Cómo cortarle las uñas al bebé sin causarle ninguna herida

Cómo curar heridas en los niños

Cómo cortarle las uñas al bebé sin causarle ninguna herida

Mi bebé y yo

Las heridas que el niño se ocasiona pueden ser de distinto tipo, en función de la causa que las haya provocado. Y, por tanto, también requerirán un tratamiento diferente.

1. Heridas por corte. Son cortes limpios producidos por una lámina. La pérdida de sangre puede ser grave y peligrosa, especialmente si se hiere una arteria.

2. Heridas por abrasión o contusión. Los bordes de este tipo de herida son irregulares. De la herida sale un suero, un líquido transparente del color de la paja.

Si el corte es superficial, no está sucio y no contiene cuerpos extraños, será suficiente con desinfectarlo.

Por ejemplo, utilizando una gasa humedecida en alguna sustancia desinfectante, como Betadine. Después, hay que dejar que se seque al aire libre, sin cubrir con gasas ni tiritas.

Esto es así, excepto si se trata de una zona que se puede ensuciar fácilmente, como una mano o un pie.

En este caso, se aconseja tapar la herida con una tirita o una gasa estéril (grasa, para evitar que se pegue a la herida). En este caso, tampoco hay que aplicar necesariamente desinfectantes antisépticos.

Si, por el contrario, la herida está sucia, es necesario lavarla bien con agua corriente. Hay que intentar retirar delicadamente la suciedad con una gasa empapada en alguna sustancia desinfectante. Usar un jabón puede resultar de utilidad, mejor si es líquido, pues penetra mejor en la herida.

Se ha clavado un objeto

  • Cuando un objeto grande, como un trozo de cristal, se queda clavado en una herida, nunca hay que sacar el objeto. Y es que esto podría ocasionar daños más graves y hemorragias.
  • En primer lugar, hay que tumbar al niño y presionar a ambos lados del objeto, aprentando los dos lados a la vez. Después, eleva la parte dañada por encima del nivel del corazón del niño.
  • Seguidamente, coloca un trozo de gasa sobre la herida y objeto para minimizar el riesgo de infección. Prepara una almohadilla de la misma altura que el objeto clavado. En este sentido, los rollos de vendas son ideales.
  • Sujeta la almohadilla con vendas, prestando atención a no presionar el objeto clavado. Llama a ambulancia o lleva al niño al hospital.

Cortes y rozaduras

  • En primer lugar, ayuda al niño a sentarse y tranquilízale. Cuidadosamente, lávale la rozadura con agua y jabón, usando una gasa o una brocha muy suave. Si la herida está muy sucia, colócala bajo un chorro de agua fría. Si no puedes eliminar las partículas de suciedad incrustradas, lleva al niño al hospital.
  • Trata de retirar cualquier partícula de suciedad o de tierra. Esto puede causar una pequeña hemorragia.
  • Presiona con una gasa limpia para detener la posible hemorragia y seca la herida con una gasa limpia.
  • Cubre el corte o rozadura con un apósito, cuya almohadilla sea la suficientemente grande como para tapar la herida y la zona que la rodea.
  • No limpies o cubras los cortes con algodón o cualquier otro material que desprenda pelusa. Podría pegarse en la herida y retrasar la cicatrización.

Ampollas

  • En primer lugar, limpia la ampolla minuciosamente con agua y jabón, y aclárala con agua limpia. No uses este método cuando se trate de una ampolla causada por una quemadura.
  • Seca con cuidado la ampolla y la piel de alrededor. Cúbrela con una gasa limpia o un pañuelo de papel.
  • Cubre la ampolla con una tirita normal o especial para ampollas. Asegúrate de que los bordes son suaves para prevenir que se produzca otra ampolla. La tirita debe ser lo suficientemente grande como para cubrir por completo la ampolla.
  • Si la ampolla es muy grande, cúbrela con una gasa limpia que no suelte pelusa y sujétala con un esparadrapo o una venda. Nunca rompas deliberadamente una ampolla, ya que se podría infectar.

Heridas en el ojo

  • Este tipo de heridas es serio y pueden afectar a la visión del niño. Hay que ayudar al niño a tumbarse, apoyando su cabeza en tu regazo para mantener inmovil. Como le puede doler, dile que no se frote o mueva ninguno de sus ojos. Si mueve el ojo bueno, el ojo dañado también se moverá y, por tanto, aún puede dañarse más.
  • Tranquiliza al niño y luego cúbrele el ojo herido con una gasa estéril. Sujeta la gasa hasta que la ayuda médica llegue.
  • Mantén al niño tumbado de espaldas y nunca trates de sacar el objeto del ojo.

Heridas en la oreja

  • Las heridas en la oreja pueden sangrar abundantemente, lo cual puede resultar alarmante. Si la sangre sale de dentro del oído, comprueba que el niño no tenga nada insertado dentro de ella. Si sangra después de golpearse la cabeza, llama a una ambulancia. Lo mismo que si sale un fluido acuoso del oído.
  • En primer lugar, ayuda al niño a sentarse y, suavemente, presiónale la herida con tus dedos pulgar e índice. Usa para ello un trozo de gasa limpia. Mantén la presión durante 10 minutos.
  • Después, cubre la parte lesionada de la oreja con una gasa estéril, hazle un vendaje sin presionar mucho y contacta con el médico.
  • Si le sangra el interior del oído, ayuda al niño a tumbarse ligeramente incorporado con la cabeza inclinada hacia el lado contrario del oído lesionado. Esto permite que la sangre salga hacia fuera. Coloca una gasa absorbente encima de la oreja y véndasela ligeramente. No tapones el oído. Luego, consulta con tu médico.

Heridas en la boca

  • Con este tipo de heridas, que pueden deberse o a que se ha mordido la boca o a la pérdida de un diente, hay que asegurarse de que el niño no inhale sangre. Esto le podría causar problemas respiratorios.
  • Ayuda al niño a sentarse con la cabeza inclinada sobre un bol y anímale a que escupa la sangre. No le laves la boca para ayudar a que la herida se coagule.
  • Coloca una gasa sobre la herida y presiónala con tus dedos pulgar e índice, manteniendo la presión durante 10 minutos. Contacta con el médico.
  • Si el niño sangra cuando se le cae un diente, hay que colocar una gasa en el espacio que ocupaba el diente. Hay que asegurarse de que quede más largo que los dientes adyacentes, de manera que el niño pueda morderlo. Pide al niño que se siente y que con su mano se sujete la mandíbula y que muerda fuerte sobre la gasa. Un niño pequeñito puede necesitar ayuda para mantener la gasa en su lugar.

Heridas en el pecho

  • Una herida en el pecho puede provocar daños internos graves. Los pulmones son especialmente vulnerables y, si se dañan, pueden provocar problemas respiratorios, shock y colapsos. Es muy importante cerrar herméticamente la herida para prevenir que el aire entre en la cavidad torácica.
  • Cubre la herida con la palma de tu mano y sujeta al niño en una posición ligeramente incorporada. Tranquiliza la niño.
  • Con el niño sujeto, cúbrele la herida con una gasa limpia y colócale esparadrapo por tres de sus lados. cubre la gasa con film de cocina para sellarlo. De nuevo, colócale esparadrapo solamente con los tres lados.
  • Inclina al niño hacia la parte dañada, ayudándote de cojines. Esto ayuda a sujetar el tórax.
  • Si el niño pierde la consciencia, abre sus vías respiratorias y comprueba la respiracion. Si respira, colócale en la posición de recuperación. Si no respira, hazle el boca a boca y un masaje cardíaco.

Heridas en el abdomen

  • Un niño con este tipo de heridas es probable que muestre signos de shock. Existe un alto riesgo de que haya una hemorragia tanto interna como externa.
  • Ayuda al niño a tumbarse y colócale un cojín o almohada debajo de sus rodillas para aliviar la tensión de su abdomen. Afloja cualquier prenda que esté ajustada alrededor de su cuello, pecho o cintura.
  • Tranquiliza al niño mientras le colocas una gran gasa estéril sobre la herida. Sujeta la herida con tu mano si el niño quiere toser o va a vomitar. Utiliza un esparadrapo para sujetar la gasa.
  • Llama a una ambulancia y continúa tranquilizando al niño y observando cualquier cambio mientras la ayuda llega.
  • Si una parte del intestino sobresale, cúbrela con una bolsa de politeno o con film de cocina antes de cubrir la herida con una gasa.
  • Si el niño pierde la consciencia, abre sus vías respiratorias y comprueba su respiración. Si respira, colócale en posición de recuperación, sujetando su abdomen mientras lo tumbas. Si no respira, hazle el boca a boca y masajes cardíacos.

Источник: https://mibebeyyo.elmundo.es/ninos/salud-bienestar/enfermedades-nino/como-curar-heridas-1912

6 trucos para cortarle las uñas al bebé

Cómo cortarle las uñas al bebé sin causarle ninguna herida

Una de las labores aparentemente sencillas en la vida de los padres es cortarle las uñas al bebé. Y decimos aparentemente porque los recién nacidos son muy delicados, especialmente su piel. Además, si no lo hacemos bien, podemos incluso hacerle daño al pequeño.

¿Por qué cortarle las uñas al bebé?

Alrededor del tercer mes de embarazo, el bebé ya empiezan a crecerle las uñas en los dedos de las manos y las pies Por esa razón, cuando nace, ya tiene uñas, a veces un poco largas. Además, por lo general, son blandas. Por ello, en algunas ocasiones, no es necesario cortarle las uñas al bebé, puesto que se rompen o se caen por sí solas.

Sin embargo, durante este periodo, algunos padres deciden ponerle manoplas a su pequeño para no arriesgarse a cortarle las uñas. No obstante, con el paso del tiempo, las uñas se fortalecerán y crecerán.

De hecho, en el caso de las manos, se recomienda cortarle las uñas al bebé cada semana. Por su parte, respecto a las uñas de los pies, se sugiere que sea cada mes.

Si no se controla el tamaño de las uñas, el pequeño podría hacerse algún rasguño. Por tanto, cortarle las uñas a tu pequeño es una acción que no se puede evadir por siempre. A continuación, te compartimos 6 trucos para cortarle las uñas al bebé de manera sencilla, teniendo en cuenta esta información proporcionada por KidsHealth.

Lee: Mi bebé tiene un sarpullido, ¿qué es?

1. Usa las herramientas adecuadas

En la actualidad, existen herramientas específicas para desempeñar dicha tarea: tijeras, limas y cortaúñas para bebés. Por ejemplo, las tijeras con puntas redondeadas son los instrumentos más populares y tradicionales entre los padres, ya que previenen el peligro de algún pinchazo accidental.

También existen cortaúñas eléctricos que liman las uñas del bebé por medio de vibraciones. Estos han llamado la atención de los padres, puesto que no hay riesgo de hacerle daño al pequeño. No obstante, una desventaja es que se invierte un poco más de tiempo en el proceso.

Sin embargo, para cortarle las uñas al bebé, no necesitas comprar utensilios sumamente especializados. Esta labor también puede realizarse simplemente con una lima de cristal, limando las aristas que pudieran producirle rasguños a tu pequeño.

2. Aprovecha sus siestas

Los bebés, por normal general, son inquietos y se mueven de manera imprevisible. Por este motivo, puedes aprovechar la calma mientras duermen para cortarle las uñas a tu pequeño, especialmente cuando se utilizan las tijeras o cortaúñas.

Este truco suele ser de los más efectivos, por eso es tan popular. Sin embargo, no debes confiarte. Sujeta a tu pequeño con firmeza para que no le hagas daño en caso de que despierte o se mueva de forma repentina.

3. Después del baño: un buen momento

Otro truco efectivo es aprovechar el momento posterior al baño. Además de relajar a tu bebé, el agua permite que las uñas estén más blandas y flexibles. Así pues, cortarle las uñas al pequeño implicará menos molestias. De hecho, será mucho más rápido.

Te puede interesar: ¿Cómo bañar a un bebé recién nacido?

4. Empuja la yema del dedo hacia abajo para cortarle las uñas al bebé

Algunos padres temen que, al cortarle las uñas a su pequeño, puedan hacerle alguna herida. No obstante, puedes medir de mejor manera la dimensión del corte si empujas la yema del dedo hacia abajo y solo recortas la parte de la uña que se despegue del dedo del pequeño.

Se recomienda cortarle las uñas al bebé siguiendo la línea natural del crecimiento de las uñas, pero redondeando sutilmente los bordes de los extremos para que el pequeño no se haga daño con ellos.

Por otra parte, es importante cuidar el tamaño del corte, ya que, si se hacen muy cerca de la piel, se puede lastimar el dedo del pequeño e, incluso, infectar la herida. Así, procura dejar un pequeño espacio entre la uña y la piel antes de cortar.

5. Vigila la limpieza

La limpieza es un aspecto importante a la hora de cortarle las uñas al bebé. Por tal motivo, debes procurar que tus herramientas y utensilios estén limpios siempre.

De hecho, una vez hayas terminado de cortarle las uñas a tu hijo, has de retirar los restos que se hayan producido, ya que pueden resultar peligrosos para el pequeño.

Como los trozos de uña son muy pequeños, estos pueden terminar en la boca del bebé o incluso en sus ojos. Por eso, tienes que limpiar sus manos con una toallita húmeda, al igual que su ropa y el área en el que lo colocaste para cortar sus uñas.

Además, evita a toda costa utilizar la boca y dientes para cortarle las uñas al bebé. En la boca viven cerca de 50 mil millones de bacterias, algunas de ellas muy peligrosas, como los estreptococos. Si haces esto, tu bebé estaría en contacto con dichas bacterias y, seguramente, podría desarrollar alguna infección. No lo hagas.

6. Trabajo en equipo

Conforme el bebé va creciendo, es muy probable que sea más inquieto y se mueva más. Por esa razón, te vendría bien un poco de ayuda extra. Mientras una persona sujeta su mano o pies con suavidad y firmeza, la otra persona puede cortarle las uñas al pequeño de una manera más rápida y sencilla.

Algunos padres colocan al niño en sillitas altas. Así, mientras un padre distrae al bebé jugando o bailando, el otro puede cortarle las uñas con mayor facilidad. En realidad, el método dependerá de la creatividad de los progenitores y el trabajo en equipo.

El hábito para cortarle las uñas al bebé

Como ves, cortarle las uñas al bebé no es una labor tan sencilla. Sin embargo, con estos trucos, esperamos haberte ayudado. Si los sigues, te sentirás más seguro a la hora de realizar las tareas de higiene de tu pequeño.

No debes olvidar que, como con toda habilidad, necesitas vencer el miedo y practicar el corte de uñas. Así, cuanto más lo hagas, ganarás más seguridad y perfección de la técnica.

Источник: https://mejorconsalud.as.com/6-trucos-para-cortarle-las-unas-al-bebe/

Cómo cortar las uñas a un bebé (sin peligro alguno)

Cómo cortarle las uñas al bebé sin causarle ninguna herida

Es, junto con dar el pecho, una de las principales preocupaciones que tienen todos los padres novatos: cuándo y cómo cortar las uñas al bebé. Algunos bebés nacen con las uñas muy largas y a otros les van creciendo con rapidez, por lo que conviene cortárselas para evitar que se arañen la cara

En otro post ya vimos cómo calmar el llanto de un bebé, ahora vamos a ver cómo podemos cortar sus uñitas. 

Cuándo cortar las uñas a un bebé

Hace algún tiempo los pediatras solían aconsejar que se esperaran unos meses para cortarle las uñas a un recién nacido, pero esa creencia ha pasado de moda.

 Cortar las uñas del bebé es necesario si las vemos demasiado largas, puesto que pueden arañarse y hacerse daño. Así que habrá que hacerlo cuanto antes. Eso sí, es una parte muy delicada y habrá que hacerlo con mucho cuidado.

De esta manera, y a medida que se las vayamos cortando, éstas crecerán con menos fuerza.

Al ser las uñas del bebé muy pequeñitas y frágiles, debemos utilizar unas tijeras de uñas para bebé. Sus puntas son redondas, y son mucho más delicadas que las tijeras de un adulto.

Al estar las uñas del bebé más pegadas a la piel es fácil que se puedan lesionar al cortarlas, pero no hay que preocuparse, que son heridas sin importancia que se curan solas.

 Lo que sí resulta muy importante es mantener las uñas limpias.

A partir de la tercera semana de vida del bebé notaremos cómo las uñas se van haciendo menos frágiles y se endurecen, siendo más resistente.

Si en un principio no nos atrevemos a cortárselas directamente, podemos optar por limar las uñas de nuestro bebé, lo que para algunos padres puede resultar más sencillo y asequible que utilizar directamente unas tijeras. Tan sólo tenemos que coger dedito por dedito, mantenerlo firmemente sujeto, y limarle las uñas. 

Cómo cortar las uñas a un bebé

Conviene cortárselas de forma redondeada, porque según los pediatras se desgastan más y es la forma más cómoda para los bebés.

 Sin embargo, las uñas de los pies se deben cortar de forma recta para que no se irriten los bordes de los deditos y les salgan heridas, los clásicos uñeros que se pueden clavar en la piel.

 Si nuestro bebé se pone nervioso con esta experiencia nueva, uno de los buenos trucos es cantarle alguna canción, y si es más mayor, intentar distraerle con algún juguete.

Cuando esté relajado, el bebé se dejará hacer, aunque tardemos más tiempo en hacérselo. Y las uñas quedarán perfectas, aunque hay que tener en cuenta que son frágiles y se quiebran con facilidad, luego tendremos que cortarlas con más frecuencia cuando esto ocurra.

Cómo deben ser las tijeras y las limas de uñas de bebé

Las tijeras para uñas de bebé son de punta roma, para que no podamos clavárselas en la piel por accidente, y son de acabados muy suaves, con las puntas redondeadas. De igual forma, las limas para bebés son de superficie suave y extremos redondeados.

Si optamos por limar las uñas del bebé debemos pulir los bordes irregulares, sin pasarnos mucho ni ejercer demasiada presión. Esto es muy recomendable para recién nacidos que tienen las uñas largas y se pueden arañar la cara. Después, ya podremos comenzar a utilizar las tijeras a medida que las uñas sean más duras y resistentes, sin temor a hacerle daño a nuestro bebé.

Si nos decantamos por cortar las uñas del bebé con tijeras desde el primer momento, debemos saber que no se debe apurar al máximo, para que la uña quede por encima del borde de la piel, y ésta quede protegida, así sus dedos quedarán perfectos, y si queremos, podemos limarle un poco los extremos de las uñas.

Trucos y consejos para cuidar las uñas y los dedos de los bebés

Lo más recomendable es dejar las manos del bebé en libertad, y no sobreprotegerlas y cubrirlas, pues es mejor que les dé el aire y el sol. La protección de sus manitas las dejaremos para las épocas de frío.

 Hay que mantener siempre las uñas de las bebés limpias, haciendo especial hincapié en repasarlas en su baño diario, para eliminar suciedad y posibles infecciones.

 Por otra parte, conviene, como hacemos con todo su cuerpecito, hidratar bien los dedos de las manos y de los pies, para que la piel esté siempre en perfectas condiciones, bien hidratada y cuidada. 

Si se produjera algún accidente mientras le estamos cortando las uñas a nuestro bebé, y le hacemos una heridita que sangra, no pasa nada, no hay que agobiarse. Sucede más a menudo de lo que pensamos.

 Lo que debemos hacer es presionar la herida con una gasa limpia, hasta que la herida deje de sangrar, para después dejar la herida bien limpia al aire, que será como mejor se cure.

bajo ningún concepto debemos aplicar tiritas, pues podemos ocasionar un accidente mucho mayor, si nuestro bebé se lleva los deditos a la boca, ya que puede atragantarse.

En cualquier caso, siempre podemos contar con la ayuda de amigos o familiares que ya han tenido a sus hijos, y que nos podrán ayudar las primeras veces, además de darnos consejos que nos sean de utilidad.

Источник: https://www.elespanol.com/como/cortar-bebe-sin-peligro-alguno/452204917_0.html

11 tips para cortar las uñas al bebé: manicura y pedicura para primerizos

Cómo cortarle las uñas al bebé sin causarle ninguna herida

¿Cómo cortar las uñas por primera vez al bebé?

Para los papás primerizos cortar las diminutas uñas de las manos y los pies de su bebé siempre es un momento lleno de dudas. “Tengo miedo de hacerle daño”, “no sé si voy a hacerlo bien”…Sin embargo, usando a la vez la delicadeza , la suavidad y una técnica adecuada, se puede salir airoso de la primera manicura que le haremos a nuestro pequeño

Los bebés nacen casi todos con unas uñas de considerable longitud , aunque frágiles y quebradizas.  Gesticula  mucho y se lleva tanto las manos a la cara que tiende a arañarse con bastante frecuencia. Por lo general esos arañazos son heriditas sin importancia que curan en poco tiempo sin ningún otro cuidado que el de la limpieza diaria.

Hay que saber que esas uñas, que se rompen fácilmente y de manera irregular,  no se harán más resistentes hasta que cumpla al menos 3 ó 4 semanas. Nacen muy pegadas a la piel  y aun cortándolas, seguirán rompiéndose  y no impedirán algún que otro arañazo.

Para evitar cortar las uñas a sus bebés,en algunos países muchos papás le ponen, esas primeras semanas, unas manoplas especiales para recién nacido que les impide arañarse.

Pero ¿No os parece una pena encerrar esas manitas y privar de libertad de movimiento a sus minúsculos deditos?  Además en verano ¡buff, nada más pensarlo se me quedan las manos sudorosas! Las manoplas para el invierno y solo como protección contra el frio. Pero es una opinión nuestra. Si alguien quiere probar, adelante.

Si se quiere  rebajar esas uñitas de “Eduardo manostijeras” (exageración) antes  de que el bebé cumpla el mes de vida, nosotros aconsejamos usar una lima de uñas de cartón muy suave y de bordes redondeados  para intentar igualarlas. Usarla con mucha suavidad y lentamente.

Si a pesar de todo se quiere probar con las tijeras o el peque ya es más mayor,estas son las pautas que habría que seguir para cortar las uñas:

Consejos a seguir para cortar las uñas del bebé

  1.  Utilizar unas tijeras  pequeñitas ,de punta roma, especialmente destinadas a puericultura.
  2. No olvidar desinfectar las tijeras con alcohol de 90º antes de cada uso.
  3.  No apurar el corte, quedar la uña un poco por encima del borde de la piel.

    Las primeras semanas las uñas  siguen muy pegadas a la piel y a veces se hace difícil reconocer la zona que se puede cortar . Hay que intentar no cortar las pielecillas que bordean la uña.

  4. Cortar en línea recta de forma que la uña quede cuadrada ( no seguir la línea redondeada del dedo).

    Esa forma cuadrada previene las uñas encarnadas ( uñas que crecen bajo la piel y que provocan dolor) además de proteger del corte la piel ,de los lados de la uña ,que es aún muy frágil.

  5. Cortar cuando se necesite.

    Por lo general , las uñas de los pies hay que cortarlas una vez al mes, las de las manos, que crecen mucho más rápido, cada 15 días.

  6.  Se puede terminar la manicura puliendo delicadamente, con la lima , el borde de la uña y finalizar con un suave masaje ( que le encantará) por toda la mano , con la ayuda de una crema hidratante.

  7. Si a pesar de toda la delicadeza  que se pone en la operación  se produce un pequeño corte ¡no entrar en pánico! No sería ni el primero ni el último a quien le ocurre. Coger una  gasa estéril y presionar la herida hasta que se corte la sangre. Dejar la herida al aire. Nunca se debe tapar una herida y menos con una tirita o gasa.

    Hay que recordar, sobre todo en los primeros meses de vida, que el bebé experimenta a  través de la boca. Se podría llevar el dedo vendado a la boca, chupar el vendaje, este último despegarse y el bebé tragárselo. Una tirita solo puede traer un riesgo de atragantamiento o asfixia.

  8. Nunca insistir en cortar si el bebé se mueve mucho o si se queda con el puño cerrado. Lo único que se conseguiría es herirle en el forcejeo. Siempre habrá una ocasión en la que esté más tranquilo.
  9. La mejor postura para hacerle la manicura al bebé: sentado sobre nuestras rodillas con la espalda bien pegadita a nosotros. Coger una de las manos pasando nuestro antebrazo bajo su axila y agarrando uno a uno los deditos del que vamos a cortar la uña.
  10. Lo más importante para que el momento de cortar las uñas el bebé no lo sienta como algo desagradable, es escoger el momento adecuado. Tiene que ser cuando más tranquilo esté.

    Puede ser después de una comida, al despertar, después del baño…

¡Cuidado que es más fácil que se mueva! Quizás sea el momento  de pedir ayuda al papá o la mamá que no esté cortando ,sobre todo si el bebé es de temperamento inquieto. Sentado en las rodillas de uno de ellos, esta vez pasando nuestros brazos por delante del cuerpo del bebé, como si fuese un cinturón de seguridad , inmovilizaremos  los brazos del bebé. Separar  los dedos ,para evitar herirle  y  cortar cada uña de forma cuadrada. Hay que mantener los dedos bien sujetos ( aquí está la ayuda del otro papa o  mamá). Pues hay que recordar que muchos sienten cosquillas cuando se le tocan los dedos de los pies  y ya se sabe que cuando nos hacen cosquillas nos movemos mucho!

Si ninguno de esos momentos surte efecto y vuestro bebé empieza a llorar y a retorcerse como una lombriz en cuanto os ve llegar con unas tijeras, si ni su juguete favorito le entretiene, entonces no queda otro remedio que abandonar  el intento y esperar para aprovechar a hacerlo mientras duerme.

Cortar las uñas al bebé puede ser el momento perfecto para ocuparse de bebé a la vez. Papá puede cogerlo en brazos para tranquilizarle o ayudar a sujetarle con más firmeza para que mamá pueda cortar o viceversa.

Источник: https://blog.bblandia.es/11-tips-cortar-las-unas-al-bebe/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: