Cómo enseñar kárate a niños

¿Qué aprenden los chicos en las clases de Karate-Do?

Cómo enseñar kárate a niños

Leé desde tu celular

La mayoría de los padres traen a sus hijos a la práctica de Karate-Do porque los chicos tienen curiosidad por la actividad, sin saber realmente que es lo que van a terminar aprendiendo y con el prejuicio de que es una actividad “para saber pelear”. Otros papás los traen para que aprendan a defenderse porque en el colegio son agredidos y creen que si el chico sabe pegar entonces no lo molestarán mas.

Lo cierto es que en las clases de Karate-Do para niños se trabajan muchas mas cosas que el sólo hecho de “saber pelear”.

¿Qué hacen los chicos en una clase de Karate-Do?

Lo primero que aprenden es a realizar una reverencia antes de ingresar al dojo (lugar de práctica) o de ingresar a la formación. Acto seguido dejan su calzado y abrigo ordenado en el sector destinado para tal fin.

De este modo van aprendiendo a ser respetuosos por el lugar que se comparte con otras personas manteniendo el orden de sus cosas.

Con las reverencias, rei, aprenden a respetar a los compañeros sin importar las graduaciones y edades, así como al sensei y autoridades en general.

Pero ellos también son reverenciados, por lo que aprenden el valor de ser respetados por todos los demás.

Al iniciar la clase se procede a hacer un saludo que tiene unos momentos de meditación en silencio y con los ojos cerrados. Los chicos empiezan a prepararse para concentrarse en la actividad y en la atención que deben prestar al instructor, ya desde el inicio se trabaja el autocontrol y la disciplina.

Tras la entrada en calor se practican: la técnica básica, el hojo undo y las katas.

Aquí es en donde los pequeños toman contacto con la importancia de una rutina planificada y tienen la oportunidad de apreciar la mejora física y técnica que se experimenta cuando se tiene disciplina y constancia.

Estos ejercicios conforman una parte importante de los exámenes e incluso de los torneos, por lo que periódicamente tienen la oportunidad de ver los resultados que van obteniendo ya sea avanzando de graduación, logrando un buen puntaje en un torneo o simplemente mediante las valoraciones de su instructor.

Luego se procede a la práctica en parejas o grupal de los ejercicios antes mencionados, para llevar a un plano práctico todo el conjunto técnico entrenado, y deben aprender a adaptarse al compañero que tienen delante.

A veces les tocará entrenar con un niño de igual tamaño o mas pequeño, pero otras veces tendrán que hacerlo con alguien mas grande.

En el primer caso deben aprender la importancia del control del cuerpo para no lastimar al compañero y en el segundo caso deberán esforzarse mas por estar con alguien mas fuerte.

Este intercambio técnico con otros compañeros, les enseñan a los chicos a ponerse en el lugar del otro desarrollando la empatía, así como a ser solidario y buen compañero. Entienden la responsabilidad que tienen con los mas pequeños y aprenden a exigirse mas cuando están con un alumno mas avanzado.

La constante búsqueda del perfeccionamiento técnico les inculca la importancia de la superación personal en todos los aspectos de la vida y a no rendirse, ya que cualquier técnica que no logren ejecutar se termina conquistando con el tiempo de práctica.

A los alumnos mas avanzados, sin importar su edad, se les enseña a liderar grupos de principiantes para realizar diferentes ejercicios (normalmente formas) y ayudar a sus menores.

Este tipo de prácticas les refuerza su autoestima y su espíritu de solidaridad con los demás compañeros.

Ademas comprenden la importancia de respetar las jerarquías, ya que para ser respetado primero debemos demostrar respeto.

¿Y cuando aprenden a pelear?

La práctica de kumite es constante y con diferentes pautas de trabajo. Generalmente se parte de ejercicios con reglas muy específicas y a medida que el niño crece técnicamente se le va pidiendo que busque técnicas mas avanzadas y que libere su capacidad creativa para encontrar sus propias cadenas técnicas.

Encaran el arte de combatir como un juego de estrategia y no como una ebullición de emociones negativas. Las primeras prácticas la realizarán con su sensei y luego con sus compañeros, con protecciones y cuidados para no lastimar ni lastimarse.

A medida que avanzan en el camino de Karate-Do van comprendiendo los riesgos de pelear fuera del dojo, ya sea por las posibilidades reales de lesión como por la responsabilidad que eso implica, y aprenden a controlarse para no tener que llegar a dicho extremo. Aquí es en donde empiezan a identificar todos los conflictos previos que llevan a un enfrentamiento y por ende abordan el problema desde el inicio.

Así que mientras mas graduación tengan en Karate-Do, paradójicamente, menos pelearán.

Etiquetas: infantil, Karate

Источник: https://www.yoshukai-argentina.com/2015/que-aprenden-los-chicos-en-las-practicas-de-karate/

9 beneficios de las artes marciales para niños que piensan y aprenden diferente

Cómo enseñar kárate a niños

Hacer ejercicio es bueno para todos los niños. Pero puede que a los niños que piensan y aprenden de manera diferente se les dificulte encontrar un deporte apropiado para ellos. Averigüe por qué las artes marciales pueden ser una buen opción para su hijo.

¿Qué son las artes marciales?

Las artes marciales son una práctica antigua que proviene de Asia. Originalmente fueron creadas para la autodefensa. Hoy en día, muchas personas practican las artes marciales como una manera de desarrollar fuerza física y mental.

Hay diferentes tipos de artes marciales. Algunas, como el karate y el taekwondo se centran en golpear y bloquear. Otras, como el judo y el jiu-jitsu se enfocan en la lucha y en someter al adversario. Todas usan movimientos deliberados y repetitivos y enfatizan la conexión entre mente y cuerpo.

Muchas familias dicen que las artes marciales ayudan a mejorar el autocontrol y la atención de sus hijos. Algunos estudios lo respaldan, comenta la Dra. Kimberley D. Lakes de Pediatric Exercise and Genomics Research Center en University of California, Irvine. (Sin embargo, la mayoría de los estudios no se centran en niños que piensan y aprenden de manera diferente).

Los beneficios de las artes marciales para los niños

Existen muchas razones por las que las artes marciales pueden beneficiar a los niños que piensan y aprenden de manera diferente. Estos son nueve beneficios:

  1. Se enfocan en el crecimiento individual, no en la competencia en equipo. Muchos niños tienen problemas con la presión de tener que competir con otros niños. Por lo que los deportes tradicionales puede que no les parezcan atractivos. Pero en las artes marciales el enfoque está en la mejoría personal. No existe el “decepcionar al equipo”.

  2. Se dirigen a objetivos concretos. Algunos niños que piensan y aprenden de manera diferente sienten que nunca “ganan” en nada. En las artes marciales los niños trabajan a su propio ritmo. Cada vez que alcanzan un grado de habilidad superior son premiados con una cinta de diferente color. Esto puede impulsar la autoestima y mantenerlos motivados.

  3. Las rutinas se dividen en partes manejables. Una técnica o forma en las artes marciales puede incluir una serie de movimientos diferentes. Pero los niños aprenden de manera gradual, repitiendo y añadiendo pasos al ir avanzando. Aprenden a anticipar qué paso sigue y eventualmente los juntan en movimientos fluidos.

  4. Se enfocan en el autocontrol y la concentración. La atención es fundamental en las artes marciales. Los niños tienen que estar concentrados para aprender y ejecutar los movimientos. Cuando un niño se distrae, los instructores a menudo le pedirán que adopte la “posición de espera”. Esta posición les permite reajustarse y prepararse para lo que sigue.

  5. Ayudan con la coordinación. Los movimientos de las artes marciales pueden ayudar a los niños a desarrollar un mejor sentido de su cuerpo en el espacio, lo cual puede ser beneficioso para los niños que tienen problemas con las habilidades motoras. También ayuda a los niños a entender el poder de su mente sobre el cuerpo. (Esto puede ser de utilidad para los niños con TDAH).

  6. Aportan estructura. Los buenos instructores de artes marciales tienen reglas claras y constantemente las refuerzan. También enfatizan el buen comportamiento dentro y fuera de la clase. Algunos incluso envían a los niños a sus casas con gráficos de comportamiento que los padres deben firmar.

  7. Ofrecen una manera segura de liberar el exceso de energía. Es un mito que las artes marciales fomentan actos de violencia. De hecho, los instructores a menudo hacen hincapié en que pelear es el último recurso. Al mismo tiempo, las patadas y los golpes de karate permiten que los niños disipen la frustración o el enojo, al mismo tiempo que practican el autocontrol.

  8. El ambiente es de aceptación. El respeto es un valor fundamental en las artes marciales. Los niños deben mostrarlo a sus instructores y compañeros. La negatividad usualmente no se tolera en clase, y se alienta a los estudiantes a apoyarse mutuamente.

  9. Son geniales. Los niños que piensan y aprenden de manera diferente a veces se sienten incómodos o fuera de lugar socialmente. Pero muchos niños consideran que las artes marciales son geniales. Es difícil no sentirse especial cuando se usa el kimono de artes marciales y se rompen tablas por la mitad.

Qué buscar en una clase de artes marciales

Es posible que en su vecindario se impartan clases de diferentes tipos de artes marciales. Algunos, como las artes marciales combinadas (o MMA, por sus siglas en inglés) son más agresivas y podrían no ser la mejor elección para los niños.

La mayoría de las clases para jóvenes enseñan taekwondo o karate. Sin embargo, el tipo que elija para su hijo no es tan importante como el método de enseñanza que usen, comenta Lake.

Antes de inscribirse, reúnase con el director del lugar. Sea honesto acerca de los desafíos de su hijo. Explique lo que usted espera que él obtenga de la clase.

Para tener la mejor experiencia, la escuela que elija debería:

  • Tener un enfoque tradicional que se centre en el desarrollo de la personalidad.

  • Ofrecer una preevaluacióm gratuita para que el instructor pueda analizar las destrezas de su hijo así como sus desafíos. Usted puede también determinar si su hijo armoniza con el instructor.

  • Tener una baja proporción de estudiantes-maestro. Si hay demasiados estudiantes, su hijo podría no recibir suficiente atención.

  • Tener instructores comprensivos. Aunque es importante que los instructores sean exigentes, también deberían ser comprensivos y solidarios con los desafíos de su hijo.

Email

Print

Sms

Share

Peg Rosen escribe para publicaciones digitales e impresas, incluyendo ParentCenter, WebMD,Parents, Good Housekeeping y Martha Stewart.

Keri Wilmot es una terapeuta ocupacional que trabaja con niños de variadas edades y habilidades en todas las áreas de pediatría.

Источник: https://www.understood.org/es-mx/friends-feelings/child-social-situations/sports/9-benefits-of-martial-arts-for-kids-who-learn-and-think-differently

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: