Cómo criar a un niño de 3 años

Consejos para criar a un niño de carácter fuerte o terco

Cómo criar a un niño de 3 años

No es un secreto para nadie que hay niños que son más fáciles que otros.

Esto, lejos de ser algo malo o imposible de manejar, nos da la posibilidad de experimentar diferentes estilos de crianza y probar con algunas recomendaciones hasta encontrar la fórmula ideal para nuestro hijo. Os dejamos algunos consejos prácticos para criar a un niño de carácter fuerte o que es muy terco.

¿Cómo son los niños de carácter fuerte?

La escritora Illana Donna cuenta que su madre, a menudo, le recordaba que su hermano había sido un niño muy fácil, que cuando ella llegó cambió todo.

“Lloraba todo el día, desafiaba a mi madre, me negué a dormir y constantemente necesitaba atención. Y para mí no es de extrañar que haya tenido un niño de carácter fuerte.

 A pesar de ser excelente y muy carismático, mi hijo sabe exactamente lo que quiere y no cede con facilidad”, puntualiza.

Hay otros niños mucho más flexibles: se sientan en restaurantes tranquilos, se bañan sin hacer ningún sonido, incluso se cepillan los dientes como si no fuese extraño, pero mi hijo no es así, dice. “A la madre relajada que hay dentro de mí le encanta que sea su propio líder y que tenga sus ideales, pero la otra madre que hay en mí se cansa y mucho”.

1. Darles opciones

Muchos padres con hijos mayores aseguran que lo que realmente necesita un niño de carácter fuerte es disciplina, pero eso no siempre funciona y casi nunca les genera un cambio definitivo. Donna agrega que en su caso, cuantas más opciones le dé a su hijo más posibilidades tendrá de negociar con él y finalmente cederá.

2. Enseñarles lo que es la cooperación

Melissa, educadora y madre, cree que la cooperación es la clave para criar a un niño terco: «Cuando fui al posgrado de educación infantil aprendí sobre el dominio cooperativo, donde el niño entiende que  hay un trabajo en equipo. Puedes decirle ‘vamos a lavarnos los dientes’ o ‘vamos a recoger los juguetes’ y no lo verá como una orden».

3. Explicarles el porqué de las cosas

Para Judy, dedicar tiempo a explicar es la clave. “Pasé gran parte de la infancia de mi hija discutiendo por qué ella tenía que hacer ciertas cosas. Cuando descubrí que si se lo explicaba lo entendía y se abría más a hacerlo, cambié mi metodología”.

4. Utilizar el juego para controlar su mal comportamiento

Las madres coinciden en que una de las mejores vías para criar a un niño de carácter fuertes es el juego. A través de estos, y aplicando el sentido de sentido del humor, lograrán que los niños hagan cosas o que controlen un poco su mal comportamiento.

5. Seguir una rutina

Apegarse a una rutina especial y única para el niño difícil puede ser otra opción. Las madres explican que mientras menos tiempo tenga para darle rienda suelta a sus exigencias o percibir algo que no le gusta, más fácil será criarlo. Eso sí, esta debe adaptarse a cada una de sus necesidades.

6. Empatizar 

Emily, madre de una niña de 12 años, explica que empatizar con su hija fue lo que la ayudó a entenderla, por irracional que parezca.

“Si ella se queja de que no puede dormir un poco más por las mañanas le contestaré, ‘te entiendo, me sentí exactamente igual cuando sonó mi despertador esta mañana. Ojalá pudiéramos quedarnos en la cama todo el día.

Pero si nos levantamos ahora tendremos más tiempo para alistarnos y llegar a tiempo al colegio’. Este método se combina con la cooperación y puede significar un gran avance dentro de la familia”.

7. No gritar ni comparar unos niños con otros

Lo que se debe evitar, por encima de todo, es gritarles o compararlos con otros niños, especialmente con sus hermanos, porque se sentirán atacados, ofendidos y aumentarán los berrinches. Lo mejor es hablarle siempre, establecer sanos límites, y no tomar este rasgo de su personalidad como un problema, porque no lo es.

Definitivamente criar a un niño de carácter fuerte es otro de los retos a los que nos debemos enfrentar como padres desde el cariño y la compresión, buscando alternativas que nos permitan superar la etapa con éxito.

Si tu hijo, más allá de manifestar terquedad o carácter difícil, te reta todo el tiempo, ofende, te hace daño o se hace daño a sí mismo, además de estos consejos podrías considerar ver a un especialista que los apoye y guíe dentro de la situación.

ConsejosEducación en casaAdolescencia (13-17 años) Bebé (0-2 años) Conducta conflictiva Infantil (3-6 años) Preadolescencia (11-12 años) Primaria (7-10 años) Psicología positiva Todas las edades

Источник: https://saposyprincesas.elmundo.es/consejos/educacion-en-casa/consejos-para-criar-a-un-nino-de-caracter-fuerte-o-terco/

47 estrategias para criar a tu bebé de 0 a 3 años

Cómo criar a un niño de 3 años

Los papás y mamás primerizos han de enfrentarse a un sinfín de retos diarios en el cuidado de su bebé.

Si estás comenzando la apasionante aventura de ser padre, necesitarás estos consejos tanto de expertos como de aquellos que ya han pasado por la experiencia de la paternidad.

Toma nota de estas 47 estrategias para criar a tu bebé de 0 a 3 años que solucionarán muchas de tus dudas. 

Pautas útiles para criar a tu bebé de 0 a 3 años

Estos pequeños consejos para criar a tu bebé durante sus primeros tres años de vida, te ayudarán a evitar todos esos errores de padres primerizos. Te presentamos trucos de higiene, de alimentación, educativos y estimulantes para críar un bebé sano y feliz.

Trucos de para criar a tu bebé: la higiene

1. Comprueba siempre la temperatura del agua antes de introducir a tu bebé en el baño.

2. No vacíes la bañera si tu bebé está dentro, sobre todo si es recién nacido o tiene pocos meses, el ruido del agua yéndose por el desagüe puede asustarle. 

3. Si, durante los meses de más frío, colocas la toalla sobre el radiador, tu bebé agradecerá que le envuelvas en algo calentito. Puedes hacer lo mismo con la ropa para vestirle. 

4. No es necesario que laves la cabeza de tu bebé todos los días, sobre todo si le resulta molesto. Basta que le pases una esponja suave por la cabeza.

5. No rasques la costra que tu bebé puede tener en el cráneo, es la costra láctea y podrías producir una infección, es una inflamación benigna y no presenta molestia alguna al bebé. En cualquier caso, puedes aplicar por las noches aceite de almendras dulces para ir reblandeciendo y eliminando la costra. De lo contrario, acabará desapareciendo por sí sola. 

6. Para lavar los ojos a tu bebé recién nacido, utiliza dos compresas humedecidas en suero fisiológico, una para cada ojo.

7. Evita usar bastoncillos para limpiar las orejas de tu bebé, basta con usar una gasa o la punta de una toalla. 

8. Cortar las pequeñas uñas de tu bebé, te resultará más fácil después del baño, cuando están más blanditas. 

9. Si tu bebé es varón, no empujes con fuerza el prepucio para lavarle los genitales, podrías dañar al bebé, basta con realizar un suave movimiento y siempre sin forzar. 

10. Si tu bebé es niña, limpia siempre sus genitales de delante hacia atrás para evitar infecciones vaginales. 

11. Cuando tu bebé comience a andar y comience a ser más autónomo, coloca un taburete frente al lavabo para que pueda llegar a lavarse las manos. 

12. Puedes tener en el baño juguetes de distintos colores y tamaños para que el momento del baño, no solo sea placentero sino estimulante. Puede seguir aprendiendo mientras juega. 

13. Aunque tu hijo ya se siente solo y sepa mantener el equilibrio, no le dejes nunca solo en la bañera, un bebé de dos o tres años, puede ahogarse en 30 centímetros de agua.

14. Tu bebé puede comenzar a limpiarse los dientes a partir de los dos años, no hace falta si quiera pasta de dientes. Puedes ayudarle e ir enseñándole a pasar el cepillo por todos los dientes, e incluso la lengua. 

Trucos para criar a tu bebé: estrategias de alimentación

15. Si tu bebé es lactante y suele dormirse en tu pecho, puedes o bien retirarle y echarle a dormir, o bien, despertarle suavemente, inclinándole hacia delante suavemente. 

16. Cuando des de mamar, sentirás mucha sed, ten siempre a mano un vaso de agua.

17. Si te extraes la leche y la congelas, anota siempre la fecha y utilízala en los quince siguentes días. Piensa que, a medida que el bebé crece, la leche se modifica para adaptarse a sus necesidades. La leche materna del bebé de dos meses, no es la misma que la que producías cuando el bebé tenía dos semanas. 

18. Los pediatras y matronas recomiendan la alimentación del bebé a demanda, es decir, tantas veces como lo pida. La leche materna es muy digestiva y tu bebé no corre el riesgo de sufrir problemas digestivos. Por sí solo, irá normalizando poco a poco las tomas. 

19. Cambia de pecho en cada toma, para vaciar bien cada pecho y evitar la mastitis. Para recordar qué pecho vació la última vez, ponte un lacito en la tira del sujetador. 

20. Si te duelen los pezones durante la lactancia, es porque la posición del bebé es incorrecta. Si quieres solucionar este problema, acude a un grupo de apoyo a la lactancia o a tu matrona para que te indique qué estás haciendo mal y cómo solucionarlo. 

21. Si estás enseñando a comer a tu bebé, utiliza dos cucharas, una para ti y otra para que él pueda intentar llevarse la comida a la boca. 

22. No te inquietes si tu hijo no tiene mucho apetito un día o es inapetente. Las regañinas o los castigos solo empeorarán la situación. Los expertos en nutrición nos dicen que el apetito de un niño puede pasar por distintas fases y, si tu pediatra no te comenta lo contrario, no debes preocuparte si come poca cantidad.

23. No añadas sal en los platos de tu  bebé, los riñones de tu hijo no están preparados para procesarla. 

24. Si calientas sus alimentos en el microondas, pruébalos antes de dárselos a tu bebé, el recipiente puede estar tibio y la comida muy caliente. 

Estrategias para cuidar a tu bebé: la hora de dormir

25. No coloques almohadones o peluches dentro de la cama del bebé mientras duerme, podría moverse mucho y terminar con la cabecita debajo de ellos, impidiendo su correcta respiración y provocando que se sofoque.

26. No tapes demasiado a tu bebé, si suele empujar la manta de la cuna y se destapa de noche, opta por un saquito. Los recién nacidos suelen tener las manos y los pies fríos, y no es síntoma de que tenga frío. 

27. Tu bebé dormirá muchas horas durante los primeros meses, eso sí, en pequeños microsueños. Durante el día no pretendas que la casa está en absoluto silencio, sigue con tus tareas con normalidad. 

28. Para ir logrando una rutina de sueño por las noches, instaura un ritual cada día: baño, cena, canciones, unas palabras de cariño y a dormir. 

29. Deja la puerta de su habitación entreabierta y ala luz del pasillo encendida si así se siente más tranquilo.

Cómo educar a mi bebé: las rabietas

31. Las rabietas de los bebéssuelen ser normales, es una fase más de su evolución. Es raro el niño que pasa de los tres años, sin haber tenido una sola rabieta. Debes asumir que tendrás que lidiar con el carácter de tu hijo.

32. Nunca respondas a una rabieta con gritos, es decir, poniéndote a la altura de tu bebé. 

33. No cedas ante la rabieta, mejor aun, pon límites, por ejemplo «ahora no te voy a comprar un juguete pero, si te portas bien y no gritas y pataleas, podemos jugar tu y yo a ese juego que tanto te gusta». Es decir, debes decir no, pero puedes plantear una alternativa si hay una buena conducta.

34. En una rabieta actúa firme y contundente, sin perder los nervios, y manteniendo tu postura.

35. Si tu hijo suele tener pataletas, anticípate a ellas e intenta evitar esas circunstancias o momentos que le contrarían. Por ejemplo, no vayas a tiendas de juguetes si no le vas a comprar ninguno. 

36. No negocies o argumentes con el niño cuando está enrabietado, no te hará caso. Cuando esté tranquilo explícale las normas de tu casa: en esta casa no pegamos, no golpeamos, ni tiramos objetos. Si lo hace, no podrá participar con vosotros en lo que estéis haciendo o tendrá que irse a estar solo un momento.

Trucos para criar a tu bebé: la seguridad de tu hijo

37. Coloca protectores en todos los enchufes de la casa, esquineras en los muebles y protectores en las puertas.

38. No dejes sillas o elementos que permitan que tu hijo trepe hasta una ventana. No dejes las ventanas abiertas en la estancia en la que está tu hijo, si no está supervisado. 

39. Los niños pueden trepar a los muebles, asegúrate que están anclados a la pared.

40.. Mantén todos los productos de limpieza, higiene y medicamento alejados del alcance de su mano.

41. No dejes que juegue con elementos que contengan piezas pequeñas, los niños tienen a chuparlas o meterlas por los oídos o la nariz. 

42. Vigila siempre a tu hijo en la piscina, incluso si la piscina es para bebés y cubre poco. 

Consejos para criar a tu bebé: estimular a tu hijo

43. Habla mucho a tu hijo y hazlo con un lenguaje de adulto, no emplees palabras mal dichas o diminutivos inventados como «bibi» (biberón).

44. Reserva un momento cada día para jugar con tu hijo. Tírate al suelo y estimúlale a caminar, a hablar, a pensar a través del juego. Recuerda que la mejor forma de aprender es jugando. 

45. Puedes hacer de tu hijo un lector desde la más tierna infancia, lee con tu hijo y acerca los libros al alcance de su mano, incluso aunque no sepa leer. 

46. Establece con tu bebé un contacto físico constante: abrázale, tómale de la mano, bésale, etc.

47. Sal con tu bebé a la calle todos los días, aprovecha esos paseos para jugar, hablar y reír con tu hijo.

Источник: https://www.conmishijos.com/bebes/cuidados/47-estrategias-para-criar-a-tu-bebe-de-0-a-3-anos/

Cómo criar a un hijo feliz, en 7 pasos

Cómo criar a un niño de 3 años

Uno de los mayores deseos de un padre es que su hijo crezca sano, feliz y tenga un gran éxito en todas las facetas de su vida. Pero educar a un niño no siempre es fácil, y puede ocurrir que, muchos progenitores, en un intento de darles todo a su hijos, abusen de la sobreprotección y terminen mimando a sus hijos.

Un niño feliz no es aquel que tiene la casa llena de juguetes y al que todo se le consiente, porque los regalos en exceso pueden causar que un hijo crezca malcriado. Cuando se quiere tanto En este sentido, el comportamiento de los padres y su manera de educar sus hijos va afectar a la personalidad futura de éstos y a su bienestar y felicidad a lo largo de su vida.

  • Artículo relacionado: “Los 8 consejos básicos para no malcriar a tu hijo”

Cómo criar a un hijo feliz

Ser un buen padre no es darle todo lo que un hijo, incluso sus caprichos, ni dejarse llevar por sus exigencias y su manipulación. Sino que un buen padre ofrece a sus descendientes una educación que les ayude a convertirse en personas emocionalmente fuertes para el futuro y preparadas para los buenos y malos momentos que la vida les va a deparar.

Si eres padre y quieres saber qué puedes hacer para que tu hijo crezca feliz, en las siguientes líneas encontrarás 10 consejos para que tu hijo crezca emocionalmente sano.

1. Enséñale a tolerar la frustración

En la vida no todo es de color de rosa. Hay momentos buenos y momentos malos que nos toca vivir. Para crecer como personas debemos de ser capaces no solamente de disfrutar de los buenos momentos que la vida nos presenta, sino que debemos saber lidiar con aquellas situaciones que no son tan agradables.

La tolerancia a la frustración es una de esas habilidades que nos permiten hacer frente a la vida y que son esenciales para solucionar problemas y aprovechar los malos momentos para crecer como seres humanos. Desarrollar la tolerancia a la frustración es desarrollar la resiliencia y la capacidad de superar los problemas.

Las personas con baja tolerancia a la frustración son vulnerables al dolor emocional, son impulsivas y tienen dificultades para adaptarse a entornos cambiantes.

Por tanto, es importante educar en valores como el esfuerzo, ser coherentes y dar ejemplo, poner límites a tus hijos, entre otros comportamientos que puedes encontrar en nuestro artículo “Cómo enseñar a tus hijos a tolerar la frustración, en 6 pasos”.

2. Reconoce la perspectiva de tu hijo y empatiza con él

Los pequeños también sienten emociones. De hecho, Paul C. Holinger, profesor de psiquiatría del Centro Médico Rush-Presbyterian-St.

Luke's en Chicago, identificó nueve “señales” que los pequeños emplean para comunicar sus sentimientos.

Y es que los padres podemos llegar a comparar los sentimientos de los pequeños con los de los adultos, dejando de lado que su desarrollo mental se encuentra en fases iniciales.

El autor argumenta que cuando un hijo golpea a un hermano o lanza juguetes significa que está angustiado y esa es su forma de expresión. Aunque su reacción puede parecer desproporcionada, reconocer las señales que nuestro hijo nos envía ayuda enormemente a tratarle de manera apropiada. Empatizar con tu hijo es clave para generar confianza y ser un buen padre.

3. Comunícate y escucha a tu hijo

Si bien reconocer las emociones de tu hijo y empatizar con él es positivo para su felicidad, también lo es comunicarse y escuchar lo que tiene que decir. Los niños necesitan sentirse importantes y queridos, por lo tanto es bueno escuchar lo que tienen y comunicarse apropiadamente con tal de manifestar la confianza y estrechar el vínculo de afecto.

4. No cedas ante los berrinches

Puede parecer que ceder a los berrinches es la mejor opción para que nuestro hijo se sienta bien, pero esto es una manera de reforzar conductas negativas.

Si cedemos a los berrinches, le estaremos dando a entender que puede conseguir lo que quiera si pega pataletas o llora.

No dar todo de entrada puede ser una buena alternativa para que nuestro hijo comience a valorar las cosas.

5. Pasa tiempo con tu hijo

Los hijos deben notar que los padres sienten amor hacia ellos, porque la figura parental es necesaria para el desarrollo saludable de un hijo. Pasar tiempo con los hijos es enriquecedor para ambas partes, lo que acrecienta la confianza entre ambos. Lee cuentos a tu hijo, juega con él, enséñales cosas nuevas, llévale de excursión y diviértete a su lado.

6. Establece límites

Establecer límites puede parecer malo, pero es necesario que los niños tengan algo de disciplina para aprender que la vida tiene límites y no pueden hacer lo que quieran en el momento en que quieran, y así sean conscientes de lo que deben hacer y hasta dónde pueden llegar. No es bueno ser un padre excesivamente permisivo, porque los niños necesitan tener un patrón por el cual guíen su comportamiento.

7. Elogia sus logros

Para que un niño sea feliz debe tener una autoestima y autoconfianza elevadas, que le permitan hacer frente a los momentos menos agradables de la vida. Las personas solemos destacar los momentos malos de nuestros hijos, pero también debemos de elogiar aquellas conductas que son positivas, con la intención de darles feedback y como manera de premiar lo que hacen bien.

Источник: https://psicologiaymente.com/desarrollo/como-criar-hijo-feliz

Cómo criar a un niño de 3 años

Cómo criar a un niño de 3 años

Indice

  • Los niños a los 3 años
  • ¿Cómo criar a un niño de esta edad?

Los niños a los 3 años

Los 3 años suelen ser una época de cambios y conflictos porque, para empezar, es el año en el que la mayoría de los niños comienza el colegio ya que, aunque no es obligatorio hasta los 6 años, en países como España casi el 100% de los niños empieza su etapa escolar con 3 añitos. Y este cambio puede afectar al niño, incluso hacerle sufrir alguna regresión.

Además, los niños de 3 años quieren hacerlo todo por sí mismos, están ansiosos por aprender y mostrar su independencia, pero realmente dependen todavía de sus padres para casi todo. Por eso, los 3 años son una etapa de muchos cambios, algunos de ellos complicados, que pueden poner a tu prueba tu educación y hacerte replantearte si lo estás haciendo bien o no.

Tu hijo ha cumplido 3 años y llega una etapa complicada en la que el niño lucha por instaurar su autonomía e independencia, mientras tú luchas por conseguir que te haga caso. Los gritos y castigos solo sirven a corto plazo, pero no enseñan al niño a comportarse bien y, además, pueden ser perjudiciales para su desarrollo, así que deberás contar con otras estrategias.

Y tambien:

En cuanto a su desarrollo físico, sus habilidades motrices han mejorado mucho y ya puede correr, saltar, caminar de puntillas, usar un triciclo o chutar una pelota, lo que aumenta sus juegos y actividades. También ha mejorado su motricidad fina, lo que le permite hacer manualidades más complejas y empezar a vestirse solo, cerrarse la cremallera, ponerse los zapatos… aumentando así su autonomía.

Sus emociones son más profundas e intensas, pero necesitan que alguien los estimule para expresar sus sentimientos con palabras, si no, lo hacen mediante rabietas, golpes, empujones, etc. También se vuelven más mandones y exigentes, lo que dificulta conseguir que escuchen y hagan caso a sus padres y profesores.

A esta edad es normal que surjan los amigos imaginarios, lo cual no debe alarmarte ya que es algo habitual en el desarrollo del niño. Solo necesita alguien con quién jugar y hablar como quiera, por lo que debes dejarle. 

Son niños muy inquietos y revoltosos que aún no comprenden bien las normas sociales, por eso hay que ser pacientes con ellos y no pasarse el día regañándoles. En estos años es normal enseñarles a respetar los turnos, compartir y cumplir las reglas del juego. Aunque aún son egocéntricos, comienzan a hacer amigos y desarrollar juegos con ellos.

También es la etapa de las preguntas, por lo que no te extrañe si se pasa el día preguntándote por qué. Debes contestarle siempre, aunque lleve media hora haciéndote preguntas, para que se sienta escuchado y atendido. Esto se debe a que su lenguaje se vuelve más complejo, lo que le permite expresar mejor sus ideas, y hace que hable sin parar todo el día.

A esta edad surgen miedos nuevos que deberás tener en cuenta. Estos miedos son normales en su desarrollo mental y emocional, por lo que no debes alarmarte a no ser que se conviertan en fobias.

Los miedos más habituales con 3 años son: miedo a los monstruos (aún no distinguen entre realidad y fantasía), miedo a hacerse daño o que le pase algo malo, angustia por la separación (sobre todo al empezar el cole), o miedo a los fenómenos naturales (truenos, relámpagos, tormentas, terremotos, etc.).

¿Cómo criar a un niño de esta edad?

Ahora que sabes un poco más cómo es tu hijo con 3 años, echa un ojo a estos consejos para ayudarte en la crianza:

Potencia su independencia y autonomía y permite que comience él solo a vestirse, lavarse los dientes, lavarse el cuerpo en la ducha, etc.

También puedes empezar a dejarle hacer cosas de la casa, como tirar la ropa sucia al cesto o colocar el abrigo en su sitio. Eso le hará ser más responsable y fomentará su autoestima.

Para ello, debes hacer las cosas con tiempo para no ponerte nervioso y acabar haciéndolo por él. Si hace falta, despiértale 10 minutos antes.

– Lo normal con 3 años es que ya no use el pañal por el día, pero si su momento aún no había llegado, seguro que lo logra en los próximos meses. El pañal de noche suele costar un poco más, aunque la mayoría de los niños deja de usarlo también entre los 3 y los 4 años.

– Es importante también que potencies en él hábitos saludables. Enséñale a comer de todo y probar alimentos nuevos. No permitas que rechace un grupo entero de alimentos, no hay problema en que no coma manzanas, por ejemplo, pero tiene que comer otras frutas.

Con paciencia y siguiendo diversos trucos, como ofrecerle los alimentos en formas diferentes o contarle cuentos sobre ellos, seguro que logras que vaya comiendo de todo. Explícale la importancia de comer bien y hacer ejercicio físico a menudo para estar sano y “no ponerse malito”.

El juego es fundamental para potenciar su desarrollo en todos los ámbitos. Los mejores juguetes con 3 años son pizarras, materiales para manualidades, cuentos, disfraces, marionetas, juegos de construcción, juegos de mesa sencillos, pelotas y triciclos o bicicletas.

Busca siempre juegos adaptados a su edad y desarrollo. Pero no solo es importante que el niño juegue mucho y potencie su creatividad, sino que también debes jugar con él.

Jugar con tu hijo potencia vuestro vínculo afectivo y te permite establecer una buena relación con él y conocerlo mejor, así que saca todos los días al menos 15 minutos para jugar con él.

– Si los primeros días de colegio experimenta pataletas, llantos, regresiones u otros problemas, debes mantener la calma y hacerle ver lo divertido que es el colegio y lo bien que se lo va a pasar allí.

Explícale las actividades divertidas que va a hacer y hazle sentir importante por ir ya al cole de mayores. Seguro que en unos días se le pasa.

Debes permanecer tranquilo y no echarte tú a llorar también cada vez que lo dejes o será peor.

– Aunque te parezca que es pequeño, debes establecer ya una serie de normas y límites que el pequeño debe aprender a respetar.

Establece unas pocas normas de primeras y explícale por qué son importantes (por ejemplo, “Si no cruzas de la mano, puede atropellarte un coche”). Hazle ver que las normas no son arbitrarias, sino que son por su bien.

Además de las normas, debe conocer las consecuencias por incumplirlas.

– Los gritos y castigos no son efectivos a largo plazo y son contraproducentes. Aunque a veces parezca que no funciona, ya que lleva más tiempo interiorizarlo, es mucho más efectivo el refuerzo positivo.

Elogia a tu niño cada vez que se porte bien y haga caso, dale un pequeño premio o recompensa (que no tiene por qué ser algo material) y muéstrate feliz y orgulloso de sus logros.

Gradualmente irá entendiendo que portarse bien no solo le hace sentir mejor, sino que es mucho más provechoso.

El ejemplo es fundamental a la hora de educar a un niño, así que ten cuidado con lo que haces y dices. Si controlas tu genio y no gritas, seguro que es más sencillo lograr que tu hijo haga lo mismo.

– Y, por supuesto, como en cada etapa de la vida de tu hijo, dale mucho amor y cariño, que se sienta querido y escuchado para fomentar su autoestima y hacerle ser una mejor persona.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/ninos/educacion/como-criar-a-un-nino-de-3-anos-10127

¿Conoces las cuatro palabras clave para educar a los niños de 1 año en adelante?

Cómo criar a un niño de 3 años

Entre los 1-2 años, la educación de los niños empieza a cobrar una gran importancia. A partir del segundo año, la mayoría de los niños hablan y corretean.

Esto significa, por un lado, que los niños empiezan a comprender nuestras palabras y, por tanto, a ser conscientes de si desobedecen.

Por otro lado, sus nuevas habilidades le permiten una mayor libertad, lo cual hace muy importante que comprendan hasta dónde pueden llegar.

El desarrollo emocional del niño de 1 a 2 años está marcado por la búsqueda de independencia y la creación de vínculos afectivos, entre otros aspectos.

En esta etapa, entre los 1-2 años, la educación cobra una enorme importancia sobre todo en relación a su desarrollo emocional, pues ayuda al niño a madurar y superar los «terribles dos años».

Entonces, ¿qué podemos hacer los padres?

En este artículo te explicamos las 4 claves en la educación del niño de 1 a 2 años:

  • ¿Qué significa la coherencia?
  • ¿Qué significa la consecuencia?
  • ¿A qué nos referimos con la pertinencia?
  • ¿Por qué es necesaria la constancia?

La coherencia es el fundamento de una educación efectiva

  Llamamos coherencia a la correspondencia entre:

  • Lo que se dice y lo que se hace (comunicación verbal y no verbal).
  • Lo que dicen y hacen el padre y la madre.
  • Entre lo que se permite hacer hoy y lo que se permite hacer en otro momento.

Si no hay coherencia, el niño no comprende qué es lo que puede o debe hacer, se siente confuso si otro día cambia la norma. Como no sabe con qué carta quedarse, no obedece las normas.

Las incoherencias de los padres perjudican la educación de los niños, volviéndola ineficaz. Por esta razón, es importante que los padres nos pongamos de acuerdo, así como que cumplamos con lo que decimos. Por ejemplo, «si no recoges tus juguetes, no salimos al parque» y luego, resulta que lo hacemos, entonces, no estamos siendo coherentes. 

Los niños son expertos en detectar las incoherencias y saben de forma instintiva aprovecharlas en beneficio propio.

Para los niños de 1 a 2 años sus padres son su referencia y modelo. El ejemplo que recibe de ellos marcará en gran parte su comportamiento. Cuanto más disciplinados y constantes sean los padres en la educación del niño, más lo será él.

La consecuencia ayuda al niño comprender las normas

La consecuencia referida a las normas de conducta significa que las mismas han de ser lógicas y estar relacionadas con las circunstancias.

Teniendo en cuenta que el niño ha aprendido a andar y es un explorador nato, para evitar malos comportamientos, es aconsejable alejar de él aquellos objetos que puedan ser una irresistible tentación.

También debemos evitar pedirle que haga algo en los momentos en los que se encuentra cansado, tiene hambre o está asustado, ya que lo más normal es que reaccione mal. La consecuencia es un ingrediente muy importante en la educación pues ayuda al niño a comprender y, por tanto, hacerse poco a poco responsable de sus faltas.

Si se da una norma, el niño debe saber qué es lo que puede pasar si no la cumple. Si la falta es leve, también debe serlo el castigo. Si es grave, podemos ser un poco más severos.

La pertinencia, una norma adaptada a la edad del niño

La pertinencia es la oportunidad de una norma o de un castigo. La pertinencia de un castigo determina su eficacia. Un castigo inoportuno no sirve de nada. Esto significa que las normas deben estar adaptadas:

  • A la edad del niño (un niño de 2 años no puede aprender a comer con cuchillo y tenedor de forma apropiada).
  • A su capacidad de comprensión (a esta edad no puede comprender algunas normas de higiene, como estornudar o toser hacia atrás).
  • A las circunstancias: en un lugar nuevo, es de esperar que el niño no tenga claras las normas. Con un cuidador diferente, el niño dudará si la norma permanece e intentará ponerle a prueba.

Si no tenemos en cuenta la pertinencia de una norma, lo más seguro es que el niño sea incapaz de obedecerla, por lo que nos sentiremos frustrados en lo que se refiere a su educación.

La constancia es necesaria para la educación de los niños

La constancia es fundamental porque el niño necesita consolidar lo que aprende, a base de repetir.

A la hora de enseñar al niño unas normas básicas de conducta, los padres deben mostrarse firmes y constantes. De esta forma, aprenderá a amarse a sí mismo y a los demás y, en la relación con su entorno, se mostrará más tranquilo, receptivo y disciplinado.

La constancia ligada a la paciencia de los padres será la clave definitiva para ayudar al niño a aprender las normas y favorecer así su buena educación.

Источник: https://www.elbebe.com/educacion/conoces-cuatro-palabras-clave-para-educar-ninos-1-ano-adelante

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: