¿Cómo cuidar a un bebé con labio leporino?

TEMA 5

¿Cómo cuidar a un bebé con labio leporino?

Se denomina labio leporino, o fisura labial, al defecto congénito consistente en una hendidura o separación en el labio superior.

Puede ser lateral, afecta a una parte del labio, o bilateral, afecta a ambos lados de los labios.

¿Qué es la fisura palatina?

La fisura palatina también es un defecto congénito que afecta al paladar de los bebés, que no se ha fusionado correctamente durante la gestación.

Los bebés con fisura palatina tienen problemas con la alimentación porque la anatomía normal de la cavidad oral se ve alterada.

La importancia de la integridad oral: ¿cómo afectan estos defectos a la succión?

Para mamar el niño coloca el pezón en la boca y sella con sus labios alrededor de éste. Cuando el bebé succiona y deglute la leche materna, el velo del paladar se eleva, cerrando la cavidad nasal. Esto genera una presión negativa que mantiene el pezón dentro de la boca y la leche materna es extraída de los conductos junto con la ayuda de la lengua.

Cuando existe un labio leporino junto a una fisura palatina, puede ser difícil para el bebé realizar un buen sellado alrededor del pezón. No podrá cerrar la cavidad nasal y la succión a veces es imposible de conseguir ya que el reflejo de succión se sitúa unos milímetros antes de la unión del paladar blando y duro.

¿Se puede alimentar a un bebé con labio leporino?

Los bebés con labio leporino habitualmente pueden ser amamantados. Puede que sus madres necesiten durante los primeros días ayuda de asesoras, ibclc, enfermeras o especialistas en alimentación infantil, para asegurar que el niño puede obtener un sello hermético alrededor del pezón y para reforzar su confianza en su capacidad para conseguirlo.

Habitualmente en pocas semanas las madres se convierten en grandes expertas en la alimentación de su bebé.

Cuando el bebé se dispone a mamar, el tejido del pecho materno durante el agarre consigue cerrar el defecto permitiendo así que el bebé realice un sello hermético y pueda extraer la leche del pecho.

En ocasiones y dependiendo del defecto y su localización puede ser necesario que la madre se ayude con sus dedos, agarrando el pecho y tapando el defecto, para conseguirlo.

La mejor postura para alimentar al bebé suelen ser las posturas donde el bebé está erguido o semi erguido. Estas posturas permiten a las madres sostener el pecho y al bebé con más firmeza, además el bebé puede regular mejor la succión y la leche que ingiere.

¿Se puede alimentar a un bebé con fisura palatina?

Los bebés con fisura palatina pueden necesitar biberones especiales y técnicas para alimentarse adecuadamente ya que no siempre es posible amamantarlos porque la cavidad oral del bebé y la cavidad nasal están unidas, lo que no permite, en primer lugar, que el bebé consiga realizar un vacío intraoral correcto, lo que es decisivo para poder extraer la leche del pecho.

En segundo lugar es posible que el bebé carezca del reflejo de succión. El reflejo de succión se pone en funcionamiento cuando es estimulado el punto de succión que se encuentra en el paladar del bebé, y en el caso de los bebés con fisura palatina, y dependiendo de la ubicación del defecto, pueden carecer de el, lo que causa que el bebé no sepa succionar.

Es común que las madres, bajo estas circunstancias, sienten una gran tristeza por la pérdida de la experiencia de amamantar a sus hijos, por eso es importante ayudarlas a mantener la cercanía con sus hijos.

Mead-Johnson Cleft Nurse

Es un biberón muy económico, una botella suave que la madre puede apretar para ir depositando leche en la boca del bebé.

Antes de usarlo lo por primera vez, hay que poner un poco de agua en el biberón y ensayar cómo exprimir el líquido fuera de la tetina. Esto ayuda a tener una idea de cuán firme se necesita apretar.

Al apretar la botella, el líquido debe fluir fácilmente, pero no demasiado rápido para evitar que el bebé se atragante o que no sea capaz de gestionar con comodidad la ingesta de leche.

Sólo se debe apretar cuando el bebé está succionando. Si el bebé hace una pausa para respirar, se debe hacer una pausa también. Observando siempre al bebé de cerca y escuchando los sonidos de su deglución.

Alimentador Haberman

El modelo Haberman funciona bien para los bebés que son pequeños o prematuros, o que tienen solo fisura palatina. Tiene una válvula “anti escape” que mantiene la leche en el biberón, y el flujo de leche se puede ajustar girando la tetina. El bebé puede obtener la leche mediante la compresión de la tetina contra la encía o la lengua.

Muchos bebés pueden obtener la leche de este alimentador por sí mismos y pueden controlar el flujo de la leche, y es menos fatigosa para la madre, porque no se necesita apretar.

La mayoría de los bebés aprenden rápidamente a pasar la comida hacia la garganta y evitan que sea llevada hacia las fosas nasales.

Enlaces recomendados

http://mimaternidadleporina.blogspot.com.es/

http://www.afilapa.com/labio-leporino/afilapa.com/labioleporino/associacio-ficat-associacio-de-fissurats-de-catalunya

Artículo redactado por Alba Padró. Asesora de Lactancia de ALBA. IBCLC.
Revisado por Eulàlia Torras. Asesora de Lactancia de ALBA

↑ subir

Источник: https://albalactanciamaterna.org/lactancia/tema-5-situaciones-especiales/lactancia-materna-labio-leporino-y-fisura-palatina/

Alimentar a su hijo con fisura labiopalatina

¿Cómo cuidar a un bebé con labio leporino?

  • Tamaño de texto más grande

Si un bebé nace con una fisura labiopalatina, es importante ayudarlo a alimentarse bien a fin de prevenir la deshidratación y asegurarse de que está ganando peso. Los bebés que nacen con fisura labiopalatina pueden necesitar ayuda para alimentarse.

¿Cómo puedo ayudar a mi bebé con labio leporino a alimentarse?

La mayoría de los niños que nacen con labio leporino (pero sin paladar hendido) se alimentan bien y no necesitan ningún tipo de equipo ni de ayuda especial. Suelen poder mamar sin problemas o alimentarse con biberón.

El único cambio necesario puede ser el de recolocar el pezón para que el bebé pueda agarrarse bien al él. Si está amamantando a su bebé, pruebe a cambiar la posición para que su pecho encaje bien en la fisura que tiene en el labio.

¿Cuáles son los desafíos de alimentar a un bebé con paladar hendido?

Los bebés que nacen con paladar hendido, tengan o no tengan labio leporino no pueden mamar. Eso se debe a que no pueden crear la presión necesaria para succionar el pezón y extraer leche. Tratar de amamantar o de alimentar con un biberón ordinario a un bebé con paladar hendido le puede causar una escasa ganancia de peso y un retraso del crecimiento.

Otros desafíos que plantea alimentar a un bebé con paladar hendido son los siguientes:

  • Se le puede escapar líquido por la nariz (lo que se conoce como regurgitación nasal).
  • El bebé puede tragar aire mientras se alimenta.
  • Aquellos bebés que también padezcan otros síndromes pueden tener otros retos relacionados con la alimentación y la digestión.

¿Qué tipo de biberón debo utilizar para alimentar a mi bebé con paladar hendido?

Los bebés con paladar hendido se deben alimentar con un sistema de alimentación con un biberón especializado. Se trata de un biberón que ofrece alimento sin la necesidad de presionar la tetina al succionar.

Entre estos sistemas, se incluyen los siguientes:

Sistema de alimentación especializado del Dr. Brown

Este sistema de alimentación con biberón dispone de una válvula de alimentación en un solo sentido que impide que la leche vuelva a entrar en el biberón. Esto permite que el bebé muerda la tetina para que pueda obtener la leche sin necesidad de succionar. Existen distintas velocidades del flujo de la leche en función de la edad del bebé (desde los bebés prematuros hasta el nivel 3).

Este sistema de alimentación con biberón suele ser el más fácil para los padres y demás cuidadores. El bebé es quien hace todo el trabajo y no es necesario colocarlo de una forma especial mientras se alimenta.

Biberón tipo alimentador de pájaros

Este sistema de alimentación también dispone de una válvula de un único sentido para impedir que la leche vuelva a entrar en el biberón. La tetina en forma de Y es más fina por un lado y más gruesa por el otro lado:

  • El lado más grueso se coloca sobre las encías superiores del bebé.
  • El lado más fino se coloca sobre la lengua del bebé.
  • Una pequeña muesca bajo el borde de la tetina va debajo de la nariz del bebé.

La tetina viene en dos tamaños diferentes. Y también se puede regular el flujo de la leche apretando o aflojando la tetina.

Alimentador para bebés con necesidades especiales Medela (Haberman)

Este sistema de alimentación también dispone de una válvula de un único sentido para impedir que la leche vuelva a entrar en el biberón. Algunos bebés pueden apretar la tetina contra sus encías para obtener leche. Pero generalmente, un cuidador necesita apretar el biberón para adaptarse al ritmo de succión y de deglución del bebé:

  • Cuando el bebé empiece a succionar, apriete el biberón y luego descanse.
  • Siga apretando solo cuando el bebé esté succionando. Preste atención al sonido que hace su bebé al tragar. Si el bebé hace una pausa para respirar, haga usted también una pausa.

Adaptarse al ritmo de succión del bebé le puede llevar unos cuantos intentos. Hay tres líneas que discurren a lo largo del biberón que muestran el ritmo con que cae la leche. Gire el biberón para que una de las líneas quede justo debajo de la nariz del bebé para adaptarse a ese ritmo.

Ama de cría Enfamil Mead Johnson para fisura labiopalatina

Este biberón no dispone de una válvula de un solo sentido. Al igual que en el sistema del alimentador Haberman, el cuidador debe apretar la tetina, adecuándose al ritmo de succión del bebé.

¿Qué otros consejos nos pueden ayudar?

  • Una toma no se debe alargar más de 30 minutos. Si las tomas de su bebé se alargan más, pruebe con una tetina que vaya más rápido.
  • Haga eructar a su bebé a menudo, aproximadamente cada 5 minutos mientras se alimenta.
  • Mantenga a su bebé erguido durante la toma y durante 20–30 minutos después de la misma para limitar sus regurgitaciones nasales. Si a su bebé se le escapa leche por la nariz, límpiesela con un paño limpio o una toallita. No necesita usar una pera de succión.
  • Aunque los bebés con fisura labiopalatina no pueden mamar, sus madres les pueden dar leche materna usando un biberón. También se los pueden poner en el pecho para hacer sesiones de succión no-nutritiva a fin de afianzar el vínculo con sus bebés. Las succiones no nutritivas son aquellas que buscan el contacto corporal para afianzar la relación materno-filial, en vez de la alimentación. Limite las succiones no-nutritivas de su bebé a menos de 10 minutos por toma.

¿Cómo puedo saber si mi bebé está alimentándose bien?

Los retos en la alimentación exponen a los bebés con paladar hendido al riesgo de sufrir retrasos del desarrollo. El médico de su bebé o el equipo especializado en fisura labiopalatina que lo atiende irá pesando a su bebé con regularidad para saber si está ganando suficiente peso.

A veces, los bebés que se alimentan con un sistema especializado siguen teniendo problemas para ganar peso. Pueden sentirse incómodos durante las tomas y no recibir tanta leche como deberían recibir. Los signos en los que usted se debería fijar son los siguientes:

  • tos (durante las tomas o después de ellas)
  • atragantamientos
  • ojos acuosos
  • ceño fruncido
  • arqueamiento de la espalda durante las tomas

Modifique la estrategia para alimentar a su hijo si detecta cualquiera de estos signos. Por ejemplo:

  • trate de reducir el ritmo de la caída de la leche a través de la tetina para disminuir la cantidad de leche que su bebé ingiere de una vez.
  • Permita que su bebé haga más pausas durante las tomas. Oriente el biberón más lateralmente cada pocos tragos.

Si hay algo que le preocupa sobre cómo se alimenta su bebé, llame cuanto antes al equipo especializado en fisura labiopalatina que trata a su bebé. Un terapeuta en alimentación y/o un enfermero especializado en la fisura labiopalatina pueden observar a su bebé mientras usted lo alimenta. Ellos pueden proponerle cambios en el sistema de alimentación o recomendarle otras pruebas.

¿Cómo pueden ayudar los padres?

Alimentar a un bebé con fisura labiopalatina puede ser todo un reto al principio. Pero lo pueden ayudar. Busque un grupo especializado en tratar esta afección para que lo informe y lo apoye.

Muchos equipos especializados en fisura labiopalatina ofrecen consultas prenatales si esta afección se detecta en el bebé mediante una ecografía antes de que nazca. Los padres se reúnen con el equipo para hacerle preguntas, entre las que se pueden incluir preguntas sobre cómo alimentarlo. Así, el plan de alimentación del bebé puede estar preparado antes de que nazca.

Si la fisura labiopalatina se detecta cuando nace el bebé, el personal del hospital ayudará a los padres a encontrar un sistema que funcione bien con el bebé. El médico del bebé puede derivar a los padres a un equipo especializado en fisura labiopalatina.

Este equipo se suele reunir con los padres y sus bebés durante las dos primeras semanas de vida del bebé. Sus profesionales verán cómo se está alimentando el bebé y contestarán a todas las preguntas que puedan tener sus padres.

También puede usar recursos de internet, como:

American Cleft Palate-Craniofacial Association (ACPA) (Asociación Americana de Paladar Hendido-Craneofacial) incluyendo listados de equipos especializados en fisura labiopalatina por estado (solo disponible en inglés).

Revisado por: Ani Danelz, CCC-SLP

Fecha de revisión: octubre de 2019

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/clefts-feeding-esp.html

Labio leporino y paladar hendido en el bebé, ¿se puede prevenir?

¿Cómo cuidar a un bebé con labio leporino?

El paladar hendido y el labio leporino son defectos congénitos que ocurren cuando el labio superior y el paladar no se desarrollan correctamente en los primeros meses de embarazo. Un bebé puede tener paladar hendido («hendido» significa 'separado') o labio leporino o ambos.

Durante el desarrollo fetal, puede suceder que el tejido que forma el paladar y el labio superior no se unen antes del nacimiento, lo cual provoca una abertura en el labio superior. La abertura que se produce puede ser de tamaño variable, pequeña o grande si va desde el labio hasta la nariz. Puede suceder a ambos lados del labio y, menos frecuente es que se encuentre en medio.

El término “leporino” se refiere a la liebre que tiene una hendidura natural en el centro del labio, y aunque es un adjetivo popularizado, no es tan utilizado por los profesionales, ya que es un término inexacto. La descripción correcta de dicha condición es “labio hendido”.

Algunos bebés con labio leporino pueden tener el paladar hendido (en su parte anterior o posterior) si el tejido que forma el paladar no se une correctamente. Los niños con labio leporino y paladar hendido suelen tener problemas a la hora de alimentarse y en el desarrollo del lenguaje. También son más propensos a sufrir infecciones de oídos, pérdida de audición y problemas dentales.

La malformación del labio se produce entre las semanas 4 y 7 del embarazo.

Es en esa etapa cuando los tejidos de su cuerpo y unas células especiales a cada lado de la cabeza crecen hacia el centro de la cara y se unen para formar los rasgos faciales como los labios y la boca.

El labio hendido se produce cuando el tejido que forma los labios no se une completamente antes del nacimiento.

Por su parte, la malformación del paladar sucede entre las semanas 6 y 9 del embarazo, cuando el tejido que forma el paladar no se une completamente durante el embarazo.

Estos problemas pueden diagnosticarse durante el embarazo mediante una ecografía de rutina, aunque el paladar hendido es más difícil de ver y en ocasiones se diagnostica después de que nazca el bebé. Solo algunos tipos de paladar hendido (como paladar hendido submucoso y úvula bífida) podrían no diagnosticarse hasta más adelante en la vida.

Factores de riesgo del labio leporino

Según la Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética (SECPRE), estas anomalías afectan aproximadamente a uno de cada 700 nacimientos. Según la Fundación Paladar Hendido, cada año en los Estados Unidos, uno de cada 600 bebés nace con paladar y/o labio hendido.

La causa exacta de las hendiduras orofaciales no se conoce completamente.

El labio leporino, el paladar hendido o ambos son causados por múltiples genes heredados de ambos padres, así como también factores ambientales todavía no determinados.

Se cree que pueden tener importancia elementos con los que la madre entra en contacto, o lo que coma o beba, o ciertos medicamentos que use durante el embarazo.

Cuando una combinación de genes y factores ambientales causa una condición, la herencia se denomina «multifactorial» (muchos factores contribuyen a la causa).

Al estar implicados los genes, las probabilidades de que se vuelva a presentar estas deformaciones en una familia son elevadas, dependiendo del número de miembros que tengan labio leporino y/o paladar hendido.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, hay estudios de investigación que señalan algunos factores que aumentan las probabilidades de tener un bebé con una hendidura orofacial, riesgos de los que hemos tratado en nuestras páginas:

  • Tabaquismo: las mujeres que fuman durante el embarazo tienen mayor probabilidad de tener un bebé con hendiduras orofaciales que las mujeres que no fuman.
  • Diabetes: las mujeres con diabetes diagnosticada antes del embarazo tienen mayor riesgo de tener un hijo con el labio hendido, con o sin paladar hendido, comparado con las que no tenían diabetes.
  • Uso de determinados medicamentos: las mujeres que usaron determinados medicamentos para el tratamiento de la epilepsia, como topiramato o ácido valproico, durante el primer trimestre del embarazo (los primeros tres meses) tienen mayor riesgo de tener un bebé con labio hendido, con o sin hendidura de paladar, en comparación con las mujeres que no tomaron estos medicamentos.

Manejo y tratamiento del labio leporino

Lo más frecuente es que una operación quirúrgica pueda cerrar el labio y el paladar y el niño pueda hacer una vida normal.

La cirugía para el labio leporino se realiza, generalmente, antes de los doce meses de edad, mientras que para el paladar hendido se lleva a cabo antes de los 18 meses.

La reparación quirúrgica puede mejorar la apariencia de la cara del niño y también puede mejorar su respiración, su audición y el desarrollo del habla y el lenguaje.

Si el niño acumula otras complicaciones como las que acabamos de señalar, pueden necesitar otras cirugías, cuidado dental y ortodoncia. Para el desarrollo lingüístico pueden necesitar terapia del habla.

En definitiva, según la gravedad de la hendidura, la edad, las necesidades del niño y la presencia de síndromes asociados u otros defectos de nacimiento, las hendiduras orofaciales recibirán un manejo determinado.

En Estados Unidos, la Asociación del Paladar Hendido y Craneofacial recomienda los servicios y tratamientos provistos por equipos que se especializan en hendiduras y afecciones craneofaciales, ya que lo ideal es un enfoque coordinado para la atención de los niños con hendiduras orofaciales.

También existen equipos y centros especializados en hendiduras y afecciones craneofaciales en otros países, aunque es en los lugares en desarrollo donde sigue faltando una atención adecuada.

En España, la SECPRE insiste también en que habrá muchas personas de distintos ámbitos implicadas en el control de la anomalía del labio leporino o del paladar hendido del niño, ya que se necesitan los conocimientos de muchas áreas diferentes.

Hemos de tener claro que mediante tratamiento, la mayoría de los niños con hendiduras orofaciales tienen buenos resultados y una vida saludable.

El desconocimiento de este punto o el miedo a no arriesgarse ha provocado que en algunos lugares se tripliquen los abortos por tener el bebé labio leporino.

Respecto a los posibles problemas de autoestima cuando crece el niño, le pueden preocupar las diferencias visibles que tengan con otros niños, pero ahí los padres hemos de hacer desde el principio un trabajo para que, como cualquier otro niño, crezcan con seguridad y autoestima. Los grupos de apoyo de padres y madres también pueden ser útiles para las familias de bebés con defectos de nacimiento de la cabeza y la cara, como las hendiduras orofaciales.

Alimentar al niño con labio leporino

Respecto a la alimentación del bebé con labio leporino (solamente), muchos pueden tomar pecho sin apenas dificultades, dependiendo del grado de malformación y de la paciencia y ayuda que reciba la madre.

Es recomendable que un especialista en lactancia ayude a la madre a encontrar la mejor posición para amamantar al bebé.

Si el bebé va cogiendo peso como corresponde, no habrá necesidad de utilizar biberones especiales (y si la hubiera, también pueden ser de leche materna extraída).

Cuando el bebé tiene hendidura del paladar generalmente sí se necesitan biberones especiales para alimentarse, ya que el pequeño no podrá ejercer la fuerza suficiente para succionar debido a la malformación. En cualquier caso, es recomendable que sean de leche materna para proporcionar todos sus beneficios beneficios a la salud del bebé.

Por consiguiente, aunque un bebé con hendidura tiene reflejos normales de mamar y tragar, necesita biberones y tetinas especiales para permitir que la leche fluya sin la ayuda de la succión adecuada.

Las jeringuillas pueden utilizarse en los hospitales después de una cirugía de labio leporino y/o paladar hendido y también puede utilizarse en el hogar.

Normalmente, se coloca un tubo suave de goma al extremo de la jeringa, que se situará en la boca del bebé.

Durante la alimentación, la leche puede salir por la nariz del bebé, lo cual se llama “regurgitación nasal” (conviene que esté en posición vertical).

El bebé también puede tragar demasiado aire durante la alimentación (hay que ayudarlo a expulsar los gases con frecuencia).

Desde este folleto publicado en español por la Asociación Paladar Hendido de Estados Unidos podemos ver más consejos sobre la postura y biberones especiales.

Prevenir el labio leporino

Como hemos visto, se conocen algunos factores de riesgo para el labio leporino y el paladar hendido, por lo que desde nuestro embarazo sí podemos ayudar a que el trastorno no se dé, tomando vitamina A y ácido fólico (incluso antes de quedar embarazada, cuando se planifica tener un bebé), no probando el alcohol y llevando una dieta equilibrada.

Tampoco se recomienda fumar (por este y muchos otros motivos) y por supuesto no hay que automedicarse en ningún caso. Conviene hacer una visita preconcepcional al ginecólogo (aquella consulta que se realiza al médico antes de quedar embarazada, cuando planificamos tener un hijo) y especialmente si sufres alguna enfermedad crónica.

Fotos | iStock
Más información | CDC, SECPRE
En Bebés y más | Identifican la primera variante genética asociada con el labio leporino, Beber alcohol durante el embarazo aumenta el riesgo de labio leporino, Polémica en Reino Unido tras triplicarse los abortos por tener el bebé el labio leporino

Источник: https://www.bebesymas.com/recien-nacido/labio-leporino-paladar-hendido-bebe-se-puede-prevenir

¿Cómo cuidar a un bebé con labio leporino?

¿Cómo cuidar a un bebé con labio leporino?

Los papás parece que lo saben todo, pero bien sabemos que muchas cosas no las conocemos cuando tenemos por primera vez un hijo, incluso con el segundo seguimos teniendo muchas dudas.

Lo más importante es que estés lista para amar a tu hijo tal y como es, pues aunque todo papá desea que su bebé nazca sin problema alguno, siempre hay que estar preparado para afrontar cualquier cambio de planes.

No importa que el bebé haya nacido de manera distinta a la que imaginabas, al final del día ha nacido y debes estar contento por su llegada, claro que es normal preocuparse si ha habido alguna complicación, por ello debes saber cómo apoyar al pequeño.

Para poder cuidar de la mejor manera a tu hijo con labio leporino es necesario que primero entiendas cómo es este defecto congénito, para entonces tener ciertas consideraciones a la hora de cuidar al bebé.

El labio leporino es un defecto congénito que ocurre en la zona del labio superior cuando este no se desarrolla de la manera correcta. Este defecto suele formarse en los primeros meses del embarazo.

El paladar hendido es otro defecto congénito en el que el paladar no se desarrolla correctamente y que suele suceder junto con el labio leporino, por lo que no se te debe hacer extraño si tu hijo tiene ambos defectos, aunque hay quienes tienen sólo uno o ambos.

Estos defectos ocurren debido a que el tejido de las zonas afectadas no se termina de unir antes de que el bebé nazca, por lo que se va a ver una apertura en el labio superior y en el paladar, la cual puede notarse a simple vista desde el labio hasta la nariz.

No todos los bebés tienen la apertura en la misma parte de labio, incluso hay algunos que la desarrollan justo en medio del mismo.

¿Qué problemas puede tener mi bebé con labio leporino?

Algunos de los problemas que puede surgir debido a este defecto son dificultades para comer, desarrollo correcto del habla, pérdida auditiva y problemas dentales.

¿Cómo se trata el labio leporino?

Que tu bebé tenga estas afecciones al nacer no quiere decir que las vaya a tener toda la vida, pues puede entrar a cirugía para cerrar dichas aperturas, sólo que la del labio leporino suele ser antes de los 12 meses de vida, por lo que puede haber unos meses en los que debas cuidarlo mientras todavía tiene este defecto.

El paladar hendido puede ser sometido a cirugía todavía después del labio leporino, pues esta afección se corrige hacia los 18 meses. Algunos niños van a necesitar ortodoncia, más cirugías y hasta terapia del habla.

¿Cómo cuidar a mi bebé con labio leporino?

Lo más importante es sentirte orgullo de tu hijo y su nacimiento, pues el amor que le ofrezcas es el mejor cuidado que puedes darle.

Esta afección suele ser algo confusa para muchas personas, más cuando no la han experimentado de primera mano, por lo que pueden realizar varias preguntas sobre por qué su bebé tiene el labio de esta forma.

Debes estar lo suficiente informado para saber cómo responder ante toda inquietud que despierte el labio leporino, pues sólo se trata de una afección congénita, la cual no va a afectar a la vida del bebé en absoluto.

También es bueno informarse para explicarle al bebé las cicatrices que va a notar cuando crezca, pues también sus futuros compañeros escolares podrían hacerlo sentir incómodo, por ello es bueno que tu hijo se lo tome como lo que es.

La alimentación de un bebé con labio leporino debe tener ciertos cuidados pues no se le suele operar hasta los 12 meses, esto quiere decir que durante cierto tiempo puede permanecer con la apertura.

Para alimentar a tu bebé te recomendamos que busques una postura en la que el bebé pueda tomar la leche sin que haya problemas, pues la apertura puede provocar que la leche se salga, no la succione bien o hasta no la pueda tragar de manera adecuada.

Ayúdale exprimiendo tu pecho para que salga la leche necesaria, pues tu bebé no puede succionar de manera adecuada por la afección que tiene.

Un bebé con labio leporino necesita eructar más seguido porque tragan más aire mientras lo alimentas, por ello te recomendamos que lo coloques en tu hombro y pases tu mano por su espalda de arriba hacia abajo hasta que eructe.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/cuidados-bebe/como-cuidar-a-un-bebe-con-labio-leporino-8593

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: