¿Cómo educar a los hijos gemelos?

¿Cómo educar a los hijos gemelos?

¿Cómo educar a los hijos gemelos?

Para poder educar resulta fundamental que exista un esfuerzo continuo para poder tener en casa unas pautas y unas normas muy claras y bien establecidas, y cuando se tienen gemelos es exactamente igual.

Ambos padres deberán ir a una y tendrán que tener muy en cuenta la personalidad de cada uno de ellos, los aspectos que influyen en su formación y por supuesto tener muy presente un buen desarrollo afectivo social.

Los gemelos no tienen por qué desarrollarse de forma diferente a otros niños, simplemente tendrán cierta ventaja en cuanto a las relaciones interpersonales ya que gracias a tener un hermano gemelo aprenden antes que otros a compartir, a tener empatía y a tener cierta complicidad con el otro.

Pero ¿cómo se debe educar a los gemelos en casa? Para hacerlo se deberá tener en cuenta la idiosincrasia de cada uno, su personalidad para su buen desarrollo individualidad y sobre todo no tratarles como si fueran uno solo. Por tanto es importante que ambos se sientan diferentes pero sin romper su vínculo.

Tener en cuenta la identidad de cada gemelo

Para ello resulta muy importanteno tratarles como si fueran “un pack de dos”, es decir, evitar llamarles “los niños”, “los gemelos”, “ellos” para que de este modo no se sientan dos en uno. Hay que dirigirse a ellos como un “tú” sin entrar en el “vosotros”.

Además también resulta fundamental que se tenga cuenta la personalidad de cada uno y sus gustos personales, porque aunque pasen por las mismas etapas evolutivas al mismo tiempo no tienen por qué tener los mismos intereses.

Asimismo las reglas en casa deberán ser las mismas para ambos pero aplicando ciertos matices según las circunstancias o las cosas que vayan ocurriendo en el día  a día.

De cara a los demás también es importante que les sepan distinguir, por este motivo es importante acostumbrarles a llevar ropa diferente y/o avisar a las personas de su entorno a que les sepan diferenciar con algún rasgo.

También hay que diferenciar sus cosas, por ejemplo si tienen juguetes o libros iguales deberán tener una marca distintiva para que cada uno sepa cuál es el suyo.

Del mismo modo resulta fundamental no encasillarles ni etiquetarles, por ejemplo no decirles que uno es el tímido y el otro extrovertido, o que uno es más simpático que el otro… ya que esto podría perjudicar su autoestima. Se deben tratar siempre con diferencias sin que uno tenga que ser “más que el otro”.

Vidas unidas pero separadas

El vínculo que tienen de forma innata es bueno que lo conserven pero también deben aprender a vivir cada uno por su cuenta para que ambos se desarrollen con autonomía y que no exista la posibilidad de que uno quede a la sombra del otro.

Para esto los niños en el colegio deberán ir a clases diferentes para que puedan llevar sus propios ritmos de aprendizaje, para que puedan crear su propio grupo de amigos y de este modo que aprendan a desarrollarse por sí mismos de forma afectivo y social.

También es buena idea que tengan momentos de relación exclusiva con los padres (con ambos y no siempre con el mismo progenitor)o con alguien de la familia sin que necesariamente esté el gemelo compartiendo ese momento, así se sentirán exclusivos y podrán compartir sus experiencias.

Que cada uno de ellos tenga una habitación individual también resulta importante porque sólo de este modo podrá tener su propia intimidad, tendrá sus cosas en su lugar y ordenado según sus intereses.

Por lo tanto resulta fundamental a la hora de educar a los gemelos que se utilicen las mismas líneas de educación con ambos, las mismas normas y las mismas consecuencias de igual modo que se haría con hermanos de diferente edad, pero siempre respetando su individualidad, su personalidad e intereses y nunca educándoles como si fueran “un pack de dos”, dándoles también libertad de opinión y criterio.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/padres/psicologia-y-sexualidad/como-educar-a-los-hijos-gemelos-6223

Claves para criar mellizos y gemelos

¿Cómo educar a los hijos gemelos?

No hay duda de que la llegada de un hijo supone un antes y un después en la vida de cualquier padre. Formar parte del proceso de desarrollo de otro ser humano es tan exigente como gratificante. Sin embargo, todos estos retos se duplican a la hora de criar mellizos y gemelos.

Cada vez más partos múltiples

El número de embarazos múltiples viene creciendo de forma exponencial en los últimos años. Nuestro país se encuentra a la cabeza de Europa a este respecto, llegando incluso al 5 % la tasa de niños nacidos de partos gemelares y triples.

Esta situación encuentra su causa principal en el retraso de la edad para ser madre. Debido a las condiciones sociolaborales actuales, cada vez son más las mujeres que deciden aplazar el momento de concebir, situándose la edad media de la primera maternidad en torno a los 31 años.

La edad más avanzada es, sin duda, un factor que multiplica las posibilidades de tener un embarazo doble de forma natural. Pero no menos relevante es el papel que juega la reproducción asistida en esta ecuación.

Con el paso de los años, la dificultad para quedar embarazada va aumentando, haciendo que muchas mujeres y parejas recurran a la fecundación in vitro y otras técnicas similares. Procedimientos que aumentan, en gran medida, la probabilidad de embarazos gemelares.

¡Vienen gemelos!

Si bien es cierto que coloquialmente solemos referirnos a gemelos como aquellos hermanos idénticos que comparten ADN, los mellizos también entran en esta categoría. Siendo los primeros gemelos monocigóticos y los segundos gemelos dicigóticos, el impacto que provoca la noticia de su llegada en los futuros papás es equiparable.

Cada caso con sus particularidades, lo cierto es que, en la mayoría de parejas, este inesperado suceso puede generar temor, inseguridad o rechazo. Ante algo tan imprevisto como lo es el reto de criar mellizos y gemelos, es común que surja el sentimiento de no sentirse capaz de cuidar a dos bebés a la vez.

Por todos estos motivos, queremos ofrecerte algunas pautas para que puedas disfrutar esta maternidad por partida doble lo máximo posible.

  • Intenta dejar todo preparado antes del séptimo mes de embarazo. Es muy frecuente que los partos gemelares terminen siendo prematuros y, cuando los bebés lleguen, solo tendrás tiempo para atenderlos a ellos. Es mejor prevenir.
  • Ten paciencia con tus bebés, con tu pareja y contigo misma. Es común que los primeros meses tras el parto te sientas agobiada o desbordada, y la sensación de plenitud que esperabas tarde un tiempo en aparecer. No te sientas culpable, estás aprendiendo a ser madre de dos y lo haces lo mejor que puedes. Igualmente, recuerda que tu pareja se encuentra en el mismo barco.
  • Organización y prioridades. Ser estricto con una rutina puede salvarte la vida en esta situación. Tratar de acomodar tus horarios y los de tus hijos a una pauta te ayudará a sentir que tienes el control de tu propia vida. Por otro lado, recuerda que lo importante ahora sois tus bebés y tú, y que tener la casa algo más desorganizada unos meses no hará que se caiga el mundo.
  • Pide ayuda. No temas recurrir a tus seres queridos cuando lo necesites. Poder sacar tiempo para tus otros roles de mujer y esposa te hará sentir emocionalmente más sana y feliz.

Iguales pero distintos: criar mellizos y gemelos

Pero, sin duda, la clave más importante de todas es ser capaces de fomentar su individualidad. Al tratarse de gemelos o mellizos, es frecuente la tendencia a tratarlos como un bloque. Sin embargo, cada uno necesita desarrollar plenamente su personalidad por separado.

Para ello, es importante llevar a cabo pautas tan simples como vestirlos diferente o referirnos a ellos por su nombre y no como “los gemelos”. También es imprescindible respetar y fomentar su libertad de elección: a la hora de preferir unos juguetes, unas clases extraescolares o unas aficiones, debemos alentar los gustos particulares de cada uno.

Por último, algo primordial es enfocarse en desarrollar vínculos por separado. Es necesario que tanto el padre como la madre repartan su atención y su tiempo entre ambos infantes, que realicen actividades a solas y, sobre todo, que valoren las virtudes y los errores de cada niño de forma individual, y evitar lo máximo posible realizar comparaciones entre ellos.

Te podría interesar…

Источник: https://eresmama.com/claves-para-criar-mellizos-y-gemelos/

¿Cómo criar mellizos y no morir en el intento?

¿Cómo educar a los hijos gemelos?

Criar mellizos es una tarea complicada. Siempre lo supe y por eso siempre huí del deseo de tener dos hijos al mismo tiempo. Es más, esto quedó retratado en un vídeo de que hice con Nerea en el que decía algo así como “uy no, ¿ves? Gemelos, ¡yo no!”.

Pues toma una taza bien caliente.

No me malinterpretes. Soy tremendamente feliz y ahora que tengo a mis pollitos, si volviese atrás, querría que fuera exactamente como es ahora. No lo cambio por nada del mundo. Pero tenía razón cuando decía que los hijos, mejor de uno en uno.

Bebés que lloran a la vez

Esto es lo que peor llevo sin duda. Cuando Liv y Liam lloran a la vez, entro en cortocircuito.

A veces, y supongo que será fruto del cansancio físico, me quedo en shock, bloqueada sin saber qué hacer.

Muchas veces me doy cuenta de que me quedo mirándolos haciendo matemáticas: ¿a quién cojo primero? ¿por qué debe de llorar este? ¿Tendrá alguna urgencia este otro? ¿A quién he cogido más hoy?

Preguntas chorra pero que me vienen a la cabeza cuando no sé por qué bebé empezar.

Tengo la “suerte” de que Liv coge chupete. Y lo pongo entre comillas porque yo tenía (y medio tengo) el chupete demonizado. Lo odio. Me siento fatal cada vez que se lo doy. Pero oye, me ayuda muchísimo y ha hecho de ella una niña más tranquila cuando lo lleva puesto.

Al final, cosa que era incapaz de hacer con mi primer hijo, acabas aprendiendo a escuchar el llanto de tu hijo sin que esto te perturbe demasiado. Si estás sola o solo tienes dos brazos (como la gran mayoría de población) no puedes hacer nada más que atender primero a uno y luego al otro. Y lo de que “porque lloren un poquito no pasa nada”, se convierte en tu mantra.

Malabares con la ropa

Criar mellizos no es solo darles la teta, cambiarles el pañal y ponerles a dormir. Detrás de todo eso hay una gran organización y gestión de ropa que hace que me eche a temblar cada vez que tengo que echar mano al cajón.

Yo soy muy de vestirlos unisex. Y si Liam lleva algo rosa, me da igual, así como que Liv está llevando ropa que han llevado previamente 3 niños (primos y hermano mayor). No me gusta diferenciar géneros con la ropa cuando son tan bebés porque lo que busco principalmente es comodidad.

Un bebé está cómodo con un pelele. Ya sea invierno o verano. Una pieza única es lo más cómodo para ellos y para nosotros. Ropa que no se le quede emburruñada en ninguna parte y les pueda molestar.

Pues bien. Heredar ropa está muy bien, pero clasificarla no tanto, y montar conjuntitos ya ni te cuento.

Unos pantalones de aquí, una camiseta de allá. Y lo peor de todo, cuando uno crece más rápido que el otro y ya usan tallas diferentes. Hecatombe.

Entre toda la ropa que tienes “para cuando le valga”, la que guardas “por si acaso algún día hace calor” a pesar de que sea noviembre y la de “esto no me gusta nada pero lo dejo aquí para una emergencia”, súmale la de talla 0-3 meses que aún le vale a una, la de 3-6 meses que lleva el otro y la de 2-4 meses junto con la de “hasta” 6 meses, como hacen las tallas francesas si no me equivoco.

Tengo una bolsa en la que voy echando la ropa que ya no les sirve para devolvérsela a quien nos la dejó y otra para donar con prendas que aún se pueden usar pero que ya están más gastadas.

Y dejo ya el tema de la ropa porque como verás, me quita mucha energía.

El hermano mayor

Criar mellizos es fácil en cierto modo. Tenlos alimentados y con el pañal limpio que lo demás irá rodando. Sí, es posible que duermas poco, pero son bebés y es fácil satisfacer sus necesidades vitales y sino, recuerda el mantra del primer punto: “porque lloren un poquito no pasa nada”.

Lo que más complicado me parece de tener mellizos es que estos tengan un hermano mayor.

Bichito cumplirá 3 años el próximo 27 de diciembre y está en una etapa delicada de rabietas entre otras cosas.

Él adora a sus hermanos y yo me derrito viéndolos. Les da besos, abrazos, se acerca a ellos y me dice “haznos una foto”. Sin duda, estoy viviendo un idilio con estos tres que me hace cagar purpurina.

Pero gestionar sus rabietas y su desarrollo en general se complica cuando los mellizos lloran a dúo.

Para mí es muy importante no desatender al mayor. No quiero que algo que para él es MUY IMPORTANTE, como puede ser encontrar un rotulador para pintar, se aplace porque alguno de sus hermanos llore. Esto puede conllevar a celos y lo sé porque a mí me pasó igual cuando era pequeña.

Si mi hermano lloraba, todo se detenía y aunque estoy segura de que mi madre no era consciente, desarrollé unos celos tremendos hacia mi hermano. Asocié sus lloros con mi abandono. Fatal.

Es por eso que me esfuerzo tanto en ser muy cuidadosa en lo que digo y como lo digo si involucro a Bichito y a los pollitos. De momento lo llevamos bien, aunque sé que los celos llegarán porque son algo natural, espero que lo hagan de forma llevadera y que sepamos adaptarnos.

La experiencia es un grado

Sin duda, haber tenido un hijo antes de ser madre de gemelos ayuda mucho a la hora de criar mellizos.

Tienes experiencia con fiebres, con la lactancia y sobre todo, ya has anulado tu vida como mujer antes. Una vez más, no me malinterpretes. Cuando digo “anular tu vida de mujer” me refiero a esa época en la que no tienes tiempo ni de ducharte.

Cuando te ocurre por primera vez te agobias de ver cómo ha cambiado tu vida. La segunda vez, ya sabes que hay luz al final del túnel y que volverás a tener tiempo para ti (en unos años).

¿Eres madre de mellizos o gemelos? ¿Qué es lo más difícil para ti? Y si no lo eres, desde fuera, ¿qué crees que es lo más difícil de tener dos bebés a la vez?

Источник: https://diariodeunamadreingeniera.com/criar-mellizos-no-morir-intento/

Aprende a educar a tus gemelos. Las claves para que no te vuelvas loco al hacerlo

¿Cómo educar a los hijos gemelos?

Si resulta complicado cambiar de pañal a dos gemelos a la vez, bañarlos al mismo tiempo o incluso darles el pecho simultáneamente, ¿cómo no va ser difícil también educarles? Está claro que establecerles unas normas, conseguir que aprendan valores importantes y hacer que se conviertan en hombres o mujeres tolerantes, trabajadores y respetuosos es complejo. Y lo es porque se trata de dos personitas que crecen paralelamente, que no se separan en ningún momento y que requieren las mismas atenciones y cuidados, pero que pueden tener personalidades diferentes.

Por eso, es vital que los padres de gemelos tengan en cuenta todos esos aspectos al llevar a cabo su educación. En concreto, lo más aconsejable es que lo hagan partiendo de una serie de claves que les serán de gran ayuda:

1-Son iguales, pero diferentes

Como ya hemos apuntado antes, una de las principales cuestiones que deben tener en consideración los papás de gemelos es que sus dos hijos se parecen a nivel físico, pero cada uno cuenta con su propia personalidad.

Por eso, es importante que a la hora de educarles, de imponerles normas o de ayudarles a que desarrollen sus habilidades y capacidades se parta de esa premisa.

Y es que esa diferenciación que existe entre ambos debe llevar, por ejemplo, a que se fomente su desarrollo de un modo u otro o a que, cuando realizan algo mal, se establezcan unos castigos en función del gemelo que es.

Todo eso sin pasar por alto, por supuesto, que eso supondrá, del mismo modo, tener que compartir tiempo con cada niño realizando actividades distintas. Así, por ejemplo, a uno le puede gustar el fútbol y al otro leer, por lo que el papá o la mamá deberá reservar su tiempo para hacer ambas cosas.

Por supuesto, es necesario no sólo reconocer sus diferencias, sin alabar o menospreciar unas u otras, sino también fomentar la independencia y autonomía de cada pequeño. Es la manera de que no dependa del otro para hacer amigos, para entretenerse, para estudiar…

2-Nada de comparaciones

Una de las reglas de oro para educar a los hijos es que jamás se les debe comparar. Es decir, que si se tienen dos o más, no se debe ensalzar lo bueno de uno para dejar a otro en mal lugar.

Y eso se debe aplicar especialmente en el caso de los gemelos, que poseen la misma edad, idéntica apariencia y se encuentran en la misma etapa educativa.

Situaciones estas que pueden llevar a que si los padres les comparan uno se sienta menos valorado, considere que es el gemelo al que no se quiere y baje su autoestima.

Por el contrario, al niño que se ensalce lo que le ocurrirá es que se sentirá superior al otro, se creerá que es el mejor, tratará a su hermano como un inferior…

Por eso, nada de comparaciones, siempre son odiosas. Los padres lo que deben hacer en este caso es valorar lo bueno de cada gemelo e intentar que sus rasgos no tan positivos desaparezcan o se minimicen al máximo.

3-Paciencia, mucha paciencia

Por supuesto, si con cualquier pequeño hay que tener paciencia a la hora de que siga unas directrices, respete los hábitos establecidos y haga las tareas de clase, por ejemplo, la misma debe multiplicarse por dos cuando se trata de educar a gemelos.

Es fundamental jamás perder la calma y gritarles, porque si se hace se les está enseñando que la violencia, verbal o no, es la manera de afrontar los problemas. Y eso es un craso error. Además hay que tener en consideración que por chillarles más no se consigue que aprendan mejor o más rápido, normalmente todo lo contrario.

4-La comunicación, la clave

De la misma manera y en relación al punto anterior, se encuentra esta otra clave, que viene a establecer que el diálogo entre padres e hijos debe ser la base de la educación.

Intercambiar impresiones, explicar las normas que hay en casa, escucharse mutuamente y dar cuenta de porqué, por ejemplo, hay que establecer un castigo es la llave que facilitará notablemente no sólo la convivencia sino también el aprendizaje de valores fundamentales.

En concreto, entre estos se encuentran el respeto a los demás, el esfuerzo, la tolerancia, los modales y la capacidad de reconocer los errores cuando se cometen.

5-Siempre dando ejemplo

Por supuesto, no hay que pasar por alto el hecho de que todo padre o madre de gemelos que desee inculcar en sus hijos ciertas conductas y comportamientos es fundamental que se convierta en ejemplo.

Es decir, debe ser el adulto el primero en realizar esas acciones y en respetar lo establecido, pues así los pequeños le imitarán.

En caso de no hacerlo lo que estará es fomentando que también esos se salten las imposiciones a la torera y actúen como les venga en gana.

Источник: https://okdiario.com/bebes/aprende-educar-gemelos-7377

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: