Cómo enseñar habilidades sociales a los niños

Contents
  1. ¿Cómo educar en la prosocialidad a nuestros hijos?
  2. ¿Cómo fomentar las habilidades sociales en los niños?
  3. 1. Ayudar a otras personas que lo necesiten
  4. 2. Dar y compartir
  5. 3. Consolar
  6. 4. Elogiar
  7. 5. Escucha activa
  8. 6. Empatía
  9. 7. Solidaridad
  10. El ejemplo, el mejor maestro
  11. Habilidades sociales: Educar para las relaciones sociales
  12. La falta de un desarrollo adecuado de las habilidades sociales infantiles
  13. Puntos claves de las Habilidades sociales
  14. ¿Cuáles son las habilidades sociales básicas?
  15. ¿Cómo desarrollar las habilidades sociales en niños?
  16. Problemas provocados por falta o escaso desarrollo de las habilidades sociales
  17. Pautas para el desarrollo de las Habilidades en niños
  18. Taller de habilidades sociales en los niños: Fichas para trabajar las habilidades sociales
  19. Cómo desarrollar las habilidades sociales en los niños
  20. El desarrollo de las  habilidades sociales en los niños
  21. Ayúdales a formar una imagen positiva de sí mismos
  22. Claves para favorecer una buena autoestima en los niños
  23. La asertividad, clave de las relaciones sociales en los niños
  24. Claves para desarrollar la asertividad en nuestros niños
  25. Aprendiendo a convivir y a disfrutar de las relaciones sociales
  26. Aprendiendo a resolver los conflictos
  27. Enseñar Habilidades Sociales con cortos
  28. ¿Cómo visualizar los cortos con los chicos?
  29. 1. Afectividad-PARCIALMENTE NUBLADO
  30. 2. La empatía-RATÓN EN VENTA
  31. 3. Asertividad – Corto PRESTO
  32. 4. Comunicación – Corto LÍDER vs JEFE
  33. 5. Cooperación – Corto THE BRIDGE / EL PUENTE
  34. 6. Autogestión – Corto CARROT CRAZY
  35. 7. Comprensión- Corto CREE EN LO BUENO
  36. 8. Resolución de conflictos- Corto LA HISTORIA DE LA VACA

¿Cómo educar en la prosocialidad a nuestros hijos?

Cómo enseñar habilidades sociales a los niños

Las habilidades sociales en los niños deben estar basadas en actitudes prosociales o comportamientos que, sin buscar recompensa material, favorecen o benefician a los demás y nos ayudan a obtener relaciones sociales satisfactorias. La amabilidad, la cortesía, dar consuelo, o la empatía, por ejemplo, son conductas prosociales.

Nuestros hijos han nacido en una era en la que la tecnología media las relaciones sociales de una forma sin precedentes. Los cambios en las formas de interacción social son tan rápidas, que no sabemos manejarnos en este mundo tecnológico.

Las normas sociales que antes eran válidas, parecen haber desaparecido. Es decir, la tecnología cambia la forma en que interactuamos entre nosotros. Y con ella se pierden o transforman las normas sociales y los valores.

Mientras que, por otro lado, la sociedad avanza hacia el individualismo, lo que tampoco ayuda.

¿Cómo fomentar las habilidades sociales en los niños?

La prosocialidad es algo que va más allá de la buena educación o la cortesía. No es algo superficial. Es una forma de vivir y de relacionarte con los demás, y tiene un gran impacto tanto en la persona que la practica, como en quien la recibe.

Existen diferentes actitudes que debemos enseñar a nuestros hijos para que sean prosociales, entre ellas se encuentran:

1. Ayudar a otras personas que lo necesiten

Es importante enseñar a nuestros hijos a dar ayuda física a otras personas que lo necesiten y siempre con su permiso. Estas son actitudes tan simples como ayudar con la compra al vecino, ceder el asiento del bus a personas mayores o ceder el paso a otra persona.

2. Dar y compartir

Enseñar el valor de la generosidad y de ser desprendidos, así como pedir perdón si es necesario, es clave para que tus hijos se acerquen a la prosocialidad.

3. Consolar

Si otra persona está triste, debemos enseñar a nuestro hijo a respetar las emociones ajenas y consolar de la manera que podamos y, por supuesto, que la otra persona se sienta cómoda.

4. Elogiar

Debemos enseñar a nuestros hijos a valorar positivamente lo que nos gusta de los demás con acciones o expresiones verbales que muestren nuestro reconocimiento. Es muy importante que el elogio sea sincero.

5. Escucha activa

Cuando nos hablen, escuchar de verdad. Poner nuestra atención plenamente en el otro y mostrarnos interesados.

6. Empatía

Enseñar a nuestros hijos a ponerse en el lugar del otro. El desarrollo de la empatía es fundamental. Y a los más peques hay que animarles siempre a tratar de entender a los demás, cómo pueden sentirse y qué motivos pueden haber detrás de sus conductas.

7. Solidaridad

Mostrarse solidario con otras personas y colectivos ante el sufrimiento, los problemas y las situaciones difíciles.

Si ponemos atención en el desarrollo de las habilidades de nuestro hijo conseguiremos que poco a poco sea consciente de poner en práctica actitudes prosociales, vamos a fomentar el desarrollo de sus habilidades sociales y a hacer que emocional y socialmente sea más positivo.

Y, por tanto, de manera colateral, se verá beneficiado. Porque aunque el fin de la prosocialidad no es el beneficio propio, indudablemente cuando uno mantiene una actitud amable, generosa y respetuosa con el entorno, provoca reacciones favorables de los demás hacia uno mismo.

La prosocialidad es una forma desarrollar los hábitos sociales, así como de vivir y relacionarte con los demás.

El ejemplo, el mejor maestro

Si quieres que tus hijos mantengan una actitud prosocial, empieza por mantenerla tú mismo. Los niños aprenden muchísimo solo mirándonos. Somos su modelo.

Así que empieza a poner en práctica una actitud amable y generosa con los demás. De esta forma, en primer lugar, podrás ver cómo te ayuda a ti mismo a tener mejores relaciones sociales y más placenteras.

Y en segundo lugar, estarás enseñando sin darte cuenta cómo comportarse en esas situaciones a tus hijos.

La próxima vez que cojas el coche, permite incorporarse a otro conductor que está intentando meterse en tu carril, en vez de pisar el acelerador para bloquearle el paso.

Ayuda con la compra a esa señora mayor que va cargada. Detente unos minutos y pregúntale al portero de tu edificio cómo le va todo.

Y mil pequeños actos amables y generosos que podemos hacer cada día, y que nos devuelven sonrisas y un mundo mejor.

Úrsula Perona
Psicóloga infantil
Colaboradora de Sapos y Princesas

ConsejosPsicologíaComunicación Inteligencia emocional Psicología positiva

Источник: https://saposyprincesas.elmundo.es/consejos/psicologia-infantil/fomentar-habilidades-sociales-ninos/

Habilidades sociales: Educar para las relaciones sociales

Cómo enseñar habilidades sociales a los niños
Skip to content

Las habilidades sociales son un conjunto de capacidades que permiten el desarrollo de un  repertorio de acciones y conductas que hacen que las personas se desenvuelvan eficazmente en lo social.

 Estas habilidades sociales en niños son algo complejo ya que están formadas por un amplio abanico de ideas, sentimientos, creencias y valores que son fruto del aprendizaje y de la experiencia.

Todo esto va a provocar una gran influencia en las conductas y actitudes que tenga la persona en su relación e interacción con los demás.

Es fundamental prestar especial atención al desarrollo de habilidades sociales, ya que en primer lugar son imprescindibles para la adaptación de los niños y niñas al entorno en el que se desarrollan sus vidas, y posteriormente estas habilidades les van a proporcionar las herramientas para desenvolverse como adultos en la esfera social, siendo la base clave para sobrevivir de manera sana tanto emocional como laboralmente.

La falta de un desarrollo adecuado de las habilidades sociales infantiles

La falta o escaso desarrollo de habilidades sociales, puede ser algo doloroso para las personas.

Los seres humanos vivimos en sociedad, es parte de nuestra naturaleza, es por ello que la comprensión de las relaciones y de las demás personas es algo imprescindible para una vida emocionalmente sana.

Y esto tiene repercusión en los demás ámbitos de la vida, escolar, laboral, sentimental, personal, etc.

Puntos claves de las Habilidades sociales

  • Se adquieren a través del aprendizaje. No son innatas, los niños y niñas desde el nacimiento aprenden a relacionarse con los demás. Se sienten de determinada manera, tienen determinadas ideas y actúan en función de estas.
  • Son reciprocas por naturaleza. Estas habilidades, requieren para su desarrollo la relación con otras personas.
  • Incluyen conductas verbales y no verbales. Es tan importante lo que se dice como otros aspectos que no se dicen.
  • Están determinadas por el reforzamiento social (positivo o negativo). Determinadas conductas se repiten si tienen un refuerzo interpretado como positivo (acorde con sus ideas y sentimientos) o negativo (en desacuerdo).
  • Son capacidades formadas por un repertorio de creencias, sentimientos, ideas y valores. Estos son la base de la conducta social. Las personas interpretan las situaciones y deciden la actuación.
  • Están interrelacionadas con el autoconcepto y la autoestima. Los resultados de las relaciones sociales influyen en el autoconcepto y la autoestima y estos a su vez son cruciales para las diferentes conductas en el medio social.
  • Son necesarias para el desarrollo integral de las personas. La persona se desarrolla y aprende en interacción con los demás.

¿Cuáles son las habilidades sociales básicas?

  • Apego: capacidad de establecer lazos afectivos con otras personas.
  • Empatía: capacidad de ponerse en el lugar del otro y entenderle.
  • Asertividad: capacidad de defender los propios derechos y opiniones sin dañar a los demás.
  • Cooperación: capacidad de colaborar con los demás para lograr un objetivo común.
  • Comunicación: capacidad de expresar y escuchar. Sentimientos, emociones, ideas, etc.
  • Autocontrol: capacidad de interpretar las creencias y sentimientos propios y controlar los impulsos.
  • Comprensión de situaciones: capacidad para entender las situaciones sociales y no tomarlas como algo personal, o culparse de determinadas cosas.
  • Resolución de conflictos: capacidad para interpretar un conflicto y sacar alternativas de solución al mismo.

conoce cuales son las habilidades sociales básicas en niños y niñas #educacion Clic para tuitear

¿Cómo desarrollar las habilidades sociales en niños?

Las habilidades sociales se aprenden y desarrollan a lo largo del proceso de socialización, como resultado de la interacción con otras personas. Este desarrollo se produce fundamentalmente en la infancia, los primeros años de vida son fundamentales para el aprendizaje de estas habilidades.

Se aprenden y desarrollan a través de los siguientes procesos:

  • Experiencia directa. Los niños y niñas están rodeados de personas y desde una edad muy temprana comienzan a ensayar las conductas sociales. Se producen determinadas experiencias que los pequeños van interpretando e incorporan esas interpretaciones a su forma de pensar y actuar.
  • Imitación. Los pequeños aprenden por lo que ven de las personas que son importantes para ellos. Imitaran aquellas conductas sociales que observan en los adultos más cercanos, pero no solo las conductas, también aprenderán de estos la manera de interpretar las situaciones y hasta de sentirse en determinados momentos.
  • Refuerzos. Los refuerzos sociales que tengan sus conductas, ya sea de los adultos y/o iguales van a hacer que los niños y niñas desarrollen determinadas conductas y otras.

Problemas provocados por falta o escaso desarrollo de las habilidades sociales

  • Problemas de autoestima. Los niños y niñas con pocas habilidades sociales, tendrán problemas para desenvolverse en su entorno social. Esto les llevará a pensar que es por ellos y su autoestima bajará. La imagen de sí mismos será negativa. Esto hace a su vez, que sus habilidades sociales sean escasas, la influencia es mutua.
  • Dificultad para expresar deseos y opiniones. Las personas que no tengan unas buenas capacidades sociales, tendrán dificultades para saber y poder expresar lo que desean y lo que opinan.
  • Dificultades para relacionarse con los demás. La falta de habilidades sociales, puede llevar a una timidez excesiva y dificultad para hacer amigos y relacionarse. En nuestra sociedad, es imprescindible relacionarse con los demás.
  • Problemas escolares. Puede producirse también este tipo de problemas, debido a la inadaptación social, llegando incluso a provocar fracaso escolar.
  • Malestar emocional. Las personas necesitamos de los demás, la compañía y la estima de las demás personas son fundamentales para nuestro día a día y para nuestro equilibrio emocional. La ausencia de relaciones sociales puede llevar por tanto un malestar emocional asociado.

Pautas para el desarrollo de las Habilidades en niños

Las habilidades para afrontar con éxito de forma sana las relaciones con los demás se desarrollan progresivamente a lo largo de la infancia y la adolescencia. En este periodo se producen las estrategias que van a ser las bases de las futuras relaciones de adultos, ya sean de amistad, de pareja, laborales, etc.

Por ello debemos prestar especial atención al desarrollo de estas capacidades.

  • Cuida la autoestima de los pequeños. Ayúdales a formar una imagen positiva de sí mismos. Tendrán la fuerza para desenvolverse socialmente y no culparse de aquellas situaciones que no son positivas para ellos. Para ello critica la acción y no a la persona; proponles metas pero que sean adecuadas; utiliza los elogios pero que sean realistas.
  • Transmite valores a los niños y niñas. Deben aprender a valorarse a sí mismos y a los demás. Enséñales a respetar, tolerar y escuchar.
  • Sirve de ejemplo para ellos. En tus relaciones con ellos y con los demás, actúa de forma coherente y transmitiendo lo que quieres que hagan ellos.
  • Habla con ellos y trabaja las creencias e ideas que tienen. Ante determinadas situaciones sociales que te ocurran a ti y/o a ellos explícales la situación, ayúdales a entender. Si por ejemplo alguien nos contesta mal, debemos explicar a los niños y niñas que esa contestación probablemente no tenga que ver con nosotros, simplemente las personas tienen sus vidas y probablemente estén enfadados por algo. No debemos por tanto tomarlo como algo personal, pero tampoco debemos dejar que nos hablen mal. Enséñales entonces con tu ejemplo a responder a estas situaciones de forma asertiva.
  • Fomenta la capacidad de escuchar y entender a los demás. Para ello escúchales tú a ellos y enséñales a escuchar a los demás. Que entiendan que podemos aprender muchas cosas si escuchamos lo que los demás nos dicen.
  • Emplea los refuerzos. Refuerza socialmente aquellas conductas adecuadas, como escuchar al otro o responder con educación, en esos casos interactuamos socialmente con los pequeños y refuerza negativamente las conductas inadecuadas, los gritos, la falta de escucha, etc. no interactúes con ellos en estos casos.
  • Procura dotar a los niños y niñas de un ambiente rico en relaciones. Es importante que los pequeños tengan diferentes experiencias sociales, para que experimenten, aprendan y pierdan el miedo a determinadas situaciones.
  • Anima a los pequeños a participar en diferentes grupos o hacer actividades con otras personas, sin que sea necesaria tu presencia. Es importante que los niños y niñas aprendan a desenvolverse solos, sin la protección de las figuras de los adultos.
  • Cuando los pequeños pasen por alguna situación social de rechazo o negativa de alguna manera, debes dejar que pasen por ellas, pero explícales la situación.

Conoce cuales son los problemas provocados por falta o escaso desarrollo de las habilidades sociales #educacion Clic para tuitear

Taller de habilidades sociales en los niños: Fichas para trabajar las habilidades sociales

Pincha en la imagen para descargar las fichas

Celia Rodríguez Ruiz para Educapeques

Источник: https://www.educapeques.com/escuela-de-padres/habilidades-sociales-educar-para-las-relaciones-sociales.html

Cómo desarrollar las habilidades sociales en los niños

Cómo enseñar habilidades sociales a los niños

Desarrollar unas correctas habilidades sociales en los niños no solo les ayudará a construir relaciones más positivas o a interaccionar mucho mejor con los demás. Lo que pondremos a su alcance es el auténtico núcleo del aprendizaje social y emocional, ahí donde la empatía y la asertividad constituyen por sí mismos dos tendones psíquicos indiscutibles.

Hagámonos ahora una sencilla pregunta: “¿Cómo aprenden realmente nuestros pequeños?” Tal y como nos dicen múltiples estudios sobre psicología social e incluso como nos reveló el propio Albert Bandura con sus experimentos, los niños desarrollan la mayoría de sus aprendizajes mediante la observación, la imitación y la interacción continua.

Las habilidades sociales pueden resultar algo complejo, puesto que en ellas se integran desde los sentimientos, las creencias, los valores y todo un repertorio de estrategias con las cuales, conseguir que el niño sobreviva y avance de manera sana en su recorrido social y emocional.

A todos estos procesos, claro está, los llamamos “sociabilidad” y conforman por sí mismos unos cimientos determinantes en la vida del niño.

Así, dependiendo de la calidad de los mismos y de las experiencias vividas, las percepciones, atribuciones construidas y los aprendizajes socio-emocionales asumidos, se dará forma a unas competencias sociales saludables y efectivas o por el contrario, a una serie de carencias que suelen ser muy problemáticas llegada ya la pre-adolescencia.

Por otro lado, algo que nos comentan muy a menudo los expertos en psicología infantil es que la realidad social de hoy en día es mucho más compleja para los niños de lo que fue en su momento para sus padres.

Los medios de comunicación, las nuevas tecnologías y las constantes reglas cambiantes de nuestra sociedad colocan a nuestros pequeños en un terreno que les queda grande y para el que no cuentan con una brújula con la que situarse.

Las formas de relacionarnos y hasta de conocer gente han cambiado, las redes sociales o los servicios de mensajería son más dinámicos, ofrecen nuevas oportunidades, son más rápidos, carecen de filtros, de mecanismos de control y a instantes, claro está, resultan bastante peligrosos.

Es positivo que el desarrollo social de los niños abarque muchas áreas, muchos ámbitos y nuevos escenarios.

Es vital poner a su disposición aquellas herramientas, suficientes y necesarias, para que puedan desenvolverse de manera eficaz y saludable en una esfera social cada vez más intrincada; más amplia, pero también valiosa, al fin y al cabo. De ahí la importancia del aprendizaje de las habilidades sociales en los niños.

El desarrollo de las  habilidades sociales en los niños

Una de las estrategias más eficaces para enseñar habilidades sociales en los niños es crear un “lenguaje social” desde etapas bien tempranas. Hablamos ante todo de un tipo de lenguaje comprensible, básico y efectivo que incluso los pequeños de 2 años van a poder comprender.

Recordemos que esta edad es un momento decisivo en el crecimiento del pequeño. Ahora es cuando empieza a reclamar su temprana autonomía, a perfilar su carácter y a ser mucho más receptivo a todo lo que acontece a su alrededor.

Este lenguaje social que favorecerá el desarrollo temprano de las habilidades sociales en los niños se basa en las siguientes dimensiones:

  • Aprender a practicar una escucha activa. No podemos hablar mientras la otra persona está diciendo algo, hay que respetar tiempos. Esto es algo que les cuesta, porque su auto-control todavía es muy limitado. Por otro lado, la mejor forma de enseñarles es con el ejemplo: si no les interrumpimos, aprenderán a no interrumpirnos.
  • Los pequeños deben aprender a mostrar gratitud, a saber cuándo y cómo disculparse y a incluir un “por favor” en sus demandas. Enseñémosles, ya sea por la vía implícita o por la vía explícita, la diferencia entre una petición y una exigencia.
  • El lenguaje social adecuado también incluye diferentes “sabidurías”: la de darnos refuerzos positivos, saber decir “gracias”, saber tolerar, saber compartir, reconocer cuándo los demás hacen algo bien y cuando soy yo el que se equivoca.

Ayúdales a formar una imagen positiva de sí mismos

Conseguir que desde pequeños nuestros niños aprendan a valorarse, a quererse y a proteger sus derechos e identidad es invertir en su calidad de vida y es poner alas a su potencial personal.

Sin embargo, ¿cómo lograrlo? En ocasiones estamos tan inmersos en favorecer en ellos las competencias curriculares y en lograr que sean buenos en matemáticas y hábiles en el inglés que descuidamos por completo lo más esencial: favorecer una imagen positiva de ellos mismos.

Claves para favorecer una buena autoestima en los niños

  • Sé su mejor modelo, sé su mejor referencia y una figura a imitar en el día a día.
  • Dedica tiempo de calidad a tus niños. No se trata solo de estar “presente”, sino de que tu presencia sea nutritiva, favorecedora e inspiradora.
  • Ofréceles oportunidades. El pequeño que se siente competente construye día a día una correcta autoestima.
  • Evita a toda costa las etiquetas, no lo compares con otros niños ni con sus hermanos ni con ninguna otra persona. Ese niño es único, es valioso y es capaz de hacer cosas increíbles por sí mismo.
  • Valora siempre sus esfuerzos. Asimismo, antes de recurrir a la mera sanción o la crítica negativa, enséñales cuál es el modo correcto de hacer las cosas.

“La infancia tiene sus propias maneras de ver, pensar y sentir; nada hay más insensato que pretender sustituirlas por las nuestras”.

La asertividad, clave de las relaciones sociales en los niños

Enseñar a nuestros niños el arte de la asertividad debe ser una de nuestras mayores prioridades como padres o educadores. Esta dimensión se relaciona también con la autoestima, pero va un poco más allá.

Es la habilidad de saber proteger y reclamar mis derechos, es entender que quien tengo en frente también merece el mismo respeto que yo.

Es al fin y al cabo, el sustrato más saludable de nuestra sociabilidad y ese puente que nos permitiría caminar con confianza en todo escenario personal, escolar o laboral.

Claves para desarrollar la asertividad en nuestros niños

Debemos ofrecer a los niños adecuadas herramientas para que aprendan a gestionar de forma temprana sus emociones. Solo así se darán cuenta de que la rabia o la ira, por ejemplo, deben controlarse previamente para poder expresar un enfado, una decepción o una contradicción de manera correcta e inteligente.

  • Apoya las iniciativas de los niños. Siempre que estas sean permisibles y seguras, es necesario que se sientan cómodos a la hora de involucrarse en nuevas actividades, en nuevos proyectos y nuevos sueños. Es muy saludable que nuestros niños y adolescentes se perciban a sí mismos como dignos y capaces de tener sus propias metas y objetivos. Asimismo, no importa si más tarde fracasan o se equivoquen, ese aprendizaje es clave para favorecer su asertividad.
  • Favorece que el niño aprenda a ser asertivo desde edades tempranas en diferentes escenarios. Permite que sea él, por ejemplo, quien compre ese billete de tren, él quien junto a ti haga esa compra en la tienda. Anímale a que vaya a jugar con esos niños que no conoce del parque, a que pida ayuda a su maestro cuando no entiende algo…
  • Asimismo, siempre es útil que les demos ciertos “guiones” sobre cómo protestar o defenderse cuando algo no les parece justo. Una buena forma de lograrlo es favoreciendo el diálogo democrático y constante en el propio hogar, ahí donde todos tenemos derecho a hablar, a ser escuchados y a ser respetados.

Aprendiendo a convivir y a disfrutar de las relaciones sociales

Pocos regalos son tan valiosos para una persona que disfrutar de una infancia en compañía de esos primeros amigos, de esos primeros aliados de aventuras, de esos cómplices maravillosos de travesuras y fabulosos descubrimientos. Favorecer estos vínculos tempranos y la calidad de los mismos, también es responsabilidad nuestra, potenciando así el desarrollo de las habilidades sociales en los niños.

  • Debemos enseñarles modelos de relaciones respetuosas, ahí donde la cooperación, el respeto, la empatía y la complicidad les ayudará a construir vínculos más positivos.
  • Asimismo, para saber convivir en armonía con sus iguales y el resto de personas, deben identificar y saber reaccionar frente a esos aspectos que deterioran la convivencia. Un ejemplo de ello es sin duda el lenguaje agresivo, el desprecio, la ofensa, la burla, hacer el vacío a los demás y criticar.
  • Por otro lado, como padres o educadores debemos apoyar también las amistades construidas por los niños. Debemos ser esa persona siempre cercana a la que pueden consultar cuando surge un problema, un conflicto, una duda, una preocupación relacionada con sus amigos.

Aprendiendo a resolver los conflictos

La vida no siempre es en línea recta, no es fácil, a veces duele y es tremendamente confusa.

Algo que sin duda nos gustaría es poder retirar una a una toda dificultad, todo problema y posible conflicto que pueda aparecer en la vida de nuestros pequeños.

No obstante, en caso de hacerlo no estaríamos educando a un niño para vivir en sociedad, estaríamos modelando a una persona para vivir en un entorno aséptico e irreal.

Puesto que en algún momento de sus vidas se verán frente a frente ante esas contradicciones tan habituales en el ser humano donde surge la semilla del conflicto, es necesario que les demos estrategias para que de ese desencuentro, surja siempre algo bueno para todas las partes. Estas serían algunas claves.

  • Ayúdale a que desarrolle una buena autoconfianza. Debe sentirse seguro a la hora de expresar, de actuar, de interaccionar ante alguien que está en desacuerdo con él.
  • Incentivemos una actitud de no-violencia. La agresión el grito o cualquier tipo de expresión que conlleve la violencia no soluciona nada. Al contrario, la incrementa.
  • Facilitémosle algunas pautas sencillas para que empiece a controlar sus emociones.
  • Asimismo, dimensiones como la asertividad, la tolerancia y una buena toma de decisiones son estrategias que el niño debe ir consolidando con el tiempo para sentirse más eficaz a la hora de resolver conflictos.
  • Por otro lado, aptitudes como el sentido del humor o la creatividad son herramientas muy efectivas para aplacar conflictos y llevarlos por salidas mucho más enriquecedoras.

Para concluir, algo que también deberíamos tener en cuenta sobre las habilidades sociales en los niños es que no solemos dar excesiva importancia a esta dimensión durante la primera infancia. Sin embargo, al llegar a los últimos cursos de primaria y sobre todo en la adolescencia, aparecen de pronto los problemas de socialización, los sufrimientos y los conflictos.

No todos los niños son iguales, unos tienen mayores habilidades de autocontrol, otros tienen mayores problemas para comunicarse de forma asertiva y otros ven en la violencia la única forma de expresar lo que sienten.

El correcto desarrollo de las habilidades sociales en los niños no se limita solo a “ofrecer estrategias” como quien les ofrece vitaminas, un libro de instrucciones o un regalo que uno no sabe muy bien cómo usar.

Se trata ante todo de intuir necesidades, y es ahí donde necesitamos de la colaboración de todos los colectivos. Es por tanto imperativo que las familias estén en contacto con los profesores y a la inversa para favorecer el desarrollo de las habilidades sociales en los niños.

Necesitamos ser más sensibles a su mundo interno donde a menudo, las carencias más profundas terminan expresándose del modo menos apropiado…

Las habilidades sociales en los niños tienen una relevancia primordial. Démosle el valor que merecen en la infancia.

Referencias bibliográficas

Moraleda, M (2009). Comportamientos sociales hábiles en la infancia y la adolescencia. Promolibro.

Monjas, I. M (2010). Cómo promover la convivencia en los niños: claves para la asertividad y las habilidades sociales. Madrid: CEPE.

Beudoin, N. M (2009). Cada niño puede ser millonario en habilidades sociales. Barcelona: EOS.

Источник: https://lamenteesmaravillosa.com/como-desarrollar-las-habilidades-sociales-en-los-ninos/

Enseñar Habilidades Sociales con cortos

Cómo enseñar habilidades sociales a los niños

Juega con tus hijos, sobrinos o nietos a ver estos cortos y a hacerles reflexionar sobre el mensaje que contienen. Te damos el corto, te decimos la habilidad social que puedes enseñar a través de él y además te incluímos algunas preguntas que puedes hacerles.

En el “cole” hay aprendizajes muy importantes y que no siempre se tienen en cuenta.

Desarrollar las habilidades sociales en nuestros niños hará que sean capaz de adaptarse al entorno en el que desarrollan sus vidas y, posteriormente, a sobrevivir de manera “sana” en la sociedad que vivimos hoy en día.

Cosa que no resulta fácil hoy en día y que a muchos nos hubiera venido bien este tipo de enseñanzas en nuestra infancia, quizás todo sería bien distinto.

Pero ¿cuáles son estas habilidades sociales que debemos enseñar en l@s niñ@s? Es un tema complejo porque estas habilidades están formadas por un conjunto de pensamientos, sentimientos, creencias y valores que son fruto de la experiencia y el aprendizaje.

Destacamos las siguientes habilidades sociales:

  • Afectividad
  • Empatía
  • Asertividad
  • Cooperación
  • Comunicación
  • Autocontrol
  • Comprensión de situaciones
  • Resolución de conflictos

A través de estos 8 cortos te proponemos enseñar y hacer reflexionar a tus alumnos o hijos sobre los valores que promueven. Hay más de un valor en cada corto, de manera que si lo sientes te animamos a que también los enseñes.

¿Cómo visualizar los cortos con los chicos?

Puedes poner el corto en clase todo seguido. Sin parar, podrás observar la reacción final.

Nosotros te recomendamos que antes de algún momento cumbre en el corto, pares la reproducción y preguntes a la clase o a tus hijos ¿Qué crees que va a pasar?. Te sorprenderás de lo que pueden decirte. Alguna de las preguntas que te proponemos para cada corto, te podría interesar hacerla así, con el vídeo sin terminar.

Una vez lo hayas pasado cortando el vídeo en los puntos cumbres (2 o 3 como máximo para 3 minutos), vuelve a reproducir el vídeo entero. y entonces haz las preguntas que te proponemos.

1. Afectividad-PARCIALMENTE NUBLADO

La afectividad es la habilidad social de establecer lazos afectivos con otras personas.

 La verdadera amistad, la fidelidad, estar con las personas a las que quieres en las buenas y en las malas… Sin lugar a dudas, los lazos afectivos que unen a la cigüeña con “su nube” están por encima de todos los inconvenientes que pueda suponer la misión que desempeñan las dos en el reparto de bebés. Este corto de Pixar nos trasmite cantidad de valores que realzan, sobre todo, el respeto por los que quieres. Precioso mensaje en un corto excepcional.

Algunas preguntas ejemplo que puedes usar para este corto:

  • ¿Piensas que el trabajo de la cigüeña es fácil? ¿Le da envidia de los “bebés” que reciben sus compañeras de las otras nubes?
  • A pesar de todo, ¿Crees que la cigüeña y la nuve se llevan mal o son amigas?
  • ¿Qué piensa la nube cuando la cigüeña sale volando al ver la silueta del tiburón?
  • Al final la cigüeña vuelve con protección para seguir colaborando con la nube en el reparto de bebés. ¿Porqué crees que lo hace? ¿Te parece bien?
  • Sabes lo que significa “Hay que estar a las duras y a las maduras”. Intenta relacionarlo con la historia que acabas de ver.

2. La empatía-RATÓN EN VENTA

La empatía es la habilidad social de ponerse en el lugar del otro y entenderle.

No es fácil renunciar a nuestro popio egoismo para ponerse en el lugar de los demás, pero cuando lo conseguimos los problemas son más sencillos de resolver.

Si nos portamos con los demás como nos gustaría que los demás se portasen con nosotros, sin duda, la convivencia sería mucho más sencilla.

Algunas preguntas ejemplo que puedes usar para este corto

  • ¿Crees que a los niños que se burlan del ratón les gustaría que se burlasen de ellos?
  • ¿Cómo crees que se siente el ratón cuando nadie lo compra? ¿cómo piensas que puede ser su autoestima?
  • El niño que lo compra puede sufrir el mismo trato que el ratón ¿Crees que es necesario pasar por los mismo problemas para poder entender a los demás o ponerse en su lugar?
  • Cuenta alguna situación en la que has empatizado poco con alguien, y cómo podrías haberlo hecho para haber actuado mejor.

3. Asertividad – Corto PRESTO

La Asertividad es la habilidad social de defender los propios derechos y opiniones sin dañar a los demás. Este corto nos muestra totalmente lo contrario, ninguno de los dos muestra un comportamiento asertivo.

El mago y el conejo intentan imponer sus decisiones a costa del otro y parece que es complicado que el problema se solucione. Al final, con un poco de empatía, se llega a un final feliz y todos felices.

Fundamental de nuevo ponerse en el lugar de los demás.

Algunas preguntas ejemplo que puedes usar para este corto

  • ¿Cuál es el origen para que cada uno quiera imponer sus decisiones sin respetar al otro?
  • ¿Cómo podrían haberlo solucionado antes? ¿Quién se muestra más cabezota?
  • ¿Quién de los dos muestra antes un comportamiento asertivo? ¿Porqué (Qué le hace cambiar de opinión?
  • En algún momento crees que alguno de los dos se pone en el lugar del otro (empatía) ¿Cuándo? ¿Les ayuda eso a solucionar el problema?

4. Comunicación – Corto LÍDER vs JEFE

La Comunicación no es solo la habilidad social de expresar sino también de escuchar sentimientos, emociones, ideas, etc. En este vídeo os mostramos la capacidad comunicativa de Pancho frente a la del antiguo jefe, Sandi John.

Comunicar bien te puede hacer que tengas credibilidad, que los demás te aprecien y que puedas ser un buen líder de un grupo de trabajo. Imponer siempre tus ideas por la fuerza te pueden hacer ser un “jefe”, pero nunca tendrás el respeto ni la credibilidad de tu grupo.

Trata de implicar y de convencer con argumentos y siendo un buen comunicador en vez de imponer (empatía y asertividad vuelven a jugar un papel fundamental). Es el secreto de que funcione el trabajo en equipo.

Algunas preguntas ejemplo que podemos utilizar después de ver el corto

  • Tenemos dos protagonistas bien distintos en esta historia “Sandi John” y “Pancho”.
  • ¿Quién crees que comunica mejor y es capaz de convencer a la gente? ¿Porqué?
  • ¿Porque´crees que no se sienten a gusto los trabajadores con “Sandi John”?
  • ¿Quién piensas que es más líder de los dos?
  • ¿Crees que es mejor imponer o convencer? ¿Porqué?

5. Cooperación – Corto THE BRIDGE / EL PUENTE



La Cooperación es la habilidad social de colaborar con los demás para lograr un objetivo común (fundamental para trabajar en equipo). Esta es una forma muy simple de explicar gráficamente el trabajo en equipo y la cooperación.

Ni siquiera son capaces de cooperar para cruzar un puente e intentan imponer su deseo por encima del de los otros (comportamiento poco asertivo). Finalmente los más débiles cooperan y eliminan a los animales grandes que les suponían un problema y buscan la solución para poder cruzar los dos el puente.

Si cooperamos todo es mucho más sencillo de conseguir.

Algunas preguntas ejemplo que podemos utilizar después de ver el corto

  • ¿Qué piensas que significa la palabra cooperación?
  • ¿Porqué no pueden pasar el puente los dos animales?
  • ¿Qué solución les podrías dar para resolver el conflicto?
  • Los pequeños colaboran 2 veces en el vídeo. ¿Sábes explicar cuáles son?
  • ¿Piensas que es más dácil resolver los problemas en equipo o resolverlos tú solo?

También podemos usarlo para trabajar la resolución de conflictos porque muestra que hay distintas formas de resolver conflictos. Es muy divertido el vídeo y el final bastante inesperado. Da mucho juego.

Así es como lo hacemos en el Programa Talentarte de Educación Emocional y Mindfulness:

Paramos a 1’22 ¿Qué está pasando? ¿Cómo se están comunicando? ¿Cómo lo han resulto los grandes con los pequeños?

Paramos en 1’44 – ¿Cómo lo están resolviendo los grandes entre ellos? ¿ y los pequeños? ¿Qué pasa cuando tratamos a alguien mal? ¿Cómo se siente?

Paramos en 2’ – ¿Cómo creéis que lo van a resolver? ¿Qué alternativas se os ocurren?

6. Autogestión – Corto CARROT CRAZY

El Autocontrol es la habilidad social de interpretar las creencias, deseos y sentimientos propios y controlar los impulsos.

En este vídeo vemos como dos cazadores no son capaces de “autocontrolarse” cuando tratan ambos de cazar a un conejo.

Al final pasa todo a ser un problema entre ellos y ¿Quién acaba cazando al conejo? Una verdadera muestra de poco autocontrol que, al final, aleja a los dos de conseguir el objetivo que pretendían.

A veces es muy difícil saber controlarse en situaciones conflictivas y un pequeño problema lo convertimos en un problema enorme

Algunas preguntas ejemplo que podemos utilizar después de ver el corto

  • ¿Cuál crees que es el objetivo de los dos cazadores?
  • Cuando empiezan a competir entre ellos a ver quién es el mejor… ¿Crees que están pendientes a lo que el conejo hace? ¿Han perdindo su objetivo?
  • ¿Quién acaba consiguiendo lo que quería?
  • ¿Cómo podían haberlo solucionado?
  • Explica una situación en la que no hayas sido capaz de controlarte y al final no salieran las cosas como tú querías.

7. Comprensión- Corto CREE EN LO BUENO

La comprensión de situaciones es la habilidad social para entender las desigualdades  sociales y no tomarlas como algo personal, o culparse de determinadas cosas, pero siempre podemos poner nuestro granito de arena para ayudar.

 Estos dos vídeos muestran a personas que, a diario, ponen en práctica la ayuda al prójimo como hábito en sus vidas y al final ambos obtienen su gratificación, que no siempre tiene que ser en forma de recompensa. A veces ver como has sido capaz de ayudar a alguien puede ser el mayor regalo del mundo.

Dos vídeos que te harán reflexionar y donde la empatía de los protagonistas con las personas a las que ayudan le dan satisfacciones en el futuro.

Algunas preguntas ejemplo que podemos utilizar después de ver el corto

Primer vídeo: ¿Piensas que existen personas así?, ¿Si hubiera muchas personas como el protagonista, cómo sería el mundo?¿Cuál es su recompensa por todo lo que hace?

Segundo vídeo: ¿Cuál es la situación problemática al principio del vídeo? ¿El tendero ayuda solo al niño o ayuda a más gente a lo largo de su vida? ¿Qué recopensa obtiene al final con la ayuda que siempre presta a los demás?

8. Resolución de conflictos- Corto LA HISTORIA DE LA VACA

La Resolución de conflictos es la habilidad social para exponer un conflicto y sacar alternativas de solución al mismo.

 En esta parábola el maestro se da cuenta de que hay que ayudar a la familia para sacarla de la pobreza pero la decisión que toma quizás no esté al alcance de comprenderla todo el mundo, mata a la vaca que era el único sustento de vida que tenía una familia pobre.

Al final quitarle el único medio de vida “cómodo” que tenían les hace crecer y buscar soluciones al problema. Obligar (o motivar) a la superación personal les da una nueva vida a esta familia.

Algunas preguntas ejemplo que podemos utilizar después de ver el corto

  • Un conflicto no es siempre una pelea o una disputa. También puede ser una situación problemática que hay que resolver.
  • ¿Cuál crees que es el conflicto de la historia?
  • ¿Qué pudo pensar el discípulo cuando su maestro mató a la vaca?
  • ¿Porqué la familia después de quedarse sin la vaca vivieron aún mejor que antes?
  • ¿Qué crees que pretende enseñarnos esta historia?
  • Tras haber visto estos cortos, deja que tus alumnos o hijos te respondan a la siguiente pregunta ¿Te sientes o eres más “hábil” ahora que conoces estas habilidades para convivir con tus compañer@s?

Descubre una técnica sencilla y eficaz para resolver conflictos. La hemos usado en clases, campamentos y talleres para niños, jóvenes y adultos.

APRENDE A RESOLVER CONFLICTOS

Este post es originalmente del blog del profe Juan

Источник: https://elparquedelasemociones.com/recursos-educativos/ensenar-habilidades-sociales-con-cortos/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: