Cómo enseñar los sustantivos

Otra manera de aprender gramática

Cómo enseñar los sustantivos

Este año escolar me he enfrentado al reto de impartir la asignatura de lengua castellana a dos grupos de 5º de educación primaria.

En el centro donde trabajo seguimos una metodología interdisciplinar basada en proyectos y trabajo cooperativo, por lo que mucho contenido de lengua se trabajan ya en los proyectos, pero algunas horas a la semana las dedicamos a hacer lo que denominamos en el centro “trabajo sistemático” de las asignaturas instrumentales: matemáticas, catalán y castellano.

Y esa es la parte que me asignaron, es decir trabajar los contenidos más metódicos de la lengua castellana como la ortografía y la gramática.

Desde un principio me propuse que esas horas semanales fuesen lo más motivadoras posible para los chicos, procurando un aprendizaje vivencial y significativo, al menos todo lo que estuviera a mi alcance teniendo en cuenta la limitación de tiempo y recursos.

Para la parte de ortografía he utilizado una metodología basada en los principios de programación neurolingüística (PNL) que aprendí con Daniel Gabarró. (Si eres docente te recomiendo muchísimo sus materiales. El método de acentuación por ejemplo me parece muy acertado ¡incluso en secundaria!)

Y para la parte de gramática me encontraba ante la siguiente cuestión:

¿Cómo enseñar gramática para que resulte atractiva y sea significativa?

Recuerdo que cuando yo estudiaba gramática en el colegio, por supuesto con libros de texto, la gramática se reducía a una serie de esquemas interminables que debía memorizar (el verbo, el adjetivo, el determinante…) y a muchos ejercicios de análisis sintáctico que me resultaban muy tediosos.

No quería para nada acabar poniendo un esquema en la pizarra y entregando fotocopias con ejercicios.

Así que inspirada por la pedagogía waldorf y pinceladas de Montessori, busqué otra manera de llevarla a cabo, algo muy novedoso para mis alumnos/as  y que puedo decir que ha sido un gran éxito. Y  quiero compartirlo contigo por si te puede servir, ayudar o inspirar.

Déjame explicarte antes cómo se aprende en las escuelas Waldorf.

El aprendizaje en las escuelas Waldorf

A partir de la etapa de educación primaria en las escuelas Waldorf se transmiten muchos de los conceptos e ideas de una manera viva, a través de imágenes.

No olvidemos que los niños piensan en imágenes. Un modo de pensar que alcanza su punto culminante entre los 6 y los 10 años.

Así, a través de historias simbólicas el niño/a puede realizar un ejercicio de imaginación que le resuena a varios niveles de profundidad, alcanzando su emoción.

Y ya sabemos que para que se dé un aprendizaje significativo debe haber emoción (lo demuestra la neurociencia, mira el artículo: la Neurociencia da la razón a las pedagogías alternativas).

Esta es además una manera muy agradable de aprender, en la que los niños muchas veces se quedan con la boca abierta, fascinados al conocer los cuentos de cada letra o de cada número. Y algo muy importante es que permite dar a cada niño/a su propio tiempo para digerir el conocimiento, sin cansarlo intelectualmente y manteniendo sana su capacidad receptiva.

Otra manera de aprender gramática: ¡Bienvenidos a Gramatilandia!

Partiendo de esta otra manera de entender el aprendizaje Waldorf consulté de qué manera se enseñan conceptos tan abstractos como la gramática o el análisis sintáctico. Fue así como conseguí el maravilloso libro Grammar Land  de ML Nesbitt. (Actualmente está descatalogado pero lo puedes encontrar gratuitamente en Google Books).

El libro es una historia que se desarrolla en un país lejano “Grammar Land” donde todas las partes del discurso (o clases de palabras) conviven.

Como surgen conflictos entre ellas, el Juez de Grammar Land celebra un juicio en el que interroga a todas las partes intentando resolver las diferencias.

Además invita a los alumnos/as de la escuela (que son los lectores/espectadores) para observar y participar en el proceso.

El libro está en inglés y por tanto basado en la gramática inglesa  por lo que me ha llevado un buen trabajo el traducirlo manualmente y adaptarlo a la gramática de la lengua española, que me atrevo a decir es bastante más compleja que la inglesa. Pero ha sido increíble ponerlo en práctica y observar el entusiasmo que ha provocado entre mis alumnos/as.

Además, partiendo del método Montessori, en el que cada clase de palabra se asocia a un símbolo geométrico determinado y cuyos materiales disponía, se me ocurrió asociar cada personaje del cuento al símbolo Montessori, de manera que esto facilitara más tarde el trabajo de análisis morfosintáctico. (Si te interesa saber más sobre cómo se enseña gramática en Montessori este artículo te puede ayudar).

Con la caja de símbolos de madera, y una vez conocidos todos, ellos mismos pueden identificar cada palabra de una oración con su forma gramatical.

¿Cómo ponerlo en práctica?

Después de un bloque de ortografía, anuncié a mis alumnos que al día siguiente nos íbamos a ir de viaje a un país muy especial, a Gramatilandia. Esto ya generó bastante expectación y muchas preguntas.

Llegado el día, dispuse sobre la mesa unas telas de seda y tapé con ellas los símbolos Montessori en volumen. Fue entonces cuando empecé a narrar la historia haciendo una primera presentación de Gramatilandia y continué con el cuento del Sr. Sustantivo, al que se le asocia el símbolo de la pirámide negra.

Es muy interesante observar cómo reciben e interpretan la información los niños cuando se les proporciona a través de una narración, cómo ellos mismos conectan con sus propias imágenes y se quedan con los detalles importantes.

El momento también de destapar los símbolos, de que identifiquen el del personaje en cuestión y cómo se lo iban pasando de unos a otros para explorarlo con sumo cuidado, es un momento que genera emoción, y por tanto aprendizaje.

Una de las tareas que el Juez Gramático (personaje principal del cuento) les pide a los alumnos de la escuela tras el interrogatorio del Sr. Sustantivo es que hagan un listado de 20 sustantivos. Y esa es la tarea que tienen que hacer a continuación de escuchar la historia. (Cada  historia de cada personaje tiene una misión distinta).

Después, ya al siguiente día, ponemos en común lo trabajado, clasificamos los tipos de sustantivos que ellos mismos han pensado y por grupos desarrollamos un esquema con todas las características del Sr. Sustantivo.

Finalmente,  obtenemos un esquema común para la clase partiendo de los creados por cada grupo de trabajo cooperativo y ya de manera individual cada uno dibuja al Sr. Sustantivo según lo que ha imaginado y hace su propio resumen.

El objetivo final es que cada uno tenga su propio libro encuadernado con los personajes de Gramatilandia, sus descripciones y que puedan asociarlos a sus símbolos, para poder hacer después análisis morfosintáctico completo de frases.

Tengo que decir que con mis alumnos ha funcionado muy muy bien, me pedían continuamente “¿Cuándo vamos a hacer Gramatilandia?”.

Y ante la noticia de mi baja gestacional, la primera preocupación era “¿Y quién va a hacer ahora Gramatilandia?”. Me habría gustado acabar el curso con ellos y terminar de ver todo el proceso. No sé si la persona que me sustituye finalmente lo habrá retomado, le expliqué cómo lo hacía y le proporcioné los materiales, pero entiendo que cada uno tiene su manera de trabajar.

Descarga gratuita Gramatilandia

En todo caso, como sé que me leen muchas maestras y maestros quiero compartir con todos este recurso, porque he sido testigo de cómo genera interés y motivación en los niños/as y creo que es sin duda una buena manera de acercarles a descubrir un contenido curricular abstracto y generalmente aburrido.

Te voy a dejar además la introducción y el primer cuento traducido y adaptado para que te lo puedas descargar.  Tengo algunos capítulos más también traducidos y adaptados  como el cuento del pequeño artículo, pero me falta formatearlos. Los iré subiendo a medida que los tenga acabados.

(Actualización febrero 2018: Estos son los capítulos que me han ido llegando traducidos gracias a la colaboración desinteresada de algunas lectoras. Algunos están adaptados ya a la gramática española, otros están pendientes de ser revisados, pero he preferido subirlos por la alta demanda, ya que muchos los están esperando hace meses. ¡Gracias por compartir!)

Me gustaría añadir que no soy traductora, ni domino el inglés, así que he hecho la traducción como buenamente he podido con ayuda también de F. que tiene un nivel de inglés alto.

De todas formas si alguna persona de habla inglesa, filóloga, traductora… quisiera colaborar y acabar de traducir el libro (la parte de adaptar a la gramática española me encargaría yo claro) sería fantástico poder compartirlo con todo el mundo, podría escribirme un mail y lo concretamos.

Y si tienes alguna duda, sugerencia o comentario, más abajo nos leemos. ¡Gracias!

Actualización mayo 2017

Varias personas se han ofrecido a ayudarme con la traducción del libro y a día de hoy todos los capítulos están ya repartidos a la espera de recibir la traducción.

Algunos ya me han comenzado a llegar a  falta de la adaptación a la gramática española. Teniendo en cuenta mi situación personal, que inicio mi baja maternal, espero poder acabar la adaptación a mi regreso, para el próximo curso escolar.

Me comprometo a volver a publicarlo con todo el libro traducido y adaptado. ¡Gracias!

El aprendizaje es experiencia. Todo lo demás es información. – Albert Einstein

Источник: https://www.demicasaalmundo.com/blog/otra-manera-de-aprender-gramatica/

Juegos de gramática

Cómo enseñar los sustantivos

Portada » Juegos educativos online para niños de primaria » Juegos de lenguaje y lengua Castellana para niños de primaria » Juegos de gramática

La cantidad de personas que hablan español en el mundo está acercándose a los 600 millones, por algo es la segunda lengua más hablada. Ante tales datos, casi sobran las explicaciones del porqué en Primaria se da la categoría de asignatura troncal a Lengua castellana y literatura; además de tener su espacio individual entre las competencias de la etapa.

Independientemente de lo dicho y de si el español es nuestra lengua materna o no, está claro que la comunicación entre los seres humanos es muy rica y variada gracias a las lenguas que, además, nos permiten ser utilizadas como comunicación oral y comunicación escrita.

Todo lo expuesto son unos pocos de los muchos argumentos que se podrían dar para justificar el vernos clase tras clase durante años, no sólo en Primaria, teniendo como objeto de estudio la lengua castellana.

Los/as más entendidos/as, allá por la secundaria o el bachillerato, dicen que esto es la función metalingüística del lenguaje: una forma técnica de decir que nos recreamos en nuestro código de comunicación por excelencia.

Dentro de todo lo que hablamos sobre ella, se encuentran los tipos de palabras según su función sintáctica. Así que, a continuación, vamos a hablar de verbos, adjetivos, sustantivos, adverbios y demás palabrillas que nos ayudan a formar enunciados con sentido, a poder ser comprendidos y no marcianos.

Tipos de palabras según su función en la oración

A la hora de pensar por qué grupo empezar, posiblemente sería preferible por aquellas palabras que aprendemos las primeras: los sustantivos.

Sustantivos o nombres

Una buena cantidad de los seres humanos arrancamos a hablar con las palabras “papá” y “mamá”. Sus connotaciones afectivas bien lo valen. Aunque esta dimensión subjetiva del idioma es importante y fascinante, nos centraremos en qué tipos de palabras son: sustantivos.

Los sustantivos son palabras que designan cosas, personas, animales o lugares (los nombran).

Las clases de sustantivos se estudian por parejas contrapuestas creando las siguientes categorías en las que puede ir encajando una palabra: sustantivo común o sustantivo propio (identifica a cualquiera o identifica a una sola cosa o ser vivo), sustantivo individual o sustantivo colectivo (identifica a un solo individuo o a un conjunto), sustantivo concreto o sustantivo abstracto (algo perceptible por los sentidos o no), sustantivo animado o sustantivo inanimado (seres con vida o sin vida propia).

Además, los sustantivos tienen género (masculino y femenino) y número (singular y plural). Aunque hay excepciones como los sustantivos epicenos que sirven para los dos (ejemplos: bebé y pantera) y los sustantivos que sirven igual para singular y plural (ejemplos: paraguas y cumpleaños).

Adjetivos

Tras los sustantivos, nos dedicamos a calificar las cosas nombradas y así llegan los adjetivos y, dentro de ellos, los adjetivoscalificativos que los usamos tanto para alabar o definir como para insultar (estos no son muy agradecidos).

A su vez los adjetivos pueden estar en diferentes grados: positivo (los que los/as niños/as llaman “normales”), comparativo (los que no nos gustan cuando salimos perdiendo: más… que, menos… que y tanto… como) y superlativos (estos distinguen a uno por encima de los demás, el más/la más y el menos/la menos, o se encuentran intensificados con muy o los sufijos -érrimo o -ísimo).

Pronombres y determinantes

Este tipo de palabras nos llevan a los pronombres cuya misión es sustituir a los sustantivos en las oraciones. Los más conocidos son los pronombres personales que, dependiendo de a cuántas personas se refieran y/o quién hablan serán de un tipo u otro. Por su importancia, en la tabla siguiente quedan todos recogidos:

Hay otros tipos de pronombres que en algunas ocasiones también son determinantes: cuando su función, en lugar de ser de sustitutos, se centran en acompañar o concretar al sustantivo. De esta forma se convierten en determinantes.

En el siguiente esquema encontrarás los tipos de determinantes que tenemos y, si te fijas bien, verás que algunos llevan un asterisco: esos son los que pueden funcionar también como pronombres.

No te despistes y te pierdas alguno…

Los verbos

De ninguna manera podríamos olvidarnos de los verbos (seguro que los estabas echando en falta). Son importantes en cualquier oración; pues, sin ellos no sabríamos que hacen los sujetos de los que hablamos.

En nuestro idioma, este tipo de palabras son las más difíciles de estudiar porque cada verbo se conjuga y tiene una palabra derivada para cada persona (1º, 2º y 3º del singular o plural), tiempo (presente, pasado y futuro) y modo (indicativo, subjuntivo e imperativo).

Además, tenemos verbos regulares e irregulares porque no todas sus formas siguen el mismo esquema, hay excepciones como por ejemplo el famoso “anduve”.

Sin embargo, si es más sencillo pillar qué palabras son verbos, pues se categorizan en tres conjugaciones: los que terminan en -AR (1º conjugación), los que terminan en -ER (2º conjugación) y los que terminan en -IR (3º conjugación).

Por si aún no te habías mareado, te recordamos que también tenemos formas no personales: infinitivo, gerundio y participio. Estas nos encantan y resultan más fáciles de aprender; aunque, en ocasiones, nos cueste saber sus nombres.

Una posibilidad es no darle tanto protagonismo al sujeto de la oración como a la acción. En este punto la oración en lugar de estar en voz activa, decimos que está en voz pasiva.

Los adverbios

Estas palabras como tal se reservan para estudiarlas más en concreto cuando empezamos a ser verdaderos especialistas en Primaria, allá por los cursos superiores.

El motivo es que son muchos, muy dispares y sus funciones en la oración también dan para mucho juego. De todas formas, los más conocidos son:  adverbios de modo, adverbios de lugar y adverbios de tiempo.

A estos se les añaden los de afirmación, negación, duda,…

Otros tipos de palabras estudiadas en primaria

En este apartado vamos a mencionar palabras como las conjunciones, las interjecciones y los gentilicios.

Las conjunciones son enlaces entre partes de la oración o entre palabras, ¿cuántas veces al día usamos la conjunción Y u O? Haz la prueba y verás como estas palabras son muy utilizadas, aunque se estudien menos.

Por su parte, las interjecciones suelen llevar exclamaciones y, a veces, escribirlas nos trae complicaciones. ¿A qué te cuesta saber cómo escribir “¡ay!”? Sin embargo, es lo primero que nos sale cunado nos pillamos un dedo… bueno… esta y otras…

De ninguna manera podíamos dejarnos las preposiciones, que suelen pasar desapercibidas hasta que llega la unidad en la que el profesor o la profesora dice: “Hay que aprenderse de memoria esta lista”. Generación tras generación acabamos poniéndola carrerilla y todo o necesitando recitar la lista completa para asegurarnos de si una palabra que nos hemos encontrado lo es o no.

Por último, por repasar solo los tipos de palabras que vemos, fundamentalmente, en Primaria, tenemos los gentilicios.

Estas palabras generan sensación de pertenencia y ganas de contarle a otras personas cosas del lugar donde hemos nacido, nos hemos criado o vivimos en la actualidad.

Son estupendos para la interculturalidad y para hacernos un lío o echarnos unas risas al no ser capaces de determinar algunos.

En España, las personas de Huelva, de Teruel y de Ciudad Real, por ejemplo, suelen sonreír porque saben que nos van a hacer pensar… ¿A qué te está pasando? No vale hacer trampas o ser de allí… A partir de ahora, estos ya no nos pillan: onubense, turolense y ciudadrealeño. Tendremos que seguir estudiando estas palabras para conocer el origen de más personas de todo el mundo. ¡Ya sabes que puedes hacerlo en Mundo Primaria!

Tipos de complementos según su función en la oración

Los distintos tipos de palabras tienen una función dentro de la oración, empezando por su ubicación en el sujeto (protagonista de la oración) o en el predicado (el resto de la oración cuya palabra principal es el verbo y puede ser de dos tipos: verbal o nominal).

Dentro del predicado a cada conjunto de palabras con la misma función le llamamos complemento. De esta manera, cuando ya empezamos a hacer análisis sintácticos más completos, vamos aprendiendo calificativos como complemento directo, complemento indirecto, atributo y complemento circunstancial. Estos son los más conocidos, aunque hay algunos más.

Para que lo entendamos mejor o lo recordemos, a continuación, hay una oración analizada sintácticamente. Es más sencillo cuanto más se practica. Haz la prueba y lo verás.

Clases de oraciones según la intención del hablante

Resulta fundamental si queremos entender el estudio de la lengua como un medio para comunicarnos y discurrir mejor, conocer la distinción de cada tipo de oración según la actitud o intención del hablante.

No es lo mismo toparnos con oraciones interrogativas, que oraciones exclamativas u oraciones enunciativas. Dependiendo del tipo que sea nuestro interlocutor/a o nosotros/as mismos/as actuamos de forma diferente.

En el esquema que aparece a continuación, se pueden ver cuáles son las distintas clases de las que hablamos.

Podríamos seguir comentando muchas cosas más, por ejemplo: seguir con el párrafo hasta llegar al análisis del texto completo, como hacen los/as alumnos/as de Primaria.

Sin embargo, nos vamos a detener aquí para dar paso al descubrimiento de las distintas opciones para la Gramática que ofrece Mundo Primaria.

Puede que haya más de una sorpresa y más de un/a sorprendido/a de todo lo que es capaz de hacer y cómo va superando nivel a nivel todos los retos que proponen nuestros juegos.

Источник: https://www.mundoprimaria.com/juegos-educativos/juegos-lenguaje/gramatica

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: