¿Cómo evitar la plagiocefalia postural?

Síndrome de cabeza plana (plagiocefalia posicional)

¿Cómo evitar la plagiocefalia postural?

  • Tamaño de texto más grande

Este síndrome suele ocurrir cuando un bebé duerme en la misma postura, con la cabeza girada hacia un lado, casi todo el tiempo durante sus primeros meses de vida. Esto provoca un área aplanada, sea en un lado de la cabeza o en la parte posterior de la misma. 

El síndrome de cabeza plana también se llama «plagiocefalia posicional». 

Causas del síndrome de cabeza plana 

La causa más habitual de que un bebé tenga la cabeza aplanada es la postura que adopta para dormir.

Puesto que los bebés pasan muchas horas descasando boca arriba, la cabeza a veces se les aplana por el lugar donde la apoyan.

Esto no solo ocurre cuando duermen, sino también en las sillas de seguridad para el coche, los porta-bebés, los cochecitos, los carritos, los columpios y los saltadores. 

Los bebés prematuros son más proclives a tener la cabeza aplanada. Sus cráneos son más blandos que los de los bebés a término. También pasan mucho tiempo acostados sobre la espalda sin que los muevan ni los lleven en brazos debido a sus necesidades médicas, mientras permanecen en la unidad de cuidados intensivos neonatales (neonato es lo mismo que recién nacido). 

Un bebé hasta puede empezar a desarrollar un síndrome de cabeza plana antes de nacer, si se ejerce presión sobre su cráneo por efecto de la pelvis de su madre o de un gemelo. De hecho, muchos bebés que nacen en partos múltiples tienen la cabeza aplanada en algunos puntos. 

El hecho de estar apretados dentro del vientre materno les puede provocar contracturas en los músculos del cuello, lo que dificulta que giren la cabeza. Esta afección en el cuello se llama tortícolis.

Puesto que a estos bebés les cuesta girar la cabeza, tienden a mantenerla en la misma postura cuando están acostados. Esto puedo provocar un aplanamiento de la cabeza.

Y, cuando se les aplana la cabeza, la tortícolis puede empeorar. 

Han de invertir mucha energía para girar la cabeza. Por eso, aquellos bebés con aplanamientos importantes en un lado de la cabeza tienden a permanecer de ese lado, y sus cuellos se vuelven rígidos por falta de uso. 

¿Cuáles son los signos y los síntomas del síndrome de cabeza plana?

El síndrome de cabeza plana suele ser fácil de detectar por parte de los padres. 

  • La parte posterior de la cabeza del bebé está aplanada por un lado. 
  • Suele haber menos pelo en esa parte de la cabeza. 
  • Si una persona mira la cabeza del bebé desde arriba, la oreja del lado aplanado se puede ver más adelantada que la otra. 

En los casos más graves, la cabeza puede sobresalir en el lado opuesto al del aplanamiento y la frente puede ser irregular. Si la causa es una tortícolis, el cuello, la mandíbula y la cara también pueden estar desniveladas. 

¿Cómo se diagnostica el síndrome de cabeza plana?

Los médicos suelen diagnosticar el síndrome de cabeza plana simplemente observando la cabeza del bebé. Para evaluar una tortícolis, el médico observará cómo mueve la cabeza y el cuello el bebé. No suele ser necesario ningún tipo de prueba. 

¿Cómo se trata el síndrome de cabeza plana?

Los cuidadores siempre deben colocar a los bebés sobre la espalda para dormir a fin de prevenir el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL), incluso aunque el bebé tenga la cabeza aplanada. Evitar columpios, asientos para el automóvil, sillas inflables y otros dispositivos es lo más seguro para dormir y también ayuda a garantizar que los bebés puedan mover la cabeza libremente.

Por lo tanto, ¿qué pueden hacer los padres cuando el síndrome de cabeza plana se debe a la postura del bebé mientras duerme? Unas prácticas sencillas, como cambiar la postura del bebé para dormir, llevar en brazos al bebé y dejarle pasar mucho tiempo acostado boca abajo (sobre el abdomen) pueden ayudar a que remita este síndrome. Pruebe los siguientes consejos:

  • Haga que su hijo pase tiempo boca abajo. Haga que su hijo pase mucho tiempo acostado boca abajo (sobre el abdomen) bajo su supervisión cuando esté despierto durante el día. El tiempo que un bebé pasa boca abajo:
    • favorece una formación adecuada de la parte posterior de la cabeza
    • anima al bebé a aprender y a descubrir el mundo desde esa nueva perspectiva
    • ayuda a reforzar la musculatura del cuello y a aprender a levantarse apoyándose en los brazos. Todo esto ayuda a desarrollar los músculos necesarios para gatear y para sentarse.
  • Varíe la posición del bebé en la cuna. Considere cómo deja a su bebé en la cuna cuando lo acuesta. La mayoría de los padres diestros sostienen a sus bebés apoyando su peso en el brazo izquierdo y los dejan en la cuna con la cabeza apoyada en el lado izquierdo. En esta postura, se deben girar hacia la derecha para poder observar toda la habitación. Acueste a su bebé en la cuna de un modo que favorezca el giro activo de la cabeza hacia el lado que su bebé no tenga aplanado.
  • Lleve a su hijo en brazos más a menudo. Reduzca la cantidad de tiempo que pasa su hijo acostado sobre la espalda, así como el tiempo que pasa en posturas donde apoye la cabeza sobre superficies planas (como las sillitas de seguridad para el coche, los porta-bebés, los carritos, los cochecitos, los columpios y los saltadores). Por ejemplo, si su bebé se queda dormido en la silla de seguridad para el coche mientras viaja, saque al bebé de la silla cuando lleguen a casa, en vez de dejar que siga durmiendo allí. Lleve en brazos a su bebé a menudo, lo que eliminará la presión que se ejerce sobre su cabeza mientras está apoyado en una superficie.
  • Modifique la posición de la cabeza del bebé mientras duerme. Cambie la posición de la cabeza de su bebé (de izquierda a derecha, o viceversa) cuando descanse boca arriba. Aunque lo más probable es que el bebé se mueva durante la noche, coloque a su hijo de modo que la parte redondeada de la cabeza toque el colchón y la parte aplanada se oriente hacia arriba. No use almohadones en forma de cuña ni otros dispositivos para mantener al bebé en una postura determinada.

La mayoría de los bebés con síndrome de cabeza plana tiene algún tipo de tortícolis. Por eso, la fisioterapia y un programa de ejercicios para hacer en casa suelen formar parte del tratamiento.

Un fisioterapeuta le puede enseñar ejercicios de estiramiento para que los haga con su bebé. La mayoría de los movimientos supondrán estirar el cuello de su hijo hacia el lado opuesto al aplanado.

Con el tiempo, los músculos del cuello se le alargarán y el cuello se le enderezará. Aunque se trata de ejercicios muy sencillos, se deben hacer correctamente.

Los médicos pueden recetar un casco para el síndrome de cabeza plana. El casco está diseñado para que le vaya suelto al bebé por el lado aplanado de la cabeza y apretado por el lado redondeado. Dentro del casco, la cabeza no puede crecer en la zona donde ya está redondeada. Por lo tanto, solo crece por donde está plana.

Los cascos hacen que la cabeza se redondee más deprisa de lo que lo haría si el bebé creciera a lo largo del tiempo. De todos modos, los bebés que llevan casco y los que no lo llevan acaban obteniendo, como promedio, los mismos resultados al cabo de un par de años. Hable con el médico de su hijo sobre si sería o no recomendable que su hijo llevara casco.

¿Qué más debería saber?

El síndrome de cabeza plana mejora con el paso del tiempo y con el crecimiento natural del bebé. A medida que los bebés van creciendo, empiezan a cambiar de posición mientras duermen por sí solos, de modo que sus cabezas no están en la misma posición durante toda la noche. 

A partir del momento en que los bebés se saben sentar solos, lo más probable es que el aplanamiento de sus cabezas no empeore. Por lo tanto, a lo largo de meses y años, y conforme les vaya creciendo el cráneo, mejorará el aplanamiento de su cabeza incluso en los casos más graves. 

El síndrome de cabeza plana no afecta al crecimiento cerebral de un bebé. Pero tener el cuello rígido o contracturado, como en las tortícolis, puede ralentizar el desarrollo motor de un bebé. La fisioterapia de la tortícolis debe incluir una evaluación de los avances del bebé en motricidad y ejercicios complementarios para tratar cualquier retraso que pueda ocurrir. 

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/positional-plagiocephaly-esp.html

Qué es y cómo tratar la plagiocefalia

¿Cómo evitar la plagiocefalia postural?

Si hay algo en lo que realmente hago hincapié desde que me especialicé en atención temprana es en los cambios posturales de los bebés desde que nacen hasta que comienzan a desplazarse por sí mismos, mediante el volteo, la reptación o el gateo.

Los cambios posturales no son más que la acción de cambiar de postura al bebé para potenciar la simetría entre ambos hemisferios del cuerpo, durante el juego, los momentos de contacto al cogerles, al alimentarles, al bañarles o al dormirles.

Y por eso, hoy te traigo un post con la colaboración de mi compañera y gran amiga, María Hernández Soler, fisioterapeuta especializada en Atención Temprana, experta en Vojta y Bobath, entre otras terapias, quien lleva más de catorce años trabajando en este campo, que nos cuenta todo en torno a la plagiocefalia, sus causas, su diagnóstico y su tratamiento.

¿Qué es la es plagiocefalia?

La plagiocefalia postural es una deformidad de la cabeza del bebé producida por una presión constante en el mismo punto, que impide que la cabeza crezca de manera uniforme.

En terminos generales, la plagiocefalia no suele dejar secuelas más allá de las estéticas, aunque sí se ha observado mayor frecuencia de deformidades maxilofaciales, faciales, escoliosis cervical, así como retrasos en el desarrollo motor en niños con plagiocefalia, sin olvidarnos del aspecto psicológico cuando alcanzan la edad adulta.

¿Cuáles son las causas de la plagiocefalia?

Las causas que provocan la plagiocefalia postural pueden ser de tres tipos: prenatales, perinatales o postnatales.

  1. Entre las causas prenatales nos encontramos con poco espacio intrauterino para el feto bien por pelvis pequeñas, embarazos múltiples, fetos con cabeza grande, fetos grandes… o una posición intrauterina anormal.  En estos casos, al haber estado varias semanas con poca movilidad o con una postura anormal mantenida en el tiempo, aparte de provocar una deformidad craneal es muy probable que además haya provocado un acortamineto asimétrico de los músculos del cuello provocando una tortícolis muscular congénita.
  2. Entre las causas perinatales están la utilización de fórceps o ventosa para ayudar a salir al niño o la niña en el momento del parto o la prematuridad.
  3. Dentro de las causas postnatales nos encontramos con la posición supina (boca arriba) prolonagada, bien con la cabeza girada hacia un lado o en la línea media, principalmente para dormir, o el uso prolongado de hamacas o sillas de automóvil (las llamadas maxicosi). La pauta en cuanto al sueño cambió hace unos años cuando la Asociación Americana de Pediatría, tras varios estudios, afirmó que los bebés deben dormir boca arriba, ya que se observó que este hecho redujo en más de un 40% el cuadro de muerte súbita de lactante, viéndose en cambio, incrementada la incidencia en plagiocefalia postural. Obviamente, la muerte súbita está por encima de la plagiocefalia en el orden de prioridades, pero debemos tener en cuenta la postura del bebé el tiempo que no está dormido, por ejemplo mantenerle boca abajo con nuestra supervisión en momentos de juego, cogerle en brazos, portearle, o girar su cabeza alternando los lados cuando duerme. El objetivo principal es disminuir el tiempo que la cabeza está apoyada sobre el mismo lado.

¿Cómo se diagnóstica la plagiocefalia?

Para diagnosticar la plagiocefalia es importante acudir a un especialista, que valorará al niño o a la niña realizando una observación de la cabeza, donde es imprescindible valorar la movilidad de la musculatura del cuello, y explorar  asimetrías en cara, frente, pómulo, oreja, y observarlo tanto de frente, como desde arriba y de perfil. Es característico de la plagiocefalia el aplanamiento de la región occipital sobre todo unilateral, abombamiento del occipital contralateral, pabellón auricular ipsilateral adelantado y frontal homolateral adelantado.

Y, ¿cuál es el tratamiento?

Lo primero que hay que hacer ante un caso de plagiocefalia es descartar una tortícolis muscular u otras alteraciones de la musculatura del cuello, ya que suele estar asociado en la mayoría de los casos, y si ese es el motivo de esa plagiocefalia no podremos corregir esa deformidad mientras la movilidad del cuello no sea completa hacia ambos lados.

Si el cuello siempre mira hacia el mismo lado, la cabeza siempre estará apoyada sobre ese mismo lugar, por consiguiente, la cabeza no podrá crecer sobre ese lado en el que está apoyado.

En el caso de que exista esa tortícolis es necesario llevar al bebé a un fisioterapeuta especializado que aparte del trabajo con el bebé dará pautas a los progenitores para realizar en casa.

Las siguientes medidas que tenemos que adoptar para corregir esa plagiocefalia son principalmente posturales. Como he mencionado anteriormente, el objetivo es dejar libre de apoyo, el mayor tiempo posible, esa parte de la cabeza que está aplanada.

Pautas generales:

  • Cuando el bebe esté dormido, debemos  alternar la posición de la cabeza, es decir, cambiar de lado el apoyo de la cabeza, para ello podemos ayudarnos de alguna toalla para poder así mantener la posición que deseamos. Esta medida es más fácil de aplicar en las primeras semanas de vida del bebé ya que luego será más difícil que nos lo permita.
  • Cuando el bebé esté despierto debemos colocarle en posición de decúbito prono (boca abajo) bajo nuestra supervisión, el mayor tiempo posible, e ir aumentando este tiempo progresivamente. En esta posición, además de dejar libre la cabeza de la presión continuada, estaremos fortaleciendo los músculos extensores del cuello y espalda, que son necesarios para tener un buen desarrollo motriz.
  • Es beneficioso el porteo, o en su defecto coger en brazos al bebé, ya que cuanto más le mantengamos en esta posición más evitaremos los apoyos prolongados de la cabeza.
  • Evitar el uso de hamacas, o sillitas que mantienen la cabeza en una posición fija.
  • Cambiar la posición de la cuna para estimular que gire la cabeza de un lado al lado contrario, al igual que cambiar el brazo con el que cogemos al bebé, etc.
  • Es muy importante empezar el tratamiento lo antes posible para que se pueda aprovechar la capacidad de remodelación del bebe por el propio crecimiento del cráneo.
  • Además, es imprescindible saber que todas estas medidas podemos y debemos aplicarlas en todos las niñas y los niños, con o sin plagiocefalia, como tratamiento preventivo durante los primeros meses de vida.

Y si después de aplicar estas medidas de manera constante durante los primeros meses, no se ha reducido la plagiocefalia, debemos consultar con un neurocirujano para que valore el uso de un casco corrector. 

La acción del casco consiste en aplicar una presión sobre la parte abombada de la cabeza y dejar libre de apoyo la parte que está aplanada de manera que la cabeza crezca hacia ese lado. Se recomienda ponerlos entre el tercer y cuarto mes de vida aproximadamente, durante 23 horas al día.

El casco hay que revisarlo periódicamente para ir modificando las zonas de presión.

Actualmente, el uso de casco genera controversia ya que hay estudios que afirman que no aporta ningún beneficio con respecto a las medidas posturales y el tratamiento de fisioterapia, aunque estas conclusiones no serían aplicables a niños con una deformidad especialmente grave, prematuridad o tortícolis congénita, por lo que podría concluirse que se necesitan más investigaciones para obtener datos más fiables al respecto.

En conclusión…

Debemos favorecer los cambios posturales en todos los bebés e ir observando su evolución y si tenemos la menor duda, consultar con nuestro especialista para que valore nuestro caso particular.

Y tú, ¿sabías lo que era la plagiocefalia? Os esperamos en los comentarios.

Источник: https://clubdemalasmadres.com/como-tratar-plagiocefalia/

¿Cómo evitar la plagiocefalia postural?

¿Cómo evitar la plagiocefalia postural?

La plagiocefalia en pediatría es un tipo de deformidad craneal posicional, es decir, surge por la postura que adopta la cabeza del bebé en sus primeros meses de vida. Cuando nacen los bebés no pueden moverse, ni siquiera girarse ellos solos, con lo que si les pones boca arriba en la cuna y no les mueves, así permanecerán hasta que los cojas de nuevo.

En los niños con plagiocefalia se nota un aplanamiento en uno de los lados posteriores de la misma. También puede verse una asimetría facial, es decir, la oreja del mismo lado estará desplazada hacia delante y hacia fuera y l frente de ese mismo lado se notará más prominente.
 

¿Por qué aparece la plagiocefalia?

Desde hace unos años se recomienda colocar a los recién nacidos hasta los 4-5 meses boca arriba al dormir para evitar el riesgo de asfixia y la muerte súbita del lactante.

Por eso, cada vez es más habitual encontrarnos casos de bebés con plagiocefalia, es decir, la cabeza ligeramente aplanada por detrás y con forma de rombo.  De hecho, los estudios afirman que el 46,6% de los bebés sufrirá este problema.

La más frecuente es la  plagiocefalia posicional derecha, causada al dormir el bebé con la cabeza ligeramente inclinada hacia el lado derecho.

Y es que la cabeza del bebé es maleable, por lo que su peso mantenido sobre una superficie como el colchón durante un tiempo determinado produce unas fuerzas que dan lugar a la deformidad.

Aunque no es grave de por sí, se ha demostrado que es importante corregirla cuanto antes ya que puede llegar a provocar retrasos madurativos neurológicos, alteraciones visuales o alteraciones de oído, por lo que no se trata solo de un problema estético que hay que dejar que se resuelva solo, hay que acudir al pediatra en cuanto lo detectemos para ponerle solución.
 

¿Cómo se trata la plagiocefalia?

Cuanto antes se lleve a cabo el tratamiento, más fácil y rápido será. Cuanto menor sea la edad del bebé cuando se diagnostique, más rápida será la  remodelación  y la corrección de la plagiocefalia.

En niños en los que la plagiocefalia se detecta pronto el tratamiento es ortopédico y de cambios de hábito.

La técnica se llama “Reposicionamiento  Postural  Contralateral  de  la  Cabeza”  (RPCC).  Se procura que el niño permanezca de forma exclusiva apoyado sobre el lado contrario de la deformidad.

Por otra parte, hay que colocar al niño un casco especial corrector que el pequeño debe llevar todo el día para corregir la forma del cráneo. Aunque dé pena, al niño no le duele y en solo unas semanas se lo podrá quitar. No obstante, este tratamiento cada vez se usa menos ya que es más caro y no hay estudios que aseguren que sea más eficaz que el RPCC.

Asimismo, hay que procurar ponerle a dormir siempre del lado contrario al que tiene la deformidad.

Si nada funciona, habrá que plantearse si se produce una craneosinostosis, es decir, un cierre prematuro de las suturas del cráneo que requiere operación, aunque no es habitual.

Solo se recomiendan estiramientos musculares (fisioterapia) del cuello en los casos en los que haya tortícolis muscular asociada.
 

¿Se puede prevenir esta afección?

Sí, y por eso debes estar preparada ya que “prevenir siempre es mejor que curar”:

– Aunque es cierto que el bebé tiene que dormir boca arriba, procura que la cabeza no la tenga colocada siempre igual. Pónsela de vez en cuando hacia el lado derecho, otras veces hacia el otro lado o hacia arriba del todo. A ser posible, un tercio del tiempo en cada una de ellas.

– El bebé no puede girarse completamente, pero sí puede mover la cabeza y es posible que tenga predilección por dormir sobre un lado. Si es así, compra un cojín especial de posicionamiento que le obligue a adoptar la postura que quieras, al menos para algunos ratitos.

– Durante el día ponle boca abajo para que fortalezca el cuello y explore el mundo desde otro ángulo.

–  Si no le das el pecho, procura darle el biberón cambiándole de lado, no lo hagas siempre sobre el mismo brazo.

– Si le pones en una manta de juego, coloca estímulos a ambos lados para que gire la cabeza de uno a otro.

– Llévale a menudo porteado para que esté su cabeza hacia arriba en lugar de siempre tumbado.

– En la mochila portabebés no debe ir totalmente en vertical hasta que tenga 5 o 6 meses.

Craneosinostosis

Definición:

Cierre prematuro de una, varias o todas las suturas de la cabeza. Es relativamente frecuente y puede tener una causa familiar. Como el cerebro no para de crecer pero las suturas están cerradas, se produce una malformación en una parte del cráneo, pudiendo llegar a simular otro cráneo.

Síntomas:

Malformación en el cráneo.

Tratamiento:

Operación quirúrgica en edad temprana del lactante.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/semanas-embarazo/como-evitar-la-plagiocefalia-postural-6510

Plagiocefalia postural, ¿qué es?, ¿cómo prevenirla? – El Blog del Pediatra

¿Cómo evitar la plagiocefalia postural?

Punto clave para tranquilidad de los padres:

la plagiocefalia es casi siempre un problema estético, no afecta al desarrollo neurológico, ni repercute en la vista o el oído.

¿Por qué se produce la plagiocefalia?

El cráneo del recién nacido es muy moldeable porque los huesos que lo forman no están fusionados aún (lo que permite su crecimiento) y son muy flexibles.

Así pues, la cabeza del bebé puede deformarse cuando el recién nacido apoya la cabeza más de un lado que del otro. Esto puede producirse porque el recién nacido simplemente tiende a apoyarse más de un lado.

También lo puede favorecer si se le coge al brazo siempre del mismo lado o si se le da la toma siempre desde un mismo lado.

La plagiocefalia también puede deberse a una  tortícolis congénita, que es cuando el recién nacido tiene los músculos del cuello algo acortados y/o más tensos en un lado.

La tortícolis congénita se produce porque dentro del útero ha habido una posición que forzaba al feto a dirigir la cabeza hacia un lado; o bien porque durante el parto se produce una lesión de los músculos del cuello.

La plagiocefalia postural ha aumentado considerablemente desde que se recomienda que los bebés duerman boca arriba para prevenir la muerte súbita del lactante.

Esto ha salvado muchas vidas, por lo que sigue siendo muy recomendable que el bebé duerma boca arriba.

La muerte súbita del lactante es muy grave, mientras que la plagiocefalia postural es un efecto adverso leve y manejable que se da en algunos niños por dormir boca arriba.

¿Qué hacer para prevenir la plagiocefalia?

Para DORMIR:

  • Alternar la posición de la cabeza: una vez se le acuesta mirando a un lado y la siguiente mirando al otro lado (siempre boca arriba).
  • Cambiarle de vez en cuando la orientación de la cuna.

Cuando está DESPIERTO:

  • Ponerlo boca abajo en una superficie firme, hablarle desde uno y otro lado, ponerle juguetes,… para que levante la cabeza y la gire a uno y otro lado. Esto se puede hacer desde las 3-4 semanas de vida; al principio unos minutos sólo, y progresivamente se le puede tener más rato (según cada niño).
  • Llevarlo al brazo más a menudo, cambiándolo de brazo. Cuando está al brazo, el bebé tiende a ponerse de medio lado y girar la cabeza a un lado para mirar; por lo que cogiéndolo al brazo de uno u otro lado favorecemos que «ejercite» el girar a ambos lados.
  • No darle la toma siempre del mismo lado.
  • El porteo es muy aconsejable para prevenir la plagiocefalia.

En general se trata de estimular más al niño. Si quieres saber sobre la estimulación del bebé pincha aquí.

Si ya tiene la deformidad craneal, ¿qué hacer para tratarla?

Primero, consultad al pediatra para valorarla, ver si hay también afectación de los músculos del cuello y descartar que la deformidad no se deba a otras causas.

Segundo, se pueden aplicar las medidas descritas en la prevención.

Tercero, se pueden realizar unos EJERCICIOS para ayudar a corregir la plagiocefalia. Estos ejercicios son imprescindibles si hay tortícolis:

  1. Rotación de la cabeza: mentón-hombro. Girarle la cabeza con la mano, poco a poco, hasta que el mentón llegue a la altura del hombro de ese lado. Se mantiene unos 1o segundos, se suelta con suavidad. Lo mismo hacia el otro lado. Repetir 3 veces
  2. Lateralización de la cabeza: ladearle la cabeza de manera que la oreja se dirija al hombro de ese lado, mantener 10 segundos y soltar. Haced lo mismo hacia el otro lado. Repetir 3 veces.

Estos ejercicios se deben realizar unas 4 veces al día (aprovechad los cambios de pañal).

El bebé llorará cuando le mováis la cabeza hacia el lado en el que no está cómodo. Es normal; no le gusta.

Cuarto, cuando vuestro bebé ya ve mejor y sigue las cosas (alrededor de los 3 meses) haced que el mismo haga los movimientos de girar la cabeza, llamadlo desde uno y otro lado, ponerle juguetes en el lado que menos le gusta, para que «se fuerce» a mirarlos;… así él mismo se estará haciendo ejercicios de cuello.

En caso de tortícolis con rigidez de cuello importante, la valoración y ayuda de un fisioterapeuta puede ser recomendable.

Se puede ver una descripción e imágenes de los ejercicios y más información sobre la plagiocefalia en éste manual.

¿Se soluciona totalmente la plagiocefalia?

, en la mayor parte de los casos se soluciona totalmente, o es apenas perceptible, con medidas posturales y ejercicios. La plagiocefalia postural suele mejorar mucho entre los 4 y 6 meses, cuando el niño ya pasa más tiempo despierto, con la cabeza erguida, mirando las cosas,…

¿Tiene consecuencias para el desarrollo del bebé la plagiocefalia?

Como todo lo que afecta a la cabeza suele preocupar mucho a los padres, y esto me lo preguntan con frecuencia.

La respuesta es NO. La plagiocefalia postural no afecta para nada el desarrollo del cerebro del bebé, ni se ha visto en ningún estudio que tenga ningún efecto sobre el desarrollo neurológico, el desarrollo cognitivo, la audición, el habla o la visión. Otra cosa son las deformidades craneales por otro motivo. Por eso se debe consultar con el pediatra.

¿Qué hay de los cascos ortopédicos para las deformidades craneales?

Existen unos cascos ortopédicos para tratamiento de la plagiocefalia, que a fecha de hoy no han demostrado ser más eficaces que el tratamiento postural y los ejercicios.

La Academia Americana de Pediatría sólo recomienda su uso en casos de plagiocefalia severa y que no mejora con las medidas posturales y los ejercicios.

El pediatra es quien lo debe valorar y remitir a un servicio de Neurocirugía si es necesario.

*Fuente principal de información:

Источник: https://pediatragabiruiz.com/plagiocefalia-prevenirla/

Plagiocefalia: ¿Cómo prevenir y tratar la cada vez más frecuente deformidad de cabeza de los bebés?

¿Cómo evitar la plagiocefalia postural?

En el año 1992, la Academia Americana de Pediatría dio un giro de 180 grados (y nunca mejor dicho) en las recomendaciones acerca de la postura para poner a dormir a los bebés y pasó de recomendar que los padres los pusieran boca abajo, de barriga, a que los pusieran boca arriba, de espaldas al colchón, con la cabeza ladeada.

Gracias a esta recomendación se pasó de una incidencia de muerte súbita de 1,2 por 1.000 nacidos a vivos en 1992 a 0,56 por 1.000 nacidos vivos en 2001, demostrándose que dormir boca abajo es mucho más peligroso para los bebés.

El problema es que poner a dormir a los bebés boca arriba está haciendo que muchos bebés tengan deformidades en la cabeza, conocidas como plagiocefalia, hasta el punto que casi la mitad de los bebés de dos meses presentan plagiocefalia en mayor o menor grado.

Por qué se produce la plagiocefalia

La llamada plagiocefalia postural se produce si los bebés pasan mucho tiempo con la cabeza apoyada en una superficie plana, que tanto puede ser la cunita o la cama, como el cochecito o la hamaca.

En la mayoría de ocasiones (prácticamente el 80% de los casos de plagiocefalia), lo que se observa son puntos planos en la cabeza que solo suponen un problema estético porque son casos leves, y las recomendaciones no varían: seguir poniendo al bebé de espaldas, hacer variar la posición de la cabeza hacia ambos lados, y tratar de disminuir el tiempo en que el bebé está tumbado en esa posición. Esto se consigue evitando tanto como sea posible el uso de hamacas y el uso del cochecito.

Cómo prevenir la plagiocefalia

Justamente de la manera que acabamos de mencionar: la plagiocefalia se puede prevenir y tratar, en caso de que sea leve a moderada, actuando para que las presiones sobre la cabeza actúen dando a la forma de la cabeza un aspecto normal.

Así, para prevenirla podemos hacer lo siguiente:

  • Que duerma boca arriba con la cabeza ladeada, variando ambos lados en la misma proporción. Más o menos que pase el mismo tiempo mirando hacia un lado que hacia el otro.
  • Alternar el brazo con el que cogemos al bebé, de manera que la presión de la cabeza sobre el brazo no venga siempre del brazo izquierdo (habitualmente los cogemos con ese brazo para tener el derecho libre).
  • No abusar de la hamaca o de tenerlo tumbado cuando esté despierto, ni del cochecito, haciendo uso de otros métodos de «transporte» como las mochilas o fulares, o incluso los brazos de sus padres.
  • Valorar la posibilidad de hacer uso de un cojín preventivo, en especial si el bebé es de esos que lloran poquito, duermen mucho, apenas piden brazos y pasan mucho tiempo tumbados por este motivo, y además acaban mirando hacia el techo. Además de las medidas anteriores, puede ser buena idea hacer uso de este tipo de cojines, dado que empiezan a aparecer estudios que muestran que pueden ser útiles (fijaos a continuación en la distribución del peso de la cabeza en mucha mayor superficie con el cojín, en comparación con el bebé que se queda dormido mirando hacia arriba sin él).

Cómo se trata la plagiocefalia

La plagiocefalia sucede, sobre todo, porque los diferentes huesos que componen el cráneo del bebé no están fusionados aún y las diferentes presiones pueden provocar una forma u otra en la cabeza. Algunos bebés, de hecho, nacen ya con plagiocefalia (mi hijo el mediano nació con una plagiocefalia más que evidente, por haber estado encajado en la misma posición unas cuantas semanas).

A medida que pasan los días y las semanas, si el niño va alternando la presión sobre la cabeza al dormir, los puntos planos se van modificando y la plagiocefalia va desapareciendo, si es de leve a moderada.

Por explicarlo de alguna manera, si el bebé tiene algo plana la parte derecha de la cabeza hay que hacer más énfasis en que duerma sobre el lado izquierdo (conseguir, por ejemplo, que el 60-70% del tiempo que pase dormido esté sobre el izquierdo y el 30-40% restante sobre el derecho).

Además, por el día, podemos poner los juguetes, los móviles de cuna y todo lo que sea divertido, incluidos papá y mamá hablándole y cantándole, al lado izquierdo del bebé, para que ese lado le llame más la atención. En cualquier caso, como ya he explicado, todo lo que sea conseguir que la cabeza no tenga presión sobre el lado afectado es positivo (brazos, portabebé, etc.).

Además, puede ser muy útil acudir a algún profesional fisioterapeuta que valore la posibilidad de realizar terapia manual como complemento a todo lo comentado.

Si la plagiocefalia es grave

En caso de que la plagiocefalia sea muy acusada puede ser muy difícil tratarla adecuadamente mediante la postura, porque el bebé estará muy incómodo en la posición que la solucionaría, y es probable que acabe en la posición que peor le va. En casos así lo más recomendable es acudir a un especialista para que evalúe el caso de manera individual y decida si es oportuno el uso de un casco ortopédico corrector.

Hasta la fecha, son muchos los médicos que insisten en que poco a poco se va solucionando y que en realidad no es más que un problema estético; pero que sea sólo estético no quiere decir que no sea un problema, ya que hay casos en que la malformación es tan evidente que puede afectar al niño en caso de crecer y seguir con ella (a ningún niño le va a gustar que le miren raro por la forma de su cabeza o por no poder ponerse un casco de bicicleta).

Ahora bien, aunque los datos no son todavía claros, algunos estudios parecen mostrar que los niños con plagiocefalia grave podrían tener un peor desarrollo psicomotor que los niños que no la tienen, o que aquellos que la padecen de un modo leve. Los últimos que he leído al respecto hablan también de una posible maloclusión en la mordida, así como de una posible alteración del equilibrio en niños de entre 3 y 5 años.

Con esto quiero decir que tanto si es una cuestión sólo estética, como si puede suponer algo más, lo lógico es tratar de solucionar la deformidad. Hasta la fecha, quitando la cirugía, que sería siempre la última solución, la mejor opción son los mencionados cascos, y mejor si no es muy tarde.

Un estudio realizado en el 2015 comparó la efectividad del tratamiento conservador (todas las medidas que hemos comentado arriba -cojín, controlar la postura, evitar que pase mucho tiempo tumbado, etc.-) con la efectividad de un casco ortopédico en los casos de plagiocefalia grave.

Vieron que con el tratamiento conservador se corregía de manera aceptable el 77,1% de los casos, mientras que con el casco se solucionaba completamente el 94,4 por ciento.

Además, en los casos en que el tratamiento conservador no había sido efectivo, el 96,1% de los que llevaron casco se solucionaron también.

Es decir, parece claro que el tratamiento conservador puede ser útil, pero mucho más claro que el mejor tratamiento en caso de plagiocefalia grave es utilizar la ortopedia.

En este sentido, cuanto más tarde se empiece, peor es la tasa de resolución porque más rígidas empiezan a ser las articulaciones y más unidos están los huesos.

Por eso se recomienda empezar pronto (a partir de los 5-6 meses) en vez de esperar a los 12-13 meses en adelante, como se hace muchas veces.

Pero esto es solo un ideal que no siempre puede cumplirse (no olvidemos que es un tratamiento que no está subvencionado por la seguridad social), de modo que cada niño debe ser evaluado de manera individual para establecer las posibles soluciones y hacer un seguimiento si se considera que se puede esperar. Y es que no es lo mismo un bebé con plagiocefalia grave que sí acepta medidas posturales correctoras, que uno que no lo hace y acaba siempre con la cabeza posicionada del peor modo posible. En este caso la mejoría será muy poca, o nula.

Fotos | iStock, TechnologyinMotion, Wikipedia, Infocefalia, London Orthotics
En Bebés y más | Aumentan los casos de bebés con plagiocefalia (cabeza plana), Cómo prevenir la plagiocefalia (deformidad de la cabeza del bebé), ¿Es recomendable el casco ortopédico en niños con plagiocefalia leve o moderada?

Источник: https://www.bebesymas.com/salud-infantil/plagiocefalia-como-prevenir-la-cada-vez-mas-frecuente-deformidad-de-cabeza-de-los-bebes

Los Mejores consejos para prevenir y corregir la Plagiocefalia infantil

¿Cómo evitar la plagiocefalia postural?

Por plagiocefalia o como comúnmente se le conoce: ‘síndrome de la cabeza plana’, nos referimos a un síndrome bastante común en bebés menores de 6 meses, que implica una deformación craneal que que consiste en el desarrollo de una zona de la cabeza de manera plana o asimétrica.

Fases de cambio de la forma de la cabeza de un bebé

Según indica el famoso Pediatra Jesús Garrido de ‘Mi Pediatra Online’, son muchos los cambios que el bebé sufre en la forma que va a tener su cabecita hasta los 3 años. Pudiéndose identificar 3 fases claras donde este cambio se hace bastante notable.

  • La primera de ellas se produce durante los primeros días de vida: En esta fase, los bebés que nacen a través de parto natural, necesitan amoldar su cráneo para pasar a través del canal de parto. Para ello, los huesos de su cráneo están perfectamente preparados para colocarse uno sobre otro de tal manera que el diámetro de la cabeza se reduzca hasta que finalmente se produce el nacimiento. Las deformaciones provocadas por esta causa, suelen desaparecer a lo largo de los primeros días de vida. Si esto no se produce, conviene hablar con un especialista, ya que el bebé puede presentar esta alteración.
  • Otro cambio importante se produce durante los primeros 5 meses de vida. En esta etapa, la escasa movilidad del bebé, hace que permanezca durante mucho tiempo tumbado en la misma posición y debido a que los huesos de su cabeza son aún muy blandos, pueden adoptar formas planas. En este caso, se conoce con el término de ‘plagiocefalia posicional’ y según un reciente estudio realizado en Canadá, lo sufren hasta un 46,6% de los bebés. El motivo de su continuo crecimiento durante los últimos años, se debe a la recomendación de pediatras y matronas de que los bebés duerman boca arriba para prevenir el síndrome de la Muerte Súbita en Lactantes (SMSL). Este cambio de postura al dormir es cierto que reduce hasta en un 50% el riesgo de sufrir el SMSL, pero como efecto colateral hace que cada año, el número de bebés que sufre plagiocefalia posicional aumente.
  • A partir de los 5 meses de vida, la cabeza del bebé comienza a redondearse, sus fontanelas van cerrándose y la forma de su cabeza va tomando una forma que terminará por convertirse en la forma definitiva entre los 2 y 3 años de vida según los niños.

Cambio de postura al dormir

Esta técnica consiste en evitar que el bebé recién nacido pase todo el tiempo durmiendo estrictamente en la postura boca-arriba. Para ello, el papá o la mamá, deberá alternar esta postura con dormir de lado cambiando de lado cada vez. Lo recomendable es que pase un tercio aproximadamente del tiempo que permanece durmiendo en cada una de estas tres posturas.

El uso de un colchón adecuado

La mayor parte de los pediatras y neonatólogos recomiendan que el colchón más adecuado para los recién nacidos y bebés,  es uno con firmeza alta, que a la vez sea adaptable en la zona de la cabeza para prevenir la plagiocefalia y que además no provoquen un efecto máscara en caso de que el bebé consiga darse la vuelta, que les impida respirar libremente. En Colchón Exprés nos preocupamos porque todos los miembros de la familia descansen sobre el mejor colchón para cada uno. Por ello en nuestra categoría de colchones para cuna, encontrarás colchones de la mejor calidad del mercado, 100% seguros para el descanso de tus pequeños. Entra en nuestra web o ven a alguna de nuestras tiendas y descúbrelo.

Practicar el ‘Tummy time’

Este ejercicio de poner al bebé sobre su tripita, boca abajo, cuando esté despierto, puede empezar a practicarse desde los primeros días de vida, durante unos pocos minutos, hasta realizar sesiones de 40 minutos cuando ya tiene 4 meses.

 Lo único que tienes que hacer para poner en práctica el ‘tummy time’ es poner al bebé boca abajo, (Importante: SÓLO CUANDO ESTÉ DESPIERTO’), sobre el suelo, una alfombra o mantita de juegos, con juguetes adaptados para su edad al rededor, que le motiven a jugar.

De esta forma no sólo ayudaremos a prevenir la plagiocefalia posicional sino que además estaremos contribuyendo a que el bebé fortalezca los músculos del cuello y de la espalda, así como a una mayor estimulación para un mejor desarrollo de su aparato locomotor.

El uso de un cojín o almohada con orificio central

El uso de estas almohadas especializadas para bebés, no sólo previenen la plagiocefalia, sino que ayudan a corregirla hasta los 18 meses de edad. En Colchón Exprés nos gusta especialmente la Almohada preventiva y correctora de la Plagiocefalia Träumeland Carefor.

La única almohada correctora de la plagiocefalia del mercado, que dispone de dos cámaras superiores, cuya presión puede ser modificada por los padre del bebé o bien por el pediatra o especialista que esté vigilando la evolución de su plagiocefalia , para adaptarla exactamente a las necesidades específicas del bebé.

Ejercicios de estiramiento específicos

En algunos casos, la plagiocefalia posicional puede deberse a que el bebé tenga alguna contractura en el cuello o tortícolis postural, que impida que mueva bien la cabeza de un lado a otro, haciendo que se acomode en un abanico reducido de posturas que contribuyan a algún tipo de aplanamiento de su cabeza.

Estas contracturas se producen en algunos casos cuando el bebé se encaja en el suelo pélvico de la madre, antes de nacer o incluso cuando el bebé ya se mueve el sólo, pero posturas demasiado verticales hacen que tenga que no tenga fuerza suficiente en el cuello para sujetar su cabecita y esta se vaya hacia uno de los lados.

Existen muchos tipos de ejercicios que podrás hacer con tu bebé para corregir las tortícolis posturales. Habla con tu pediatra o con tu fisioterapeuta infantil para ver cuáles son los más recomendados para el tipo de contractura de tu hijo, así como los más adecuados para su edad y verás como en muy poco tiempo, este problemilla desaparece.

Como recomendación desde Colchón Exprés te aconsejamos que siempre que notes algo en tu bebé que te preocupe, hables con su pediatra o especialista, ya que ellos son los que mejor pueden aconsejarte sobre lo que más le conviene a tu pequeñ@.

Источник: https://www.colchonexpres.com/blog/como-prevenir-la-plagiocefalia-colchon-expres-te-da-la-respuesta

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: