¿Cómo elegir gafas para niños?

10 consejos para comprar gafas para niños

¿Cómo elegir gafas para niños?
Página principalGafasLentes | In English

Por Liz DeFranco, ABOC, NCLC

Si usted es un padre que busca un par de gafas adecuadas para su hijo, lo más probable es que se confunda al entrar a una tienda de artículos ópticos.

No hay escasez en los armazones para niños. El problema es averiguar qué gafas estará dispuesto a utilizar su hijo y si durarán más tiempo del que le toma regresar a casa.

Encuentre aquí 10 consejos de compra para ayudarlo a elegir las gafas que le encantarán a su hijo además serán elegantes y duraderas.

1. ¿Qué tan gruesos deben ser los lentes?

La receta para gafas es lo primero que debe tener en consideración al elegir sus gafas. Antes que comience a buscar armazones, consulte a su oftalmólogo o profesional de la visión sobre los mejores lentes para su hijo.

Si la receta requiere lentes fuertes, los cuales probablemente serán gruesos, evite armazones grandes que aumenten su grosor.

Además, los lentes pequeños suelen tener menos aberraciones de orden alto cerca del borde de los lentes a diferencia de los lentes más grandes hechos con el mismo material y receta, por lo que existe un menor riesgo de tener una visión periférica borrosa o distorsionada.

2. Elija armazones con un estilo moderno y atractivo

La mayoría de los niños que utilizan gafas por primera vez son tímidos al respecto. Por lo tanto, elija armazones que tengan un estilo moderno y atractivo. Además, algunas características como los lentes fotocromáticos que se oscurecen de forma automática con la luz del sol al aire libre pueden ayudar a que su hijo desee utilizar gafas.  

3. ¿Plástico o metal?

Los armazones para niños están hechos de plástico o metal y muchos tienen estilos que imitan intencionalmente los armazones de gafas unisex diseñados para adultos. Los niños a menudo se sienten atraídos a estos estilos porque los hace ver más adultos. No es inusual que ellos elijan armazones que luzcan como los que utilizan sus hermanos mayores o sus padres.

En el pasado, los armazones de plástico eran una mejor opción para los niños puesto que se consideraban más duraderos, menos propensos a doblarse o romperse, más livianos y menos costosos.

Pero ahora, los fabricantes están haciendo armazones de metal que incorporan estas características.

La composición del metal varía, así que pregunte al encargado de la óptica cuál es la mejor opción para su hijo, según la experiencia con diferentes aleaciones.

Si su hijo ha mostrado sensibilidad a ciertas sustancias, elija armazones hechos de materiales hipoalergénicos. Por ejemplo, algunas personas son alérgicas a los armazones de metal que contienen níquel.

4. Ajuste apropiado del puente

Una de las cosas más difíciles al elegir armazones adecuados para niños pequeños es que su nariz no está completamente desarrollada, por lo que ésta no tienen un puente para evitar que los armazones de plástico se deslicen hacia abajo. Sin embargo, los armazones de metal por lo general están hechas con almohadillas de nariz ajustables, por lo que se adaptan al puente de todos.

La mayoría de los fabricantes reconocen este inconveniente con los armazones de plástico y hacen que los puentes de sus gafas se adapten a narices pequeñas.

Cada armazón debe evaluarse individualmente para asegurarse que se ajusta al puente. Si existe alguna brecha entre el puente de los armazones y el puente de la nariz, el peso de los lentes hará quelas gafas se deslicen, sin importar qué tan bien se ajusten los armazones antes de que se hagan los lentes.

Es importante que las gafas se mantengan en su lugar; de lo contrario, los niños tienden a mirar por encima de ellas en lugar de volver a colocarlas apropiadamente. Un optometrista generalmente es quien puede decidir si un marco se ajusta correctamente.

5. El estilo correcto de las patillas

Las patillas que se envuelven alrededor de la parte posterior de la oreja ayudan a evitar que las gafas se deslicen o se caigan por completo de la cara del niño.

Para los bebés y niños pequeños, este armazón Dilli Dalli llamado «Half Pint» tiene patillas con cable, que rodean las orejas cómodamente y mantienen las gafas de sol en su lugar.

Estas patillas envolventes, llamadas “patillas de cable”, generalmente están disponibles en armazones de metal y son especialmente útiles para mantener las gafas de los niños pequeños en su lugar. Otra opción son los armazones que incluyen una correa elástica para colgarse las gafas alrededor de la cabeza.

6. Bisagras de resorte

Una buena característica para las patillas de sus gafas son las bisagras de resorte. Éstas permiten que las patillas se flexionen hacia afuera o adentro de los armazones, sin causar ningún daño.

Los niños no siempre tienen cuidado cuando se ponen y quitan las gafas, y las bisagras de resorte pueden ayudar a prevenir la necesidad de ajustes frecuentes y reparaciones costosas. También son útiles si el niño se duerme con las gafas puestas o las utiliza mientras juega.

Las bisagras de resorte son muy recomendables para los niños pequeños que a veces se dejan llevar al jugar con sus nuevas gafas.

7. Materiales para los lentes

Una vez que usted y su hijo estén de acuerdo con el tipo de armazones que elegirán, el siguiente paso a considerar son los lentes.

Los lentes de las gafas para niños deberán ser de policarbonato o Trivex. Estos materiales son mucho más resistentes al impacto que otros materiales para lentes y le brindarán mayor seguridad.

Los lentes de policarbonato y Trivex son también mas livianos que los lentes regulares de plástico, lo que hace que las gafas sean más cómodas, en especial para las recetas con mucha graduación.

Asimismo, los lentes de policarbonato y Trivex tienen protección incorporada contra los rayos ultravioleta (UV) potencialmente dañinos, además de recubrimientos resistentes a los rayones, colocados por el fabricante o el laboratorio de fabricación.

El precio de los lentes de policarbonato por lo general es comparable al costo de los lentes de plástico regulares con recubrimientos resistentes a rayones y a los rayos UV. También, con el policarbonato, los niños obtienen un margen adicional de seguridad para proteger sus ojos. Las lentes Trivex pueden costar un poco más que los lentes de policarbonato.

Evite elegir lentes de vidrio para las gafas de los niños. Aunque son muy resistentes a los rayones, los lentes de vidrio son muy pesados y pueden romperse con facilidad (en comparación con los lentes de policarbonato o Trivex).

8. Gafas para deportes

El policarbonato es un material de lentes tan seguro que quizá permita que su hijo practique deportes con sus lentes regulares.

Este es el inconveniente: aunque el policarbonato es el material de lentes que se usa en las gafas deportivas, los armazones de gafas regulares no brindan suficiente protección contra objetos grandes como pelotas o los golpes causados por los codos de otros jugadores.

Entonces, si su hijo practica algún deporte, un par de gafas deportivas adecuadas con lentes de policarbonato proporcionarán la mejor protección contra las lesiones oculares.

Para proporcionar una protección óptima, las gafas deportivas deben colocarse correctamente, así que consulte a un especialista del cuidado de la visión antes de comprarlas.

Las aberturas de las lentes de las gafas deportivas deben ser lo suficientemente grandes para que, si las gafas son empujadas hacia la cara, los puntos de impacto estén por encima y por debajo de los ojos y se puedan evitar lesiones oculares.

9. Garantías

Muchos minoristas ópticos ofrecen un plan de garantía que reemplazará las gafas sin cargo o por una pequeña tarifa en caso de daños a los armazones o lentes. Considere optar por la garantía, especialmente si su hijo es un niño pequeño o usa gafas por primera vez.

Verifique los costos de reemplazo de lentes con y sin el plan de garantía. Por lo general, si la garantía le cuesta menos o casi la misma cantidad que la tarifa para reemplazar un solo lente, el precio vale la pena.

Asegúrese de que la garantía de las gafas incluya una provisión de reemplazo si los lentes se rayan mucho debido al uso normal. Además de causar deslumbramiento y visión borrosa, los rasguños en la superficie de los lentes pueden comprometer su resistencia al impacto, poniendo en riesgo los ojos de su hijo.

Los colores y diseños divertidos hacen que estos nuevos armazones Lucky Brand Kids sean particularmente atractivos. Este estilo de armazón, el Willow, puede adquirirse con grabados de dragones de cuentos o signos de paz.

10. Compre un par de gafas “de respaldo”

Debido a que los niños pueden no tener tanto cuidado con sus gafas, es una buena idea comprarles un segundo par de gafas de respaldo, especialmente si su hijo tiene una graduación alta y no puede estar sin sus gafas.

Pregunte al especialista de la tienda óptica si se aplican descuentos especiales para los segundos pares; a menudo lo hacen si el par de respaldo se compra al mismo tiempo que el par inicial.

En algunos casos, las gafas deportivas se pueden utilizar como un par de gafas de repuesto. O, si la receta de su hijo no ha cambiado de forma significativa, mantenga sus gafas anteriores en un lugar seguro para usarlas como repuesto.

Si su hijo utiliza lentes todo el tiempo, deberá considerar adquirir los lentes fotocromáticos o gafas de sol con graduaciónpara poder disminuir el deslumbramiento, aumentar la comodidad visual y brindar una protección del 100% contra los dañinos rayos UV del sol.

Page updated April 2020

Источник: https://www.allaboutvision.com/es/gafas/ninos/10-consejos/

¿Cómo elegir gafas para niños?

¿Cómo elegir gafas para niños?

Los niños disfrutan jugando, corriendo, saltando y, por ello, antes de comprar unas gafitas para ellos se han de tener en cuenta algunas recomendaciones como estas:

– Unas gafas de repuesto. Efectivamente los niños no tienen tanto cuidado como podrían tener los adultos y por eso es una buena idea comprarles un segundo par de gafas de respaldo ,especialmente si el niño tiene una graduación alta y no puede estar bajo ningún concepto sin ellas.

– Unas monturas adecuadas. Es importante elegir unas monturas adecuadas con un material resistente y adaptado a su edad teniendo en cuenta la actividad que hagan en su día a día.

Lo mejor en este caso también será elegir silicona como material de dichas monturas. El titanio o el acetato también son resistentes y pueden servir.

Además, dichos materiales hacen que las gafas sean flexibles y lo suficientemente cómodas.

– Seguridad y prevención. Recordad también lo importante que es pensar en la seguridad y la prevención de roturas si va a estar el peque jugando la mayoría del tiempo o bien haciendo ejercicio.

Para prevenir roturas una buena idea es utilizar un cordón para cuando el niño haga deporte y que así las gafitas también vayan siempre sujetas o bien comprar dos pares: unas del día a día y otras para que el peque haga su actividad física cuando le toque con las específicas para eso.

– Un modelo adaptado a los niños y confortable. Hay que tener en cuenta que la carita de los niños es más pequeña que la de los adultos y por ello el modelo que se elija debe ser verdaderamente confortable especialmente en el puente de la nariz.

Ten en cuenta que la nariz también es pequeñita y el puente de la gafa debe situarse más abajo para conseguir un mejor apoyo, y las varillas deben ser más pequeñas en consonancia con su cráneo ya que en caso contrario no se ajustarán bien en las orejas y podrían caerse fácilmente.

 

Montura y cristales ¿cómo elegir cada uno de ellos adecuadamente?

Para la montura hay que tener en cuenta la edad del niño ya que, si este es menor de seis años la mejor opción son las monturas de silicona ya que este es un material especialmente resistente, muy flexible y que evita que se deformen.

Además, las hace mucho más ligeras y reparten de manera más equilibrada el peso sobre el puente ajustándose mejor al rostro del niño. Y lo mejor de todo: son hipoalergénicas.

Pero en el caso de que tenga más de seis años ya no importa tanto el material, sino que estas sean lo suficientemente cómodas y le gusten al niño.

En esta ocasión los materiales más frecuentes en gafas de niños para esta edad son los de plástico, la pasta o los metales como el níquel o el titanio que son hipoalergénicos y muy ligeros. Y, por supuesto, además del material del que esté hecha la montura también se han de tener en cuenta otros aspectos como la forma y el tamaño para garantizar por completo su comodidad. Por tanto:

– las monturas han de tener el tamaño adecuado y ajustarse bien al rostro del niño por lo que no deben ser ni muy grandes ni muy pequeñas

– las varillas deben tener el tamaño correcto

– y el puente debe estar bien situado sobre la nariz del pequeño sin que le presione demasiado.

La elección de los cristales. Para escoger los cristales se deben tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

– descarta los cristales minerales. Son muy frágiles.

– opta por lentes orgánicas de policarbonato. Son más resistentes y ligeras. Y, una vez ya elegidas las gafas para nuestro pequeño, habrá que acudir al óptico-optometrista con bastante frecuencia ya que a su edad la graduación cambia rápidamente.

¿Hace deporte tu hijo? ¿Hay que optar por unas gafas específicas para ello?

Si vuestro peque practica algún deporte es importante elegir unas gafas específicas para ello, aparte de las que ya tiene para su día a día. De hecho, lo mejor es el policarbonato cuando hablamos del material para las gafas deportivas ya que resulta ser un material muy seguro para que los niños puedan practicar sus deportes.

No obstante, este material tiene un pequeño inconveniente y es que, a pesar de ser un material de lentes que se utiliza en las gafas deportivas, sus armazones no brindan la suficiente protección contra, por ejemplo, objetos grandes como pueden ser las pelotas o bien los golpes causados. Quizás por eso es mejor que tengan dos: las del día a día, y otro par de gafas deportivas adecuadas con lentes de policarbonato que proporcionan la mejor protección contra las lesiones oculares.

Y para ello también es fundamental que las aberturas de las lentes de las gafas deportivas sean lo suficientemente grandes para que, si las gafas son empujadas hacia la cara, los puntos de impacto estén por encima y por debajo de los ojos y se puedan así evitar lesiones oculares. Y siempre, por supuesto, colocarlas correctamente para que así puedan proporcionar una protección óptima. También es recomendable consultar previamente a un especialista del cuidado de la visión antes de comprarlas.

No le gustan las gafas en absoluto ¿puede llevar lentillas?

A partir de 12 años podríais plantearos la posibilidad de utilizar lentillas, pero antes no es recomendable.

Si vosotros sus padres las lleváis o las habéis llevado alguna vez deberíais saber que estas requieren un mantenimiento específico y también cierta “madurez” para ponerlas y quitarlas.

No obstante, hay excepciones ya que si consideráis que vuestro hijo o hija es lo suficientemente maduro para llevarlas y a su vez para poder ponerlas y sacarlas entonces acudir con él al óptico-optometrista para que os recomiende la mejor opción.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/ninos/cuidados-infantil/como-elegir-gafas-para-ninos-11864

¿Tu hijo necesita gafas? Siete consejos para elegir las más adecuadas

¿Cómo elegir gafas para niños?

Es muy importante revisar la visión de los niños con frecuencia para detectar posibles problemas que puedan estar afectando la vida del niño e incluso a su rendimiento escolar. A veces, los dolores de cabeza pueden ser de origen visual y debemos visitar al oftalmólogo para que lo valore.

Cuando te dicen que tu hijo necesita gafas y te pones por primera vez frente a cientos de modelos hay algunas cosas que debes saber antes de comprarlas sólo por la apariencia. Dos de mis tres hijas llevan gafas y ya he pasado por eso, así que os doy siete consejos para elegir las gafas más adecuadas para cada niño.

Lo primero es involucrar al niño en la elección de sus gafas, si tiene edad adecuada, por supuesto. Es él quien va a llevarlas todos los días y debe sentirse a gusto con ellas. Debe deberlas como algo bonito y que le apetezca llevarlas, y no como un enemigo. Por eso que le gusten es importante.

¿Qué material elegir?

Las gafas de niño deben ser resistentes y ligeras. Para los más pequeños, las monturas de silicona son la mejor opción, ya que son más flexible y evita las roturas.

En niños mayores de cinco años, lo más recomendable son las monturas de acetato, puesto que disimulan mejor el grosor de la lente y suelen ser más difíciles de romper que las monturas metálicas o de plástico inyectado.

Para los niños con alergia al níquel, las monturas fabricadas a partir de titanio puro son una buena elección.

¿Redondas, cuadradas, grandes, pequeñas…?

Hoy en día hay cientos de modelos de gafas infantiles. De colores, de metal, grandes, pequeñas, redondas, cuadradas…

El tamaño de las gafas dependerá del tamaño de las órbitas de los ojos y de la distancia entre los ojos del niño.

Es un error pensar que hay que comprar las gafas más grandes para cuando el niño crezca. La parte central de las gafas debe ajustarse a la parte central de las pupilas y deben ser lo suficientemente grandes para que pueda ver cómodamente en todas las direcciones. Pero ojo, tampoco deben sobrepasar la línea de las cejas ni ser más anchas que la cara del niño.

Que sean cómodas

El requisito indispensable. Las gafas deben ser cómodas y lo menos rígidas posibles para que no les suponga una molestia llevarlas. Tanto las varillas como las terminales, la parte de la gafa que rodea la oreja, deben ser flexibles y ajustables. También es recomendable que las varillas lleven bisagra con muelle para que no se rompan al ponerse y quitarse.

Los niños corren, saltan, juegan en el patio y las gafas tienen que ser parte de ellos, que no sientan que las llevan puestas. Es importante que no se les muevan al girar la cabeza o mirar hacia abajo.

Deben ir bien ajustadas detrás de las orejas, pero sin hacerles daño. Asimismo, es importante que las gafas no se asienten en las mejillas ni produzcan marcas de presión o molestias.

Para ello, es recomendable llevar unos “stoppers” en las patillas, que abrazan la oreja del niño y hacen que las gafas no se caigan, en lugar de la típica cinta que les pasa por detrás de la cabeza que puede resultar más incómoda.

En cuanto al puente de la nariz, las gafas para niños deben tener la máxima superficie de contacto posible. Cuando son más pequeños y aún no tienen el puente nasal bien definido, son preferibles las monturas con puente entero, así el peso de la gafa se distribuye mejor.

Algunas gafas llevan puente partido, que a medida que el niño crece pueden dejar marcas en la nariz, pero hay unas almohadillas de gel que pueden ser una buena solución.

Asimismo, es importante que las gafas no se asienten en las mejillas ni produzcan marcas de presión o molestias.

¿Hace deporte?

Si el niño practica deportes de pelota o de contacto, las gafas tienen que ser adecuadas y seguras para que puedan realizar movimientos rápidos sin riesgos. Aún así, hay monturas deportivas específicas fabricadas completamente con plástico, con varillas sin bisagras. Para la piscina, también hay gafas de natación con lentes graduadas.

En cada caso, habrá que valorar el uso que se les dará, la graduación que necesita el niño y si merece la pena invertir en este tipo de gafas.

No te apresures a comprar

La compra de unas gafas no es algo para tomarse a la ligera. La salud visual del niño es muy importante y unas gafas que no son adecuadas para él puede empeorar la situación.

Ten paciencia, pide ayuda a un profesional y tómate el tiempo necesario para probar modelos, buscar precio y encontrar las mejores gafas para tu hijo.

Foto | iStokphoto
Vía | Lord Wilmore y Zeiss
En Bebés y más | Alimentos para una buena salud visual en los niños, ¡Ojos sanos! Cómo cuidar la vista de los niños

Источник: https://www.bebesymas.com/salud-infantil/tu-hijo-necesita-gafas-siete-consejos-para-elegir-las-mas-adecuadas

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: