¿Cómo cuidar a un bebé de 7 meses?

¿Cómo cuidar a un bebé de 7 meses?

¿Cómo cuidar a un bebé de 7 meses?

Ser mamá involucra estar en un cuidado total, por lo menos mientras tu hijo es un bebé, ya que durante esta etapa depende totalmente de sus papás para poder tener un desarrollo eficaz y saludable.

Aunque el bebé vaya obteniendo con rapidez distintas habilidades no va a poder comprender muchas cosas de lo que le rodea, por lo que realmente puede correr mucho peligro a causa de su curiosidad.

También debes considerar que el bebé se da cuenta de su desarrollo, por lo que puede experimentar con estas nuevas capacidades y así medir el rango de funcionalidad que encuentra en cada una de ellas, por lo que puede hacer cosas que lo puedan dañar sin que sea consciente de ello.

Tal vez no lo hayas notado de manera consciente pero cada día, semana o mes que pasa el bebé se va desarrollando, cambia en algunas cosas de manera ligera y en otras de manera notoria, por lo que debes estar al tanto de cada cosa que cambie en su vida.

Saber con detalle acerca del desarrollo de tu hijo tienes sus ventajas, pues así puedes apoyar la eficacia con la que se da este crecimiento, además de poderlo cuidar de la manera correcta según sus necesidades.

Por lo tanto, los cuidados de tu hijo recién nacido son distintos a los cuidados de un bebé de 7 meses o a los que le darás cuando cumpla los 3 años.

Estos cuidados que le brindas a tu hijo van a depender de las necesidades que tenga, ya que, aunque adquiera nuevas habilidades, no quiere decir que vaya a necesitar menos atención, sino que ahora necesita un nuevo cuidado con lo aprendido.

En la vida de un adulto pasan 7 meses y realmente no se producen muchos cambios y, en caso de haberlos, es más fácil adaptase para poder seguir en su rutina.

En la vida de un bebé cuando pasan 7 meses puede parecer que casi nada ha cambiado ya que sigue siendo tan pequeño y dependiente de los papás, pero realmente han pasado tantas cosas como no te puedes imaginar.

La dentición a los 7 meses del bebé

Los 7 meses son muy importantes porque tu bebé ahora va a conocer lo que es tener dientes, claro que no todos ya que estos salen en cierto orden y en cierto tiempo.

Recuerda que cada bebé se desarrolla de manera distinta pero siempre existe una media con la que puedes medir al tuyo, así que no debes preocuparte si tu hijo se ha adelantado a ciertas etapas, siempre y cuando no presente alguna anomalía.

Los dientes incisivos inferiores salen un poco antes del octavo mes, por lo que a muchos bebés se les puede ver en esta época que sus primeros dientes se asoman, aunque recuerda que también hay niños que les pueden salir un poco después.

Con respecto a la dentición va a implicar que cuides de su nuevo desarrollo, puesto que antes se le limpiaba la boquita para tener su encía saludable, pero ahora también hay que encargarse de limpiar los pocos dientes que tenga para que tenga una buena higiene bucal.

Alimentación complementaria

La alimentación del bebé se basó en la leche materna durante el primer semestre de vida, por lo que no se encuentra tan lejos del séptimo mes.

Una vez que pasa esta brecha de tiempo es hora de que el bebé comience con su alimentación complementaria, puesto que su cuerpo lo pide y lo requiere para seguir con un desarrollado adecuado y saludable.

Tal vez empezaste con una lista limitada de comida al sexto mes de tu hijo, por lo que en el séptimo debes tener ciertos cuidados con la forma en que le sirves la comida, lo alimentas y qué alimentos puede comer. En este mes puedes ir introduciendo nuevos alimentos como verduras, carnes o cereales con gluten.

Juguetes para un bebé de 7 meses

En este tiempo el bebé ha logrado desarrollar notoriamente su visión, su motricidad y su fuerza como para poder agarrar un juguete que le llame la atención, lo que permite que el niño pueda tomar cosas y ponerlas en su boca. Debes tener cuidado de que no coja piezas pequeñas con las que pueda atragantarse.

También es capaz de mantenerse sentado, girarse o incluso empezar a gatear, por lo que empezará a tener más independencia y a pasar muchos más ratos jugando.

Proporciónale juguetes adecuados para su edad como sonajeros, peluches, libros blanditos, etc.

También debes jugar con él, cantarle o contarle cuentos. Además de ayudar a su desarrollo, fortalecerás vuestro vínculo.

Accidentes

A estas alturas el bebé ya logra realizar algunos movimientos para desplazarse, por lo que debes tener mucho cuidado de no dejarlo sólo en alguna superficie de la que se pueda caer.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/cuidados-bebe/como-cuidar-a-un-bebe-de-7-meses-8907

¿Cuándo llevar al bebé a la playa?

¿Cómo cuidar a un bebé de 7 meses?

Llevar al bebé a la playa es un tema de debate entre los especialistas. Ningún pediatra se pone de acuerdo con la mejor edad para llevar al niño a la playa por primera vez. Algunos aconsejan no hacerlo antes de los primeros 6 meses de vida, otros, después del primer año.

Como no somos jueces, optamos por brindarte diversas informaciones para que tú elijas cuándo llevar a tu hijo a conocer el mar. Al fin y al cabo, es una decisión de los padres el pensar cuándo es el mejor momento para llevar a su bebé a la playa. Estas decisiones son parte de la crianza.

La piel de los bebés

Los bebés tienen la piel suave y sumamente vulnerable, el leve roce del pañal le produce irritaciones. Cuando el calor aumenta es común que les brote sarpullido en diversas partes del cuerpo, sobre todo en el pecho. Esto se debe tener en cuenta antes de llevar al pequeño a la playa.

La piel de los bebés está más expuesta a sufrir infecciones que la de los adultos y necesita cuidados especiales para mantenerse hidratada.

Este importante órgano debe higienizarse con productos hechos para bebés que contienen poco perfume y carecen de otros químicos que pudieran dañarlo.

En cada baño, se recomienda lavarlo solamente con nuestras propias manos para que el roce sea lo más suave posible.

A los niños pequeños hay que vestirlos con textiles cómodos y según la estación del año. Su ropa y todas las mantas, toallas y pañales que vayan a usarse deben ser lavados solo jabón. En el caso de llevarle a la playa, es importante tener mucho cuidado de su piel, protegiéndole de los rayos del sol con telas suaves y con protección solar apta para su delicada piel.

Cuando un adulto va a la playa, aun usando gorra, gafas y protector solar, termina por sentir las agresiones del viento, el salitre, el impacto de las olas, las radiaciones ultravioletas… entonces ¿qué decir de un bebé? Su piel es aún más sensible y las inclemencias climatológicas las sentirá como más adversas. 

A través de los años se ha comprobado que el sol de la playa, o su simple resplandor puede provocar quemaduras y manchas en la piel.

Como ya te hemos comentado la piel de un niño es vulnerable en extremo y, según sabrás, precisa de una protección esmerada.

Ella apenas se está preparando para funcionar como el gran órgano que es y proteger a todo el cuerpo de los factores externos, entre ellos, el clima.

En Eres Mamá creemos imprescindible hablarte al respecto porque a tu sano juicio queda la decisión de cuándo llevar al bebé a la playa. Tú como su madre eres la mayor responsable de su cuidado y tienes ya en tus manos la suficiente información para tomar decisiones.

Antes de llevar a tu niño a la playa creemos que debes poner en una balanza los pros y los contras de la situación: cuánto ganarán y cuánto podrán perder tanto él como tú.

Pros de llevar al bebé a la playa

Si tu bebé tiene más de 6 meses (recuerda que antes está desaconsejado porque no les puede dar el sol directamente), y quieres llevarle a la playa te podrás encontrar con algunos pros interesantes:

  • Exploración del mundo
  • Diversión en familia
  • Contacto directo con la naturaleza
  • Experiencias nuevas
  • Conocer el mar

Los contras de llevar al bebé a la playa

Los contras pueden ser evidentes pero te vamos a citar algunos para que los tengas en cuenta:

  • Posibles quemaduras solares
  • Si hay masificación en la playa se puede sentir abrumado
  • Insolación
  • Peligro de asfixia si se mete arena o piedras en la boca

Recomendaciones para llevar a tu bebé a la playa

Pero bien, para seguirte manteniendo informada, a continuación te ofrecemos algunos consejos que te serán útiles si decides visitar la playa con tu pequeño:

  • Escoge un día nublado para llevarlo a conocer el mar.
  • Llévale en horas en que no haya mucho sol (por ejemplo a primera hora de la mañana o a última de la tarde). Evita el horario del mediodía.
  • Tenlo todo el tiempo debajo de una sombrilla.
  • Báñalo en los horarios en los que el sol está menos agresivo.
  • Ponle una gorra o una pamela en su cabecita.
  • Úntale protector solar recomendado para bebés.
  • Busca una sombra donde refugiarlo inmediatamente después de salir del agua.
  • Ponle prendas de vestir de algodón de colores claros que le cubran todo el cuerpo y báñalo con ellas. Estas prendas de ropa, mientras se mantenga en el agua, aun debajo de la sombrilla lo protegerán más.
  • Cuando salgáis del agua y os pongáis a la sombra deberás quitárselas para evitar que coja un resfriado.
  • Si tu hijo está lactando no te limites en darle el pecho o el biberón. Es imprescindible que con tanto calor se mantenga hidratado. Si ya puede beber agua proporciónasela con regularidad.

No puedes olvidar…

Los bebés poco disfrutarán de la playa. Para ellos, mojar sus piececitos en el mar es lo mismo que mojarlos dentro de una bañera.

Para que los niños pequeños se sientan bien deben tener ciertas condiciones garantizadas: tranquilidad, lugar cómodo en donde dormir, una temperatura fresca y agradable… si algo de esto se perturba se ponen sumamente irritables y comienzan a llorar.

Ningún niño pequeñito goza de la playa plenamente porque no sabe lo que ocurre a su alrededor, es solo a partir del 1 año de vida que, podría disfrutar enteramente de la arena y las olas. Si le llevas antes, ¡deberás estar a su lado todo el tiempo!

Источник: https://eresmama.com/cuando-llevar-al-bebe-la-playa/

Los cuidados del bebé de los 6 a los 9 meses

¿Cómo cuidar a un bebé de 7 meses?

La introducción de alimentos sólidos a su dieta, aprender a quedarse dormido solito, la aparición de los primeros dientes… ¡Un trimestre lleno de cambios!

El periodo de los 6 a los 9 meses del bebé es uno de los más importantes para su desarrollo, ya que está lleno de cambios para el pequeño.

Será cuando sus primeros dientes aparezcan, comience a cambiar su alimentación incorporando nuevos alimentos a su dieta, comenzará a prestar más atención a todo lo que le rodea y por tanto distraerse más y es hora de establecer hábitos de sueño saludables para que también aprenda a descansar.

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

Video por Carla Dominguez

Normalmente la salida de los dientes varía en función del bebé. Pueden comenzar a salir entre los 4 y lo 7 meses, aunque también puede darse casos de dentición tardía (la precoz se considera a los 3 meses) en los que no aparezcan hasta pasado el año.

Esto siempre depende de cada niño y sobre todo, de su alimentación. En primer lugar suelen salir los dientes de delante de la mandíbula inferior, después los dos de la parte superior, los de los lados y por último los de detrás.

Durante esta época debemos ser muy pacientes con ellos.

El dolor que supone la salida de los primeros dientes de leche es muy molesto y es el momento de introducir los mordedores para aliviarles. Los alimentos fríos también pueden ayudarle a mejorar: como las papillas de frutas o yogures.

Notarás que babean más, encías inflamadas, su carácter puede ser más irritable que de costumbre… Aunque muchas mamás asocian una posible relación entre la dentición y la subida de fiebre o diarreas, la verdad es que los expertos aseguran que pueden tratarse de simples coincidencias.

En todo caso, si ves a tu niño más incómodo de lo normal, que comienza a comer peor, dormir mal… te recomendamos que visites a su pediatra para que lo valore.

Existen también juguetes creados especialmente para calmar el dolor del bebé durante esta etapa.

Por ejemplo, este mordedor con forja de simpática jirafa está relleno de maíz y caucho 100% naturales y seguros para el bebé, para calmar el dolor de las encías cuando le están saliendo los dientes. Puedes comprarlo en Amazon por 11€, es el mejor valorado de Amazon.

Otra opción es este mordedor que además le ayudará a desarrollar sus habilidades motoras y sensoriales gracias a las diferentes formas, colores y texturas que tiene. Puedes comprarlo en Amazon por 5,99€.

© iStock

El paso a la alimentación sólida

Otro de los grandes cambios para los bebés durante este trimestre es el paso de la leche materna a la alimentación sólida.

Es el momento de ir introduciendo las papillas de frutas (plátano, melocotón, pera o manzana), verduritas (judías verdes, calabaza, calabacín y zanahorias) en caldos o cocidas sin sal, las carnes blancas

Con los caldos vegetales estaremos dando muy pocas calorías al pequeño y en cambio, le aportaremos una gran cantidad de sales minerales, vitaminas y fibra. Concretamente las zanahorias y las patatas son dos de las primeras piezas con las que podremos ir probando su aceptación ya que son no alergizantes.

También podrán comenzar a probar sabores un poco más fuertes como son el de la carne de pollo o la ternera. Pero al principio deberemos introducirla de forma homogénea en su comida, es decir, lo mejor es triturarla y añadirla a su puré. A partir del sexto mes podemos enriquecer el puré con algunoscereales que aumentarán el aporte energético.

Sin embargo, con la leche debes de seguir teniendo mucho cuidado, ya que debe ser bien materna, o bien especial para bebés (leche de fórmula), ya que la normal tiene proteínas que ellos todavía no pueden digerir.

Las papillas de cereales se convierten en imprescindibles de los 6 a los 8 meses, junto con su leche habitual.

Y a partir de los 8 meses ya puedes darle pasta cocida, pan, yema de huevo duro, queso suave pasteurizado, yogur y legumbres de piel fina como las lentejas o las alubias (pasadas por el pasapurés asegurándonos que no queda ninguna piel).

Es el momento para que el pequeño comience a experimentar con sus propias manos y es probable que comience a coger la comida y llevársela él solito a la boca.

Para ir enseñando también buenos hábitos alimenticios es fundamental que él tenga sus propios cubiertos y plato (los hay de materiales seguros) para que empiece a ser más independiente a la hora de comer.

Por supuesto, ¡sin dejar de vigilarle ni un minuto! En este sentido, el método Baby Led Weaning puede ser de lo más efectivo a la hora de fomentar a independencia del peque durante las comidas.

Importante: al introducir un alimento nuevo en su dieta debes esperar hasta 3 días para darle otro nuevo. Todos lo que vayas introduciendo tiene que ser de poquito en poquito; una cucharadita para su primera toma de contacto con un alimento es suficiente.

Verás que tu bebé está mucho más despierto. Comienza a dar palmas, a mirar y darse cuenta de todo lo que pasa a su alrededor, ya es capaz de coger objetos.

Ya puedes alimentarle con cuchara, algo que también te servirá como un juego que divertirá al niño. Descubrirá también que puede producir sonidos, bien haciendo palmas o bien chocando objetos…

Deberás jugar con él y ayudarle para que también vaya cogiendo confianza en sí mismo y desarrollando su coordinación. Le encantará que le cantes, le leas algún libro ojuguéis con música.

Existen muchas vajillas infantiles en el mercado que facilitarán a los pequeños a comer por sí mismos, son de colores y con un diseño más divertido y amigable para ellos. Te recomendamos esta de Jané, la mejor valorada por los clientes.

Descubre: Cuentos infantiles: las mejores historias para niños © iStock

Como crear hábitos de sueño saludables

Es muy importante que el bebé descanse ya que esto es crucial para su buen desarrollo, tanto psíquico como físico. Podrá dormir hasta unas 15 horas durante el día y por la noche sus sueños serán más duraderos que antes. A partir de los 6 meses tu hijo será consciente de su rutina para dormir.

Un baño, un masajito relajante, un cuento… cualquier cosa que hagas será importante porque él la identificará como una actividad a realizar antes de ir a dormir.

Asimismo, es hora de fijar unos horarios y cumplirlos día tras día, de esta forma tu bebé irá acostumbrando su sueño a una misma hora que será la que finalmente su cuerpecito detecte como momento para ir a dormir.

También es hora de que tu bebé vaya dependiendo menos de ti a la hora de quedarse dormido. Debes asegurarte de que se queda dormido él solito y si llora por la noche, no vayas inmediatamente a atenderle. Espera durante unos minutos para ver si realmente le pasa algo con lo que se pueda sentir incómodo.

Estos artículos pueden ayudarte a conseguir que tu hijo se duerma antes y más profundamente:

Los mejores libros de niños ideales para leer antes de dormir

Todo lo que necesitas para ayudar a tus hijos a dormir mejor
Las mejores lámparas de noche para evitar terrores nocturnos en niños

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

Video por Samanta Mayordomo

Источник: https://www.enfemenino.com/bebes/los-cuidados-del-bebe-de-los-6-a-los-9-meses-s1399164.html

La revisión de su hijo cuando tenga entre 3 y 5 días

¿Cómo cuidar a un bebé de 7 meses?

  • Tamaño de texto más grande

Lo más probable es que el pediatra y/o el personal de enfermería que atienden a su hijo hagan lo siguiente:

1. Midan el peso, la longitud (o estatura) y el perímetro cefálico del bebé y representen estas medidas en las curvas de crecimiento.

2. Le hagan preguntas, le resuelvan inquietudes y le den consejos sobre los siguientes aspectos relacionados con su bebé:

Alimentación. Los recién nacidos se deberían alimentar a demanda, es decir, cuando tengan hambre.

Los bebés amamantados se alimentan cada 1 a 3 horas y los alimentados con leche artificial cada 2 a 4 horas.

Su médico o el personal de enfermería la pueden observar mientras amamanta al bebé y ayudarle en la técnica de la lactancia materna. Haga eructar al bebé a mitad y al final de cada toma.

Orina y deposiciones. Los recién nacidos deberían mojar 6 pañales al día. La cantidad de pañales manchados de heces varía, pero la mayoría de los bebés de esta edad hacen de 3 a 4 deposiciones blandas al día. Si hay algo que le preocupa sobre las deposiciones de su hijo, hable con su pediatra.

Sueño. Un recién nacido puede dormir hasta 18 o 19 horas al día, despertándose a menudo (tanto de día como de noche) para mamar o tomar el biberón.

Los bebés amamantados se suelen despertar cada 1 a 3 horas, mientras que los bebés que se alimentan de leche de fórmula suelen dormir más, despertándose cada 2 a 4 horas para comer (la leche de fórmula cuesta más de digerir y los bebés se sienten llenos durante más tiempo).

Los recién nacidos no deben estar más de 4 horas seguidas durmiendo entre tomas consecutivas hasta que cuenten con una buena ganancia de peso, lo que suele ocurrir en las primeras semanas. Después de este punto, no pasa nada si un bebé duerme durante períodos más largos de tiempo.

Desarrollo. Durante su primer mes de vida, los bebés deberían:

  • prestar atención a las caras y a los objetos de colores vivos que se encuentran a unos 20-30 centímetros (entre 8 y 12 pulgadas)
  • responder al sonido, callándose, parpadeando, girando la cabeza, sobresaltándose o llorando
  • tener los brazos y las piernas flexionados
  • mover brazos y piernas en la misma medida
  • levantar brevemente la cabeza mientras están boca abajo (apoyados sobre la panza); los bebés solo se deben colocar en esta postura cuando están despiertos y bajo la supervisión de un adulto
  • presentar unos reflejos del recién nacido muy marcados, como los siguientes:
    • de búsqueda y de succión: girarse en la dirección del pecho o de la tetina del biberón y luego succionarlos
    • de prensión: agarrarse fuertemente a un dedo cuando se lo ponen en la palma de la mano
    • tónico del cuello (o posición de esgrima): cuando se gira la cabeza del bebé hacia un lado mientras está acostado boca arriba, él extiende el brazo de ese lado y flexiona el brazo contrario
    • del Moro (o de sobresalto): abrir brazos y piernas y luego recogerlos sobre el tronco cuando algo lo sobresalta

3. Hagan una exploración física al bebé desvestido mientras usted está presente. Esta incluirá explorar los ojos del bebé, auscultarle el corazón, tomarle el pulso, inspeccionarle el cordón umbilical y evaluar sus caderas.

4. Las pruebas de cribado. El médico de su hijo revisará las pruebas de cribado que le hayan hecho en el hospital y le repetirá algunas de ellas, si fuera necesario. En el caso de que no le hayan hecho una prueba auditiva, se la harán ahora.

5. Actualicen sus vacunas. Las vacunas protegen a los bebés de importantes enfermedades propias de la infancia, de modo que es fundamental que su hijo las reciba a tiempo. Los programas de vacunación pueden variar entre distintos consultorios médicos; por lo tanto, pregunte a su pediatra al respecto.

De cara al futuro

He aquí algunas de las cosas que deberá tener en cuenta hasta la próxima revisión, que se llevará a cabo cuando su hijo tenga 1 mes:

Alimentación

  1. Siga alimentando al bebé a demanda (cuando tenga hambre). Preste atención a los signos de que su bebé está lleno, como soltar o alejarse del pezón o de la tetina del biberón y/o cerrar la boca.
  2. No introduzca todavía los sólidos ni los jugos.

  3. No añada papilla de cereales al biberón a menos que se lo indique el pediatra.
  4. Si amamanta al bebé:
    • Ayúdele a «agarrarse» correctamente al pecho: boca bien abierta, lengua abajo y máxima cantidad posible de la areola mamaria dentro de la boca.
    • Siga tomando las vitaminas prenatales cada día.
    • Pida información al pediatra sobre gotas de vitamina D para su bebé.
    • No utilice un biberón ni un chupete hasta que la lactancia esté bien establecida (generalmente cuando el bebé tenga en torno a 1 mes).
  5. Si alimenta al bebé con leche artificial:
    • Administre a su hijo leche para bebés enriquecida con hierro.
    • Siga la instrucciones del paquete de leche artificial (o de fórmula) para preparar y conservar los biberones.
    • No alimente a su bebé dejando el biberón apoyado en algún sitio ni lo acueste tomando el biberón.
    • Hable con el pediatra antes de cambiar de leche artificial.

Cuidados cotidianos

  1. Lávese las manos antes de sostener o manipular al bebé y evite a la gente que podría está enferma.
  2. Póngale el pañal por debajo del cordón umbilical para que se le pueda secar el muñón umbilical, que se suele desprender cuando el bebé tiene de 10 a 14 días.

  3. Si su bebé ha sido circuncidado, póngale vaselina sobre el pene o en la parte delantera del pañal.
  4. Dé a su bebé baños de esponja hasta que se le desprenda el cordón o se le cure la circuncisión. Asegúrese de que el agua no está demasiado caliente, compruebe antes su temperatura con la muñeca.
  5. Utilice jabones y cremas no perfumados.
  6. Tenga en brazos a su bebé y esté pendiente de sus necesidades. Es imposible malcriar o mimar a un recién nacido.
  7. Cante, hable y lea a su bebé.  Los bebés aprenden mejor relacionándose con la gente.
  8. Es normal que los bebés tengan periodos de inquietud, pero algunos de ellos lloran de forma excesiva, alargándose sus llantos a varias horas al día. El «cólico del lactante» se suele desarrollar alrededor de las 3 semanas de vida en algunos bebés que, de no presentarlo, se encontrarían bien.
  9. Llame al pediatra si su hijo tiene fiebre, se comporta como si estuviera enfermo, no come, no orina o no defeca. No dé ningún medicamento a un lactante de menos de 2 meses sin consultárselo antes al pediatra.
  10. Es frecuente que las madres primerizas estén cansadas y se sientan agobiadas a veces.

    Pero, si estas emociones son intensas, o está muy triste, malhumorada o ansiosa, llame al médico.

  11. Hable también con él si le preocupa su situación vital.

    ¿Dispone de todo lo que necesita para cuidar de su bebé? ¿Dispone de suficiente comida, de un lugar seguro donde vivir y de seguro médico? Su médico le puede informar sobre recursos de la comunidad o derivar su caso a un trabajador social.

Seguridad

  1. Para reducir el riesgo del síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL):
    • Amamante a su hijo.
    • Deje que su hijo duerma en su habitación, dentro de un moisés o cuna que esté cerca de su cama hasta que cumpla el año o, por lo menos, durante los primeros seis meses de vida, cuando el riesgo de SMSL (síndrome de muerte súbita del lactante) es mayor.
    • Acuéstelo siempre boca arriba (apoyado en la espalda) para dormir, sobre un colchón firme dentro de una cuna o moisés que carezca de protectores, mantas, colchas, almohadas y peluches.
    • Mantenga una temperatura ambiente agradable para que el bebé no se caliente demasiado.
    • No lo abrigue ni arrope demasiado.
    • En lo que respecta a la posibilidad de darle a su hijo un chupete cuando lo acueste para dormir, si usted le da le pecho, espere a que la lactancia esté bien establecida antes de introducir el chupete.
  2. No fume ni use cigarrillos electrónicos.

      No deje que la gente fume tabaco ordinario o cigarrillos electrónicos cerca de su bebé.

  3. Cuando viajen en coche, siente siempre al bebé en una silla de seguridad orientada en el sentido apuesto al de la marcha y colocada en los asientos traseros.

  4. Cuando su hijo esté despierto, no lo deje desatendido, sobre todo cuando se encuentre sobre superficies elevadas o dentro de la bañera.
  5. No sacuda ni zarandee nunca a su bebé; podría provocarle un hemorragia cerebral e incluso la muerte.
  6. Evite exponerlo al sol, cubriendo su piel y colocándolo en la sombra siempre que sea posible. Las cremas de protección solar no son recomendables para lactantes de menos de 6 meses. De todos modos, puede utilizar una cantidad reducida de protector solar con un bebé de menos de 6 meses si ni la sombra ni las ropas que lleva le ofrecen una protección suficiente.

Esta lista de recomendaciones son congruentes con las guías de la Academia Americana de Pediatría (AAP) (Directrices Futuros Brillantes o «Bright Futures Guidelines» en inglés).

Revisado por: Mary L. Gavin, MD

Fecha de revisión: julio de 2017

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/checkup-2weeks-esp.html

Bebé de siete meses: todo sobre alimentación, sueño y desarrollo en el séptimo mes de vida

¿Cómo cuidar a un bebé de 7 meses?

A los siete meses, el bebé se ha convertido en un pequeño duende lleno de energía y capaz de hacer cosas que hace unas semanas, nos hubieran parecido impensables. Y es que avanza en su desarrollo físico, comunicativo e intelectual a gran velocidad.

En este mes, el bebé entra en un momento clave para su desarrollo físico y verbal, que hace de esta etapa algo irrepetible y mágico. Veamos con más detenimiento las características específicas de los bebés de siete meses, desde la alimentación y el sueño, hasta el desarrollo y sociabilidad.

En nuestro apartado del bebé de seis meses ya hablamos de la introducción de los primeros alimentos, proceso conocido como alimentación complementaria, pues viene a complementar, no a sustituir, la leche.

Si no se han hecho ya algunos pasos previos, es importante iniciarla a más tardar en este mes, pues una introducción tardía de la alimentación complementaria (más allá del séptimo mes) conlleva:

  • Mayor riesgo de alergias alimentarias e intolerancias
  • Carencias nutricionales importantes (hierro y zinc, especialmente)
  • Peor tolerancia a nuevos sabores y texturas
  • Mayor riesgo de alteración de las habilidades motoras orales

El sueño del bebé de siete meses

A los siete meses, los bebés ya tienen cuatro de las cinco fases del sueño, sin embargo, durante esta etapa aún es común que se despierten por las noches.

A esto, se le llama micro-despertares, que a menudo pasan a ser directamente un despertar, algo que también nos pasa a los adultos, pero al tener nuestras cinco fases del sueño, tenemos mayor facilidad para volver a dormir.

Esta etapa en particular puede ser un poco difícil en algunos casos, porque el bebé puede llegar a despertarse cada hora y media o dos horas. También, su sueño puede verse ligeramente afectado porque es un mes en el que suceden hitos importantes, como la adaptación a nuevos alimentos y la aparición de los primeros dientes.

El desarrollo del bebé de siete meses

Debido a que en el séptimo mes ocurren muchos grandes cambios y avances de forma acelerada, vamos a dividir este apartado en dos secciones: desarrollo desarrollo cognitivo y verbal, y desarrollo físico y motriz.

Desarrollo cognitivo y verbal

El pequeño de siete meses no solamente quiere explorar los objetos, también está muy interesado en adquirir nuevos conocimientos y en aprender a comunicarse con nosotros. Nuestra atención y colaboración son fundamentales para ofrecerle las experiencias intelectuales y comunicativas que tanto desea.

Durante el séptimo mes ya es capaz de vocalizar cuatro o más sílabas distintas («ma», «pa», «ta», «da», «ga»…

) y comienza a realizar soliloquios; es decir, nuestro bebé ya posee un lenguaje característico propio que realiza cuando está solito jugando o haciendo alguna cosa.

Su balbuceo poco a poco es más variado y cuando un adulto se dirige a él, produce vocalizaciones a modo de respuesta.

Nombrar objetos y personas, señalándolas y haciendo preguntas sencillas que el pequeño entienda y pueda responder pese a no saber hablar, es la mejor manera de ayudarle a estimular el desarrollo del lenguaje y hacerle feliz, pues su alegría gira en torno a nosotros y al proceso comunicativo.

El bebé es muy emotivo y aunque quiere aprender a hacer muchas cosas puede explotar si no entendemos, si hacemos algo que él quería intentar o si no logra su objetivo. Paciencia y mimo es la mejor de nuestras respuestas.

Desarrollo físico y motriz

Lo más llamativo es que a esta edad suelen salirle los primeros dientes a los pequeños, sin embargo, no nos preocupemos si no aparecen en este mes, pues la salida de los dientes de leche de cada bebé tiene su propio ritmo que viene determinado por la herencia y su constitución.

A los siete meses es normal que los niños ya puedan mantenerse sentados sin caerse hacia los lados y que se estiren para coger los objetos que les interesan, que son casi cualquier cosa nueva que pongamos antes ellos. Sin embargo, el interés dura pocos minutos y es bueno tener un entorno preparado y rico en experiencias. Aunque lo que más les va a gustar son las personas, más que las cosas.

Tiene ganas de comenzar a gatear, aunque la mayoría lo harán en los dos meses siguientes, algunos nos pueden sorprender reptando sobre su abdomen con determinación. Se giran y extienden para conseguir alcanzar los objetos. Consigue sostener las cosas en las manos con bastante seguridad y les encanta golpear los objetos.

Sociabilidad del bebé de siete meses

El bebé de siete meses está deseando que le hablemos y nos comuniquemos con él. Es importante mantener un diálogo continuo con el pequeño, para hacer más intensa nuestra relación con él, y más cariñosa, además de ayudarle a adquirir mejor el lenguaje.

Le encantará imitar nuestros gestos y se divierte con muecas o aplausos. También sabe mandar besos y disfrutará haciéndolo. La comunicación es su gran pasión.

Ya entiende perfectamente el «no» y reacciona intensamente a nuestros enfados o si le levantamos la voz. Y, por descontado, se alegra mucho de vernos y de que les hagamos toda clase de carantoñas y juegos con cancioncitas infantiles.

Se expresa con ruiditos y gorjeos, pero sobre todo con expresiones corporales. Es además un explorador ávido de nuevas experiencias, tocará todo lo que le demos y se lo llevará todavía a la boca. Además, pronto ya ningún rincón de la casa estará a salvo de su deseo de conocer mundo pues se prepara para el gateo.

Las personas nuevas le encantan, sobre todo si son amables, pero es muy posible que reaccione con llanto y miedo si lo dejamos solo con ellas. Siempre que sea posible, es mejor evitarlo, no es momento de hablar de independencia en un bebé de siete meses.

Conclusión

Aquel bebé que apenas podía más que acurrucarse en nuestros brazos y pedir su leche, ahora está convirtiéndose en un pequeño humano lleno de recursos y deseoso de descubrir el entorno, encantado con aprender cosas y sobre todo, apasionado con la habilidad de comunicarse con los demás.

Otras etapas del bebé

Fotos | iStock, Pexels, Pixabay

Источник: https://www.bebesymas.com/desarrollo/bebe-siete-meses-todo-alimentacion-sueno-desarrollo-septimo-mes-vida

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: