¿Cómo ir fomentando la independencia en un bebé?

Cómo fomentar la autonomía en bebés y niños pequeños

¿Cómo ir fomentando la independencia en un bebé?

Cerremos los ojos por un instante e intentemos proyectar una imagen mental de cómo nos gustaría que fuesen nuestros hijos e hijas el día de mañana. Seguramente la mayoría de nosotros nos los imaginamos felices, libres, seguros de sí mismos, capaces…

Nuestros peques no van a convertirse de un día para otro en los adultos capacitados que deseamos que sean el día de mañana. Por eso es tan importante educar en autonomía desde que son bebés.

La autonomía en bebés y niños pequeños

Es importante educar en autonomía a nuestros hijos e hijas desde los primeros 3 años de vida. Se debe hacer siempre con cariño y con respeto, de forma serena y paciente, partiendo de la base de que, aunque ahora sean muy pequeños, ya son seres humanos capaces (de diferentes cosas según su etapa vital).

Durante los primeros años de vida, la autonomía se inculca prestando especial atención al sueño, el movimiento y juego libre, a la alimentación y el control de esfínteres. 

Ayudar a nuestros hijos en estos hitos clave de su desarrollo nos ayudará a criar bebés sanos y felices, que se convertirán en adultos maduros y responsables.

Como beneficio colateral, entender bien cuáles son las necesidades de nuestros pequeños en cada fase de este periodo nos ahorrará muchas rabietas, ya que sus demandas estarán siendo atendidas y satisfechas debidamente.

El sueño del bebé

Respecto al sueño, por más que nos convenga, todavía no se ha inventado una fórmula mágica capaz de hacer dormir a un bebé más tiempo y en los momentos que más nos interesen a los padres y madres.

Tan difícil y contraproducente puede ser obligar a un bebé a dormir cuando no tiene sueño, como intentar que siga despierto si se cae redondo de cansancio. En este sentido, debemos confiar en la sabia naturaleza. Cada bebé es único y diferente.

Por otra parte, uno de los temas más controvertidos en esta fase suele ser el que respecta al colecho.

Elegir colechar o no con nuestro bebé es una decisión muy personal que concierne exclusivamente a cada familia, pero tal vez nos convenga informarnos bien acerca del colecho y las premisas falsas que sobre él se suelen hacer, en base a prejuicios sin fundamento científico. Por ejemplo: dormir con nuestro bebé no le resta autonomía personal. 

Hay bebés que se quedan muy tranquilos en sus cunas y otros con los que no hay manera, los hay que duermen varias horas seguidas y otros que se despiertan cada dos por tres. Por lo general, a los bebés les tranquiliza el contacto con sus padres y tienden a descansar más y mejor. Además, el colecho favorece la lactancia materna.

Es una fase infantil como cualquier otra y cada vez más estudios demuestran que el bebé que se siente acompañado y protegido por sus padres, desarrolla más adelante una sana autoestima. Todo lo cual favorece la formación de una personalidad segura, un factor clave en el desarrollo de la autonomía personal. 

La alimentación del bebé

Otro mito muy común es que los bebés lactantes son más dependientes de sus madres. Dar el biberón a un bebé no le convierte en más autónomo, independiente, maduro o capaz. El biberón podría dar mayor libertad a las madres, no a sus bebés.

En cambio, entre los múltiples beneficios de la lactancia materna, está el de favorecer el vínculo y la confianza de los bebés con sus madres. Una buena base para desarrollar su independencia y autonomía personal adelante, en el momento apropiado.

Por otra parte (y por propia definición), la alimentación complementaria guiada por el bebé (Baby-Led Weaning o BLW) es el método de introducción de alimentos complementarios (a partir de los 6 meses de edad) que más favorece la autonomía de los pequeños. Sin olvidar que en esta etapa, la lactancia materna aún juega un papel protagonista.

Aprende las pautas para hacer BLW con tu bebé de forma segura con el Seminario Online «Alimentación complementaria y Baby-led Weaning»

Entre los recelos comunes a este método que suelen sentir las familias está el temor al atragantamiento, pero este riesgo existe incluso con purés y comida triturada, y podemos reducirlo al máximo sabiendo qué alimentos ofrecerle al bebé, en qué momento, de qué forma y en qué tamaño.

Movimiento libre

Muchas pedagogías alternativas respetuosas con la infancia (como Pikler o Montessori) defienden que el movimiento libre es un factor determinante para el crecimiento del bebé y evita problemas de desarrollo y aprendizaje. Pero ¿en qué consiste exactamente?

Pues consiste en que el bebé sea quien decida cuándo está preparado para descubrir por sí mismo los diferentes movimientos, y aprenda a controlar y dirigir su propio cuerpo, ganando así autonomía.

Para ello es importante que aprendamos a respetar el ritmo de desarrollo de cada niño y cada niña. Lo que implica, por una parte, no forzarles a gatear o caminar antes de tiempo y, por otra, no retenerles en contra de su voluntad.

Nuestro papel como adultos es el de observadores y acompañantes. Nuestra función es apoyarles y prestarles ayuda solo si realmente la necesitan.

Así podemos estar tranquilos de que ninguna postura le perjudica y que no limitamos su capacidad de movimiento y su curiosidad innata.

Las posturas no naturales y forzadas fomentan su dependencia y frenan su desarrollo.

También es importante no coartar, impedir, ni «corregir» los movimientos. Por ejemplo: si un niño prefiere reptar o rodar a gatear, no hay nada malo en ello. Los adultos debemos facilitar los movimientos, no provocarlos.

Por eso es importante evitar métodos como el taca-taca o darles las manos para caminar.

En cambio, debemos asegurarnos un espacio seguro y despejado, en el que pueda moverse a sus anchas sin peligro, como el que nos ofrece el ambiente preparado Montessori.

El juego libre

Jugar es la actividad más importante durante la primera infancia. A través del juego, los niños y las niñas aprenden cómo es y cómo funciona el mundo que les rodea y les ayuda a conocerse a sí mismos. En este contexto, el juego libre es el que más favorece el desarrollo y aprendizaje.

El juego libre es todo lo contrario al juego estructurado (con reglas) o juego dirigido (con pautas marcadas por un adulto). El propio peque es quien decide cómo, con qué y con quién quiere jugar, establece sus propias reglas, elige los materiales y decide la duración y el final del juego.

Jugar es aprender, por eso es esencial entender la importancia del juego libre para el desarrollo. Es totalmente espontáneo y en él los peques solo se guían por su propio cuerpo, manipulan objetos, obedecen a su propio instinto y a su curiosidad innata.

Esto no quiere decir que deban jugar siempre solos, ni mucho menos. La compañía de los padres en el juego, sin agobios y dejándoles a su ritmo, les proporciona un apoyo emocional fundamental para su desarrollo.

Control de esfínteres

El control de esfínteres no está asociado a la enseñanza familiar o escolar, sino que es un hito evolutivo, que depende del proceso madurativo de cada niño y cada niña.

Obligarles a dejar el pañal antes de tiempo puede resultar tan contraproducente como no apoyar y demostrar nuestra confianza cuando deciden que ha llegado el momento y no quieren, por ejemplo, ponérselo para dormir o para salir a la calle.

Por eso es importante que las familias no cedamos ante la presión social y, en lugar de luchar contra la naturaleza de nuestros hijos, lo hagamos para conseguir que el sistema respete su infancia y sus procesos madurativos.

Aprender a identificar las señales de que ha llegado el momento de la retirada del pañal y saber cómo acompañar de forma respetuosa en esta importante etapa, es vital para no alterar su proceso evolutivo y perjudicar su autoestima.

Revisado por:

  • Pecas y lunares en bebés y niñosLas pecas y lunares en bebés y niños es un tema que en algún momento pasa por nuestra cabeza. Nuestros lunares son únicos. Nadie tiene el mismo número de lunares ni los tiene en los…
  • El botiquín infantil de viajeSalir de viaje con un niño pequeño supone un enorme reto a la hora de hacer las maletas. Parece increíble la cantidad de cosas que tenemos que llevar, y de entre todas ellas hay una…

Источник: https://www.criarconsentidocomun.com/como-fomentar-la-autonomia-en-bebes/

Cómo desarrollar la autonomía infantil y criar hijos responsables

¿Cómo ir fomentando la independencia en un bebé?

Muchas de las preguntas que nos hacéis habitualmente a través de lo. comentarios os las redes sociales tiene que ver con la autonomía personal en los niños y niñas. Hoy nos proponemos responder a todas esas cuestiones de autonomía infantil y cómo criar niños responsables.

Vamos a tratar de responder a todas vuestras preguntas y para empezar vamos a definir qué es la autonomía en niños

¿Qué es la autonomía infantil?

Qué es autonomía: La autonomía infantil o en general la autonomía personal de cualquier persona, implica la capacidad de hacer las cosas por sí mismo, por propia iniciativa, sin necesidad de que otra persona esté continuamente ayudando a realizar determinadas acciones.

Por ejemplo: Atarse los cordones, ordenar su cuarto, realizar las tareas escolares, el aseo personal, etc

Si queremos que nuestros hijos sean autónomos tenemos que enseñarlos a ser responsables, pero ¿Qué es ser responsable? La responsabilidad es una actitud, una forma de acción que les llevará a la consecución de sus metas.

Es un error  pensar que los niños  no  pueden ser  responsables,  sí  pueden  serlo. Poco a  poco han de  ir ocupándose de cosas que sí pueden hacer y de este modo aprenden a ser autónomos.

Normalmente tendemos a proteger a nuestros niños, incluso caemos en la sobreprotección, es cierto que necesitan un adulto que les ayude a organizarse, pero han de ir asumiendo responsabilidades poco a poco; no debemos obsesionarnos, confiar en sus capacidades y dejarles solos, siempre supervisando.

Beneficios del desarrollo de la autonomía personal en niños

Hay 8 beneficios importantes que debemos conocer y que sin lugar a dudas nos hará desarrollar la autonomía infantil, son los siguientes

  • Mejora la autoestima y la seguridad en sí mismo. La capacidad de hacer las cosas por uno mismo, es fundamental para vencer inseguridades y para cuidar la autoestima.
  • Favorece su capacidad de concentración, al ver que esto es responsabilidad suya.
  • Les ayuda a pensar, no les viene todo pensado de fuera.
  • Desarrollan su fuerza de voluntad y su capacidad de esfuerzo, imprescindible para lograr sus metas.
  • Fomentan su autodisciplina y control interno.
  • Favorece su madurez y su desarrollo.
  • Les hace dueños de sus actos y de sí mismos, les hace libres.
  • Fomentamos el aprendizaje de las normas y la comprensión de las mismas
[click_to_tweet tweet=»8 beneficios fundamentales para desarrollar la autonomia infantil» quote=»8 beneficios fundamentales para desarrollar la autonomía infantil»]

Autonomia infantil por edades

Cómo debemos fomentar la autonomía personal en los niños según las edades, es decir que les podemos dejar hacer solos en los ámbitos de higiene personal, alimentación y descanso. Hemos creado una pequeña tabla para que podáis realizar actividades de autonomía infantil según las edades de vuestros hijos.

Higiene. Autonomía personal y salud infantil

Entre los 2 y 4 años: Puede utilizar el orinal, lavarse las manos y secárselas, pedir ayuda cuando tiene la nariz sucia, usar la papelera, controlar esfínteres, pedir que le cambien cuando está manchado, aprender cuando está limpio y sucio,

Entre los 3 y 6 años: Limpiarse después de ir al baño, enjabonarse, enjuagarse y secarse, sonarse la nariz, cepillarse los dientes, taparse la boca al toser, dejar limpios los espacios de aseo, mantener limpios los espacios que se usan.

Alimentación. Autonomía del niño a la hora de comer

Entre los 2  y 4 años: Comer solo con cuchara y con las manos. Pedir que le limpien cuando se manche la boca, beber agua solo,

Entre los 3 y 6 años: usar cuchillo y tenedor, limpiarse solo, ayudar a recoger los platos y a colocar la mesa.

Descanso: Autonomía personal en el descanso

Entre los 2 y 4 años:buscar símbolos para conciliar el sueño, dormir solo, despertar sin llorar, despedirse antes del sueño, ayudar a quitarse la ropa para dormir,

Entre los 3 y 6 años: entrar solo en la cama, estirar las sábanas, respetar el descanso de todos, aprender a arreglarse después del sueño, vestirse y desvestirse para dormir o despertar.

Tabla de autonomía infantil según las edades[click_to_tweet tweet=»Tabla de actividades autonomas que puede realizar nuestro hijo según su edad» quote=»Tabla de actividades autónomas que puede realizar un niño según la edad»]

➡➤Ya conocemos qué es la autonomía personal, qué beneficios reporta en los niños y que actividades de autonomía según las edades podemos realizar con nuestros hijos, ahora vamos a conocer los mejores consejos para criar un niño autónomo y responsable

10 Consejos para ayudar a un niño a ser Autónomo y Responsable

  1. Dá poco a poco responsabilidades adecuadas para su edad (vestirse, recoger su cuarto, colaborar en tareas de la casa, ocuparse y organizar sus tareas escolares)
  2. Involúcrale en la planificación y elaboración de tareas en los eventos familiares (fiestas, paseos, salidas, compra, etc.

    )

  3. Establece horarios y rutinas así como reglas. Han de ser concisos, claros y consensuados.
  4. Confía en sus capacidades y déjale solo, aunque supervisa. Si le transmites que crees que es capaz, el niño lo creerá.

  5. Apórtale seguridad en sí mismo dejándole que se ocupe solo de hacer determinadas tareas.
  6. Deja que se equivoquen,  y habla con él, de lo que ha pasado y de cómo evitarlo. Haz que aprenda de sus equivocaciones.
  7. Estimula los logros con comentarios positivos.

    Deja los regalos para ocasiones especiales, no le    motives con ellos, ha de aprender la importancia de ser responsable, por los beneficios que le aporta no porque vaya a recibir un regalo.

  8. Déjale que haga las cosas solo, que sea autónomo y que tome sus decisiones. Supervísale pero desde la distancia.

  9. Enséñale a tomar decisiones, muéstrale cómo analizar y reflexionar las diferentes opciones.
  10. Explícale que cada acción tiene sus consecuencias. Tanto positivas como negativas, y que por lo tanto el mismo es el responsable de sus actos.
[click_to_tweet tweet=»10 Consejos para ayudar a tu hijo a ser Autonomo y Responsable» quote=»10 Consejos para ayudar a un niño a ser Autónomo y Responsable»]

Vídeo autonomía en niños

Finalmente y gracias a nuestro blog hermano www.educayaprende.com os dejamos un simpático cuento que trata sobre la autonomía infantil y que podéis leer en clase o en casa antes de tratar estos temas con nuestros niños.

El hada dormida

En el bosque de las nubes azules, donde los árboles crecen muy muy altos, donde todo lo que ocurre es magia. En ese bosque, dentro de una cueva, en una botella, había un hada dormida. Era una de las hadas del bosque, conocida por todos con el nombre de Lluvilia.

Lluvilia, era el hada de la lluvia de colores, que aparecía con las primeras flores del año. Llevaba un vestido de pétalos azules y tenía alas de mariposa de color verde. Lluvilia era un hada buena, de esas que ayudan a la gente y hacen cosas importantes. Pero no podía hacer todo esto porque estaba dormida en una botella, dentro de una cueva del bosque.

Cuentan los habitantes del bosque de las nubes azules, que hace mucho tiempo Lluvilia, en lugar de hacer las cosas importantes que debía hacer, se quedó dormida sobre los pétalos de una flor. La reina de las hadas se enfado mucho con ella, tanto que realizó uno de sus encantamientos y la dejó dormida en una botella, dentro de una cueva.

Cuando las primeras flores aparecieron y Lluvilia tendría que salir con su lluvia de colores, el hada dormida despertó de su sueño. Se encontró en una botella, sin poder salir, dentro de una cueva. Todo a su alrededor era oscuridad, y sus alas no podían extenderse para volar porque estaba en una botella.

Lluvilia, se sintió triste y vacía, quería hacer cosas importantes, ayudar a las personas, llenar el bosque de las nubes azules de su lluvia de colores. Pero no podía hacer estas cosas porque estaba dentro de una botella en una oscura cueva.

Lluvilia, no recordaba porque estaba allí, ni cuánto tiempo había permanecido dormida. Comenzó a llorar. De sus ojos salían lágrimas que al igual que su lluvia, eran de colores. Lloró y lloró, tantas lagrimas de colores salieron de sus ojos, que poco a poco la botella se llenó de un líquido multicolor. Un arco iris de agua sobre el que la pequeña hada flotaba.

De repente se golpeó en la cabeza, estaba tan ensimismada llorando, que no se había dado cuenta de que sus lágrimas habían llenado la botella y de que ella estaba flotando sobre el arco iris de agua, golpeando el tapón de la botella con su cabeza.

Y entonces casi sin pensarlo, levantó las manos, y con todas sus fuerzas golpeó el tapón de la botella. Tuvo que hacer esto varias veces y finalmente, tras varios fuertes golpes, el tapón se desprendió, volando por la cueva.

Con la botella abierta, ya podía salir.

Sintió un poco de miedo, ya que la cueva estaba oscura, pero Lluvilia, era un hada buena y quería hacer cosas importantes y ayudar a las personas, tenía que salir de la botella y salir de la cueva.

Se lleno de fuerza y de valor, la fuerza y el valor de la lluvia de colores y salió de la botella. Una vez fuera todo estaba oscuro, pero ahora podía extender sus alas y volar.

Agitó sus alas con energía y voló hasta que salió de la cueva. Entonces pudo ver la luz, las nubes azules del bosque y las primeras flores del año.

Había conseguido salir de la botella y de la cueva y estaba contenta. La reina de las hadas, se acerco a ella y le dijo:

-Tenías que aprender que solo tú tienes que querer hacer las cosas. Si quieres hacerlas, puedes hacerlo. El encantamiento se rompía cuando tú te dieras cuenta y lo hiciste en el momento adecuado.

Si te duermes, da igual que estés en una botella, en una cueva o en una flor, no podrás hacer cosas importantes ni ayudar a la gente. Y te sentirás igual de triste y vacía que cuando estabas dentro de la botella en la cueva.

La única manera de que lo aprendieras era dándote cuenta tu misma.

Lluvilia, el hada de la lluvia de colores, supo entonces que si ella quería, podía hacer todo lo que soñaba. Que solo tenía que querer y esforzarse, se había sentido triste cuando despertó, pero había aprendido que con su esfuerzo,  era capaz salir de una botella, aunque estuviera dentro de una cueva.

FíN

Trabajamos con el cuento: Autonomía y Responsabilidad

Ayudaremos a los niños y niñas a aprender que sus actos tienen consecuencias, como el hada que se quedo dormida y de esta forma contribuimos al desarrollo de su autonomía personal y responsabilidad.

 Por otro lado les enseñaremos también que con esfuerzo se puede salir de las dificultades, que ellos mismos tienen el poder para hacerlo, desarrollando de esta manera su capacidad de esfuerzo.

También podemos trabajar la tristeza y las metas personales.

Actividades de comprensión lectora: El Hada dormida

  1. ¿Por qué estaba el hada en una cueva dentro de una botella?
  2. ¿Cómo se sintió al despertar? ¿Por qué crees que se sintió así?
  3. ¿Cómo consiguió salir de la botella?
  4. ¿Sintió miedo al salir de la botella?
  5. ¿Qué hizo para salir de la cueva?
  6. ¿Cómo se sintió cuando estaba fuera?
  7. ¿Cómo se hubiera sentido, si no se hubiera esforzado por salir?
  8. ¿Qué es lo que quería hacer el hada? ¿cómo se sentía al no poder hacerlo?
  9. Piensa alguna ocasión en la que hayas sentido que no puedes hacer algo que quieres porque encontraste dificultades
    1. ¿Qué hiciste?
    2. ¿Te esforzarte?
    3. ¿Cómo te sentiste?
    4. ¿Superaste las dificultades?

© 2019 ▷ Educapeques ➡➤ [  Autonomía Infantil ➡➤10 consejos para fomentar la autonomía personal en niñosEscuela de padres

Источник: https://www.educapeques.com/escuela-de-padres/autonomia-personal.html

5 juegos para que el niño gane en autonomía

¿Cómo ir fomentando la independencia en un bebé?

El objetivo de la pedagogía Montessori es formar a un niño sociable, solidario, autónomo, motivado y feliz. El método otorga mucha importancia a la etapa preescolar y muy concretamente a los 2 a 3 años.

Las actividades que siguen están pensadas para que el niño aprenda a cuidar de si mismo.

Le harán sentirse competente y seguro de sí mismo, desarrollarán sus sentidos y le prepararán para aprendizajes más complejos como la lecto-escritura.

Estos juegos se inspiran en las tareas que el niño necesita realizar en su vida diaria. Enséñale los gestos en secuencias claras y a su ritmo –o sea lentamente-. Es más importante que se fije en tus manos que en tus explicaciones que serán escuetas pero claras. Nombra las cosas por su nombre y con precisión.

En un entorno Montessori, los muebles y materiales están diseñados para el tamaño del niño preescolar y fabricados en una madera claro y ligera. Están pensados para responder a sus necesidades profundas. Inspírate en ellos para conformar el de casa.

1. Transportar agua con una esponja

Material: una bandeja, dos tazas de plástico, una esponja, un cubo con asa, una toalla pequeña, agua.

Objetivo: repetir una secuencia de gestos, concentrarse en una tarea, adquirir precisión en el manejo de las manos, ganar confianza en uno mismo.

Como proceder:

–       El niño coloca las 2 tazas con la esponja en una bandeja y la lleva a la mesa. A continuación, coge el cubo con agua y lo sitúa a la derecha de su silla.

–       Llena una de las dos tazas con agua y colócala en la bandeja, a la izquierda de la otra.

–       Siéntate a su lado y dile que extienda la toalla a su derecha.

–       Enseña al pequeño con gestos secuenciados y lentos cómo hundir la esponja en la taza para que se llene de agua. Se levanta con las dos manos y se espera que deje de gotear para transportarla encima de la segunda taza. Entonces, se aprieta suavemente entre las dos manos para que el agua que está en su interior caiga en la taza, sin salpicar.

–       Deja que el niño repita tus mismos movimientos hasta que la taza quede vacía, evitando verter agua fuera de las tazas.

–       Una vez la finalizada la operación, el niño se seca las manos y observa las dos tazas.

–       Se repite el trasvaso de agua pero de derecha a izquierda. Terminada la tarea, invita al niño a vaciar la taza en el cubo, secarlas y colocar la bandeja en su sitio.

–       Repite el juego siempre que el niño lo desee.

2. Verter con una jarra

Material: una bandeja pequeña, dos jarras idénticas, una de ellas con arroz. Más adelante, se repetirá este juego con sémola y luego con agua.

Objetivo: verter algo de un recipiente a otro requiere coordinación y precisión en los gestos además de la concentración necesaria para llegar hasta el final de la tarea.

Cómo proceder:

–       Coloca las dos jarras en una bandeja. Una de ellas está llena de arroz.

–       Siéntate al lado del niño y vierte el arroz en la otra jarra explicando con palabras cada uno de tus gestos: levanto la jarra, la llevo hasta la boca de la segunda jarra, levanto el codo para que caiga despacio el arroz…

–       Deposita la jarra y usa la mano izquierda para hacer el mismo ejercicio.

–       Ahora , deja que el niño repita tus gestos, primero con una mano y luego con la otra.

–       Si algunos granos de arroz caen en la bandeja, quita las jarras, recupera los granos y colócalos en la jarra correspondiente nuevamente situada en la bandeja.

–        Repetir este juego siempre que al niño le apetezca. Cuando tenga la destreza para verter arroz, se puede pasar a la sémola y luego al agua. El objetivo es que el niño lo haga sin salpicar. Entonces, podrá empezar a llenar su vaso con una botellita en la mesa.

3. Doblar tejido

Material: una caja con 4 pañuelos de tela de unos 15 cm de lado sin doblar. Tienen que tener líneas bordadas con hilo de color rojo o dibujadas para marcar por dónde se tienen que doblar. Los pañuelos están colocados con el A por encima y el D en el fondo de la caja.

– Pañuelo A: una línea va desde el centro de un lateral hasta el opuesto.

– Pañuelo B: dos líneas en el centro de cada lateral se cruzan en el centro del pañuelo.

– Pañuelo C: una línea va en diagonal desde una punta a la opuesta.

– Pañuelo D: dos líneas en diagonal se cruzan en el centro del pañuelo.

Objetivo: Este juego trabaja la concentración del niño y su habilidad motora. También le prepara para identificar formas y conocimientos básicos de geometría.

Cómo proceder:

–        Comenzar por el pañuelo A que se coge de la caja y extiende delante del niño. Se lleva la punta del pañuelo hasta la punta opuesta y se repite el movimiento con la otra punta. El niño tiene que darse cuenta que el pañuelo está doblado por la línea roja y que forma otra figura, en este caso un rectángulo.

–        Se desdobla y el niño repite nuestro gesto. Una vez que sepa hacer coincidir la raya con la doblez, se pasa al siguiente.

–        Se procede de la misma manera para cada uno de los pañuelos llevando cada esquina en su lugar con gesto lentos y precisos. Para el pañuelo D, se gira la tela doblada para que la base del triángulo esté en la parte inferior y se lleva la punta opuesta hasta su lugar.

–        Se guardan los pañuelos en la caja.

–        Repetir el juego siempre que el niño muestre interés por la actividad.

4. Recortar papel

Material: se necesitan un recipiente, unas tijeras de puntas redondeadas y tiras de papel de los siguientes tamaños:

  • tira A de 1,5 x 15 cm con una línea roja en el centro y a lo ancho.
  • tira B de 2,5 x 15 cm con una línea roja en el centro y a lo ancho.
  • tira C de 4 x 15 cm con una línea roja a lo largo.
  • tira D de 3 x 15 cm con una línea curva a lo largo.
  • una hoja cuadrada con formas geométricas.

Objetivo: el niño aprende a usar tijeras de forma controlada, siguiendo una línea. Es un buen ejercicio para la lecto-escritura.

Cómo proceder:

–        Coger la tira A y enseñar al niño a cortar por la línea roja dejando caer el papel en el recipiente. La tira se corta con un solo tijeretazo. Aun así es un gesto difícil para un niño pequeño.

Cuando supere este nivel, se pasa al siguiente. La tira B necesita dos tejeretazos y la tira C algunos más. Si el niño se cansa, se le anima a recoger el material y guardarlo para proseguir en otro momento.

5. Abrochar botones

Material: un marco de madera con 2 trozos de tela y varios botones con sus ojales. Si no dispones de este material, coge una chaqueta de punto con botones grandes y fáciles de meter en sus ojales.

Objetivo: desarrollar la motricidad fina del niño y enseñarle a vestirse.

Cómo proceder:

–       Enseña al niño a desabrochar los botones, despacio, describiéndole los gestos un botón tras otro. Vuelve a abrocharlos y coloca la prenda delante del niño

–       Invítale a desabrochar cada botón y luego a abrocharlos. Si le notas cansado, indícale que vais a guardar la prenda para otro día.

–       Procura repetir este juego hasta que el niño sepa abrochar sus propios botones.

Victoria Gómez

Источник: https://www.guiadelnino.com/educacion/el-nino-de-2-a-3-anos/5-juegos-para-que-el-nino-gane-en-autonomia

¿Cómo fomentar la independencia de los hijos?

¿Cómo ir fomentando la independencia en un bebé?
Por Ainhoa Uribe.

La maternidad y paternidad consiste en conseguir que un ser que nace absolutamente dependiente e indefenso se convierta en un adulto independiente, sano y estable emocionalmente.

Todo lo que tratamos de inculcar a nuestros hijos desde que son bebés tiene un único objetivo: conseguir que aprendan a comer por si solos, a vestirse, a cuidarse, que estudien para conseguir un trabajo que les permita ser económicamente autónomos. Y, sin embargo, todos esos cuidados que les propiciamos se pueden volver en nuestra contra si en algún momento se vuelven excesivos.

Existe una delgada línea que separa el cuidado de la sobreprotección y tenemos que aprender a distinguirla.

Es lo que llamamos sobreprotección. Y sus consecuencias son igual de nefastas para el crecimiento del niño como las del abandono o la negligencia.

Cuando los padres nos volvemos hiper controladores de la conducta de nuestros pequeños y queremos protegerlos a toda costa, también les cerramos oportunidades de aprendizaje y bloqueamos su tendencia natural a la investigación y la autonomía personal.

¿Cuándo empezar a dejar que nuestro niño sea independiente?

Su autonomía se puede cultivar desde los primeros meses. Hay que tener en cuenta que el primer desarrollo del niño, antes que a nivel cognitivo, pasa por lo motor. Así que en un primer momento, hay que facilitar que el bebé sea lo más autónomo posible a nivel motor y que así desarrolle sus habilidades psicomotrices.

Esto significa dejar la mayor libertad posible de movimientos al pequeño. Para ello es importante que el bebé se familiarice a estar en una superficie plana y acolchada que le permita moverse sin riesgos: la cama para un primer momento y el suelo (sobre una colchoneta) una vez que ha aprendido a ponerse bocabajo.

Habría que olvidar todos aquellos artilugios que impiden su libertad: parques, taca taca, sillitas, hamacas o usarlas de manera muy esporádica. Dejarle libre no significa dejarlo solo ni ignorar sus necesidades.

Si el niño llora y pide que lo llevemos en brazos, habrá que facilitarle lo que precisa en la medida de las posibilidades para evitar que se sienta inseguro. Cuanto más seguro se siente el bebé mayor serán sus conductas de exploración.

Y más a gusto se sentirá de explorar su entorno de una manera autónoma.

Un ejemplo recurrente es el momento en que los niños empiezan a caminar. Muchos padres acaban con dolor en la espalda de estar todo el día agachados para ofrecerles la mano a su pequeño cuando es mucho más útil dejar que sea él quien se aprenda a desplazarse manera autónoma. No es necesario ofrecerle una mano para caminar. Sólo cuando él la pida es cuando debemos tenderla.

¿Cómo fomentar su independencia sin desprotegerlos?

Los padres no estamos tanto para proponer constantemente juegos sino para supervisar que el pequeño se enfrente a retos alcanzables. Muchas veces lo observamos y vemos que trata de hacer algo que no puede.

Una y otra vez lo repite pero no consigue alcanzar aquello que busca. Y, llevados por nuestra propia angustia al ver que no lo logran, hacemos por ellos aquello que intentan sin éxito.

Aquí sentamos las bases de la sobreprotección.

Sería mucho más «rentable» para toda la familia, que les dejemos intentar una y otra vez aquello que no sale a la primera. Así trabajamos la perseverancia. Una vez que no pueden más, nos mirarán buscando apoyo o empezarán a llorar hartos de no encontrar solución.

De esta manera aprenden a expresar sus necesidades. Si nosotros lo ayudamos, sin hacer por ellos lo que ellos no pueden, sino acompañándolos en lograr su objetivo, estaremos reforzando autonomía.

Y todo unido al hecho de la autoestima positiva que se genera cuando alcanzamos el objetivo y se hacen conscientes de que han podido hacerlo por ellos mismos (o casi).

Así, pasito a paso, vamos potenciando su independencia, facilitando el autoaprendizaje y reforzando su autoestima. Al principio, de los 0 a los 2 años, se consigue mediante la libertad de movimientos.

Más adelante, se añaden la libertad de expresión a nivel oral y también su capacidad de razonar. Tenemos que dejar que se enfrenten a sus errores y puedan aprender de ellos. Pero para eso no es necesario dejarles solos ante el peligro.

Se trata de acompañarlos dando soporte y apoyo pero interviniendo lo mínimo indispensable.

Un equilibrio difícil de conseguir pero necesario para que crezca un adulto sano y estable.

Источник: http://www.aitta.es/index.php/como-fomentar-la-independencia-de-los-hijos/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: