lograr que deje ese “hábito” porque trae consigo consecuencias adversas.

Si tú tienes un hijo en esa circunstancia, sigue leyendo. A continuación te vamos a dar a conocer algunos trucos para alcanzar que deje de estar con el dedo en la boca:

Esparadrapo en el dedo

El método del esparadrapo

Numerosos son los pediatras que aconsejan a los adultos recurrir a este método muy sencillo y que se considera efectivo. Consiste en decirle al pequeño que, como está todo el día con el dedo en la boca, se ha hecho una herida y que hay que curarla.

Partiendo de esa afirmación, los padres tendrán que ponerle en el dedo un esparadrapo no demasiado apretado, pero lo suficiente para que no se lo pueda quitar. De esta manera, cuando el niño vaya a chuparse el dedo se topará con el mal sabor de ese artículo de cura y, poco a poco, comenzará a ir dejando el hábito que nos ocupa.

Optar por esta medida supone tener que cambiarle el esparadrapo varias veces al día, para que esté limpio, y hacer un seguimiento. De ahí que si pasada una semana no ha dejado de meterse el dedo en la boca habrá que continuar llevándolo a cabo otra más.

Terapia de sustitución

Uno de los métodos que se recomiendan a los padres con hijos que no dejan de chuparse el dedo es que estén alertas a los momentos en los que hacen eso. El objetivo es que, cuando se les vea de esa manera, se les proceda a darle algún elemento que pueda ejercer como sustituto del citado dedo. Como es lógico tiene que ser un objeto que no pueda tragarse.

Terapia de distracción

De la misma manera, no podemos olvidar que también se considera que otra alternativa eficaz para conseguir que el pequeño deje de chuparse el dedo es la llamada de distracción. Se debe emplear cuando ese hábito el menor lo realice porque está aburrido. En ese caso, consiste en entretenerle de alguna manera para que se olvide por completo de llevarse la falange a la boca.

Sistema de recompensas

Acabar con esa manía que nos ocupa y, a la vez, mejorar la autoestima del menor es algo que se puede alcanzar con este otro método que ahora te presentamos. Básicamente consiste en proponerle al niño el que si no se chupa el dedo en el plazo de una mañana recibirá una pequeña recompensa a cambio, como puede ser salir a dar un paseo al parque.

Si logra cumplir el objetivo, disfrutará de su premio y se sentirá bien consigo mismo porque sabe que puede alcanzar lo que se propone.

Eso sí, apostar por esta medida supone que los padres tengan paciencia, ya que lo que deberán ir haciendo es ir aumentando el nivel de exigencia de manera progresiva. Solo así funcionará y se conseguirá acabar para siempre con ese hábito.

Otros datos a tener en cuenta para que el bebé deje de chuparse el dedo

Un hábito que puede adquirirse ya en el vientre de la madre

Además de lo indicado, hay otros aspectos que los padres deben conocer acerca de la cuestión que nos ocupa:

  • Es importante que jamás usen la violencia, física o verbal, para lograr el propósito citado. Si optan por esta vía lo único que lograrán es que el hábito se incremente como una medida de “seguridad” o “protección” e incluso de rebeldía.
  • Aplicarle esmalte de uñas en la del dedo que se mete en la boca es otra opción, ya que quizás lo rechace por el mal sabor que tiene. En las farmacias existen esmaltes específicos amargos, no obstante, no funcionan en todos los casos.
  • Otra alternativa puede ser optar por cubrirle el dedo pulgar con la parte correspondiente de un guante o con dispositivos específicos que existen para el mismo fin.
  • No menos necesario es que los adultos tengan paciencia ya que quitar esa manía no es algo que se consiga rápidamente, requiere su tiempo.
  • Asimismo, es necesario que los padres no ridiculicen a sus hijos por ese hábito que han adquirido y menos que lo hagan en público. Y es que hacer eso solo va a empeorar el problema.

Источник: https://okdiario.com/bebes/bebe-deje-chuparse-dedo-2728819

Evitar que tu hijo se chupe el dedo: recomendaciones y consejos

¿Cómo conseguir que tu bebé deje de chuparse el dedo?

Con frecuencia los padres se preocupan cuando ven a sus hijos meterse los dedos en la boca con frecuencia, pues saben que una vez que adquieran el hábito, este puede llegar a causarle serios problemas en su salud bucal, por ejemplo. En vista de ello, los padres buscan distintos métodos para evitar que sus hijos se chupen el dedo.

Chuparse el dedo es una acción normal. Muchos niños la llevan a cabo desde temprana edad y, resulta curioso saber que se han llegado a observar en las ecografías a muchos fetos chupándose el pulgar.

¿Dedo o chupete?

El reflejo de succión es natural en los bebés. Lo necesitan para sobrevivir. Succionar sacia el hambre y produce sosiego y calma. Un bebé amamantado quizás no recurra al dedo y no necesite chupete. Tiene el pecho de su madre para alimentarse y tranquilizarse.

No obstante, es normal que un bebé comience a introducir uno, o más dedos, en su boca a partir de los 2 a 6 meses. Esta viene a ser una forma de calmarse y es un gesto que forma parte de las primeras etapas de desarrollo.

Cuando observan esto, muchos padres deciden que, antes de que el pequeño adquiera el hábito de chuparse el dedo, lo mejor es darle el chupete.

Una vez le dan el chupete, argumentan que, llegado el momento, será más fácil quitarle el chupete al bebé que el hábito de chuparse el dedo.

No obstante, las consecuencias que tiene el uso del chupete superados los 2 años son tan perjudiciales como chuparse el propio pulgar:

  • Malformaciones en la dentadura.
  • Problemas en la pronunciación.
  • Pueden esconder trastornos emocionales más severos.

¿Cómo evitar que tu hijo se chupe el dedo?

Así como es normal que un bebé comience a meterse los dedos (y todo lo que está entre sus dedos) en su boca, también es frecuente que dejen este hábito alrededor de los 2 años de edad. Por ello, no hay de qué preocuparse. Sin embargo, puedes intentar tomar medidas para acelerar este proceso, si eso te da más tranquilidad.

Cuando el niño llega a los 3 o 4 años y con frecuencia chupa uno de sus dedos, hay que observar al niño y prestar atención a las razones que motivan el mantenimiento de esta conducta. De esta manera será más fácil encontrar las mejores soluciones para evitar que tu hijo se chupe el dedo y cuidar su dentadura.

Pero hay que entender que no todos los niños son iguales y que cada cual tiene su ritmo Por tanto, un buen indicador de que es necesario tomar medidas, es cuando ya salieron los dientes delanteros y los colmillos.

Si además comienzas a percibir que se están separando los dientes para dejar el espacio del dedo, llegó el momento. A continuación te daremos 4 recomendaciones fundamentales.

Lee: Mantener una buena salud dental en los pequeños de la familia

1. Identifica la causa y ofrece opciones

Si tu niño se chupa el dedo para conciliar el sueño, ayúdalo a la hora de dormir. Acompáñalo mientras se duerme. Cuéntale un cuento. Puedes ofrecerle que duerma con su muñeco o peluche favorito en vez de usar su dedo.

Si tu niño se chupa el dedo cuando está estresado o ansioso, quizás solo necesita que pases un poco de tiempo con él y converses. Tal vez necesite que lo abraces y ofrezcas consuelo para encontrar la tranquilidad y superar aquello que lo perturba.

En cambio, si tu hijo recurre al dedo cuando está aburrido, es hora de encender la creatividad y ofrecer distracciones. Iniciar un juego, hacer una manualidad, dar un paseo, puede ser lo que tu hijo te está pidiendo cuando mete el dedo en su boca.

2. Explica las consecuencias

A veces se recurre a los remedios caseros o se corre a consultar a un especialista, antes de sentarse a conversar con el niño. Ofrécele una explicación sencilla de por qué no es conveniente que se siga chupando el dedo.

Te sorprenderás de la capacidad que tienen los niños de entender las explicaciones que se les da y actuar en consecuencia. Explícale que sus dientes se pueden torcer, que ya ha dejado de ser un bebé y que llegó el momento de dejar de chupar su dedo.

Evita ridiculizarlo frente a otras personas, menos aún gritarlo o castigarlo cuando lo veas con el dedo en la boca. Quizás deje de chuparse el dedo frente a ti, pero lo siga haciendo a escondidas. Es mucho mejor dale un refuerzo positivo cada vez que logre superar las causas (sueño, ansiedad, aburrimiento) por las que se chupa el dedo.

Descubre: El refuerzo positivo en la educación de los hijos

3. Cubre el dedo

Quizás consideres necesario aplicar una medida más contundente para evitar que tu hijo se chupe un dedo. Es probable que en el dedo de tu hijo se haya formado un callo por la succión. Cubre el callo con un esparadrapo y explica a tu hijo que es necesario curar ese callo que se ha formado.

El esparadrapo debe estar bien pegado pero no muy apretado. Es necesario que tu hijo no pueda quitarlo por sí mismo. Cámbialo dos veces al día, déjalo día y noche por unos 15 días.

Si el niño insiste en llevarse el dedo a la boca, será desagradable sentir el sabor y la textura del esparadrapo en la boca. Muchas madres también colocan vinagre o limón en el dedo. Evalúa si eso funciona para vosotros.

Al cabo de dos semanas valora si has conseguido evitar que tu hijo se chupe el dedo. ¿Has estado también pendiente de minimizar las causas que motivan este hábito? Es muy probable que el niño ya logre modificar la conducta.

4. Busca a un especialista

Si ninguna de las opciones que te hemos dado para evitar que tu hijo se chupe el dedo ha funcionado, seguramente debas recurrir a un especialista. Un ortodoncista podrá diseñar un dispositivo que impida al niño introducir el dedo en su boca.

Pero si la frecuencia e intensidad del hábito es desproporcionada e incontrolable, será necesario que consultes con un psicólogo infantil. Una succión desbordada del dedo puede esconder un trastorno más profundo o un problema mucho mayor.

Источник: https://mejorconsalud.as.com/4-tips-evitar-hijo-se-chupe-dedo/

Cómo Terminar Con El Hábito de Chuparse El Dedo

¿Cómo conseguir que tu bebé deje de chuparse el dedo?

Succionar es un instinto para los bebés, puesto que de esta manera se alimentan. Un bebé puede empezar a chuparse el dedo en el útero, incluso desde el segundo trimestre de embarazo.

Chuparse el dedo es común en infantes y niños, que por lo general dejan de hacerlo entre los dos y los cuatro años.

A esta edad sus dientes frontales comienzan a desarrollarse, y pueden verse afectados por el acto de chuparse el dedo.

Por Qué Los Bebés Se Chupan El Dedo

Los recién nacidos e infantes se chupan el dedo como un método de relajación, que les provee una sensación de seguridad. Otros niños se chupan el dedo para ayudarse a dormir. Los niños menores de cinco años no deberían ser incentivados a dejarse de chupar el dedo, puesto que es una reacción natural.

Otras razones por las cuales el niño puede seguir chupándose el dedo son el aburrimiento y el estrés, lo que explica que esto ocurra durante viajes largos en auto o al ver películas.

Efectos Negativos De Chuparse El Dedo

Si el hábito no se rompe alrededor de los cinco años, puede conllevar serias consecuencias y afectar la calidad de su vida. Cosas sencillas como masticar y hablar pueden alterarse debido a que el niño se chupe el dedo.

El adorable y al parecer inocente acto de chuparse el dedo puede causar:

  • El esparcimiento de gérmenes que puedan causar una enfermedad
  • Pulgares infectados debido a la irritación de la superficie de la piel
  • Sensibilidad en el paladar
  • Un espacio entre sus dientes superiores e inferiores
  • Dificultad para masticar
  • Movimientos de dientes que pueden alterar la mandíbula
  • Trastornos del habla, tales como el ceceo causado por una desalineación mandibular

Por ello, acabar con el hábito a tiempo puede ayudar a prevenir futuras visitas al ortodoncista.

A Qué Edad Deben Dejar De Chuparse El Dedo Los Niños

Muchos niños dejan de chuparse el dedo por sí mismos entre los dos y los cuatro años. Para cuando un niño empieza el jardín, o la edad de cinco años, deben dejar de chupárselo para prevenir futuros problemas dentales. A esta edad sus dientes frontales comienzan a desarrollarse, por lo que pueden ser afectados por éste hábito.

Cuando se intenta que un niño deje de chuparse el dedo, es importante llegar a la raíz del problema. Algunos niños se aburren, mientras que otros sufren de problemas más serios, como estrés y ansiedad. Averiguar por qué lo hacen o qué detona este comportamiento es el primer paso para detenerlo.

Aquí hay algunas formas fáciles de lograrlo:

  • Tratar de aliviar cualquier ansiedad o incomodidad que el niño pueda estar experimentando y le esté llevando a chuparse el dedo.
  • No castigarlo por chuparse el dedo, ya que puedes ponerlo bajo presión y causar que lo haga más. En vez de ello, tratar de premiarlos o felicitarlos por no chuparse el dedo.
  • Tratar de explicarle a tu hijo, usando palabras que pueda entender, los efectos a largo plazo de chuparse el dedo.
  • Trata de usar plásticos protectores para romper el hábito. Estos protectores pueden hacer que tu hijo tome conciencia de su hábito y servir como un recordatorio para no chuparse el dedo.

Cómo Puede Ayudarte Un Ortodoncista a Dejar de Chuparse El Dedo 

El ortodoncista también  puede ayudar a tu hijo a dejar de chuparse el dedo. Contactar a un ortodoncista es una buena forma de evaluar la severidad del problema y recibir consejos de un profesional acerca del mejor método para ayudarle.

Nosotros ofrecemos un dispositivo oral que se fija dentro de la boca y ayuda a eliminar el hábito de chuparse el dedo; dificultando colocar el pulgar detrás de los dientes. Estas aplicaciones se usan por lo general alrededor de un año, hasta que el hábito se elimina por completo. Habla de ello con tu dentista en tu siguiente cita si estás interesado en su aplicación para tu hijo.

Si no estás seguro de si los dientes de tu hijo han sufrido daños debido a chuparse el dedo, contacta a tu dentista pediátrico. Además, ten en mente que tu hijo puede visitar a un ortodoncista a partir de los siete años para prevenir futuros problemas dentales.

Our Jefferson Dental Content Committee supports our team by educational and informational articles related to what we do, oral care tips, and current events in our communities.

Источник: https://www.jeffersondentalclinics.com/es/blog/como-terminar-con-el-habito-de-chuparse-el-dedo

7 consejos para evitar que el niño se chupe el dedo

¿Cómo conseguir que tu bebé deje de chuparse el dedo?

Los bebés empiezan a chuparse el dedo desde que están en el vientre materno. Es un reflejo de succión normal. Ellos buscan y succionan cuando se les toca alrededor de la boca.

Después de los 4 o 6 meses, la succión deja de ser un reflejo y ya lo hacen de manera consciente. La utilizarán para alimentarse, explorar el mundo, calmarse, etc. Ellos tienen muy desarrollado el sentido del gusto y el tacto en la boca. Cuando los niños son pequeñitos se llevan todo a la boca para reconocer y diferenciar texturas, formas, sabores, etc.

La succión en los bebés

La succión les proporciona seguridad y además, gracias a ella, podrán alimentarse durante bastante tiempo.

Los bebés suelen chuparse el dedo porque tienen hambre, están aburridos, tienen sueño, están enfadados, nerviosos o ansiosos.

Durante los dos primeros años de vida es normal que necesiten su dedo o chupete para coger el sueño, relajarse, calmar las emociones negativas, etc.

Esta actitud no tiene que preocuparnos, ya que la gran parte de los niños dejan de chuparse el dedo por si solos entre los 2 y 4 años. Pasado este tiempo, si no han dejado de hacerlo, es conveniente empezar a corregir este hábito para evitar malformaciones.

Pero si pasado este tiempo tu niño todavía se chupa el dedo, es importante que empecemos a corregir este hábito. De esta manera evitaremos deformaciones en el paladar, en los dientes, malformación en el dedo, inflamación de las encías, infecciones, etc.

Sigue leyendo, te daremos algunos consejos para conseguir que tu pequeño no se chupe el dedo.

1. Utilizar la terapia de la sustitución

Si tu hijo se chupa el dedo porque tiene sueño y le cuesta cogerlo, le puedes dar un peluche que le haga compañía. Se convertirá en su nuevo compañero de juegos.

2. Buscar alternativas para calmar al niño en momentos de ansiedad

Si tu niño se chupa el dedo cuando se siente ansioso o enfadado, busca alternativas como un abrazo, caricias o hablar con él y atenderlo en sus emociones.

3. Proporcionarle distracciones en las que se implique el uso de sus manos

Cuando el pequeño se chupa el dedo porque está aburrido, es aconsejable proporcionarle otras distracciones en las que tenga que usar sus manos. Algún juego de plastilina, manualidades, pintar, etc. En definitiva, cualquier cosa que se nos ocurra y lo mantenga distraído, de esta manera se olvidará de llevarse el dedo a la boca.

4. Utilizar técnicas de refuerzo positivo

Estas técnicas ayudan a modificar conductas infantiles. Consisten en aplicar unrefuerzo positivo cada vez que el menor actúe de manera adecuada. Podemos hacer una tabla con pequeños objetivos diarios o semanales, a corto plazo. Si los objetivos se cumplen, merecen una recompensa (una pegatina, un juguete pequeño…).

Conforme vaya pasando el tiempo, se puede ir aumentando el nivel de exigencia. De esta manera tu niño se sentirá orgulloso cuando vea que alcanza los objetivos propuestos. Por ejemplo, dormir una noche sin chuparse el dedo. Con esto conseguiremos modificar la conducta y mejorar su autoestima.

5. Hablar con el niño

Podemos hablar con él y darle una explicación sencilla, acorde a su edad acerca de por qué no debe chuparse el dedo. Para esto hay que encontrar el momento adecuado, cuando esté tranquilo y receptivo.

6. No ridiculizarle, ni gritarle o utilizar la violencia

Si le gritamos y lo ridiculizamos, sólo conseguiremos que tenga miedo y se asuste, no modificaremos el hábito haciendo esto. Con una explicación acerca de por qué no debe chuparse el dedo, es suficiente. Es mejor fijarse cada vez que no se chupe el dedo y reforzarlo, en lugar de reñirle de forma agresiva cuando si lo hace.

7. Usar algún remedio casero para evitar que se chupe el dedo

Los que se utilizan con más frecuencia son:

  • Pintar la uña del dedo con esmalte amargo que venden en las farmacias. Pero esta sustancia se recomienda no usarla en menores de 30 meses.
  • Mojar el dedo en limón o vinagre.
  • Poner una tirita o esparadrapo en el dedo que se chupa. 

Si llega a los 5 años y no hemos podido eliminar esta conducta, es recomendable hablarlo con el pediatra o con elpsicólogo infantil, y ellos derivarlos al logopeda si la situación lo requiere. Teniendo paciencia y llevando a cabo estos consejos, seguro que será más fácil evitar que nuestro niño se chupe el dedo.

Te podría interesar…

Источник: https://eresmama.com/7-consejos-evitar-nino-se-chupe-dedo/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: