¿Cómo mejorar la calidad de la leche materna?

¿Se puede mejorar la calidad de la leche materna?

¿Cómo mejorar la calidad de la leche materna?

La leche materna se produce a partir de los nutrientes que tenemos en nuestro organismo, por eso depende totalmente de lo que coma la madre y, para asegurar la mejor calidad, es necesario seguir una dieta equilibrada, sana y variada rica en una serie de vitaminas y minerales. 

Índice

La leche materna es el mejor alimento para el bebé en sus primeros meses de vida siempre. 
 

Consejos para una dieta sana en la lactancia

Aunque la leche materna siempre sea un buen alimento, podemos hacer que sea aún mejor y más completo si nos aseguramos de seguir una dieta sana. Así, existen muchos alimentos que benefician la salud de nuestro bebé, igual que hay otros que se deben evitar en estos meses.

Mientras estés dando el pecho, debes tener en cuenta los siguientes consejos para que tu leche tenga la mejor calidad posible y cuente con todos los nutrientes que necesita tu pequeño:

– Bebe unos dos litros de agua al día. Esto es fundamental en el periodo de lactancia. La leche es en un 85% agua en su composición, por lo que si se quiere preservar la cantidad y la calidad de la leche es importante el agua.

– Incluye alimentos ricos en zinc, mineral que puede verse comprometido en la lactancia (cereales, frutos secos, legumbre e hígado). También debes consumir suficiente yodo. Elige sal yodada y alimentos como los pescados. Y alimentos con selenio, presente en carnes y pescados.

– Es importante aumentar la cantidad de algunas vitaminas liposolubles pues su presencia en la leche depende directamente de lo que coma la madre.

Principalmente, debes asegurar el consumo de vitamina A (que se encuentra en los productos de origen animal como la leche, la yema de huevo, el hígado de pescado o los vegetales coloreados); y vitamina E (presente en aceites vegetales, aguacate, frutos secos, legumbres y pescados).

– En cuanto a las vitaminas hidrosolubles, no se acumulan en nuestro organismo sino que su exceso se elimina por la orina, por lo que debes consumir todos los días alimentos ricos en vitaminas del grupo B.

Las vitaminas B1, B2, B3 o niacina en encuentran tanto en alimentos de origen vegetal como de origen animal.

Abundan en alimentos como el hígado, los pescados, los huevos y lácteos, así como en algunos alimentos ricos en fibra como legumbres, cereales integrales y algunos vegetales.

La vitamina B9 o ácido fólico la encontramos en alimentos de hoja verde (acelgas, espinacas, escarola, etc.), frutos secos (sobre todo en avellanas), cereales integrales y frutas como la naranja y las fresas. Y, por último, la vitamina C está en cítricos y verduras como los pimientos.

Súper alimentos que debes incluir

Además de seguir una dieta basada en las recomendaciones antes indicadas, puedes incluir estos alimentos que ayudan a aumentar la calidad y cantidad de la leche materna:

1- Aceite de coco: Es beneficioso porque contiene un sinfín de nutrientes y grasa buena que ayuda a que tu leche también tenga excelente grasa para tu bebé. Debes comprarlo en crudo y sólido. El aceite de coco ya líquido no es bueno.

2- Nueces: Las nueces, consumidas con moderación, aumentan las grasas buenas de la leche.

3- Aguacate: Los aguacates son el alimento (sin contar a la leche materna) con el mejor tipo de grasa ya que tiene gran cantidad de ácido oleico, un ácido graso monoinsaturado, y también ácidos grasos omega 3 y omega 6 que son realmente beneficiosos para la salud.

4- Avena: Una sola taza de leche por la mañana ayuda a mantener una cantidad buena de leche. Entre otros muchos beneficios, tiene una gran cantidad de ácidos omega 3 y linoleicos, conocidos como “grasas buenas”. Además, la avena estimula la producción de oxitocina, la hormona que ayuda con el proceso de parto, la unión con el bebé y la producción de leche.

5- Almendras: Las almendras son una fuente no láctea de calcio y las grasas monoinsaturadas que contienen aumentan la riqueza de la leche materna. Las almendras están llenas de proteínas, fibra, vitaminas, minerales y antioxidantes, elementos importantes para la salud de la madre y del recién nacido.

6- Zanahoria: La zanahoria es rica en vitamina A, elemento importante durante el embarazo y la lactancia. Este nutriente ayuda al desarrollo saludable del feto y del recién nacido, especialmente en el desarrollo y maduración de los pulmones. Además, la zanahoria tiene un alto contenido de alfa y beta-caroteno promueven la salud del tejido mamario y la lactancia.

7- Espinacas: El consumo de espinacas es importante, al igual que otros vegetales verdes. La vitamina A que poseen asegura el desarrollo saludable del bebé, mientras que sus antioxidantes mejoran su sistema inmune.

8- Salmón: El pescado, especialmente el salmón, es un alimento que deben incluir en su dieta tanto madres embarazadas como madres lactantes.

Es una excelente fuente de proteínas y DHA (un tipo de ácido graso omega-3 fundamental para el desarrollo del sistema nervioso del bebé).

El consumo de salmón durante el embarazo mejora la calidad de leche materna durante la lactancia temprana.

9- Levadura de cerveza: Este es un complemento nutricional en polvo. Lo ideal es acompañarlo de un zumo de naranja por las mañanas. Esto ayuda a mantener un nivel de leche adecuado.

10- Espirulina: Este súperalimento rico en clorofila y aminoácidos mejora la composición de la sangre.

Alimentos y bebidas a evitar

– Comidas muy grasas

– Bebidas con alcohol ya que este pasa a la sangre y de ahí a la leche materna. Además, esto no tienen aportes nutricionales y tampoco vitaminas

– Tabaco, muy perjudicial durante la lactancia

– Bebidas excitantes (modera su consumo) o con cafeína ya que pueden pasar a la leche y no dejar que el bebé concilie el sueño y esté irritable.

– Alimentos que puedan alterar el sabor de la leche: alcachofas, coles rábanos, coles, grandes cantidades de ajo y cebolla crudos, así como especias picantes e irritantes

– Alimentos que pueden producir flatulencias en el bebé. Estas pueden ser la coliflor, el brócoli, los garbanzos, las coles, etc.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/lactancia/se-puede-mejorar-la-calidad-de-la-leche-materna-7940

¿Puede aumentar la grasa en la leche materna?

¿Cómo mejorar la calidad de la leche materna?

Imagen: Myllissa

Como si no fuera suficiente preocuparse durante todo el embarazo (¿Está bien el bebé? ¿De verdad se me permite tener dos cenas? ¿Qué pensará la gente si uso los mismos pantalones de chándal todos los días?), La preocupación no se detiene una vez que pase a la lactancia materna. En en este último caso, a menudo nos preocupa que no comamos lo suficientemente saludablemente o que no haya suficiente grasa en nuestra leche. 

Si se pregunta si puede aumentar el contenido de grasa en la leche materna, la respuesta corta es no , no puede. 

Siga leyendo para averiguar por qué y aprender más sobre lo que puede hacer, lo que aumenta el consumo de la leche materna más grasa de su bebé.

Por qué su bebé siempre gana cuando se trata de leche materna

Imagen: Liz Davenport

Las glándulas mamarias de sus senos producen su leche. Esas glándulas toman los nutrientes de su dieta y de las reservas de nutrientes de su cuerpo.

Si se está quedando corto en el departamento de nutrientes, sus glándulas usarán lo que esté disponible para producir una leche nutritiva para su bebé y dejar que usted se las arregle solo, según Healthy Children .

No es la mejor noticia para ti, pero es una noticia fantástica para tu hijo.

¿Qué significa esto? Significa que el cuerpo de la mujer es increíble (que probablemente ya lo sepas) y que la leche materna es algo mágica. Su cuerpo se asegura de que contenga exactamente lo que su bebé necesita, por lo que siempre obtiene una comida nutritiva.

¿Cambiar su dieta puede aumentar el contenido de grasa en su leche?

Existe la creencia de que cambiar su dieta es una forma de aumentar el contenido de grasa en la leche materna.

Sin embargo, según Kelly Mom , no es la cantidad de grasa en la leche lo que afecta el crecimiento de su bebé, sino más bien la cantidad de leche que consume. La investigación muestra que «lo único que se ha correlacionado con el crecimiento infantil en los bebés amamantados exclusivamente» es la ingesta de leche del bebé, no el contenido de grasa en esa leche. 

La investigación también muestra que lo que come no afecta la cantidad de grasa en la leche materna. Sí, lo leiste bien. No puede comer algo y esperar que aumente el contenido de grasa. Sin embargo, lo que puede controlar es el tipo de grasa en su leche de acuerdo con lo que come. 

Asegúrese de comer ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados, que se pueden encontrar en aceites vegetales, semillas y nueces. También querrá incluir ácidos grasos omega-3 y omega-6 en su dieta.

En términos generales, su mejor opción es comer una dieta saludable y equilibrada que incluya bayas, legumbres, verduras de hoja, carnes rojas, huevos, pescado, aguacate, yogur y queso. Esto ayudará a garantizar que su bebé reciba grasas saludables cuando amamanta. 

¿Qué impacto tienen los alimentos poco saludables en la leche materna?

¿Puedes desviarte de tu dieta perfecta al amamantar? Si. De hecho, nadie come sano todo el tiempo. ¿Tu bebé aún podrá darse un festín con leche nutritiva? Sí, porque así es como funciona el cuerpo. ¿Puedes tomar una copa de vino de vez en cuando, o una taza de café, o una dona de chocolate? Por supuesto.

¿Cómo puedo aumentar la ingesta de leche grasa de mi bebé?

Este es el verdadero asunto. No se trata de aumentar el contenido de grasa en la leche materna, sino de aumentar la ingesta de leche de su bebé en general que fomenta el crecimiento. Y si quiere asegurarse de que su bebé esté recibiendo la leche con el mayor contenido de grasa, siga leyendo para conocer algunos consejos sobre cómo hacerlo. 

Aumente la duración de la alimentación de su bebé

Cuando su bebé comienza a amamantar, primero bebe la primera leche. Esta leche es más líquida y apaga su sed.

A medida que continúa amamantando, la leche inicial da paso a la leche final, que es más cremosa, más calórica y, por lo tanto, más grasa. La regla general es: cuanto  menos leche hay en el pecho, mayor es la grasa. 

No asuma, sin embargo, que cuanto más larga sea la alimentación, más grasa será la leche. No se trata de la duración de la sesión de lactancia, se trata de qué tan vacío está el seno. Recuerde, «cuanto menos leche contenga [el pecho], mayor será la proporción de grasa en la leche «. 

Lo mejor que puede hacer para que su bebé beba la leche más grasa es dejar que vacíe el pecho. Aunque el pecho nunca está técnicamente «vacío», debería poder notar la diferencia entre un pecho lleno y un pecho «no lleno». 

Imagen: Primera leche (izquierda) y última leche (derecha)

Exprima la primera leche antes de amamantar

Si extrae la leche inicial producida por el pecho y deja la leche final para el bebé, puede estar seguro de que ella obtiene la parte más grasa de su leche. 

Dicho esto, la primera leche sigue siendo importante. Sí, está más aguado, y sí, calma la sed, pero también contiene carbohidratos y proteínas, los cuales el bebé necesita.

Y dado que el crecimiento está relacionado con la cantidad que bebe su bebé, es importante que consuma tanto la leche inicial como la final.

Según The Truth About Breastfeeding , «Los nutrientes que son importantes para la salud y el crecimiento están contenidos en ambos componentes de la leche materna».

Breastfeeding USA  también señala que la primera leche no siempre es baja en grasa. El contenido de grasa varía a lo largo del día y depende de la frecuencia con la que amamanta. 

Practica la compresión de los senos

Este es un ejercicio muy simple mediante el cual aplica presión sobre el seno mientras se extrae o amamanta. Este gran artículo sobre la maternidad nativa lo desglosa para ti, pero esencialmente esto es lo que quieres hacer.

Antes de comenzar a amamantar, ahueque su seno con el pulgar en la parte superior y los dedos debajo, formando una «C». Cuando su bebé esté mordisqueando el pecho, apriételo suavemente y sosténgalo hasta que se detenga para respirar. Cuando se detiene, detienes tú. Eso es todo al respecto. Cuando empieza a comer de nuevo, empiezas de nuevo. 

Tenga en cuenta que la compresión de los senos solo es útil si su bebé tiene un agarre adecuado. 

¿Cómo asegura esto que su bebé obtenga la leche grasosa? Bueno, ejercer presión sobre el seno puede ayudar a que la leche fluya, y la compresión del seno ayuda a que los glóbulos de grasa se muevan por los conductos más rápidamente, lo que significa que la leche final llega antes.

A continuación se muestra uno de los mejores videos que demuestran cómo se hace.

Date un masaje en los senos

Este método es similar a las compresiones mamarias y el efecto es el mismo: la leche final llega más rápidamente, ya que la ayuda a moverse hacia la parte delantera del pecho. 

Dése un masaje suave antes y durante la alimentación. Hay muchas formas de hacer esto. Una técnica es comenzar con la mano cerca de la clavícula y masajear hacia abajo, hacia el pezón, en círculos. Trabaje siempre de arriba a abajo y trabaje alrededor de todo el seno. 

Aquí hay un gran video con una breve demostración usando una técnica ligeramente diferente. Aunque Tony está hablando en el contexto de la extracción de leche, esto, por supuesto, también es válido para las mamás que amamantan. 

Bueno, señoras, ahí lo tienen. 

Aunque no puede aumentar el contenido de grasa en su leche, hay formas de ayudar a su bebé a consumir la leche más grasa. Pero recuerde, la clave para aumentar de peso es el volumen, y los bebés necesitan tanto la leche materna como la leche final para florecer. 

Источник: https://mibebe.comoescoger.com/aumentar-la-grasa-de-la-leche-materna/

Cómo producir más leche materna

¿Cómo mejorar la calidad de la leche materna?

Cuando empieces a dar el pecho, puede que te preguntes si estás alimentando correctamente a tu bebé. Si notas que el bebé no gana peso o no tienes que cambiarle el pañal con mucha frecuencia, puede que no esté tomando suficiente leche materna.

Esto puede ocurrir si el bebé no se agarra correctamente al pezón o, algo menos frecuente, si produces poca leche. La buena noticia es que la mayoría de las mujeres producen un tercio de leche más de la que toman sus bebés, por lo que hay un cierto margen.

Si estás preocupada, lo mejor es que consultes a un profesional sanitario.

Si te preocupan tus niveles de producción de leche, sigue leyendo para descubrir formas de aumentar tu producción de leche de forma natural y saber cuál puede ser el motivo de que produzcas menos de la que te gustaría.

Señales de que el bebé toma suficiente leche materna

Más importante que intentar medir la cantidad de leche que produces es vigilar las señales de que el bebé toma suficiente leche. Piensa en estas preguntas:

  • ¿El bebé gana peso? Una de las señales más fiables de que la lactancia es correcta es el constante aumento de peso del bebé. Ten en cuenta que el bebé perderá un poco de peso en sus primeros días de vida (no suele ser más del 7 % de su peso al nacer, aproximadamente), pero debe recuperarlo en un par de semanas. Echa un vistazo a esta tabla de crecimiento, que te ayudará a controlar el desarrollo de tu bebé junto con las visitas a un profesional sanitario.
  • ¿Tienes que cambiar los pañales a tu bebé con frecuencia? El número de pañales para recién nacidos que usa tu bebé es un buen indicador de si toma suficiente leche. Lo normal es cambiar seis pañales mojados al día, y comprueba que tu bebé haga caca tres o cuatro veces al día. La caca será oscura y pegajosa los primeros días, pero después se volverá blanda y amarillenta. La orina debe ser de color amarillo claro, no amarillo ni naranja oscuro.
  • ¿Con qué frecuencia mama el bebé? Los recién nacidos suelen mamar de 8 a 12 veces al día, aproximadamente cada 2 o 3 horas. Esta demanda puede aumentar con el crecimiento repentino.
  • ¿Tu bebé parece feliz entre tomas? Si tu bebé parece satisfecho, feliz, alerta y activo (y no enfadado ni quisquilloso) después de mamar, lo más probable es que esté recibiendo el alimento que necesita.

Si el bebé no toma suficiente leche, también puedes notar que tiene sueño siempre o la mayor parte del tiempo. En este caso, asegúrate de llamar a un profesional sanitario.

¿Qué aspectos influyen en la producción de leche materna?

Si tu recién nacido no se nutre correctamente, la causa más probable es que no se agarre correctamente al pezón, y no que no produzcas suficiente leche. Descubre cómo hacer que tu bebé se agarre correctamente al pezón y algunos consejos adicionales. Sin embargo, existen algunos factores que pueden hacer que tu producción de leche materna disminuya, como los siguientes:

  • Esperar demasiado para empezar a dar el pecho (lo ideal es empezar aproximadamente una hora después del parto; sin embargo, en algunos casos no es posible)
  • No dar el pecho con la frecuencia suficiente (los expertos recomiendan darlo de 8 a 12 veces al día)
  • Tomar determinadas medicaciones, como las que contienen pseudoefedrina o incluso ciertos tipos de anticonceptivos hormonales
  • Que tu bebé no se agarre correctamente al pezón y, por lo tanto, no estimule la producción de leche
  • La cirugía de mama
  • Que tu bebé sea prematuro
  • La hipertensión gestacional
  • La obesidad
  • La diabetes insulinodependiente.

La buena noticia es que existen formas de aumentar la producción de leche. Estas ideas pueden ayudar:

  • Empieza a dar el pecho lo antes posible. Si puedes, intenta no esperar demasiado después del parto para empezar a dar el pecho. Lo ideal es empezar alrededor de una hora después. Sin embargo, en algunos casos (por ejemplo, si te estás recuperando de una cesárea), puedes empezar a dar el pecho más tarde. No te preocupes por eso, porque a continuación encontrarás más consejos para aumentar tu producción de leche.
  • Usa un sacaleches con frecuencia. Cuanta más leche puedas sacarte, más producirás. Si trabajas, intenta sacarte leche durante 15 minutos cada pocas horas. También puedes ahorrar algo de tiempo si te sacas leche de los dos pechos a la vez con un sacaleches doble.
  • Da el pecho con frecuencia. Es probable que tu bebé quiera mamar de 8 a 12 veces al día. Si das el pecho con frecuencia o usas un sacaleches entre tomas, tus pechos recibirán el estímulo necesario para producir más leche.
  • Asegúrate de que tu bebé se agarre correctamente al pezón. Es importante que el bebé se agarre correctamente al pezón y trague cuando mama. Si tienes dudas, un consultor de lactancia o un profesional sanitario podrán ayudarte a confirmar que el bebé se agarra al pecho y traga correctamente.
  • Dale al bebé los dos pechos. Recuerda alternar entre pechos. Deben vaciarse los dos para producir más leche. También puedes usar un sacaleches para sacarte la leche acumulada.
  • No te saltes las tomas. Sigue el horario de alimentación. Si trabajas mientras das el pecho y te sacas leche, intenta no saltarte ninguna toma, pues puede afectar a tu producción de leche.
  • Consulta a un profesional sanitario si tomas medicación. Algunas medicaciones pueden reducir la producción de leche. Consulta a un profesional sanitario las posibles opciones de medicación, pues quizá haya soluciones que puedas tomar durante la lactancia.
  • Pide ayuda a un consultor de lactancia. Si sigues sin saber si produces suficiente leche para tu bebé, habla con un consultor de lactancia o con un profesional sanitario para obtener asistencia personalizada.

No te preocupes. Aunque creas que produces poca leche materna, puedes dar algunos pasos para aumentarla. Sigue estos consejos y habla con un profesional sanitario para asegurarte de que tu bebé reciba el alimento que necesita.

Источник: https://www.dodot.es/recien-nacido/nutricion/articulo/como-producir-mas-leche-materna

La leche materna: trucos para mejorar su producción

¿Cómo mejorar la calidad de la leche materna?

La leche materna es altamente beneficiosa para nuestro bebé. Sin embargo, durante la lactancia es normal que muchas madres se quejen o piensen que sus pechos no producen toda la leche que su bebé necesita.

Las mujeres en período de lactancia suelen recurrir a remedios caseros para intentar producir mayor cantidad de leche materna que en realidad sirven de poco, cuando en realidad la solución es mucho más sencilla.

Si lo que buscas es que la leche materna sea más abundante desde el primer día para poder alimentar a tu bebé, tan sólo tienes que seguir estos consejos:

Tras las primeras horas del parto

Tras las primeras horas del parto, comienza la producción de leche materna. Este es el mejor alimento para la salud de los bebés, según un estudio publicado en Asia Pacific Journal of Public Health.

Incluso se ha llegado a demostrar que la propia lactancia genera beneficios también para la madre, reduciendo así el riesgo de depresión y de desarrollar muchas patologías complejas.

En este momento es importantísimo que la madre pueda darle pecho a su hijo porque facilita el contacto inicial con la lactancia. Tu bebé estará en un estado de alerta tranquila que permite el acercamiento entre madre e hijo. Es un momento íntimo y especial.

Una vez transcurrida las primeras horas tras el parto, tu bebé entrará en un sueño profundo para descansar por un intervalo aproximado de unas 6 a 12 horas, en el que resultará difícil conseguir que se agarre al pecho. Sin embargo, con paciencia y delicadeza lograrás que se alimente.

El súper secreto para aumentar la leche materna

Amamanta día y noche. Esta es la mejor receta para que tus pechos produzcan leche suficiente. Así que durante las primeras semanas, tu hijo debería hacer unas 8 a 10 tomas cada 24 horas, lo cual es suficiente como para asegurarte de darle pecho día y noche.

¡Y ahora los trucos!

  • Asegúrate de que tu bebé succiona eficazmente.Una succión incorrecta está relacionada no sólo con una inadecuada producción láctea, sino también con otros problemas como la aparición de grietas o la retención de leche. Primero que nada para lograr que el bebé succione bien, tiene que estar en posición y bien colocado.La guía para hacerlo correctamente: su cuello no debe estar girado y su boca debe estar a la altura de tu pezón.
  • Coloca a tu bebé sobre un cojín de lactancia para conseguir la altura adecuada con el pezón, y un buen acoplamiento boca y pecho.Debes tomar el pezón y parte de la areola, su labio inferior debe estar vuelto hacia fuera y no debes escuchar chasquidos durante la toma.
  • Acaba el primer pecho antes de colocarle en el segundo. Así es la única manera de asegurarte de que las ha vaciado bien. Esto es importante para asegurar la buena producción láctea y también para que tu pequeño obtenga la parte más nutritiva de la toma.Al principio, tu pecho le ofrece la leche menos concentrada para calmar la sed, y al final, la más rica en grasas y vitaminas para alimentarlo.
  • Ofrécele pecho cuando lo pida. Olvídate del reloj y enfócate en observar a tu hijo. Cada niño sigue su propio ritmo y algunos tienen apetito cada 2 horas y otros harán tomas sin intervalos fijos. Además, ten en cuenta que hay bebés que vacían el pecho en 5 a 10 minutos y otros que necesitan mucho más tiempo.

La lactancia provee la seguridad emocional para el inicio de vida que necesita todo ser humano.

~ –Anónimo– ~

  • Leche artificial, suero glucosado, etc. ¿Sí o no?Si la lactancia es establecida correctamente desde el principio, tu pecho producirá la leche suficiente para alimentar a tu bebé de forma sostenida. Las ayudas no son necesarias a menos que el médico así lo indique. Algunas veces con ellas, sólo se consigue el efecto contrario al deseado y el pecho interpreta que cada vez debe producir menos leche.

Más trucos para incrementar la producción de leche materna

  • Evita el chupete.Sobre todo en los primeros 10 días de nacimiento de tu bebé y hasta que la lactancia esté bien establecida. Así, le evitarás la confusión con el pezón. La succión de pecho y la del chupete son diferentes por lo tanto es posible que si le ofreces el chupete de forma precoz, al momento de chupar del pecho intente hacerlo como lo hace al chupete, por lo que la succión no será efectiva.
  • La leche materna es un gran beneficio. Entre otras cosas la succión les tranquiliza por lo tanto, tu bebé no siempre te está pidiendo el pecho porque tiene hambre. Podría ser el caso que sólo necesite de unos minutos de contacto piel con piel para sentirse seguro o simplemente calmarse.
  • Descansa y sigue una alimentación correcta.Trata de llevar siempre una dieta equilibrada, por lo general de unas 2.500 kcal dependiendo del caso y duerme todo lo que te permita tu bebé para reponer energías.Como suele suceder con todos los niños, en las primeras semanas pasarás gran parte de las noches en vela así que procura dormir a ratitos durante el día, coincidiendo con las siestas que haga tu bebé.
  • Pide un masaje.Recibir un masaje siempre será algo relajante y también puede ser una buena técnica para hacer que la leche fluya fácilmente. Pídele a tu pareja que te masajee la espalda con un movimiento circular alrededor de la columna de arriba hacia abajo y que lo repita de forma ascendente. Puedes recibir este masaje sentada.

Estimula la producción de leche para mejorar la salud

Tu familia, tu pediatra y amigos son los primeros pilares en los que debes apoyarte ante cualquier duda o dificultad con respecto a la leche materna y tu producción. Pregunta en tu hospital por grupos de apoyo a la lactancia para que participes si así lo deseas. Déjate ayudar y verás cómo todo resulta mucho más fácil.

Te podría interesar…

Источник: https://eresmama.com/trucos-produccion-la-leche-materna/

5 Consejos para producir más leche materna

¿Cómo mejorar la calidad de la leche materna?

El amamantamiento es un proceso de aprendizaje tanto para la madre como para el niño, con el tiempo, ambos se tornan expertos y logran el amamantamiento hasta en las circunstancias más difíciles.

 Como todo proceso de aprendizaje, cada madre debe aprender a conocer a su hijo en cuanto a la frecuencia y duración de la mamada, por lo que la lactancia materna no tiene reglas fijas.

Conozca una guía sobre cómo amamantar. 

Algunas situaciones pueden disminuir la producción de leche materna, esta condición se conoce como hipogalactia, y algunas de ellas son:

  • Falta de estimulación, que puede ocurrir por establecer horarios y no dar lactancia materna a libre demanda;
  • Mal agarre del pecho por una mala posición de la madre o del bebé, que no permite que el bebé succione correctamente;
  • Succión deficiente o poco efectiva, pudiendo ocurrir porque el bebé tiene algún problema en la boca, por una mala técnica para amamantar o porque es muy perezoso;
  • Condiciones o trastornos como hipoplasia mamaria donde hay escaso tejido mamario, síndrome de ovario poliquísticos, alteraciones de la tiroides,Síndrome de Sheehan, cirugía de reducción mamaria.

Además de esto, existen algunas condiciones que pueden disminuir la producción de leche temporalmente o retrasar la subida de la leche como es la obesidad mórbida, diabetes, parto por cesárea, retención de la placenta. 

Algunos consejos para aumentar la producción son:

1. Beber mucha agua

El agua es el principal componente de la leche materna, siendo necesario que la madre beba muchos líquidos, para suplir esta necesidad. Lo recomendado es consumir en promedio 3 L de agua por día, este hábito puede empezarse durante el embarazo. Una señal para saber que se está ingiriendo una cantidad suficiente de líquidos es tener la orina de color amarilla clara. 

Además de esto, se pueden comer alimentos ricos en agua como gelatina y frutas como naranja, melón y sandía o jugos naturales. Vea algunos alimentos ricos en agua. 

2. Alimentarse bien

Alimentarse bien durante y después del embarazo es importante para que la embarazada tenga todos los nutrientes necesarios para la producción de la leche, debiéndose aumentar el consumo de alimentos como pescados, frutas frescas, legumbres, vegetales, semillas como chía y linaza, y alimentos integrales como pan integral y arroz integral.

Estos alimentos son ricos en omega 3, vitaminas y minerales que mejoran la calidad de la leche materna y favorece al crecimiento y desarrollo del bebé.

Además de esto, comer bien ayuda a regular el aumento de peso durante la gestación y a la disminución de peso después del parto, dándole la energía necesaria que el organismo de la mujer necesita para generar la producción de leche. Conozca qué debe comer durante la lactancia.

3. Masaje en los senos

Al final de la gestación o durante la lactancia, la mujer también se puede realizar masajes rápidos en los senos para fortalecer los pezones y estimular poco a poco el descenso de la leche. Para ello, la mujer debe sostener el seno colocando una mano de cada lado y hacer una presión desde la base hasta el pezón, como si se estuviese ordeñando.

Se debe repetir este movimiento cinco veces con delicadeza, realizado a continuación, el mismo movimiento con una mano arriba y una debajo del seno, el masaje se debe realizar de 1 a 2 veces al día.

En caso el bebé no esté mamado correctamente por algún motivo, mientras se resuelve la situación, es posible estimular el seno con el uso de un extractor de leche manual o eléctrico de manera que se mantenga la estimulación y a su vez la producción de leche.

4. Descansar

Es muy importante que durante los primeros 21 días, la madre consiga amamantar tranquila, sin tener que preocuparse por otras tareas. Cuanto más la mujer descanse, más leche producirá debido a que el organismo tiene suficiente energía para producirla. 

Es importante que mientras se esté amamantando al bebé durante las primeras semanas no se reciban visitas, de manera que este sea un momento especial y de conexión con su bebé y sea un momento tranquilo para ambos, evitando el estrés y las interrupciones. 

5. Ofrecer lactancia materna a libre demanda

Es fundamental darle al bebé lactancia materna a libre demanda, esto significa que se debe dar el pecho siempre que quiera, esto ayuda a estimular la producción de leche debido a que cuando el bebé succiona se estimula el reflejo de la hormona prolactina, manteniendo y aumentando la producción de leche materna. El tiempo de las mamadas lo define el niño que se retirará del pecho cuando esté satisfecho.

Remedio natural para aumentar la producción de leche materna

La silimarina es un producto natural a base de cardo mariano, que debe ser aconsejado por el médico, pudiendo ser encontrado en las farmacias o en tiendas de productos naturales. En general, su uso es de 3 a 5 veces al día. Más información en: Remedio natural para aumentar la producción de leche materna.

Источник: https://www.tuasaude.com/es/como-producir-mas-leche-materna/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: