¿Cómo es el cerebro del bebé?

Ultrasonido: cabeza

¿Cómo es el cerebro del bebé?

  • Tamaño de texto más grande

El ultrasonido de la cabeza, también denominado «ecografía cerebral», es un examen seguro e indoloro en el cual se utilizan ondas sonoras para obtener imágenes del cerebro.

Durante el estudio, una máquina de ultrasonido envía ondas sonoras hacia la cabeza y las imágenes se registran en una computadora. Las imágenes blanco y negro muestran la estructura interna del cerebro, lo cual incluye los ventrículos (las cavidades llenas de líquido del cerebro) y los vasos sanguíneos.

Los ultrasonidos de la cabeza sólo se realizan en los bebés cuyos huesos del cráneo no se han unido completamente (es decir, que aún poseen una zona blanda en la cabeza, conocida como «fontanela»). Esto se debe a que los huesos bloquean el paso de las ondas de ultrasonido. La fontanela proporciona una abertura para que las ondas sonoras lleguen al cerebro.

Por qué se realiza

Los médicos solicitan ultrasonidos de la cabeza cuando están preocupados por problemas neurológicos en los niños.

A los bebés prematuros que requieren de cuidados intensivos se les suele realizar una ecografía cerebral para descartar complicaciones neurológicas de la falta de maduración, como hemorragia cerebral (hemorragia intraventricular) o lesiones en la materia blanca del cerebro que rodea los ventrículos (leucomalacia periventricular).

Los médicos también solicitarán un ultrasonido de la cabeza para bebés que presenten:

  • un incremento anormal en el tamaño de la cabeza
  • prominencia de la fontanela
  • síntomas neurológicos
  • traumatismo en la cabeza

Los ultrasonidos de la cabeza suelen ayudar a diagnosticar lo siguiente:

  • hemorragia en el tejido cerebral o los ventrículos
  • hidrocefalia (exceso de líquido en el cerebro y los ventrículos)
  • una masa en el cerebro, como un tumor o un quiste
  • posibles complicaciones de la meningitis

Preparación

No es necesario hacer nada especial para preparar a su hijo para un ultrasonido de la cabeza. Antes de que comience el estudio, debe indicarle al técnico si su hijo está tomando algún medicamento.

Procedimiento

El ultrasonido de la cabeza se realiza en el departamento de radiología de un hospital o en un centro radiológico. Por lo general, se permite que los padres acompañen al niño para tranquilizarlo y brindarle apoyo.

Si su hijo está hospitalizado y no puede ser transportado al departamento de radiología, es posible llevar una máquina portátil de ultrasonido hasta su habitación. Esto se suele hacer en la unidad de cuidados intensivos neonatales.

El ultrasonido de la cabeza se puede realizar con el bebé acostado boca arriba o boca abajo, o incluso, si es necesario, con el niño en los brazos de sus padres.

La sala suele estar oscura para poder ver las imágenes con claridad en la pantalla de la computadora.

El técnico (ecógrafo) entrenado en la obtención de imágenes por ultrasonido colocará un gel transparente y tibio sobre el cuero cabelludo del niño (sobre la fontanela). Este gel ayuda a transmitir las ondas sonoras.

El técnico después frotará un pequeño instrumento de mano (transductor) sobre el gel. El transductor emite ondas de sonido de alta frecuencia y una computadora mide de qué manera las ondas rebotan en la cabeza. La computadora transforma esas ondas sonoras en imágenes que se pueden analizar.

A veces, al finalizar el estudio, entra un médico para conocer a su hijo y tomar algunas imágenes más. El procedimiento suele demorar entre 15 y 30 minutos.

Qué esperar

El ultrasonido de la cabeza es un estudio indoloro, pero es posible que su hijo sienta una ligera presión en la cabeza mientras se mueve el transductor. Quizás el gel se sienta frío y húmedo.

Obtención de los resultados

Un radiólogo (médico especialmente entrenado en la lectura e interpretación de las imágenes radiológicas y de ultrasonidos) interpretará los resultados de la ecografía y le dará la información a su médico, quien conversará acerca de los resultados con usted. Si los resultados parecen anormales, el médico puede solicitar otros exámenes.

En una emergencia, los resultados de un ultrasonido pueden estar listos rápidamente. De lo contrario, suelen estar listos en 1 ó 2 días. En la mayoría de los casos, los resultados no se pueden entregar directamente al paciente o a la familia en el momento del examen.

Riesgos

El ultrasonido de la cabeza no implica ningún riesgo. A diferencia de las radiografías, este análisis no hace uso de radiación.

Ayudar a su hijo

A veces, los bebés lloran en la sala de ultrasonido, en especial si están sujetos, pero esto no interfiere con el procedimiento. Puede alimentar a su bebe u ofrecerle un chupete o su juguete favorito para tranquilizarlo.

Si tiene alguna pregunta

Si tiene preguntas acerca del ultrasonido de la cabeza, hable con su médico. También puede hablar con el técnico antes del procedimiento.

Revisado por: Expertos en medicina de KidsHealth

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/ultrasound-head-esp.html

El cerebro del bebé crece más rápidamente en las horas y días posteriores al parto

¿Cómo es el cerebro del bebé?

El cerebro del bebé es fascinante. Comprender cómo funciona este órgano en los primeros años de vida, cómo crece, evoluciona y se moldea, nos ayuda a entender mejor a nuestros hijos y a criarlos acorde a sus necesidades emocionales.

Una investigación reciente publicada en la revista JAMA Neurology en la que se ha escaneado el cerebro de 87 bebés desde el nacimiento hasta los tres meses ha revelado que cuando más rápidamente crece el cerebro del bebé es en las horas y días posteriores al parto. Una razón más para no separarse del bebé ni un segundo tras el parto y para crear un vínculo afectivo sólido con el recién nacido.

El estudio fue realizado por investigadores de la Universidad de California, la Escuela de Medicina San Diego y la Universidad de Hawai utilizando técnicas avanzadas del escaneo. Es la primera vez que se publica información precisa acerca de cómo crecen los cerebros de bebés, datos que no está basados ni en estudios post-mortem ni en métodos de escaneo menos efectivos.

Han encontrado que el cerebro humano crece más rápido después del nacimiento y logra alcanzar la mitad de su tamaño adulto a los tres meses de vida.

El cerebro del recién nacido crece un promedio de un 1% por día y a partir de los tres meses crece un 0,4% diario.

También observaron que los cerebros de los varones crecen más rápido que el de las niñas y que las zonas del cerebro involucradas en el desarrollo del movimiento crecen más rápido que aquellas vinculadas a la memoria.

El área del cerebro que crece más rápidamente

El cerebelo, una región del encéfalo cuya función principal es de integrar las vías sensitivas y las vías motoras, es la que más rápidamente crece ya que duplica su tamaño en los primeros 90 días de vida del bebé.

El cerebro comienza a funcionar a todo ritmo para que el bebé se adapte a su nuevo entorno, poniendo en marcha los mecanismos que involucran los sentidos y el movimiento.

Por tanto, en los primeros meses es esencial estimular los sentidos del bebé, por ejemplo a través de las caricias, hablándole a una distancia que pueda verte y con una voz suave. Los masajes, por su parte, contribuirán a que el bebé comience a tomar noción de sus propio cuerpo y esté mejor preparado para la fase del agarre, el gateo y más tarde para comenzar a caminar.

El área del cerebro que crece más lentamente

La región que más lentamente se desarrolla es el hipotálamo, la más importante para la coordinación de conductas esenciales, vinculadas al mantenimiento de la especie, además de regular la liberación de hormonas de la hipófisis, mantener la temperatura corporal y organizar conductas como la alimentación, ingesta de líquidos, apareamiento y agresión.

Esta región juega además un papel central en cómo se organizan y crean las memorias. En relación a esto, hace poco comentábamos otro interesante estudio que argumentaba por qué no recordamos cuando éramos bebés.

La explicación científica a la ausencia de memoria en los primeros años de vida es que el tamaño del cerebro de un niño pequeño es aún limitado para el proceso de generar nuevas células y almacenar recuerdos a la vez, por lo que éste prioriza, sabiamente, lo primero.

El cerebro de los bebés prematuros

Al evaluar a los bebés prematuros, los científicos notaron que sus cerebros eran un 4% más pequeños que aquellos niños nacidos tras el período normal de gestación.

A pesar de crecer a un ritmo más rápido que los bebés nacidos en el período normal, sus cerebros eran un 2% más pequeños después de los 90 días.

La importancia de medir con precisión el cerebro del bebé

Estos estudios nos ayudan a comprender muchas cosas relacionadas con los bebés, pero su finalidad es la de aplicar este conocimiento a nuevos tratamiento o técnicas, en este caso para conseguir medir con más precisión los cerebros de los bebés.

Hasta el momento, la forma de controlar el crecimiento cerebral es a través de la medición del cráneo del bebé con una cinta métrica. Si la circunferencia craneal no se corresponde con la edad del niño podría sugerir algún trastorno del desarrollo.

Pero debido a que las cabezas de los bebés varían en tamaño, las medidas con cintas métricas o centímetros no siempre son precisas y se necesita un método más efectivo para detectar si el crecimiento cerebral es normal o no. De esta forma se podrían identificar señales tempranas de enfermedades de desarrollo cerebral, incluidas el autismo.

El apego para nutrir el cerebro del bebé

Conocer que el cerebro del bebé crece rápidamente en las primeras horas y días de vida y que crece tan espectacularmente en los tres primeros meses de vida, haciendo un gran esfuerzo para adaptarse a su nuevo entorno, nos hace justificar aún más las prácticas de apego.

El apego ayudará a nutrir su cerebro en pleno crecimiento y a crear un vínculo emocional sólido comenzando inmediatamente después del parto a través de la no-separación entre la madre y el bebé (ni un sólo minuto) y del contacto precoz piel con piel entre ambos.

Vía | AnsaFotos | Thinkstock

Más información | JAMA Neurology

En Bebés y más | El cerebro del bebé

Источник: https://www.bebesymas.com/desarrollo/el-cerebro-del-bebe-crece-mas-rapidamente-en-las-horas-y-dias-posteriores-al-parto

El cerebro del bebé

¿Cómo es el cerebro del bebé?

EFE/Diego Azubel

Cada niño nace con una dotación cognitiva marcada por su genética y otra que se desarrolla a través del estímulo dentro del proceso madurativo.

“No nos olvidemos, el potencial que hay es el que va a salir, no lo podemos modificar”, señala el neurólogo Carlos Casas quien advierte de que, por mucho que se estimule el cerebro de un niño, no se logrará una mente superdotada.

“Y quien no tenga una gran capacidad cognitiva puede mejorar, pero no más”, añade.

Si comparamos dos bebés con la misma dotación cognitiva y carga genética, el que mejor desarrollo experimentará será el que más incentivo reciba. De ahí la importancia de los programas de estimulación precoz o atención temprana, en especial para aquellos que presenten problemas de psicomotricidad, habla…

La formación del cerebro

La formación del cerebro comienza en el embrión. Por eso es tan importante que las embarazadas lleven una vida sana y que no beban alcohol ni consuman otros tóxicos. Las bebidas con graduación pueden afectar, incluso a niveles muy bajos, al desarrollo del cerebro y provocar una fenopatía, que conlleva retraso mental o alteraciones del funcionamiento cerebral.

En los recién nacidos la estructura visual del cerebro es similar a la que tendrá el resto de su vida. Sin embargo, su grado de formación se encuentra en una fase incipiente y se desarrollará, fundamentalmente, a lo largo de los tres primeros años de vida.

Carlos Casas, vocal del Comité de Neuropediatría de la Sociedad Española de Neurología (SEN), explica que en los primeros meses de vida, el cerebro experimenta un gran proceso activo, tanto metabólico como estructural. Es importante en este periodo la formación de la mielina, una sustancia que identifica e individualiza las funciones del desarrollo cerebral y que finaliza alrededor del tercer año de vida.

Y también en ese periodo se desarrollan otras sustancias protéicas derivadas de aminoácidos fundamentales en el funcionamiento cerebral: los neurotransmisores, cuya función es la transmisión del estímulo nervioso a través de las neuronas y sus prolongaciones.

Por eso, los tres primeros años de vida se convierten en un periodo clave para el niño: el contacto físico, el cariño, la atención, el juego estimulante… marcarán su desarrollo madurativo. “Los juegos educativos tienen un trasfondo musical, de formas y de colores”, apunta el doctor.

Desarrollo psicomotriz, del lenguaje y sensorial

Desde el cerebro se envían las órdenes para el desarrollo psicomotor del niño que se apoya en tres pilares: la psicomotricidad, el lenguaje y el desarrollo sensorial.

Los niños comienzan a andar alrededor del año. Los precoces a los 9 meses y los tardíos entorno a los 16. “Existen muchas variaciones dentro de la normalidad, que nadie se asuste”, advierte el doctor Casas, quien además apunta que en el caso de que haya un retraso en la motricidad,  no tiene porqué conllevar un desfase en el nivel de inteligencia.

Mucho antes, comienza el lenguaje extraverbal. El bebé se comunica con la madre a través de la mirada. Ya se está expresando. “Es muy importante el contacto visual, un niño que no mira puede ser un primer aviso de una patología en el futuro”, indica el facultativo.

Y luego llegan los gestos, las sonrisas y, cuando empieza a señalar antes que hablar, es el primer signo de que el niño desarrollará un lenguaje receptivo.

“Empieza a entender las palabras y a identificarlas con objetos, luego empiezan a pronunciarlas y a construir frases”, indica Casas quien destaca que “tienen que hablar y saber lo que dicen, no solo decir palabras de forma repetitiva”.

El llanto también es un mecanismo de comunicación. Existe un llanto, según el neurólogo, que representa un aviso ante una necesidad, como el hambre, y un llanto de búsqueda de atención que debemos enseñarle a regular una vez que tiene atendidas todas sus necesidades fisiológicas.

El desarrollo sensorial complementa la evolución de las áreas de sociabilidad y del lenguaje. Desde el momento del nacimiento, el niño ya tiene capacidades sensoriales. En las primeras semanas de vida detecta movimientos a su alrededor, ve puntos de contrastes y objetos indefinidos alejados de la visión tridimensional.

Durante los primeros seis meses de vida la maduración sensorial es muy rápida y se consigue prácticamente el desarrollo de la vista y el oído, “aunque fisiológicamente no es perfecto y no madura hasta los ocho años de vida debido al proceso de mielinización del cerebro”.

El sueño

El desarrollo del cerebro también influye en el sueño del bebé que ya tiene ritmos de sueño en el útero materno.

“Es muy importante porque mientras duerme repone las energías del metabolismo cerebral y favorece la mielinización”, explica el doctor Casas.

Otra cosa son las ensoñaciones, que empiezan a ponerse de manifiesto alrededor del primer año de vida, no antes.  Es entonces cuando el niño sueña con las vivencias del día y si es muy nervioso e intranquilo con el tiempo puede sufrir de terrores nocturnos.

El desarrollo del cerebro en el bebé es un proceso complejo en el que se puede influir con estimulación y sobre todo, con atención y cariño.

Cargando…

Источник: https://www.efesalud.com/el-cerebro-del-bebe/

Desarrollo del Cerebro del Bebé de 6-12 Meses

¿Cómo es el cerebro del bebé?

Tu bebé está entrando en un período emocionante, uno en el que su cerebro se está desarrollando tan rápidamente que incluso podría notar cambios de día a día.

Su cerebro no puede estar agregando células nuevas en la misma proporción que lo hizo después del nacimiento, pero continua agregando nuevos axones y dendritas, las ramas que permiten a que las señales pasen de neurona a neurona y permiten la comunicación entre las diferentes regiones del cerebro.

Como las neuronas pasan por un proceso llamado mielinización, estas señales viajan más rápido y más rápido, sentando las bases para el conocimiento y la función motora cada vez más complejos.

¿Qué ocurre exactamente en la mielinización? Es un proceso que cubre las terminaciones nerviosas con una sustancia grasa, la cual acelera la transmisión de los impulsos nerviosos, lo que permite la función cognitiva más compleja. Pero ocurre en diferentes regiones del cerebro en diferentes momentos.

Comienza mientras el bebé está todavía en el útero, con el revestimiento de las células sensoriales y motoras primarias ubicadas en el tronco cerebral.

Luego avanza gradualmente a otras regiones del cerebro, donde las células responsables de las funciones más rudimentarias son las primeras que se someten a la mielinización, y las que son responsables de actividades de orden superior son sometidas después.

La mayoría de la mielinización se completa durante los dos primeros años de vida, pero en regiones asociadas con el pensamiento abstracto más complejo, continúa a través de la infancia, y, posiblemente, en la edad adulta. Por ahora, aquí están algunos de los desarrollos que puedes ver—y lo que las está alimentando.

Cognitivo

Si tu bebé está comenzando a probar tu paciencia al hacer las mismas cosas una y otra vez—como dejando caer un juguete o su cuchara cuando estas tratando de darle de comer— ¡felicidades! Eso es exactamente lo que debe de hacer en esta etapa.

Los bebés ganan un entendimiento de conceptos como la causa y efecto y la permanencia del objeto a través de la experimentación y la repetición.

Cuando su cuchara cae, aprende acerca de la gravedad; cuando golpea el piso con un tintineo, aprende acerca del sonido; y cuando tú la recoges, aprende que ella puede contar contigo para satisfacer sus necesidades.

Cada vez que repite la acción, estimula los circuitos neurales en su cerebro, los que se fortalecen con el uso frecuente. Practicando las mismas actividades varias veces no solo refuerza la lección pero sienta las bases para aprendizaje y entendimiento aún más sofisticados.

Motor

Su bebé no podría dominar los logros motores gruesos como sentarse, gatear, y pararse sin el desarrollo de su cerebelo, la parte del cerebro que regula la coordinación y el equilibrio.

La coordinación motriz fina necesaria para agarrar una sonaja, batear a un móvil con su mano, y jalar y empujar —que ocurren antes de su primer cumpleaños— también se hace posible por el número creciente de conexiones neurales en su cerebelo.

Estas vías motoras se vuelven aún más refinadas y fortalecidas cuando ella repite y practica cada acción.

La coordinación motora es aún más pulida por lo que se conoce como la diferenciación del cerebro derecho-izquierdo, el cual continúa fortaleciéndose durante este período.

El cerebro derecho tiene control primario sobre el procesamiento espacial, que permite a tu niño a dar sentido a su mundo visual, mientras que la adquisición del lenguaje se basa principalmente en el lado izquierdo del cerebro.

Comunicación

En el primer año de vida, los bebés perciben muchos más sonidos que los adultos, y su reto es aprender a distinguir entre ellos.

A medida que comienzan a enfocarse en el aislamiento de ciertos sonidos del habla y el filtrado de los demás, empiezan a recoger el lenguaje. Esta edición permite al cerebro para eliminar a algunos de los caminos de los nervios que no están siendo utilizados.

Entre más verbal que seas con tu bebé, tiene más posibilidades de aprender acerca de la comunicación.

Además, ten en cuenta que los bebés son propensos a desarrollar habilidades de lenguaje más rápidamente cuando sus cerebros son permitidos a enfocarse más específicamente y cuando no hay un montón de ruido de fondo en sus entornos (como la televisión) para interferir con su audición y el escuchar.

Social

Audición, habilidades de lenguaje, y la capacidad de interpretar expresiones faciales—clave para la interacción social exitosa— surgen en los lóbulos temporales del cerebro. A medida que las conexiones neuronales en esta parte del cerebro se vuelven más complejas en tu bebé de 6 a 12 meses de edad, tu bebé se vuelve más y más interesada y comprometida con los que la rodean.

Durante este período, también, los bebés comienzan a desarrollar un apego mayor a sus cuidadores primarios.

Este cambio se debe en parte a un crecimiento acelerado en los lóbulos frontales (que son responsables de la memoria y juegan un papel en el aprendizaje y el lenguaje). Ahora tienen un reconocimiento más firme de mamá, papá y otros cuidadores.

Por otro lado, también saben cuándo alguien no está familiarizado—esta distinción puede desencadenar una fase de ansiedad ante los extraños.

Источник: https://www.enfamil.com/es/articulos/desarrollo-del-cerebro-del-bebe-de-6-12-meses/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: