Cómo entretener a niños inquietos

Juegos divertidos para niños en casa: 6 ideas geniales y sencillas

Cómo entretener a niños inquietos

¿Te enfrentas a una tarde lluviosa con los niños? ¿Alguno está malo y no podéis salir? ¿No sabes con qué entretener a tus hijos? ¡Que no cunda el pánico! Hemos seleccionado para ti 6 juegos divertidos para niños para jugar en casa. Actividades, juegos y tareas que puedes hacer con ellos. ¡La diversión para pequeños y mayores está más que asegurada!

Vencer el aburrimiento en casa es nuestro objetivo de hoy. Para ello no hay nada mejor que ponerse manos a la obra. Los niños disfrutarán de lo lindo haciendo manualidades.

Hacer sus propias creaciones es además muy didáctico y tremendamente positivo para su desarrollo cognitivo .

¡Para ellos es toda una satisfacción mostrar sus obras maestras a mamá, papá y los abuelos! Toma nota de estos 6 juegos divertidos para niños en casa.

1. Collage

Recorta pequeños trozos de papel de colores y hazte con una barra de pegamento. Antes de comenzar, te recomendamos que protejas la mesa que hayas elegido como superficie de trabajo. Puedes poner sobre la mesa un mantel viejo o cualquier funda plastificada que te permita limpiar después con facilidad los restos de pegamento. 

Sobre una hoja de papel blanca o de color, puedes realizar cualquier dibujo. Las caras o formas de animales suelen ser un buen recurso. Los niños tendrán que rellenar el dibujo pegando los trozos de papel hasta completar la figura. 

Fácil, ¿verdad? Este juego está orientado a niños mayores de 18 meses, así evitaremos que se lleven el pegamento a la boca. Se trata de una oportunidad estupenda para la creatividad y el desarrollo psicomotor del niño. 

2. El juego de decantar

Para realizar este juego en casa, puedes utilizar judías o un poco de pasta sin cocer. Necesitarás además unos contenedores de colores, pueden valer vasos de plástico, cuencos o unos platos hondos. 

Algo tan sencillo como pasar de un recipiente al otro los pequeños elementos, garantizará la diversión de los más pequeños. 

Son juegos divertidos para niños en casa, pero requieren siempre de la atención de un adulto. Este juego está concebido para niños de 6 meses a 3 años y tiene como objetivo estimular la coordinación ojo-mano.

¡Todavía quedan un montón de juegos en nuestra selección con los que los peques lo pasarán en grande! Si estás buscando una niñera para echarte una mano con los niños o eres una profesional del cuidado infantil, regístrate sin compromiso en Sitly. ¡Tanto el registro como el acceso a todos los perfiles es gratuito!

¿Tienes un dispositivo iOs o Android? Descarga la APP de Sitly en tu teléfono o tablet pinchando en los iconos y forma parte de la mayor red social de familias y canguros de España. Te explicamos cómo funciona la app en el siguiente vídeo:                                                 

3. El bastón de lluvia

El palo de lluvia está entre nuestros juegos divertidos favoritos. Primero porque es muy sencillo y segundo porque sorprenderás poderosamente a tu hijo. 

Utiliza el tubo de cartón del papel de hornear o el del papel de aluminio cuando se termina. Cierra uno de sus extremos, sella con cinta celofán  para evitar fugas. Después introduce por el extremo abierto judías o pasta seca, también se pueden meter piedras pequeñas. Cuando hayas agregado una pequeña cantidad, cierra también el otro extremo del tubo. 

Cuando gires hacia un extremo y al otro el tubo, tu pequeño pensará que se trata del sonido de la lluvia. 

Si los niños son algo más mayores, pueden ayudarte a elaborar esta divertida manualidad. Después, todos juntos podéis decorar el palo de lluvia con rotuladores, témperas o pegar trozos de papel de colores. El juego está concebido para niños mayores de 18 meses.

4. Tres pasos de una hormiga

Te explicamos cómo funciona este juego tan divertido. Los niños deben colocarse frente a ti en una habitación, al menos a ocho pasos de distancia. Les llamarás por su nombre y les dirás cuántos pasos deben dar. La clave del juego está en «interpretar», porque estos pasos serán «2 pasos de un elefante», «dar 4 pasos de un ratón», etc. 

Es un juego fascinante para los niños ya que pueden imitar a los animales, las risas están aseguradas. Para que el juego dure más tiempo, te damos un truco genial. ¡No olvides los pasos hacia atrás del cangrejo!

Este juego para niños en casa está pensado para edades de 18 meses a 4 años. Por cierto, es ideal si buscas ideas para fiestas de cumpleaños infantiles en casa. ¡Los peques lo pasarán en grande antes de comer la tarta!

5. Títeres con calcetines

La creatividad sigue siendo el nexo común de estos 6 juegos divertidos para niños. Para realizar éste no tendrás que comprar nada excepcional, podrás encontrar todos los elementos en casa.

Necesitas calcetines de colores sin usar o usados, eso sí, deben estar limpios. Hilos de lana, botones, aguja e hilo harán el resto. 

Cose los trozos de lana al calcetín para hacer el pelo del títere. Con los botones podrás diseñar los ojos. La boca se puede pintar con cualquier rotulador de colores. Tu imaginación y la de los niños no tiene límites, así que podrás decorarlo como queráis. 

Cuando hayáis acabado de decorarlo, introducir la mano en el calcetín. Un títere de lo más coqueto hará las delicias de tus hijos, podrán darle vida inventando mil y una historias. El juego está recomendado para niños mayores de 6 años. 

6. Guirnaldas de papel

Todavía quedan más juegos divertidos para niños en casa. Prepara tiras de papel de colores y haz junto a los niños anillas de papel. Después une cada una de los anillas con pegamento. Cuanto más larga y colorida sea la guirnalda, mayor será la diversión. Te recomendamos colorear antes de empezar a pegarla. 

Este juego está pensado para niños de 3 años en adelante. 

Si después de conocer estos 6 juegos divertidos para niños, sigues buscando ideas, echa un vistazo a otra de nuestras propuestas: ¡ 15 ideas súper divertidas para juegos para niños en casa! Y para más sugerencias, no te pierdas nuestra mejor selección de 101 juegos divertidos para niños en casa. ¡Encontrarás un juego adaptado a cada necesidad y etapa de los niños!

Más consejos sobre juegos divertidos para niños en casa

No pienses que todas estas ideas acaban aquí. Las posibilidades de divertirse en casa con niños son infinitas. Y como sabes, el juego para el niño no sólo consiste en pasar el tiempo.

Muy al contrario, como decía María Montessori, el juego es el trabajo del niño. Cuando el niño juega, descubre el mundo. Jugando aprende a aprender.

El juego es la forma de que descubra y comprenda el mundo que le rodea y de que fortalezca su autoestima. 

De ahí la importancia de elegir juegos para jugar en casa cuando estás aburrido que sean adecuados para la edad del niño. Es decir, que sepa cómo realizar el juego y que disfrute con ello. De esta manera, evitaremos que el juego sea frustrante porque le resulte demasiado difícil. Así el juego tampoco será aburrido por ser demasiado fácil. 

En el blog de Sitly hemos dedicado varios artículos a este tema: juegos y actividades para hacer con niños, dependiendo de su edad:

Echa un vistazo, ¡encontrarás muchas ideas para pasar tardes súper divertidas con los niños!

Comentarios

comentarios

Источник: https://www.sitly.es/blog/juegos-divertidos-para-ninos-en-casa/

Niños y niñas inquietos. 10 Claves para ayudarles a canalizar su energía

Cómo entretener a niños inquietos

Los niños y niñas inquietos, son muy nerviosos, no paran de moverse, tienen mucha energía y tienen que sacar esa energía en forma de acción.

Cuando esto ocurre, la familia no para, el pequeño está constantemente en movimiento, juega, está en actividad constante, rompe cosas, y pone de los nervios a los adultos que le rodean.

Esto hace que normalmente las situaciones acaben en conflicto.

Es normal que los pequeños muestren vitalidad y sean activos, no debemos preocuparnos demasiado por ello, pero al mismo tiempo es fundamental que desarrollen hábitos adecuados y sanos para emplear esa energía de forma productiva.

Por qué los niños son inquietos

Los niños y niñas nerviosos, son muy activos, debemos entender que no es su intención molestar a los demás. Estos niños tienen mucha tensión, y necesitan canalizarla de alguna forma. La inquietud es su manera de descargar tensión. Es necesario para ellos sacar esa activación que llevan dentro.

Los niños y niñas están descubriendo el mundo, todo les llama la atención y despierta su curiosidad, todo es asombroso, las cosas nuevas les causan excitación.

También determinadas situaciones de tensión, como el miedo, la sorpresa e incluso la alegría le causaran tensión y esta tiende a salir fuera en forma de conducta inquieta. Es importante que aprendan a canalizar esa tensión y sacarla con otras manifestaciones de conducta más adecuadas y productivas.

Toda esa vitalidad puede ser buena y provechosa para ellos, pero la están empleando en acciones poco adecuadas, desaprovechando las posibilidades que les proporciona.

10 Claves para ayudarles a canalizar su energía

  1. Favorece el hábito de estar quietos y tranquilos un rato.

Busca actividades tranquilas y agradables e interesantes para el niño o niña, puede ser la lectura de un cuento, un juego de mesa, etc.

Trata de habituarlo diariamente a realizar esta actividad durante un rato. Comienza por intervalos cortos de tiempo y a medida que adquiera el hábito, podemos ir subiendo los tiempos.

  1. Haz de ejemplo y No pierdas los nervios, entiende que no pueden evitarlo.

Se comprensivo con ellos y actúa como modelo. Cuando el pequeño está inquieto es habitual que las personas que le rodean se pongan nerviosas también y respondan con poca calma, debemos mantener la calma en todo momento. Los niños y niñas aprenden mucho de lo que ven.

  1. Ayúdale a que canalice su energía de forma positiva.

Busca alguna actividad con la que pueda descargar su tensión. Si pretendemos que el pequeño este en casa toda la tarde viendo la tele, no descargará esa tensión y se mostrará inquieto. Practica algún deporte con él, llévale a montar en bici, al parque, o cualquier deporte que le interese.

  1. Practica técnicas de relajación.

Es bueno emplear en determinados momentos en los que no se pueda descargar la tensión con otra actividad, técnicas de relajación. Le enseñamos de esta forma una conducta alternativa que le ayuda a relajarse y descargar los nervios.

  1. Ayúdale a relajarse con un clima tranquilo y relajado en casa.

Si el clima familiar es tenso, el pequeño vivirá en un ambiente de tensión y estará nervioso, al igual que él nos contagia los nervios a nosotros, las situaciones de tensión hacen que este nervioso.

  1. Refuerza al pequeño cuando este calmado.

Cuando el niño o niña este calmado, reforzaremos esta conducta prestándole atención, verbalizando lo contentos que estamos hoy que podemos hacer determinadas cosas, como trabajar, leer, etc.

  1. No le etiquetes como inquieto o malo por ello.

Entiende que no puede evitarlo, enséñale a canalizarlo de otra manera, pero no hagas que se sienta mal por algo que va en su forma de ser. Hazle saber que lo que te molesta es su comportamiento, y porque te molesta, no el pequeño en cuestión.

  1. No refuerces su conducta cuando esta está demasiado nervioso.

En muchas ocasiones cuando el niño o niña está nervioso le prestamos más atención, de esta manera estamos reforzando su comportamiento. Debemos intentar no prestarle mucha atención cuando este muy inquieto.

  1. Fomenta su atención con diferentes actividades tranquilas,  puzles, cuentos, juegos de mesa, busca las diferencias, etc.
  2. Anímale a que termine las actividades que realiza.

Los pequeños inquietos tienden a no parar y a cambiar de actividad constantemente. Es importante que le animemos a finalizar las actividades, como rutina de acción.

© 2018 Niños y niñas inquietos. 10 Claves para ayudarles a canalizar su energía por Celia Rodríguez Ruiz | Psicóloga y Pedagoga para la Escuela de padres del Portal educativo Educapeques

Mas artículos que te pueden interesar:

Источник: https://www.educapeques.com/escuela-de-padres/ninos-inquietos.html

Quédate en casa: juegos y actividades para niños inquietos durante la cuarentena

Cómo entretener a niños inquietos

La cuarentena como medida de prevención para el coronavirus es algo que todos debemos hacer. Y aunque sin duda no es sencillo permanecer tanto tiempo en el encierro, para los niños puede ser aún más difícil, especialmente para aquellos que parecen tener energía inagotable.

Por ello, y para que la espera sea más llevadera para todos, te compartimos diversas actividades para niños inquietos durante la cuarentena.

Si hay una actividad que toma mucha de nuestra energía, son los saltos. Afortunadamente, no se necesitan espacios amplios para realizar diversos juegos de saltos, por lo que viene muy bien para esos niños que necesitan sacar toda la energía que llevan dentro.

Hace unos días compartíamos en nuestro post de juegos y actividades para entretener a los niños en casa diversas ideas con cinta adhesiva, que viene genial para el momento de planificar juegos de saltar y brincar.

Por ejemplo, colocando seis líneas paralelas de cinta adhesiva en el suelo dejando espacios de 30 centímetros entre cada una, los niños pueden jugar a saltar de una a otra con diversas variantes: un pie, dos pies, de reversa, con las manos a los lados, con las manos en la cabeza, etcétera. O también, podemos marcar con una cruz diversos sitios aleatorios a los que los chicos deberán llegar saltando.

Otro juego de saltos que gustará a los niños inquietos, es el truco de un padre llamado el juego de los niveles, que consiste en colocar nuestra mano a una altura que los chicos alcancen con un salto pequeño y poco a poco ir elevándola para que ellos deban saltar más y más alto.

Juegos con globos

Los globos, además de ser muy llamativos y divertidos, son ligeros, silenciosos, no ensucian y a diferencia de un balón o pelota, no hay peligro de que puedan romper algo dentro de casa al momento de lanzarlos.

Algunos juegos que los niños pueden realizar utilizando globos dentro de casa son:

  • Voleibol
  • Tenis
  • Fútbol
  • Evitar que toque el suelo el mayor tiempo posible
  • «Equilibrarlo» sobre un dedo mientras caminamos de un lado a otro o damos vueltas a su alrededor
  • Caminar como pingüinos con el globo entre las piernas
  • Pasarlo de uno a otro tocándolo solo con una parte específica del cuerpo: la cabeza, el codo, la rodilla

Jugar a las olimpiadas

Oficialmente este año no habrá Olimpiadas a causa de la cuarentena, pero esto no significa que no podamos organizar unas olimpiadas caseras. Algunas de las pruebas que pueden hacer son:

  • Salto de longitud
  • Salto de altura
  • Tiro de jabalina (utilizando pajillas)
  • Marcha atlética
  • Lanzamiento de disco (con platos desechables)
  • Carrera de obstáculos (utilizando los muebles de casa)

Y desde luego, no podemos olvidar la premiación al final de cada prueba.

Jugar al escondite

Un juego popular infantil de toda la vida que siempre resulta divertido para los peques, es el escondite. Podemos jugarlo de dos formas:

  • El escondite «normal». El jugador que atrapará a los otros debe taparse los ojos, colocarse de cara a la pared y contar hasta cierto número mientras los demás jugadores salen corriendo y se esconden. Una vez que termina de contar, comienza a buscar a los que están escondidos. Al encontrar a uno dice «por … que está detrás de …» y así hasta que encuentra a todos.
  • El escondite inglés. Un niño se coloca de cara a una pared y el resto detrás de él a cierta distancia. Dice: «Una, dos y tres, al escondite inglés, sin mover las manos ni los pies» y se da la vuelta rápidamente para ver quién está todavía moviéndose. Si alguien se ha movido vuelve atrás y vuelve a comenzar. El primero que llega a la pared sin que le hayan visto moverse, gana

Carreras de animalitos

Quizás en casa no tengamos mucho espacio para realizar carreras muy largas (o carreras en lo absoluto), pero aún así podemos jugar a ellas utilizando un truco sencillo: que sean de animalitos. Así, el espacio necesario será más pequeño y los niños se cansarán más.

Algunas carreras de animalitos que podemos organizar son:

  • Saltar como rana
  • Caminar como pato
  • Trotar como caballo
  • Brincar como conejo
  • Caminar como cangrejo
  • Deslizarse como oruga
  • Caminar como pingüino (con talones y rodillas juntos)

Aprender coreografías de baile

Y finalmente, algo que nunca falla para que los niños se diviertan al mismo tiempo que sacan toda esa energía llevan dentro: bailar. Podemos permitirles bailar libremente al ritmo de su música favorita, o si queremos elevar un poco la complejidad, buscar vídeos de coreografías de bailes para niños.

Más ideas para entretener a los niños durante la cuarentena

Источник: https://www.bebesymas.com/consejos/quedate-casa-actividades-para-ninos-inquietos-durante-cuarentena

¿Mi hijo es hiperactivo o inquieto?

Cómo entretener a niños inquietos

Muchos padres acuden a las consultas de Psicología preocupados porque su hijo pueda padecer TDAH.

De hecho, en los últimos tiempos ha aumentado la prevalencia de los casos con TDAH, hasta el punto que en España el 5% de los niños en edad escolar han sido diagnosticados con este trastorno.

Sin embargo, en algunos casos no se trata de hiperactividad sino tan solo de que el niño es inquieto.

Expectativas irreales sobre la infancia

A veces los padres tienen expectativas irreales sobre el comportamiento de los niños, las cuales hacen que confundan la energía y el nivel de actividad propios de la infancia con un trastorno de hiperactividad.

Los adultos deben comprender que a la mayoría de los niños les resulta difícil mantenerse concentrados y tranquilos en una misma actividad durante horas.

Algunos pueden hacerlo, pero suelen ser casos excepcionales.

Como regla general, la capacidad plena para regular la atención y el comportamiento se adquiere a los 12 años. A los 5 años los procesos de inhibición todavía no han madurado lo suficiente, lo cual explica por qué muchos niños actúan de manera impulsiva o les cuesta concentrarse. No obstante, eso no significa que exista necesariamente un TDAH.

Las diferencias entre la hiperactividad y la inquietud

El TDAH es un trastorno con una base neurobiológica que afecta la capacidad del niño para controlar sus impulsos y mantenerse concentrado. Esos síntomas se deben manifestar en diferentes contextos, incluyendo el hogar y el colegio. Como resultado, el niño suele desarrollar problemas de aprendizaje.

Hay que tener en cuenta además que existen diferentes tipos de trastornos de atención: el Trastorno por Déficit de Atención con o sin Hiperactividad (TDA-H), que a su vez está compuesto por tres subtipos: predominantemente inatento, predominantemente hiperactivo-impulsivo o combinado.

El niño que sufre el tipo inatento tendrá dificultades para concentrarse pues se distrae con facilidad, pero no manifestará un exceso de actividad. Es el típico niño que puede permanecer sentado tranquilamente pero sin prestar atención porque su mente se halla en otra parte.

El tipo predominantemente hiperactivo-impulsivo se caracteriza por un exceso de actividad. En ese caso el niño no logra estar tranquilo, interrumpe constantemente, responde precipitadamente y actúa por impulso. A menudo, ese exceso de actividad también afecta la capacidad atencional.

Sin embargo, lo cierto es que la hiperactividad, la impulsividad y la falta de atención son solo la punta del iceberg en el TDAH. Estos niños sufren otros problemas menos conocidos que los diferencian de los niños inquietos, como por ejemplo:

  • Dificultades para procesar la información. Muchos de los niños con hiperactividad tienen problemas para “desacelerar” lo suficiente como para poder procesar información con precisión. Esto suele generar dificultades en el aula, donde los maestros esperan que los estudiantes interpreten y respondan con rapidez y exactitud a la educación. Esa es una de las razones por la que los niños con TDAH suelen tener problemas de aprendizaje.
  • Frustración y agobio. Los niños con TDAH suelen abrumarse con facilidad y tienen problemas para gestionar sus emociones, cediendo rápidamente a la frustración. Estas dificultades suelen interferir en sus relaciones sociales, lo que les lleva a tener problemas con sus coetáneos, generando una sensación de aislamiento y una baja autoestima.
  • Dificultades en las funciones ejecutivas. A los niños con TDAH les resulta difícil organizar, planificar, priorizar, prestar atención y recordar detalles. Esas dificultades en las funciones ejecutivas, que están reguladas fundamentalmente por los lóbulos frontales, suelen causarles problemas en su vida cotidiana.
  • Inmadurez en el desarrollo. Los niños con TDAH suelen ser menos maduros en comparación con sus coetáneos. Un niño de 11 años con hiperactividad pensará y se comportará como un niño más pequeño, en vez de estar camino a la adolescencia.

Los niños inquietos no suelen manifestar muchos de esos problemas.

El niño inquieto tiene un exceso de energía y, si bien puede haber momentos en los que no preste atención y se muestre irritable, normalmente es capaz de controlar sus impulsos y emociones, prestar atención durante largos periodos de tiempo cuando algo le interesa y comportarse de manera bastante adecuada en los contextos sociales si los adultos se lo exigen. En cualquier caso, ante las dudas, siempre es mejor contar con la opinión profesional de un psicólogo.

Источник: https://www.etapainfantil.com/hijo-hiperactivo-inquieto

7 juegos y actividades geniales para niños inquietos

Cómo entretener a niños inquietos

Si estás leyendo esto, sabrás que enseñar a niños pequeños no es fácil. Generalmente están inquietos, se mueven mucho y no aguantan sentados durante largos períodos de tiempo.

Por eso es importante planificar muchas actividades cortas en tus clases de idiomas y variar el ritmo de ellas.

Sin embargo, hay algunos días en que uno o varios de tus niños se ponen demasiado activos y parece imposible seguir con las actividades que les has preparado.

Quizás puedas identificarte con esto (está en inglés, ¡pero te dará una idea!):

Así que, si enseñas a grupos de preescolares o incluso eres un padre con un niño inquieto en casa, siempre es bueno tener a mano algunas ideas sencillas que puedas sacar del sombrero rápidamente cuando necesites que tus niños se centren.

La inquietud y la distracción a menudo se deben a la energía acumulada, pero también pueden ser causadas por niños que están demasiado excitados o también aburridos.

En este artículo encontrarás algunos juegos y actividades cortos que requieren muy poca preparación, así que los puedes jugar en cualquier momento que los necesites.

Las ideas que he incluido son una mezcla para vencer el aburrimiento, quemar la energía o bajar la sobreexcitación.

Todas estas actividades son útiles para los niños que han sido diagnosticados con trastorno de déficit de atención, pero también sirven para los niños en edad preescolar, ya que todos los niños pequeños muestran cierta hiperactividad, impulsividad y falta de atención (los síntomas claves del trastorno por déficit de atención). He adaptado los juegos para que puedas usarlas con grupos pequeños en clase o con niños individuales en casa.

Objectivo: quemar la energía  

Este juego es una forma de hacer que los niños se muevan y quemen algo de energía de forma controlada al tiempo que los ayuda a concentrarse. Invita a tu niño o niños a moverse y hacer poses o caras tontas (o imitar a diferentes animales) hasta que grites: “¡ALTO!” Juega algunas rondas diferentes e invita a los niños a turnarse para ser los que griten “¡ALTO!”

Puedes jugar con música en lugar de decir “¡Alto!” (el clásico juego de fiesta “Estatuas musicales”). Sin embargo, es mucho más inmediato hacerlo con la consigna Alto que poniendo música, porque no implica tener que ir al ordenador o equipo de música para poner y quitar la misma y así no hacerles esperar, además es mucho mejor estar y jugar cerca de ellos para que se motiven.

Objetivo: bajar la sobreexcitación / vencer el aburrimiento

Para este juego necesitarás ceras o lápices de colores y una bolsa o caja. Algunos de los colores han de repetirse. También necesitas colocar una campanilla (u otra cosa que haga ruido) al otro lado de la habitación o aula.

Para jugar con 1 niño:
Mete las ceras en una bolsa o caja. Sácalas de la bolsa una cada vez, y colócalas sobre la mesa o el suelo. Cuando hay 3 colores que coinciden, el niño debe levantarse a tocar la campanilla.

Para jugar con un grupo pequeño:

Invita a los niños a sentarse formando un círculo en el suelo o en una mesa y dale a cada niño una cera de un color diferente. Mete ceras de diferentes colores en una bolsa o caja.

Te voy a proponer dos versiones de este juego para grupos en función de cómo sean tus niños, su edad y el grado de dificultad que quieras darle:

Versión 1: tener solo un duplicado del color de cada niño dentro de la caja y cuando este salga una vez, el niño se levantará y tocará la campana.

Versión 2: tener dos veces repetido el color de cada niño dentro de la caja y los niños tendrán que esperar a que su color salga dos veces para ir a tocar la campana.

También es una buena idea meter otros colores en la bolsa que ninguno de los niños tiene. Así aumentará el tiempo que los niños tienen que esperar y se intensificará el grado de atención que los niños tienen que prestar.

Te recomiendo que pruebes cuál de las versiones se adapta mejor a tus niños o también puedes comenzar por la primera versión más fácil y rápida de comprender y jugar; y cuando los niños ya controlen el juego y se hayan familiarizado con él, puedes pasar a la segunda versión incrementando la dificultad lo que supondrá más diversión y reto para ellos.

Este juego es excelente para motivar a los niños a centrar la atención y les permite moverse y tomar breves descansos del juego.

Si quieres practicar un vocabulario específico, puedes jugar con tarjetas didácticas.

Podrías usar otros artículos en lugar de ceras, pero ten cuidado con lo que elijas, ya que es fácil que los niños se distraigan con el objeto en lugar de enfocarse en el juego en sí.

Objetivo: bajar la sobreexcitación / vencer el aburrimiento  

Lo bueno del Bingo es que requiere que los niños estén muy atentos para poder completar sus cartones. Muchos niños con trastorno por déficit de atención disfrutan de juegos rápidos y competitivos, por lo que este juego puede funcionar bien para ellos.

Para jugar, cada niño necesitará un cartón de bingo diferente para completar. Es muy fácil hacer cartones de bingo simples dividiendo una hoja de papel en casillas y escribiendo un número diferente en cada casilla.

Para niños de 3 a 4 años, recomiendo usar cuatro casillas por cartón y jugar con 6 a 8 números diferentes. Para niños de 5 a 7 años, haz cartones de seis a ocho casillas y usa de 6 a 12 números diferentes.

Adapta los números a la edad y nivel de tus niños (por ejemplo, números 1 a 10 para preescolares y números 11 a 30 para niños de 6 a 8 años).

Pon tarjetas didácticas de los números con los que estás jugando (o simplemente los números escritos en trozos de papel) en una bolsa o caja. Saca la primera tarjeta y di o muestra el número.

Si un niño tiene ese número en su cartón, lo tacha. Continúa sacando todos los números. Cuando un niño ha tachado todos los números en su cartón, grita “BINGO”.

Si estás jugando en un grupo, continúa hasta que todos los niños hayan completado sus cartones.

Objetivo: quemar energía / vencer el aburrimiento  

Si tienes un espacio adecuado o en su defecto bastante paciencia, una actividad que los niños especialmente disfrutan es tocar la batería.

No solo les servirá para liberar energía, también experimentará con diferentes sonidos y los más mayores se iniciarán en conceptos como el ritmo musical. No hace falta comprar un juguete sofisticado.

Basta con reunir unas cuantas cacerolas, tapaderas y otros enseres de metal, y dejar que niño haga su música golpeándolos con algo contundente.

Sin embargo, es una tortura para la mayoría de los padres y maestros, y si tienes un grupo, ten en cuenta que hay niños pequeños sensibles al ruido.

Si te gusta la idea de la batería, pero no el nivel de ruido, puedes fijar una esponja al palo para amortiguar el sonido, por ejemplo.

En este caso, puedes experimentar con otros instrumentos de percusión caseros, como tarros de plástico vacíos llenos de ceras, pasta, u otros objetos pequeños y duros. ¡Solo asegúrate de cerrar bien las tapas, con mucha cinta si es necesario!

Objetivo: quemar energía/ vencer el aburrimiento

Si ves que tu niño o grupo está muy inquieto, prueba a que queme el exceso de energía a través de una canción de movimiento. Puedes encontrar muchos en , aunque si estás en clase puede que desees evitar las que invitan a los niños a correr, ya que esto puede ser caótico en un aula encerrada e incluso hacer que los niños se sobreexciten.

Las canciones también pueden ser muy útiles para mantener a los niños atentos en la tarea durante una actividad en particular, como ordenar, hacer fila a la hora de irse o al pasar de una actividad a otra.

No tienes que poner música de verdad para esto. Basta con cantar instrucciones simples con una melodía pegadiza.

Cuando los niños aprendan la canción, disfrutarán de cantarla contigo y también sabrán lo que se espera de ellos en ese momento.

Ejercicios fáciles e infalibles para niños ‘muy inquietos’

Cómo entretener a niños inquietos

La propuesta de actividades que queremos plantear está dirigida a aquellos padres preocupados porque sus hijos son algo movidos, les cuesta prestar atención, concentrarse o se muestran poco pacientes.

Este programa de ejercicios es una guía para la familia propuesta por Robert E. Valett y van a poder ayudar al niño a incrementar el autocontrol o inhibición muscular, basado en:

  • La práctica de la relajación
  • El control de la respiración
  • El incremento del tiempo de concentración y de la inmovilidad
  • Ejercicios para mejorar el control tónico postural y poder retardar la ejecución de un gesto

Como cualquier tipo de actividad que se quiere aprender, requiere una práctica continuada, es decir, que se debe buscar un momento cada día y preferentemente a la misma hora para crear una rutina. El ambiente debe ser tranquilo, silencioso, agradable y seguro para el niño. Es muy importante apoyarle fundamentalmente con halagos, besos y abrazos.

Tareas y ejercicios

Las actividades están agrupadas en cuatro apartados: entrenamiento en la relajación, reducción de la tensión, entrenamiento en inhibición perceptivo-muscular y entrenamiento en inhibición y concentración.

1. Cómo entrenar la relajación

Hay muchas formas de empezar a relajarse y ser conciente de ello. Dependiendo de la edad de tu hijo y de cómo vaya afianzándose en la técnica, te damos varias ideas a continuación.

  • Enseñar al niño a respirar profunda y lentamente, mientras permanece de pie, sentado o tumbado.
  • Hacer que se siente con los ojos cerrados y escuche el ritmo uniforme y lento de la música.
  • Ofrecerle juegos de agua y baños templados siempre que sea posible para que se relaje.
  • Enseñarle a concentrarse y a relajar los músculos. Tumbado en una colchoneta puedes pedirle, por ejemplo, que cierre los ojos y lentamente levante el brazo derecho por encima del cuerpo, que lo vuelva a poner después en la colchoneta y hacer esto mismo con otras partes del cuerpo.
  • Permanecer tumbado escuchando música.
  • Ofrecerle objetos suaves para acariciarlos y abrazarlos.
  • Proporcionarle caricias en el cabello y en la espalda.
  • Tratar de hablarle siempre de una forma lenta, tranquila y suave.

2. Ejercicio físico y entrenamiento para reducir la tensión

Es posible que antes de que pueda relajarse, necesite soltar energía y trabajar su actividad física al máximo. Aquí van ideas.

  • Práctica de ejercicios como saltos y juegos con pelotas y globos.
  • Ejercicios de carreras rápidas y lentas, dar pasos cortos o largos y buscar objetos escondidos siguiendo una pista.
  • Estimular ejercicios de dar golpes y pelear con bolsas colgadas del techo.
  • Darle oportunidad de golpear diferentes tambores.
  • Hacer que levante objetos pesados o pesos.
  • Ejercicios de apretar y después extender la mano empleando pelotas de goma, esponjas o pelotas de papel.
  • Ejercicios variados con movimientos de desplegarse, tales como moverse lentamente alrededor de la habitación siguiendo el ritmo de la música.
  • Hacer que el niño haga muecas con la cara (alegre, triste, asustado y enfadado) para relajar los músculos faciales.

3. Cómo entrenar la inhibición perceptivo-muscular

Para estar relajado y ser conciente de ello, es necesario que el niño entienda lo que se siente estando quieto. Así interiorizará la sensación de quietud.

  • Hacer que el niño permanezca inmóvil sobre ambos pies durante un tiempo y tan quieto como pueda. También puede hacerlo sobre un solo pie.
  • Decirle que se siente derecho, con los ojos cerrados y sin moverse durante tanto tiempo como pueda.
  • Pedirle que intente comer pipas o cacahuetes tan lentamente como sea capaz.
  • Pedirle que intente prolongar el tiempo que usa para comer o beber. Contando hasta diez las veces que mastica para cada bocado.
  • Proponerle que abra y cierre suavemente puertas, ventanas y cajones. Intentado no hacer ruido.
  • Muéstrale cómo debe recoger, guardar y ordenar la ropa lentamente.
  • Hacer que dibuje, recorte, pegue y organice dibujos o diseños de manera cuidadosa.
  • Darle un caramelo y al final de un tiempo pactado, premiarle con puntos o recompensa si ha mantenido el autocontrol y no se lo ha comido.
  • Pedirle que ordene lápices, papeles o diferentes objetos en su lugar correspondiente para desarrollar un sentido personal del orden y la organización.
  • Proponerle practicar carreras de tortugas y otros movimientos y juegos lentos.

4. Cómo entrenar la atención y la concentración

Ayudar a que reduzca la cantidad de estímulos que lo invaden, enseñándole con ejercicios a enfocarse y concentrarse en los que él elige.

  • Pedirle que cierre los ojos mientras escucha una historia previamente grabada.
  • Enseñarle a anotar sus propios progresos y éxitos en un cuaderno.
  • Estimularle para que trabaje en un proyecto propio que refleje sus intereses.
  • Ofrecerle tareas y actividades breves para evitar que se canse.
  • Hacer que el niño observe por ejemplo un acuario, un reloj de arena, cepille un perro u otro animal. Actividades que requieran un mínimo de atención y donde la acción se desarrolla lentamente.
  • Leer frases de autosugestión de manera repetida del tipo: «Puedo hablar muy despacio”, «estoy progresando en aprender a relajarme y concentrarme” y «ahora controlo mucho mejor mi comportamiento”.

Hay actividades que el niño debe apuntar en su cuaderno registrando él mismo, la fecha y el tiempo empleado. Cuando hayamos avanzando con estos ejercicios, podemos seguir avanzando y enseñar a nuestros hijos a meditar.

Por último, recordad que los padres somos los primeros que debemos aprender a ser pacientes. Si no les trasmitimos serenidad no podemos pretender que el niño la tenga.

Dª Selina Benito Orduña
Psicóloga Psicomotricista del Instituto de lenguaje y desarrollo
ILD Psicología

ConsejosPsicologíaRelajación

Источник: https://saposyprincesas.elmundo.es/consejos/psicologia-infantil/ninos-inquietos-ejercicios/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: