¿Cómo enseñar sobre discriminación a niños?

Claves para una educación contra el racismo

¿Cómo enseñar sobre discriminación a niños?

El mundo es cada vez más pequeño y más plural, y eso genera que cada vez vivamos entre personas de otras culturas, religiones y procedencias. 

Pero ¿es eso sinónimo siempre de comprensión? ¿Qué podemos hacer como padres para que nuestros hijos escapen de actitudes racistas?

En general, en el ser humano, existe una tendencia a sentir temor por algo nuevo o diferente.

Se trata de una reacción instintiva, que no se produce de la misma forma en todas las personas y que en la mayoría de los casos es una protección ante el desconocimiento.

Así, la primera forma de evitar las actitudes racistas es mostrar a los niños la diversidad y la diferencia como algo natural y enriquecedor.

Hay que tener en cuenta que en este caso el discurso moral (qué está bien y qué está mal) va a ser insuficiente. Debe ir acompañado de una reflexión intelectual (dentro de las posibilidades según la edad de tu hijo), exponiendo los motivos de por qué todos los seres humanos son iguales, y que como tales debemos convivir con la fórmula del respeto y la tolerancia.

¿Cómo aprenden los prejuicios raciales los niños?

Desde una edad temprana, los niños ya aprenden sobre las diferencias y los prejuicios raciales de la mano de sus referentes, sus padres, familiares, profesores, etc. 

El proceso de aprendizaje de los prejuicios raciales no se diferencia mucho del proceso de aprendizaje de un idioma nuevo. A los seis meses de edad, el cerebro de un bebé ya puede reconocer diferencias raciales.

 Entre los 2 y los 4 años, los niños pueden internalizar prejuicios raciales.

Y a los 12 años, muchos niños ya han asentado sus creencias, lo que hace después más complicado poder disminuirles los prejuicios raciales y mejorar su comprensión cultural. 

Educación para la diversidad

Como padres podemos actuar en distintos aspectos clave para que los niños se acostumbren a la diversidad y evitar así comentarios o actitudes racistas frente a personas de otras creencias, culturas o países. Si estos factores están presentes en su educación, disminuirán mucho las reacciones de tipo racista. 

  • Se un buen ejemplo. Identifica y corrije tus propios comentarios y acciones que puedan fomentar prejuicios raciales.
  • Fomenta la amistad con personas de otros países. La relación con otras personas es la forma más natural de comprensión de la diferencia. Esto es aplicable tanto si el niño tiene compañeros de otros países en clase como si los padres tienen amistades que favorezcan ese intercambio.
  • Estimula el aprendizaje de otros idiomas. Además de ser una herramienta útil para el aprendizaje y enriquecedora para la futura vida profesional, un idioma nuevo aporta una nueva forma de ver y comprender el mundo.
  • Enseña la música, los cuentos, la gastronomía y las tradiciones de otros lugares. De este modo los pequeños verán lo diferente como algo lúdico y divertido. Desde viajar, o leer cuentos, jugar con apps o aprender a cocinar recetas de otros países son buenas maneras de enseñar otras costumbres y maneras de entender la diversidad.
  • Habla con los niños sobre el racismo. La comunicación es fundamental para dos cosas: que comprendan qué actitudes pueden ser consideradas como racistas o como estereotipos sin justificación. En este caso, también es aconsejable moderar el lenguaje, y no emplear palabras despectivas para referirse a personas de otras culturas o razas. Existen infinitas formas de estimular una conversación sobre el racismo: el cine, la televisión, los viajes, o incluso consultar juntos un mapamundi o un Atlas.

Es importante remarcar que en muchos casos los chicos encontrarán en clase hijos de inmigrantes, que han llegado por varios motivos, algunos de ellos por necesidad. Comprender eso puede hacer que los compañeros les ayuden en su proceso de integración, especialmente en el caso de los adolescentes.

Según un estudio impulsado por el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, aún se registran muchas actitudes de discriminación en las aulas, por parte de algunos jóvenes que emplean los insultos racistas para ofender a compañeros suyos venidos de fuera.

Sin embargo, el mismo estudio también concluye que estas mismas actitudes cada vez provocan más rechazo entre los adolescentes que no las adoptan. Además, en las conclusiones, se observó que la influencia de la familia es determinante en la actitud de los alumnos.

Recuerda que para crear una cultura inclusiva, todos tenemos que reconocer nuestros propios prejuicios raciales y reflexionar sobre ellos para poder cambiar nuestra actitud sobre aquellos que sean injustos o que puedan causar daño a otras personas.

Acceso a las fuentes de consulta:

Talking to Children About Racial Bias. Healthy Chidlren. Academia Americana de Pediatría.

Aguado, T. Ballesteros, B. Gil, I. et al. Racismo, adolescencia e inmigración. FETE-UGT y Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales.  

Cómo educar a tus hijos en la diversidad cultural. Aulaplaneta y Superpadres. 

Источник: https://faros.hsjdbcn.org/es/articulo/claves-educacion-contra-racismo

Cómo hablar con los hijos sobre el racismo

¿Cómo enseñar sobre discriminación a niños?

Hablar con los hijos sobre el racismo puede ser difícil. A algunos padres les preocupa exponer a sus hijos a temas como el racismo y la discriminación a temprana edad. Otros evitan hablar sobre cuestiones que ellos mismos no entienden plenamente o con las que se sienten incómodos. Sin embargo, aquellos que han experimentado racismo, no tienen esas opciones.

Las familias abordan de distintas maneras las conversaciones sobre el racismo y la discriminación. Aunque no existe un enfoque único para hacerlo, las investigaciones indican, sin lugar a duda, que lo mejor es empezar a conversar con los hijos sobre estos temas cuando todavía son pequeños.

Los bebés notan las diferencias físicas, como por ejemplo el color de la piel, desde que tienen seis meses de edad. Diversos estudios han revelado que, hacia los 5 años, los niños pueden dar señales de prejuicio racial, como tratar a las personas de un grupo racial más favorablemente que a las de otros grupos.

Ignorar o evitar este tema no contribuye a proteger a los niños; por el contrario, es dejarlos expuestos a los prejuicios que existen dondequiera que vivamos.

 Los niños que enfrentan el racismo pueden sentirse perdidos mientras intentan entender por qué están siendo tratados de cierta manera, lo que a su vez puede afectar su desarrollo y bienestar a largo plazo.

Guardar silencio no es una opción.

Cómo hablar con tu hijo acerca del racismo

La manera en que los niños entienden el mundo evoluciona a medida que crecen; sin embargo, nunca es demasiado tarde para hablarles sobre la igualdad y el racismo. A continuación te ofrecemos algunas sugerencias para que inicies estas conversaciones de acuerdo con la edad de tu hijo(a) y explicarle que el racismo es inaceptable:

Niños menores de 5 años. A esta edad, los niños empiezan a notar y a señalar las diferencias en las personas que los rodean. Como padre o madre, tú tienes la oportunidad de establecer con delicadeza las bases de su visión del mundo. Utiliza un lenguaje que tu hijo(a) pueda entender fácilmente y que sea apropiado para su edad.

  1. Reconoce y celebra las diferencias. Por ejemplo, si tu hijo(a) te hace una pregunta sobre el color de la piel de alguna persona, puedes aprovechar la oportunidad para reconocer que las personas somos distintas, pero que tenemos cosas en común. Podrías decirle, por ejemplo: “Todos somos humanos, pero cada uno de nosotros es especial. ¡Es algo maravilloso!”
     
  2. Mantén una actitud abierta. Aclárale a tu hijo(a) que siempre estarás dispuesto(a) a responder a sus preguntas y aliéntalo(a) a preguntarte todo lo que quiera. Si señala a una persona que se ve diferente –como suelen hacer los niños movidos por la curiosidad–, no lo(a) hagas callar porque, si lo haces, pensará que se trata de un tema tabú.
     
  3. Actúa de forma justa. Alrededor de los 5 años, los niños comprenden bastante bien el concepto de justicia. Habla del racismo como algo injusto e inacetable y explica a tu hijo(a) que por esta razón todos debemos esforzarnos para que esto cambie.

Está bien no conocer todas las respuestas.

Niños de 6 a 11 años. A esta edad, los niños hablan sin dificultad sobre sus sentimientos y están ávidos de respuestas. También están más expuestos a una información que les resulta difícil de procesar. Comienza por tratar de captar qué sabe tu hijo(a).

  1. Muestra curiosidad. El primer paso es escuchar y hacer preguntas. Por ejemplo, pregúntale qué ha oído en la escuela y en la televisión y qué se dice en las redes sociales.
     
  2. Conversen sobre las redes sociales. Internet y las redes podrían contarse entre las principales fuentes de información de tu hijo(a). Demuestra interés en lo que lee y en las conversaciones que mantiene en línea. Cuando encuentres estereotipos y prejuicios raciales en los medios de comunicación, pregúntale, por ejemplo: “¿Por qué muestran a ciertas personas como si fueran malvadas y a otras no?”
     
  3. Habla abiertamente. Conversar con honestidad sobre el racismo, la diversidad y la inclusión genera confianza en tu hijo(a) y lo(a) alienta a hacerte preguntas y a exponerte sus inquietudes. Si él/ella ve que puede confiar en tu orientación, lo más probable es que quiera volver a conversar contigo sobre estos temas.

A partir de los 12 años. Los adolescentes entienden los conceptos abstractos con más claridad y pueden expresar sus opiniones. Es posible que tu hijo(a) sepa más de lo que tú crees que sabe y que este tema le suscite emociones fuertes. Procura comprender cómo se siente y qué sabe, y no pongas fin a la conversación.

  1. Entérate de lo que sabe. Averigua qué sabe tu hijo(a) sobre el racismo y la discriminación. ¿Qué ha escuchado en las noticias y en la escuela? ¿Qué han dicho sus amigos?
     
  2. Haz preguntas. Cuando los noticieros presenten incidentes de racismo, aprovecha la oportunidad para conversar con tu hijo(a) sobre este tema. Pregúntale qué piensa y preséntale diferentes puntos de vista para ayudarle a ampliar su percepción del problema.
     
  3. Alienta a tu hijo(a) a actuar. Participar activamente en las redes sociales es importante para muchos adolescentes. Incluso algunos podrían estar pensando en realizar activismo en línea. Anima a tu hijo(a) a hacerlo como una manera positiva de reaccionar e interesarse en los problemas raciales.

Celebrar la diversidad

Procura que tu hijo empiece a conocer diversas culturas y preséntale personas de otras razas y orígenes étnicos. Ya sean amigos, escuelas o grupos sociales, las interacciones positivas desde temprana edad con personas de otros grupos raciales o sociales contribuyen a reducir los prejuicios y fomentan las amistades entre los miembros de distintos grupos.

También puedes dar a conocer a tu hijo(a) aspectos de otras partes del mundo sin salir de tu hogar. Exploren la comida de otras culturas, lean sobre su historia y vean películas que ilustren cómo se vive en ellas.

Presta atención a los prejuicios raciales en los libros y las películas, y elige aquellos que representen a las personas de distintos grupos raciales y étnicos de una manera positiva en papeles variados. Considera historias que presentan actores minoritarios que interpretan personajes complejos o protagonistas. Esto puede ser de gran ayuda para confrontar los estereotipos raciales y discriminatorios

Si tus hijos van a la escuela, pregúntale a su maestro cómo se habla sobre el racismo en clase, y sobre las normas y reglamentos de la escuela para prevenir el racismo y manejarlo. Únete a grupos de padres para compartir recursos y preocupaciones con los maestros y directivos de la escuela.

Examina con tu hijo(a) el pasado para comprender mejor el presente.

Acontecimientos históricos como el fin del apartheid en Sudáfrica y el movimiento por los derechos civiles en los Estados Unidos y otros movimientos por la igualdad en todo el mundo siguen siendo símbolos de un pasado traumático del que las sociedades todavía se están recuperando. Comprenderlos juntos puede arrojar luz sobre cuán lejos hemos llegado y hasta dónde tenemos que llegar. Compartir estas experiencias refuerza la apertura de tu hijo(a) a nuevas perspectivas.

Hay que evitar el concepto de “los otros”.

Tú eres el ejemplo que sigue tu hijo(a)

Los hijos conocen el mundo a través de sus padres. Lo que tu hijo(a) te ve hacer es tan importante como lo que te oye decir.

Источник: https://www.unicef.org/es/historias/como-hablar-con-los-hijos-sobre-el-racismo

Cómo educar a los niños contra el racismo y la discriminación

¿Cómo enseñar sobre discriminación a niños?

Desde muy temprana edad los niños pueden internalizar prejuicios raciales si los adultos se los transmitimos. Por eso, es muy importante que desde todos los ámbitos, principalmente los padres, pero también desde el colegio y la sociedad, eduquemos a los niños contra el racismo y la discriminación.

Enseñarles valores como la igualdad, la tolerancia y la inclusión es un trabajo cotidiano que ha de hacerse con constancia y coherencia, para que nuestros hijos aprendan a entender y respetar las diferencias. ¿Cómo podemos hacerlo?

Antes incluso de aprender a hablar, los niños observan el mundo que les rodea e imitan a sus padres. Y según van creciendo, desarrollarán sus propios valores pero estarán influenciados en gran parte por las actitudes de las personas con los que han vivido, su familia.

Así que, el primer paso para que nuestros hijos sean tolerantes desde pequeños pasa por mostrar nosotros respeto por las demás personas, sin importar el color de su piel, de dónde procedan o qué idioma hablen. Defender situaciones contra el racismo y la discriminación es el mejor ejemplo que podemos darles.

Tener relaciones culturalmente diversas

Amplía el círculo de amistades de tus hijos para que conozcan niños de otras culturas y se relacionen con ellos.

Esto ayudará a que participen en actividades y experiencias multiculturales, abriéndose así a conocer otras comunidades desde que son pequeños.

Viajar con tus hijos

Además de ser una de las mejores experiencias que podéis vivir como familia, los viajes contribuyen mucho a que los niños conozcan y comprendan otras culturas. Al conocer cómo viven y cómo son las personas de otras partes del mundo, se reducen los prejuicios culturales.

Entienden que más allá del color de nuestra piel o de dónde vivamos, los seres humanos tenemos necesidades y sentimientos universales.

Educar en igualdad

Es muy importante inculcar en nuestros hijos desde que son pequeñitos que nadie está por encima de nadie ni nadie es mejor que nadie. Esto es algo que les demostramos día a día a través de nuestras actitudes y hasta de pequeños comentarios a los que no les damos importancia.

Los niños perciben todo lo que hacemos y lo que decimos (y cómo lo decimos), y si nuestro discurso no es coherente con nuestros actos, estaremos enviando mensajes contradictorios. 

Educar en la no-discriminación e inclusión

Jugar todos juntos, invitar sin seleccionar a los niños por una u otra característica, evitar que tengan que elegir a unos niños sobre otros, contribuirá a que tu hijo sea un niño empático y abierto.

Hay niños más dominantes que otros, y podría ser muy negativo para algunos verse discriminados por sus iguales.

Mucho cuidado con nuestras palabras

Es muy frecuente escuchar frases que nadie debería decir y que nuestros hijos no deberían oír, como «los chinos son tal», «los moros son cual», «los negros son asá». Son prejuicios que los niños internalizan y repiten; así que mucho cuidado con nuestro vocabulario.

Así como nosotros como padres que educamos no deberíamos decirlas, tampoco deberíamos dejar que terceras personas hagan este tipo de comentarios delante de nuestros hijos.

Educar en diversidad

Hacerles entender que el color de nuestra piel no nos define. Las personas valen por lo que son, y no por su aspecto o por sus creencias.

Al contrario, debemos transmitirles lo maravilloso que es conocer personas de diferentes culturas y lo mucho que nos enriquecen sus diferencias.

¿Acaso no somos todos diferentes y especiales dentro de nuestra misma familia, y a la vez todos iguales?

Anímale a hablar sobre cualquier asunto que le preocupe acerca de las diferencias raciales, ya sea sobre algún tipo de discriminación que haya percibido en el cole, algo que leyó o que vió en la tele. Es habitual ver protestas en los telediarios, y puede ser un buen punto de partida para conocer qué piensa tu hijo sobre el tema. Podéis empezar con preguntas simples como, ¿qué opinas sobre esto?.

También es importante que, a medida que crecen, estemos atentos a los contenidos que ven en internet o los comentarios que puedan recibir de otras personas.

Leer libros sobre diversidad y tolerancia

Hay muchos libros para niños sobre valores como la igualdad y la diversidad que les ayudarán a entender los conceptos de manera más gráfica y acorde a su edad de comprensión, y que luego podéis comentar. Como, por ejemplo:

Para niños a partir de 3 años:

  • Leila, ¡tan iguales y tan diferentes!: una historia personal que nos habla de diversidad y convivencia.
  • Elmer: un clásico para niños con valores como la solidaridad, el respeto, la amistad y, sobre todo, la celebración de las diferencias.
  • Meizi, luz de estrella: la historia de un niño albino que nace en una comunidad afroamericana.
  • El color de mi piel: los niños pueden aprender qué es el racismo y cómo pueden afrontarlo en sus propias vidas.

Para niños a partir de 8 años:

  • El autobús de Rosa: un abuelo afroamericano lleva a su nieto a ver el autobús en el que en 1955 Rosa Parks, cambió la historia de los Estados Unidos.

En Bebés y más | Día de la Paz: 19 bonitos cuentos para educar a los niños en la paz y la no violencia

Источник: https://www.bebesymas.com/desarrollo/como-educar-a-ninos-racismo-discriminacion

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: